Vous êtes sur la page 1sur 3

La Revolución Liberal de Eloy Alfaro Delgado.

La Revolución Liberal dejó un amplio legado histórico en el Ecuador actual.


Fue un movimiento en contra de los gobiernos de carácter radical, impulsado
por el General Eloy Alfaro, quien comenzó su lucha contra los conservadores
en los años 60 del siglo 19. El descontento social y la crisis económica que
se vivía en la época fueron algunas de las razones para que estalle en
Guayaquil el 5 de junio de 1895 lo que conocemos hoy en día como la
revolución liberal.

La magna asamblea pública proclamó como jefe supremo de la república al


General Eloy Alfaro, fundador del partido liberal radical, desde esa fecha
cambios importantes se realizaron en beneficio del país como la separación
del estado de la iglesia, se fortaleció por primera vez la educación pública
gratuita, e impulsó la formación de los primeros maestros. A la vez consolidó
la integración nacional con la construcción del ferrocarril Guayaquil-Quito,
obra de importancia que modernizó al país.

Resumen:

También conocida como guerra civil ecuatoriana, fue un movimiento


revolucionario en contra de los gobiernos de carácter conservador, e
impulsado por varias facciones insurgentes lideradas por Eloy Alfaro. La
lucha que libró Alfaro durante tres décadas en contra de los gobiernos de
Gabriel García Moreno, Ignacio de Veintimilla, José María Plácido
Caamaño entre otros, hizo que tuviera muchos destierros y exiliados
políticos. Hasta que un 5 de mayo de 1895, Chone un importante poblado de
la provincia de Manabí, mediante Asamblea Popular convocada para el caso,
desconoció el gobierno del Dr. Vicente Lucio Salazar y proclamó jefe
supremo de la República al general Alfaro, proclama que fue respaldada
luego por Guayaquil el 5 de junio de 1895.

Comprendiendo que la revolución ideológica gestada en Guayaquil debía


extenderse a toda la República, Alfaro envió Comisiones de Paz a Quito y
Cuenca, buscando un arreglo político que permitiera las reformas liberales,
aun a costa de hacer notorias concesiones. Ante la negativa serrana, Alfaro
se preparó para la lucha armada, organizando sus fuerzas con las juventudes
guayaquileñas, algunas montoneras y miembros del ejército que habían sido
olvidados, relegados y mal pagados. Luego de sendas batallas en Chimbo,
Socavón y Gatazo, entró triunfante a Quito el 4 de septiembre.

En el ejercicio de su poder el viejo luchador realizó una magna obra dictando


una constitución política, que ha regido la vida del país durante el siglo 20.
Hizo una el consistente reforma de diversas leyes para dar seguridad jurídica
a los ciudadano, estableció un estado laico separando el poder político de la
influencia eclesiástica, trabajó por la unidad nacional con el Registro Civil
en 1902 expidió la ley de matrimonio civil, norma que incluyó la
ilegalización de los divorcios, gran parte de los latifundios de la iglesia
fueron expropiados, se eliminó el diezmo, se despenalizó la deuda de tributos
impuestos a los indígenas.

Además la educación primaria se instauró como obligatoria gratuita y laica,


formó nuevos profesores con mentalidad y actitudes renovadas. También
creó nuevos colegios de enorme prestigio, entre ellos el Colegio Mejía, el
Colegio Eloy Alfaro, el Manuela Cañizares para mujeres, el Juan Montalvo
entre otros. A estas obras hay que sumarle el conservatorio de música, la
escuela de bellas artes.

Alfaro apoyó la equidad de género, y por primera vez nombró a una mujer
para un cargo público. La obra con la que se consagró fue la creación de una
red de ferrocarriles para unir todo el país todo el país. Esto lo hizo durante el
ejercicio de la presidencia por dos ocasiones. Debido a la revolución liberal
Ecuador empezó a consolidarse como estado-nación.

Los intereses oligárquicos junto al conservador conspiraron para asesinar al


viejo luchador dando fin a la revolución liberal en 1912, cuando fue
brutalmente asesinado junto a su hermano Medardo y tres de sus coidearios
más cercanos, siendo arrastrado desde el penal garcía moreno hasta el parque
el Ejido en Quito, donde una turba embriagada y pagada incineró su cadáver
escribiendo un página negra de la historia del Ecuador liberal.

Protagonismo de Eloy Alfaro y otros actores sociales:

En el bloque histórico de la revolución liberal figuraron varios grupos


políticos, cada uno con destacados personajes:
1. Los Caciques Costeños: Estuvo integrado por un grupo de propietarios
y líderes sociales montubios, que aportaron recursos y organizaron a
los peones de la región para la lucha. Ellos fueron: Manuel Antonio
Franco, Gral. Pedro Jacinto Montero Maridueña, entre otros.
2. Los Revolucionarios Emigrados: Estuvo integrado por
revolucionarios profesionales, que habían conspirado o luchado en
otros países de América Latina: Eloy Alfaro, Medardo Alfaro,
Leonidas Plaza Gutiérrez, Flavio Alfaro y Plutarco Bowen.
3. La Burguesía Liberal: Originaria de Guayaquil, estaba integrada por
tres fracciones de clase con distinta función socio económica: el grupo
de grandes propietarios latifundistas denominado "El Gran Cacao",
encabezado por las familias Aspiazu, Seminario, Morla, Durán Ballén
y Rosales; el grupo comercial presidido por los Avilés, Robles, Carbo,
García y Estrada, y el grupo bancario, encabezado por las familias
Arosemena, Roca, Urbina Jado, Baquerizo Moreno y Game.

Causas:

A pesar de haber sido piezas fundamentales en el derrocamiento de


Veintemilla, Eloy Alfaro y el liberalismo costeño fueron marginados de la
política y de las altas esferas del Poder, pues se estableció en Quito un terco
gobierno que olvidó y descuidó totalmente las aspiraciones e inquietudes de
los pueblos de la costa. Desde años antes se habían iniciado en el agro
costeño varios movimientos de carácter reivindicatorio llamados
“montoneras”, conformados por una heterogénea mezcla de campesinos,
pequeños agricultores y trabajadores agrarios en general. Y fue precisamente
Eloy Alfaro quien -comprendiendo la realidad social y económica que vivía
el pueblo ecuatoriano- se unió al pueblo costeño y tomó la bandera de la
lucha mucho más allá de lo que proponían los liberales teóricos.

Consecuencias:

El 5 de junio de 1895, en Guayaquil, triunfó la Revolución Liberal. De esta


manera quedó proclamado como Jefe Supremo de República el general Eloy
Alfaro. Dos semanas después Eloy Alfaro llegará a Guayaquil donde será
recibido como un héroe de carácter sencillo y afable y reverenciado por
muchísimos de sus compatriotas.

Su extraordinaria obra, de indudable proyección nacional le ha sobrevivido


y es la prueba fehaciente del valor de los ideales por los que luchó. Nada
arredró jamás al viejo luchador pero los errores políticos luego de su segunda
presidencia crearon un estado de fermentación social que acabó con él y con
sus más cercanos allegados.

Alfaro murió asesinado el 28 de enero de 1912, episodio que dejó una


mancha negra en la historia de una nación que se pensaba había abandonado
ya los tiempos de la barbarie.