Vous êtes sur la page 1sur 2

La participación ciudadana y el medio urbano en educación primaria.

Introducción

Son abundantes las aportaciones desde el área de la didáctica de las Ciencias Sociales a la
“Educación para la ciudadanía”. Desde el área aportan experiencias innovadoras e investigaciones
sobre el estudio de la ciudad y el ámbito urbano en general en la educación obligatoria.

Partiendo que desde la Geografía se generan posibilidades para plantear en el aula la participación
ciudadana. Entendiendo por participación ciudadana como un derecho y también como una
responsabilidad y que las personas lo pueden manifestar por ejemplo mediante el sufragio.

La principal aportación de la geografía en la educación es la construcción del conocimiento y el


análisis de los problemas reales.

La participación ciudadana puede fomentarse a partir del desarrollo de determinadas


competencias básicas, como la Competencia Social y Ciudadana y debe servir para impulsar la
participación.

La propuesta que presentamos se puede vincular a la función social y política de la escuela, en la


que prima la educación para la democracia.

La participación ciudadana en el curriculum de educación primaria

El currículo del Medio Natural, Social y Cultural de Educación Primaria se estructura en varios
apartados: contribución del área al desarrollo de las competencias básicas, objetivos, contenidos y
criterios de evaluación. Desde el punto de vista de las competencias vamos a centrarnos en la
Competencia Social y Ciudadana que plantea la necesidad de promover el desarrollo de “actitudes
que permitan sentar las bases de una ciudadanía mundial.

En los objetivos está adquirir y desarrollar habilidades sociales que favorezcan la participación en
actividades de grupo respetando los principios básicos del funcionamiento democrático; además
de conocer y valorar el patrimonio natural, histórico y cultural, respetando su diversidad.

En los contenidos nos enfocaremos en dos bloques. El primero es Geografía. El entorno y su


conservación:

1. Primer Ciclo: se constatan ideas generales sobre la necesidad de proteger el medio ambiente,

2. Segundo Ciclo. Se insiste en la necesidad de conservar el medio ambiente, Sin embargo, no hay
referencias concretas a la participación, sino a través del desarrollo de conductas cívicas.

3. Tercer Ciclo. se incide en la organización administrativa de la ciudad y en el reparto de


funciones de cada órgano y de cada cargo político. También aparecen conceptos más complejos
relacionados con la organización administrativa estatal, autonómica y local.

Bloque 4. Personas, culturas y organización social:

1. Primer Ciclo. Se desarrollan todas las responsabilidades a las que el alumno debe enfrentarse
en el entorno familiar próximo y se especifican con cierto detalle la organización del centro escolar
y del municipio, haciendo especial hincapié en las funciones y responsabilidades de cada uno de
ellos. Se estudian el medio urbano y el rural y se presenta la ciudad como un sistema complejo y
dinámico frente a un medio rural más simple en su organización y menos dinámico desde el punto
de vista socio-económico.

2. Segundo Ciclo. Se hace especial hincapié en las normas de convivencia y en el conocimiento de


los derechos y deberes como individuos que vivimos en grupo. Hay una referencia concreta a la
importancia de la participación ciudadana en el funcionamiento de las instituciones, pero está
vinculada a los procesos electorales, a la participación en manifestaciones o al papel de las
asociaciones de vecinos y otros colectivos urbanos. Puede entreverse, también, una conexión
entre la responsabilidad individual en el uso de los transportes y de otros servicios urbanos y la
participación ciudadana. De hecho, desde edades bien tempranas puede promoverse un uso
adecuado de los mismos, de igual modo que se vela por el respeto al medio ambiente. 3. Tercer
Ciclo. Todos los temas desarrollados son susceptibles de ser relacionados con la participación
ciudadana: las instituciones municipales, autonómicas y estatales; la población y los movimientos
migratorios; la diversidad cultural y lingüística; publicidad y consumo; y el papel de las
comunicaciones y medios de transporte en las actividades socio-económicas.