Vous êtes sur la page 1sur 9

CAPITULoxm

hoy dominan elcampo de la Economía, han examinado fen6menos muy ACCION ADMINISTRATIVA
diferentes de los que se verifican en esta virgen tierra. El viejo mundo
rebosando de pobladores, repleto de capitales, é indigente de tierra que r ACCION DIRIGIENDO.-EDUCACION

eu1tivar, está en una situaeion enteramente contraria á la del nuevo, que


tiene tierras de extension infinita y de fertilidad fabulosa, pero que carece
HEMos DICHO ya que la única accion que debiera usar la sociedad para
de brazos para cultivarlas, de capitales para explotarlas.
Estudiemos nuestra civilizacion y procuremos aplicar á nuestras socie- dirigir el ejercicio de las facultades individuales, es la que tiene por objeto
educar á los asociados, 6 como dijimos tambien, hacer que los hombres
dades no los principios de transicion de la civilizacion europea, sino los
sean hombres. Pero cualquiera que sea el uso que de esta funcion haya de
principios inmutables de eterna verdad, que encierra la civilizacion cris-
tiana. hacer la autoridad, segun las necesidades y peculiar situacion de los aso-
ciados, debe verse siempre como una funcion extraña, como una funcion
que se ejerce provisionalmente miéntras los miembros de la sociedad es-
tán en capacidad de usarla por sí mismos, y siempre dirigida á poneráIos
individuos en capacidad de ejercer sus facultades segun su propia espon-
taneidad; no para imprimirles una direccion en un determinado sentido,no
para fundir, si puede decirse así, á todas las capacidades en un mismo
molde, que den figuras homogéneas, 6 por lo ménos figuras regladas por
el capricho y miras particulares de los gobiernos. Mas adelante volvere-
mos á recalcar sobre ese modo de ver al hombre, no como un ser que tiene
un grande y extenso fin que cumplir, sino como reducido á llenar una sola
parte del gran destino de la humanidad; y estas limitaciones han nacido
siempre del sello que la autoridad ha querido imprimir á las sociedades:
unas veces se ha querido hacer de todos los hombres soldados, otras ciu-
dadanos, otras religiosos, otras industriales; pocas veces se ha pensado en
hacer hombres á los hombres.
Todos los gobiernos desp6ticos, es decir, los que no han tenido mas
regla que su propia voluntad, ya hayan estado formados por uno 6 por
muchos individuos, han tratado siempre de adueñarse de los hombres al
nacer, para educarlos segun las miras que les marca su intereso Y ha llega-
do á tanto el extravío de sus fautores, que han pretendido criar á los niños
en comun, para que ignorando á quienes deben la existencia, no tengan
mas amor que á la patria, ser imaginario que nos hacen concebir comoá
Satumo, devorando á sus propios hijos por conservarse perpétuamente.
Pero vanos han sido los esfuerzos por contrariar las leyes de la humana
naturaleza, que siempre habrán de sobreponerse á los caprichos de los
hombres. La educacion se ha salvado de las manos de los déspotas, porque
se ha salvado la familia, mas 6 ménos regular, con sus vínculos mas 6

216 217
menos relajados, segun han sido acatadas las condiciones de la naturaleza tiene los mismos deberes; y con los mismos deberes, porque está destina-
humana, pero conservando siempre. cualquiera que haya sido su estado, da á un mismo fin; y no sierva, como lo ha sido hasta ahora, y comolo será
ese gérmen de vida pública, finne apoyo de la libertad del individuo y donde quiera que no se reconozca la doctrina santa, que es la única que
verdadero foco de educacion. . tiene poder para civilizar y hacer feliz á la humanidad, porque es la única
Yes tambien al Cristianismo al que debemos manifestamos reconoci- que explica completamente su naturaleza». La primera época se-llama
dos por este triunfo mas en favor de la libertad del individuo, porque es á Historia antigua, la segunda Historia moderna. La primera es la historia
él al que debemos la completa salvacion de la familia. Basta recordar al de la sucesiva degradacion moral de la humanidad, la segunda la de-su
estado de esta al aparecer aquella doctrina, para convenir en que solo rehabilitacion.
existia un débil recuerdo de tan bella y útil institucion; yeso solo para En la primera época podía impúnemente favorecerse el aborto y quitar
hacer mas escandaloso y sensible el olvido de los principios en que se la vida-á los niños, sobre todo á los que nacian con algunadeforrnidad,
funda, con la confusion de lechos y aun de sexos. Fué el Cristianismo el pues se les consideraba como seres destinados solamente á conservar la
que devolvi6 al hombre su dignidad, hacién~ole ente~der que debia.traba- raza humana, y merecedores de la vida solo cuando podían militar bajo las
jar por conquistar su legítima herencia, la mmortalidad: el que d16 á la banderas de la patria: en la segunda, es el hombre acreedor al respeto y á
mujer una elevada idea de sí misma, dejándole por modelo á MARfA, la los derechos todos de su especie desde que es concebido, porque se sabe
mujer inmaculada, madre del mismo Dios: el que rescat6 á los niños del que encierra una alma inmortal hecha á imagen y semejanza de su Dios,
despotismo de sus padres, llamándolos y estrechándolos contra su pecho, cualquiera que sea la forma de su cuerpo.
y proponiéndolos como el mas cumplido ejemplar de una vida inocente y En la primera época, elltombre se creia dueño y árbitro absoluto de la
pura; de este modo complet6 el Cristianismo la trinidad que constituye la creacion, cuyas leyes y prodigios estaban destinados á satisfacer suorgu-
familia. llo y sus locas pasiones: en la segunda, se le ha dado por modeloá EL
Esta hermosa y necesaria institucion, fuera del Cristianismo, ha sido y HOMBRE-DIOS,que siendo inmortal se someti6 á la muerte, y siendo impe-
es todavía, aun en las naciones que son cristianas en la teoría y paganas en cable á la pena del pecado, solo por obedecer al AUTORdel6rdenuniver-
sus prácticas, teatro de opresion y servilismo, escuela de des6rdenes y es- sal, y enseñar al hombre á ser manso y humilde de corazon, y á imitar el
cándalos, fuente perenne de envilecimiento y corrupcion; y disculpado candor y la inocencia de la infancia.
queda el despotismo en esas naciones, cuando pretende adueñarse de los Así es que solo el espíritu del Cristianismo puede formar el espíritu de
individuos para darles una educacion, ya que no conforme con el verdade- esos niños que, á su vez, han de encargarse de la direccion de la sociedad:
ro progreso, sí, por lo ménos, con la marcha de las sociedades absorbentes, solo su práctica puede formar su corazon; pero el espíritu y el corazonde .
que aunque no dan libertad, conservan la vida. los niños solo reciben impresiones duraderas de los ejemplos que ptesen-·
La historia del mundo cuenta dos épocas muy diferentes, y á cuya cian en el seno de la familia l.
separacion sirven de linde aquellas sencillísimas palabras. que al hombre Ya ántes hemos hecho notar que solo despues que el hombre conoce su
dice el ministro del Señor cuando le da una mujer: COMPAÑERAos DOY Y existencia y siente el poder de su razon, es que puede formarse ideas y
NO SIERVA:palabras que en sí encierran todo un sistema de verdadera y adquirir hábitos que le sean propios: todo lo que ántes tiene, recibido lo ha
perfecta civilizacion para el porvenir, al mismo tiempo que la condenacion
de todo lo pasado, en que la mujer habia sido una sierva, 6 cuando mas, el
primer mueble de la casa; el hijo una cosa á disposicion de su señor; y el 1 ••La verdadera educaeion del hombre. dice Platon. I18fen la juventud como en cualquiera
otra edad de la vida, no consiste en reprenderIe. sino en hacer siempre á su presenciá aque-
padre el tirano doméstico, usufructuario y amo del hijo y de la madre. llo que se diria reprendiéndole». Y proponia como el medio mll8 adecuado para formar_el
«Compañero os doy, le dice el Ap6stol de la civilizacion al marido: com- espíritu y el corazon de los niftos. enseflarles 1118buenu ideu acompailadu del canto y del
pañera, igual á tí, por consiguiente, y con los mismos derechos, porque baile. para acostumbrarlos á no hallar placeres sino en 1118ideu delórden. y en el amor del
bien.

218 219
tuales, han aceptado como amplia y sublime solucion del problema de la
de otros: todo lo que despues adquiere, modificado y profundamente. ca- educacion pública, como necesaria modificacion del vasto plan de ·la
racterizado se halla por las lecciones y hábitos de su primera educacl~n. educacion en comun, conforme con las costumbres engendradas por el
Síguese de aquí, la alta y decisiva importancia de esta, no solo para la Vl~ Cristianismo, el sistema de las escuelas lancasterianas. Pero examínese
del mismo individuo, sino tambien y principalmente para la de la socIe- este sistema, y se hallará que su única ventaja es la economía de profesores
dad; y se comprende igualmente, y así lo demuestr~ la constante adecuados, pues la educacion, mejor seria que dijéramos la instruccion, se
observacion de la naturaleza, que la educacion que fructifica y produ~ encarga á un corto número de ellos, que se hacen sustituir en sus funciones
efectivos resultados para la vida del hombre, es la que se basa en los ?ábl- por los niños mas adelantados; los que enorgullecidos porque se creen
tos que se hagan tomar al niño; en las ideas que se .le ?agan c~ncebrr del constituidos en dignidad, tratan á sus compañeros como á inferiores, no
mundo en que va á vivir; en los sentimientos que diana y contInuamente como á hijo~, que es del único modo que puede hacerse fructificar la semi-
se hagan experimentar á su tierno y dócil corazon, y que s~n á su alma lla en esos tiernos corazones 4. Así, la sociedad sustituye á la madre que
como la atm6sfera en que respira lo es á su cuerpo, que recIbe de ella la desea la felicidad de su hijo, aun á costa de su vida, y que le sigue en todos
vida sin advertirlo ni comprenderlo 2. sus pasos y no le pierde nunca de vista, ni aun cuando el sueño la obliga al
La educacion que decide de la vida y suerte del individuo es. exclusiva- natural descanso, un maestro que solo busca un modo de vivir, y que
mente, la que recibe en el hogar doméstico: es la que principia al despertar apénas conoce las cualidades aparentes de su discípulo, sus maneras de
el niño, le sigue al vestirse, continúa al tomar el alimento, se enlaza con la teatro que le sirven para ocultar sus verdaderos instintos, que solo cuida de
que recibe al entregarse á sus diversiones, y la que reprende á cada mo- él miéntras está en la escuela, perdiéndole de vista cuando va á entregarse
mento sus pequeños excesos; pequeños como el grano de la mostaza, que á la práctica efectiva· de la vida, para no volver á verle hasta el dia siguien-
luego que germina crece y se desarrolla hasta convertirse .en árbol. en te, cuando viene á recibir las lecciones que necesariamente deben dársele
cuyas ramas se posan las aves del cielo: es, en fin, la educaclOn que no le con poco afecto.
abandona ni aun cuando se apodera de él el sueño, y que le acompaña y Al cuidado tierno y afectuoso de una madre que dirige á sus hijos pre-
cuida hasta que vuelve á principiar el dia 3, sentándoles á la vista la estimacion y recompensas que obtienen los que
Dígasenos ahora, ¿qué es lo que han pretendido sustituir los gob~e~os aman el bien, se sustituye la disciplina militar, que dirige los movimientos
á esa institucion establecida por la misma naturaleza? C.omo ultima á compas. y tiene suspendida siempre sobre las espaldas de los que apren-
expresion del sistema que considera al hombre destinado á ser víctima del den la disciplina del d6mine. '
pretendido bien general; como bello ideal del progreso segun la A la educacion asidua y oportuna que contiene los instintos extravia-
civilizacion antigua, han aspirado á establecer la enseñanza en comun, dos, y deja marchar los que van bien dirigidos, se sustituye la instruccion
que Platon prescribia á las sociedades que hacian consis~ l~ libertad en el á horas fijas, cuando el niño quizá no siente la idea que se quiere grabar en
derecho de mandar, el bien y la justicia en el engrandecImIento de la pa- su corazon.
tria. Mas no habiendo podido conseguir la realizacion de un plan tan con- Al amor é interes de los padres por los seres que llevan su sangre y su
trario á las doctrinas de la religion que sirve de basa á las costumbres ac~
nombre, el interes de un maestro que adopta aquel oficio por necesidad, y
que solo aspira á que sus discípulos contesten bien las preguntas que seles
2 Claro es que el nillo que solo oiga hablar de la felicidad que proporcionan las rique~,
hagan por los delegados de la autoridad, 6 por los representantes del públi-
co.
saldrá avaro; como el que solo se acostumbra á jugar con armas, prefiere luego la profeslOn
nillitar &c. Pll1~n decia, que á los nmos se les debia dar por juguetes los instrumentos del
oficio á que~les destinaba.
4 Dice Lamennais que·el sistema de Lancaster no es sino la aplicacion de la defmicion del
3 Seg¡ui.Platon observa en el libro de «LAs LBYBS,»la~ucacion debe. p~~ipiar desd~ que hombre de Saint-Lambert: «El hombre es una masa organizada, que recibe el espíritu de
elniitil está en el vientre de la madre; para lo cual prescnbe á estas el eJercicIo y la abstmen- todo lo que le rodea, y de sus necesidades» .
. cia #;piaceresy de dolores inmoderados, durante la prellez.

221
de los 6rganos de la educacion, la lectura y la escritura; sino en el uso de
A la educacion que puede verdaderamente formar el espíritu y el
sus resultados y en el amor al provecho que se puede sacar de ellos.Gene-
corazon, y que es la que se recibe por los continuos ejemplos que se pre- ralmente se cree que la instruccion elemental consiste en saber leer y escri-
sencian en el hogar doméstico, en ese templo en que son ador~os los bir, pero ni se sabe leer y escribir cuando se conocen las letras, sino cuan'"
padres, representantes del Criador para cada hombre, Y cuy~ a~CIO?esy do se comprenden las ideas; ni seria de mucha utilidad el conocimiento de
palabras se graban en el corazon porque son recibidas como msptraCIOnes este arte al que no ha de usarlo jamas, ya porque sus ocupaciones no se 10
del amor, se sustituye la instruccion dada por ~aestros ~ue no son ama?os permitan, ya porque sus hábitos, que es lo que propiamente debe llamarse
. temidos , y que por esto tiene poder para ."Imponer Ideas, como se des
smo Im- su educacion, no le inspiren el deseo de osarIo.
ponen movimientos mecánicos; no para insptrar sentImIentos que se - Nunca acabarán los padres de familia de comprender cuán grande es la
echan porque se creen órdenes del rigor. responsabjlidad que pesa sobre ellos; cuánta es la importancia de la mision
¿Se deducirá de lo que venimos diciendo, que reprobamos las casas de que tienen que desempeñar sobre la tierra. ¿Qué deberemos, pues, juzgar
educacion, Y que desearíamos desde luego que desapareciesen t~OS los de los que solo consideran el matrimonio como un medio seguro y fácilde
establecimientos destinados por la sociedad á tan santa obra? De nmguna
satisfacer una pasion camal? ¿Qué de esos padres que solicitan para espo-
manera. .- .
sos de sus hijas, no al hombre de mas virtudes, al hombre que da mas
Necesarios, indispensables son ellos para enseñar á los nmos los .pn-
meros rudimentos de la instruccion elemental, tan útiles porque contnbu- garantías de cumplir bien la importante mision que tiene que desempeñar
en la sociedad, sino al que posee mas cuantiosos bienes de fortuna, 6 al que
yen á aumentar la estimacion propia dándole á cada hombre la idea de. su ocupa una posicion mas brillante, y que quizá por esto mismo, está mas
dignidad personal; pero no hay que cont~ con v~rdadera y efectIv.a expuesto á la necesidad de conservar su puesto sin reparar en los medios?
educacion, sino con la que resulte de las lecCIOnes y ejemplos que se recI-
¿Qué, fmalmente, de los que solicitan para sus hijos no propiamente la
ban en la misma familia.
educacion que moraliza y prepara para resistir la lucha de las pasiones,
Así es quela accion de la autoridad que tiene por objeto educar, ósea sino la instruccion que da dotes de brillo y exterioridad, y la que convierte
moralizar á los asociados, deberia ser ejercida mas bien con respecto á los
al hombre en un instrumento de produccion?
adultos queá los niños: en aquellos puede producir algunos resultados, en
De desprecio é indignacion deberiamos reímos al contemplar las prác-
estos ninguno, sin que aquella la preceda y le sirva de basa. .
ticas de una sociedad que tolera y reputa como padres de familia á hom-
¿De qué servirá, en efecto, el enseñar á un niño en la esc~ela, que la Ira bres sin costumbres, á hombres que no conocen de la moral sino sus mane-
es una detestable pasion, si al llegar á su casa va á presencIar las penden-
ras, la parte puramente plástica, que es 10 que se llama urbanidad y
cias y escándalos de un padre díscolo y vengativo? ¿De qué el q~e se le
cortesfa: y que si ~egan á conservar en sus palabras el respeto al deber, la
diga que el desprendimiento Yla caridad so~ la basa de todas las v~des, veneraCIOn á la VIrtud, lo hacen mas bien por rutina que por lógica, por
si vive en medio de una familia avara YdespIadada? ¿De qué las ~eccIOnes
cálculo que por conviccion. ¿Qué esperanzas podrá fundar la humanidad
todas de moral y urbanidad, si no las ve confIrmadas por la práctIca ?e los
en los hijos que nazcan de tales padI:es, y se crien en medio de los ejemplos
que le dieron la existencia, Yque por esto no puede ménos que consIderar que pueden presenciar entre tales familias?
como el modelo que debe procurar imitar? .
Ni está reducida la influencia que la familia ejerce en la moralizacion
La educacion no consiste en las lecciones teóricas de moral, smo en la
de los hombres á los primeros años de la vida, cuando el entendimiento no
práctica de los deberes, en el hábito de bien obrar': no en el conocimiento forma sino acepta ideas, cuando las acciones no dan sino reciben

S Platon define así la educacion:


"Una enset\anZa bien dirigida, que por via de diversion,
conduce el alma del niño á amar lo que cuando sea hombre, debe hacerle ~rfecto en el los hom~res es á ser hombres; luego lA EDUCAClON en general debe tener por objeto hacer
que el niño, cuando sea hombre, ame la perfeccion del hombre.
ramo á que se haya dedicadolt. Pues bien, el ramo á que en general deben dedicarse todos

223
222
El corazon palpita con dulces emociones al considerar el hogar tranqui-
direccion; pues la familia lleva su poder y su influencia hasta el té~O
lo y pacífico de una familia en que el hombre es marido y padre, la mujer
natural de ella, que es la muerte de los que la formaron, ó la s~~araclon de
esposa y madre, los niños hijos y hermanos; en que las mutuas afecciones
los miembros nuevamente creados para ir á formar otra famIlia. No hay,
son las riquezas mas preciadas, los sinceros cariños los goces mas apeteci-
en efecto otra sancion fuera de la religion, tan fuerte y eficaz para conte-
dos, el amor el genio tutelar de aquella gente afortunada, la obediencia y
ner al ho~bre dentro del círculo de sus deberes, como el amor y res~~o á
respeto á su Dios, el fin de todas sus acciones.
los seres con quienes siempre ha vivido, que conocen su con~ucta, VIgilan
Pero ¡cuánto no se angustia nuestra alma aLconsiderar el porvenir de
sus acciones y tienen derecho á exigirle su buen co~po~ento, puesto
esa otra familia, cuyo padre no saluda á su esposa sino con el tono de la
e en él se cifran su buen nombre, y el honor y estlmaCIOn de todos los
severidad, cuya madre no ve á su marido sino con el respeto y despego con
:e i
están UIÚdospor los VÚlculos del parentesco. Cuántas y cuántas veces
que viera á una persona extrafia, cuyos hijos se tratan con mutuos cumpli-
habrá sido solamente la vergüenza de volver á la casa con un corazon
mientos, y saludan á sus padres no por amor sino por obediencia, no por
:anchado por el crimen, la que haya detenido el puñal alzado ya.sobre un
gusto sino por cortesía!
pecho indefenso! ¡Cuántas y cuántas veces el temor de sonrojarse á. la
Así es nuestra naturaleza: la felicidad doméstica nace del mutuo amor,
vista de los seres queridos, el que haya salvado á la joven incauta dOrmIda
el amor produce la confianza; la confianza engendra el trato frecuente y
ya por el amor en los brazos de un seductor! ¡Cuántas y cuántas el rec~~r-
cariñoso; y todas estas afecciones juntas son vínculos que conservan la
do de los seres que van á llevar su nombre, el que haya fo~do al avaro á
volver á la víctima de su codicia el pan que ya le habla arrebatado! moralidad de los padres y producen la de los hijos. La familia es la mejor
escuela, la única eficaz de civilizacion.
Olvídase el hpmbre con facilidad de su Dios, por la poc~ costumbre de
Es necesario, pues, darle vida y fuerza para que pueda producir hom-
pensar en su orígen y en su fin; pero con dificultad se OlVIdade un p~dre
anciano de una madre tierna, de una esposa adorada, de una hermana mo- bres capaces de ser libres, porque estarán verdaderamente civilizados.
cente, d~ un hijo que va á heredar el amor ó el odio que su padre le haya ¡Las generaciones presentes son responsables del porvenir de las genera-
ciones futuras!
granjeado.
Concíbese por esto, cuál no será la afliccion que sentimos al considerar
Porque no es solamente la familia en. que el hombre nace, Y ~n la ~ue
el descuido con que se ve hoy la parte principal de la educacion, que es la
adquiere los primeros hábitos, la que nene fuerza para morallzarle, es
tambien la que á su vez va á formar y á crear; Y que afiade fue~a á su valor moral: descuido que solo ha podido ser inspirado por la tolerancia que las
pasiones infunden en el pecho de esos padres, que no habiendo podido
para vencer las pasiones, ánimo á su estímulo para marchar SIempre por la
senda del honor, que es la del deber. jamas contener sus viciosos instintos, creen que esa es la suerte comun é
Así es. Llamado el hombre por su naturaleza y por el mas fuerte y noble inevitable de la humanidad, y que las malas inclinaciones de nuestra natu-
de sus instintos, la paternidad, á formar una nueva familia, es en ella en raleza corrompida y mal dirigida, deben ser satisfechas á costa de lafelici-
donde encuentra el reposo de su hasta entónces agitado corazon, la tran- dad eterna, y aun de la verdadera felicidad temporal de sus hijos. No de
otro modo, podría concebirse el cuidado exquisito con que ven los padres
quilidad de su espíritu, los goces mas puros y completos que se al~an
en esta vida. Ya entónces el hombre no vive sino para agradar á su mUJer; la salud corporal de sus hijos; el esmero porque aprendan todas las gracias
la mujer para complacer á su marido; miéntras vien~ el fruto de su.amor á y seducciones que encantan á los ojos carnales; el afan con que se intere-
concentrar todos sus cariños, á fijar todas sus atenCIOnes, á requenr todos san porque aprendan todas las habilidades de la elegancia; el desvelo por-
sus cuidados, á ser, en una palabra, el objeto de los afanes y desvelos de que reciban la instruccion que les proporcione los medios de acumular
toda su existencia. Y por esto es que reputamos la familia como el vínculo riquezas, y la absoluta indiferencia por la verdadera educacion, por la
social mas fuerte, mas durable, mas moralizador, y al mismo tiempo el que moral, por la religion. Atónitos se quedarían los fIlósofos de la antigüedad
mas acerca al hombre á su verdadero fin. al ver que en el Catecismo de nuestra santa y sencilla religion, se contiene

224 225
la ciencia de nuestra naturaleza, se tratan todas las cuestiones que dividie-
se pondrian á haeerle su explicacion; 6 bien, no harian mas que decirle.
ron sus escuelas, se resuelven todos los grandes problemas de la creacion, tomad y leed. .
se explica el origen del mundo, el principio y fin del hombre y las reglas
Extraña po~_demas~, en efecto, la profunda indiferencia con qUe se
que debe seguir para llegar á la peñeccion. Reconoceria S6crates al ver enseña á los nmos ese libro, que se les hace aprender mas bien comó '
ese libro en manos de todos los niños, que ya habia venido EL SABIO, que
ejercicio ~ástico de la memoria, que como el resúmen y sustancia de':
él esperaba como el único capaz de fijar las inteligencias sobre los proble-
'm~ su~lime filos~fia. P~emos condenados al suplicio de Tántalo:con
mas fundamentales del universo: creería Platon que ya era llegada la épo-
la CIenCIaá los labIOSy ,sm poder beberl~ y aun así hay valor para preg)¡n_
ca de realizar su república de filósofos: se convenceria Ciceron de que la
tar cuál sea la ~usa de los ~ales que afligen á la humanidad; cuál la caUsa
razon humana que él ereia de la misma raza que la razon divina, habia
de las revolucIOnes que agttan al mundo; cUál la causa que hace derraniat
encontrado la prueba de su origen en la revelaeion contenida en aquel san-
to libro 6. lágrimas ~ pobre: y dar gri~s de desesperacion al rico; que hace correr:lós
años de la infanCIa presencIando los tormentos de nuestros padres, losd
¡Pero cuánta no seria su sorpresa, cuánto su escándalo al oir decir que la virilidad sufriendo los propios, y los de la ancianidad presintiendo.ío e
ese Catecismo lo aprenden los niños y no lo saben los hombres! ¡Cuánto
no extrañaria encontrar en una sociedad fundada sobre las doctrinas que se de nuestros hijos; q~e agi~ constantem~nte el ánimo del sabio y deja\s~
consuelo las angustias delIgno~te, y sm alivio ni esperanzas la solicitud
contienen en ese libro, un corto número de hombres que lo comprenden,
y anhelo por la paz y la tranquilidad á que todos aspiran.
porque es muy corto el número de los que lo meditan! ¡Cuán raro les
Es necesario educar al hombre; y la educaeion consiste en aprenderá
pareceria que nuestra familiaridad con las mas sublimes doctrinas, y por
practicar la moral; y no se aprende á practicar la moral sino con los ejem-
cuyo conocimiento hubiera dado su vida cualquiera de ellos, haya llegado
plos que se presencian en el seno de la familia. Es por esto que hemos dádo
hasta el punto de no conocer el tesoro de ciencia que poseemos y que nos
tanta importancia á esta verdad: LA SOCIEDAD NO SE COMPONE DE INDIVI-
habla de nuestro origen divino, de nuestro fin celestial! Parécenos que al
DUO~ SINO DB.FAMIUAS. La ~~edad que olvida esta verdad y usurpa.lliS
convencerse de estas raras anomalias se levantarian de sus tumbas,
legítimas funCIOnesde la familia, hace lo que haria un hombre que teniendo
tomarian el libro santo en sus manos y convocando á la humanidad entera,
grandes y trabadas piedras para edificar una casa, las redujese á arena. La
sociedad debe limitar su aceion con respecto á la educaeion de sus miem-
bros, á suplir los descuidos de la familia, y por eso es que hemos establecido
6 «Hay un librito que se hace aprender de memoria' los niftos, Ysob~ el cual se les ~terro-
ga en la iglesia: leed este librito que es el Catecismo, y encontrarels en él la soluclOn de que debia tratar mas bien de moralizar á los adultos que á los niños.
todas las cuestiones que he propuesto, sin excepcion alguna. Preguntad al cristiano de dón-
de viene la especie humana y os contestará: adónde va. y os responderá: cómo va, y os lo
y aquí tenemos otro de los grandes problemas de la sociedad, el mas
dirá. Preguntad' ese pobre muchacho, que nunca ha pensado en lo que va' responder, por . importante, sin duda, resuelto por el Cristianismo, por medio del ministe-
qué está en el mundo, y qué será de él despues de su muerte, y os dará una respuesta subli- rio de la palabra, el_m~ san~o y _necesario de todos los ministerios de la
me.que él no comprende. pero que no por eso es ménos admirable. Preguntadle cómo ha
civilizacion, porque es el que la funda y cOnserva. Esta es la gran misi()n
sido criado el mundo y para qué; por qué le ha dado Dios animales y plantas; cómo ha sido
poblada la tierra; si por una sola familia ó por muchas; por qué hablan los hombres diversas de los ministros de esa religion, mejor llamado APÓSTOLES, de la
lenguas; por qué sufren, por qué pelean, y cómo concluirá todo esto; él lo sabe todo;ori~en ci~cion: el ~acrificio que ofrecen diariamente, la confesion,la.predi-
del mundo, origen de la especie humana; cuestion de razas, destino del hombre en esta Vida ,
cacIOn, sus aCCIOnesy palabras, todo, todo tiene por objeto sembrar ,la
Yen la otra, relaciones del hombre con Dios. deberes del hombre para con sus semejantes,
derechos del hombre sobre la creacion; él no ignora nada; y cuando esté grande no dudará semilla de la verdad, así en el corazon de los adultos como en el de 'los
del derecho natural. ni del derecho político. ni del derecho de gentes; porque todo esto se ~~eñ?s, pero m~ ~ctífera, desde.luego, en aquellos que en estos" ¿Qué
deduce claramente, y sale como por sí mismo del Cristianismo. He aquí lo que yo llamo una
mstitucIon han temdo Jamas los gobIernos semejantes á esta?
gran religion: la reconozco en que no deja sin respuesta ninguna de las cuestiones que
interesan' la humanidad.»---(Jouffroy). El Cristianismo que prevé todas las necesidades, y presenta los medios
Adviértase que este autor pertenecia al partido de los incrédulos. de satisfacerlas, temiendo el descuido y faltas de los padres,. y mas que

226
227
todo los extravíos del corazon humano, que muchas veces se sobrepone Pero el Cristianismo no se ha contentado con enseñar la moral conla
aun á los mejores ejemplos, á las mas saludables lecciones; convencido, palabra y con el ejemplo, ha dejado tambien una institucion admirable,
sobre todo, de que la instroccion que fructifica, no es tanto la que se da á que tiene por ministerio examinar el estado del alma misma, comprender
los niños como la que se da á los adultos, estableci6 un ministerio encarga- sus secretos deseos, remediar sus ocultas necesidades.
do de suplir todas las faltas, de contener todos los extravíos, de dirigir No son las infracciones manifiestas de las leyes penales las solas que
todos los instintos: fooo6, y como que creó un hombre nuevo, un hombre minan las basas de la sociedad: aun hay un sinnúmero de faltas que pasan
desapercibidas, quizá del mismo que las comete, y por lo cual se multipli;.
sin pasiones y sin necesidades, un hombre sin familia y sin. afecciones
can é infiltran en sus costumbres, hasta llegar á aparecer como necesida-
privadas: un hombre, cuyo Primer deber, ~ enseñar con el ejemplo ~as
des de la naturaleza; á mas de esto, aun queda fuera del poder de las leyes,
que con la palabra la práctica de todas las vIrtudes: ~n hombre, cuyas ~-
trocciones son hacer todo lo contrario de lo que le dicten sus carnales lOS- el deseo y la intencion del ánimo. Y bien, ¿qué dirian los utopistas que han
tintos; despreciar las riquezas, desechar los honores, huir de los placeres, creído posible en los sueños de su fantasía, realizar la perfeccion de ·la
correr á la casa de los que lloran, evitar el trato de los ricos para emplear el sociedad sin contar para ello con Dios, y que cuando llegan al punto á que
tiempo que le dejen sus ocupaciones en acompañar al pobre; prescindir de los hemos traido apartan descontentos sus miradas, y gritan:
sus necesidades para socorrer las ajenas; diferir la curacion de sus enfer- «¡imperfeccion de la naturaleza humana! ¡males irremediables de nuestra
medades y disimular sus dolores, para ir á asistir á los enfeooos, y llevar el condicion!» qué dirian, preguntamos, si se les dijera que habia un sistema
consuelo á los desdichados que gimen abandonados de todo el mundo, y que hacia practicable por medio de la libertad, de la espontaneidad del
que solo encuentran compasion en aquel hombre que ~o teme ~ostarse individuo, lo que ellos creían 6 quimérico, 6 realizable solo por medio de
en el lecho del moribundo para recoger su alma y envlarla al CIelo. A ese instituciones tiránicas?
hombre se le exige el corazon tierno, para que compadezca todas las des- . Oigamos al GENIO de la América disvariando en su ansia por el progre-
gracias, y al mismo tiempo se le prescribe la entereza para que pueda con- so del mundo, en su delirio por ver hermanada la libertad con el6rden, y
tener sus lágrimas y consolar á los que lloran: se le manda detestar el peca- como agitado por el presentimiento de que esto era imposible de otro
do y amar al pecador: se le ordena que cuide su salud para que pueda modo que sustituyendo la autoridad de la conciencia á la autoridad de la
resistir las fatigas de su ministerio, y se le impone como deber imprescin- sociedad, la virtud y la moral al interes y á la fuerza.
dible que exponga su salud y su vida para socorrer á los leprosos y apesta- «La educacion popular, decía Bolívar al Congreso de Angostura, debe
dos: se le requiere la compostura y aseo en sus vestidos, para que su exte- ser el cuidado Primordial del amor paternal del Congreso. Moral y luces
rior agrade y atraiga; y se le intima que sufra con cara risueña el son los polos de una república: moral y luces son nuestras primeras nece-
espectáculo de la miseria, el desaseo de la pobreza. ¡Hasta se exige algo de sidades. Tomemos de Aténas su Are6pago y los guardianes de las costum-
dureza á un corazon al cual se imponen deberes de tanta ternura, cuando se bres y de las leyes: tomemos de Roma sus censores y sus tribunales do-
le destina á conducir al cadalso á los desventurados que los temores de la
sociedad condenan á·perecer con la muerte que no solo inspira lástima
sacrificios, , veces de todas las humillaciones, , otro principio que al de la abnegacion
sino horror!
cristiana, es esperar que la naturaleza humana se transforme por sí misma con solo su po-
He aquí el hombre·destinado por el Cristianismo á enseñar la moral, á d~r. Para vivir voluntariamente de la vida de los pobres cuando por el nivel de la inteligen-
educar á los niños, á dirigir á los adultos, á contener á los extraviados, á cIa se encuentra uno constituido en un nivel superior' ellos, es preciso que el trato del
hombre sea con el cielo, y que sus esperanzas se alimenten de otra cosa mas alta que la
estimular á los que marchan por el buen camino! ¡He aquí el apóstol de la tierra. Transformar en una funcion el sacerdocio de la enseiianza primaria, imponer una
palabra de Dios, que es la civilizacion 7! vida ~ privaciones' padres de familia que adoptan esta carrera, no por eleccion sino por
necesIdad y , falta de otra, es poner todas las irritaciones de la naturaleza y de la vanidad en
contacto con esa alma del pueblo, que un soplo impuro basta por sí solo para empaiiar y aun
7 «Exigir la inmolacion del orgullo y de la envidia, la aceptacion espontánea de todos los para hacer desaparecer del todo. »-{Luis de Carné).

228 229
mésticos; y haciendo una santa alianza de estas instituciones morales, re- remedio capaz de contener los extravíos de la conciencia,. porque es su
novemos en el mundo la idea de un pueblo que no se contenta con ser libre sometimiento al juicio y decision de la conciencia de la humanidad.
y fuerte, sino que quiere ser virtuoso. Tomemos de Esparta sus austeros De aquí el uso de esas memorias que recogen por la noche las acciones
establecimientos, y formando de estos tres manantiales una fuente de vir- y los pensamientos del dia: de aquí esas Confesiones ó Confidencias de
tud, demos á nuestra república una cuarta potestad cuyo dominio sea la todos 108 hombres que se creen candidatos para la inmortalidad, y á cuyo
infancia y FL CORAZON de los hombres, el espíritu público, las buenas efecto presentan al mundo el cuadro de sus acciones, no como su inimita-
costurn.bres, y la moral republicana. Constituyamos este Areópago para ble modelo, San Agustin, cuyas confesiones no son mas que un grito con-
que vele sobre la educacion de los niños, sobre la instruccion nacional; tinuado de dolor y arrepentimiento, solo interrumpido de cuando en cuan~
para que purifique lo que se haya corrompido en la república, que acuse la do para entonar himnos á la Divinidad cuyo perdon implora, sino como
ingratitud, el egoismo, la frialdad del amor á la patria, el ocio, la negligen- una impudente revelacion de los secretos del alma; de aquí la única
cia de los ciudadanos; que juzgue de los principios de corrupcion, de los confesion que produce útiles frutos, la que abre nuestra alma al amigo, al
ejemplos perniciosos; debiendo corregir las costumbres con penas mora- confidente que nos oye con la misericordia del OMNIPOTENTE, con la
les, como las leyes castigan los delitos con penas aflictivas, y no solamen- compasion que inspira nuestra débil naturaleza, con la dulzura y el aliento
te lo que choca contra ellas, sino lo que las debilita: no solamente lo que que nacen del poder de perdonar. Esa es la confesion que alivia el peso de
viola la constitucion, sino lo que viola el respeto público. La jurisdiccion nuestras culpas, dándole parte de ellas al que nos oye, y que nos presenta
de este TRIBUNAL VERDADERAMENTE SANTO deberá ser efectiva con res- como garante de sus promesas al mismo Dios: esa es la confesion que
pecto á la educacion y á la instruccion, y de opinion solamente en los pre- produce la verdadera y saluQable expiacion, porque empieza por una lá-
mios y castigos. Pero los anales ó registros donde se consignen sus actos ó grima de dolor, y concluye por una sonrisa de esperanza: esa es la
deliberaciones, los principios morales y las acciones de los ciudadanos, confesion que transforma al hombre, porque le manda limpiar su alma
serán los libros de la virtud y del vicio: libro que consultará el pueblo para para recibir al mismo Dios, que descubre los secretos y cuenta los deseos
sus elecciones, los magistrados para sus resoluciones, y los jueces para sus de nuestro corazon. La práctica del Sacramento de la Penitencia, cuyo
juicios. Una institucion semejante por mas que parezca quimérica, es infi- objeto es conservar pura y limpia la conciencia del individuo, seria el agen-
nitamente mas realizable que otras que algunos legisladores antiguos y te mas poderoso de civilizacion. Y hasta innecesario nos parece hablar de
modernos han establecido con ménos utilidad del género humano». la importancia que debe darse á la formacion de los ministros del altar,
Sueño de Platon, vano y bellísimo, ha llamado Baralt el pensamiento encargados por la sociedad, encargados por Dios mismo de esparcir en el
de Bolívar: quimérico lo llama.él mismo; pero es porque se ha creido nece- mundo la semilla del bien, del cultivo de la virtud, de la conservación del
sario apelar á las instituciones de la antigüedad, al'Areópago,á los censo- fuego sagrado que da vida al espíritu y purifica el corazon 8. El nombre de
res, á los tribunales domésticos, para conseguir lo que se ha realizado en Seminario dado por nuestros mayores á esos planteles destinados á la
toda su belleza, y libre de la intervencion de la autoridad social, y desde formacion de los propagadores de la civilizacion, da á comprender la idea
luego de la parte tiránica, por medio de EL TRIBUNAL DE LA PENITENCIA. que de ellos debemos formamos, mejor que cualquiera otra explicacion.
Al enumerar Bolívar los bienes que se prometia de ese tribunal verdade-
ramente santo, de esa cuarta potestad cuyo dominio habia de ser la infan-
cia y EL CORAZON del hombre, parece que no hace mas que describir los
efectos de la institucion cristiana, conocida con el nombre de LA ·8 Aquí tenemos otra prueba de lo que dijimos mtes: «el Cristianismo presenta las fórmulas
.que resuelven los problemas de la mas profunda filosofIa, dejando' esta el cuidado de
CONFESION, y que realiza el sueño de todos los sabios de la antigüedad que desarrollar la serie de raciocinios que la producen». La teoría de la confesion la estableció
creian hallar en la confesion de nuestros pensamientos y deseos el único Platon, poniendo en boca de S6crates las siguientes palabras: «Cuando se ha cometido una
injusticia es necesario ir por sí mismo' presentarse en el lugar en que haya de recibirse la
correccion conveniente, apresurarse' comparecer ante el juez como se apresura elenfermo

230 231
CAPITULO XIV
Penétrese la sociedad de la importancia de ese ministerio., y dedíquele to.-
EL PODER DE LA ASOCIACION SUSTITUIDO
do.s lo.scuidado.s que exige el exacto. y fiel cumplimiento. de su o.bjeto...
A LA ACCION ADMINISTRATIVA
Co.ncluimo.s pues: la sociedad no.debe to.mar o.tra parte en la educ8ClOn
que la que sea necesaria pata suplir las faltas de la familia: ~a~ ~ tan
poderoso. para desempeñar esta importan.te .funcio.n co.mo.ellDlDlsteno. de
"1
~",'-i\f

la enseñanza ejercido. por el sacerdo.te cnsbano.. Es ~CESARIO distinguir, co.mo. no.s en~ña Arhe~s, 1as;~Cjºne8'dela;,.~t
socI~d humana en general,.de las funCIOnes proPIas.de~.~~~{l(fciYA.:1
La SOCIedaden general, destmada co.mo.está á co.mblD.llt.::•... '".;:.;
lta9esy':~
esfuerzos de todo.s les ho.mbres para alcanzar el fin comqiÍ'.<aliU1llanj-'.~),.
dad, tiene que cumplir fines especiales y variado.s, enlos.·~~n().dCbe·;1í~
temar o.tra parte la sociedad civil, que la indispensabl~~~~~sllria:.~;~~
para remo.ver les o.bstáculo.s que puedan o.po.nerse á ello.$;pQrpiUtedelo.s::':~
asociado.s. La humanidad es un cuerpo co.lectivo. que ~haá·Wtmismo.. ,~
término. por diverso.s camines: la misio.n de la sociedad cjVileSFo.nservar ';~~
expedito.s eso.s camines, no. trazándo.lo.s ni abriéndo.lo.sell~sin(}aco.mpa- .:::;
ñando. al ho.mbre y remo.viendo. todo.s les o.bstáculo.squeRlJ<Ii.~randetener::t~.
su marcha; debe, co.mo.lo.h~~o.s dicho. ya, quedarse atras!~~aVisllI'<ie.s-j?~t
de allí les males paso.s, pero Jamas po.nerse á la cabezaporqu~.~ex1'(.weá ...;;:Pt
extraviarle, 6 por lo.méno.s á retardar su marcha, y aun á'dejllI'le~$taCió~a,'-':T{~~
río., si esto fuera posible. Ese es el error en que han incurrido siempre lo.s\~f.
go.bierno.s, ese el error en que ho.y mismo. incurren. . o '.' , •••. o', .;;f
Es cierto. ql:leel ho.mbre ~Iado no. puede andar pronto'i'IÚf9nseguri-;i'~)':
dad; pero para eso. se le ha dejado. un poder que no. tie~e'~.).úni~quela .;'·~f,¡i
inmutabilidad de las leyes de la naturaleza; el poder deI..AAsbcIACIÓN.I..aX~2
asociacio.n es la gran palanca que remueve todo.s lo.so.bs~os ••allana)~;f;
.,-,",:,-::""',;--,." -~.;"~'~

to.das las dificultades, vence to.do.s les esto.rbo.s. I..a.asoCia~io.nesla. . A,


o.mnipotencia del poder físico., porque reuniendo. las fueriag¡ aisladas~n ~<:~t.
mayo.r 6 meno.r número segun sea la magnitud delo.bjt:to;·.gJl~SY'tratade,. }"~
co.nseguir, no. halla o.bstáculo. que pueda impedir sUPaso.diái.~QCiacio.n~rJ~
dirigida por la inteligencia es el estandarte del pro~,i~'(PQ~'d~lcuai ':'Jt
marcha la humanidad á paso. triunfador, y sin que nada.pu~! ª~,t.enerIlL. "(;,i'"
Para dar una ligera idea de lo.que es el poder de la asocia¡;io.n,y cuánto ".'
tiene to.davÍa que hacer el ho.mbre para estar enposesio.n de él,
extractaremo.s alguno.s capítulo.s de Fo.urier, qúe es el socialistaqlle parece
haber o.brado.bajo. la fuerza de mayo.res conviccio.nes;presentarelllo.seso.s
, buscar el médico, no Sea que la enfennedad de la injusticia pemilll~eciendo e~ el alma, vislumbres del porvenir, que no.s parecen juego.s de· imaginacio.rlporque
engendre en ella una conupcion secreta y se haga incurable».-{Gorg¡as).-El tnbunal de aun estamo.s muy léjo.s de ello.s, pero que en realidad no.so.o.sino.pliegues
la penitencia es la realizacion de este suefto de Platon.

233
232