Vous êtes sur la page 1sur 3

El retorno de la voluntad 

Autor: José Antonio Marina 

Publicado en elconfidencial.com 

17‐02‐2015 

El  concepto  de  “voluntad”  desapareció  de  los  libros  de  psicología  en  la  primera  mitad  del 
siglo XX, y, por contagio, también de los de pedagogía y educación. ¿Cómo es posible? 

Mi verdadera vocación es la de detective cultural. En la vida de las sociedades suceden cosas 

muy  intrigantes  que  me  apasiona  investigar.  Hace  quince  años  decidí  estudiar  un  caso 

especialmente  relevante  para  la  educación. El  concepto  de “voluntad” desapareció  de  los 

libros  de  psicología  en  la  primera  mitad  del  siglo  XX,  y,  por  contagio,  también  de  los  de 

pedagogía y  educación.  ¿Cómo  es  posible  que  se  hubiera  esfumado  el  concepto  que  había 

servido para explicar el comportamiento libre durante veinticinco siglos, y que nadie hubiera 

protestado? El asunto me asombró tanto que para estudiarlo escribí un libro entero, con título 

de  novela  policíaca: El  misterio  de  la  voluntad  perdida.  Descubrí  que  nadie  había  notado  su 

falta  porque  había  sido  sustituido por  otro  concepto  que  pareció  más  claro  y  operativo: 

la motivación. La  afirmación:  “El  comportamiento  humano  está  dirigido  por  la  voluntad”  fue 

sustituida por “El comportamiento humano está dirigido por la motivación”. Empezó entonces 

una odisea que ha afectado seriamente a nuestros sistemas educativos, a la comprensión de la 

conducta humana y a nuestra vida social y política. 

Supongamos  que  la  motivación  dirige  la  conducta.  Bien,  entonces  ¿qué  sucede  cuando  no 

estamos motivados? Pues que no podemos actuar. Y, además, que podemos echar la culpa de 

nuestra  inacción  a  quien  no  nos  motiva.  El  problema  educativo  se  convirtió  en  un problema 

motivacional. Lo importante era motivar a los alumnos porque, de lo contrario, ¡cómo iban a 

poder  estudiar!  Pero  esto  supone  una  dependencia  de  la  fuente  de  motivación.  No  es  de 

extrañar  que  haya  aparecido  una  industria  de  la  motivación:  consejeros 

motivacionales, coaching motivacional, oradores motivacionales. Una especie de anfetaminas 

de uso legal. 
Recuerdo  una  historia  que  contaba Antonio  Machado. Un  maestro  llama  a  un  alumno  a  la 

pizarra,  y  le  lee  una  frase:  "Los  eventos  consuetudinarios  que  acontecen  en  la  rúa”.   A 

continuación le ordena: “Póngame esto en lenguaje poético”. El alumno, con muy buen tino, 

escribe:  “Lo  que  pasa  en  la  calle”.   Pues  bien,  “motivación”,  puesto  en  lenguaje  poético, 

significa “tener ganas de hacer algo”. Lo que estamos aceptando como dogma de fe es que si 

no tengo ganas de hacer una cosa no es que no la quiera hacer, es que no puedo hacerla. Y 

esto es radicalmente falso, moralmente destructivo, y ha emponzoñado toda nuestra relación 

educativa. Juzguen por sí mismos. ¿Hacen sólo lo que tienen ganas de hacer? Rotundamente, 

no. Hacen, por de pronto, cosas para las que no están motivados, pero que consideran que son 

buenas o conveniente o útiles a largo plazo. En la vida real no aceptamos esa omnipotencia de 

la motivación que estamos enseñando en la escuela. Supongan que se les estropea un grifo, 

llaman al fontanero –que les hace una chapuza– y que cuando van a protestarle les dice: “Lo 

siento,  pero  ese  día  no  estaba  motivado  para  arreglar  grifos”.  ¿Qué  le  dirían?  ¡Claro  que  es 

ideal  hacer  las  cosas  con  ganas!  Ortega  decía: “¡Es  triste  tener  que  hacer  por  deber  lo  que 

podríamos  hacer  por  entusiasmo!”.  Pero  las  ganas  son  un  fenómeno  afectivo  que  no 

dominamos y en el que, por lo tanto, no podemos fundamentar nuestro comportamiento. 

Una noción perezosa 

Es verdad que había razones para eliminar el concepto de “voluntad”. Por de pronto, era una 

idea usurpada por regímenes dictatoriales, que ponían todo el énfasis en ella. Recuerden que 

la fantástica película de Leni Riefenstahl sobre el congreso del partido nazi en Nuremberg se 

titulaba Triumph  des  Willens, el  triunfo  de  la  voluntad.  Además,  “voluntad”  era  una  noción 

perezosa, que parecía explicar más de lo que explicaba. Se decía, por ejemplo, que la voluntad 

era como un músculo que había que entrenar. Lo malo es que para entrenar ese músculo hacía 

falta  ya  mucha  voluntad.  Me  sorprendió  mucho  la  afirmación  de Arnold  M.  Washton,  un 

especialista  en  el  tratamiento  de  adicciones,  pero  acabé  dándole  la  razón.  Decía:  “Hay  que 

tener  mucho  cuidado  cuando  recomendamos  al  drogodependiente  que  tenga  fuerza  de 

voluntad. Lo que impide muchas veces recuperarse a un adicto es confiar exclusivamente en la 

voluntad. Esta no es suficiente porque surge del mismo modo de pensar que causa la adicción: 

la  creencia  en  que  hay  una  “solución  rápida”  para  todo.  La  voluntad  no  funciona  como  un 

interruptor, sino como un complejo hábito”. 
 

Por  eso  me  parece  que  la  noción  de  “voluntad”  se  ha  convertido  en  un  concepto  perezoso. 
Algo así como el comodín que se saca en el póquer para completar una jugada. Había, pues, 
razones para expulsar el concepto de “voluntad” del campo de la psicología. Pero ya advertí en 
mi lejano libro que necesitamos un verdadero sustituto, que no era la motivación. Pues bien, 
ha llegado. Se trata de las funciones ejecutivas del cerebro, un hallazgo de la neurología que 
puede cambiar nuestra percepción de la enseñanza. Para simplificar, las llamo el “factor E”. Y, 
como titula la revista Newsweek en portada, es “la competencia escolar que importa más que 
el  cociente  intelectual”.  El  psicólogo  Adam  Cox,  autor  de  No  Mind  Left  Behind,  escribe:  “El 
conocimiento  del  factor  E  supone  una  revolución  en  el  modo  de  educar  a  niños  y 
adolescentes”.  James  Heckman,  premio  Nobel  de  Economía,  tras  estudiar  los  programas 
educativos que han tenido éxito, detecta la importancia decisiva del factor E. 

Las  funciones  ejecutivas  –que  permiten  dirigir  toda  la  poderosa  maquinaria  cerebral  hacia 
metas  lejanas,  administrar  la  atención,  gestionar  las  emociones  y  las  motivaciones,  tomar 
decisiones  y  mantener  el  esfuerzo–  se  consolidan  durante  la  adolescencia,  momento  en  que 
maduran los lóbulos frontales, que son su sede neuronal. El próximo martes les explicaré más 
detalladamente en qué consisten, pero hoy quiero invitarles a participar en el seminario online 
sobre el desarrollo del talento adolescente que voy a dirigir en la Fundación UP. Creo que en 
este  momento  nuestro  grupo  de  investigación,  que  trabaja  desde  la  cátedra  que  dirijo  en  la 
Universidad  Nebrija,  está  a  la  cabeza  en  este  campo  de  investigación,  y  queremos  darlo  a 
conocer.  Otros  sueñan  con  ganar  la  Copa  de  Europa.  Yo  sueño  con  desbancar  a  Harvard  en 
temas  educativos.  Y,  además,  low  cost.  Pueden  inscribirse  en  Universidad  de  padres.  Así,  al 
mismo tiempo que se enteran, nos ayudan.