Vous êtes sur la page 1sur 3

Relación con el sistema inmune y mecanismos de evasión inmunitaria.

Los mecanismos por los cuales el microorganismo induce una respuesta inmune que
posteriormente contribuye a daño en los tejidos, especialmente en el de la mucosa gástrica
aún son inexactos. Múltiples factores de virulencia y moléculas se han visto involucrados en
la señalización inmune. Por ejemplo, el sistema de secreción tipo IV una respuesta
proinflamatoria al inyectar CagA o peptidoglicano o por la señalización por contacto directo.
Se ha reportado que el peptidoglicano al ser reconocido por receptor intracelular NOD1 o por
ureasa determina la producción de IL-8 y la activación de NF-kB (regulador transcripcional
de la interleucina 8). De igual forma se cree que la ureasa podría ayudar a reclutar neutrófilos
y monocitos en la mucosa gástrica. Las adhesinas a ácido siálico estimulan a los neutrófilos
mediante un mecanismo impostor de selección.

La interleucina 8 atrae componentes de la inmunidad innata y adaptativa lo que resulta en la


invasión de macrófagos en el epitelio gástrico. Otras vías que inducen su secreción son la
proteína de membrana OipA y la vía del receptor del factor de crecimiento epidérmico, H.
pylori también induce una expresión de mRNA dependiente de tiempo que incrementan tanto
los niveles de IL-8 como los de IL-6.

Durante el desarrollo de la infección la respuesta inmune innata es activada e iniciada por


patrones moleculares asociados a patógenos (PAPMs) incluyendo el lipopolisacárido y la
flagelina. Estas PAPMs incluyen receptores tipo Toll y receptores tipo NOD. H. pylori es
reconocido por los receptores tipo Toll 2 y 5, la activación de estos TLRs y NLRs promueve
la expresión de citoquinas proinflamatorias y células del sistema inmune.La respuesta
inmunitaria en la mucosa gástrica se atribuye en gran parte a la respuesta del hospedero y la
acción de linfocitos cooperadores 1.

La primera citoquina secretada es la IL-1β y dicha acción es influida en gran parte por los
inflamasomas. Los inflamasomas son plataformas moleculares conformadas por un NLR,
una proteína adaptadora y una proteína efectora. La activación por caspasas es seguida por
la secreción de IL-1β e IL-18, esto se ve inducido por el inflamasoma NLRP3 que además
media la piropoptosis y pironecrosis de células infectadas. La secreción de interleucinas
también depende de la presencia de la isla de patogenicidad Cag. CagPaI es una región del
cromosoma bacteriano que también parece estar involucrada una la producción de la IL-8
gástrica lo que consecuentemente se asocia a altos grados de inflamación.

Los linfocitos NK son agentes importantes durante las infecciones microbianas en las que
existen daños celulares, apoptosis o cambios cancerígenos, como los causados por
Helicobacter pylori. Se ha demostrado que al interactuar el patógeno con las células NK estas
últimas generan una secreción intensa de IFN-γ. Se ha puesto especial atención al LPS
presente en la membrana de H. pylori que parece tener una función dual puesto que actúa
como un inmunomodulador al promover una infección crónica con el desarrollo de patologías
gástricas y disminuyendo la actividad de células inmunitarias como macrófagos y linfocitos
NK.

Estudios recientes han confirmado el papel que juegan las células T reguladoras en la
inflamación crónica al suprimir la activación y proliferación de células T con antígenos
específicos, con ello contribuyen a la persistencia de la inflamación en el adulto. Un modelo
propuesto explica que H. pylori media una interacción con células dendríticas y le permite
regular las células T para reducir la producción de citoquinas proinflamatorias, también se
ha asociado a un incremento en la expresión de Foxp3 (un marcador celular T-regulador) que
altera la respuesta inmune del hospedador de la vía de Th17. Los Th17 son linfocitos
diferenciados de los T cooperadores y secretan IL-17 para reclutar neutrófilos. En contra
parte el gen VacA contribuye a mantener la colonización de la mucosa gástrica al inhibir la
proliferación de células T.

Sin embargo, en niños diversos estudios han demostrado que las respuestas Treg celulares se
han asociado a una disminución en la inflamación.
Otros estudios han sugerido que las infecciones microbianas durante la niñez pueden proteger
durante la enfermedad de Crohn, datos epidemiológicos muestran que la enfermedad es más
común en áreas con índices de infección por H. pylori menores. Estos efectos protectores se
asocian a altos niveles de IL-10 en los nodos linfáticos mesentéricos, sugiriendo que esta
citoquina modula la diferenciación de Th17, además se ha especulado sobre el efecto
protector que ejerce en la colitis y que puede estar relacionado con el DNA cromosomal de
la bacteria que en experimentos con ratones a través de una alta proporción de secuencias
inmunoreguladoras a inmunoestimuladoras, es capaz de de prevenir la colitis experimental
inducida por el sulfato de dextrano de sodio

Como se mostrado anteriormente H. pylori posee muchas vías de activar el sistema inmune,
aunque la mayoría de ellas convergen en la formación de IL-8 que conlleva a la activación
de otros mecanismos o células involucradas en la respuesta inmune, sin embargo, se han
propuesto interacciones benéficas entre la infección por la bacteria y ciertas patologías en los
seres humanos.
Tri Tran, C., Garcia, M., Garnier, M., Burucoa, C. and Bodet, C. (2017). Inflammatory
signaling pathways induced by Helicobacter pylori in primary human gastric epithelial cells.
Innate Immunity, 23(2), pp.165-174.
Yakoob, J., Jafri, W., Mehmood, M., Abbas, Z. and Tariq, K. (2016). Immunomodulatory
Effects of Psyllium Extract on Helicobacter pylori Interaction With Gastric Epithelial Cells.
Journal of Evidence-Based Complementary & Alternative Medicine, 21(4), pp.NP18-NP24.
Rokkas, T., Gisbert, J., Niv, Y. and O’Morain, C. (2015). The association between
Helicobacter pylori infection and inflammatory bowel disease based on meta-analysis.
United European Gastroenterology Journal, 3(6), pp.539-550.
Rudnicka, K., Miszczyk, E., Matusiak, A., Walencka, M., Moran, A., Rudnicka, W. and
Chmiela, M. (2014). Helicobacter pylori-driven modulation of NK cell expansion,
intracellular cytokine expression and cytotoxic activity. Innate Immunity, 21(2), pp.127-139.
Pérez-Figueroa, E., Torres, J., Sánchez-Zauco, N., Contreras-Ramos, A., Alvarez-Arellano,
L. and Maldonado-Bernal, C. (2015). Activation of NLRP3 inflammasome in human
neutrophils by Helicobacter pylori infection. Innate Immunity, 22(2), pp.103-112.
Cho, K., Cho, M. and Seo, J. (2012). FOXP3+ Regulatory T Cells in Children with
Helicobacter Pylori Infection. Pediatric and Developmental Pathology, 15(2), pp.118-126.
M.Roesler, B., Goncalves, R. and Zeitune, J. (2014). Virulence Factors of Helicobacter
pylori: A Review. Clinical Medicine Insights: Gastroenterology, 7, pp.9-17.