Vous êtes sur la page 1sur 4

CAPITULO I

INTRODUCCION

En un proceso con relevancia jurídica ha sido sustancial afirmar la hipótesis planteada frente a un
tema expuesto al conflicto de intereses o incertidumbre jurídica.

La prueba ha tenido un amplio desenvolvimiento si es que se quiere probar o afirmar algo en


cuestión al presentarse en el proceso y su influencia con respecto a la historia ha sido vital para
resolver conflictos y obtener la verdad. Desde un tiempo antiguo se acostumbraba a acudirse a
ciertas reglas que atienden al carácter afirmativo o negativo del hecho necesitado de prueba. En
el proceso dependiendo de los hechos sujetos a prueba dependerá si la carga de la prueba
corresponde al actor o al demandado.

La prueba existió desde la época primitiva pero en si, no era tan relevante en el momento de llegar
a un fin, después se expandió en sus primeros inicios en Grecia, en los que el filósofo Aristóteles
señalo que existió una concepción lógica de la prueba, planteo que existían dos tipos intrínseco y
extrínseco, en Grecia ya tenían concepción de testimonio, juramentos y demostrar con
documentos, después así en el Derecho Romano se llega a ampliar la concepción de prueba a
la vez que se implementó nuevos medios de prueba. Por la cual en estos tiempo se acuñaron los
brocardos: «Ei incumbit probatio qui dicit non qui negat» «Necessitas probandi incumbit ei qui
agit»; «onus probando incumbit actori» «Per rerum naturam "factum" negantis probatio nulla est»;
«reus in excipiendo fit actor» o «negativa non sunt probanda».

Se tiene unos amplios conceptos respecto a medios probatorios que asimismo están
expresamente prescritos en nuestro Código Procesal Civil, en el presente trabajo se encuentra
elaborado con la mayor obtención de información posible referente al Onus Probandi, carga de la
prueba, el ofrecimiento, admisión, recepción, actuación y reclamación.

DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL 1


DEMANDA DE HABEAS CORPUS

ESPECIALISTA: Abog.
EXPEDIENTE: 01
ESCRITO: N° 01
CUADERNO: PRINCIPAL
SUMILLA: Demanda De Habeas
Corpus
SEÑOR JUEZ PENAL DEL JUZGADO DE TURNO DE LA PROVINCIA DE SAN
ROMÁN - JULIACA

RAUL MESTAS LARICO, identificado con


D.N.I. 70853640, domiciliado en la Jr. Junín
N° 200 de la ciudad de Juliaca y con domicilio
procesal en el Jr. Apurímac en la casilla N°
145 de la prestigiosa cadena de abogados y
asociados García ; a usted, atentamente digo:

I. PETITORIO

Recurro a vuestro Despacho a fin de interponer la presente demanda de HABEAS


CORPUS en representación de, don ROLANDO MESTAS LARICO, quien se
encuentra actualmente detenido de una manera arbitraria y coercitiva por los
efectivos policiales de la ciudad de Juliaca, provincia de San Román. Actuados por
orden del mayor PNP MARIO CESAR ALVARADO VARGAS.

En su representación solicito que se disponga su inmediata libertad, en atención de


los siguientes fundamentos de hecho y de derecho:

II. FUNDAMENTOS DE HECHO:

En fecha 13 de enero del año en curso, exactamente a las 12 horas de la noche, don
GABRIEL MENDOZA TORRES, se encontraba de viaje en una unidad móvil, de
transporte público, dirigiéndose a la ciudad de Cusco, debido a que él actualmente

DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL 2


viene ocupando un cargo de agricultor, razón por cual el transporta productos de
primera necesidad porque se encuentra en responsabilidades de cubrir
económicamente las necesidades de su familia. La misma noche de los hechos los
efectivos policiales realizaron una inspección por salida Cusco, en el puente
Maravillas el cual se encontraban siguiendo casos de tráfico ilícito de drogas, al
realizar la inspección de la unidad de los efectivos policiales liderados por el mayor
PNP “…..” detienen la unidad automovilística donde la cual se encontraba don””
donde el efectivo dispuso inmediata detención, el cual no opuso resistencia, fue
trasladado a sus oficinas para prestar su declaración a fin de esclarecer los hechos
relativos a una supuesta comisión de delito de Tráfico Ilícito de Drogas denunciado
por la presunta agraviada, la empresa ELECTRO2000, en la cual mi esposo laboraba
como asistente contable. Que en mandato de dicha citación, mi esposo se apersonó
en la fecha y hora señalada a fin de rendir su declaración, luego del cual el efectivo
dispuso su inmediata detención, toda vez que concluía que se daban todos los
supuestos para proceder a dicho acto. Que, debo precisar que mi esposo ha sido
detenido sobre la base de las conclusiones subjetivas del Oficial que le tomo la
declaración, sin que haya sido sorprendido en flagrante delito y sin que exista
mandato judicial de detención, conforme precisa la norma constitucional y la norma
procesal correspondiente encontrándose desde hasta la fecha, habiendo transcurrido
más de veinticuatro horas, que es el plazo legal máximo para estos casos de
detención, más aun si a la fecha no se ha elaborado el Parte Policial correspondiente
para remitirlo a la Fiscalía correspondiente. Que ante la congoja de ver al padre de
mis menores hijos injustamente detenido, solicito a su despacho se sirva a adoptar
las medidas del caso y disponga se proceda a la inmediata libertad de mi conyugue
don GABRIEL MENDOZA TORRES, por ser de justicia

III. FUNDAMENTOS DE DERECHO:

Me amparo en lo establecido por el artículo 2o inc. 24 literal f) de la Constitución


Política y al artículo 25 inc. 7) del Código Procesal Constitucional, los cuales señalan
que nadie puede ser detenido sino por mandato escrito y motivado del juez, o por las
autoridades policiales en caso de flagrante delito; en todo caso, el detenido debe ser
puesto a disposición del juzgado que corresponda en él plazo máximo de veinticuatro
horas o en el término de la distancia. Situación que se ha dado en el presente caso,

DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL 3


por lo que corresponde su inmediata excarcelación. Finalmente señalo como sustento
jurídico de mi pretensión el artículo 26 del Código Procesal Constitucional, el mismo
que establece que puede interponer demanda de Habeas Corpus la persona
perjudicada o cualquier otra en su favor, sin necesidad de tener su representación o
alguna otra formalidad; norma que me da la legitimidad para obrar activa en el
presente caso en representación de mi cónyuge don GABRIEL MENDOZA TORRES.
Finalmente cabe precisar que nuestro Supremo Tribunal Constitucional ha señalado
al respecto que: «El inciso 24 del artículo 2o de la Constitución reconoce el derecho
fundamental a la libertad personal. Se trata de un derecho subjetivo en virtud del cual
ninguna persona puede sufrir una limitación o restricción a su libertad física o
ambulatoria, ya sea mediante detenciones, internamientos o condenas arbitrarias. La
plena vigencia del derecho fundamental a la libertad personal es un elemento vital
para el funcionamiento del Estado social y democrático de derecho, pues no sólo es
una manifestación concreta del valor libertad implícitamente reconocido en la
Constitución, sino que es presupuesto necesario para el ejercicio de otros derechos
fundamentales.» EXP. N° 0019-2005-PI/TC F.J.11.

POR TANTO:

A usted. Sr. Juez solicito admitir la presente demanda, y en su oportunidad declarada


FUNDADA, ordenando la inmediata liberación de mi cónyuge detenido de manera
arbitraria.

OTROSÍ DIGO: Del mismo modo y verificándose la probable de la comisión de delitos


de secuestro, coacción y abuso de autoridad efectuado por el personal de la Comisaría
de Magdalena del Mar; y al amparo de lo dispuesto en el articulo 8o del Código Procesal
Constitucional, solicito que en la sentencia que resuelve la presente se disponga la
remisión de los actuados al Fiscal Provincial que proceda de acuerdo a sus atribuciones.

Juliaca, 13 de enero del 2018.

DERECHO PROCESAL CONSTITUCIONAL 4