Vous êtes sur la page 1sur 15

HISTORIA DEL DERECHO

CONTEXTO HISTÓRICO

En el año 1936 Colombia atravesaba por una reforma, la cual se encaminaba en el


surgimiento del estado interventor en el país, toda América latina coincide con esta
figura, de los estudios más destacados encontramos los de los investigadores Ruth
y David Collier quienes proponían procesos de incorporación de los obreros a la
esfera política, es claro que en países latinoamericanos, actividad que fue analizada
por todos los países, este modelo fue ubicado en Colombia durante la llamada
República Liberal, en aquella época se rompió con la hegemonía conservadora en
el poder, resultando la administración de Pumarejo como la propulsora de la
reforma, donde las complejas relaciones sociopolíticas, configurando el estado
Colombiano, esta reforma se constituyó con políticas sociales de procesos
colectivos sociopolíticos donde estaban muchos actores (Liberal, Conservatismo,
Oposición, Iglesia Católica, entre otros), esta actividad aparece dado a las varias
intervenciones y vínculos entre distintas fuerzas sociopolíticas en el congreso.

Así las cosas surge un texto final de 25 artículos, modificaciones constitucionales


sobre muchos temas entre ellos límites geográficos, división territorial,
funcionamiento del congreso, régimen de propiedad privada “a través de la Ley 200
de 1936 (Ley de Tierras) optó por la vía juncker o prusiana, lo cual implicaba una
actitud política de "compromiso" con los terratenientes, mediante la cual la nación
declaraba extinguido el dominio o la propiedad del particular si éste no explotaba
económicamente el predio durante los 10 años siguientes a la expedición de la Ley”,
al aplicar la novedosa figura jurídica de la "declaratoria de extensión del dominio y
reforma del sistema educativo colombiano (ciudadanía y educación), este modelo
del estado interventor es recordado como el Hito Revolucionario, gracias a un
gobierno con objetivos altos, a quien también se lo recuerda como “La Revolución
en marcha” lo anterior fue lo que llevó a la reforma de la carta, donde también se
presentaron diversos proyectos al congreso en esta dirección, por otro lado quienes
debatieron estas situaciones de la reforma, negociaron objetivos de poder.

Esta reforma es una actividad llamativa en la historia Colombiana, revolucionaria,


resultado de la iniciativa presidencial y del partido liberal, pero también de las
relaciones política que ayudaron de manera grupal sobre las disposiciones de esta
misma.

El congreso era un espacio privilegiado de discusión de cualquier proceso


legislativo, pero no se encontraba en todo el ámbito político, por otro lado se quería
que el congreso sea un espacio de análisis de la historia política de Colombia, esto
con el fin de observar con gran detalle las tensiones del espacio político, Este
Congreso, aparentemente homogéneo, fue el que discutió y gestó las políticas
sociales en la reforma del año 1936.

Entre las situaciones más relevantes que encontramos para esta reforma es la
aparición de un nuevo tipo de relación entre el estado y la sociedad, en esta época
se incorpora un elemento importante en lo social la cual se conoció como la función
social de la propiedad, proyecto de ley sobre dominio y posesión de tierras, cuya
orientación, estaba encaminada en el marco del respeto absoluto a la propiedad
privada, reconocía en los latifundios improductivos un problema fundamental, e
incorporaba el trabajo como elemento esencial de una nueva interpretación del
principio de la propiedad, así también algunas disposiciones relacionadas con los
derechos de los trabajadores, quienes atravesaban un momento en su proceso
organizativo y de surgimiento como un sector importante en la política colombiana,
dentro del proceso mismo de construcción de políticas sociales y con una especial
relación que los vinculaba con el gobierno de la “Revolución en Marcha”, y a la forma
como todos estos elementos se encontraron a comienzos de los años treinta.

La Iglesia fue uno de los conjuntos con mayor oposición a algunas de las medidas
interpuesta y aprobadas en el Congreso, así en los inicios del año la Cámara,
suprime el artículo que daba reconocimiento mayoritario de la religión católica,
decidió hablar de "orden moral" en vez de "moral cristiana", la jerarquía expidió una
declaración desafiante contra "la obra demoledora" del régimen liberal, que
pretendía establecer la libertad de cultos y de conciencia, junto con otras medidas
igualmente inaceptables. La Iglesia anunciaba que si se aprobaba la Constitución,
"ni nosotros, ni nuestro clero, ni nuestro fieles, permaneceremos inermes y pasivos".
En forma simultánea el Directorio Nacional Conservador invitó a sus seguidores a
la desobediencia contra una Constitución y unas leyes injustas.

Los días finales en el Congreso atravesaron no sólo por la división a raíz de la fuerte
oposición, sino también por la presión del Ejecutivo y de los sectores lopistas del
Parlamento por agilizar la aprobación del proyecto, Las sesiones terminaron con
una cuestión amarga para muchos de los congresistas, unos por resignación, unos
por desacuerdo, tres meses después, al comenzar las sesiones legislativas
ordinarias de 1936, la reforma fue rápidamente aprobada en los debates
reglamentarios, hasta ser sancionada de manera oficial en agosto, así entra en
vigencia la reforma constitucional. “Las modificaciones de 1936, que dan más
libertad al poder civil, más autoridad y eficacia al Estado, más justicia a los
ciudadanos, deben ser principios activos desde el primer día de su vigencia”,
expresa el Presidente Alfonso López. “El acto reformatorio fue firmado en el Palacio
de la carrera por los doctores Carlos M. Pérez, Presidente de la Cámara; Eduardo
Santos, presidente del Senado; Alfonso López, presidente de la República; y Pedro
Alejo Rodríguez, presidente de la Corte Suprema”.

El proyecto final instauró, la función social de la propiedad, unos principios básicos


que posibilitan la intervención del Estado, sobretodo en aspectos prácticos, y la
asistencia pública como función del Estado, a la cual tiene derecho toda persona no
apta para garantizarse la atención en su salud y una mínima protección por sus
propios medios.

En el primer semestre de 1936 se vivió un clímax oposicionista en el cual


encuadraron parcialmente diversos sectores como la Iglesia Católica, el Partido
Conservador y los terratenientes y propietarios para intentar frenar el avance de la
discusión de la reforma en el Congreso, Los conservadores de ambos partidos y la
Iglesia compartían la defensa del orden individualista que estaba consagrado y
garantizado en la Constitución de 1886, Los propietarios y terratenientes se oponían
a cualquier alteración que no garantizase sus títulos, por otro lado los sectores de
izquierda del Partido Liberal, la fuerte influencia que las ideas comunistas habían
tenido en muchos de sus miembros jóvenes arroja luces sobre las posiciones que
estos hombres defendieron.

Así las cosas, esta reforma se hace a través de la intervención y conversión de


muchos movimientos sociales bajo relaciones políticas, con intereses diversos y una
orientación encaminada, concentrada en una marcha de cambio, consenso o
proceso colectivo he histórico en Colombia, el cual fue pensado, construido y
analizado por muchos actores.

RESUMEN SUMARIO JUDICIAL

DELITO – SENTENCIA:

EXHORTO NÚMERO 82:


El alcalde municipal de Manizales se dirige a la dirección de la cárcel y penitenciaría
para que certifique las constancias de existencia de antecedentes de carácter
policivo o judicial con el sindicado de vagancia y ratería, ROBERTO OCAMPO,
como de igual manera las entradas del sindicado al establecimiento por simples
sindicaciones o detenciones, sospecha o cualquier motivo, anotando el número de
entradas.
La cárcel del distrito judicial de Manizales en septiembre 25 de 1936 anexa las
siguientes constancias:
Libro de condenas y filiaciones año de 1934 Folio N° 13
Certifica que ROBERTO OCAMPO fue condenado a 15 días de trabajo en las obras
públicas del municipio por el delito de EXHIBICIONISMO IMPÚDICO según
providencia de la inspección tercera municipal con fecha de febrero 24 de 1934.
 Entradas correspondientes al año de 1935:
En febrero 24 de 1935 por delito de H.N.O.
En agosto 28 de 1935 por hurto.
 Entradas correspondientes al año de 1936:
En enero 25 de 1936 por robo.
En julio 12 de 1936 por embriaguez.
En septiembre 25 de 1936 por H.N.O.
La penitenciaría de Manizales en septiembre 25 de 1936, certifico que en el libro de
condenas y filiaciones N° 17 – folio 87 de junio 11 de 1928. El señor ROBERTO
OCAMPO fue condenado por el delito de Hurto, a sufrir una condena de 35 meses
y 5 días de presidio, en sentencia dictada por el juzgado segundo superior y tribunal
superior de Manizales. Se encontró en detención preventiva por 709 días y empezó
a pagar su pena el 9 de junio de 1928 fecha de la última notificación.

Además se anexó las declaraciones del señor AURELIANO ARISTIZABAL (subjefe


de la policía de seguridad de Manizales.), TOMAS CARDONA (agente de policía de
seguridad de Manizales.), DANIEL OSPINA (agente de policía de seguridad de
Manizales.) y ARTURO CUERVO, en las cuales constata la labor de vigilarlo por ser
un individuo de pésimos antecedentes, amigo de apropiarse de los ajeno contra
voluntad de su dueño, se distingue por frecuentes robos, en la cual suma un sumario
por robo en la inspección cuarta de Manizales, también ha sido condenado a pagar
presidio por el delito de robo por el juzgado segundo superior de este distrito judicial,
como de igual manera ha sido conducido a la cárcel por varios delitos, entre ellos
exhibicionismo impúdico condenado por la inspección tercera municipal, además de
ser una persona que vaga en las calles sin oficio ni trabajo y en general como
individuo sospechoso y peligroso para la sociedad.

En la indagatoria que se le realizó al señor ROBERTO OCAMPO el 26 de


septiembre de 1936 realizada en el despacho de la alcaldía se le dio a saber que
podía nombrar un apoderado que lo asista en la diligencia de conformidad dispuesto
en los artículos 8° y 7° de la ley 104 de 1922 también como en el art 25 de la
constitución nacional, el manifestó no tener a quién nombrar por el momento, por lo
cual se le asignó al Dr. OCTAVIO ROBLEDO AVENDAÑO, el acto seguido fue
interrogar al indagado por su nombre y apellido, el de sus padres, edad, naturaleza,
vecindad, estado civil y profesión a lo que CONTESTÓ: mi nombre es ROBERTO
OCAMPO hijo de Jesús María Ocampo y Carmen Emilia García, de 34 años de
edad, natural y vecino de Manizales, casado y zapatero.
Se le pregunto si sabe por qué se le hace esa declaración sin juramento a lo cual
respondió (no señor, no se), se le preguntó si en los últimos años había sido
sindicado, condenado o detenido en la cárcel y por qué delitos, a lo que contestó:
(he sido detenido en Manizales fuera de aquí en ninguna parte, y he sido detenido
por sindicaciones de hurto y robo de diez años hasta ahora no he sido condenado
una sola vez). Se le preguntó sabe usted quién es el individuo que corresponde a
Roberto Ocampo, hijo de Jesús María y Carmen García que fue condenado en los
últimos 10 años a purgar en la penitenciaría de Manizales la pena de 36 meses y 5
días de presidio por el delito de robo y del cual entra a pagar la pena correspondiente
el 11 de junio de 1928, a lo que contestó, (yo fui). De igual manera se le preguntó
sabe usted quién es el individuo que en enero de este año fue sindicado por el delito
de robo en la inspección 4ta de Manizales y que en 1934 fue condenado por la
inspección 3ra municipal a pagar una pena de 15 días de trabajo en obras públicas
por el delito de exhibicionista impúdico, A lo que contestó (no señor no se). También
se le preguntó sabe usted cuál es el individuo que en compañía con Alonso Botero
ha sido sindicado por delitos de robo sometidos en Manizales en los últimos 2 años,
a lo que contestó (yo fui). Se le preguntó sabe usted a cual individuo que a sus
malos antecedentes en lo que se refiere a la propiedad ajena es conducido
frecuéntame a la cárcel de esta ciudad y por ser un hombre que poco trabaja y pasa
el mayor tiempo vagando en las calles sin ocupación lícita y que el 25 del corriente
fue llevado a la cárcel por la policía al encontrarlo sin oficio alguno, a lo que contestó
(no señor, no sé, en le día de ayer fui conducido a la cárcel pero yo me encontraba
ocupado de la captura ya que acababa de salir de la plaza de marcado de comprar
algunos víveres para llevar a casa.) siendo así se da por terminada la audiencia.

Después de esta indagatoria la alcaldía municipal en septiembre 28 de 1935 certifica


que según las diligencias practicadas el señor Roberto Ocampo es un individuo de
pésimos antecedentes, vago y ratero, que en varias ocasiones ha sido sindicado,
condenado y tenido en la cárcel por delitos contra la propiedad ajena y que no se le
conoce ocupación lícita, por lo cual de acuerdo a la ley 48 del corriente año y a los
artículos 13 y 15 de la misma ley decreta la detención provisional en la cárcel, sin
que por el momento pueda gozar de beneficio de excarcelación bajo ninguna
garantía. Siendo así el sindicado tiene derecho a nombrar un defensor que lo asista
en el sumario. Luego con boleta N° 38 fue pasado a órdenes del director de la cárcel.
La alcaldía municipal en septiembre 29 de 1936 acepta al Dr. Octavio robledo
Avendaño como defensor del sindicado y el mismo día compareció al despacho de
la alcaldía para tomar posesión del cargo de defensor bajo juramento en forma legal.
Por tal razón el alcalde municipal pide a los jueces primero y segundo superior, a
los inspectores de policía, se sirvan a certificar los antecedentes judiciales,
sentencias condenatorias, absolutorias, sobreseimientos y demás negocios
criminales pendientes de 10 años a la fecha que haya cursado o curse contra
Roberto Ocampo García.
A respuesta de esto el juzgado primero superior y segundo superior a través de su
secretario certifica que Roberto Ocampo no ha sido penado en ese despacho por
ningún delito. La inspección primera, segunda, cuarta y quinta municipal informa
que no existe la constancia de la solicitud.
Sentencia De Primera Instancia:
El juzgado segundo superior de Manizales el día 29 de marzo de 1928, los
sindicados Manuel Lotero y Roberto Ocampo quienes fueron procesados en juicio
por el cargo formulado fue el de robo de que trata el Capítulo 1 – Título 3 del código
penal, consistente en haber tomado, haciendo fuerza a las cosas y con el ánimo de
apropiarse, unas alhajas consistentes en relojes, aretes, pendientes, anillos, etc.,
del señor Manuel J. Pulgarín que fueron estimados en la cantidad de 486 pesos 40
centavos.
El jurado declaró a Lutero y Ocampo responsables del delito de robo. Ante esto el
juzgado aprecia así fallar de conformidad, o si por el contrario no consulta la
evidencia y por ello sea susceptible de injusto. Luego se anunció que las
resoluciones del jurado están en armonía con la prueba que aporta el informativo,
que basta analizar y comentar cómo se hizo en el auto que calificó la investigación.
Lo ocurrido fue que en la madrugada del día 30 de junio del año pasado, el sargento
de policía Oliveiro Correa y los agentes Ramón López, Luis Enrique Ortiz, apresaron
en la esquina de “palonegro” de esta ciudad, a Manuel Lotero y Roberto Ocampo y
al proceder a requisarlos encontraron en su poder una buena cantidad de alhajas
de oro, un revólver y sueldo de llaves. Como los sujetos no dieron explicación
satisfactoria respecto a la propiedad de los objetos, fueron trasladados a la
permanencia y de allá a la cárcel. Iniciada la investigación se tiene que el mismo
día 30 de junio el señor Manuel José Pulgarín que de su establecimiento de joyería
del barrio Latino de esta ciudad, le habían sido sustraídas en su mayoría las alhajas
que ahí guardaba en vidrieras. Identificadas las joyas se encontró que las joyas del
señor Pulgarín eran las mismas que se habían decomisado a los sindicados. La
puerta del establecimiento no tenía rupturas, pero una de las llaves que tenían los
rateros que se ajustaba perfectamente a la chapa de esa puerta y hasta la podía
abrir sin dificultad. El ofendido comprobó la propiedad de sus objetos gracias al
testimonio de Alfonso Jaramillo, Rafael Botero e Ismael Quintero.
Los sindicados en sus indagatorias afirman haber tenido en su poder los objetos y
que se los encontraron en un rastrojo en el barrio “El Tanque” de esta ciudad. Los
objetos aprehendidos fueron avalados en la suma de 465 pesos 90 centavos oro y
en un nuevo avalúo se rectifica que el valor total del robo es de 486 pesos 40
centavos oro. Además, por testimonio de Eladio Ortiz y Rafael Silva se comprueba
mala conducta de los sindicados en cuanto al respeto por lo ajeno.
Para la calificación del delito se toma en consideración declaraciones de testigos
que indican que han sido condenados por la policía por delitos contra la propiedad,
las cuales son tomadas como agravantes, además del hecho de cometer el robo de
noche, ser dos los ladrones y haber robado a una persona pobre que pudieron haber
llevado a la ruina. Por lo anterior se impone como delito de segundo grado la pena
de 27 meses de presidio según el artículo 780 del código penal y según el artículo
785 del mismo se debe subir de uno a dos meses a la pena por cada 100 pesos del
valor del robo, se le suma a la pena 24 meses de presidio para una pena total de 4
años y tres meses de presidio impuesta a los procesados. En el fallo del juzgado
además de la pena anterior son condenados al pago de las costas procesales
exigibles, pérdida de todo empleo público y pensión, privación perpetua de los
derechos políticos, inhabilidad perpetua para obtener empleo cargo público y para
su rehabilitación debe dar fianza de buena conducta fuera de las demás
prescripciones de la ley, quedar vigilados por las autoridades durante tres años y
pagar al ofendido por perjuicios 20 pesos 50 centavos oro.
Los dos acusados por medio de su defensor Jesús M. Tirado apelan la sentencia y
el 9 de junio de 1928 se notifica al señor fiscal, a los reos y a su defensor que en el
juzgado segundo de Manizales el tribunal superior de este distrito judicial resolvió
que los reos Ocampo y Lotero deben pagar la pena de 36 meses y 5 días de presidio
desde el 7 de julio de 1926 que han estado en detención y prisión preventiva y no
han sido excarcelados.
No se encontró constancia de que Roberto Ocampo haya sido sindicado por otro
delito ni tiene en la actualidad negocio criminal pendiente.

Ante este caso el señor Roberto Ocampo envió una carta al alcalde municipal con
el fin de solicitar sea realizada la declaración de José Gaviria y Alfonso Agudelo,
bajo juramento legal, como de igual manera afirma que la detención lo está
perjudicando, razón por la cual solicita a partir de estas al señor alcalde declare su
libertad. A partir de esto el alcalde acepta que se realicen las pruebas solicitadas
por haber sido pedidas en tiempo oportuno.

El señor JOSE GAVIRIA y ALFONSO AGUDELO comparecieron al despacho de la


alcaldía municipal el 6 de octubre de 1936 en la cual afirman conocer al señor
Roberto Ocampo desde muy pequeños, que ha sido vecino de sus casas por tal
conocimiento consta que es muy trabajador, que pueden asegurar que es
consagrado a su oficio y que en los últimos 4 meses no ha perdido día, además
aseguran que es una persona juiciosa, honrada y de buenas costumbres morales,
que no tiene vicios de ninguna naturaleza y que siempre ha sido respetuoso a la
propiedad ajena.
Por esta razón el alcalde pide nuevamente al juzgado primero, segundo superior y
tercero superior se sirvan a certificar los antecedentes judiciales, sentencias
condenatorias, absolutorias, sobreseimientos y demás negocios criminales
pendientes de 10 años a la fecha que haya cursado o curse contra Roberto Ocampo
García. A lo que de respuesta en ambos juzgados no se halló en los libros
respectivos las constancias de haber sido penado ni sumario de algún crimen.
Además, se anexó las declaraciones de RAMÓN ÁLVAREZ, ENRIQUE VARGAS y
PEDRO JOSÉ MEJÍA (Compañero de trabajo en su finca – la manuelita) el día 7 de
octubre de 1936, donde afirma que conocía al indiciado, que en la actualidad se
maneja muy bien, trabajando continuamente y no ha escuchado nada en contra de
la reputación del mismo, afirma que en épocas anteriores si tuvo asuntos pendientes
con las autoridades, pero al parecer ya está regenerado. En 3 años que trabaja
como policía de seguridad me ayudó a perseguir rateros y ladrones siempre con
buen éxito. Y la de JUAN DE LA CRUZ CASTRO (cuñado de Roberto Ocampo)
afirmando la misma declaración además de ser buen esposo, cumplidor de deberes
y enemigo de riñas.
A partir de esto el alcalde solicita a los jueces tercero y cuarto del circuito se sirvan
a certificar los antecedentes judiciales, sentencias condenatorias, absolutorias,
sobreseimientos y demás negocios criminales pendientes de 10 años a la fecha que
haya cursado o curse contra Roberto Ocampo García. A lo cual se recibió respuesta
que no se hallaron constancia alguna de que haya sido condenado a pena alguna.
Por todo lo expuesto y como no hay constancias o copias que demuestren delitos
cometidos después de la vigencia de la ley 48 de 1936, en concepto del suscrito el
señor Roberto Ocampo no está comprendido dentro de esta ley y ya que se
encuentra consagrado al trabajo y no ha tenido ninguna clase de detenciones,
condenas o sindicaciones por delitos contra la propiedad ajena.

resuelve:
Que dado por el momento no hay motivo para considerar comprendido dentro de la
ley 48 de 1936 al señor Roberto Ocampo y en consecuencia se ABSUELVE de los
cargos que en este sumario le resultan.

INDIVIDUOS IMPLICADOS:
 Roberto Ocampo (acusado)
 Manuel J. Pulgarín (dueño de la joyería)
 Jesús M. Tirado.
 Octavio Robledo Avendaño. (abogado defensor)
 Oliveiro Correa (sargento de policía)
 Ramón López y Luis Enrique Ortiz (agentes de policía)
Alcaldía municipal de Manizales:
 Eduardo Salazar C. (alcalde) y Carlos J. Hurtado M. (secretario)
Cárcel del distrito Judicial de Manizales:
 Alfredo Valencia. (director) y Arturo Orozco. (secretario)
Dirección general de la penitenciaría:
 Eduardo Ocampo H. (director) y Libardo López V. (secretario)
Juzgado segundo superior:
 Arturo Giraldo Upegui y Pablo E. Posada (secretario)
Juzgado tercero del circuito:
 Bernardo Arias Trujillo. Y Alfonso Castaño M. (secretario)
Juzgado cuarto del circuito:
 Román Hoyos Villa. (secretario)
Declarantes:
 Aureliano Aristizábal. (sub-jefe de la policía de seguridad de Manizales.)
 Tomas Cardona (agente de policía de seguridad de Manizales.)
 Daniel Ospina (agente de policía de seguridad de Manizales.)
 Arturo cuervo.
 José Gaviria.
 Alfonso Agudelo.
 Ramón Álvarez.
 Enrique Vargas.
 Pedro José Mejía.
 Juan de la Cruz Castro.

DESCRIPCIÓN ANTROPOMÉTRICA DEL ACUSADO:

Roberto Ocampo:

Edad: 34 años.
Cabello: liso, castaño, oscuro y abundante.
Barba: escasa afeitada.
Frente: entrante, alta y angosta.
Cejas: arqueadas, pobladas y separadas.
Párpados: normales.
Ojos: color verdes oscuros y medianos.
Orejas: triangulares, grandes y normales.
Lóbulo: separado.
Cutis: trigueño rosado.
Nariz: sinuosa grande.
Base: levantada.
Boca: mediana.
Labios: medianos.
Dentadura: mal estado le faltan dos dientes en la mandíbula superior.
Estatura: 1 metro con 60 centímetros.

2. Al remitirnos entre los años 1750 y 1820, encontramos una gran diferencia entre
el aparato judicial de esta época y el actual.
Conocida Colombia como la Nueva Granada, el aparato
no podemos decir que el aparato judial era malo sino que obedecia al contexto
hisorico de la época, donde se hablaba que unos poseian mas derechos que
otros…. y asi s como se tipificaron las reglas

algunas diferencias importantes entre el código penal actual y el establecido en


1890 en colombia
cod. 1890 cod. actual

El menor de siete años es excusable Los menores tienen sus propias


de la ley penal. reglamentaciones en el código de
infancia y adolecencia.

Se imponían penas por La responsabilidad subjetiva, es un


responsabilidad objetiva, es un derecho derecho penal de hecho.
penal de autor.

Penas como la de muerte eran Las penas de muerte fueron


aplicadas, el destierro y exilio eran prohibidas, y el destierro también.
aceptados

Los presos o reclusos no pueden elegir Los presos solo pueden ejercer su
ni ser elegido. derecho al voto.

Las penas prescribian en los tiempos La prescripción en todos los casos es


específicos dependiendo del tipo de superior a los cinco años, pero el juez
pena impuesta; ya sea corporal o determina en la sentencia el tiempo
incorporal. para la prescripción.

El preso con permiso del alcalde podía El preso tiene permiso de trabajar,
trabajar en obras públicas para rebajar enseñar dentro del establecimiento
la pena. carcelario.

De los agravantes nos llamó más la


atención el hecho de que, si una noticia
fuera alarmante o tuviera un efecto
alarmante en la sociedad, se le
agregaría la agravación de la pena.
Los dementes y otros son Los inimputables son merecedores de
considerados exonerados de la ley medidas de seguridad, no penas.
penal en calidad de inimputables. el aspecto más importante es la
posibilidad de ser condenado
agravadamente valiéndose de la
calidad de inimputable.

Criterios de determinación de la pena: Criterios de determinación de la pena:


Se utiliza la modalidad de grados para Se tienen circunstancias de mayor o
las conductas, 1 las más graves, 2 las de menor punibilidad.
de menor gravedad, 3 las leves.

La reincidencia se tenía en cuenta para La reincidencia no se castiga,


ejecutar la sentencia judicial. simplemente porque ya se cumplió la
pena impuesta, solo se tendrá en
cuenta esta situación de reincidencia
para argumentar la pérdida de
beneficios.

Los extranjeros que se alcen en armas Los extranjeros pueden negarse a


contra su país a favor de colombia y se participar en guerras contra sus países
traspasen en medio de la guerra serán de origen.
juzgados.

La piratería consistía en acciones en la piratería actual, obligó a estipular los


alta mar. delitos informáticos o piratería
informática.

Impedir la celebración de actos Obligar bajo presión o violencia la


religiosos era penalizado. interacción con actos religiosos es
considerado delito,contra la libertad de
cultos.
Quien hiciera reuniones o iniciara este tipo de protestas están reguladas
procesos de desobediencia civil a las y permitidas en la actualidad bajo
leyes o preceptos constitucionales, a parámetros de paz y buen
traves de la modalidad de sedición comportamiento ciudadano.
enfrentaría penas judiciales. Motines y
otros tenían penas diferenciadas.

El hecho de armar algún tipo de fuerza existe el delito de rebelión.


armada , cuadrillas o bandas de
malhechores era penalizado.

Allanar cárceles o homónimos para dar


libertad a presos.

Los médicos y boticarios, farmaceutas


que sin permiso realizaren dicho
trabajo serán vinculados a la ley penal.

El jefe de buque contagiado con plagas


o enfermedades que no conserve la
cuarentena, será responsable ante la
ley penal.

La falsificación de la moneda tenía muchas modalidades en el cod. Penal 1890,


en el actual solo se cuenta con un artículo que integra todos los parámetros del
c. p. 1890.

El uso de estampillas y sellos


nacionales falsificados, para dar
legitimidad a documentos falsos.

El que distorsionara pesos y medidas,


para perjudicar a 3ros.
El que se hiciera pasar por agente
gubernamental sin serlo.

Palabras , acciones, escritos, pinturas, Solo se castigan conductas que dañen


con relación a obscenidades se bienes jurídicos.
penalizan.
Ej: libros vulgares.

Alcahuetería, el que prestara su casa


para que abusen del cuerpo de alguna
mujer.

En relación a las personas que se El segundo matrimonio realizado por


casen dos veces, es decir individuos alguien ya casado, tiene solo
bigamios, y a sus testigos y demás consecuencias civiles
participes del acto se les sanciona
penalmente.

el amancebamiento. en la actualidad la unión libre no


parejas no casadas que se iban a vivir representa problemas penales.
en unión libre, esta actitud era
penalmente castigada.

….