Vous êtes sur la page 1sur 7

PLATOS TIPICOS

MUCHA GENTE VISITA CHINCHA PARA SABOREAR LOS DELICIOSOS PLATOS TIPICOS
CHINCHA ALTA:

Comidas Típicas
Tenemos :
- Seco de res o de carnero
- Carapulcra
- Sopa seca
- Chupe de pallares, de frijol, y otros potajes exquisitos

CHINCHA BAJA
Tenemos:
_ Chicharrones
_ Tamales
_ Pescado y Mariscos

GROCIO PRADO

PLATOS TÍPICOS
- Carapulcra.
- Sopa Seca.
- Seco con Frijoles.
- Arroz con Pato.
- Picadillo.
- Chupe de Pallares

SUNAMPE

EL CARMEN
Tenemos:
_ Seco de Gato
_ Chancaca
_ Zanguito

ALTO LARAN

PUEBLO NUEVO

TAMBO DE MORA

Preparan la rica carapulcra con sopa seca, arroz con pato, seco,
frijoles, pescado, sudado, escabeche, sudado, etc.

DISTRITO DE CHAVIN

Los Chavineros preparan sus comidas típicas en la época de cosecha, es


decir entre los meses de abril y mayo.

Mencionaré algunos platos típicos :


a. Pachamanca
b. Sajta
c. Patasca
d. Seco de Cabrito
a. Pachamanca

Preparada en la época de cosecha entre los meses de abril y mayo,


llevando como ingrediente : carne condimentada con culantro, ají
amarillo, ajo, comino y sal, también papa, habas y a veces choclo.

b. Sajta
Es un apetitivo plato preparo a base de trigo, habas, ocopa y carne
fresca. Se consume durante la siembra de papas que realiza entre los
meses de agosto, setiembre y octubre en este tiempo también se consume la
“Iquicha” o la papa partida, fracción que no se utiliza en el sembrío

c. Patasca
Más conocida como caldo de mote o mondongo, s uno de los más nutritivos y
exquisitos platos preparado a base de cabeza de carnero y res, esa comida
es extraordinariamente reconstituyente físico y mental llamado por
algunos pobladores “Levanta Muertos”.
Entre otras comidas encontramos olluquito con charqui, caldo de chuño,
caldo de morón o trigo, asado de charqui entre otros, carapulcra de
ocopa, entre otros.

Los Chavineros preparan sus comidas típicas en la época de cosecha, es


decir entre los meses de abril y mayo.

Mencionaré algunos platos típicos :


a. Pachamanca
b. Sajta
c. Patasca
d. Seco de Cabrito

a. Pachamanca

Preparada en la época de cosecha entre los meses de abril y mayo,


llevando como ingrediente : carne condimentada con culantro, ají
amarillo, ajo, comino y sal, también papa, habas y a veces choclo.

b. Sajta
Es un apetitivo plato preparo a base de trigo, habas, ocopa y carne
fresca. Se consume durante la siembra de papas que realiza entre los
meses de agosto, setiembre y octubre en este tiempo también se consume la
“Iquicha” o la papa partida, fracción que no se utiliza en el sembrío

c. Patasca
Más conocida como caldo de mote o mondongo, s uno de los más nutritivos y
exquisitos platos preparado a base de cabeza de carnero y res, esa comida
es extraordinariamente reconstituyente físico y mental llamado por
algunos pobladores “Levanta Muertos”.
Entre otras comidas encontramos olluquito con charqui, caldo de chuño,
caldo de morón o trigo, asado de charqui entre otros, carapulcra de
ocopa, entre otros.

SAN JUAN DE YANAC

SAN PEDRO DE HUACARPANA


EL CARMEN

5.1 RESEÑA HISTÓRICA

La casa San José fue creada por los Jesuitas. Esta


congregación la construyó con dos fines: servirles
como Casa – Hacienda y a la vez como monasterio.

En esta casa-hacienda podemos encontrar enumerables


características desde el tiempo dela cultura Chincha
hasta la aparición de los esclavos traídos por la
congregación.

La congregación de los Jesuitas, trajeron de España a


arquitectos y especialistas en materia de construcción
y por supuesto contaban con la mano de obra de los
esclavos.

También podemos mencionar; que años más tarde los


Jesuitas españoles fueron expulsados del Perú; porque
el estado se dio cuenta que le estaban robando oro que
habían sido dejado por la Cultura Chincha.

Luego de estos acontecimientos el Rey entrega la Casa


– Hacienda como dote o regalo de su matrimonio a Doña
Rosa Josepha con don Andrés de Salazar.

Es así como podemos mencionar diversas características


que nos han dejado desde la creación hasta la
conservación de la hoy Casa – Hacienda San José.
Presenta también una Iglesia del siglo XVIII de
fachada barroco que permaneció a la congregación de
los Jesuitas.

El proceso histórico de la hacienda San José se


caracterizó por conservar, en buen estado objetos, que
perteneció a la familia de Don Agustín de Salazar y
Muñatones como:

- Una tina de Bronce del año 1737 que fue hecha por
marcos mejía Mefelit (Español)
- Dos moledoras de Café
- Un juego de Comedor español

Se caracteriza por presentar un cuadro de cómo era la


casa anteriormente y de cómo celebraban su día
festivo. Este cuadro fue pintado por un esclavo en el
año 1834, está dedicado a su dueño Don Julio Carrillo.

También se caracteriza el Proceso Histórico por


conservar hasta la actualidad herramientas de herrería
que pertenecían a los esclavos para el trabajo de
campo.

Como por ejemplo:


- Fuelle.- Instrumento que sopla aire para vivar el
fuego. Se utilizaba para funfir o calentar el hierro.
- Marcador de ganado.- Herramienta que se calentaba y
se marcaba el ganado
- Marcador de esclavo.- Herramienta que se calentaba
para marcar a los esclavos

Se caracteriza también por conservar en un buen estado


los telares en cuadro en cuadro e instrumentos que
perteneció a la Cultura Chincha.

5.2 DATOS INFORMATIVOS


5.2.1 Causas del proceso histórico de la Hacienda San
José

PRIMERA CAUSA.- La hacienda San José fue pasando de


mano en mano. Es decir perteneció a los Jesuitas y
después de la expulsión quedó en manos de Doña Rosa
Josepha de Muñatones y Aguado con Don Andrés de
Salazar que recibieron como dote o regalo de su
matrimonio, la casa hacienda con su iglesia y tierras
de pan llevar.

SEGUNDA CAUSA: Causa que la hacienda san José iba


progresando en el cultivo de la caña de azúcar donde
elaboraban dos productos mas cotizados de la época:
Azúcar y miel.

TERCERA CAUSA: Que en 1735 Doña Rosa Josepha le vendió


la Hacienda a su hijo Don Agustín de Salazar y
Muñatones, donde recibe el título Honorífico de Conde
de Monte Mar o Conde de Monte Blanco. Sobre lo cual
fundó el Mayorazgo que haría que San José se
perteneciera por más de un siglo en manos de la misma
familia.

CUARTA CAUSA: En 1764 otra Alianza matrimonial la


fortaleció. La hija de Don Agustín llamada Rosa
Salazar Gaviño contrajo matrimonio con don Fernando
Carrillo de albernoz y Bravo Lagunas. Juntos
adquirieron la Hacienda San Regis, que había
pertenecido a los jesuitas. Unidas San José y San
Regis conformaban una de las propiedades más ricas de
Chincha. Casi mil esclavos trabajaban la caña y el
Algodón. De aquella época de la esclavitud (1811) data
el caserío El Carmen, que fue uno de los lugares donde
se escondían los esclavos porque huían de los malos
tratos que recibían en las haciendas.

QUINTA CAUSA: En 1821, siendo dueño de las haciendas


San José y San Regis el hijo de Fernando y Rosa,
Fernando Carrillo de Albernoz y Salazar, 1er Conde de
Monte Blanco, el Valle de Chincha se conmocionó cuando
desembarco el General Don José de San Martín con sus
tropas en Pisco. Mientras algunos esclavos abandonaban
las haciendas para unirse al libertador, Fernando
Carrillo de Albornoz y Salazar huyó a España con dos
de sus hijos. (Fernando y Pedro) dejando en total
abandono a su empresa Petronila y a su José su menor
hijo.

SEXTA CAUSA: Lentamente San José se recuperó de los


avatares de la Independencia. En 1854 la esclavitud
había sido abolida en el Perú por Don Ramón Castilla,
pero muchos esclavos seguían trabajando en las
haciendas. Aunque el mayorazgo ya no existía Fernando
y Petronila se casó con Catalina del Valle y Osma
tomando de nuevo la propiedad aportando una
adquisición importante, trayendo directamente de
Europa un tractor a vapor.

SÉPTIMA CAUSA: El último heredero de los Carrillo del


Albornoz hijo de Fernando y Catalina llamado Julio
Carrillo de Albornoz y Mendoza fue asesinado por los
esclavos, a los 25 años de edad en la escalera
principal de la Hacienda, un 25 de Diciembre de 1879.
poco después de su muerte la hacienda fue vendida por
su viuda Catalina Del Valle Y Osma a Roberto
Bustamante Leguía hermano del Presidente de aquel
entonces, este a su vez la vendió a Munuela Eguren
viuda de Cilloniz en 1913.

OCTAVO CASO: En 1960 dada ya la ley de Reforma Agraria


en el 1er gobierno de Belaúnde de realizó una
repartición de las tierras entre sus hijos. Es así
como paso a manos de uno de sus hijos Don Julio
Cilloniz Eguren, este a su vez la dividió entre sus
cuatro hijos (Julio, Augusto, Germán y Amelia Cilloniz
Garfias), incluyendo a 150 hectareas para cada uno.

En 1968 falleció Augusto Cilloniz garfias y su viuda


Ángela Benavides de la Quintana le compró a sus
cuñadas la Casa Hacienda San José, siendo dueña hasta
hoy día.
NOVENA CAUSA: En 1970 la Casa Hacienda San José fue
declarada Patrimonio Cultural, pero la propietaria
manifiesta que el estado, ni la provincia no hacen
nada por mantenerla al cuidado, ya que se sabe que la
señora Ángela Benavides viuda de Cilloniz es la dueña
de dicha Hacienda

5.2.2 Referencia histórica de la hacienda San José


desde el inicio del Siglo XVII

Hacia inicios del siglo XVII, cuando la Compañía de


Jesús (La Congregación de los Jesuitas) se establece
en Chincha en 1988, se inicia la construcción de la
hoy Casa – Hacienda San José. Sin embargo; cuando en
1767 fueron expulsados los Jesuitas Españoles del
Perú. Es así como Don Agustín Salazar y Muñatones fue
agraciado por el Rey con el TÍTULO DE Conde de
Monteblanco y junto a este nombramiento recibe en
adjudicación las tierras que había pertenecido a la
congregación.

Luego llegaría a España José Cilloniz para poner la


primera fábrica de tabaco, quien al poco tiempo,
decidió comprar estas tierras chinchanas y radicarse
definitivamente en el Perú .

Un cambio polvoriento y un portón viejo y grande


siguen siendo la antesala de la Hacienda, todavía
están allí algunos carretas que sirvieron para el
trabajo de la tierra, y los patios que bordean la casa
se cubren aún de bunganvillas rojas. A un lado está la
iglesia y en alto se encentra la Casa – Hacienda,
precedida por una galería de arcos.

En el patio interior podemos ver una tina de bronce de


1737 y dos fuelles con el que se alimentaba la fragua,
viejos arados de yunta y tiros de mula. En el interior
de la pequeña iglesia, de fachada barroca del siglo
XVIII, destaca un hermoso altar tallado en madera fina
y por fuera se perfila, en una de las torres, una
antigua campana.

La Casa – Hacienda es una construcción vieja amplia y


preminente. Posee muchas habitaciones oscuras y un
gran patio central. En la parte baja hay cuartos
oscuros que terminan configurando un crecido y
laberíntico sótano, hacia el lado exterior no está de
más visitar el lugar donde se castigaban a los
esclavos. Todavía se conserva el CEPO. Donde los
negros sancionados tenían que permanecer con los
tobillos engrillados o las manos esposadas. Es un
habitación oscura y poco ventilada.

Cuentan los lugareños que entre la Casa – Hacienda y


la Iglesia existe un misterioso pasaje subterráneo que
se comunicaba con otras haciendas y llegaba hasta la
playa de Tambo de Mora. Todavía se puede encontrar en
él huesos humanas. Sobre tales Catacumbas se ha tejido
muchas historias hay quienes que estos corredores
servían para unir San José con el Templo de Tambo de
Mora.