Vous êtes sur la page 1sur 7

CICLO DE CARNOT

Fuente.- es toda parte de un sistema capaz de entregar o recibir calor sin alterar su temperatura. En
términos de las cantidades normales de energía que pueden manejar los procesos industriales, la
atmósfera se comporta como una fuente. Un lago, un río, el mar (capaces de recibir grandes
cantidades de agua caliente sin que ello afecte su temperatura) son fuentes.

Ciclo: ya dijimos que cuando un sistema experimenta


una serie de evoluciones que lo devuelven al estado de
partida se dice que ha recorrido un ciclo.

Podemos pensar que la evolución se realiza en dos


pasos, primero desde A hacia B y luego desde B hacia
A.

En la primera evolución el trabajo realizado es WA→B


que es la integral ∫P dV en la curva A→B, y es positivo porque la curva progresa en el sentido
positivo de V.
B
W A → B =∫ PdV > 0
A

En la segunda parte del ciclo el trabajo realizado por el sistema es negativo porque los Δ V tienen
signos negativos en toda la evolución.
A
W B → A =∫ PdV < 0
B

El trabajo neto realizado por el ciclo será la suma de ambos trabajos:

W N =W A → B +W B → A

Cuando el ciclo (cualquiera sea su forma) se recorre en el sentido de las agujas del reloj el trabajo
neto realizado por el ciclo es positivo; cuando se recorre en sentido antihorario el trabajo neto es
negativo. Dicho en otros términos, si el ciclo se recorre en sentido horario opera como motor, y si se
recorre en sentido antihorario opera como compresor, como máquina frigorífica o, en general, como
cualquier sistema que consume trabajo externo.
El ciclo de Carnot reversible es un ciclo ideal que
teóricamente se puede realizar con cualquier
sustancia de trabajo. Para nuestros fines
supondremos que la sustancia que utilizamos es un
gas ideal.

Consta de cuatro evoluciones: dos evoluciones


isotérmicas y dos adiabáticas. Si el ciclo comienza
en 1 y se recorre en el sentido horario, primero hay una expansión isotérmica hasta 2. Durante el
curso de la misma, hay ingreso de calor Q1 equivalente al trabajo de expansión y a la variación de
energía interna. Pero si se opera con un gas ideal esta última es cero, porque a temperatura
constante para gases ideales dU = 0. De 2 a 3 hay una expansión adiabática, o sea que el trabajo
producido por la expansión del gas proviene de la disminución de energía interna ya que no hay
intercambio de calor. De 3 a 4 hay una compresión isotérmica durante la cual sale del sistema calor
Q2, equivalente al trabajo consumido en esta etapa, ya que con un gas ideal en evolución isotérmica
dU = 0. Finalmente, de 4 a 1 hay una compresión adiabática que consume trabajo, el cual se emplea
en aumentar la energía interna del sistema hasta devolverla al valor de partida. O sea que de 4 a 1 el
sistema recupera la energía interna que había perdido en la etapa 2 a 3, porque en las etapas 1 a 2 y
3 a 4 no experimenta variación de U. Tal como está operando el ciclo en el croquis lo hace como
motor, o sea produciendo trabajo. El trabajo neto es positivo y equivale al área encerrada por el
ciclo. Como el único calor que intercambia con el medio es Q1 y Q2, el trabajo neto es
evidentemente: W =Q 1−Q2

Esto se deduce del Primer Principio, asumiendo régimen estable.

Aquí Q1 y Q2 representan la magnitud, en valor absoluto, sin tener en cuenta el signo. En rigor de
verdad, de acuerdo a la convención de signos establecida Q2 es negativo, porque sale del sistema.
En lo sucesivo nos referiremos a Q2 por su valor absoluto.

Como el ciclo de Carnot es reversible, si invertimos el sentido con que se producen las evoluciones
también se invierte el signo de los flujos de energía. De tal modo obtenemos un ciclo frigorífico.

A menudo usaremos esquemas como el siguiente que muestran el sistema y las fuentes con las que
se encuentra en contacto.
El

esquema que tenemos aquí es válido no solo para una máquina de Carnot sino para cualquier
máquina térmica que opera como motor ya que los motores siempre funcionan entre dos fuentes. La
fuente cálida es la cámara de combustión, en la que se obtiene calor Q1 en forma directa cuando la
energía se obtiene de un combustible fósil o nuclear, o mediante un intercambiador de calor cuando
tiene otro origen (energía solar, geotérmica). La fuente fría generalmente es la atmósfera, o un
medio refrigerante como un intercambiador de calor con agua. Al invertir el ciclo de Carnot
tenemos una máquina frigorífica, que operando en sentido antihorario toma calor de la fuente fría,
entrega calor a la fuente cálida y consume trabajo en el proceso.

PRINCIPIOS DE CARNOT

La segunda ley de la termodinámica restringe la operación de dispositivos cíclicos según se expresa


mediante los enunciados de Kelvin-Planck y Clausius.

Una máquina térmica no puede operar intercambiando calor con un solo depósito, y un refrigerador
no puede funcionar sin una entrada neta de energía de una fuente externa.

Se pueden obtener valiosas conclusiones a partir de estos enunciados; dos de éstas son sobre la
eficiencia térmica de máquinas reversibles e irreversibles (es decir, reales) y se conocen como
principios de Carnot, los cuales se expresan como:
1. La eficiencia de una máquina térmica irreversible es siempre menor que la eficiencia de una
máquina reversible que opera entre los mismos dos depósitos.

2. Las eficiencias de las máquinas térmicas reversibles que operan entre los mismos dos depósitos
son las mismas.

Estos dos enunciados se pueden comprobar mediante la demostración de que la violación de


cualquiera de éstos da como resultado la violación de la segunda ley de la termodinámica.

Para comprobar el primer enunciado, considere dos máquinas térmicas que operan entre los mismos
depósitos, una es reversible y la otra irreversible. Después a cada máquina se le suministra la misma
cantidad de calor QH. La cantidad de trabajo producida por la máquina térmica reversible es Wrev,
y la que produce la irreversible es Wirrev.

El primer principio de Carnot, se supone que la máquina térmica irreversible es más eficiente que la
reversible (es decir, ηter,irrev > ηter,rev), por lo tanto entrega más trabajo que la reversible. Ahora se
invierte la máquina térmica reversible y opera como refrigerador, el cual recibirá una entrada de
trabajo de Wrev y rechazará calor hacia el depósito de alta temperatura. Como el refrigerador está
rechazando calor en la cantidad de QH hacia el depósito de temperatura alta y la máquina térmica
irreversible está recibiendo la misma cantidad de calor desde este depósito, el intercambio de calor
neto para este depósito es cero. Así, éste se podría eliminar si la descarga QH del refrigerador va
directamente a la máquina térmica irreversible.

Ahora, si se consideran juntos el refrigerador y la máquina irreversible, se tiene una máquina que
produce un trabajo neto en la cantidad de Wirrev – Wrev mientras intercambia calor con un solo
depósito, lo cual viola el enunciado de Kelvin-Planck de la segunda ley. Por lo tanto, la suposición
inicial de que ηter,irrev > ηter,rev es incorrecta. Entonces, se concluye que ninguna máquina térmica
puede ser más eficiente que una máquina térmica reversible que opera entre los mismos depósitos.
También es posible comprobar de manera similar el segundo principio de Carnot. Esta vez, se
reemplaza la máquina irreversible por otra reversible que es más eficiente, por lo tanto entrega más
trabajo que la primera máquina reversible. Siguiendo el mismo razonamiento, se tiene al final una
máquina que produce una cantidad neta de trabajo mientras se intercambia calor con un solo
depósito, lo cual viola la segunda ley. Así, se concluye que ninguna máquina térmica reversible
puede ser más eficiente que otra que opera entre los mismos dos depósitos, sin importar cómo se
completa el ciclo o la clase de fluido utilizado.

LA MÁQUINA TÉRMICA DE CARNOT


La hipotética máquina térmica que opera en el ciclo reversible de Carnot se llama máquina
térmica de Carnot. La eficiencia térmica de cualquier máquina térmica, reversible o irreversible,
se determina mediante la ecuación como:

QL
ηter =1−
QH

donde QH es el calor transferido hacia la máquina térmica desde un depósito a temperatura alta a
TH, y QL es el calor rechazado hacia un depósito de temperatura baja a TL. Para máquinas térmicas
reversibles, la relación de transferencia de calor en la relación anterior se puede reemplazar por la
de temperaturas absolutas de los dos depósitos, según la expresión de la ecuación 6-16.

Entonces la eficiencia de una máquina de Carnot, o de cualquier máquina térmica reversible, se


convierte en:

TL
ηter , rev=1−
TH

Esta relación se denomina eficiencia de Carnot porque la máquina térmica de Carnot es la máquina
reversible mejor conocida. Ésta es la eficiencia máxima que puede tener una máquina térmica que
opera entre los dos depósitos de energía térmica a temperaturas TL y TH . Todas las máquinas
térmicas irreversibles (es decir, reales) que operan entre estos límites de temperatura ( TL y TH)
tienen eficiencias menores. Una máquina térmica real no puede alcanzar esta máxima eficiencia
teórica porque es imposible eliminar por completo las irreversibilidades relacionadas con el ciclo
real.

Observe que TL y TH en la ecuación 6-18 son temperaturas absolutas. Si se utiliza °C o °F para las
temperaturas en esta relación se obtienen resultados con mucho error.

Las eficiencias térmicas de las máquinas térmicas reales y reversibles que operan entre los mismos
límites de temperatura se comparan (Fig.
La mayor parte de los dispositivos que producen trabajo
(máquinas térmicas) utilizados en la actualidad tienen
eficiencias menores a 40 por ciento, lo cual parece bajo en
comparación con el 100 por ciento. Sin embargo, cuando se
evalúa el desempeño de las máquinas térmicas reales, las
eficiencias no deben compararse con el 100 por ciento, sino
con la eficiencia de una máquina térmica reversible que opera
entre los mismos límites de temperatura, porque éste es el
límite superior teórico para la eficiencia, no el 100 por ciento.

Demostración del enunciado de Carnot

Sabemos que el calor intercambiado


en una evolución isotérmica es:

V2
Q 1=nR ' Tln
V1

V3
Q2=nR ' Tln
V4

El rendimiento de la máquina de
Carnot es:

Q2
ηc =1−
Q1

De la ecuación adiabática se aplica las evoluciones 2→3 y 4→1:


γ−1 1
T2 V2 V 2 T2
T 2 V γ3−1=T 1 V γ2−1 → ( )
=
T1 V1
→ ( )
=
V 3 T1
γ−1

γ −1 1
T2 V1 V 1 T2
γ −1 γ −1
T 1 V 1 =T 2 V 4 → ( )
=
T1 V4
→ ( )
=
V 4 T1
γ−1
V3
nR ' Tln
V 2 V 1 V 2 V 3 Q2 V 4 T2
= → = → = =
V 3 V 4 V 1 V 4 Q1 V 2 T1
nR ' Tln
V1

En consecuencia:

Q2 T 2 T 1−T 2
ηC =1− =1− =
Q1 T1 T1