Vous êtes sur la page 1sur 11

TITULO: CAUSAS SOCIO CULTURALES QUE GENERAN LA VIOLENCIA Y

FEMINICIDIO HACIA LA MUJER EN LOS ÚLTIMOS AÑOS EN LA CIUDAD DE


CAJAMARCA

BENAVIDES IDROGO OSCAR FERNANDO


RESUMEN: El propósito de este artículo es reflexionar sobre el feminicidio, considerado
como un delito que ocurre por razones de género. Ofrece un análisis feminista para
comprender las dimensiones conceptuales del tipo penal y las causas que generan la
violencia y femenicidio; incluye los principales argumentos conducentes a su penalización
en países de América Latina; examina diferentes aspectos defendidos por feministas y
activistas del movimiento de mujeres; tiene en cuenta la existencia de algunas reacciones
desencadenadas por la idea de una tipificación género-específica; y señala la estructura
general del delito. El feminicidio muestra el real contexto de violencia y discriminación
hacia la mujer; de este modo se convierte en uno de los principales problemas sociales que
tenemos que enfrentar, pues es evidente que las construcciones sociales de nuestra sociedad
toleran la violencia basada en la discriminación de género
Palabras caves: Femenicidio, Violencia De Género, Discriminación

INTRODUCCION

La violencia ejercida contra las mujeres un problema que obedece a estructuras jerárquicas
patriarcales que reproducen una cultura donde las mujeres son vistas como objetos
desechables y maltratables.

Prueba de ello es que las múltiples violaciones a los derechos de las mujeres se desarrollan
tanto en tiempos de paz como en tiempos de conflicto armado; respondiendo a diferentes
contextos pero a imaginarios culturales similares que limitan y atentan contra la libertad
femenina y el desarrollo de sus capacidades. Con ello se evidencia que las mujeres se enfrentan
a la discriminación del Estado, de sus familias y de la comunidad en general. Se proponen
visibilizar la situación actual de esta violencia mediante un reporte de casos de feminicidios
identificados en dos medios de comunicación, entre los años2003 y 2005.

Nuestro país no es ajeno a los casos de feminicidio en la región. En este sentido, entre febrero
del año 2003 y septiembre del año 2005, se han reportado 265 casos de crímenes contra
mujeres. Es decir, un promedio mensual de ocho mujeres asesinadas. El feminicidio es una
categoría que debe abordarse como la forma más extrema e irreparable de violencia directa
hacia las mujeres. Es un problema social, económico, político, cultural y también del Estado.
El feminicidio se está posicionando como una categoría de análisis que conduce a evidenciarla
especificidad de los asesinatos a las mujeres por razones de género. Dichos crímenes
responden a un clima social de discriminación y violencia contra la mujer, que se sostiene en
una sociedad que aún tolera el lenguaje violento hacia todo lo femenino y una cultura donde
históricamente se desarrollan prácticas sociales que atentan contra la libertad, la salud, la
integridad y finalmente contra la vida de las mujeres. El feminicidio es un crimen que debe
ser atendido por el Estado. No tiene actores ni coyunturas únicas, ni tampoco existe un perfil
único de víctimas; en consecuencia, cualquier mujer puede ser agredida hasta ocasionarle la
muerte. Por otra parte, los autores de los crímenes no responden a una particularidad; es
decir, que pueden ser realizados por personas conocidas o vinculados con las víctimas
(familiar, sentimental o amicalmente), así como del entorno laboral o de estudios; además
de ex convivientes o ex cónyuges, o desconocidos.

El feminicidio en el Perú se caracteriza por presentar un antecedente de violencia familiar o


violencia entre la pareja. Muchas de ellas acudieron en busca de apoyo a diferentes
instituciones del Estado, pero no recibieron respuesta adecuada, rápida y eficaz a pesar
detenerlas potestades para actuar. Esto nos confirma que el Estado aún no es capaz de
proteger apropiadamente a las mujeres, ya que el sistema judicial no responde con eficacia a
sus demandas, exponiéndolas a las represalias de sus agresores quienes luego provocan su
muerte. Ello evidencia también que el hogar identificado por muchas mujeres como seguro
en realidad no lo es, dado que éste es uno de los principales espacios donde las mujeres son
victimadas por sus agresores. Si bien el Estado peruano ha desarrollado normas y estrategias
para garantizarla atención y protección a las víctimas, éstas a su vez presentan serias
deficiencias y vacíos. En tal sentido, se exige al Estado una debida diligencia para tratar los
casos de feminicidio como materia específica, para hacerlo visible y lograr sanciones efectivas
para los agresores. El presente artículo tiene como objetivo Identificar cuáles son las causas
socios culturales que generan la violencia y feminicidio hacia la mujer en los últimos años
en la ciudad de Cajamarca, enfoque cuantitativo. y una hipótesis: Las causas socio
culturales que generan la violencia y feminicidio en la ciudad de Cajamarca es la baja
educación de la población, también presenta un método Inductivo, Método Deductivo

1. VIOLENCIA Y FEMINICIDIO HACIA LA MUJER

LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Perspectiva General

El término “feminicidio” viene de “femicide”, cuyas traducciones“femicidio”, que es


el homólogo a homicidio de mujeres. Se ha preferido en la voz castellana denominara
esta nueva categoría de estudio feminicidio, dentro de la cual se pueden abarcar las
especificaciones de esta clase de crímenes contra las mujeres.(Radford 1992)

“El feminicidio es el genocidio contra las mujeres y sucede cuando las condiciones
históricas generan prácticas sociales que permiten atentados contra la integridad, la
salud, las libertades y la vida de las mujeres. En el feminicidio concurren en tiempo y
espacio, daños contra mujeres realizados por conocidos y desconocidos, por violentos,
violadores y asesinos individuales y grupales, ocasionales o profesionales, que
conducen a la muerte cruel de algunas de las víctimas. No todos los crímenes son
concertados o realizados por asesinos seriales, los hay seriales e individuales,
algunos son cometidos por conocidos„ parejas, parientes, novios, esposos,
acompañantes, familiares, visitas, colegas y compañeros de trabajo; también son
perpetrados por desconocidos y anónimos, y por grupos mafiosos de delincuentes
ligados a modos de vida violentos y criminales”.

El problema es multidimensional, por lo tanto hacemos una aproximación al


feminicidio identificándolo como el crimen directamente ejercido contra la vida de las
mujeres por su condición de mujer. Desde el movimiento de mujeres, es un término
que está buscando un lugar en el discurso criminalístico; a su vez, pretende visualizar
una situación de violencia sistemática y silenciada durante muchos siglos por la
indiferencia y tolerancia social. El feminicidio es una categoría que debe abordarse
como la forma más extrema e irreparable de violencia directa hacia las mujeres y como
una alternativa a la neutralidad del término homicidio, visibilizando un trasfondo no
reconocido: la misoginia en la muerte diaria de mujeres. Es un problema social,
económico, político y cultural; es un problema de Estado y de la sociedad en su conjunto.

SITUACION DE VIOLENCIA EN EL PERU

Según los datos de la Oficina de Planificación y Estadística de la VII Dirección Territorial


Provincial (DIRTEPOL) de la Policía Nacional del Perú (PNP), en el año 2002 se registraron
36.841 denuncias por maltratos físicos y psicológicos ante la PNP en Lima Metropolitana y
en el Callao. En el año 2003 la cifra se incrementó a 38.336 denuncias, lo que evidencia aún
más este problema. En relación al año 2004, la cifra a nivel de la VII Región–Lima de la
PNP se incrementó a 41.567denuncias.

A nivel nacional se estima que ocho de cada 10 casos de abuso sexual tienen como agresora
un miembro del entorno familiar de la víctima y seis de cada 10 embarazos en niñas de 11 a
14 años de edad son producto del incesto o violación. Asimismo, en el año2000, el 41% de
las mujeres alguna vez unidas fueron agredidas físicamente por su esposo y el28% por otros.
Respecto a la frecuencia de la violencia, un 83% indicó que esta se daba algunas veces y un
16% frecuentemente.

Según los datos reportados, el 94% de denuncias fueron realizadas por mujeres. Del total de
personas que denunciaron violencia familiar en el año 2004,8.329 de ellas manifestaron que
el principal motivo es el problema conyugal. En tanto, que 5.167 lo atribuye al problema
económico que atraviesa el hogar. Con la última afirmación se evidencia que las personas
que denuncian otorgan el motivo a factores externos; sin embargo, 4.245 afirman que no
identifican ningún motivo frente a la violencia de la cual fueron víctimas.

De otro lado, según el Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (2003) el


número de mujeres muertas y desaparecidas ascendió a 13.856 durante el conflicto armado
interno (1980-2000).El 98% de víctimas de violación sexual fueron mujeres, con mayor
incidencia en aquellas que tenían entre 10 y 29 años.
La violación sexual no fue el único acto violento contra las mujeres, dicho informe señala
que las mujeres fueron también victimas de embarazos no deseados, abortos forzados y
esclavitud sexual. A ello hay que sumar que la mayoría de mujeres muertas sufrió
previamente de algún tipo de violencia sexual.

Existencifras que nos revelan que el cuerpo de las mujeres se convirtió en un campo más de
dominio y pugna del poder existente. El 83% de los casos de violación fueron perpetrados
por agentes del Estado y alrededor del 11% correspondió a grupos subversivos; ambos tenían
el mismo fin: castigar, intimidar, humillar y expresar poder mediante el uso del cuerpo de las
mujeres.

Por otro lado, durante el año 2008desaparecieron 11.875 personas, de las cuales el 55%
fueron mujeres, según la Fundación de Peruanos Desaparecidos. La mayoría de
desapariciones ocurren en las zonas rurales pobres o en lugares periféricos de las ciudades.
Sólo en la ciudad de Lima el número de desapariciones ascendió a 2372, siendo el 60%
mujeres. Se presume que la desaparición de estas mujeres podría responder al incremento de
la trata y el tráfico de mujeres en nuestro país.

LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER COMO UN TEMA CENTRAL

La violencia contra la mujer es un tema de preocupación mundial y actualmente es una


pandemia mundial que restringe a las mujeres, vulnera su salud y atenta contra sus vidas
medrando el desarrollo de una sociedad inclusiva y democrática.

Son las Naciones Unidas quienes afirman que esta situación debe considerarse como una
epidemia mundial y, por lo tanto, debe atenderse como una emergencia de salud pública
pues es la mayor causa de muerte y discapacidad de las mujeres, especialmente de aquellas
que tienen entre 16 y 44 años. Una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido algún tipo
de violencia sexual o algún otro tipo de abuso, perpetrado generalmente por una persona
allegada a ella.

Según la OMS, América Latina es la segunda región con los índices más altos de muertes
de mujeres por violencia tanto en el ámbito rural como en el urbano mientras que alrededor
de la mitad de las muertes de las mujeres en el mundo es responsabilidad de sus esposos,
cónyuges, novios, convivientes, ex convivientes y enamorados. América Latina aún
mantiene un alto índice de violencia contra la mujer. Existe un gran número de casos de
feminicidioen la región, por lo que la situación en Perú no es un ejemplo aislado. Hay
naciones donde el incremento de los crímenes de mujeres por razones de género alcanza
cifras impactantes, pero no por ello el tema en nuestro país menos grave. Se requiere dar
una mirada a la situación del feminicidioen la región para observar la ubicación del Perú así
como los riesgos de no atender adecuadamente y de manera integral esta situación.

En varios casos de homicidio de mujeres hay indicios de que las víctimas fueron violadas
sometidas a alguna otra forma de violencia sexual antes de morir. Los tribunales
internacionales de derechos humanos y los tribunal es penal es internacionales han
determinado que el dolor y el sufrimiento infligidos por la violación coinciden con la
definición de la tortura.

FEMINICIDIO EN EL PERÚ

En los diarios de circulación local y nacional podemos observar noticias relacionadas al


aumento de la violencia en nuestra sociedad, reportándose también casos de crímenes a
mujeres. Su incremento y características, así como la permanencia de altos índices de
violencia contra la mujer llevaron a Amnistía Internacional Sección Peruana y al CMP , a
plantearse la necesidad de abordar el problema conociéndolo en su real magnitud, mediante
la elaboración de una base de datos que nos permita una primera aproximación empírica a
la situación.

La investigación se ha llevado a cabo desde febrero del año 2003 y se ha mantenido constante
hasta el momento. Las fuentes de investigación han sido dos diarios importantes a nivel
nacional y local: “La República” y “ Ajá ”. Estas fuentes fueron elegidas teniendo en cuenta
criterios tales como la cobertura, la forma de abordar la noticia y su grado de detalle.

En lo referido al primer punto, ambos medios de comunicación tienen una importante


cobertura de ámbito nacional y local, respectivamente, llegando a distintos sectores de
población. Asimismo, el tratamiento noticioso es diferente, lo que nos permite corroborar
los datos mediante la comparación de la información en uno y otro caso. Finalmente, se
combinan en estos dos diarios datos específicos y extensos así, “La República” tiene la
característica de darle un seguimiento detallado a la noticia, mientras que “Aja” aborda el
hecho de manera sensacionalista, exaltando los detalles de las mismas y con un lenguaje que
discrimina a la mujer y que representa a un sector de la prensa amarillista en nuestra
sociedad.

Un primer avance de esta labor revela que durante el periodo comprendido entre febrero de
2003 y septiembre de 2005 se han registrado 265 mujeres víctimas de feminicidioen nuestro
país. Esta cifra podría ser mayor, si pensamos en los casos que la prensa puede desconocer o
que no son denunciados ante las autoridades, sobre todo en las provincias y pueblos del
interior del Perú.

Un mayor detalle en esta información muestra que en 2003 se registraron 124 víctimas de
feminicidioen nuestro país, mientras que el año siguiente ocurrieron 100 asesinatos de
mujeres. En el periodo comprendido entre enero y el primero de septiembre de 2005se
reportaron 41 casos de feminicidio.

Además, algunas afectadas quedaron en estado grave luego de la agresión.

En base a los datos de los tres años y al realizar una estimación de los casos de feminicidio se
evidencia que al menos ocho mujeres al mes estarían siendo asesinadas, en promedio.

El feminicidio es un término que intenta inscribirse en el discurso criminalístico para


evidenciar acciones humanas cuyos móviles responden a una racionalidad colectiva que
discrimina y valora a la mujer como objeto de “uso” y “abuso”; y no como sujeto semejante
y digno de ejercer sus derechos.

En nuestra legislación penal existen una serie de tipos penal es en los cuales se contempla y
caracteriza los atentados contra la vida de las personas; en este sentido, los casos de
feminicidios podrían inscribirse en los siguientes tipos:

· HOMICIDIO SIMPLE (Art.106 del CP).Se configura este delito cuando alguien mata a
otra persona, tiene por tanto que existir dolo o intención por parte del agresor de causarla
muerte de la víctima. Tiene una pena privativa de libertad no menor de seis ni mayor de 20
años.
· PARRICIDIO (Art.107ºdel CP).- Se configura cuando el agresor sabe que está matando a su
ascendiente, descendiente, natural o adoptivo, o su cónyuge o concubino. Se sanciona con
pena privativa de libertad no menor de quince años.

HOMICIO CALIFICADO - ASESINATO (Art.108 del CP).-Es aquel homicidio que se da


dentro de cualquiera de las siguientes circunstancias:

1. Por ferocidad, por lucro o por placer.


2. Para facilitar u ocultar otro delito.
3. Con gran crueldad o alevosía, lo que implica actuar sobre seguro para producir un daño.
4. Por fuego, explosión, veneno o por cualquier otro medio capaz de poner en peligro la
vida o salud de otras personas.

Todas tienen una pena privativa de libertad no menor de 15 años.

HOMICIDIO POR EMOCIÓN VIOLENTA (Art.109 del CP).-En este caso, el que mata lo
hace porque se encuentra bajo el imperio de una emoción vio- lenta que las circunstancias
hacen excusable. Tiene una pena privativa de libertad, no menor de tres ni mayor de cinco
años. Existe una agravante que se da cuando concurre el parricidio, teniendo entonces pena
privativa de libertad no menor de cinco ni mayor de 10 años.

· HOMICIDIO CULPOSO (Art.111 del CP ).- Es aquel homicidio en el cual no existe


intención de matar; sin embargo, por culpa o negligencia se ocasiona la muerte de una
persona. Tiene una pena privativa de libertad no mayor de dos años o con prestación de
servicio comunitario. Existe una agravante cuando son varias las víctimas del
mismo hecho o cuando el delito es resultado de la inobservancia de reglas técnicas de
profesión, de ocupación o industria; en este caso, la pena privativa de libertad serán o
menor de dos años ni mayor de seis años e inhabilitación para el ejercicio de la profesión.

Obstáculos en la penalización y correcta sanción de los crímenes contra las mujeres: se


denomina do homicidio por emoción violenta
Como se ha señalado anteriormente, el artículo 109 del Código Penal peruano contempla el
tipo penal “Homicidio por emoción violenta”.

ANALIZANDO EL FEMINICIDIO

El feminicidio se constituye como un crimen de características específicas. No tiene actores


ni coyunturas determinadas estrictamente; es decir, que no existe un perfil único de víctima.
Todas las mujeres, sin importar edad ni nivel socioeconómico, están expuestas a esta
violencia; la cual se inscribe en un contexto cultural de discriminación y violencia contra la
mujer.

Sin embargo, los datos señalan un mayor riesgo en mujeres en edad reproductiva. El 58% de
víctimas se encontraba entre los 17 y 34 años de edad. En tanto que el 17% tiene entre 35 y
52 años, mientras que un 10% está entre los 53 y 70 años de edad.

2. LISTA DE REFERENCIAS

Bailone, Matias. Sobre Homicidios Atenuados.

Christensen, F. M. 1994. Invitaciòn a la violencia: La evidencia . En Debate Feminista.

Guatemala. 2005.Ni protecciòn ni Justicia. Guatemala

Julia, Monarrez Fragoso. 1993.Feminicidio Sexual. Lima.

Londres. 2005.El efecto de las armas en la vida de las mujeres.

Marcela, Lagarde y de los Rios. Por la Vida y la Libertad de las Mujeres. 2004.Mexico.

Max, Weber. 1997.Economia y Sociedad. Mexico.

Miguel, Guezmes Ana Palomino Nancy Ramos. 2002. Violencia Sexual y Fisica contra las
mujeres en el Perù.Flora Tristan.

Radford, Diana Russe y Jill. 1992.Feminnicide The politics of womenkilling.


Rafael, Montesinos. 2002.La crisis de las identidades.

Rita, Laura Segato. 2004.Territorio Soberania y Crìmen es de Segundo Estado. Brasil.

Teresita, Debarbieri M. 1996.Certezas y Malos Entendidos sobre la Categorìa Gènero.


Europea.

Thomas, Berger Peter y Luckmman. 1986.La construcciòn social de la realidad . Buenos


Aires.

-Franco, C. (Abril, 2012). Informe Feminicidio en el Perú. EN, Revista PUNTOEDU -


PUCP. Lima.

-Ministerio Público. (2011). El Registro de Feminicidio del Ministerio Publico. EN,


Observatorio de la Criminalidad del Ministerio Publico. Enero-Diciembre 2010. Lima.

-Organización Mundial de la Salud –OMS. (2002). Informe Mundial sobre la Violencia y la


Salud [en línea]. Editado por Etienne G. Krug, Linda L. Dahlberg, James A. Mercy,

Anthony B. Zwi y Rafael Lozano. Ginebra. Disponible en:

-http://www.paho.org/Spanish/AM/PUB/Contenido.pdf

Tristan, F. (2005). La Violencia contra la Mujer: Feminicidio en el Perú. Coord. Macassi


León Ivonne. CMP Flora Tristan; colaboración de Amnistía Internacional Sección Peruana.
Lima.

Tristan, F. (2004). Reporte Feminicidio en el Peru. CMP Flora Tristan. Lima. Disponible
en: www.flora.org.pe/investigaciones/feminicidio.pdf

Tuesta, D. (Diciembre, 2011). El Feminicidio no esta desconectado de los ejercicios de


violencia regulares contra las mujeres. EN, Revista PUNTOEDU - PUCP. Lima.

Villanueva, R. (2010). El Registro de Feminicidio del Ministerio Publico. EN, Observatorio


de la Criminalidad del Ministerio Publico. Enero-Diciembre 2009. Lima.