Vous êtes sur la page 1sur 17

RESUMEN : SEDIMENTACIONES

UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS


Escuela Profesional de Ingeniería Civil

Docente : Ing. Fermin Garnica


Alumno : Juan Chambilla Tacuri
Curso : Drenaje
Ciclo : VII

2018
SEDIMENTACION

El suelo es removido constantemente de la superficie de la tierra y transportado aguas abajo


por los ríos hasta que se deposita finalmente en los lagos, estuarios y océanos. El agua es uno
de los principales agentes de la erosión y el vehículo principal de transporte del material
erodado. El interés principal en hidrología son las tasas de transporte y las tasas de deposición
en embalses, puertos y estuarios, así como los medios para controlar la erosión en los sitios
donde se produce, tanto para conservar el suelo en su sitio, como para minimizar la acumulación
en embalses y puertos.

Debido a lo antes mencionado podemos decir, que la sedimentación es el proceso por el cual
los materiales son transportados por distintos agentes (escorrentía, glaciares, viento) y
procedentes de la erosión y la meteorización de las rocas son depositados, pasando a
ser sedimentos.
El tipo más extendido de sedimentación ocurre cuando los derrubios (restos sólidos arrancados
a las rocas) transportados por una corriente de agua, se depositan en el fondo del cauce de
un río, en una llanura de inundación, en un embalse, en un canal artificial, o en un dispositivo
artificial construido especialmente para separar la materia en suspensión. Toda corriente de
agua, caracterizada por su caudal, tirante de agua, velocidad y forma de la sección tiene una
capacidad de transportar material sólido en suspensión (además de moléculas en disolución). El
cambio de alguna de estas características de la corriente puede hacer que el material
transportado se deposite o precipite; o que, por el contrario, el material existente en el fondo o
los márgenes del cauce sea erosionado.

1. El proceso de erosión

La erosión se puede analizar por el despegue de las partículas de suelo debido al impacto de
las gotas de lluvia. La energía cinética de las gotas puede lanzar las partículas del suelo al aire
durante el impacto. En suelos a nivel, las partículas se dispersan más o menos uniformemente
en todas las direcciones, pero en un terreno con pendiente habrá un transporte neto hacia
abajo.
Si durante el proceso ocurre flujo superficial, las partículas removidas serán incorporadas en
el flujo y serán transportadas aún más abajo antes de ser depositadas de nuevo en la
superficie. El flujo superficial es predominantemente laminar y en general no puede despegar
partículas de la masa de suelo; sin embargo, sí puede mover partículas ya sueltas en la
superficie. Los procesos de socavación y flujo superficial son responsables de la erosión en
capas de poco espesor, una degradación relativamente uniforme de la superficie del suelo.
La erosión en capas es difícil de detectar a menos que el suelo haya descendido ya por debajo
de viejas marcas de nivel en postes de cercas, si ha puesto raíces de árboles al descubierto o
si ha dejado pequeños pilares de suelo cubierto por capas de roca o grava.

En algún sitio de la pendiente, ocurrirá suficiente acumulación de flujo superficial para causar
una pequeña socavación, y si la turbulencia del flujo en las vecindades de esta perturbación
es suficiente para sacar partículas del fondo y las bancas del pequeño canal formado, se
iniciará un proceso de erosión en cárcava. A medida que la socavación se hace más profunda,
su perfil se hace más pendiente cerca de la sección de aguas arriba.
La erosión es más intensa en esa región y en consecuencia hay una tendencia de la cárcava a
extenderse hacia arriba.
El tercer factor que ayuda a la erosión es el movimiento de masas de suelo, que puede tomar
la forma de un lento movimiento de arrastre, o de un colapso masivo rápido, como un
deslizamiento. Algunos deslizamientos pueden ocurrir directamente sobre un canal natural
llevando un volumen considerable de material sedimentario al canal.

Tipos de erosión:

Los tipos de erosión se clasifican en dos diferentes grupos según la naturaleza de su alcance.
Esta naturaleza puede ser espacial o temporal. La clasificación temporal basa su distinción en
el desarrollo del fenómeno a lo largo del tiempo, mientras que la espacial distingue los tipos
de erosión según su alcance en el espacio. La distinción espacial es esencial para un buen
análisis y diseño, pero se requiere de un análisis temporal para lograr un diseño completo y
satisfactorio.

a) Clasificación temporal.- La clasificación temporal permite tener en cuenta aspectos que


en la distinción espacial podrían pasar desapercibidos, induciendo a un análisis erróneo.
En el tiempo, la erosión producida en el fondo de un río puede ser permanente o
momentánea. La erosión momentánea se da gracias a la sedimentación, que vuelve a
rellenar el foso socavado. Por consiguiente, se pueden producir en el lecho grandes
profundidades de erosión que pueden ser ignoradas por su corta duración, originando
varias malinterpretaciones. Debido a esto, se recomienda que la erosión espacial se
calcule en base a la temporal.

 Erosión permanente.- Es una erosión a largo plazo que se mantiene en el tiempo.


Esta profundización del nivel del fondo del cauce ocurre en longitudes importantes
de la corriente, en un proceso que obedece a fenómenos geomorfológicos, los cuales
pueden ser acelerados por la intervención antrópica del cauce. A este tipo de erosión
también se le llama erosión no recuperable, que en ocasiones es ignorada en los
cálculos de erosión porque no es detectada o se asume que es insignificante. Sin
embargo, el conocimiento de esta puede permitir detectar grandes profundizaciones
del cauce durante la vida útil de una estructura. La obra humana que más
señaladamente causa una erosión permanente a largo plazo es la construcción de
una presa, que causa una erosión progresiva que avanza aguas abajo.

 Erosión transitoria.- Es una erosión momentánea. Normalmente se da durante la


fase ascendente de una avenida . Se dispone de suficientes indicios para suponer que
el fondo de un río se erosiona durante la fase ascendente de la avenida (incremento
de la energía con el consiguiente aumento su capacidad erosiva) y vuelve a rellenarse
durante la fase descendente (proceso inverso). Esto ocasiona que tras la avenida el
fondo del cauce se pueda encontrar en la misma cota que antes, como si nada
hubiera pasado, originando varias mal interpretaciones. El fenómeno de la erosión
transitoria es aún debatido y no es claro en ríos de gran pendiente.

b) Clasificación espacial.- Los tipos de erosión agrupados en esta clasificación son los más
conocidos e investigados dentro del campo la ingeniería civil. El conocimiento de estos
tipos de erosión permite tener en cuenta aspectos que para el diseño y construcción de
obras hidráulicas, tales como puentes y represas, tienen una gran trascendencia.
Existen dos tipos de erosión considerando su alcance en el espacio:
 Erosión general.- Este tipo de erosión afecta a tramos largos del cauce y está
relacionada con la energía que adquiere el agua al aumentar su velocidad. Al
aumentar la velocidad de la corriente aumenta también su capacidad erosiva,
superando la resistencia al movimiento de las partículas del suelo causando su
desprendimiento. Ocurre independientemente de la presencia de estructuras
impuestas por el hombre y sería el único o primordial tipo de erosión en un cauce
recto y sin ninguna singularidad. La erosión general guarda relación con la erosión
permanente, ya que normalmente se dan al mismo tiempo. Es un fenómeno que
ocurre sobre un amplio rango de escalas de espacio y de tiempo, aun cuando eventos
catastróficos puedan acelerarlo. Pueden inducir a una erosión general significativa
los cambios del uso de la tierra, como la deforestación y la urbanización. 1 Avenida:
Creciente impetuosa de un río.
 Erosión local.- La erosión local afecta a una pequeña extensión del cauce y se origina
por la acción de un flujo más complejo que el que se presenta en la erosión general.
El flujo local tiene una fuerte turbulencia y desarrolla remolinos o vórtices, que son
los principales causantes del fenómeno. Se presenta en sitios particulares de la
corriente, como tramos curvos o en las vecindades de los obstáculos, los cuales
generan un cambio en el patrón del flujo. Las estructuras hidráulicas como presas,
puentes con pilares o estribos dentro del cauce, obras de encauzamiento, entre otros
producen este tipo de erosión.
En la siguiente figura se aprecia un esquema de las dos formas de erosión según la
clasificación espacial.

En un tramo de una corriente natural, los dos tipos de erosión mencionados se


pueden dar al mismo tiempo. Esto se debe a que cada uno se origina de manera
independiente. Por ejemplo, la presencia de un obstáculo en un tramo donde existe
una tendencia a la erosión general, causaría los dos tipos de erosión: la local y la
general. La erosión total seria la suma de las componentes asociadas.

2. Factores que controlan la erosión


Los más importantes son: el régimen de lluvias, la cobertura vegetal, el tipo de suelos y la
pendiente del terreno.
Un suelo bien cementado resistirá la erosión causada por el impacto de las gotas de lluvia
más fácilmente que un suelo suelto. En general la erosión por impacto de la lluvia aumenta
con el contenido de arena de un suelo debido a la pérdida de cohesión. La erosión por
impacto disminuye con el aumento en el contenido de agregados estables en el agua. Un
suelo cuyos granos individuales no tienden a formar agregados será erosionado más
fácilmente que uno que se aglutina fácilmente.
Las tasas de erosión son mayores en pendientes altas que en pendientes suaves. Entre más
pendiente sea un talud, más efectiva será la acción del agua lluvia en erodar y transportar el
sedimento pendiente abajo.

Existen varias formas de controlar la erosión de carácter hídrico. Entre otras se puede
mencionar:
El incremento de la cobertura vegetal del área a ser protegida. Esto se puede hacer de varias
formas.

 Mediante la reforestación;
 Evitando el sobre pastoreo de las praderas;
 En terrenos cultivables, hacer uso de técnicas adecuadas de labranza, y procurar que
los cultivos estén crecidos en el período de lluvias;
 Construir retenes artificiales de los suelos arrastrados por el escurrimiento
superficial de las aguas de lluvia.

Erosión en cárcavas, en Ciudad Colón, Costa Rica.

3. Transporte de material en suspensión


Los sedimentos se mueven en un cauce natural como sedimento en suspensión en el flujo, o
como carga de fondo, que se desliza y rueda a lo largo del lecho del canal. Algunas veces se
emplea también un tercer término, el de saltación, para definir algunos sedimentos que
parecen rebotar contra el fondo del canal. Los procesos no son independientes entre sí, dado
que el material que aparece en un tramo como carga de fondo puede aparecer aguas abajo
en suspensión. Otra distinción útil es la de carga de material de lecho, representada por
aquellas partículas cuyos tamaños se encuentran normalmente en el lecho del cauce, y carga
de lavado (o de légamos), formada por partículas más pequeñas que aquellas que se
encuentran normalmente en el lecho del río.

El cálculo de la pérdida de suelo a partir de la medida del movimiento de los sedimentos en


las corrientes y los ríos tropieza con varios problemas. La realización de las mediciones lleva
tiempo y resulta cara; su precisión puede ser baja; incluso si se dispone de datos correctos
sobre el movimiento de una corriente no se sabe de dónde procede el suelo y cuándo se
produjo el movimiento. Algunos de los problemas técnicos se examinan en Dickinson y Bolton
(1992). Sin embargo, puede resultar útil hacer comparaciones del movimiento en diferentes
corrientes, o en diferentes momentos del año, o de cuencas hidrográficas en las que se dan
diferentes usos a la tierra.
El movimiento de los sedimentos en las corrientes y ríos presenta dos formas. Los sedimentos
en suspensión están constituidos por las partículas más finas mantenidas en suspensión por
los remolinos de la corriente y sólo se asientan cuando la velocidad de la corriente disminuye,
o cuando el lecho se hace más liso o la corriente descarga en un pozo o lago. Las partículas
sólidas de mayor tamaño son arrastradas a lo largo del lecho de la corriente y se designan
con el nombre de arrastre de fondo. Existe un tipo intermedio de movimiento en el que las
partículas se mueven aguas abajo dando rebotes o saltos, a veces tocando el fondo y a veces
avanzando en suspensión hasta que vuelven a caer al fondo. A este movimiento se le
denomina saltación y es una parte muy importante del proceso de transporte por el viento;
en la corriente líquida la altura de los saltos es tan reducida que no se distinguen realmente
del arrastre de fondo.
Las cantidades relativas que avanzan en suspensión y el arrastre de fondo varían
considerablemente. En un extremo, cuando el sedimento procede de un suelo de grano fino
como el limo depositado por el viento, o una arcilla aluvial, el sedimento puede estar casi
totalmente en suspensión. En el otro extremo, una corriente de montaña limpia y rápida
puede tener cantidades insignificantes de materia en suspensión y casi la totalidad del
movimiento de la grava, los guijarros y las piedras se produce en el lecho de la corriente.
Concentraciones elevadas de sedimento como las que se dan en algunos ríos, como el río
Amarillo de China y el Mississippi de los Estados Unidos, pueden causar cambios significativos
en las propiedades de resistencia del agua. La viscosidad será mayor y la velocidad de
asentamiento de las partículas inferior, por lo que el umbral entre el sedimento en
suspensión y el arrastre del fondo resulta confuso.
El cálculo de la carga en suspensión por muestreo es relativamente sencillo, pero tomar una
muestra representativa del arrastre de fondo resulta difícil. A continuación se examinan
brevemente ambos tipos de muestreo, al igual que el cálculo del movimiento total de
sedimentos y las estimaciones basadas en mediciones de la cantidad de los depósitos en los
pozos o los lagos.
Velocidad, concentración de los sedimentos y descarga de sedimentos en las corrientes

VELOCIDAD

CONCENTRACIÓN DE SEDIMENTOS
DESCARGA DE SEDIMENTOS

Existen varias causas posibles de error cuando se intenta de establecer una relación entre la
cantidad del sedimento medido en las corrientes y la extensión de la erosión dentro de la
cuenca hidrográfica.
En primer lugar, pueden existir cantidades importantes del material erosionado que no
contribuyen al sedimento en la corriente debido a que se deposita antes de que llegue a ellas.
La proporción de sedimento que llega a la corriente en comparación con el movimiento bruto
de los sedimentos dentro de la cuenca se denomina relación de distribución. Esta puede ser
apenas de 1% si existen depresiones o zonas con una espesa vegetación en las que se retiene
la mayor parte del suelo.
Una segunda causa posible de error es el factor tiempo. En una cuenca mayor el sedimento
puede erosionarse y depositarse y sucesivamente volverse a erosionar y volverse a depositar
cierto número de veces antes de que el sedimento llegue a la corriente. Una muestra de este
sedimento podría incluir material erosionado en su origen varios años antes.
La tercera dificultad radica en que el sedimento de la corriente incluye materiales que
proceden de diferentes fuentes con relaciones de distribución muy distintas. El sedimento
procedente del derrumbe de las orillas de las zanjas o de las riberas de los ríos pasa
inmediatamente al caudal de la corriente, mientras que la pérdida de suelo de una pequeña
superficie cultivada y dentro de una cuenca en la que predominan los bosques podría tener
tasas de erosión local elevadas, pero contribuir poco a la carga total de sedimentos.
Los cálculos de la descarga total de sedimentos en las corrientes pueden efectuarse mediante
estimaciones de la concentración de los sedimentos y de la velocidad de la corriente. En la
sección Método velocidad/superficie. La concentración de sedimentos varía, asimismo,
siendo normalmente mayor en el fondo, por lo que la cuantía de la descarga total de
sedimentos es el producto de esas dos variables.

4. Transporte de material de lecho


La precisión de los instrumentos utilizados para la medición del transporte de fondo es tan
incierta, que la comparación en el terreno de las diferentes fórmulas es muy difícil; por lo
tanto, la validez de las fórmulas es bastante indefinida. Sean han utilizado los conceptos del
flujo turbulento y de la variación estadística de las fuerzas fluidas en un punto. Un
procedimiento utilizado ampliamente es el de Einstein, quien definió el transporte en función
de dos parámetros, la intensidad del transporte de fondo expresada como:

y, la intensidad del flujo expresada como:

El transporte de sedimentos es un fenómeno complejo que responde a dos funciones, una que
representa las características de la hoya y otra las del río; una de las funciones indica la cantidad,
naturaleza y propiedades físicas de los materiales disponibles para el transporte, y la otra, la
capacidad del sistema hidráulico para hacerlo.

Esta complejidad hace que el problema del transporte de sedimentos sea imposible de
resolver por la aplicación simple de la teoría de la mecánica de los fluidos.

La presencia de partículas en el flujo altera el comportamiento hidráulico muchas veces


motivado por la presencia de elementos artificiales, como son apoyos de puentes o estructuras
hidráulicas, que hacen que se rompa el equilibrio del flujo.
Los sedimentos que transporta una corriente de agua son consecuencia natural de la
degradación del suelo, puesto que el material procedente de la erosión llega a las corrientes a
través de tributarios menores, por la capacidad que tiene la corriente de agua para transportar
sólidos, también por movimientos en masa, o sea, desprendimientos, deslizamientos y otros.

En un punto cualquiera del río, el material que viene de aguas arriba puede seguir siendo
arrastrado por la corriente y cuando no hay suficiente capacidad de transporte este se acumula
dando lugar a los llamados depósitos de sedimentos.

Las corrientes fluviales forman y ajustan sus propios cauces, la carga de sedimentos a
transportar y la capacidad de transporte tienden a alcanzar un equilibrio. Cuando un tramo del
río consigue el equilibrio, se considera que ha obtenido su perfil de equilibrio. Sin embargo,
puede ser aceptable que existan tramos o sectores de un río que hallan alcanzado su equilibrio,
aunque estén separados por tramos que no tengan este equilibrio.

EI transporte de sedimentos esta ligado con la hidrodinámica de los canales abiertos. La


introducción de partículas dentro del flujo altera el comportamiento hidráulico. Se puede decir
que los sedimentos que forman el lecho pueden adoptar muchas formas entre las que se pueden
mencionar las dunas, las rizaduras o superficies planas (Figura 1); esto depende del proceso de
transporte.

Cuando el esfuerzo de arranque que el agua ejerce sobre el lecho constituido por sedimentos es
suficientemente fuerte para remover una capa de partículas, estas no se desprenden
indefinidamente sino que pueden adquirir un estado de equilibrio después de ponerse en
movimiento algunas capas anteriores. Según R.A. Bagnold las partículas transportadas añaden
una fuerza nueva, normal al lecho, que mantiene las partículas del lecho expuestas contra la
tracción que se ejerce por la mezcla de agua y sedimentos.

El estudio de los tipos de fondo es importante por su papel en la rugosidad del lecho, transporte
de sedimentos, parámetros de flujo, socavación y sedimentación.
FORMAS DE TRANSPORTE DEL SEDIMENTO EN UNA CORRIENTE

El lecho de una corriente natural que transporta material, está compuesto por granos sueltos. Las
corrientes transportan material en varias formas; siendo la más simple aquella en que las
partículas se deslizan o ruedan.

El rodamiento ocurre cuando las partículas están en continuo contacto con el lecho; es por esto,
que no tienen una gran importancia. Si el lecho no es uniforme, las partículas generalmente no se
mantienen en contacto continuo sino que saltan; la intensidad de los saltos aumenta con los
cambios de velocidad de la corriente y la partícula es atrapada por la corriente ascendente; esto
puede ser prolongado.

Todos los tipos de movimiento que tienen las partículas se inician cuando las fuerzas de arrastre
son mayores que las fuerzas estabilizantes; las fuerzas que tienden a mover o arrastrar los
sedimentos son: la presión hidrodinámica, la sustentación y las fuerzas de viscosidad del flujo. Las
fuerzas que ofrecen resistencia a la acción de movimiento están relacionadas con: el tamaño del
grano y la distribución de los granos que existen en el fondo. Las fuerzas que resisten el
movimiento para los sedimentos de mayor tamaño, tales como gravas y arenas es el peso de la
partícula mientras que para los finos son las fuerzas cohesivas. Las partículas gruesas tienen un
movimiento en forma individual mientras que los finos tienen un movimiento en grupos.

La iniciación del movimiento es un proceso eventual. Se rige entonces por la probabilidad de que
una partícula se mueve bajo la influencia de las corrientes turbulentas, es por esto, que dar una
definición exacta de movimiento seria imposible, por lo que en los procesos de arrastre no hay
una condición crítica que genere un comienzo brusco, en el momento en que la condición crítica
es alcanzada. La representación del movimiento de las partículas se puede ver en la siguiente
figura.

5. Medición del transporte de sedimentos


Hasta el momento no existe aún un muestreador satisfactorio de carga de fondo; los aparatos
portátiles consisten en recipientes de alguna forma que se bajan hasta el fondo del río. En el
medidor de diferencia de presión, la expansión produce una diferencia de presión que causa
la entrada del agua a una tasa similar al flujo local, al mismo tiempo que la reducción en la
velocidad de salida permite la deposición de los acarreos en la bolsa de malla. Dado que las
partículas más finas pueden escapar a través de la malla, es conveniente realizar una
calibración del aparato en el laboratorio. La dificultad en diseñar un muestreador radica en
el problema de atrapar efectivamente todos los tamaños de partículas en la carga de fondo,
sin perturbar el flujo local.

6. Curvas de calibración de sedimentos


Las medidas del transporte de sedimentos, lo mismo que las mediciones de caudal con
correntómetro, producen solamente lecturas ocasionales de la tasa de transporte. Las curvas
de calibración de sedimentos, que relacionan las tasas de transporte en suspensión con los
caudales, se utilizan frecuentemente para obtener estimativos del transporte en días para
los cuales no se hicieron mediciones.

7. Producción de sedimentos de una cuenca


La producción anual de sedimentos de una cuenca depende de muchos factores tales como
el clima, el tipo de suelos, el uso de la tierra, la topografía y la existencia de embalses.
La producción de sedimentos en cuencas esta íntimamente ligada al proceso de erosión de
la misma, en efecto esta se incrementa con la deforestación< consecuentemente la
concentración de sedimentos suspendido también crecen, los cuales se depositan en el fondo
de los cauces, elevando su nivel, aumentando significativamente el riesgo de inundaciones,
si bien no todo el sedimento se asienta sobre los ríos, una buena parte de material es
transportado aguas abajo hasta llegar a los almacenamientos o al mar donde el resto de las
partículas se azolvan. Esto ocasiona que las presas se llenen de sedimentos, disminuyendo
su vida productiva.

8. Simulación del transporte de sedimentos


La toma de muestras ocasionales no proporciona material adecuado para una calibración,
como tampoco proporciona material suficiente para hacer un estimativo de la producción de
sedimentos. De aquí la importancia de un buen programa de muestreo diario del transporte
de sedimentos, o de un programa de registro continuo, para mejorar la capacidad del
hidrólogo en la estimación de tasas de producción de sedimentos. El modelo de Negev no
intenta hacer una estimación del transporte de lecho dada la física carencia de datos de carga
de lecho para desarrollar los algoritmos.

9. Sedimentación en embalses
La tasa a la cual se reduce la capacidad de almacenamiento de un embalse debido a 'la
sedimentación, depende:
(1) de la cantidad de sedimentos que entra al embalse.
(2) del porcentaje de estas entradas que es atrapado en el embalse y
(3) de la densidad de los sedimentos depositados.

La disminución de la velocidad de la corriente en los embalses facilita la decantación de los


sedimentos.

Se acostumbra llamar eficiencia de retención del embalse a la relación entre la cantidad de


sedimento retenido y la cantidad de sedimento que entra al embalse.

El sedimento depositado en el fondo de los embalses sufre una acción de adensamiento que
hace que su volumen disminuya con el tiempo.

Normalmente, para conocer la cantidad de sedimento existente en un embalse y sus


variaciones, se hace levantamientos batimétricos periódicos.

Existen importantes fenómenos ligados a la calidad de los sedimentos depositados en los


embalses. Los sedimentos biodegradables, en general, causan problemas ligados a la
cantidad de oxígeno de las aguas del embalse y tienen conexión con el problema de
eutrificación o envejecimiento de los embalses.