Vous êtes sur la page 1sur 5

ENSAYO DE LA ERA DORADA DE LA

INDUSTRIALIZACIÓN

ESTRUTURA ECONOMICA DE MÉXICO


GONZALEZ MARTINEZ JAIME

HERNÁNDEZ CRUZ LUIS ALBERTO


En este capítulo llamado La era Dorada de la industrialización, en el
que explicaremos cómo México entra en un proceso de
industrialización (ISI) a finales de los años treinta. Describiremos las
políticas comerciales, industriales y financieras en la presidencia de
Manuel Ávila Camacho (1940-1946) y cómo en este periodo fue la
primera etapa de sustitución de importaciones, sabremos la forma en
que, en el auge de la Segunda Guerra Mundial (1941-1945) como es
que sucedió, que de tener una economía primario-exportador agrícola
pasamos a exportar manufacturas. Después pasaremos a la segunda
etapa del proceso de industrialización de sustitución de importaciones
(ISI) que fue de 1946 a 1955 crecimiento con ciclos de devaluación-
inflación. Para 1956-1970 conoceremos el periodo de “desarrollo
estabilizador” considerado como los años dorados del crecimiento
económico moderno de México.

A finales de los años treinta el sector manufacturero fue el motor del


crecimiento con una tasa de incremento de la producción del 8.2%
anual, por lo que el país se transformó de una sociedad agraria a una
urbana casi industrial en la poblaciones urbanas tuvo un incremento
de 35 a 58% y aumento de 20 a 48 millones y la proporción
manufacturera aumento de 15 a 23.3%. En diciembre de 1940 asume
a la presidencia de México el presidente Manuel Ávila Camacho y para
él su política económica fue la industrialización con una protección
comercial, en plena guerra mundial se firmó un acuerdo comercial
bilateral para congelar las tarifas de varios productos entre México y
Estados Unidos, pero en 1944 el gobierno mexicano rompió ese
acuerdo controlando las importaciones para proteger a las industrias
nacionales de la competencia del exterior. La primera etapa del
modelo de industrialización de sustitución de importaciones ISI tomaba
a bienes de consumo no durables a principios de loa años sesenta, la
política comercial e industrial se enfocó al desarrollo de los bienes de
consumo durables y a los bienes de capital (segunda etapa de la ISI).
Se apoyó en las licencias de importación en la que sólo se podía
importar del extranjero si no había en el país. Para apoyar a la
agricultura en los precios se crearon los subsidios estos eran
administrados por Nacional de Subsistencia populares (Conasupo) por
parte del gobierno creada en 1961 para poder adquirir bienes
agropecuarios para regular su comercio. En 1960 bancos y otras
instituciones financieras eran autorizadas a usar parte de sus reservas
legales mínimas para otorgar créditos de exportación a empresas
manufactureras. En 1963 se creó en Fondo para la exportación de
Productos Manufactureros (FOMEX) que era administrado por el
Banco de México y financiado con los ingresos de las tarifas a la
importación para proveer créditos a la exportación a bajas tasas de
interés a los exportadores de manufacturas. Nacional Financiera tuvo
un papel importante en inversiones en industrias manufactureras que
enfrentaron escasez en tiempos de guerra, pero para los años
cincuenta Nacional Financiera desplazó su inversión de la industria
manufacturera hacia la infraestructura que en 1965 representaba dos
tercios de su inversión total acumulada.

De 1940 a 1945 el PIB de México creció a una tasa de 6% anual y el


PIB per cápita a una tasa de 3.2%; durante la segunda Guerra Mundial
la expansión de la demanda externa, más que la sustitución de
importaciones fue lo que impulso la actividad manufacturera, la
expansión industrial en México fue impulsada por las exportaciones; la
inflación de México fue mayor a la de Estados Unidos en condiciones
de un tipo de cambio fijo, por lo que las exportaciones de
manufacturas aumentaron su participación seis veces en el total de las
exportaciones. El desarrollo de la agricultura con ayuda de inversión y
obra publicas mostro un incremento en las tierras atendidas por
programas públicos. Aparecieron nuevos grupos de industriales en el
periodo de Cárdenas (1934-1940), que estaba constituido por
propietarios de pequeñas empresas, con capital nacional y orientados
al mercado interno, con visión nacionalista y decididamente
proteccionista. El proceso industrializador también fue impulsado por
el programa de la reforma agraria de los años treinta que frenó la
inversión privada hacia la agricultura. El auge de la guerra trajo
presiones inflacionarias, el nivel de precios internos se duplico entre
1940 y 1945 con una tasa de crecimiento de 14% anual por el
resultado de la escasez de tiempos de guerra.

La segunda etapa que inició en 1946 con crecimiento industrial


sostenido a una tasa anual de 6.3%; La sustitución de bienes de
consumo creció rápidamente, en 1940 los bienes de consumo y de
capital representaban cada uno 30% de las importaciones totales y
para 1955se redujo a la mitad. La ISI fue estimulada por el aumento en
las tarifas en la administración de Miguel Alemán (1946-1952) evitando
fuertes restricciones a las importaciones de bienes de capital y
materias primas que la industria local necesitaba para su expansión.
Ingreso Inversión extranjera. La inflación entre 1945 y 1955 fue de
9.3% por año, también fue alientada por el auge de la Guerra de
Corea y posteriormente por el efecto de la devaluación de 1954sobre
el nivel de precios.

En el periodo de 1956 a 1970 se le conoció a este periodo como


“desarrollo estabilizador” considerado como los años dorados del
crecimiento económico moderno en México, la inversión incrementó su
participación en el PIB de 14.8% en 1955 a 20% pasó de 17. A 23.3%.
Los salarios reales se incrementaron a una tasa de 4.5% anual de
1955 a 1970, aumentó la tecnología, Debido a la revolución en Cuba y
las políticas de la administración de Adolfo López Mateos (1958-1964)
tuvo dos breves desaceleraciones una en 1959 y la otra en 1961-1962
preocupando al sector privado. Las empresas transnacionales fueron
decisivas en la expansión de los sectores de punta como el de
automóviles, maquinaria no electica e implementos eléctricos,
teniendo una participación significativa y creciente en la cuarta
industria más dinámica. La producción agrícola se desaceleró (la
participación de la inversión pública en el desarrollo de la agricultura
cayó desde la segunda mitad de los años cincuenta) y creció por
debajo del crecimiento de la población en los cinco últimos cinco años.
México se convirtió de exportador a importador de cereales. La política
comercial y de precios también atacó duro a la agricultura, la reforma
agraria enfrentó rendimientos decrecientes, por lo que las tierras
menos productivas y de baja calidad fueron repartidas.