Vous êtes sur la page 1sur 13

1

Protocolo de Kioto/Tokio sobre cambio climático

Busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el planeta y promueve el crecimiento sustentable
de los países en desarrollo. Conmemora 20 años de su creación.

Autor: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales

Fecha de publicación: 11 de diciembre de 2016

El Protocolo de Kioto fue creado para reducir las emisiones de gases de efecto (GEI) invernadero que causan
el calentamiento global. Es un instrumento para poner en práctica lo acordado en la Convención Marco de las
Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Los principales GEI en la atmósfera terrestre son las siguientes:

1. Vapor de agua

2. Dióxido de carbono

3. Metano

4. Óxido de nitrógeno

5. Ozono

Fue inicialmente adoptado el 11 de diciembre de 1997 en Kioto, Japón, pero entró en vigor hasta 2005. La
decimoctava Conferencia de las Partes sobre cambio climático (COP18) ratificó el segundo periodo de vigencia del
Protocolo de Kioto desde enero de 2013 hasta diciembre de 2020.
2

El protocolo ha logrado:

1. Que los gobiernos suscribientes establezcan leyes y políticas para cumplir sus compromisos ambientales.

2. Que las empresas tengan al medio ambiente en cuenta al tomar decisiones de inversión.

3. Fomentar la creación del mercado del carbono, cuyo fin es lograr la reducción de emisiones al menor
costo.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático fue firmada por el Gobierno de México
en 1992 y ratificada ante la Organización de las Naciones Unidas en 1993. El protocolo entró en vigor el 16 de
febrero de 2005 para las naciones que lo ratificaron, entre ellas México, que lo hizo en el año 2000.

Además de los compromisos de mitigación de los países desarrollados, el Protocolo de Kioto promueve el
desarrollo sustentable de los países en desarrollo. México tiene el quinto lugar a nivel mundial en desarrollo
de proyectos MDL (Mecanismo para Desarrollo Limpio) en las áreas de recuperación de metano, energías
renovables, eficiencia energética, procesos industriales y manejo de desechos, entre otros.
3

Tipos de Energía:

La energía se define como la capacidad de realizar un trabajo o suministrar calor. Son formas de energía: la luz, el
calor, la energía eléctrica, mecánica, química, nuclear y atómica. La energía se puede convertir de una forma a
otra. Por ejemplo, cuando enciendes una linterna, la energía química almacenada en las baterías se convierte en
energía eléctrica y finalmente en luz y un poco de energía calorífica. De la misma manera, los automóviles
funcionan porque se logra la conversión de energía química en mecánica. Las diversas formas de energía se
clasifican como energía cinética o energía potencial. La energía cinética es energía de movimiento y la energía
potencial es energía almacenada, es la energía que un objeto posee en virtud de su posición o de su composición
química.

Nuestros cuerpos también necesitan energía para realizar las actividades cotidianas como jugar, estudiar, comer y
respirar.

Cuando encendemos nuestra computadora, usamos la lavadora y secado o cocinamos nuestros alimentos, todas
estas tareas también son realizadas gracias a la aplicación de la energía.

Incluso, en este momento en el que estás leyendo y tratando de comprender estos contenidos, tu cerebro está
utilizando la energía que ha obtenido gracias al consumo de alimentos, los cuales a su vez contienen energía
química.
4

El átomo, una partícula elemental

Toda la materia está conformada por diminutas partículas llamadas átomos.

El nombre átomo proviene de un término en griego que significa “sin porciones, indivisibles”.

La filosofía de Leucipo y Demócrito estaba basada en los siguientes puntos:

1. Los átomos son eternos, indivisibles, homogéneos e invisibles.

2. Los átomos se diferencian en su forma y tamaño.

3. Las propiedades de la materia varían según la distribución de los átomos.

La teoría atómica no se convirtió en teoría científica sino hasta 1808. John Dalton (1766-1844) desarrolló una
teoría referente al átomo, la cual planteaba que los átomos eran los responsables de todas las combinaciones de
elementos que se localizaban en los compuestos.

La teoría atómica de Dalton propone:

1. Todo elemento está conformado por átomos.

2. Todos los átomos de un elemento son idénticos y son diferentes de los átomos de otros elementos.

3. Los átomos de dos o tres elementos diferentes se pueden combinar para conformar diferentes
compuestos.

4. Una reacción química supone el reordenamiento, la separación o combinación de átomos. Los átomos
nunca se crean o destruyen durante una reacción química.

Modelos atómicos.

1. Modelo atómico de Thompson: luego del descubrimiento del electrón en 1897 por Joseph John
Thompson, se determinó que la materia se componía de dos partes, una negativa y una positiva. La parte
negativa estaba formada por electrones, los cuales se encontraban, según este modelo, sumergidos en
una masa de carga positiva a manera de pasas en un pastel. La herramienta principal con la que contó
Thompson para su modelo atómico fue la electricidad.
2. Modelo atómico de Rutherford: este modelo fue desarrollado por el físico Ernest Rutherford a partir de
los resultados obtenidos en lo que hoy se conoce como el experimento de Rutherford en 1911.
Representa un avance sobre el modelo de Thompson, ya que mantiene que el átomo se compone de una
parte positiva y una negativa; sin embargo, a diferencia del anterior, postula que la parte positiva se
concentra en un núcleo, el cual también contiene prácticamente toda la masa del átomo, mientras que
los electrones se ubican en una envoltura girando alrededor del núcleo en órbitas circulares o elípticas
con un espacio vacío entre ellos. A pesar de ser un modelo obsoleto, es la percepción más común del
5

átomo del público no científico. Una de las aportaciones más significativas de Ernest Rutherford fue quien
supuso la existencia del neutrón en el año 1920.
3. Modelo atómico de Bohr: en 1913, Niels Bohr propuso un diferente modelo atómico. El modelo atómico
de Bohr señalaba la existencia de un núcleo formado por protones y neutrones, donde está concentrada
la masa y la carga positiva del átomo. El electrón gira en órbitas circulares alrededor del núcleo, pero con
algunas restricciones, solo puede existir una órbita posible, cuya energía se encuentra definida.
Subdivisión del átomo.

Con el desarrollo de la física nuclear, en el siglo XX se comprobó que el átomo puede subdividirse en partículas
más pequeñas. Conforme se descubría más y más acerca de los átomos, se descubrió que contenían partículas de
menor dimensión llamadas partículas subatómicas. Las partículas subatómicas más importantes son: protones,
neutrones y electrones.

El protón tiene una carga positiva (+), y el electrón posee una carga negativa (-). El neutrón no tiene carga
eléctrica, por lo tanto es neutro.

En el núcleo se encuentran los protones y neutrones, y en las órbitas se localizan los electrones. Un átomo es
eléctricamente neutro; esto significa que el número de protones es igual al número de electrones.

 Número atómico: es igual al número de protones en el núcleo de un átomo. Este número es importante
porque se usa para identificar a cada elemento.

Número atómico= número de protones en un átomo.

Para que lo puedas identificar más fácilmente en la tabla periódica. El número atómico es el número entero que
aparece sobre el símbolo para cada elemento.

 Número de masa: la suma de protones y neutrones determinan la masa del núcleo.

Número de masa = Número de protones + número de neutrones.

Ejemplo, si un átomo de nitrógeno que contiene 7 protones y 7 neutrones tiene un número de masa de 14. Un
átomo de oxígeno que contiene 8 protones y 8 neutrones tiene un número de masa de 16.
6

La forma de realizar cálculos de números de protones, electrones y neutrones en átomos neutros, es la


siguiente.

Número de protones = número atómico


Número de protones = masa – neutrones
Número de electrones = número de protones
Número de neutrones = Masa - protones

Isótopo: Todos los átomos del mismo elemento tiene el mismo número de protones y electrones; pero hay
algunas excepciones, los átomos de algunos elementos no son totalmente idénticos porque pueden tener
diferente número de neutrones.

Por ejemplo, todos los átomos del magnesio (Mg) tienen 12 protones; sin embargo, algunos átomos de magnesio
tienen 12 neutrones, otros tienen 13 o 14 neutrones. Como consecuencia, las diferencias en los números de
neutrones para esos isótopos es que sus números de masa sean diferentes, pero su comportamiento químico es
el mismo.

Existen isótopos naturales y artificiales, revisemos cada uno.

a) Isótopos naturales: Los isótopos naturales se encuentran en la naturaleza de manera natural. El hidrógeno
tiene tres isótopos naturales llamados protio, el deuterio y el tritio. El tritio es muy usado en trabajos de tipo
nuclear, es el elemento básico de la bomba de hidrógeno.

b) Isótopos artificiales: Los isótopos artificiales son producidos en laboratorios mediante bombardeo de
partículas subatómicas. Estos isótopos suelen tener una vida corta, principalmente por la inestabilidad y
radioactividad que presentan.

Se conocen 3 isótopos del elemento hidrógeno: 11H es el hidrógeno ligero, el más abundante, con un protón y
cero neutrones. El 21H es el deuterio (D), cuyo núcleo alberga un protón y un neutrón y el 31H es el tritio (T), cuyo
núcleo contiene un protón y dos neutrones.

Figura 1.- Isótopos de hidrógeno.


7

Algunas aplicaciones de los isótopos

 Para el tratamiento del cáncer porque emite una radiación con más energía.

 En la localización de tumores cerebrales.

 Para diagnosticar y tratar enfermedades relacionadas con los huesos y con la médula ósea.

 También se utilizan en estudios de localización y recuperación de petróleo.

Concepto de ion:

Un ion es una partícula cargada eléctricamente constituida por un átomo o molécula que no es eléctricamente
neutra. Conceptualmente esto se puede entender como que, a partir de un estado neutro de un átomo o
partícula, se han ganado o perdido electrones; este fenómeno se conoce como ionización.
Los iones cargados negativamente se conocen como aniones, y los cargados positivamente, consecuencia de una
pérdida de electrones, se conocen como cationes.
8

Teoría cuántica

Introducción

La vida en el planeta depende de la energía que recibimos del sol. Aunque la exposición a los rayos solares puede
tener efectos negativos sobre la piel, la mayor parte de la radiación de alta energía se absorberá en la epidermis,
la capa externa de la piel. La radiación de la energía solar es la más dañina biológicamente.

Demasiada exposición a los rayos ultravioleta agita a los electrones y provoca reacciones químicas peligrosas, que
van desde quemaduras, inflamación y envejecimiento, hasta lesiones cancerígenas.

Entender el movimiento de los átomos y la energía es importante para poder cuidar nuestra salud y también para
aprender a aplicar esta energía de la mejor manera posible. Los avances en el área médica sacan ventaja de este
conocimiento, por ejemplo, la fototerapia es la terapia por medio de la luz. El tipo de luz que se puede aplicar
puede ser infrarroja, ultravioleta y láser.

Figura 2.- a) Tipos de radiación electromagnética. Los rayos gamma tienen la longitud de onda más corta y la
frecuencia más alta; las ondas de radio tienen la longitud de onda más larga y la frecuencia más baja. Cada tipo de
radiación abarca un intervalo específico de longitudes de onda (y frecuencias).

b) La luz visible abarca longitudes de onda que van desde 400 nm (violeta) hasta 700 nm (rojo).

La teoría cuántica es una teoría que trata de describir las propiedades dinámicas de las partículas subatómicas,
así como las interacciones entre materia y radiación. Esta fue desarrollada principalmente durante la primera
mitad del siglo XX.
9

Teoría cuántica: esta teoría propone que dentro de un átomo, cada electrón presenta una energía específica, la
cual es conocida como nivel de energía. Un electrón nunca puede estar en dos niveles específicos a la vez.

Números cuánticos

Los números cuánticos son valores numéricos que nos indican las características y la posición de los electrones en
los átomos. Estos valores están basados en la teoría atómica de Niels Bohr, que es el modelo atómico más
aceptado y utilizado en los últimos tiempos por su simplicidad.

A los niveles de energía se les asignan valores llamados números cuánticos principales (n), que son enteros
positivos (n= 1, n= 2, etc.). Los electrones en los niveles de energía inferiores se ubican un poco más cerca del
núcleo, mientras que los electrones en los niveles de energía superiores están más alejados. La energía de los
electrones aumenta conforme el valor de n aumenta también. Los electrones con la energía más baja se
encuentran en el primer nivel de energía (n= 1); y conforme los electrones van ocupando niveles de energía
mayores, va a aumentando su nivel de energía.

Número cuántico principal (n).

Este número cuántico está relacionado tanto con la energía como con la distancia media entre el núcleo y el
electrón, medida en niveles energéticos, aunque la distancia media en unidades de longitud también crece
simultáneamente con n. Los valores de este número, que corresponden al número del nivel energético, varían
teóricamente entre 1 e infinito, pero sólo se conocen átomos que tengan hasta 7 niveles energéticos en su estado
fundamental.

Existe un número límite de electrones en un nivel de energía.

Número máximo de electrones en los niveles de energía 1 hasta el 7:

Nivel de energía (n): Número máximo de electrones:


1 2
2 8
3 18
4 32
5 50
6 72
7 98
Los números cuánticos o parámetros son 4:

 Número cuántico principal: Indica el nivel de energía (n).


 Número cuántico azimutal: Indica la forma de los orbitales y el subnivel de energía en el que se
encuentra el electrón (l).
10

 Número cuántico magnético: Indica la orientación espacial del subnivel de energía (m).
 Número cuántico por espín: Indica el sentido de giro del campo magnético que produce el electrón al
girar sobre su eje (s).

Configuración electrónica

La configuración electrónica es la manera en la cual se acomodan los electrones o se modifican en un átomo.

Una configuración electrónica permite mostrar de forma gráfica el número de electrones que hay en cada nivel y
subnivel de un átomo.

Un nivel de energía n tiene n subniveles. Los subniveles de energía son: s, p, d, f y tienen 1, 3, 5 y 7 orbitales
respectivamente.

Subnivel: es el grupo de orbitales de igual energía dentro del nivel de energía principal. Energía principal. El
número de subniveles en cada nivel de energía es el mismo que su número cuántico principal (n).

Subnivel: Número de electrones


s 2
p 6
d 10
f 14

Nivel de Número de Tipo de Número de Número máximo de Número máximo


energía subniveles orbital orbitales electrones por total de electrones
principal n subnivel
1 1 1s 1 2 2
2 2 2s 1 2
2p 3 6 8
3 3 3s 1 2
3p 3 6
3d 5 10 18
4 4 4s 1 2
4p 3 6
4d 5 10
4f 7 14 32
11

Los electrones que se ubican en los orbitales s:

Los primeros dos electrones de cada nivel de energía se representan mediante un orbital s. Ejemplos: 1s, 2s, 3s,
4s, 5s, 6s, 7s.

Los electrones que se ubican en los orbitales p:

Es a partir del nivel segundo de energía, que hay un subnivel s y también un subnivel p. Cada subnivel p puede
albergar hasta un máximo de 6 electrones.

Los electrones que se ubican en los orbitales d y f:

Es a partir del nivel 3 de energía que hay además un nivel d capaz de contener 5 pares de electrones, es decir, un
total de máximo 10 electrones.

En el nivel 4 de energía hay un subnivel f, capaz de alojar un máximo de 14 electrones.

La siguiente tabla te ayudará a acomodar los electrones en una configuración electrónica:

Es muy importante que tomes en cuenta que las configuraciones electrónicas de los elementos se relacionan con
su ubicación en la tabla periódica. En ella, los números atómicos están en orden creciente de energía de subnivel.
12

1. Los elementos del bloque (s), incluyen el hidrógeno, el helio y todos los elementos contenidos en el grupo
1A y 2A; esta denominación simboliza que los 1 o 2 electrones finales en los elementos del bloque (s) se
ubican en subniveles (s).

2. Los elementos del bloque (p), son los elementos que se encuentran en los grupos 3A al 8A. Hay seis
elementos del bloque (p) en cada período porque cada subnivel (p) puede albergar hasta 6 electrones.

3. Los elementos del bloque (d) son los elementos llamados metales de transición. Hay 10 elementos en el
bloque (d) en cada periodo porque pueden contener hasta 10 electrones.

4. Los elementos del bloque (f) incluyen todos los elementos en las dos filas finales de la tabla periódica. Hay
14 elementos en cada bloque (f) en cada periodo porque pueden contener hasta 14 electrones.

Principio de exclusión de Pauli, Hund y Aufbau:

Principio de exclusión de Pauli: Fue propuesto por Wolfgang Ernst Pauli en 1925. Este principio establece que no
puede haber dos electrones con los mismos números cuánticos. Esto fue propuesto con la finalidad de explicar la
estructura atómica.

La regla de Hund:

Esta regla establece que al ir llenando los orbitales de igual energía, los electrones se irán distribuyendo con
espines paralelos. Es importante saber que todos los orbitales deben estar ocupados por lo menos por un
electrón y deben ser apareables antes de que se les asigne un segundo. Es decir, todos los orbitales deben estar
llenos y todos los electrones en paralelo antes de que un orbital gane un segundo electrón. Y cuando un orbital
gana un segundo electrón, este deberá estar apareado al primero (espines opuestos o antiparalelos).

Principio de Aufbau:

Este principio contiene una serie de instrucciones relacionadas a la ubicación de electrones en los orbitales de un
átomo. Al existir orbitales equivalentes, primero se completa con electrones el máximo posible de los mismos y
luego se emparejan. El orden de ocupación de orbitales de acuerdo al principio de Aufbau se inicia por aquellos
de menor energía a aquellos de mayor energía. También se le ha llamado la regla del serrucho o de las diagonales
por la forma de subir y bajar de acuerdo a la siguiente gráfica:
13

Símbolos de puntos de Lewis

El desarrollo de la tabla periódica y el concepto de “configuración electrónica” dieron a los químicos los
fundamentos para entender cómo se forman las moléculas y los compuestos.
La explicación propuesta por Gilbert Lewis es que los átomos se combinan para alcanzar una configuración
electrónica más estable. La estabilidad máxima se logra cuando un átomo es isoelectrónico con un gas noble.
Cuando los átomos interactúan para formar un enlace químico, sólo entran en contacto sus regiones más
externas. Por esta razón, cuando estudiamos los enlaces químicos consideramos sobre todo los electrones de
valencia de los átomos. Para reconocer los electrones de valencia y asegurarse de que el número total de
electrones no cambia en una reacción química, los químicos utilizan el sistema de puntos desarrollado por Lewis.
Un símbolo de puntos de Lewis consta del símbolo del elemento y un punto por cada electrón de valencia de un
átomo del elemento. La fi gura 2. Indica los símbolos de puntos de Lewis para los elementos representativos y los
gases nobles. Observe que, a excepción del helio, el número de electrones de valencia de cada átomo es igual al
número de grupo del elemento.
Por ejemplo: El Li es un elemento del grupo 1A y tiene un punto para un electrón de valencia; el Be es un
elemento del grupo 2A y tiene dos electrones de valencia (dos puntos), y así sucesivamente. Los elementos de un
mismo grupo poseen configuraciones Electrónicas externas similares y, en consecuencia, también se asemejan los
símbolos de puntos de Lewis. Los metales de transición, lantánidos y actínidos, tienen capas internas incompletas

Figura 3.- Símbolos de puntos de Lewis para los elementos representativos y los gases nobles. El número de
puntos desapareados corresponde al número de enlaces que un átomo del elemento puede formar en un
compuesto.