Vous êtes sur la page 1sur 64
is Ds Loe, rpc lian ean Aa se en age Ker nega ex She eto VanWaNOde Mra) yee Otfried Héffe La JUSTICIA EN UN MUNDO GLOBALIZADO GERECHTIGKEIT IN-EINER GLOBALISIERTEN WELT O 2 sens Ree PuBLCA hogan scileLt DE GOBIERNO UNNERSIDAD ADOLFL ae OURS ASE Lsjumenen ui aunpectsansa00 ©. Dos anotaciones prelimminares Fl primer concepto del titulo le justicia, ¢ un concepte curio- so. Puede jactarse de ver wna metz que guie ala fusmanidad y que ume & las distintas calturas y épocas. Su vontenido, no cbstante, c= than elaborado teorias de ls justicia, otros investigadates serios pre- fieren ro hacerlo, Rxistes, sin embargo, noterias excepciones come Ja de Amartya Sen (2009), un economista dedicado a fa Filosofia, Pero Ia mayoria de los investigedores serios en las ciencias sociales y el derecho optan por no usar el #rmino, toda vez qne, desde una ‘perspectiva politica, las demandas de justicia etracn la sospecha de tener como finalidad el reclamo de mas recursos F derechos solo para un certo grupo o, en el. caso de los partidos, para ov clientela. El segunda concepto del titulo —“globatirado’— también cone iene una curicsidad, Esto a raiz de una simplifidation temémica, 1a eval reconcce a ia globalizacién prineipalmente — a veces hasta exclusivamaic - en los mescados econémicos y fnencieros con ous consecuencias para los mercados laborales. Agjzel que, por él cou srario, sabe ver el nando sin anteojeres se topard con una gants de fenémencs mucho mis amplia. Los multiples desarrcllos no esta 1 absolito limitados a los racicados ecenémicos, finandiescs y Ja Esguetnae Goaetnot borales. Soa el resultado de innovactones técricas tales comné La red lectrénica global y los misiles intercontinenisles, ademis de deci- somes potas ip. Ja Wberelizaion de mercado mund) ‘migratorias. La justicia hace surgi una comunidad globel que comt- parte el mismo destino, esto es, una sociedad mundi! comin nero ‘no homogénea que se tica comunidad de poder {esto debi a Ta destraccion ambiental y al crimen organizado transfronterizos y, sobre todo, a Jaarnenaca de _guerias globales, (b] una afin mds rica comuntiiad de coopezacin con respecto a la economia, medicina y técnica, Blésofla, les cien- jones acaémicas, mitsi- lad y sufcieniento, Estas ecesidad constituye, por un lado, un desefio para la cceetividad de individues, grupos e instituciones, incixyendo Ya competencte en- ‘te estos, Por otra lado, hace necesaria wna cooperaciéa teato inter acianal como transnacional, avanzar en el desarrollo del derecho POblico interaaciomd y, como meta guia, una repiiblica mundial subsidiaria y federal. La globelizacién no as algo ccrapletamente nueva, Penseaos enlas ratas comerciaics internacionales (p. cj las rutas de sed2), en Jas religiones muniiales y sus Tutas internacionales de peregrinaje. asf como en la paulatina globalizacién, desde la Antigiiedad, dela filosofia, la cientia, a medicina y la técnica. La era delos descubsi- maientos, seguida por el colonialism, significé un nuevo impulso globalizacién se debe: los factores mencionados al principio, Empezaré con un woncepto de justicia globalizable, ¢l cual gerd desarzoliado en dos pasos argumentatives (parte), Luego esbozaté ‘an marco basico comupatiile con ello (yerte 17) y terminaré con las sarees pencientes dentro Ge este marco (parse 10) E. Un concepto de justicia globelizable 1. Une discurso inieraltarel del derecho in tempos de globalizecin, debate de fondo a justicia - contiene este requerimienta, Es por esta demanda que se precisa tn éiscu7s) fal. Tal discureo no 8 us preferencias actuales, P cenéencie a meaosprecier, desde le pecepectiva de lax culzuras codes las demés cultures coma deficien- 5 0 “subdesarxolladas” {eurecenirisme 0 americocentrismo}. Un discurso intercultural del derecho exige que la idiosincrasia de otras culturas soa tomada en serio sin por ello caer en el relativismo, Desafiado por el phuralisme multifa- catico de la Edad Moderna, el discarso irterculmural adquiere 1 mmevo sentida de urgencia debido a le glob ‘Europa, Desde un punto tural puede operar com. tanto en Io positive ~ I puede hallar, al menos en parte, en Tiegativo: lo que nos indigna tabi Feevesa ps0 tural del derecho debido a que este dltinie t temas que conciemea 2 la moral del derecho § cerrespoade u ural einpliado del dereche viene fugar ea. tin fa historia de Ie moral y del de secho, el discurse ixterculteral busca localiza ¢! otigen de lamoral 7 del derecho propio de otras culturas y. a metudo, més antigua. #) discarso interculturel también reconcce que las facultades eu- ropeas de derecho mnds extiguas estin influencies pos el islam, el asl, 2 22 ve2, fue inflvenciado por el-pensamiento legal y politico die log grleges. Ademas debennos recordar los extensos viajes del e- gielador Soidn. Asi también que Platém tomé como modelos 2 ots Cludades-estado, especialmente a Espacta, 7 que Arietitsles clogié 2 tana constitucian que no eta griega, la de Cartago. (b) En Ja compa- los principics procedurales, los bience de juridives universalmente ‘oconocides y Jos principics elementales de la justicis, aderaés cl gran aprecio por le integricad, Ja valentis y le disposicién 2 prestar ayndz, (2) Eu la justificacién de la mnorel y del derecho, el discarso jmtorcultural no recurre a ias premisas que son eapertficas alas cul- ‘tures, sino a promisas cuye velides esté por encima de las culfuras yy que tienen su fiméarnenin en la raz6n general de los ‘bos y en clementes de la antropelogia ise: hurnato) ene unlversalidad y uniformidad, Ademds, deficnde los ps -wniversales contra el comnitarismo, al maemo tlenepo quejustLiice a estos pcincipios de um mods tan formal (justficecién) que éstor se maantieoen abiertas para las peciliaridades de ous culturas. Se ‘aia tanto de principios que deben valer dentro de las sociedadep, perent ‘como de principios que deben veler entre les socicdades [repiiblica mandial).(g) For tlftimo, eno, que concieme Ja prictica dela mo- aly del derecho, cl discurso intetculiatal exige que los principios sein implementads con Ta cautéla neceseria para que otias cul ‘turas obtengan el mismo derecho a pascr por el proceso de apron: Gizgje que Furopa y América del Norte también redamaron pare si — por ejemplo, en relacion a los derechos Inumanas (derechos fandamentles)y el derecho piblico internacional. Bl interés intercultural se manifiesta, entre otfas cosas, en le privilegiaéo, sino meramente de lavazba ‘piopla de todos los seres Jnmmanos. Hurga, también, en las piginas de la gran Literatura, 1a iterature mundial El primer testimonio rezulta en wa diagnéstico negativo, En Occidente, el concapto de justicie esté asociado, sobre todo, con Ia justicia cocial; ésta es equiparada con Ja tefistribucion de bienss materiales y st exige Je rcdistribucién tanto dentro de loz Estados como 2 nivel giokal, es decir, entre los paises ricos y Tos pobres. Desde una perspectiva intercultural, esta iaterpretacion solamente ‘pede reclamar wna validez limitada. La fllosoffa de la justia dé sica de Occidente no conoce esta imterpretacién, mientras que para onas cultures ¢s, hasta ol dia de hoy, une interpretacién en gran medids ajena. Cabe secosdat, en todo caso, que Ia justicia social es un térmi- no que se remort a la ca social catSHice del siglo K(X: luego de algimes precursores en Italia y mas tarde ent Franciay Alemeni, €l , término es finalmente adoptado por la €tica social crstizna prisnc- ro em las encielicas sociales papales (Quadage {luego por el reélogo refermetorio Emil Brune: ESCUELA Gomzena Llyetsioxn ACDLFOL SAE bre filcabiica mayor proviene del econornista Friedrich von Hayek Con el elocuente titulo BI sspeismo de I insticia social (2576), 08 “Hayek se pronnncia ex conta del estatismo social desbordainte ya favor dé un Estado minime, Hey en dia se hale de ta justicia social en dos acepciones. En un sentido general, cl atributn “social” eimplernente indica que se algo telacionado con la sociedad. En un sentido especifico, social se ocupa é¢ los problemas quie aparecen en los si- XIX + ya sea por primera vez, o.como provleinas egudi- © como problenzas cuya relevanchi es perctbida par primers Vez conclaridad, Bajoel eslogen de la cucstién social se resumnen los, problems de la desocupatién. el desamparo frente la enfermedad, 1 la veje, la falta de educacién o cepacitacién, Sncluco el harabre y Ja pauperizecion, Todos son picblernas que afectan, sobre todo, @ J clase obrema on laa ciudades en crecimiento, pero también auna ‘parce significativa de le poblacton rural. Aquel que quiera enfentar este tipo de-problemas no solamente en nombre de ja pez social © dclamor cristiano al pr6jimo, sino en nombre dela justica, lene ex su haber obligaciones que omstituyen vin Cebar fremte a Ios afc tados. Sebre todo Ie iglesia catélica puede estar orgullosa de haber reflotsdo el concepio de justicie, despeciada por les “Tdeologias" ‘que imperabar. en aqael entonces, ellibereliemo 7 el marxisme, Sin erabargo, ella no debe obviar el peligro de introducir sy propio idex- por cjeraple, con la Pardbola del Buen: Seiriaritane y el Sermon Moniaha, Filoséficamente, estos elementos no pertenecen ala justicia- aqualla parte de la etica social que so ocupa de los deberes 10 alos logcos meritorios adicionales a demanda adicional dal cristianismo — el amor al préfimme — constituyc un enriquecizaiente que no debe cer desdefiade ni en general ni desde-wna perspectiva intercultural, Pues es parte delo que une alas éiferenter cultueas 7 religiones por encims de Lajumicu en unmade Gopns=A00 ovina Hite ss comtroversias dogindticas, Tenté las sablducias egipcias (HEE, 207,220. 5} come las hindies (bid. mmo. 26) ya segunda azora cel Cord {bd aco. 39) hacen wa lafnado ale disposicién de ayudax, Bltexta del antiggao Bgipto *Socnrre cuslqulera.j Libera 2 alguien silo encuentras ceutive;) sé'an protecicr de loz miserstles,/ ‘Bueno se dice de aquel que no desvis Ta mirada Sf una huérfana se ditige hacia ti / desamnparede por le persecucién de otro / que busca su cafda,/ yuelz hacia ella y prtstale ayuda, ello seré bueno ea cl cofazén de dios,/ y los hombres lo elogiarén’. ¥en la mencinadi azora del Corén lecmos: “La piedad uo consiste ea orientarse hacia el criente o el occidante, sina que com siste en creer en Allah, el Dia del fulcio, los Angeles, ol Libro, Jos Profatas, hacer caridad, a pesar del apego qua.se tiene por los bie- nes, alos patientes, huéxféros, pobres, viajeros insclvemtes, mend? gos y cautives, hacer la oracion prescrita, pagar el Zags." Vatesto de a antigns Babiloais (ibfd. 0. 6} induso anticipa ai Sermén de la Montafiz, pues sostiene: “recompense con algo ‘bueno al que te causa dafiol/ jResponde con la justicia a quien t2 tiene malas intenciones!) Snfrenta a tu eaemige de forma radiate (emabla},/ mas s te tiene envidia entrégale en gran abundaneta...* in enibargo, es que los logros meritorios adicionales de Ya rmsericordia y Ta banevclencia no sean introducidos “bajo la mesa dentro de lo que ca le moral nutuamenie debida, es decis, 1a justicia, ‘Le bitsqueda deun concept globalizable empieza, en todo caso, con un desencanto y hasta un desencanto doble. El debate politica tiene una especial predileccion por hacer denmandas deshorilantes y por hacerles frente a ctres. La flesofia, en cambio, mos recuerda —y , este es el primer desencanto — que 4] térntino “Justia” tiene, en primer lugar, un significade mucho més modesto: en alemia, la Jaiabra fusticts ("Gerechtigkeit”) contiene el prefifo “Ge, el cual Escuiape goes ‘imicamente forialece al nticlee “Recht” (derecko). De acuerda = su propia comprensién bésica, la *justicia’ a6 es una Jaxe wpivecsal ‘para zhi ab puartes de subsidios inteenscionsles 0 intertiacio- soda, Este segundo desencanto ovnlleve exigencias que so,.2n primer lugar, auterreferenciales. La justia distingue al que vive en conformidad con el derecho y lz ley, La filosofla moral es wna instencia que ae basa, en téreninos sltimes, ax la responsabilidad de cada uno. 8s por ello que ella esié Iaraada a evfetizar (de sex necesario contra las opiniones prevzlentes en la sociedad) que Ta es tambigo una carac en ditima instancis, es decir, de la persona singuter (mas no sin- gularizada} Felizmente existe un testimonio intercultural también de Justicia cota caraclesistica propia de wna persona, esto justicia personal también conocida como integridad, forma fe lo que Eistingve 2 un hombre formidable n0 solamente en Occidente, sino también, por ejemplo, ca un texto de sabidu- naxo, 7}: *No desplaces el ito en les de Jos cempos ni muevas el comdel de medir de eu hagas. una sn dela tierra y 190 pongas las manos sobre los jel campo} de una viude, 2] surco pare ser pisado, que redncid al tempo, quien lo desdsbuje para (su} campo y ee apropie de él bajo falso jurement, seré captarodo por la aparicién de la luz’, Zn vista de que otves cultures también tievien un gran aprecio por Le justicia, podemos reconocetla como wma virtud car- dina] imercultural, cu conformidad con la pelabre Iatin card (bic sagre}. La virtud de la justicia puede ser vista, entonces, como Una bisagra alrededor de le cual, précticaments en todas las culzuras, iran muchos otras virmudes. stica propia de aquel que cuenta pig eed legos epee sunt az, Cina Haifa Sigalendé a Ja justicia personal ~y todavia de forma modesta sticis” hace veferencia al carga publica responsable dai mante- ‘qultaras — con hacer justicia significa hasta el dfa de hoy, apudar a alguien a hacer valer su derecho. En el derecho penal, hecer justice significa penalizar séle a culpables y hacerlo exclusivamente de amaerd a fa gravedad de la calpa - los inccentes, en cambio, deen scr abeucl- tos. ¥ en todos estos aspectos debe rei Ia objetnviddo, al menos, Je imparclalided. Existe un dicho segin ef cual ‘en alte mary frenve 2 los ‘panales® uno se cncucntre “en manos de Dios”, Para refuéar este dicho malicioso es preciso que Ja autoridad judiciel procure, para todos les seres bumanos, lo que Hammut “sey de la justia” de bs ermigua babilonta, promete gara los débiles, viudss y huérfs: sre {bid nzo. x4) la judicxtura deberia verse a si misma como 4 ala del derecho; su tarce sexs ayudar a todos, sin distinelén, a realizar sus pretensiones justifcadas, La gyao Hteeture offece testimonios que cotroboran la im. fportoncis sobrasafiente del derecho y de la fusticia (jadicial), Ex la ‘tilogia Orectinda, el dremetargo griego Eequilo ravestra magistrel mente que el sistema judicial constituye una inmovacién de trascen- dencia verdaderamente universal pues suspende ala écble “justicia® privada: suspends la intcrpretaciin peivads del derecho y también ‘su ejecucién privada. Lina explosién de viclencta, tel como 1a coo: cemos de las sagas isléncicas, es consécuancie inevitable dels jus, ‘iia privada. Para supetarla. #8 necesarfo congregar las dos formas ‘bésicas de la justicia. La justicia politica eves sistema judicial y, de este modo, procura una primesa forma de justicia social, es decile yoUReMERSOAL ESCuRLAE sutorided judicial. Y en virtud dela justicia personal por ef lado de Jas jaeces, estos dictan falles libres de aubitvariedad y parcialided. Es por ello que kas grandes personalidades jndiciales, como €l juez chino Ti. sirven come cjenaplo tute Ge integrided personel como fambién de wn sistema jadicial que fimciona libre de corrupciGn. {Para aquellos interesades en conocer a este juez recomiendo ias amanas novelas policacas dil sinSlogo Rober? van Gulik (-938) que ‘ersan sobre cota eminente figura det sigle VII dela era cristiana) Fl término de Ia justicia adquiere, ademés, un tercer signif ado - més amplio y con wn sobsstecido significado motal — pero sin renanelar a su esteecha vinculacién con el derecke. La justicia politica ya no es personal,'sino snstitucional, y se tefiere no scle- suente a! sisterna judicial. La usticia politica contione um derecho de segundo grado: la cectitud o el contenido correcta del derecho. Esta justice la idea moral del derecho, es, tl e indieé al comienz0, un concepto bésico de les deseos humanes, objeto de tos anhelos Iramanes 5, al mismo Hempo, una demanda humana. No existe culture 0 época dispuesta a remanciara la justicia entendida de este ‘mode. Entre las metas que gufsn 2 1a humanidad — y cuya validez esti por enchusa de Jas culturas y épocas ~ se encuentra la de un mundo en el que no tolarcente imgera un derecho, sino wan derecho ects, un derecho justo. ‘La gran filosofia se rmtve de mucias experiencias. La fllosofia dela justicia es una teoria sobze un objet novinativo, es deci, sobre lo que debe ser, y, sin embargo, es:ica en expetiencias. Yes q basa en el ya mencionzdo snhelo que une la inmanidad po ‘cima de los limites culturales y de épocas ~ el exkelo por la justia, La hurnanicad se ha desencantarlo de otras metas que la gulaban La justicia, cn cambio, continas teniends un peso sobresabiente nelaso uno de los més étrtas ctiticas de la morel, Friedzich Nisizs- che, elogia la “oietividad del ojo justo, del ojo juzgador” de forma cuttiedHetla fe esas Gos primera: ene vn aleance que xo debe ‘ltimamiente la axceraza de une fucha global de las (clash of civilizations”| también conocido como el chogue de las c- villzaciones. Les guerras antat conéucides por ptincipes, luego por Escedos nacionales y mds tarde por ideologfas, ahora se desartoll- vyisn principalmente etre siete t ocho formacione: ‘culos cultutales: el occident Japin, eL.kinduismo, la cuftira esaro-ortodea, la americena asl como posiblemente a cultura afiion meraritn ya requiere algunas corvecciones puesto at ilmente constituye une culhua homogénea, mrientrae que Japon, China, 1s India y neturalmerte también Tberozmérice Henen ura pocicién abforta frente 2 Occidente, Ademés, no todos los pueblos cslavos son caistianos ortedoxos. & ello se sumaz conflicts interio- 2, en el islam, por ejemplo, entre sunitas y chiitas. Cabe tematcar, sobre todo, que Jas culturas suclen diferenciarse por factores trans- culteralles coma la edad, 1a pablactiin urbana o rural, rcns y-pobres ast como la presencia o falia de edncaciin {y capacitacién). Otro aspecto no menos importante es que la “foravacion social moderna” se expande, en gran medida, a través de ha sugertion, es decit, sin luches y on la ayuda de una compatibilidad multiceligiosa que no Je causa una humillacitn a ninguna seligidn. Bn algunes bagares, sinembargo, germinan resentimicntns que, etizados por Hderes po- \Fticns o religioans, pueden degenerar en violencia, La mejor ora de responder al supuesto choque de cilizaciones es mediante 1a shéstreeién y la tolerancia, el reconocimiento de los derechos funda- gscuti oF GOBIERND UNNESIOAD ALFIE smentales y los derechos lamatos. ea particular la Sibertad religio- 2, Donde sea necesario, sin embargo, 1d respuesta tembiers debe jacloir fa zesistencia. En contraposicion ¢ ian supuesto choguede cisilizaciones, la hushanidad értera puede ser tretada, en primer ugar, como tna commanded biéa delineada, esto es, como wna.co- rnunidad basicd de justici miunided offece wi miasco para enfrentar eventales ¢ J cal no colamente promete serexitoso sino que, ademnis, ocupa af tango suas alto desde el pun- 40 de vista normativo, esto es, ch rengo jusidico-moral, El consenso interculmaral sigue existiendo en lo que concer pe al miles — indiscutido basta cl-dia de hoy ~ de Ja Justicia. Esto permite xelmirizar, a st Wz, et relativistno de ia justicia pregonado por Pascal: elinéclco de la justicia consiste en la igualdad o impar- Calidad, o desde la parspectiva dela teorfa del contieto y dela teatia dela decisién, en el velo de Ja iganrancia. Esto ha sido asi desde la “Antigiiedad hasia Jolin Rawls {t97s, § 24) ~ el tebsico de Ie justicia mis ieaportante del eigls pasado — pasando por las representacia ‘nes divinas de la justicia on las artes visuales, Este micleo de le idee de le justicia, la igualdad o Ja mperciabidad, o desde ume pers pectiva opuesta, la probibicién dela arbitrariedad, es, sin embargo, de contenido tan taagro que é] intesto de determinarle com mayor precisién invita, inevitablemente, a's polemica. Exdeke un especto, siz embargo, el quel caté exento de polémir ce tazorable): buacamos ha igualdad en dos niveles: en eplicacion de las segias sociales, a saber, las zeglas de lo gramatica elemental de fo social, es decir, las reglas ck ‘ho, 7 en [a dcterminscioa de sue contenido. Para el primer nivel, para las taveas de los pedres, mnacatros de escuela, sutoridades les, administracién publica ¥ todos los poderes estatalas en general, el irperative de Ie igusl- Gad demanda que todos los afectedes ~ aifics, ahuranoe, essudian tes 0 Giudadanos respectivamente — sean tretados de igual modo. ___ Gales les dereckes fimdarnental ontriee wets imnparcislidad del segunde nivel, la immparciakidad en la estipulacion de regias, Fn esto no, podemos esperer una misma tele 0, macjor dicho, un colo criterio (gus) para todes las aml ef orden basico de una comunidad — la justicia politica - somesem- conncimienie no sélo ewopes Groungtanciz: el fundamnent ne, también pusde ser ball por ejemplo en Tos sco del confuciandsmo, Mencic (982,365 5. of 8 lexechos bistcos y los derechos ‘hemanos se basan en la perspective de la igualdad: “a cada une de acuerds 2 cu valor come ser tmumano et) general”. En ef rrunde Jaboral, en cambio, importa ~enite ctzas coses - ¢l principio de ren dimiento, yen el procese penal, la gravedad de la infraccién legal en, conjunciéa con ef grado de etilpa subjetiva, Bf Papa Adtiano VI consciente del peligro de excuir ales grant des y poderoses de Ja justicia penal y asf ototgarles privilegios expe- Gales, complementa: “Fiat lustila, pereat auundes” (Lishs "2007, 84). Con ello ne quiere decir: “Que impere la justiciaaun cuando el mando ‘perezea por elle’. La expicsign “mmmdus” tiene equi, mis bien, dos significados, los cuales son aplicadns con plana naturafidad también por el Juez Ti Significa, en primer hugar y positiremente: “Que cebaga jcsticia (penal) 2un cuando afecte 2 una figura mayer’, Ensegundo = gar significa, negativernente: “AIK donde tno se despide de a justicis, al mando sigue existiendo pero su (buen) orden desaparecs” {#scuew os Gonenne UnweRsioro Aneure leeRe Hoy en dia, en tiempos de globalizactén, los grandes y peque- ‘ios dictadores som sometidos a Ia jasticia penal junto @ sus mn que deberfa sobceenienderse: ‘puede séi que en alpuncs Ingires ot genocidio sea cestigado duramemte mientras que en otras lugares es eczptads con indiferencia sta demand por una fusticia penal giobel tiene ana profunda dimensiéa historica, Ia cual emerita la tnttoduccién de wn cancepto fun poco conocido, el concepta de la justicis enarmnética: sélo una memoria mundial que reniincia a le retenciéa selectiva de fecho- ‘ins, s6lo una memoria que nos hece Zecerdat Jos desagravios en al- ‘gumos lugares duradeios, pero en otras faltantes, sélo una memoria ‘mendial justa servird para prevenir la vielencia en el futuro, Atin ‘nds importante que el punto de vistz preventive ¢s el exgumente mismo de Ip justicia: la equidad frente a las vicrimas exige que los recuerdos no estén Himitados a las poces atrocdades especialmen- +e graves, ni que estas rismas sean pereibidas de forma selectiva. Nila Reptiblica Checa (Decretos de Bene) ~ miembro de la Uniém Europes — ri Turquia — mefernbro potencial - estén completamemie ‘ores — ahi donde cierias atrocidades mayores han sido sepultadas en iomis profundo dela memoria mundial y otzas son preferentemente minimizadas o suprimtdas, a ls victimaas una injusticia elemental, enemaética, (En edo caso, la justicia anamnética enfrema 2a obsiécule sueneionado por Korstanty Gcbert, publicista de Varsovia, en la Sesém de Verano 2006 del Elnsteln Forum de Potsdam: “Las vic +timas no buscan compasiin, buscan la atencién del année entare. No pueden compartitia con las otras victimas.” Por ello, muchos jpolacos no verian a los jadios come hermanos en ef sufrimisnto, sino como competidores en la hucha por cl recemocimiento como ~ Jas mapores ~ victimas de la historia] contrario ete frente | | : prereainses Lasustiomcn un mane eubtrai220 ott off La nueva Corte Penal Imtemasional coastituye un elemento importante pera a justicis penel xmundidl. Be éabido que enta corte hha sido boicoteada por gigantes dé oto tipe — no per una persona natural, sine por eémianiéades ¢oino los Estados Unidos pero tam- bién laracl. Aquel que critics — cod razén - dl boicct 20 debe, sia embargo. infringir él principio de la imparcialidsd en otras ciraimns- ‘nck a justicia personal que exigimos, por ejemplo, de mestras politicos, jueces y sdministradores piblices, también de nuestros padres y maestros, la prohibiciéa de la arbitraricdad, pascialidad yeorrupeién, debe see, farchien, wna exigoncia frente a la dite da Tideres en todo el murido, es deciy, las élites del Segundo, Tercer y Cuarto Mundo, Todo Ib dernés — a veces lo olvidatmos ~ constituiria ‘un peternolismo del Primer Mando que contradice la i mental de una cooperacién global entre iguales para Tal paternzlismo en el segundo y tercer mundo no respetaria Ja dignidad de ambos grupos, Iz dignidad de la poblacién comin 7 Ja dignidad de sus lideres. Quiz lo haga six intencién, pero en los hechos la poblecién comin veria negado sa derecho de ser watada como libre de arbitrariedad y de corrupeion. Y frente 3 los jueces, administradores y politices existirfs ia insinuacién — quiz nacre mente sin intencion — de que ellos no sen capaces de actuar en. lena conformidad con la moral y Ie justicia,, Pues sélo bajo este insinwacion podsfames libraries del estuicto concepto de la jr El tespeto frente a cada persona y cada cltura rechaza decidide- amoente este tipo de paternalismo juridico-moral. Rechaza, también, el reconacerle dernocracia y los elementos propos de un Estado de derecho a un pais sélo por disponer de enormes rescrvas de gas , aaatural y petréleo, 2 Escuea oe Contre i 2, Condiciones de aplicaciin yle moral ‘Una deserminacin rigurose del toncapto no puede contexte se con las disquisiciones previas. Para el siguiente paso débemos distinguir entre dos pieguntas Gite soa fudamentileente distin tas en lo mictbdic, Por un lads hay que preciser las condiciones, bajo Jas cuales Ia justicia es desafiada, por otto, debemnos encom tar la respucsta al desefic que tenga el range de la usticia. Para lo pamero dehemos encontrar condiciones de aplicacién deseripuivas, para lo segundo precisemos momentos preceriptivos y normatvos. Ta detetininacion ids deidllada de la justicia obedece @ un nvide axgumentativo: desafio descriptivo y respuesta normtiva 2 Desafio “Supongames que Ja neturaleze huamena heya concedide ola raza humana wna tet profiisa abundancia de odes les dienes ci tems’ que éste “no precise de ocupaciéa laboriosar ni labranza, nni navegecién’, pues entonces "parece evideme que, en un estsdo tan feliz, todas las virtudes lorecetian y se Guplicarian; pero no se dhabria sotiado nanca en le cauta y celosa virtud de la justicia” La escasez de recursos es una de las condiciones de aplicacin 1a justicis"}, sino tembign para otros fildsofos, sobre todo represen: tantes de! liberalismo, Lo cierto es que aouchas de las tareas de le justicia resuttan de ha escaser de recursos naretales. La civlizecién ientifico técnica pusde aumentarla productividad econSmica, pero misiquiera ella puede suspender la tripartita y antropolégica ‘ley de 1a excasez de recarces’: Esta sostiene (a) que la itima asignaciér: de toda cconomiz ~Ie tierra junto a los animales, ls plantas y los materiales ~ ef finita; (2) que estas asignaciones han de ser Jabra: as por el hoatbre “con ¢] sudor de su frente” — algo alo que él se resisie: y (3) que existe la amenaza de una insatisfaccioa tendencial, Lawson en bbe supgs000 autrieg nates ‘en queve-cada-vez-més que apremia todo Jo umane — ye sea wa individuo, grupo o snstitneiin ~ eon apetitos desimeditos. A pesar de ello a2 posite bacer un experimento mental ¢ smaginer que Ta navuraleza fuere superabundente. Aun bejo estas circunstancias, la justicia sélo estaria pazciclmente desernpleada uesto que existe también una escasez que uo depende de Ja ne turaleza: el ser humaano no solamente precisa de aquello con que ‘una paturaleze hecha a su: medida lo podria abastecer: suficientes dienes. HI ser humaano también necesita objeios proveidos por sx profimo, es decir, servicios que cotnienzen con el cwidado de los recién nacidos y se extienden, en distintas formas. hasta el fin de Ja vida, Ademés, no todas las tareas de la justicia cetén referidas ale escasez: ni la igualdad eme la Justicia nila tnaparcialidad de Ja gutoridad y administracién judicial requerida pars ello, ni-tam- ‘poco Jos derechos humanos, Ja soberentia popular o la division de poderes tienen como referente Iz escaser. No por tiltiman existe Ja lucha por el reconccinnieaio que suele sex acompatiada por a eavidia y el celo: Gain no mata a su hermano por estar falta de bienes, sino porque “el Seior miré con agrado a Abel y sm often da, pero no miré a Gain mi su offends” (Génests 4, 4-9) La justicis es requeride en todos los ambitos delaa relecio- nes bumanas, tanto en aquellos marcades por la cooperaci6a como en aquellos marcados per la competencia siempre y cwando aparezcan inteceses antagénicos, demandas y deberes. Por tanto, la condicén objetive de aplicacién es. Ja dispuiz o el conflicto Ellos estén presentes tanto en el tzato interpersonal como en las relaciones de negocios. tanto en zs instinasiones sociales como en los sistemas sociales, a saber, en el derecho y ol Estado, ade- més entre los Esiados y, no por Ultimo, en Jas relaciones inte generacionales, Es por esto que la justicia es relevante en todos estos dmbitos. seygua ne Gontenno UnevEsto4a RooLic RAZ 2.2 Respuesta norenatine ‘Ahora estamos en condiciones de sohicionar todas lac tareas aqui mencionadas de acuerdo a dist ‘re todos estos aspectos es la justia 14 que empreride wna cier- 1a forma de evaluaciéa: aquella éveluaciin social normativa que, dentro del marco de tres niveles jerdrquicns surbsecuentes, ecupa cl ‘croer y, por excelencis, xaés alto nivel, el nivel moral en el sentido strict: Hl primer nivel es un nivel tecnico en-un seutido mis armphe. Este hivel se ocupa de eveluar mmedios, rates y procedianientes en rclacién a cualquier finalidad u objetire xequerido. En este nivel, los requerimients son en parte insirumebtales, en parte funcionsles 9 estzatégicos, 7 significan que algo es “bueno para alguna {cual quier) cosa” 1H segundo nivel es wn nivel pregmécico en el cud es finalide- des 7 los objetives, que, en ck primer nivel, no ban side tematizados desde una perspective notmativa, son evaluados desce €l punto d= vist del interés matural en el propio bi en este nivel, “bueno pare alguien”. $i el sona hiblamas de ung evahuacién individual-pragmatica, de un grupo, estamos frente a aquella evaluacién socia-p que corresponde a la étice de utiitarismo. Quis ree que este i, el del bionestar meiximao y co- ~ 9 Prindipio, lective, represents el eriterio méxime de evaluaclou olvida que algo ‘bien comén 7, « peser de ello, ser injusto. EI iferente frente a la distribucién del bien conséin, Forello, permite hasta uaa cociadad de esclavos y de-castas slempre y cuarido esta origine el méniino bienestar colective, Marz y Engels (0845/2846) Senen razén cuandole reprochan al utilitarisme la "ex Floitztion de Thoxame par Theme”, la expiotacién del hombre por el hombre. aspectos potrnatives En _ 3 i Sate ea asrciet un mua exozeLuaoa La segunda chjecién sostiene. por ef contrario, que el utiltaris- smo presuponc un nivel demasiado alto de sitruitino pues cada uno debe estar dispuesio 2 Subordinar su propio bien al bien lective, Esto constituye uns “dutodismimacish moral” puesto que e) hembte ache renunciar a su pretensiéa de ser une persona con derechos incliezables que no pueden ser infringidos por el bien camiin, por ins grande que esic sea. Hl usiitariseno, en cambio, solamente re- ‘conoce 2 “personas minimas’: personas sin aspiraciones tkimes y sia earécter propio. Hl error de fondo del ‘que confunde imparcialidad con imperscrall debé a la falta de separacifa entre el amor al prijime debide y mne- recitl, 5 la fusticla, El tercernivel de evaluacién es genainsmente moral y capaz.de saspender la indiferencia frente a le disteibucién, Al mismas ticen- 0, le seconoce a cada ser horaiana Gereches rropi ables. ED Tien comin ya no es comprendide como merann sino — bajo el endurecimiente de las condiciones — como aistributivo. No ‘basta con que algo sca solamente “bueno pera un grupo en conjun- to"; Hene que ser “bueno pata cada tno", Sélo con ello estamos a la altura de aguel zequerimients que, frente a otros reqerimientos, ro puede ser anulado nl es sujeta de negociaci6n: el requecimicato verdaderamente zcora] cuya validez es incondicional © categéirica ‘Aste nivel el de la justicia, cl émbito de lo social es scmétido ae imestrieto. Por mas importantes que sean los tequert- cos, funcionales y més atin los pragmitices ~ p. cj. le seguridad interiot y exteriory el bienestar econémice -, siempre es ‘posible que éstos extén al gorvizio de bendas organizadés y Estados obviemente injustos o que comengan evidentes privlegics legiles discrinniacién, El nivel dela justicia se opone a ello, 1a fusticia entodo cazo, no cubre todos los &mibitos dele moral, ‘Ye los posibles debeces del hombre consigo mismo estén excinidas, scum ce Gotien Unneasinen Annie lies Yend campo dele He Je justicis slo atafte un aspecto me nor, el de lo debido: ls Shetes legales o Ja moral Geb dexecho. En sitaaciones donde Je justicia ¢s velnerada, uns sierte indignacién y énimo de protesta Bn cimbio, cuamnée ve vulnerait dcberes de virtud como a maiseticordia, le earidad y la generesided, sambién la gratitud yla voluatad de perdona, uno siente decepaicn, ‘Mientras que uno solamente puede sclicitar y esperat el reconack nfento de los deberes de virtad, la justicia pudde ser reclameda, La justici, en su condicién de étiea social dela quees debida, ocupa el rango del crferio elementel-supremo de toda cocaisteacia mientras {que el amor al projirin 7 la caridad constituyen el criterie Sptinio- supremo, yla soliderided ocupa ium tango intermedio. Debido al rango especial de la justicia existe el peligro de ua dislocemionto, ol cual eonstituye un abuso cuando ¢s fucuzride a sabiendes: aquello que en realidad perteaece a les logros mnetitorios adicienales es declarado como cm beneficio bésica que es debido. La generosidad y Ja caridad personal som, sin duda, imperatives de la moral Pero un arden social con auierided de coaccion — un H+ tao — tst4 osencialmente silo a cargo dela fusticie. Especialmente tos Ingres adicionales de Ta miseticondia y de la carldad deben ser provistos voluntariemente, por ello han de ser sclicitados y no for- zados