Vous êtes sur la page 1sur 3

Universidad Santo Tomás

Seminario en Comunicación- Educación II

Jhoana Triana Mejía

Cod. 2112516

DOMINACIÓN Y LENGUAJE

(Pierre Bourdieu)

En una cotidiana pero compleja disputa matrimonial, el esposo trata de imponerse


como sujeto dominante hacia su esposa, la violenta física y sicológicamente. Se
siente con el derecho de actuar de esa manera por el hecho de diferencias
educativas, la señora se convirtió en ama de casa y madre, por el contrario, él
trabaja todo el día, porque a diferencia de ella, él sí adquirió un tipo de educación
de mayor nivel que el de ella. Con este caso se puede decir que el señor cree tener
mayor autoridad dentro de su espacio simbólico y físico, por el hecho de tener un
nivel educativo superior al de la señora.

Para explicar mucho mejor lo anterior Pierre Bourdieu dice que “el interés por la
persona del escritor y del artista aumenta a medida que el campo intelectual y
artístico adquiere autonomía y, correspondientemente, se eleva el status (y el origen
social) de los productores de bienes simbólicos.” (Bourdieu, Campo de poder,
campo intelectual, 2002) De esta manera y siguiendo el caso mencionado, el esposo
se convierte en el sujeto dominante y su esposa en el recesivo, a partir de esta
lucha, el poder simbólico resulta para el que “gane”, y este a su vez primará sobre
el otro. Pierre Bourdieu afirma en una entrevista que transmitió el programa
“Grandes pensadores del siglo XX”, que: “observamos que las desigualdades de
éxito académico, no se explican completamente a partir de las desigualdades
económicas” (Grandes pensadores del siglo XX, 2011) Para Bourdieu el campo
académico o el nivel de estudio que adquieran los sujetos no debe estar ligado a
oposiciones frente al tema monetario, el éxito no debe ser sinónimo de poder.
Los actores sociales son los que están involucrados directamente en el espacio
social dentro de su territorialidad, partiendo del hecho de que todos somos sujetos
históricos, sociales, políticos, económicos, etc. Para Bourdieu el lenguaje es lo que
da a entender la realidad y el mundo, puede ser por medio de la comunicación, de
darle sentido a la realidad o por la misma cultura, y estos son los que denomina
como elementos simbólicos.

Para Bourdieu algunos elementos simbólicos se convierten en instrumentos de


poder y dominación, los cuales representan una realidad, ““los sistemas simbólicos”
cumplen su función de instrumentos o de imposición de legitimación de la
dominación que contribuyen a asegurar la dominación de una clase sobre otra
(violencia simbólica) aportando el refuerzo de su propia fuerza a las relaciones de
fuerza que las fundan, y contribuyendo así, según la expresión de Weber, a la
“domesticación de los dominados”.” (Bourdieu, 2000) Partiendo de lo anterior, se
puede retomar el caso matrimonial como ejemplo: la violencia puede ser simbólica
como bien lo explica Bourdieu o puede ser física, cuando se habla de violencia
simbólica, se puede decir que el actor social dominante ejerce cierto modo de
violencia indirecta sobre los “dominados”, en este caso, si el esposo con simples
palabras ofende de alguna manera a la esposa, él estará ejerciendo una violencia
simbólica sobre ella.

Por otra parte, “el campo” según Bourdieu son el conjunto de posiciones que se
toman dentro de las relaciones en el espacio social y se convierten en agentes,
quienes son los que tienen la capacidad de actuar frente a sus dinámicas.
Retomando nuevamente el ejemplo anterior, la mujer tiene la posición que quiera
adquirir dentro de su propio espacio social, pero al estar involucrado un nuevo sujeto
(el esposo) dentro de su espacio social, las dinámicas que ella adquiera frente a las
acciones que el sujeto está desarrollando ahí, son las que realmente la hacen parte
del campo de acción, si mientras el sujeto ejerza en ella una violencia simbólica y
ella se lo permita, está adquiriendo cierta posición frente a esa acción. Estas
dinámicas que para Bourdieu se llaman “disposiciones” son los habitus, lo que él
denomina como “sistema de las disposiciones socialmente constituidas que, en
cuanto estructuras estructuradas y estructurantes, son el principio generador y
unificador del conjunto de las prácticas y de las ideologías características de un
grupo de agentes.” (Bourdieu, 2002) Estas disposiciones se determinan en la
manera en la que la sociedad está dispuesta a asumir ciertos roles dentro del
espacio, es decir, su campo. La sociedad está estructurada por diferentes
“estructuras estructuradas” (Instituciones: Religión, educación, Medios de
comunicación) las cuales definen el comportamiento de la misma, es decir, habitus.

Bibliografía
Bourdieu, P. (2000). Poder simbólico. Buenos Aires: Eudeba.

Bourdieu, P. (2002). Campo de poder, campo intelectual. Montressor.

Grandes pensadores del siglo XX. (13 de Diciembre de 2011). Youtube.com. Recuperado el Marzo
de 2015, de https://www.youtube.com/watch?v=_BkO_wjL-LM