Vous êtes sur la page 1sur 4

EL CONTEXTO SOCIAL DE LA TEORIA SOCIAL

Tras el florecimiento de la cultura griega y las reflexiones de Aristóteles sobre la naturaleza social del
hombre, la reflexión sobre lo social se perdió a lo largo de siglos.

El XVIII marcó el desarrollo de una serie de cambios de todo orden que dieron lugar al inicio de una nueva
era histórica. Los primeros signos fueron los cambios en las ideas, la apertura de las mentes a nuevas
posibilidades y concepciones del hombre. Después vinieron los cambios políticos, la política surge como un
conocimiento autónomo de la moral. La revolución liberal, la revolución francesa hicieron posible que el XIX
se iniciara como la era de la razón, los derechos humanos y el pensamiento científico y secular.

Se sucedieron los cambios económicos, surge la economía, los conceptos de capital y salario transforman
sustancialmente las relaciones de producción. Debido a la Revolución industrial en pocos años millones de
seres humanos cambiaron de lugar de residencia, de forma de trabajo, de estilo de vida, de costumbres y
de ideas.

En poco tiempo la “cuestión social” se convierte en foco de atención prioritario de todo el pensamiento
social, desde los teóricos socialistas, hasta Papas denunciaron las consecuencias negativas del nuevo
orden económico. Faltaba un contexto social estable. Surge la Sociología con intención de ocuparse de los
problemas generados del hilo de esa intensa construcción y reconstrucción del orden social.

Surge en el curso de una especialización progresiva de los saberes, primero surgió la Política, luego la
Economía y finalmente la Sociología para ocuparse del estudio de los procesos de estructuración y
desestructuración de la sociedad, con un espíritu secular y científico propio de la nueva época.

Cualquier incidencia producida en la dinámica y en la estructura social afecta la base de estructura de


nuestra realidad vital. La quiebra del estable, rígido y aparentemente “seguro” orden estamental, provocó
que los viejos sistemas sociales de relación directa (la familia, el gremio, la aldea) se quebraran y millones
de hombres quedaron situados ante nuevas formas de experiencia social. Esta disolución de las formas
tradicionales de relación junto al nuevo orden económico, situaron a los hombres en una tesitura de falta
de arraigo, en una especie de vacío social: continuos trasvases de población, el surgimiento de nuevas
clases sociales, procesos de especialización laboral y progresiva división del trabajo.

El contexto social e ideológico en que surgió la Sociología fue propicio para el desarrollo de un saber
aplicado al conocimiento y estudio del orden-desorden social, al tiempo que esta sensibilización por el
cambio social dio lugar a que la reflexión sociológica apareciera muy influida por una clara preocupación
por los temas de la destrucción y reconstrucción del orden social.

LA ACUÑACION DE UN NUEVO CONCEPTO. ¿CÓMO SURGIO LA SOCIOLOGIA?

El primero en utilizar el término de Sociología fue Comte después de que el mismo empleara la expresión
Física Social para referirse a la nueva ciencia.

La aceptación del término fue bastante limitada en un primer momento debido al fuerte componente
proyectivo y su esfuerzo por explicar “positiva” y “científicamente” el camino hacia la utopía de la “sociedad
organizada” hizo que la percepción social inicial de la sociología se ligara excesivamente a sus propias
ideas.

La Sociología apareció prefigurada como ciencia de las ciencias y culminación de todo el edificio científico,
además de cómo una especie de “ciencia de los remedios” y fuente inspiradora de soluciones científicas a
los problemas sociales. Este componente reorganizador es común al resto de los padres fundadores de la
ciencia respondiendo al espíritu de la época, muy sensibilizado por la cuestión social y por la aspiración
general de re-encontrar un lugar, una nueva re-ligación social y un papel para el hombre ante el incierto
rumbo de las transformaciones que estaban sucediendo y dieron lugar a la revolución industrial.

Comte creía que las “teorías sociales” eran las últimas que pasarían del estadio teológico o del metafísico
al positivo, dado que estas se ocupan de los fenómenos más complicados, más particulares, más directos
para el hombre y que más dependen de todos los demás. Para Comte el desarrollo de la Sociología solo
era posible a partir del desarrollo de las otras ciencias.

El carácter esencialmente finalista que Comte atribuyó a la Sociología y su presentación como una doctrina
concreta dieron lugar a unas expectativas desproporcionadas y condicionó de manera importante su
aceptación y posibilidades de desarrollo y evolución.

Tras un periodo marcado por ambiciosas pretensiones tras la muerte de Comte la Sociología se vio
emplazada en una fase de cierto retraimiento utópico.

LOS COMPLEJOS TIEMPOS HISTORICOS DE LA SOCIOLOGIA/ TEORIA SOCIAL

Desde principios de siglo la mayoría de los sociológos se orientaron por derroteros más prácticos, concretos
y parcelados que Comte.

Una situación de crisis es el contexto necesario para la Sociología llamada la ciencia de la crisis encuentra
los estímulos más importantes para su propia reflexión y desarrollo.

El síndrome de la novedad de la Sociología se debe a que en poco más de un siglo y medio la Sociología
ha vivido un continuo auto-revisarse y refundarse “ex novo”. Esta manera de proceder implica una
desviación con respecto a los postulados del método científico, ya que no ha habido un trabajo acumulativo,
continuado y paciente.

Lo mismo ocurre con la pretensión de formular grandes síntesis teóricas y grandes explicaciones globales,
la poca atención a los trabajos sociológicos en areas concretas o la vigencia de los textos de los padres
fundadores, por lo que apenas se ha producido un desarrollo autónomo y diferenciado entre la teoría
sociológica y su propia historia.

La tendencia al solapamiento temporal ha sido explicada por el carácter inspirador y sugeridor de los
clásicos. La acumulación de las diferentes teorías no se ha producido aún en la Sociología y ha estado
marcada por las dificultades de efectuar un trabajo científico realmente acumulativo y a la vez rigurosamente
innovador.

La estrategia para el futuro parece que será la de un cierto eclecticismo y el uso de una variedad de teorías
de alcance medio. Habría que remplazar la atención a la Sociología como problema por un quehacer
científico concreto y práctico capaz de ocuparse de los verdaderos problemas de la sociedad

SOCIOLOGIA Y PRESOSOCIOLOGIA

La datación histórica de la Sociología provoca controversias, la antigüedad de la observación y la reflexión


sobre la sociedad, ha querido ser datada por algunos autores en los orígenes de la sociedad occidental en
la antigua Grecia.

La Sociología cuando se autonomizó la atención a lo social de los ámbitos de lo político, moral y religioso y
cúando se produjo un enfoque análitico orientado por metodologías que puedan ser calificadas como
científicas. La datación precisa de la Sociología no es objeto de una interpretación clara.

El mismo Comte cuando presentó publicamente este término buscó una nueva palabra para referirse a la
ciencia de Física Social que el mismo venía postulando desde 1822.

Previamente al desarrollo del método científico, los fenómenos sociales habían sido objeto de una atención
fragmentada a partir de enfoques reflexivos o enunciativos, así pueden encontrarse en los escritos de
Aristóteles, Herodoto, Ib Jaldun, Hobbes, Spinoza, Leibniz, Fichte, Montesquieu, los fisiócratas, y
economistas. En estas aproximaciones faltaba una sistemática propia, una definición clara de un objeto de
estudio específico y en la mayor parte, los enfoques que caracterizan el método científico.

El paso fundamental fue la diferenciación de las esferas de lo político y lo social, el segundo paso se dio
cuando se comenzó a estudiar la sociedad civil como parte de una realidad dada, siendo contemplada con
objetividad. El “descubrimiento de la realidad de la sociedad civil” se debe al surgimiento de las nuevas
clases sociales y a las nuevas formas de organización social y económica, que hicieron que diversos grupos
de estudios fijasen su atención a la sociedad.

La acuñación del término de Sociología por Comte condicionó la imagen de esta disclipina, dificultando un
entendimiento más inclusivo y neutro. Esta excesiva vinculación explica que otros pensadores sociales
rechazaran para su obra el calificativo de Sociología, como ocurrió con Marx y Durkheim.

Las dudas con que fue acogido este término y las dificultades para encontrar una definición compartida de
la Sociología son datos importantes, puesto que incluso en nuestros días hay quienes utilizan este término
porque no ha habido oportunidad de sustituirlo por otro.

En resumen la invención de la palabra Sociología aunque contribuyó a abrir un nuevo camino no supuso el
nacimiento de una ciencia que mereciera estrictamente dicho nombre.

Saint Simón y Comte los iluministas propulsores de las ciencias sociales


La corriente iluminista permeo la mentalidad de gran cantidad de personas que inspirados en esta filosofía
optaron por tratar de cambiar los paradigmas establecidos; entre ellos podemos encontrar a Saint Simon y
Comte.Saint Simón fue un filósofo, historiador y político francés nacido en 1760 en la ciudad de Paris,
reconocido como uno de los principales fundadores de la sociología moderna dio origen a gran variedad de
ideas que influyeron en las mentalidades del siglo XIX y XX. Hijo de una familia aristocrática su pensamiento
y sus aportes consisten en intentar investigar la sociedad de una manera científica a apartado de los
sentimentalismos de antaño.³«el conde de Saint-Simon fue más bien precursor de la sociología que teórico
de la economía, siendo este uno de los primeros en proponer crear una ciencia positiva de la moral y la
política, y de la humanidad en general, es decir, que la sociedad puede ser objeto de un estudio científico´
(Bajac, 2002)En este sentido la mentalidad de Saint Simon se puede resumir de la siguiente manera:
1. Fue el primero en intentar aplicar los métodos de las ciencias exactas
(naturales) tan extendidas en esta época, al estudio de la sociedad. Le interesó estudiar la sociedad desde
una visión científica (positivismo) abandonándolos sentimentalismos y la irracionalidad de la época anterior.
2. Saint Simon argumentaba que las personas intelectuales eran losúnicos aptos para gobernar, por
consiguiente los obreros no pueden ocupar cargos importantes. También en esta línea elitista argumenta
que los hombres de ciencia reemplazarían al clero. ³Una elite internacional científica-industrial sustituirá a
la vieja elite´.
3. Como tercer punto de la mentalidad expuesta por Saint Simón, es elsostener que no se podía volver al
pasado como querían hacer los partidarios dela mentalidad conservadora romántica como Hegel, lo que
había que hacer era conservar el presente manteniendo las relaciones existentes. En relación a la
mentalidad de este intelectual de origen aristocrático es interesante analizar como a pesar de su linaje
busca apoyar el estudio de la sociedad de una manera más sistemática apoyada por la ciencia, sin embargo
hay que reconocer que su ideología siempre fue elitista a pesar que algunos lo consideran uno de los
primeros socialistas no cabe duda que esto pareciera estar lejos de la realidad de todas formas el debate
esta inconcluso. Lo que sí está claro es la influencia que ejerció en la mentalidad del pensador Augusto
Comte conocido posteriormente como el padre de la sociología. Augusto Comte nació en 1798 en la ciudad
de Paris trabajo como secretario de Saint Simon hasta que su relación se desploma en el año de 1822 no
obstante, no se puede pasar por alto la influencia que tendrá el conde en la obra de Comte. Para este autor
su mayor preocupación es el estudio de la sociedad (a Comte se le atribuido la invención del termino
sociología) y el principio imperativo de la positividad (ciencia positiva).Comte consagraría su esfuerzo en
concebir un modo de resolver el problema social de su época enmarcada por la crisis de la Revolución
Francesa y sus consecuencias. Halló la respuesta en la ciencia hacia la que estableció un verdadero culto
insistiendo que el conocimiento objetivo que proporciona la ciencia debía aplicarse a la ordenación de los
asuntos políticos, económicos y sociales. En este sentido Rafael Echeverría resume la ideología de Comte
de la siguientemanera:³
La posición central de Comte se caracteriza por su manifiesta aversión al espiritualismo metafísico y
religioso y su admiración por los poderes y realizaciones exhibidos por el pensamiento científico«Comte
desarrolla suposición positivista [buscando] aplicar al campo de la actividad humana el método científico de
tal manera que se pueda generar un tipo de conocimiento sobre el hombre y la sociedad con la solidez de
lo obtenido en las ciencias naturales: en este intento, insiste en la primacía del concepto de proceso y se
preocupa, de manera particular, por ofrecer una explicación científica sobre los procesos históricos. El
objetivo de Comte es descubrir las leyes que explican el devenir histórico (Echeverría, 1991)
Auguste Comte creía que el progreso era lineal y acumulativo, y que el método científico era el único medio
que permitía llegar a un conocimiento positivo, aseguraba que la sociedad humana había pasado por tres
edades: la teológica iniciada desde los orígenes hasta el siglo Xlll caracterizada por lo ficticio y mitológico,
la metafísica que va desde el siglo XIII hasta 1789 (año de la Revolución Francesa) caracterizada por la
presencia de lo especulativo y abstracto, hasta llegar a la etapa científica o positiva (ciencias positivas
empíricas)el estadio más avanzado. Siguiendo esta misma línea el pensamiento de Comte giraba en torno
a la idea que el conocimiento válido es el conocimiento científico, que se extiende a todo campo de
investigación.Los positivistas como Comte consideraban que para que las sociedadesevolucionaran de
una etapa a otra era indispensable que existiera un orden social; en otras palabras que para que el progreso
capitalista no se detuviera era necesario que, por encima de los intereses particulares, se impusiera un
orden superior. Este orden debería imponerse por medio de normas y leyes y no la fuerza como sucedió en
la Revolución Francesa, acontecimiento que le toco vivir.
Es aquí donde le concebía al conocimiento científico positivo la función de contribuir a mantener el orden
social. En síntesis tanto Saint Simon como Comte ambos pensadores ilustrados del siglo XVIIl llegan a la
conclusión que la problemática social debe ser estudiada y analizada desde una visión científica positiva
que se fundamente en la observación empírica de los fenómenos y que permita descubrir y explicar el
comportamiento de las cosas en términos de leyes universales susceptibles de ser utilizadas en provecho
de la humanidad.
TEORIA SOCIOLOGICA Y TRABAJO SOCIAL
La teoría social y el Trabajo Social, sostienen una relación necesaria y constitutiva de la identidad
profesional, debido esencialmente, a que no existe posibilidad de construcción del objeto de estudio e
intervención, sin mediación conceptual, sin fundamento en alguna matriz teórica de las ciencias sociales.
Es decir las teorías sociológicas brindan al trabajo social el marco referencial y sustento o pensamiento
teórico, ya que la intervención del trabajador social es un proceso que construye, a partir de las demandas
que las manifestaciones de la cuestión social visibilizan, cuyos elementos resultan necesarios para la
construcción del campo problemático como punto de partida y que dará direccionalidad a dicha intervención.
Para esto se necesita un posicionamiento teórico que lo brindan la teoría social y las teorías producidas por
la experiencia de los asistentes-trabajadores sociales que nos precedieron.
Es importante mencionar, que lo anterior supone el reconocimiento del Trabajo Social como una disciplina
que tiene su inscripción en el campo de las ciencias sociales, por lo cual, la construcción del objeto de
intervención requiere del manejo diestro de los conceptos y esquemas de análisis provenientes de la teoría
social y el reconocimiento de tal relación –Teoría Social y Trabajo Social– como constitutiva del propio
campo disciplinar. Dado que la intervención profesional tiene sus fundamentos en las matrices teóricas de
las Ciencias Sociales, es decir en la Teoría Social, el conocimiento de las principales tradiciones teóricas y
sus esquemas conceptuales debe ser estructurante y fundante en la formación de grado de los estudiantes
de la carrera de Trabajo Social y, por ende, parte necesaria de la práctica formativa.