Vous êtes sur la page 1sur 117

¿Y qué hago con estas ganas de acariciarte de rozar tu piel y de

gozarte?

¿Qué hago con el deseo de robar mil suspiros de tu voz?

Dime donde pongo las ganas de arrancarte la calma, llevarte a la


cama y acariciarte el alma.

Incendiaste el deseo dormido y no encuentro consuelo, solo


desvelo.
INCUBUS PARTE 1

Fue deliciosa, la mejor experiencia que jamás había sentido, ella tenía miedo sí, pero
era de esperarse, sobre todo al inicio cuando sintió que la observaba, pero después todo
fue genial, sentí como poco a poco lo disfrutaba, su corazón pasaba del miedo a la
excitación, sus hormonas se liberaron y llenaron el ambiente con su aroma, su piel dejo de
estar tensa y se volvió suave, lo mejor fue su sexo que comenzó a abrirse y humedecerse y
después el sonido de sus gemidos de placer, la mordí, me deleite con el sabor de su piel y
la hice completamente mía, definitivamente es el mejor trato que jamás hice, no me
arrepiento de nada y pensar que me negué esto por tanto tiempo…

Y todo gracias a ella, si no hubiera sido tan frígida jamás hubiera pasado, tantas veces de
quedarme con las ganas porque mi esposa no tiene el mismo apetito sexual que yo, al
principio el miedo fue mío, pero todo esto lo causo ella, aunque la amo y me encanta, el
deseo en mi alma no era satisfecho por su falta de apetito, hoy fue la última vez que tuve
que contenerme, para variar ella me rechazo, me desprecio y todo tuvo prioridad antes que
yo, antes que nuestro amor, antes que mi necesidad, la espere más allá de lo adecuado, la
apoye más allá de mi propio bien y aun así ella me dejo para otra ocasión, yo lo he hecho
todo por ella y ella no me entrega más que migajas de amor y menos que eso de pasión…
su pasión son otras cosas. Por eso salí molesto a la calle, era muy noche nunca pensé
encontrar a nadie en la calle a esa hora, pero lo que encontré fue mejor jaja no pensaría
que esto sería así, siempre me considere buena persona, intentando seguir el camino del
bien, pero eso no me había logrado ninguna alegría. Estaba allí esperando, me esperaba a
mí, es lógico, sentía mi frustración, me dio terror verlo, en su traje de negro tan propio. De
inmediato supe que era él.
-te propongo un trato-lo escuche, no tenía nada que perder y me despertaba curiosidad el
interés que él tenía en mi
-¿De qué trato hablas? ¿Quieres mi alma?
-No, eres inteligente y sé que no me la darás
-¿entonces?
-trabaja para mi
-¿trabajar para ti? ¿De qué forma y yo que ganare?
-placer, todo el placer que te han negado y más, y las habilidades para lograrlo.
-¿y tú que ganaras?
-lo de siempre. Pero tranquilo, seguirás siendo el dueño de tu propia alma, y si, podrás
dejarlo cuando quieras, sin trampas ni nada
-¿qué propones?
-¿has oído de los incubus?
-si- respondí dudando un poco
-¿te gustaría ser uno?- pensé en mi familia, mis hijos y mi esposa, no quería dejarlos y menos
para ser un demonio-¡tranquilo! se lo que piensas, no ocupas dejarlos, solo serás un
demonio por la noche, tu cuerpo permanecerá junto a tu esposa, solo tu deseo y tu esencia
harán el trabajo.
-¿porque yo?
-¡vamos! Cualquiera puede sentir tu ímpetu, tu creatividad, tu deseo, el fuego de tu alma.
Y ya que ni Dios ni tu esposa lo explotan, decidí hacerlo yo, te daré una oportunidad… -un
breve silencio.- bien piénsalo, quizás te busque después.
-¡no, espera! Si me interesa, pero…
-¿pero?
-¿de verdad no te quedaras mi alma?
-sabes quién soy, dentro de todas las cosas, es la única en la que no puedo mentir, así, sin
firmas ni nada, sin contratos, solo alimentaras tu deseo y perturbaras a alguna chica en la
noche y para que no te preocupes ya sabes que por lo general ellas creen que solo es un
sueño, un sueño húmedo o solo una parálisis del sueño jaja ya sabes aun ante la ciencia te
tenemos cubierto.
-¿de verdad?- no podía creerlo, estaba haciendo un trato con el mero señor de las tinieblas,
yo un simple mortal y por lo que veía llevaba todas las de ganar
-mira haremos esto, pruébalo esta noche, vuelve a tu casa duerme tu cuerpo y cuando estés
listo selecciona la victima que desees, si te gusta, mañana me dices ¿ok?

Dicho esto desapareció, jaja realmente pensé que era una alucinación, la ansiedad hizo
presa de mí, no lo había notado hasta ese momento pero sudaba frio a pesar de que la
noche era fresca, esa sensación de no saber si lo que pasa es real o no, me invadió por
completo, camine por un rato más y volví al lado de mi esposa, pensé que no lograría dormir
pero en poco tiempo ya roncaba, me desprendí de mi cuerpo, realmente parecía un sueño
y comencé a vagar por allí, entonces la sentí, la presencia de ella, sus ganas me llamaban,
Alicia la vecina de enfrente, hace tiempo que se había peleado con su esposo y estaban
separados, ella soñaba cuando llegue, pero mi presencia la despertó, se levantó y miro
derredor, no pudo verme, pero yo a ella sí, en su bata ligera se veía exquisita, su miedo al
sentirme era evidente se volvió a acostar comenzó a dormirse pero el miedo permanecía,
decidí acercarme, recordé lo de la parálisis del sueño y desee que ella no se moviera, el
miedo la invadió, pero no podía hacer nada solo su respiración y su corazón agitado eran
muestra de que me percibía a su lado comencé a olerla desde los pies hasta su cuello, ella
temblaba al sentir mi respiración, aunque ni siquiera me veía, lamí toda su piel, era
excitante saberme su amo, comencé a besar su sexo suavemente, al inicio no lo deseaba,
pero vi y sentí como se abría como botón que florece y comenzaba a humedecerse con el
rocío de la pasión, ser un demonio lleva tus capacidades más allá, siempre desee tener una
lengua larga y viperina para que los movimientos de ella aumentaran el placer en mi esposa
y hoy lo podía hacer con mi vecina, toque los puntos más recónditos y sensibles de su
pasión, me deleite y succione sus mieles y comencé a escuchar sus sollozos de amor, lo que
antes en ella era rigidez intentando no ser tocada se volvió completa sumisión y
cooperación, siempre desee que mi esposa aceptara un sesenta y nueve en nuestros
momentos de entrega, pero se negaba a cada intento, como incubus tenía sometida a mi
vecina y deseaba hacer todo lo que me placía aun sin su cooperación, gire mi cuerpo para
que mi miembro de demonio masculino entrara en su boca mientras me seguía deleitando
con el sabor de su sexo, pensé por un momento que intentaría morderme o escapar o
cualquier otra cosa, pero lo que hizo fue delicioso, comenzó a lamer y succionar con un
deseo extremo, los deseos y movimientos frenéticos de ambos se acoplaban conforme el
placer nos lo pedía, varias veces sus fluidos se vaciaron antes de sentirnos satisfechos, sus
piernas trémulas de pasión me demostraban que el placer era más que verdadero, note su
cansancio y decidí retirarme… al volver a mi cuerpo era evidente que también yo había
vivido más que un sueño, las sabanas estaban más que húmedas y mi esposa ni siquiera se
había despertado… definitivamente me convertiré en un sirviente del inframundo.
Tengo hambre de tus labios

Tengo hambre de tu piel

Tengo ganas de morir entre tus brazos

Y sentir que el universo nace al estar unido a ti


INCUBUS PARTE 2

Un sueño, todo debió ser solo un sueño… un sueño húmedo y muy genial, esto era
más que irreal y las sabanas húmedas de mi cama me llenaban de la confianza de que todo
solo había sido un sueño, comencé el día, lento como siempre, me arregle y salí a trabajar,
sin si quiera una despedida de mi esposa, aun me encontraba agitado, las chicas en el
camión rumbo al trabajo se veían excitantemente bellas, de seguro las hormonas liberadas
en mi cuerpo me hacían sentirme más dispuesto a la acción, iba recordando mi sueño y no
pude evitar tener una erección la cual se hacía mayormente notoria ya que no gusto de usar
ropa interior, sumergido en mis recuerdos tarde en darme cuenta que la chica parada justo
frente a mi veía con intensidad el abultamiento en mi pantalón… nunca he sido un tipo
agraciado y desde que me case mi estómago ha ganado mucho volumen, jamás pensé que
una belleza como esa fuera a verme así… de verdad esto era novedoso para mi… de seguro
era mi imaginación sobreexcitada por el sueño y las hormonas, aunque la mirada de esa
chica solo me motivaba más, en el trabajo creí sentir mayor amabilidad de las compañeras
de trabajo y aun del chico raro, pero esto si me desagrado, estoy seguro que era mi
imaginación jugándome una mala pasada, los años anteriores cuando mi esposa entraba en
esa etapa de completa frigidez y yo desahogaba mis ganas en la ducha había intentado
acercarme a muchas compañeras de trabajo y sus evasiones y negativas minaban mi
autoestima, ese cambio de actitud en ellas seguro era una coincidencias, cuantas veces
antes evadieron mi saludo y hoy muchas de ellas me saludaron con un muy afectuoso beso
en la mejilla… quizás si este un poco más guapo hoy.
No hubo mayores sorpresas durante el trabajo, la rutina de siempre frente al computador,
mientras el minutero giraba a cada hora, cada vez estaba más convencido de que todo había
sido un sueño, vuelvo a mi casa y en el trayecto final aparece Alicia, siempre se me hizo una
mujer muy sensual y hoy no era la excepción, estaba arreglada como para salir a una fiesta,
me moleste con ella porque siempre me pedía favores referentes al hombre de casa y yo
por mis deseos hacia ella siempre la ayudaba, pero ante mis ligeras insinuaciones siempre
se había negado, aunque en mi sueño fue fenomenal hoy no estaba dispuesto a quedarme
en la friendzone haciéndole un favor mientras otro fulano se la comía por la noche.
-Hola Enrique- me intercepto-¿puedes hacerme un favor?- se veía preciosa, pero esta vez
no caería ante sus encantos.
-Disculpa Alicia hoy no puedo, voy llegando del trabajo y estoy cansado, además voy a jugar
un rato con mis hijos.
-que lastima, solo quería que me ayudaras con algunas cosas del cuarto.
-lo siento mucho Alis, hoy no puedo
-pues ni modo… es que ayer te soñé, pero quizás me puedas ayudar otro día… o por la
noche- se despidió con el beso en la mejilla más sensual que jamás haya sentido… mi amigo
de debajo de inmediato reacciono y pude ver como ella lo miro y si mi olfato no me miente
juraría que su amiga estaba humedeciéndose en ese mismo momento… casi me muero de
arrepentimiento por lo hecho, pero nunca he sido de cambiar rápido en mis términos, por
lo que continúe lo poco que me quedaba de camino a casa, el día termino normal, mi esposa
apenas si se percató de que yo había llegado, pero el recibimiento de mis hijos fue tan
caluroso como siempre, jugué con ellos hasta la cena y después me fui a dormir, para ese
momento y después de una pequeña platica con mi esposa que como siempre se veía bonita
y atractiva para mi gusto nos acostamos a dormir, un pequeño remordimiento comenzaba
a roer mi alma, no la traicionaría, nunca la había traicionado aun, sin mentir si lo había
intentado, pero jamás había concretado mi pecado, quizás por intervención divina, pero
aun podía decir que no la había traicionado, además era tan bella, la única que me había
abierto su corazón desde el inicio, era la dueña y cómplice de mis perversiones, puedo jurar
que lo intente, intente ser cariñoso, seductivo, la abrace, le dije que la amaba, pero su
respuesta fue la misma –¡aj! ¡Ya vas a empezar! ¿Tú siempre tienes ganas?
No conteste, esa misma discusión la teníamos cada quince días y el desenlace siempre era
el mismo y nunca me era favorable, me gire en la cama y me deje dominar por el sueño,
esperando poder tener un sueño como el día anterior o en su defecto aceptar el trato del
señor del mal…
No sé cuánto tiempo paso, pero juraría que me desperté a la misma hora en que salí a mi
paseo de la noche anterior, mi esposa roncaba y ni siquiera se inmuto al sentir que salía de
la habitación.
Comencé mi paseo nocturno seguro de que toda mi experiencia paranormal había
terminado, que equivocado estaba, apenas llegue a la esquina y allí estaba el, con un traje
blanco que realmente lo hacía parecer un enviado del cielo
-¿y bien?
-realmente pensé que todo había sido un sueño
-ya ves que no ¿entonces? Por cierto, espero que eso no sea por mí- no lo había notado
pero en ese momento tenía una gran erección, en ese momento su apariencia cambio y se
convirtió en una hermosísima morena en vestido de coctel- mejor ahora, te sentirás más
cómodo con esa erección frente a mí.
-creo que aceptare- conteste entre abochornado y aún más motivado
-¿crees?
-está bien, acepto, solo tengo algunas dudas ¿por qué yo?
-ya te lo dije mortal, tu ímpetu y creatividad, hace tiempo que me lo demostraste, que
podías seducir y atrapar el alma de la mujer que desearas por pura y santa que deseara ser
-¿yo?- no creía lo que decía, pero casi sabia a que se refería- si nunca he sido el guapo del
barrio jaja- mi risa era nerviosa
-ya sabes de que hablo, tu esposa era muy recatada antes de conocerte, ella deseaba ser
monja, ni siquiera veía atractivo en el género masculino que la hiciera tener una
estimulación y valla que la arrancaste del camino de la pureza
-¡pero ya ni siquiera acepta mis insinuaciones!
-no todas, pero para alguien que estaba destinada como ella a la pureza has hecho lo que
yo no había logrado.- no puedo negar que ese comentario de hecho me hizo sentir orgulloso
-está bien, acepto ¿Qué tengo que hacer? ¿Firmo en algún lugar?
-pensé que no aceptarías, cuando por la tarde despreciaste las insinuaciones de tu vecina.
Eso es lo único que tienes que hacer para empezar, ve con tu vecina, pero no como incubus,
así, ahorita
-pero…
-no vas a empezar con moralidad en este momento, después de lo que hiciste ayer, la
diferencia es nada, sabes que lo deseas y ella está allí esperándote en una deliciosa bata
blanca.- me iba a comenzar a alejar-¡espera!- se acercó a mí en ese delicioso cuerpo y me
estrecho haciéndome sentir sus partes femeninas –¡hum! ¡Qué suertuda esa Alicia!- se
separó- está bien ya vete
Me dirigí a la casa de Alicia, me encontraba de verdad nervioso ante lo que pasaba, toque
a su puerta y poco tiempo después abría, precisamente cubierta solo por una ligera bata
blanca que traslucía bajo la luz y contrastaba su silueta.
-Enrique, pensé que no vendrías, ya es muy noche.
-Disculpa, me quede pensando en lo que me dijiste ¿Qué necesitas de mí?-no quise ser tan
directo
-te dije que te soñé, pasa,- cerro la puerta tras nosotros- quiero despejar algunas dudas,-
camino a su cuarto con paso sensual y yo la seguí- comenzaba a inquietarme -continuo- y
estaba a punto de sacar a mi amigo de baterías. Pero, veo que sabes de que hablo- miro mi
pantalón y su mano se extendió para acariciarme, mi erección era total. yo me derretí ante
la caricia mientras ella se aproximó para besarme- Ana Laura nunca habla de ti, por más que
he intentado saber de tu desempeño en la cama, te juro que me ha hecho pensar que eres
el peor amante, del que una mujer nunca hablaría, pero sintiendo esto veo que estas bien
equipado.-
Yo apenas si podía pasar saliva, lo que me decía era tanto ofensivo como seductivo. Pero
antes que pensara que contestar me robo el aliento en un beso profundo, nunca una lengua
que no fuera la mía había estado tan dentro en mi boca… me llevo a su cama y me arrojo
en ella.
En mi sueño tenías lengua de serpiente, veo que no es así, pero espero que seas tan hábil
como te soñé, desabrocho y bajo mi pantalón, para subir besando por mis piernas y llegar
a él.
-¡hum! No estas circuncidado, eres el primer hombre que conozco así- retrajo mi prepucio-
se ve hermoso, lo tienes bonito chico- y comenzó a besar más abajo, entonces en un
movimiento felino, se giró y puso su delicada y suave vagina frente a mí, estaba recién
depilada y húmeda en todo su esplendor, no pensaba negarme ni un instante, mientras
sentía sus besos y succiones yo acometía con mi lengua intentando llegar tan profundo me
fuera posible, pero como humano era mucho menos hábil por lo que opte por
concentrarme en un labio a la vez tan fuerte y tan delicado como me fuera posible,
dejándome guiar por sus suspiros y palabras, la delicia de su clítoris me llevo a centrarme
en él y al oírla gritar mi nombre supe que esa parte urgía mi atención, lo acaricie y motive
con mi lengua tanto como me era posible. Entonces los espasmos involuntarios comenzaron
y el hermoso fluido de su orgasmo baño mi cuerpo acompañado de un delicioso gemido
que concluyo con una suave mordida en mis testículos.
-¡vaya que eres bueno!- si eso haces con la lengua ya quiero sentir a tu compañero dentro,
en otro movimiento ligero y ágil como gato comenzó a besar mi miembro con su vagina,
poco a poco en movimientos imperceptibles a la vista pero deliciosos al tacto fue
envolviéndome dentro de ella hasta sentirme del todo adentro, para comenzar el vaivén
frenético del sexo, la humedad de nuestros cuerpos y el choque entre ellos hacia el delicioso
sonido del chapoteo que combinado a sus sollozos de placer hacían una de las melodías
más eróticas que jamás había oído, él va y ven cada vez era más violento y ella cada vez se
agitaba más en diciendo mi nombre y llevándome lo más dentro de ella a cada embate,
nuevamente las contracciones involuntarias se hicieron presentes, era delicioso sentir sus
músculos apretar mi miembro y el delicioso rio de su vientre baño mi cuerpo mientras mi
eyaculación baño su interior y cayo a mi lado rendida de placer
-no entiendo por qué Any nunca presume tu capacidad de amante...
El sueño nos envolvió y yo me libere de mi cuerpo, sabía cuál era mi deber y por algún
motivo recordé a la chica del autobús, no sé como pero sabía dónde vivía y tenía que ir ahí…
Cobijado por la noche el incubus caza una nueva víctima para
alimentarse con su pasión…
INCUBUS PARTE 3

Tenía alas, esta versión infernal de mí se desplazaba por el cielo sin problemas, en su
momento no lo note, pero había más seres surcando la noche aparte de mí, era tal mi
excitación que solo estaba enfocado en cumplir mi deber y complacer mi deseo.
Llegue a la casa de sus padres, era hija única pero trabajaba por placer. Ser un espectro del
mal te da habilidades que jamás hubiera imaginado, me volví solo una sombra que sin
problema se deslizo bajo la puerta, llegue hasta la orilla de su cama, esta nueva forma me
daba una libertad de movimiento inusitada y deseaba explorarla, ascendí por las patas de
su cama cual serpiente hambrienta y pude sentir que ella despertaba ante mi presencia,
pero contrario a lo que imagine ella me esperaba y deseaba mi presencia, me deslice bajo
su sabana, era yo apenas perceptible, como una corriente de aire que comenzaba a rozar
su pie, podía acariciar su piel y ella me sentía y suspiraba a cada instante, fui algo más que
una sombra que subía por sus piernas y llegaba hasta su vientre, ella sin duda me esperaba
y se deleitaba con mi presencia, el aroma salado que recuerda al mar estaba presente
inundando de feromonas el aire de entre sus sabanas, húmedo, tibio e incitante, sus piernas
se separaban levemente, ella me sentía allí, sabia de mi mirada que la contemplaba entre
sus piernas y deseaba sentirme dentro, entonces sucedió, como botón de flor su deliciosa
vulva se abrió, despacio, muy despacio y excitante a la vez, el roció de sus labios nació
lubricando su cuerpo. A pesar de lo adictivo que era la escena solo por contemplarla, no
pude más y entré, una serpiente entre sus piernas, era yo una sombra maligna que solo
deseaba alimentarse de su cuerpo y ella la nodriza que lo alimenta, me movía y removía
dentro buscando llenar cada espacio, probando y degustando su miel, excitando cada
terminal nerviosa dentro de su vagina para provocarla un poco más y que sus secreciones
fueran mayores, podía sentir como se convulsionaba en contracciones de placer mientras
los gemidos eran ahogados para no ser oída, ¿cuantas veces llene esa deliciosa oquedad?
no lo sé ¿cuantas veces expulso el magnífico fluido del clímax del placer? No lo diré, pero
no solo había humedad en sus sabanas y colchón, ambos nos saciamos de placer. Al emerger
de aquel delicioso estado tome una forma más similar a la humana pero invisible a la vista,
explore su cuerpo aun trémulo de placer y me deleite por un momento al contemplar sus
pechos al viento erectos en todo su esplendor. Pero una punzada me recordó que mi cuerpo
seguía en la cama de Alicia y era urgente volver, más veloz que la sombra eran las alas que
emergían de mi espalda y me llevaban surcando el cielo hasta mi lugar, volví a mi cuerpo y
ahí me esperaba el… o ella, quien hacia posible darle vida a mi oscuridad, me desperté.
-¡por fin volviste colibrí!- dijo el rey de las sombras… o mejor dicho la reina de las sombras.
-¿Qué haces aquí?-
-tranquilo, ella no va a despertar, pero tu esposa pronto despertara y tú tienes que estar
allí… y quitarte este aroma de hembra que llevas encima, ándale báñate y regresa a tu casa
-es muy tarde me bañare en mi casa-
-no lo es tanto, solo ha pasado media hora desde que te fuiste y 1 hora desde que saliste
de tu casa-
-¿Qué?- estaba sorprendido
-el alma es mucho más rápida de lo que crees, el mundo de los sueños y espíritus se mueve
distinto que el mal llamado mundo real.
-¿puedo preguntar? ¿Por qué te importa que llegue con mi mujer antes de que despierte y
que no se dé cuenta?
-yo tengo mi cuento, además te he observado por años y sé que si estas mal con tu mujer
no trabajas bien-

Me hizo gracia lo que me dijo, realmente él pensaba que esto era un trabajo. Me bañe en
casa de Alicia y me aliste lo más rápido que pude y volví corriendo a mi hogar y entre al
baño de mi casa, simule que me bañaba y salí nuevamente, mi esposa a penas se
despertaba…
-¿te bañaste?
-si
-¿Por qué?
-tenia calor y no podía dormir.

Sin mediar más palabras volvió a dormir, solo podía imaginar que si no hubiera estado allí
cuando se despertó las cosas hubieran salido mal, pero la princesa de las tinieblas se había
preocupado por mi jaja ¡qué extraño!
Eres el deseo que me lleva al pecado.
INCUBUS PARTE 4

¿Realidad? Siempre me pregunte si este mundo era toda la realidad, después de


todo me educaron católico y se hablaba del cielo y el infierno, esto solo era un mundo
pasajero y al final de la cuenta entraríamos a la siguiente etapa, ahora era yo un ente que
trabajaba en las tinieblas, al menos de noche, mientras tanto la vida seguía, desplazándose
lento como cada día.
Aquella ilusión de ser el Bistec más sensual de la cocina había pasado, en el camión todas
las mujeres volvían a ser indiferentes a mi mirada y por más que buscaba a aquella chica
creo que no subió en ningún momento, no al menos en esa unidad, las compañeras en el
trabajo apenas si advirtieron mi llegada, era yo el clásico Godínez de oficina, el tipo invisible
que cubre su horario y se va, la excitación se alejaba de mi pero yo no quería dejarla ir,
atorado en la computadora cumplía mi parte pero no podía dejar de buscar a alguna
compañera que pasara junto a mi cubículo, entonces llego, el sr Gonzales el jefe de piso.
-Sr. Enrique tiene rato fisgoneando a sus compañeras, le recuerdo que se le paga por su
trabajo, no por contemplarlas- dijo esto en un volumen tan molesto que ya podía sentir las
miradas de todos sobre mi hombro- si usted desea puede intentar hablar con ellas en la
hora asignada para la comida, pero si no mal recuerdo es usted un hombre casado con hijos,
por lo que debería estar avergonzado, está aquí para llevar el sustento a su casa y su
comportamiento es deplorable…
En ese mismo instante salía de su oficina la señora Vázquez, la sensual exesposa del dueño
y su socia, algo punzo en mi cuello y me dijo que era ella la indicada
-¿por qué tanto alboroto González?- lo interrumpió
-es que…
-es que me estaba reprimiendo por el tiempo que dedico a deleitarme con la belleza
femenina en lugar de trabajar- lo interrumpí, ni yo podía creer lo que decía, ni el ímpetu en
mis palabras, normalmente hubiera bajado la mirada y esperado a ser reprimido, pero allí
estaba yo, erguido en toda mi estatura enfrentando a la más poderosa mujer de la empresa-
-vaya- contesto ella- por favor acompáñeme a mi despacho.
Definitivamente había cometido un error, no solo no tendría venganza contra el maldito
González, esta vez sí sería despedido, ella camino asía su oficina y yo venía detrás, lo más
seguro de mí que podía caminar, aunque por dentro mi corazón estaba a punto de estallar.
En algún lugar oí que los hombres de poder deseaban alguien que los sometiera y los
obligara a cometer sus deseos sexuales más ocultos ¿podía ser esto lo que una mujer
empoderada deseara?
Entramos a su oficina, cerré la puerta detrás de mí y cuando nadie nos veía la tome por la
espalda y la lleve contra la pared
-es usted tan sensual señora Vázquez- susurre a su oído- bajo esa falda existe el deseo que
tengo yo.
-¿qué pretende señor?-me dijo molesta, pero su voz tenía el mismo volumen seductor que
el mío
-solamente hacerla mi esclava sexual y usted cooperara o se arrepentirá al dejar ir al mejor
amante que pudo tener…
Mi olfato siempre había sido muy sensible y esta vez lo era aún más, el olor de su lubricante
natural naciendo me dijo que más que molesta ella estaba excitada, no podía fallar.
Mientras con la izquierda atrapaba su brazo y la mantenía contra la pared con la diestra
comencé a sentir su busto, la excitación en su pecho era palpable, deslice mi mano poco a
poco hasta llegar a la cumbre de su feminidad levante su falda ¡humedad! deliciosa
humedad que empapaba sus bragas, la hice asía mí y deje que sintiera mi erección
-¡Aa! Señora Vázquez desde que se divorció he esperado este momento- pude sentir como
la tensión de su cuerpo disminuía y ella misma llevaba su cuerpo asía mi- nunca pensé que
una mujer tan hermosa durara tanto tiempo sola.
-¿de verdad?
-mi deseo no miente ¿puede sentirlo?-la apreté aún más asía mí, mientras mis dedos
jugueteaban con sus pantaletas húmedas.- ¿lo siente?
-¡si!-dijo con ese exquisito tono de una mujer indefensa ante la excitación
-¡inclínese!- ordene mientras liberaba su brazo.
Ella curvo su cuerpo empujando el mío, yo la dejaba sentirme mientras lo hacía, levante su
falda- ¡que hermosa!- suspire al contemplar la escena de la que solo me había hablado mis
manos, su prenda estilando de humedad y sus bellas piernas y glúteos, comencé a deslizar
sus pantaletas asía abajo quedando mi rostro frente a ella, besos tenues entre sus piernas
cobijados por sus suspiros, ella tenía meses sin compañero y todos notábamos su urgencia
por los vestidos que ella había comenzado a usar, mi lengua se deleitó atrayendo toda esa
humedad mientras ella gemía gentilmente, me detuve, bese su ano procurando dejarlo bien
lubricado, mientras ella lo aprobaba con pequeños sollozos. me erguí en toda mi estatura y
poco a poco deslice mi miembro entre sus glúteos mientras los separaba con las manos, un
gemido más fuerte me dio la señal, comenzó el vaivén, poco a poco aumentando la
intensidad, deslice mi mano izquierda por su espalda hasta acariciar su hermoso cabello y
la hice con fuerza asía mi –¡HA!- grito intentando contenerse, el movimiento se volvió más
frenético y yo más violento -¡más despacio!- dijo intentando sonar controlada, pero no hice
caso –¡HA!... por favor no tan fuerte… ¡humm!- jadeaba con pasión mientras luchaba por
contenerse- ¡me van a oír!- mi ímpetu no disminuía –¡por favormmm ha!- sollozo- más
despacio ¡ho! me van a oír. -Casi llorando de placer
-Eso es lo que quiero- conteste…
Fueron solo unos cuantos gritos los que salieron de la oficina muy tenuemente, quizás nadie
los oyó, pero el charco de placer en el suelo y el aroma al abrir la puerta estoy seguro que
fue una chisme muy sonado llevado por las chicas del aseo… o al menos así habría sido ya
que el rostro de la chica que entro era muy familiar… era él o ella, lanzándome una mirada
muy especial entre sorprendido y desaprobando mi actuar…

Volví a mi casa, el viaje transcurrió un tanto normal ya que el olor a hembra salía de mi
pantalón y otras mujeres en el camión me miraban con el disimulo e interés femenino
característico, Alicia salió a mi paso interceptándome con un beso.
-¿qué quieres Alis?- la rechace
-que me ayudes a mover mi cama como ayer- se aproximó a mí
-Alis conoces a mi esposa, si te ve así de insinuante asía mi lo descubrirá en un parpadeo
¡aléjate!
-ayer no te portabas así
-ayer no amenazabas la tranquilidad de mi matrimonio
-está bien… pero ¿te espero en la noche?
-lo pensare.
El aroma llego a su olfato
-¡Wow! ¿Ya otra?
-¿de qué hablas?
-ven a mi casa, será mejor que te quites el aroma o no seré yo quien destruya tu matrimonio.
La seguí, quizás tenía razón
-lávate en el baño… procura no mojar tu ropa… llamare a Any y le diré que te traje a mi casa
para que me ayudes con la televisión.
- te lo agradezco
-me lo agradecerás en la noche
- lo pensare…

Volví a mi casa, mis hijos como siempre salieron a recibirme y yo fui con ellos a su cuarto,
la tarde llevo a la noche y la cena fue normal, frente a la tv y sin muchas palabras hasta que
-llamo la señora Vázquez cuando estabas con Alis- aceleración del ritmo cardiaco
-¿a si? ¿La… la señora Vázquez? ¿Qué quería?-simule
-dijo que quería felicitarte por el desempeño que tuviste esta semana que estaba
estudiando un bono para ti y me pregunto de la familia
-¿de verdad?- ser un tipo decente que cumplía sus obligaciones nunca me había ganado
nada y hoy que dejaba que mi lado oscuro gobernara todo pintaba mejor.
-sí, yo también me sorprendí, de verdad pensaba que solo ibas a tu trabajo sin más
expectativas que traer tu sueldo… espero que el bono sea suficiente ya que tenemos
muchos pendientes y no creía que los fuéramos a soluciona nunca.
-si está bien, tú decides en que lo usamos…
Mi esposa tuvo un tono más alegre después de esa plática y yo ni imaginaba lo que estaba
por venir.
Quiero deslizarme suavemente para entrar en tu corazón, anidarme
en él y comenzar la revolución, llevarte a visitar las estrellas sin
abandonar la tierra, quiero tomarte de la mano para bailar un buen
danzón y enseñarte el amor latino, ese que no tiene fronteras ni
conoce de penas...

Quiero que el mundo se mueva lento, tomarte de la mano y dibujar


nuestro propio firmamento, quiero vivir tu vida y que tu vivas la mía,
que el mundo nos contemple azorado al descubrir el verdadero
amor.
INCUBUS PARTE 5

El trato agradable de mi esposa me hizo soñar, después de lo que había vivido


realmente la deseaba a ella, era ella mi gran y verdadero amor, aunque mis hormonas no
congeniaran con su ritmo de deseo, era ella a quien realmente deseaba cada noche… y cada
día, su entrega en los años pasados, todo lo que habíamos vivido y simplemente porque fue
ella quien por primera vez me abrió las puertas del amor y el sexo, hasta los últimos días
había sido ella la única en mi vida: éramos aun unos niños tontos, yo 20 y ella 17, ella ni
siquiera lo había deseado antes de ser mi novia, casi ni entiendo como la convencí, era yo
todo lo contrario al chico que todas quieren, torpe, pobre, cuasi aburrido y nada atractivo,
pero me recibía con una moderada sonrisa cada que la visitaba
-Ana Laura va a ser monja, ni te esfuerces- me decían todos sus conocidos.
Ella era poco festiva, aparte de su padre era yo la única persona con quien convivía después
de clases, veíamos tv, escuchábamos música y platicábamos, ella ni siquiera quería ser mi
novia, solo éramos amigos decía, apena si me tomaba la mano… algunos pocos besos
existieron de por medio durante nuestro noviazgo… pero un día para mi suerte el padre
llevo a una “amiga” y le rompió el corazón… desde que su madre murió solo habían sido
ellos dos y ese día ella me abrió la puerta, el padre llevo a su amiga al cine y ella me recibió
más arreglada que nunca, no menciono nada, pero su aroma y el pequeño departamento
eran diferentes… no pasó nada realmente, los besos y caricias de esa niña solo despertaron
al monstruo del deseo que había en mí y que después de ese día no desperdiciaría otra
oportunidad de estar solos…
Por fin en nuestro cuarto yo realmente esperaba algo más, cuando se acostó a mi lado la
abrase por la espalda, ella no dijo nada, pero mi amigo pronto reacciono al delicioso calor
que nacía de sus glúteos…
-huj- un pequeño susurro, casi nada, si esto hubiera sido hace 8 años sin dudarlo embestiría
con mayor ímpetu, pero el poco deseo y sus reacciones de un tiempo para acá me hacen
ser más cauto en mis movimientos, mis mano izquierda serpentea gentilmente desde su
estómago desciende poco a poco con pequeñas caricias que me hablan de la suavidad de
su piel, acaricio su pierna ¡que delicia de piernas! Esta mujer siempre me ha gustado, beso
su espalda y mis labios ascienden asía su cuello
-¡haj!-el tono es fuerte y seco- ya déjame, sabes que odio que beses mi cuello.
-por favor, hace mucho que no…
-no quiero ¡entiende!
-pero yo si
-entiende que no
-tu entiéndeme a mí, hace mucho
-sabes que siempre he sido así
-yo también
-¡haj!- gira y termina en posición fetal cubierta por la sabana.
Salgo del maldito cuarto azotando la puerta, uno de mis hijos se asoma y me ve avanzando
asía la puerta
-¿A dónde vas papi?
-a pasear hijo
-¿te acompaño?
-no peque, es tarde y mañana tienes que ir a la escuela, solo voy a tomar aire y vuelvo
Asiente con la cabeza y vuelve a su cuarto.
Nuevamente en la calle solitaria, otras noches hubiera sentido inseguridad, pero el mal en
mi corazón me hacían sentir un ser poderosos lleno de maldad… pero la imagen de mi hijo
en la puerta no me dejo ir muy lejos, la puerta de Alicia se veía tan seductora… volví sobre
mis pasos, entre al cuarto y me acosté, no había tanta necesidad de sexo en mí, pero el
dolor del rechazo corroía mi corazón, me acosté junto a ella y murmure a su oído.
-te vas a arrepentir.
Estoy seguro de que me escucho, pero ni siquiera se movió.
El sueño no llego, pero mis nuevas habilidades me separaron pronto de mi cuerpo, un
sentimiento extraño no me dejo salir como otras noches solo como una exhalación, en lugar
de eso me deslice por la casa y salí buscando saciar mi furia. Alicia no me apetecía, venganza
es lo que existía en mi corazón, venganza y lujuria entonces comprendí mi maldito deseo y
volví asía el cuarto, al pasar junto al cuarto de mis pequeños sentí su presencia, 3 pequeños
ángeles jugaban y custodiaban a mis pequeños, sintieron mi mirada y voltearon, al verme
pude entender su tristeza y desaprobación -¿Qué no ven como me tratan? Pensé.
Entre al cuarto, sin regresar a mi humanidad. Allí estaba ella, echa un ovillo y cubierta por
completo mientras mi cuerpo era rechazado como la almohada fea de la cama.
-¡esto lo pagaras!- gruñí
Pude ver como tiritaba de miedo al escucharme entre sueños, me metí entres sus sabanas
y forcé la entrada entre sus piernas, ella ni siquiera podía reaccionar, comencé a acariciar
sus labios en su exterior obligándolos a separarse un poco más a cada tacto, el terror
saturaba su atmosfera, pero no podía hacer nada, solamente su respiración se agitaba más,
la parálisis era total, un beso negro, metí mi lengua entre sus glúteos mientras mi manos
continuaba torturando sus labios con caricias que ella no deseaba, pero yo sabía que
disfrutaba, si hubiera sido mi yo humano hubiera caído de la cama con una patada con todo
el odio de su corazón, pero ella sabía que eso que sentía no era mi cuerpo, su esposo dormía
a un lado roncando vencido por la soledad y el cansancio… quiso gritar pero no pudo, le
falto el aire, le falto el aliento y yo era el amo de su voluntad, entonces ¡el roció nació! el
bendito roció de su vagina mojaba sus labios que se abrían rechazando su voluntad y
obedeciendo mi deseo, hace cuanto no me deleitaba con el dulce licor de mi propia esposa,
separe sus glúteos lo más que pude y lamí con locura todo aquello, la mezcla entre el sabor
de sus partes era deliciosa y excitante, después de tanto volví a probar a esa mujer, la
conocía como a nadie y sabía que puntos debía de tocar y en que ritmo, dentro y fuera de
ella, no me importo todo lo que luchaba su corazón, cuando nos amábamos solamente era
necesaria una vez para que ella se separara de mí y no hubiera más, pero siendo yo el amo
de la situación la expulsión de su rio de pasión tuvo tres oportunidades, sus músculos
convulsionaban una y otra vez, sus piernas sus glúteos, toda ella empapada en sudor y
fluido, su respiración sin ritmo y el aroma llenando el cuarto, pequeños y ahogados jadeos
escapaban a su control mientras yo penetraba con mi demoniaco poder en sus ahogados
genitales, por fin cedió por completo al deseo y sus piernas se abrieron para recibir al
demoniaco ser, la levante por la cintura y embestí con el diabólico falo que me armaba, solo
dos veces más y el ultimo rio de su sexo baño el colchón y ella era liberada en un último y
ahogado grito de placer…
Todas mis noches de perversa pasión serían solo para ti si lo
desearas...
INCUBUS PARTE 6

-¡ENRIQUE!... ¡ENRIQUE!
-¿Qué paso?- Digo somnoliento, aunque se lo que paso, mi cuerpo está cansado y el volver
a mí mismo deja esa sensación de mareo y desconcierto de despertar, la cama está
completamente mojada de nuestros fluidos aunque ella cree que son solo suyos.
-¡acabo de tener una pesadilla! Creo. Pero fue demasiado real, un demonio entro a la casa,
te llamaba y tú no despertabas- su rostro lleno de lágrimas
-tranquila- la abrazo intentando confortarla
-¡suéltame! ¡Fuiste tú!
-¿de qué hablas?
-dijiste que me arrepentiría cuando nos acostamos… tu invocaste al demonio que me violo
-¿Qué? ¡Estás loca! Son tus malditas hormonas que te traicionan, me rechazas a mí pero
sueñas un demonio para liberar tu placer… ¿hace cuánto ni te toco? Y tú con tus locuras, ve
como dejaste el colchón ¡ojala solo una vez hicieras eso conmigo!- no le permití contestar,
tome mi almohada y me fui al sillón de mi sala.
Mi corazón se regocijaba en la venganza, ella se había quedado sin palabras y yo podía
continuar mi descanso en la sala en espera del siguiente día.

Nuevamente las carreras de todas las mañanas y subir al camión lleno de bellas damas de
las cuales alguna podía ser mi victima…
-¿se quiere sentar?-dijo una anciana en el camión junto a la que me había parado
-no gracias- desprecie la invitación contemplando a todas las bellezas que iban, algunas
arreglándose otras dormitando, pero cualquiera mejor que aquella anciana
-¡siéntate a mi lado!- ordeno y pude distinguir la voz de mi nuevo amo.
Me senté sin replicar más y puse atención a lo que me decía
-te has divertido bastante en tu nuevo empleo, en poco tiempo has logrado tanto,
venganza, exploración, innovación, traición… los humanos siempre sorprenden en su
evolución, no creí que fueras capaz de tanto, otros seres tienen dificultades para adaptarse
tan rápido y alimentar su deseo, tú en cambio tienes un deseo tan vivo que aún no conoce
barreras, pero ten cuidado, no eres el único que trabaja amparado de la noche y aun eres
un niño en esto… pronto tendrás una misión, una difícil misión que quizás no sea tan grata
como las mujeres que has probado, pero si haces esto bien serás el objeto de todo mi
respeto ya que me acercaras a uno de mis grandes objetivos
-¿así?
-pronto hablaremos de ello, mientras tanto, ten cuidado y sigue aprendiendo de tus nuevos
poderes. Hemos llegado.-
-¿a dónde?
-aquí es tu parada, de aquí a tu trabajo- había estado tan embebido en la plática que no me
di cuenta que ya era hora de bajarme.

El ambiente era más agradable, nuevamente las chicas del trabajo eran amables, me situé
en mi lugar y comencé el día laboral
-¡buenos Días Sr. Enrique! Lo veo mucho más enfocado hoy.
-Así es Sr. González- conteste deteniendo un impulso de odio hacia él.
-veo que la Sra. Vázquez fue persuasiva en su discurso.
-elocuente- respondí casi burlándome del idiota, ni siquiera se imaginaba quien iba ganando
la partida.

Dos horas pasaron y la Sra. Vázquez llego entrando directo a su oficina.


Solo unos minutos pasaron cuando el Sr. González se dirigió a mi lugar.
-La Sra. Vázquez desea que se presente a su despacho.
Si no fuera por la llamada que había hecho a mi casa con mi mujer, me hubiera preocupado,
sabía que “la jefa” estaba satisfecha con mi apoyo del día anterior.
Entre donde la Sra. Vázquez, cerrando bien la puerta tras de mi
-Sr. Enrique, siéntese por favor- dijo desde el pedestal de patrona- hacia mucho que no me
sentía tan bien, se lo agradezco, pero le recuerdo que aquí, en mi negocio, la que manda
soy yo y así quiero que siga.
-claramente lo entiendo Sra. Vázquez…
-Isabel, cuando estemos solos puedes llamarme Isabel.
-lo entiendo Isabel
-hacia mucho que no tenía eso que tú me diste, no te negare que estoy deseosa de más,
pero...- se sonrojo un poco- estoy algo lastimada y prefiero descansar un poco…
-Isabel, hermosa y sensual Isabel, te entiendo claramente, pero hay más de una manera de
disfrutar la vida –me incline asía ella sin abandonar la silla- si sabes a lo que me refiero y si
sientes el mismo deseo que yo, quizás podemos disfrutar de la hora del almuerzo juntos y
nadie lo note.
Era evidente quien era el amo y quien el esclavo cuando sus manos nerviosas buscaron el
celular en su bolso
-necesito revisar mi agenda-dijo intentando mantener la compostura- como sabes me
quede sin secretaria y estoy algo retrasada.
-eso lo podemos arreglar- dije levantándome de mi silla y yendo asía ella- yo puedo ser su
secretario y adecuar su agenda- fui detrás de ella y comencé a dar un masaje en sus
hombros-en sus tiempos libres nos podemos divertir- susurre a su oído y pude ver como su
piel se erizaba de deseo-solo sería necesario un pequeño aumento.
-e.. eso… lo puedo arreglar- dijo con la respiración entrecortada.
-bien, volveré a mi lugar, para que nadie comience a hablar- dije secamente como si nada
pasara- la veo para el almuerzo.
Salí con paso seguro y volví a mi computadora… desde ahora todo iba a mejorar, eso era
seguro.
La hora del almuerzo llego y ella me mandó llamar con el sr. González antes de que
abandonara mi lugar
-No sé cómo le hizo- dijo González –me dijeron que usted ahora será el secretario de la
señora y además que ajuste la nómina para un injustificado aumento-
Podía percibir su odio y su desdén en la mirada, pero eso no me importaba, en adelante el
seria mi subalterno y yo mandaba.
Con el sr. González tras de mi entramos al despacho de la Sra. Vázquez, ella se levantó de
su silla como toda una patrona
-sr. Enrique- dijo en un desplante de confianza- después de lo que hablamos he decidido
ascenderlo con su respectivo sueldo ¿si acepta? Iremos a un restaurante donde lo pondré
al dia y discutiremos los términos-
-muchas gracias Sra. Vázquez- le seguí el juego- estoy muy agradecido y con gusto acepto
su invitación.
Subimos a su auto y conduje a un motel no muy lejos del trabajo…
Le abrí la puerta del auto y del cuarto, la invite a pasar, la poderosa dueña de la empresa
había desaparecido, era aquella un manso corderito que se dejaba guiar por el amo.
Entre y ella esperaba parada junto a la cama
Me aproxime sin tocarla y comencé a respirar su aroma, su cuello delicioso que pedía ser
besado, me enseñaba el nerviosismo de mi víctima, su ansiedad al sentirme cerca y no ser
tocada
-que delicia de piel- susurre a su oído y di un beso en el lóbulo de su oreja- déjame
contemplarte que eres una escultura viva en piel de mármol.
Deslice un dedo por su cuello bajando a su blusa, que comencé a desabrochar sin prisa.
Poco a poco las prendas fueron arrojadas al suelo y quedo desnuda a mi vista, agitada de
excitación, pero sin moverse, simplemente una presa ante un tigre
-¡siéntate en la cama!- ordene
Me acerque a ella sin dejar de contemplar su figura
-abre las piernas y recuéstate un poco
Su vagina estaba completamente expuesta y ya sus jugos pedían ser bebidos.
Me hinque y bebí de ella para deleitar mis oídos con sus suspiros
-¡a!... ¡a!- la deje disfrutar solo un poco y me levante
-¿y bien? ¿Me deseas?
-si-su voz temblando
-¿me quieres dentro?
-si… por favor- su rostro imploraba ser tomada
-¿Qué esperas? Retírame el pantalón-ordene con todo el poder del amo y ella respondió así
-si mi amo.
Con ansiedad en las manos me desnudo temblando de deseo.
-vuelve a tu posición.-
Se recostó levemente con las piernas abierta a la orilla de la cama, me acerque y la levante
por la cintura introduciéndome al mismo tiempo, al principio despacio, pero cuando su
segregación nos lubrico lo suficiente nuestros movimientos fuero más violentos y naturales,
dejándonos llevar por los deliciosos espasmos entre orgasmos, la sensación deliciosa entre
su humedad y sus movimientos musculares era exquisita de sentir, una y otra vez
disfrutamos nuestros cuerpos hasta que una gran eyaculación vacío su cuerpo y nos llenó
de su divino licor, la imagen hermosa de su cuerpo empapado de sudor y los espasmos de
placer que llegaban como réplicas de un temblor hicieron una imagen que quedó grabada
en lo más profundo de mi oscuro ser…
-creo que ya tenemos que volver- dije después de un rato de permanecer recostados y
abrazados en la cama, ya es tarde y aunque tú eres quien manda, no podemos dejar que tu
imagen sea dañada.
Te arrancare las alas en un beso de ardiente pasión,

Juntos caeremos a un abismo de lujuria sin cadenas,

Donde tu cuerpo y el mío

Solo serán instrumentos de nuestro deseo y placer,

Con locura buscare provocar tus gemidos

Y alimentar con ellos al demonio que hay en mí,

Explorare cada rincón prohibido

Y lo profanare con eróticas caricias

Para que muera el ángel puro que hay en ti,

Te convertiré en mi esclava del deseo

Y no conocerás una noche sin desearme dentro de ti.


INCUBUS PARTE 7A

Alejandra es una chica que siente como su mundo se está desmoronando, su novio
quien era la única balsa en un océano de desilusión la acaba de terminar, sus padres según
su corazón la abandonaron con sus abuelos quienes jamás le otorgaron toda la atención
deseada, busca respuestas o consuelo y no lo encuentra en el mundo real, el mundo onírico
solo le llena el corazón de pesadillas y en su desesperación planea pedir respuestas del mas
allá, en su colonia hay una casa que lleva algunos días sola, está en venta, pero nadie la
cuida, sabe que entrar es fácil y ahí tendrá tiempo y espacio para preguntar en privado, la
casa es grande y hay algunos muebles viejos llenos de polvo, es de día aun, pero le da miedo
hacerlo de noche y sabe que no le darán tiempo con el quehacer de la casa.
Busca un cuarto al fondo y allí se sienta con su tabla ouija que hizo ella misma para intentar
encontrar respuestas, inicia la sesión y por algunos minutos no hay respuesta, siente
acongojado su corazón ya que tenía esperanzas de resolver sus dudas, entonces un viento
mueve las cortinas y levanta algo de polvo, un último intento…
-¿estas allí?
La ouija se mueve
Si
Es la respuesta
-¿Cómo te llamas?- pregunto y no hubo respuesta… ya funciono una vez, vale la pena
volverlo a intentar
-¿Cómo te llamas?
La tabla se vuelve a mover
E
N
R
I
Q

Entonces un gran viento agita cortinas y ventanas, ella siente un miedo terrible y ve como
algunos objetos son arrojados por el aire
-¿Por qué te molestas?- pregunto Alejandra aterrada esperando apaciguar aquella energía
que la asustaba tanto
No hubo respuesta pero todo se sentía más terrorífico aun, objetos continuaban cayendo y
entonces se escuchó un fuerte golpe en un reloj antiguo. Alejandra arrojo la ouija y se
encogió en una esquina junto a un sillón llorando de miedo hasta que sin quererlo se quedó
dormida.
INCUBUS 7 PARTE B

Llegamos al trabajo y ella entro primero con su clásico desplante de dueña de la


empresa, el lambizcon de González la recibió buscando quedar bien como siempre y yo
seguía no muy detrás de ella
-Sra. Vázquez le tengo el informe de producción
-déjelo en mi escritorio… ¿ya instalo las cosas del Sr. Enrique donde se lo pedí?
-si señora…
-desde hoy se reportara con el- lo mire con aire triunfal
-si señora.

Entramos en su despacho y al cerrar la puerta le apreté una nalga


-¿A dónde vas?
-hay que trabajar
-hoy ya es tarde- la atraje asía mí y le di un beso profundo al que no se pudo negar.- iras a
tu casa y descansa, mañana trabajaremos de verdad, no quiero que estés cansada, tenemos
que sacar el trabajo pendiente y el próximo fin de semana iremos a un retiro donde tú y yo
alcanzaremos el cielo.
-si mi amo… r-
-no, no me digas así, hasta nuestro fin de semana.

Ella se retiró y yo me quede a disimular y estudiar mis nuevos deberes.


Pronto me aburrí, quería presumir a mi esposa mi nueva posición y ver a mis hijos, salí sin
importarme el tiempo que faltaba del horario de trabajo, al no ser hora pico el traslado fue
más rápido, más el sorprendido fui yo al no encontrar a mi familia en casa… estaba molesto,
vague por mi propia casa y al final me recosté a ver la tv. Nada ningún canal daba algo
interesante, el sueño me venció…
Desperté en mi diabólico ser, pero era muy temprano, pude ver mi cuerpo dormido frente
al televisor, quise volver y no pude, entendí que tenía que absorber el deseo de una víctima
para regresar a mi cuerpo así que abrí mis infernales alas y me eleve por el aire, era muy
distinta la visión de ciudad de día, tan viva, el ir y venir de las personas sin darse cuenta que
son observados, podía sentir su ánimo, sus miedos o su indiferencia ante los sucesos del
día, entonces de una casa sentí el llamado. Alguien o algo me llamaba, con curiosidad entre
por la ventana como un aire frio, no podía creer lo que veía, era una bella chica sentada
frente a una ouija, esa cosa realmente tiene poder de invocación y yo lo había sentido, esto
sería divertido y nuevo pues la chica estaba completamente despierta y deseaba una
experiencia paranormal, al entrar sintió mi presencia y yo sentí su emoción y su miedo
-¿estas allí?- pregunto, yo sonreí y conteste “si”
-¿cómo te llamas?- dije enrique pero la tabla no reacciono
-¿cómo te llamas?- conteste E, N, R (vaya que era lento y desesperante este método) I, Q…
En eso otro fuerte viento entro por la ventana, la chica se asustó más, ella no lo pudo ver
pero yo sí, un enorme Demonio había atravesado la ventana
-¿Qué haces aquí?- pregunto rabioso y escurriendo baba, era terrible y poderoso y pudo ver
mi miedo sin problemas – los incubus no pueden acceder a las ouijas- al decir esto avanzaba
arrojando lo que encontraba por los aires
-no lo sabía- conteste titubeando y retrocediendo
-el alma de esta chica es mía, es para ser torturada- rugió
-yo solo estaba divirtiéndome un poco-
-Los incubus se alimentan de miedo y placer, eso todos lo saben.
La chica estaba aterrada-¿Por qué te molestas?- preguntaba intentando hablar con la tabla
El demonio se lanzó sobre mí, intente esquivarlo pero era demasiado rápido, me aprisiono
contra el muro haciendo que todo temblara, la niña grito y arrojo la tabla lejos de ella, no
podía hacer nada, su fuerza era demasiada
-JAJA LOS INCUBUS SON DEBILES ¿quieres escapar de mí?- pregunto y su horrible cara
estaba tan cerca de mí con su nauseabundo olor, si estuviera en mi cuerpo humano
seguramente hubiera vomitado ante ese hedor y hubiera muerto al ser aplastado con esa
fuerza, pero aunque no podía hacer nada solo sentía el dolor causado por su ataque
-ya déjalo Maykord- ordeno el rey del averno
-pero estaba interfiriendo en una ouija-
-es el colibrí, aún está aprendiendo, libéralo él está fuera de tus reglas-
El enorme demonio me arrojo asía un enorme rejo antiguó y este cayó al piso generando
un gran escándalo, la chica lloraba de miedo, mientras yo permanecía adolorido
-colibrí, te advertí que tuvieras cuidado, Maykord es un torturador de almas y no le gusta
que se metan con sus víctimas- el enorme demonio salió con la agilidad que entro y no dejo
solos
-¿qué es un torturador de almas?- pregunte sin recuperarme aun
-¿ves esa chica? Su alma sufre grandes penas por los eventos de su vida, en realidad no es
tan horrible lo que le pasa, pero los torturadores de alma entran en su mente y hacen que
sus problemas se sientan mucho peor y el miedo y dolor de sus almas les sirve de alimento,
así como a ti el miedo y placer de tus víctimas.
-¿nos alimentamos de miedo?-
-algo así colibrí… llegaste a oír la frase “la fe mueve montañas”. El miedo es su parte
negativa, en si “la fe de que las cosas saldrán mal” es lo que suelen llamar miedo, entre más
fe acumules, más poderoso serás ¿te queda claro colibrí? Ahora vuelve a tu cuerpo que
pronto llegara tu esposa y tus hijos.
Soy el deseo nocturno que toma forma por las noches para
alimentarse de la pasión oscura que esconde tu alma.
INCUBUS PARTE 8

Escuche la puerta abrirse y a mis pequeños entrar.


-¡es papá!-gritaron emocionados
No sé si era a causa de dormir mal o del trato que me dio el demonio pero en verdad me
dolía absolutamente todo y me costó mucho esfuerzo despertar
-¿Qué haces aquí?- pregunto molesta mi esposa
-¿Dónde estaban?- pregunte yo intentando aparentar que todo estaba bien
-fuimos con mi papá, ya sabes que me gusta ir con el
-sí y por eso la casa siempre queda para después y luego tu estas cansada sin ánimos para
mi
-¡para ti! ¡Para ti! Tú siempre pensando en ti, creo que te dije ayer que te largaras, no te
quiero ver
-¿de qué diablos hablas?
-¡de mi pesadilla! ¡Tú la provocaste!
-estás loca, yo dormía a tu lado y no hice nada… ¿sigues con eso? Fue un maldito sueño y
yo no hice nada.- los niños solo nos miraban
-¡AA! –grito, dio vuelta y se encerró en el cuarto

-¿A dónde fueron niños?


-con el abuelo
-¿como esta?- la niña de papá olvidaba que estaba casada cada que podía… bastante
seguido.
-bien… queríamos ir a los juegos, pero mi mamá no nos quiso llevar
-si claro, solo se dedicó a hacerle el quehacer como siempre supongo
-nos llevas a los juegos papá
-¡claro pequeños! Hoy salí temprano para que estuviéramos más juntos… ya saben, primero
inviten a su mamá y si no quiere ir denle un beso y díganle que al rato venimos.
No hubo más sorpresas, ella no quiso ir y yo fui solo con mis hijos.
Llegamos al parque de los juegos algunos niños jugando aquí y allá, futbol, algunos en los
columpios y no sé qué otros juegos más
-vallan a jugar-les dije- yo me quedare cuidándolos en la banca
Creo que alguien nos observó cuando salimos por que pocos minutos después llego Alicia
la vecina con su hijo al que mando a jugar con los míos
-hola enrique
-hola
-ayer te estuve esperando
-¿si? Tenía sueño y me quede dormido
-no puedes dejarme así, aun no
-¿así como?
-lo que me diste fue bueno, más que bueno- se acercó a mi oído-y quiero más.
-Alis sabes que soy casado y con tu mejor amiga, no podemos hacerle esto
-ya lo hicimos… y no me vas a dejar así
-¿o qué?
-le digo
Si hubiera pasado esto años antes yo podía estar seguro que mi esposa no le creería, pero
las cosas eran muy diferentes ahora, no confiaba en mí, no me quería y esperaba el menor
pretexto para explotar y echarme del cuarto o de la casa
-tú también perderás a tu amiga
-¿sabes de lo que es capaz una mujer por obtener lo que quiere?-me tomo de la mano-¿no
te gustó?
-Alis, me encanto, hacía mucho que no hacia eso, que no lo disfrutaba tanto, pero sabes
que amo a mi esposa, a mi familia y hare todo por conservarlos, no quiero dañarlos
-lo sé, por eso ahora serás mi esclavo nocturno… no diario, sé que no podemos, pero, tú
necesitas eso y yo también… ¡a! y supongo que tu amiguita del trabajo.- me sentía
acorralado, sabía que era capaz de hablar y que Any le creería cualquier cosa
-está bien- suspire
-te espero en la noche- se acercó para darme un beso en la mejilla, pero pude sentir su
lengua intentando alcanzar mi oído, cosa que me erizo la piel y me preparo para el
encuentro.
Después de una hermosa tarde con mi hijos volvimos a casa, pude oír como la puerta de
nuestro cuarto se cerraba a nuestra llegada, ni siquiera hice el intento de entrar me
acomode en la sala y encendí la pantalla esperando que las horas trajeran la noche.
Cuando todos dormían en mi casa salí, esta vez me dirigí a la seductora casa de Alicia, el
haber caído en la posición de esclavo me daba una cierta gracia y excitación, aquella quien
fuera objeto de mi deseo se había convertido en la mujer lujuriosa que me extorsionaba
para que me acostara con ella, mientras que quien era la figura poderosa de mi patrona era
la esclava de mi poder sexual, vaya que da vueltas la vida cuando involucras el sexo…
La puerta estaba abierta, un pequeño camino de velas llevaba a su cuarto, lo seguí con un
sentimiento de alago, mi esposa solo una vez se había tomado tantas molestias para una
noche de pareja…
Ella estaba allí, recostada en su cama con un delicioso disfraz de esos que usan las modelos
de revista, de una ligera tela negra que dejaba ver todo lo que un hombre desea ver.
-por fin llegaste. Te estaba esperando- no lo había notado pensé, pero eso definitivamente
hubiera roto la atmosfera.
-aquí estoy mi ama, listo para hacer su voluntad-fue la mejor respuesta que se me ocurrió.
-se muy poco de tus capacidades esclavo, dejare que me muestres tus habilidades.
Sobre una mesita iluminada por una vela había un pequeño frasco de aceite de almendras.
-mi señora y ama si me lo permite deseo retirar las telas que cubren su delicada piel para
daros un masaje
-se creativo esclavo, que tus manos hablen por ti-en días anteriores el solo verla así me
hubiera tenido con una excitación que no podría esconder de ninguna manera, pero
después de lo que había vivido me veía más lento en mi reacción, así que fui más pasivo
dándome tiempo a reaccionar
Con aceite en las manos comencé el masaje en su cuello y a la vez retiraba las prendas más
próximas que cubrían su piel, el brillo de su piel con el aceite era más que hermoso y
sensual, su respiración y la mía comenzaron a sincronizarse mientras mis manos disfrutaban
de la sensación de calor y suavidad al acariciar su espalda,
-si me permite mi señora
Con gentileza la recosté en la cama boca abajo y arroje mi ropa al piso, eche aceite sobre
mi cuerpo y deje caer un chorro sobre su espalda, la sensación de este sobre su espalda
provoco algunas contracciones que fueron deliciosas de contemplar en sus glúteos,
continúe el masaje cada vez más próximo a ella, nuestros cuerpos y el aceite lograban un
espectáculo tan evocador que ambos nos excitábamos cada vez más y provocábamos el
contacto a cada movimiento… me encanto comenzar el masaje en sus glúteos y la parte
posterior de sus piernas, mis dedos jugueteaban deslizándose cada vez más adentro, su
estremecimiento cuando roce los labios de sus piernas eran un grito de deseo pidiéndome
entrar, pero en esa posición y con la lubricación que ya había me deslice entre sus glúteos
entrando con una sensación que a ambos encanto, ella encorvo su cuerpo y acepto el
ofrecimiento, mantuvimos esa posición durante algunos embates, pero me contuve,
después de toda la actividad que ya había tenido no deseaba precipitarme, salí de esa
posición y le pedí que girara, ella la hizo sin ninguna objeción, abrió sus piernas y espero mi
actuar, deje caer otro chorro de aceite sobre su estómago, sin demorar mucho lo lleve entre
sus piernas con movimientos de masaje de mis manos, y continúe masajeando sus muslos,
solo un poco para provocar su deseo, sus pétalos estaban abiertos solo esperando mi arribo,
pero yo me deleitaba con la imagen y la sensación de acariciarla y provocar los suspiros
pasionales de su alma, acaricie sus labios, jugué un poco con ello y entonces deslice mi dedo
índice suavemente, mientras sus ojos rogaban de deseo, con movimientos de masaje y
caricias circulares busque ese punto ardiente, un estremecimiento y un sollozo me dijeron
cuando lo encontré, lo acaricie mientras besaba sus muslos con pasión, entonces comenzó,
un bombardeo de pulsaciones que la hacían gemir, con mis dedos medio e índice era yo el
amo de la situación, mientras ella perdía el control de su propio cuerpo, uno tras otro los
ataque de convulsiones mientras sus gemidos despertaban y excitaban a los vecinos y yo
era el objetivo de sus torrentes de pasión, tras el segundo orgasmo y con una erección que
ya no podía contener, la penetre, sus caderas elevaban y contoneaban intentando
devorarme mientras yo la envestía con la furia de mi excitación, en su tercer orgasmo se
sincronizo con el mío y sentir su fluido llenarme al mismo tiempo fue verdaderamente
extasiante, relajante…
Después de aquellos gritos de Alicia estoy seguro que ya ningún vecino creía que siguiera
sin un amante, mientras yo me preocupaba por no ser descubierto por nadie más.
El Incubus está sediento y desea saciar esa sed con la miel de tu ser.
INCUBUS PARTE 9

El sueño nos atrapo a ambos, pero mi forma infernal no me daba descanso, aunque
realmente cada experiencia que tenía sentía me hacía más fuerte y me servía como un
sueño del cual lograba un mayor descanso, me intrigaba lo que dijo el demonio y mi platica
con lucifer, había más demonios y los incubus éramos los más débiles, esta nueva sensación
de poder era ofendida por un enorme y brutal demonio y estaba decidido a vencerlo en su
propio juego y tomar venganza, los incubus nos alimentábamos de placer y miedo, bien,
tenía que alimentarme más, sabía que en la colonia había unas gemelas que vivían juntas,
eran jóvenes pero ya tenían edad para sentir y desear, este experimento me enseñaría más
y pondría a prueba mis poderes.
El solo pensar en las gemelas me hizo sentir su presencia, sabia donde vivían, sentía donde
vivían, me detuve fuera de su ventana, camas separadas, las observe por un instante, y pude
sentir que ellas percibieron mi mirada entre sueños, una de ellas tuvo un escalofrió, me
mantuve sin movimiento, deje que se acostumbraran a mi presencia, cuando su respiración
se normalizo atravesé la ventana y puse todos los seguros, se inquietaron entre sueños,
querían despertar, pero puse mi poder en no dejarlas, con cuidado junte las camas,
definitivamente tenían miedo y deseaban despertar, pero no las dejaba, agite las cortinas
para dar un toque más terrorífico, ellas podían sentirlo todo, pero mi poder no las dejaba
volver a la vigilia, arroje las sabanas por los aires y comencé a bajar los pantalones de sus
horribles pijamas, podía sentir su terror y en verdad me daba eso más fuerza, acaricie sus
piernas y una de ellas comenzó a ceder al encanto, mientras la otra aun luchaba por
despertar, las caricias se hicieron más intensas y se aproximaron a sus delicadas partes, la
una estaba expectante, mientras el miedo de la otra no cesaba, su vello púbico era la
muestra perfecta de su juventud y de la falta de perversión en su educación básicamente
familiar, me enfoque en la que había menor temor, a mi olfato hablaba el aroma de una
mujer virgen que comenzaba a desear por primera vez, deje de acariciar para volverme el
lobo de la lengua sedienta, los esfuerzos por despertar y escapar dieron paso a los ligeros
gemidos de miedo y placer de la primera vez, la otra gemela reacciono positivamente al
placer de su hermana y ambas dieron paso a la lubricación de sus partes, por primera vez
supe que hacer con la nueva extremidad posterior de mi forma de demonio, esta era flexible
y ágil como serpiente, mientras me deleitaba con el sabor de la una, mi cola comenzó a
acariciar a la otra, el aroma de ambas vírgenes en su primera excitación era sublime, salvaje,
erótico.
Separe sus labios con mis dedos y comencé a succionar esa deliciosa miel, mi viperina
lengua toco su punto más receptivo causando una gran gemido y el delicioso primer chorro
sexual de esa gemela, mientras que los labios de la otra se abrían por si solos por primera
vez deseando ser penetrada, mi demoniaca cola parecía haber sido diseñada para esa tarea
y por si misma ya hacia su función fálica arrancando sollozos en la segunda gemela y
alimentándome de su miedo y placer, era una experiencia deliciosamente sensual.
En verdad me sentía más fuerte y ágil entre más disfrutaban las gemelas, el que fueran dos
me servía para distinguir la diferencia a los encuentros anteriores, deje que se despertaran,
pero sin dejarlas moverse, solamente estaban completamente consientes, el flujo de su
miedo fue un golpe de emoción en mí, que realmente se sintió bien, llenándome de energía,
cambie de posición y penetre a la primer gemela quien a pesar de intentar no hacer sonidos
gemía deliciosamente mientras su hermana hacía lo propio al ser penetrada por mi rabo,
mi poder comenzó a escapar de mi control ante el orgasmo sincronizado de las gemelas y
un viento helado azoto la ventana y arrojo varias cosas al piso, las luces fuera del cuarto se
encendieron y pude escuchar a los padres intentando abrir la puerta, abandone mi acto y
escape por la ventana volviéndome una sombra nocturna más cruzando el cielo
sintiéndome más fuerte que antes.
Arráncame su amor a besos
Arráncame el deseo olvidado
Arráncame las ganas de abrasarla
Y las caricias no correspondidas
Arráncame las noches en soledad a su lado
Arráncame la almohada que abrace en su lugar
Arráncame los suspiros que eran para ella
Y murieron en silencio olvidados
Arráncame su nombre de la memoria
Y llena mi cuerpo del aroma que ella no quiso dejar.
Arráncame una sonrisa de donde ella dejo un llanto
Arráncame lo que puedas y vuelve a hacerme para ti.
INCUBUS PARTE 10

Era definitivo, el experimento comprobaba lo entendido, entre más víctimas


sufrieran miedo y/o placer en mi presencia, mayor seria la fuerza obtenida, tenía que
alimentarme más si quería regresar el insulto del demonio Maykord, él era terrorífico y
poderoso en verdad, pero nunca se había enfrentado al ingenio humano en igualdad de
situaciones, sonreí mientras pensaba esto, entonces sentí una pequeña herida, después
otra ¿Qué diablos estaba pasando?
¡Lluvia! Las gotas de agua que caían del cielo eran como alfileres que herían mi espectral
cuerpo, valla que dolían esas malditas, como la herida que produce una hoja de papel en la
piel, así ardía cada gota de lluvia que me tocaba, no espere mucho, me precipite hacia la
primer ventana que vi, esta se abrió como golpeada por una corriente de aire, los habitantes
de la casa encendieron las luces…
No pudieron verme, pero sentían miedo por mi presencia, fueron a cerrar la ventana, el
padre anduvo checando puertas y ventanas
-este maldito viento, siempre que llueve se tiene que abrir alguna ventana
Recordé las veces que en mi propia casa se azotaban las ventanas al iniciar las lluvias y la
sensación incomoda de inseguridad que tenía algunas veces al irlas a cerrar, me pregunte
cuantas de ellas algún demonio busco refugio de la lluvia, sonreí al encontrar una respuesta
tan increíble a menos que la vivas por ti mismo, yo siempre pensé que era el viento frio.
Vague un rato por la casa, una familia pequeña, 2 niños y los padres, la señora no me
apetecía y definitivamente no atacaría a niños u hombres, pero encontré divertido mover
las cortinas con las ventanas cerradas, ambos padre y madre estaban nerviosos.
-cierra bien esa ventana-decía la señora
-está bien cerrada- contestaba el inseguro y revisando una y otra vez la ventana
No era tan grato como alimentarme de mis deliciosas presas femeninas pero podía sentir
como su miedo me fortalecía en menor grado, tire el reloj de su pequeña mesita y un libro.
Su nerviosismo era en verdad divertido, cuando mire la lluvia ya había cesado, así que
apresure a volver a mi cuerpo, podía ver los primeros rayos del sol y yo aún estaba con la
vecina…

Cuál fue mi sorpresa al entrar y ver como mi cuerpo era abrazado y tomado por el miembro
por una Alicia que empezaba a despertar deseando su desayuno sexual.
-enrique, enrique- susurraba mientras sus manos despertaban mi apetito sexual
-mm- conteste apenas regresando a mí mismo
-quiero algo más de ti antes de que te vayas
-no crees que no escuche tu hijo
-no, siempre le doy medicina para que su sueño profundo
-tengo sueño
-sabes que no tienes que hacer nada… además tu amigo ya se está levantando, creo que el
si lo desea
-él siempre tiene hambre, aunque yo muera de sueño
-duérmete, yo le daré de comer

Podía sentir como sus manos ya habían logrado una erección ideal, de repente nada, me
extraño un poco, abrí los ojos y vi cómo se preparaba a devorarme, pude sentir su lengua
deslizarse desde la parte más alta asía la base y un estremecimiento invadió todo mi cuerpo
culminando justo en el momento en que ella me aprisiono con sus labios para comenzar las
deliciosas succiones, fue tan grandiosa y poderosa la sensación que a punto estuve de
venirme en la primer instancia, si mis poderes de demonio no hubieran intervenido el juego
habría terminado en cosa de nada, a pesar de todo Alicia era una verdadera experta Diosa
del amor y no requería de ningún pacto con satanás para sentir que me arrancaba el alma
de placer, mi respiración se agito y no podía silenciar el placer que me brindaba su boca
-p e nse que me… deja rias dor mir.- Se detuvo por un instante
-duérmete… si puedes- y su mirada perversa hablo más que ella
Cambio su posición y con su vulva húmeda estilando amor sentí como poco a poco envolvía
mi miembro con sus labios que a cada centímetro hacían esas deliciosas contracciones que
ella sabía controlar tan bien, el primer encuentro fue lento pero tan adictivo que sería la
droga de cualquier hombre sano, entonces cuando la unión fue total ambos suspiramos y
los movimientos se volvieron más frenéticos y descontrolados, su respiración agitada se
mezclaba con la mía, sus pechos hermosos iban y venían al aire dando un espectáculo
hermoso, mientras sus ojos hablaban de su propio placer, era yo solo su consolador humano
que contemplaba su lujuria mientras intentaba no explotar ante tan deliciosa sensación, no
sé cuánto duramos pero en su orgasmo final el cálido chorro golpeando con presión contra
mi miembro me hizo gritar de placer como no lo había hecho jamás…
Definitivamente mis poderes de incubus se estaban mezclando con mi sexualidad humana
y estaban logrando lo que jamás hubiera logrado como un humano normal.
Quiero besar tus labios y beber del mana que de ellos emana,
morderlos dulcemente para escuchar tus suspiros y deslizar mi
lengua entre ellos para beber tu roció.
INCUBUS PARTE 11

Después de un baño en casa de Alicia espere que pasara la hora de la entrada de los
niños a la escuela para no toparme con mi familia y salí a trabajar. Llegue hora y media tarde
“la patrona” ya estaba allí, pude ver la molestia y los celos en sus ojos
-¿Por qué llegas tan tarde? Te di el mejor puesto y te subí el sueldo, hoy es la primera vez
en años que llego a la hora de entrada de los empleados y hasta esta hora llegas
-lo siento mucho es que…
-¡es que nada! entiendo que hayas festejado con tu familia un mejor ingreso, media hora
tarde es aceptable- su voz entrecortada eran más de dolor que de coraje, pensando en mi
noche con mi esposa.- pero hora y media después- se giró para que no viera las lágrimas
escapar a su orgullo llenando su rostro.
Me aproxime a ella, la tensión en su cuerpo me hablaba de su frustración, quise acariciarla,
pero obtuve una reacción violenta, solo pude oír como suspiraba con rabia.
Suspire audiblemente –No dormí en mi casa-dije denotando dolor-
Ella giro lentamente limpiando sus lágrimas
-¿de qué hablas?
-no dormí en mi casa, mi esposa me corrió del cuarto, intente dormir en el sillón de la sala,
pero no pude así que me fui a un motel- dije de una manera rápida como quien no quiere
ser oído
-¿de verdad?
-sí, llama a mi esposa ella te confirmara
-pero ¿por qué?-dijo sorprendida -¿se enteró de nosotros?
-no, ni lo sospecha, fue por un problema que ya tiene tiempo
-¿me hablaras de ello?
-no… -un breve silencio.- bien hay que trabaj…-
-no- me interrumpió estirándose con un beso en los labios mientras su mano me tomaba
del pantalón (ya saben dónde)- ayer descanse bastante y hoy no quiero trabajar.
Me deje capturar por su delicioso beso, pero segundos después cuando este termino
-estoy cansado, casi no dormí, el camión demoro mucho en pasar y estamos retrasados.
-¿Cómo andas en camión?
-sí, el sueldo me lo acabas de subir y aun no se expide el primer cheque-
-vamos te voy a comprar un auto te voy a regalar el enganche y cuando vuelvas a tener la
necesidad de dormir fuera de tu casa yo te cobro lo del motel
-pero…
-pero nada, yo soy la jefa
Extendí mi mano a sus partes y tomándola dije –pero yo soy el amo.
-en la cama solamente…

Yo contemplaba autos pequeños y modestos, ella me llevaba a los autos de lujo.


-me vas a subir el sueldo, pero tengo que mantener a mi familia-
-¿de qué hablas?
-no puedo pensar en pagar mensualidades tan caras
-ok- como una colegiala con su primero novio me tomo de la mano y me llevo a un auto de
lujo, negro, era familiar, pero el corte aerodinámico y el equipamiento ponían el precio por
las nubes
-¿te gusta este? Esta genial, aquí puedes pasear a tus hijos… y habla del semental que eres-
susurro. Me sonroje ante su alago.
-sí, si me gusta
Hablo con el gerente –quiero ese carro ¿Cuánto se requiere de enganche para que las
mensualidades sean accesibles para un sueldo bajo?-
Ellos se arreglaron mientras yo espere fuera, hablar de dinero realmente no era lo mío.
Salimos de allí el auto me lo entregarían por la tarde.
-entonces ¿no dormiste bien?
-algo así
-Vamos a mi casa, allí dormirás un rato y te repondrás… tengo hambre de ti
Me sorprendió, la esclava se estaba volviendo más agresiva y aunque me gustaba no podía
darme ese lujo.
Me llevo a su casa, no pude oponerme mucho pues me estaba casi regalando un gran auto
y además era mi jefa
Llegue simulando gran cansancio, pero la impresión al ver su casa prácticamente me
despertó, en su sala cabía mi casa con cochera y una parte de la calle, los muebles que allí
habían eran más cómodos que mi cama y el lujo solo lo había visto en películas.
-wow esto es más lujoso y cómodo que el motel jaja- bromeé
-no compares mi casa con un motel
-no, definitivamente no, pero en este sillón vaya que estaré cómodo
-¿el sillón? Te necesito descansado, llamaras a tu esposa y le dirás que iras a dormir con el
sr. González quien te ofreció alojamiento
-¿y si ella desea que regrese?
-le dirás que no puedes hacerle esa grosería, que ya te preparó un sitio y no lo puedes
despreciar
-mmm no lo creo, ella sabe que odio a González, no nos soportamos y el jamás haría eso
por mí y yo no aceptaría nada de el
-bien entonces le diré que te quedas a dormir con migo
-¡¿QUE?!
-el día que hable con ella nos caímos muy bien y no creo que tenga problemas
-¿de verdad?
-si eso hare, tu descansa al finalizar el horario de trabajo, yo hablare con ella

No lo podía creer era en serio mi jefa y amante pensaba decirle a mi esposa que dormiría
en su casa y esperaba que se lo tomara a bien… trate de no pensar más en eso, dormir por
un rato me caería bien, ocupaba relajar mi mente y al menos por unas horas descansar de
tanto sexo, el sexo me encantaba pero algo me decía que un rato de quietud no me caería
mal
Me llevo hasta su cuarto y me llevo a la cama
-acuéstate, descansa al rato regreso
Salió dejándome solo en ese enorme cuarto bellamente decorado, la cama me absorbió
prácticamente y yo me relaje.

Desperté después de algunas horas bastante desconcertado del tiempo que había pasado,
era el primer sueño natural que tenía en días y mi cerebro se sentía más relajado, encendí
la gran pantalla, cambie canal tras canal y no encontré nada que me satisficiera, sin pensarlo
mucho deje el canal de noticias esperando el regreso de mi patrona, entonces apareció la
chica del clima, esa bellísima mujer que era la sensación en la ciudad y todos los hombres
veían las noticias expectantes de su turno para deleitar su vista con aquel monumento al
cuerpo femenino, nunca me había llamado la atención como decían mis congéneres, pero
en ese momento puse más atención en su delicada figura mientras daba el estado de clima
en vivo, jugando comencé a imaginar sus enormes pechos y deseando acariciar sus pezones,
cuál fue mi sorpresa que del otro lado de la pantalla estos comenzaron a erigirse como
sintiendo mi juego mientras la chica mostraba cierta incomodidad, mi curiosidad despertó
por aquel acontecimiento y mis manos comenzaron a hacer movimientos en el aire cual si
acariciaran sus delicadas partes para provocar los efectos deseados, la respiración agitada
y las palabras recortadas en el momento de hablar de estados, zonas y temperaturas, eran
la evidencia que deseaba, mi emoción y excitación me hizo inflexible ante lo que sucedería
con ella, toda la ciudad vio y la noticia corrió como pólvora cuando la excitación de la chica
no pudo ser disimulada y la cámara capturo la secreción lubricante que descendía bajo su
muy corta minifalda y provocaba la emoción de todos los hombres (y muchas mujeres) de
la ciudad…
Definitivamente mis poderes de incubo se mezclaban con mi vida diaria, los resultados eran
sorprendentes y extasiantes.
El deseo se desliza por mis venas

Llenando de calor mi cuerpo

El aroma de tu sexo inunda de feromonas el silencio.

Cual hombre sediento reptó hasta tu monte,

El aroma me llama y tus piernas me invitan a beber.

Tu respiración cambia.

Esto apenas comienza.


INCUBUS PARTE 12

Ella llego alegre, motivada, era una colegiala dueña de todo lo que quería y eso le
daba un brillo sexy
-tienes permiso
-¿para qué?
-para quedarte a dormir
-no lo creo
-de verdad, le dije a tu esposa que estábamos retrasados con el trabajo y requería de tus
presencia horas extras y ante los inversionistas en una cena y de hecho acepto… no puso
ninguna objeción, le comente que mañana saldrías temprano y parece que no le importo.
-genial- suspire
De verdad me dolía la falta de interés de Ana Laura, gracias a ella había traicionado mis
valores y me volví un incubus, pero en realidad extrañaba su amor, no era ella la gran
amante, ni la mujer perfecta, mucho distaba de cualquiera de esas cosas, pero era ella quien
eligió mi corazón, la noticia creo un vacío inmenso en mi interior un vacío que ocupaba ser
llenado y frente a mi estaba la victima de la inmolación, las lágrimas que debieron salir se
secaron, mi fas se tornó por el desamor, era yo una vez más una bestia sedienta de sexo.
-¿y? ¿Qué esperas?- pregunte
-¿que espero?
-¡Ven aquí!
Sus ojos se transformaron, ya no era la patrona amable que es amante de su empleado, era
la esclava sexual que deseaba ser tomada, el miedo y el deseo llenaron su sangre y esta fue
a sus genitales, sus pezones se levantaron luchando contra la tela que los oprimía y las
mallas que llevaba puestas dejaron ver sus labios
La recosté en la cama, mientras retiraba sus mallas ella temblaba y su aroma se hacía más
fuerte, un delicioso hilo dental cubría sus partes, la mire con complicidad, sabía que el
detalle era para mí, la acaricie y se estremeció al tacto
-¡que hermosa!- dije mirando la tela traslucida que enmarcaba una reciente depilación
La presione con fuerza y con deseo, una caricia que ella esperaba, le quite su blusa y el
brasier y sus hermosos pechos saludaron con deseo, los acaricie y goce de ellos, de su
suavidad y textura, del sabor de esos pezones duros mientras mi diestra se coló al sur
buscando su humedad, suaves movimientos y la magia estaba hecha, no era ella la núbil y
delicada joven que desconoce su deseo, pero el deseo no conoce edad ni color de piel, si
fuera yo solo el amante común de esa clase de mujer nuestro encuentro terminaría en la
cama, pero el fuego del dolor y el incubo me llenaron de poder y tomándola por la cintura
la levante y ella me envolvió con sus piernas, poco a poco fui entrando en ella mientras sus
labios lubricaban el encuentro, su delicioso calor comenzó a mezclarse con el mío, hasta
completar la unión que se enmarco por un melodioso suspiro de pasión, nuestros jadeos se
acoplaron y ella susurro en mi oído un te amo que incendio mi vacío de locura y emoción,
el recuerdo de esas palabras en otra voz cerro mis ojos para frenar una lagrima de rabia y
me llevo a dar más rabia a nuestros movimientos, su respiración se aceleró como el ritmo
ascendente de nuestro encuentro, sus jadeos dieron lugar a pequeños gritos de dolor y
placer
-¡AJ! ¡AJ! No tan, fuerte- gimió
Pero no me importaba su dolor ni su placer, era mi rabia lo que deseaba satisfacer
-¡AJ! ¡AJ! Espera ¡AJ! ¡AJ!
El poder del incubus se alimentaba del dolor y del placer que causaba, sentí como me
dominaba mientras la torturaba un poco más, entonces sentí como emano de mi esa
explosión de energía y el foco y la pantalla estallaron dejándonos a oscuras mientras el
terror se apoderaba de la Sra. Vázquez deleitando y alimentando mi oscuro espíritu
-¡aj!¿Qué paso? ¡aj!
-¿Qué importa?- mi voz sonó gutural y tétrica
-¡AJ! Detente, por f¡A!vor- suplico
Pero el sonido mezclado de su miedo y placer era tan estimulante que solo logro que la
penetrara con mayor poder, la tumbe sobre la cama sin detenerme
--¡AJ! ¡AJ! ¡AJ! ¡AJ! ¡AJ! ¡AJ! ¡YA POR FAVOR! ¡AAJJ!- el riquísimo chorro de placer que arrojo
provoco mi eyaculación en un último embate y la dejo flácida y trémula, casi desvanecida,
la deje recostada mientras yo continúe lamiendo sus partes por un rato disfrutando el sabor
de la miel ganada.
¿Quién fuera objeto de tus delirios?
¿Quién fuera el dueño de tus motivos?
¿Quién fuera aquel que amas entre sueños?
El motivo de tus poemas
Aquel que piensas mientras rezas
El dueño de tus infiernos
Aquel que roba un pedacito de tu corazón
Quisiera ser solamente una vez aquel poema que no dedicas.
El que se desliza por tus dedos.
Al que invocas mientras besas.
El ladrón de tus suspiros.
El que muerde el labio Gris.
El que se baña en polvo de estrellas.
Quisiera ser el que te hace el amor en letras.
Quisiera, quisiera, quisiera!
Quien fuera el espacio entre tus dedos
Para besar tus labios cuando haga falta.
Quien fuera ese que tú amas.
El que acelera tus latidos.
El que inspira a la musa.
Quien fuera el soñador que se desliza entre tus sueños.
Quien fuera el falo que se baña entre tus noches.
Quien fuera el explorador de tus confines.
Quien fuera él y no yo.
Quien fuera el ladrón de tus orgasmos... al menos una vez.
INCUBUS PARTE 13

El poder que sentía era creciente, el solo aumentar la experiencia de las víctimas o
la cantidad de ellas en verdad me hacía sentir más fuerte, no me encantaba la idea de
atemorizar a mis victimas pero en verdad se sentía bien en el instante y esto era una droga
a la cual me volvía adicto…
Tututut tututut
¿El celular a las 12 de la noche? ¿Un número desconocido? No conteste, llamada perdida
Tututut tututut
Nuevamente el mismo número, deje que sonara, no había mucha gente que me llamara a
esa hora y quien me pudiera llamar estaba registrado.
Tres llamadas perdidas después por fin conteste, era mucha la insistencia
-te acuestas con la señora Vázquez- fue la reclamación en cuanto conteste
-¿de qué hablas Alicia?
-fui con Any y me dijo que te habías quedado a trabajar con tu jefa ¿si cómo no?
-Ya es noche Alis, tengo que colgar
-Está bien, te entiendo, pero recuerda, no me olvides, porque si me olvidas puedo hablar.
Tup
Alicia era un riesgo, mi matrimonio nunca había sido modelo a seguir, pero amaba mi familia
y no la perdería sin luchar y no sería esclavo de mi vecina, por ahora me dejaría descansar
pero tendría que hacer algo
-¿Quién era?- pregunto mi amada jefa que volvía al mundo después de haberse perdido en
el éxtasis
-la vecina amiga de mi esposa
-¿Qué quería tan noche?
-ya sabes cómo son las metiches, ella sospecha aunque a mi esposa ni siquiera le importe.
-¿te metí en problemas?
-no, no te preocupes
-oye ¿Qué paso? La pantalla y el foco estallaron y se fue la luz en toda la casa
-quizás fue una sobre carga… jeje y en qué momento
-me dio mucho miedo
-sí, me di cuenta
-¿a ti no? ¿Por qué?
-estaba embelesado en el momento, la verdad se pudo acabar el planeta, pero mi mundo
eras tu
-¿de verdad?
-si-mentí
Se abrazó a mí y se acurruco cayendo nuevamente en un sueño profundo, después de un
rato me libere de sus brazos y camine por la casa, la oscuridad era solo vencida por la leve
luz en las ventanas y la que emanaba de mi celular.
-te fortaleces rápido colibrí
Apareció la princesa de las tinieblas en su más atractivo cuerpo con un hermoso vestido
rojo acelerando mi corazón del susto
-¡woo! Me asustaste- susurre
-¿recuerdas que te hable de una misión?
-lo tengo bien presente
-bien colibrí, esta misión se la he encomendado ya a varios de mis esbirros y ninguno ha
logrado siquiera acercarse al objetivo
Era bastante intrigante lo que me decía y por fin arrojaba algo de luz al por que había optado
el rey del mal a reclutar un humano
-existe un convento en Venecia en el cual hay una monja Sor Griselda, necesito que
despiertes el deseo de esa mujer
-¿Venecia? Eso está del otro lado del planeta
-las distancias solo están en la mente, sabes que como incubo eso no te dará ningún
problema
-pero yo no hablo italiano
-que gracioso eres colibrí, hasta hoy no has hablado con ninguna de tus víctimas y si lo
necesitaras hablaras cualquier idioma, para las almas no hay limitaciones en el lenguaje y
creo que eso ya lo intuías.
-¿y como la encontrare a ella?
-cómo has encontrado a tus demás víctimas, no creo que tengas problemas con eso.
-está bien, lo hare
-excelente colibrí, no tienes elección
Un relámpago estallo en el cielo y la lluvia comenzó a caer
-ya sabes lo que te pasa con la lluvia cuando eres un demonio ¿verdad?
-si ya lo descubrí
-será mejor que no salgas hoy ya aprenderás a lidiar con ese fenómeno, por esta noche será
mejor que sigas aquí
Otro relámpago me cegó por un instante y ella desapareció ante mis ojos, volví al cuarto,
quisiera haber estado en mi casa, añoraba abrazar a mi esposa, me acosté junto a mi jefa,
la abrace y caí en un sueño tranquilo.
De pronto estaba en Venecia, el cielo despejado y el sol iluminándolo todo, la gente ya
comenzaba a trabajar me eleve por el cielo abriendo mis alas, pensé en mi objetivo y pude
sentir su corazón latiendo a lo lejos, inicie mi camino asía ella, solo al intentar entrar al
convento unos seres enormes que brillaban por su blancura me cerraron el paso
-¿A dónde crees que vas demonio?
No daban miedo, al contrario inspiraban respeto y seguridad
-solo quería conocer
-sabes que les está prohibido entrar a este recinto
-no lo sabia
Realmente sentí su desconcierto ante mi respuesta, pero no cedieron ni un ápice a mi
camino, algo me decía que no entraría de ninguna manera en ese momento, la misión se
volvía un verdadero reto.
Antes de morir

Regálame un beso apasionado

Regálame un te amo

Aunque solo sea falso

Antes de morir

Déjame ver una sonrisa de tus labios

Oír el timbre de tu voz contenta

Déjame creer que aún nos amamos

Antes de partir

Te recuerdo que no conozco mi destino

Que si hoy me despido

Quizás no vuelva

Antes de partir

Te diré te amo en un latido

Por qué temo el día que no te encuentre.


INCUBUS PARTE 14

Aproveché mí tiempo, jamás imagine visitar Venecia, aunque no fuera con mi cuerpo
siempre había visto interesante la historia y todo lo referente al viejo continente, pasee un
rato sobre los calles y canales de la ciudad, era realmente asombrosa la arquitectónica,
nadie percibía mi presencia y entendí que los seres como yo no eran exclusivos de la noche,
podía sentir el ir y venir de otros aparte de los humanos, solamente los animales percibían
nuestras presencias, estaba considerando este viaje como algo meramente turístico cuando
sentí su presencia, un edificio, una casa, una mujer, volé y me detuve fuera de su ventana,
era ella toda una obra de arte hecha mujer, sus movimientos eran suaves y eróticos, como
un ave hermosa en jaula de oro, la lujosa esposa de un hombre que no sabe apreciar lo que
tiene, se paseaba hermosa en su gran mansión con un vestido que le lucia… no, ella asía
lucir al vestido, sus curvas sus tonos, la luz se deleitaba al iluminar su cuerpo, entro a un
cuarto de en su gran mansión, se desvistió para cambiarse de ropa, se miró al espejo, sus
movimientos eran caricias para ella misma mientras se contemplaba al espejo, era arte vivo
y yo era el único espectador, ella y el espejo era una danza erótica que jamás pensé ni
siquiera soñar, su suave contoneo desnuda, mientras disfrutaba probarse prendas ligeras y
sus caricias seductoras, era un manjar a la vista y yo deseaba probarlo, entre como una
suave brisa y ella sintió mi presencia, por un momento se detuvo, observo alrededor sin
encontrar nada, era yo el demonio del deseo invisible que la contemplaba hermosa y
sensual en su soledad, los nervios pasaron y como si disfrutara ser observada el desfile de
sensualidad continuo para mis ojos y una cámara que hasta ese momento percibí, entro al
cuarto de baño y como si supiera que estaba allí dijo
-Ven
El agua resbalando sobre su piel creando esos destellos en su tez húmeda con la luz era
sublime y ella era la maestra de la sensualidad, pude sentir como el jabón excitaba cada
poro de su cuerpo y como ella se deleitaba en el placer de su cuerpo al ser visto por “nadie”.
Después de esa deliciosa sesión de baño volvió al espejo y las telas ligeras se pegaban a su
cuerpo dejándolo ver tan tonificado, sobre todo me gusto como se enmarcaban en sus
labios vaginales, a ella también le gusto pues al notarlo su mano bajo acariciando sus partes
volviendo más explícita aquella danza de sensualidad que tenía consigo misma, disfrutaba
acariciar y ver sus bien torneados pechos, su vulva comenzó a humedecerse y fue a su cama,
se recostó viendo al espejo y las caricias continuaron danzando por su cuerpo, sus manos
acariciando sus labios, jugando con ellos, era una señora bella y sensual, madura y deliciosa
en toda la extensión de la palabra, maldije al tipo que la tenía abandonada, entonces saco
ese pequeño aparatito de baterías de algún lugar entre los pliegues de la cama, el zumbido
denotaba la velocidad de la vibración que llevaba a sus genitales, el delicioso gemido que
me regalo me hizo continuar expectante, podía ver como las contracciones se apoderaban
de su cuerpo y ella gozaba el mirarse toda una Diosa del sexo, su vientre se agitaba ante la
vibración sin control de aquella maquina mientras los gemidos de placer se hacían más
frecuentes y sus músculos brincaban de placer, ella sabía bien donde ponerlo para provocar
la mayor sensación y se abandonaba al placer que le otorgaba la maldita maquinita, no
podía soportarlo más yo la deseaba… y ella lo sabia
-s… se, que e, estasahi!- gimió- ven a mí.
Cual cobra asesina me lance entre sus piernas, lamiendo y succionando con desesperación
la miel que ya había arrancado la maquinita infernal, mientras ella abría sus piernas
invitándome al banquete, el pequeño vibrador seguía actuando y ella sollozaba de
excitación, mientras su excreción era devorada por mi lengua sedienta.
-dame lo tuyo- gruño mientras arqueaba su espalda asía el colchón, no supe como ella sabía
que estaba allí, era la primera vez que interactuaba como incubo con alguien en plena
conciencia, me gire ágilmente como serpiente que enrosca a su presa y pude sentir como
ella me tomaba y succionaba con fuerza mi miembro.
Con el aparatito estimulando su vagina decidí buscar otro punto de placer, separe sus
glúteos y lamiendo y besando le otorgue el mejor beso negro que mi viperina lengua podía
otorgar, sus gemidos se convirtieron en aullidos y gritos de pasión mientras mi cola se
deslizaba y acariciaba sus pechos, su humedad era total y después de dos eyaculaciones su
cama absorbía pequeños charcos de su placer, el placer era inmenso en ambos y yo disfrute
mordiendo uno de sus glúteos robando pequeñas gotas de sangre que jamás pensé
disfrutar, antes del fin con los miembros algo cansados dijo
-penétrame
Nuevamente cambiando de posision ella con sus piernas abriendo la puerta recibió mi
envestida con un delicioso grito
-¡ay Dios!... ¡ha!... tenía tanto que no lo sentía… ¡ha!- yo reanude los movimientos
contoneantes mientras ella me recibía con gemidos y palabras similares- ¡que rico eres!

Los movimientos se hicieron más frenéticos hasta detonar en su último y poderoso orgasmo
que la llevo a un exquisito momento de convulsiones de placer…

-tendrás muchas preguntas- dijo- no, no te preocupes por contestar, no te puedo oir, soy
una como otros tantos humanos con solo un poder sensible a la vez, yo te puedo sentir, no
te puedo ver ni oír, pero ¡hum!-gimió con un pequeño temblor de todo su cuerpo- Vaya que
te sentí… no conozco que eres, pero puedo sentir que no eres malo, no completamente, no
aun, te voy a decir un par de cosas, no todo lo que habita la oscuridad es malvado, ni todo
lo que lleva luz es bondad, tu aun puedes moverte entre ambos umbrales y eso te dará una
habilidad que no todos tienen… ¿Cómo lo sé? No sé, me lo dijo el corazón.
Este deseo que hierve en mi pecho me ha convertido en el demonio
nocturno que te excita en letras.
INCUBUS PARTE 15

PIIIII PIIIII PIIIII


El estridente sonido de la alarma del celular me trajo de regreso al mundo “real” alcance el
aparato y detuve el infernal zumbido
-¿ya es hora?- pregunto Isabel volviendo a capturarme entre sus brazos
-creo que sí, o al menos lo seria si tuviera que tomar el camión desde mi casa
-¿Qué día es hoy?
-por fin es viernes… aunque esta semana no tengo muchos ánimos de dejar de trabajar-
bromee
-tenemos que guardar un poco las apariencias, pronto comenzaran a hablar
-sí, no quiero arruinar mi matrimonio… más, deseo que mis hijos sientan la seguridad
familiar
-mmm que mal, te entiendo… pero me has hecho adicta a ti.
-y yo a ti- le di un beso- pero tengo que llegar en un rato, de preferencia antes que tú.
-sí, lo sé, tu auto está en la cochera, lo entregaron ayer mientras dormías
-¿de verdad?
-sí mi garañón… oye, eres insaciable, en la noche mientras dormías tenías una erección
mmm riquísima jeje pensé que despertarías, pero no… aunque no por eso la deje
desperdiciar
-jeje ¿de verdad?
-si… tu esposa debería aprovecharte más… pero está bien, eres demasiado para ella sola,
estoy decidida a seguir consumiendo lo que ella deje sin cenar.
-¡hum! Si supieras…
-no se cuéntame
-después, quizás… después, me tengo que arreglar…
-eso me recuerda, te traje algo de ropa, espero acertar en tus tallas… mm eres gordito, pero
no sé qué tanto, tu desempeño me confunde jejeje
El comentario no me hizo mucha gracia así que me metí al baño.
Me despedí de mi patrona haciendo honor al apodo que ella me daba haciendo uso del
tiempo sobrante ya que hoy viajaría en auto, mi propio auto nuevo de agencia, en mi vida
solo había tenido un pequeño auto usado que malbarate en uno de esos tiempos malos que
se dan en todos los matrimonios y del cual aún no nos recuperábamos, por fin veía la luz al
final del túnel, aunque sinceramente extrañaba la pasarela del autobús, cuando peleaba
con mi mujer siempre la belleza femenina era un aliento, aunque ninguna siquiera me
hiciera en el planeta, en fin por fin en mi hermoso auto con el radio encendido… sin los
enredosos audífonos del celular… cada día que pasaba me reiteraba que ser un espectro al
servicio del mal era más reconfortante que una persona con valores óptimos. Al llegar
estacione mi auto en el estacionamiento que era de González segundos antes de que el
entrara… su rostro pagaba con creces los insultos de toda una vida… sobre todo aquel día
que al llegar paso a mi lado en su auto y me ensucio con el agua de un charco maloliente
para después dentro de la empresa agravarme diciendo que no era digno de la empresa
que un trabajador llegara en esas condiciones… mil cosas pasaron por su mente, pero ni
una escapo de la cárcel de su boca, mientras que yo con ropa impecable y nueva lo saludaba
y el seguía buscando un lugar para su auto… adentro la sensación del bistec más jugoso
volvió, las miradas de las compañeras y sus saludos estrechos me invitaban a tener más de
muchas de ellas, el poder del incubo se encendió y era visible en mi pantalón, que más de
alguna disimuladamente miro y otras no tanto, entre a mi nueva oficina y revise mis labores.
De alguna forma el deseo o inquietud de las compañeras me alimentaba y podía sentirlas,
no eran todas, pero sospechaban mi romance, y que una mujer como mi patrona hubiera
hecho todo lo que hizo, les daba más información e incendiaba más su imaginación de lo
que podían digerir, más de alguna vez fui interrumpido por alguna de ellas con preguntas
bastantes sencillas sobre las labores de la empresa, obviamente solo pretextos para
intentar saber más de lo que pasaba e intentando ver que sucedía allí dentro, pero Isabel
aun no llegaba y solo yo contestaba sus preguntas y recibía algunas insinuaciones.
Llego el turno de Paola la más seductora de las chicas de la empresa, piel reluciente y
hermosa, la había visto a las luces de una discoteca en una cena de la empresa y en verdad
cualquier cantidad de luz era favorable para ver a esa mujer, el cuerpo de una Diosa y una
voz sublime
-Hola Sr. Enrique- ese tono agrego a mi ego algunos 40 años de improvisto, que ella me
dijera señor era casi como me dijera abuelo- ¿ahora va a ser usted el encargado de
supervisarnos?
-¡hujum!-Aclare mi garganta- Señorita Paola, por favor no me diga señor, valla que me hace
sentir viejo viniendo de sus labios
-y ¿Cómo le digo?
-Enrique simplemente, no soy tan viejo
-pero el Sr González…
-Yo no soy el Sr. González… y el seguirá siendo su supervisor-realmente yo no quería esas
responsabilidades- yo soy el coordinador y estaré a cargo de la agenda de la señora Vázquez
-¿solamente? Yo pensé que tenía otros atributos- miro mi pantalón de una manera tan
insinuante.
-solamente señorita Paola, si no tiene más dudas sobre el trabajo le recomiendo regresar a
sus labores-dije guiándola asía la puerta
-mmm se comporta como González-
-señorita, vuelva a lo suyo.
Cerré la puerta molesto de no poder disfrutar de tan deliciosa mujer, pero pronto llegaría
la señora Vázquez y no deseaba perder tan pronto la gracia que implicaba mi nueva
posición.
El tiempo pasó y mi patrona llego, bastante después de lo que yo esperaba.
-tengo noticias… no sé si buenas o malas, si emocionarme o no
-¿de qué hablas?
-me entretuve porque recibí una llamada, un prospecto que tengo tiempo intentando
convencer, está interesado por fin en firmar un contrato, pero quiere que hablemos con sus
filiales en Italia… tenía pensado enviar a González, pero por alguna razón salió tu nombre al
ruedo y quieren que vallas tú, les dije que González tiene más experiencia que tú en ese
puesto, pero ellos insisten en que tu vallas a Venecia a convencer a sus filiales… no quiero
dejarte ir, pero hay mucho por hacer aquí y tendrás que irte el lunes…
-imagino lo importante que es… confía en mí, yo los convenceré- sabia quien había hecho
el movimiento para ese viaje en cuanto lo menciono, era mi destino ir.
-será mejor que te vayas temprano hoy, quiero que te prepares y vallas descansado, sé que
querrás pasar tiempo con tus hijos antes del viaje.
No tuvo que decirlo 2 veces tenía la necesidad de ver a mis hijos antes de partir y esperaba
un mejor clima con mi esposa.
Llegue a mi casa y para mi gran sorpresa no había nadie, así que fui a la casa de mi suegro,
al tocar abrió uno de mis hijos.
-¡es papá!- me abrazo emocionado
-¡papá!- gritaron los otros 2 que corrían a recibirme
Los abrase, enamorado de mis hijos les dedique algunos minutos antes de dar un paso más
-pásate enrique- me dijo el señor- Any fue a traer el mandado para hacer la comida
-gracias Don Polo ¿Cómo ha estado?
-bien, ya ves, aquí viendo pasar el tiempo, esperando mi turno con la flaca
-¡ay don polo! Si usted está muy sano- a pesar de que su hija siempre me hacía a un lado
por estar con su padre, el señor era amable conmigo y nos respetábamos y llevábamos bien.

-¡ya vine!-Entro Any con esa mirada viva y hermosa que hacía mucho tiempo que no veía.
-hola- dije a su llegada… su rostro se transformó por completo, algo entre confusa y molesta
-¿Qué haces aquí?
-¡ya sabes! Tiene sus ventajas tener un mejor puesto
-que bien ¿saliste temprano?
-sí, de hecho salí temprano hoy porque necesito preparar mis cosas y descansar. El lunes
me voy de viaje de trabajo.
-¿a si?- simulo demostrar interés- ¿A dónde?
-nada grande, tu sabes, aquí nomas a Italia
-¿italia?-su interés se volvió real- ¿de verdad?
-sí, un prospecto muy importante y pues ya sabes, soy el nuevo hombre de confianza de la
señora Vázquez- su rostro se ilumino de una especie de orgullo que hacía mucho que no
veía
-wow ¿entonces lo del aumento y todo es real?
-si ¿no confiabas?-dije con mi cara de extrañeza
-es que… no, de verdad pensé que no
-de hecho vine para llevarlos a comer, por fin recibí mi quincena y nos la vamos a gastar.
-pero hace mucho calor, además ya traje la comida
-ven ¡vamos! Quiero enseñarles algo- si el dinero no hace la felicidad, como se aproxima a
igualarla.
Todos me siguieron afuera, sus rostros eran hermosos cuando vieron como quitaba la
alarma del lujoso auto nuevo
-vamos, suban vamos a comer, yo invito.
El viaje y la comida fueron geniales, no escatime en el gasto, mis hijos disfrutaron cada
instante dentro y fuera del auto, los ojos de amor de mi esposa se iluminaron y mi suegro
se divertía con cada ocurrencia de los niños, la felicidad volvía a mi matrimonio fracturado
y aunque feliz yo sentía mi corazón desecho.

Después de algunas horas de paseo llevamos a mi suegro a su casa y regresamos a la


nuestra, mientras manejaba la mano de mi esposa se posó sobre la mía, nuestras miradas
se encontraron y después de semanas de alejamiento nuestros labios también.
Los niños iban dormidos en el asiento de atrás, llegamos, los bajamos y llevamos a su cuarto
uno por uno.
Cerramos la puerta de nuestro cuarto, sus manos acariciaron mi rostro, era casi como la
primera vez con mi verdadero amor, yo la abrace por la cintura y la acerque a mi, sus caricias
siempre habían sido suaves y deliciosas, nos dimos un nuevo beso que nos llenó de pasión,
ambos pudimos sentirnos más allá de la ropa.
Nos desnudamos dejando la ropa en el piso, su delicioso cuerpo perfecto en la penumbra
me esperaba en la cama, me recosté junto a ella, su timidez como siempre dio paso solo a
las caricias, con delicadeza mi mano se llenó con su pecho, mientras susurraba palabras de
amor a su oído, su pezón respondió a las caricias y su respiración se volvió tranquila, me
deleite con el aroma de su cuello mientras mi mano viajo al sur, jugueteando con su bello
me abrí paso hasta sus labios, los acaricie y los presione una y otra vez, al principio suave,
apenas perceptible, pero cada movimiento era más intenso, hasta que por fin se separaron,
solo un poquito para comenzar el roció, apenas sensible a mis dedos, las caricias
continuaron buscando cada vez un poco más el bendito clítoris, mientras su humedad
aumentaba y facilitaba mi camino incendiando su deseo… con su deseo húmedo mis dedos
avanzaron ya conocían bien el camino y al llegar al destino su respiración exploto en un
gemido, yo conocía el ritmo y ella la balada, el masaje continuo y su canto de sirena se volvía
más excitante, la lubricación era perfecta, sus piernas separadas y sus caderas pedían más…
y más, termine el masaje y con mi hombría bien firme la penetre mientras ella se entregaba
al máximo al placer, su cadera levantada era sostenida por mi miembro mientras ella se
agitaba, iba y venía, su calor y su miel eran deliciosas, hacia tanto que no poseía a mi esposa,
ver su rostro apasionado, sus pechos descubiertos y sentirla tan mojada siempre fueron el
máximo de mi deseo…
Solo una vez, solo un orgasmo y ella me empujaba sin desear nada más.
-un poco mas
-¡ya! Déjame
-pero… -se levantó y fue al baño.
Permanecí un rato acostado y frustrado. Me levante y la seguí al baño.
Quisiera sacar a mi demonio interno
El que siempre esta hambriento
El que quiere sexo
El que devora lo material
El que se llama ego
El que le gusta lo mundano
Quisiera arrodillarlo y cortarle la garganta
Para amarte puramente y sanamente.
Pero entonces
¿Quién te haría el amor?
Como lo hacemos con locura
¿Quién sería aquel?
Que pierda los estribos para defenderte
¿Quién sería el monstruo?
Que corre con desesperación para encontrarte
Quisiera ser un santo para adorarte
Pero entonces
¿Quién sería el demonio que te arranca las ropas?
Prefiero ser yo
Tu demonio y tu poeta
El que te llena de versos
Y por las noches te acosa rígido como una roca.
INCUBUS PARTE 16 A

Sintiendo el inmenso vacío en su pecho con el alma torturada por el miedo y el


desamor, el cuerpo traiciona a Alejandra y una descarga de hormonas hace más estragos
en sus sentimientos, recostada en su cama las ansias claman algo más que la almohada
aunque su espíritu no esté dispuesto un ciclo hormonal da inicio conjurando el deseo, tras
horas de desvelo el sueño no consiente dar descanso a su cuerpo, ese cosquilleo que nace
de su pecho corre por el cuerpo torturando un poco más su alma, pues el amor que la dejo
no está para satisfacer su lecho, más a las noches solitarias teme pues entre sueños un ente
de terror la ha visitado trayendo sueños de amargo terror y desconsuelo, algo se ensaña
con su alma y ella no encuentra explicación…
La sensación de ser observada ha vuelto, bajo sus sabanas busca protección aunque sabe
que esto no existirá, el viento sopla en la calle y el miedo despierta su corazón, la respiración
se acelera aunque ella intenta no hacer ruido, como las veces anteriores hay cosas que se
empiezan a mover solas en el cuarto, pero hay algo diferente, una sensación menos cruel
que las anteriores, su sabana no se levanta dejándola descubierta, una sensación más cálida
sube por su pierna y se queda en su vientre, una respiración se acerca a su oído y un
murmullo suave ligeramente aterrador dice –Te deseo
El temor no la abandona, pero una nueva experiencia nace al sentir caricias en su cuello, las
hormonas ya presentes se disparan y el terror abre la puerta de la expectativa, sus piernas
se relajan y esa sensación de calor baja por su vientre apenas moviendo la sabana y se
desliza en un masaje que relaja sus partes que urgidas de deseo atienden al llamado, sus
labios seden a las caricias y pequeñas gotas lubrican el camino, siente miedo pues no ve
nada, pero su corazón se llena de deseo, no es el mismo demonio que la aterra desde el día
que consulto la tabla, la sensación se hace a cada instante más profunda, sus pechos no
esconden el deseo y bajo la sabana las aureolas se levantan en todo su esplendor.
El demonio se deleita con su aroma, el calor de la víctima fluye por todo su cuerpo, aun
cubierta por las sabanas el placer de la chica es visible al ver como tiembla al sentir los
estímulos de aquella mano invisible, sus piernas se separan un poco más pues quiere
sentirlo más adentro.
Poco a poco puede sentirlo entrar entre sus labios, vigoroso y cálido llenándola por dentro,
sus glándulas hirvientes de deseo lubrican la sensación y el calor solido es delicioso, aquel
terror que sentía se vuelve incierto, pues el trato más amable la llena de amor, un amor
siniestro que solo busca su placer, puede sentirlo potente entrar y salir, llenando cada
espacio que desea ser llenado mientras ella desea más sentirlo dentro, el roce de las
sabanas sobre sus pezones, sus músculos vibrando ante el deseo y cada célula nerviosa en
juego se llena de placer, no es ella la dueña de sus movimientos frenéticos que se entregan
a cada impacto, sus aullidos de deseo mueren en las paredes de una casa sola mientras ella
se enamora de esa criatura carente de rostro que la hace sentir amada, cada poro de su piel
se levanta deseando sentir su tacto, esa piel aperlada que se cubre del roció de un sudor
jadeante que desea nunca acabe, pero aun siendo delicioso el encuentro la satisfacción
llega a su final, un orgasmo que jamás había sentido, sus partes colapsan en el fluir de un
cálido líquido que jamás había sentido, tras algunos segundos de la pérdida del control de
su cuerpo, con sus partes palpitantes ella tiembla de satisfacción y miedo incierto ante el
suceso, relajada y extasiada cae en un sueño profundo tras ver como una ráfaga de viento
violento abre su ventana.
INCUBUS PARTE 16B
Insatisfecho por el amor de mi esposa el incubus despertó en mi sueño, una nueva víctima
llenaba con su aroma el aire, miedo y deseo era mi alimento y podía sentirlo a la distancia,
lo seguí hasta aquella pequeña casa, cuál fue mi sorpresa al encontrar a la chica de la ouija,
aquella por la que Maykord me ataco, pero podía sentir su deseo y esta vez no tenía ouija,
tenía un sueño intranquilo y la belleza de su piel aperlada me había seducido desde el
primer encuentro, la observe por un momento desde la ventana y entré, cuando era
necesario el sigilo básicamente podía traspasar lo que fuera sin provocar movimiento, pero
cuando deseaba causar la sensación de miedo podía mover las cosas sin ser visto, así lo hice
dentro de aquel cuarto, ya que el estimular el miedo de mis victimas era placentero y me
ayudaba a obtener más alimento de mi encuentro, hice que algunas cosas cayeran y pude
sentir como el miedo la preparaba para mi encuentro, pase mi mano sobre su pierna y en
una suave caricia subi hasta su vientre, el aroma y la textura de su piel me encantan,
murmullo a su oído –Te deseo
No lo evito y pruebo la suavidad de su cuello, puedo sentir su aprobación y deseo, mi mano
vuelve asía abajo y acaricio sus partes, sus labios abren cual botón de flor que saluda al roció
de la mañana y yo me deleito al contacto mientras sus piernas seden espacio a mi llegada,
mis dedos penetran más en la calidez de su humedad y deleitado contemplo sus pezones
que alegres saludan a pesar de la sabana, los tremores involuntarios de sus paredes van y
vienen como olas de deseo, su respiración acelerada, encienden cada vez más mi fuego,
entonces uno de los más deliciosos espectáculos de la mujer, sus piernas se separan
abriendo paso a mi llegada, dejo de acariciarla y puedo sentir sus labios abrirse mientras
penetro en ella hasta llenar su vacío urgente de mí, los movimientos rítmicos sincronizan
nuestro encuentro y sus músculos tiemblan festejando nuestro acoplamiento húmedo y
calido como su deseo, los poros de piel se erizan deliciosamente solicitando una caricia de
mi cuerpo, una y otra vez la penetro hasta que su cuerpo estalla en la ola de placer de un
orgasmo mojado que lleno sus sabanas, puedo verla desfallecer completamente satisfecha
cuando un fuerte golpe de aire abre la ventana y Maykord entra hecho un monstruo de
furia
-te dije que esta víctima era mía
-¿quién dijo?- pregunto retándolo, sé que mi poder ha aumentado aunque no conozco el
suyo
-¡te destruiré incubo!
Un poderoso golpe nació de su puño, pero esta vez pude detenerlo aunque su fuerza aún
era formidable y me arrojo cruzando el cuarto, se lanzó asía mí, pero rápido me levante
esperando el ataque
-¡Maykord!- Grito lucifer deteniendo nuestro combate…
Seré un poema...
pero no solo un poema,
un poema que intente excitarte,
tocare tu alma intentando penetrar en tus ganas,
imaginando como se mojan tus labios y se separan para recibir mi amor,
seré un poema tan lleno de pasión que besare tu cuerpo con cada palabra tan llena de
deseo,
un deseo que es solo por ti...
si pudieras sentir mi sangre,
esta sangre que palpita
como fuego ardiente
mientras imagina tu cuerpo
y separo tus piernas con el pensamiento.
seré un poema,
un poema de deseo que te bese
y que te abrace
buscando llenarme de ti a cada palabra,
devorando tu aroma
y deseando tu aliento.
seré un poema de deseo,
para meterme en el deseo de tu cuerpo
y llenarte de pasión.
INCUBUS PARTE 17
-¡Destruiré a este infeliz!- rugió Maykord
-No puedes- repuso el príncipe de las tinieblas- necesito que haga un trabajo
-te salvaste esta vez incubo, pero cuando termines nadie me detendrá
-el mismo lo hará, ve cuanto ha crecido en tan poco tiempo- contesto lucifer
-¿de qué hablas maldito?
-la primera vez no tenía poder siquiera para moverte, esta vez recibió tu ataque y ya se
preparaba para responder, la próxima vez que lo enfrentes debes de tener cuidado
Maykord detestaría perder a mi mejor torturador de almas.
-JJJpk- El enorme demonio escupió una especie de flema asía mis pies que alcance a
esquivar, era viscosa y de un olor asqueroso a la vez que humeante, salió por la ventana
que estallo en pedazos a pesar de que ni siquiera la toco
-debes tener cuidado colibrí, la próxima vez no lo detendré, evolucionas rápido, pero el lleva
siglos de ser un demonio.- un cierto orgullo se ubicó en mi pecho tras esas palabras, a pesar
de lo que jamás hubiera pensado yo había nacido para ser un demonio, un incubus mejor
dicho y se sentía bien.
-¿cómo lo puedo vencer?-
-obtén mas poder, ya sabes cómo, solo tienes que alimentarte más y rápido el obtiene más
poder a cada minuto y tú solo acumulas por las noches, eso será una brecha que debes
sortear.
-gracias ¿Por qué me ayudas?
-yo se mi cuento, tu solo debes cumplir tu misión y los poderes seguirán siendo tuyos…
-¿y mi alma?
-…y tu alma.- esa frase daba cierto regocijo a mi espíritu ya que a pesar de todo comenzaba
a confiar en él.
-bien, pronto debes partir a Venecia, supongo que ya sabias que esto era obra mía
-sí, fuiste algo obvio
-solo para ti colibrí. Quiero que te enfoques en la misión, lo de tu trabajo ya está arreglado,
ganaras el contrato sin más, ya te informaran mis esbirros.
-gracias
Su rostro torció una sonrisa de confianza y como el humo que se lleva el viento desapareció.
Mire a mi víctima, algo había en ella que me conquistaba, no sabía si era su belleza o la
sensación de cómo me había fortalecido la experiencia o más aún que estaba ligada a mi
confrontación con Maykord, sentí piedad por el estado en que había quedado su cuarto,
pero tenía que volver a mi cuarto y no podía hacer nada por ella.
El sábado inicio de un modo genial, mi esposa me abrazaba como hacía ya muchas lunas
antes no lo había hecho, el bullicio de los niños que despiertan en su cuarto y después de
un rato corren en tropel a nuestra habitación mientras nos hacíamos a los dormidos y
brincan sobre nosotros fue magnifico. Motivado los invite a desayunar en un restaurante
en la plaza, subimos al carro que seguía siendo la sensación y el día fue disfrutado por todos,
al volver a casa Alicia llego “buscando a su amiga” que la recibió contenta… curiosamente
insistió en que me quedara a charlar con ellas, pero como mis hijos jugaban con el suyo en
buen ambiente no pude reusar la invitación.
-¿así que te vas a Venecia? y no nos ibas a avisar
-Any ya está informada- le lance una mirada molesto
-pues espero que tengas un viaje de negocios fructífero y placentero con tu jefa…
-voy solo, mi jefa tiene asuntos que atender aquí
-¿de verdad?
-voy por trabajo
-oye enrique antes que tengas que partir quizás puedas ayudarme con un problema con el
drenaje del baño
-quisiera pasar estas últimas horas con Any y mis hijos
-¡ay any! Dile que me ayude, sabes que en fin de semana no hay quien me ayude con esas
cosas
-pero hoy es tarde y quiero descansar
-puede ser mañana en la mañana, partes hasta la noche
-ándale amor-intervino any- sabes que nadie más la va a ayudar.
-pero… ¡fffff!- suspire- sabía que había perdido- solo porque tú me lo pides
-¡genial!- festejo Alis.
El resto del día paso normal, sin grandes hazañas solo platicas intrascendentes y juegos con
los niños, aun la noche fue más normal de lo que habían sido sus predecesoras, una esposa
con escasas señales de amor que me ayudo un poco a preparar mi equipaje del viaje y
cortante a las muestras de pasión
-¿ya vas a empezar? Ayer tuviste lo que querías
Ni siquiera respondí al comentario gire y volví a lo que hacía, la noche nos envolvió y tuve
descanso sin más.
Al día siguiente me levanto el sonido del celular en vibrador, salí del cuarto a contestar
-¿qué quieres Alicia?
-te estoy esperando
-Es muy temprano aun
-no tanto, el sol ya salió y tenemos que aprovechar antes de que despierte mi hijo… los
sedantes no son eternos
-llego en un rato.
Me vestí y me asee para el evento.
Una Alicia muy sensual me recibió en la puerta de su casa, si otro vecino la hubiera visto
seguro sabría lo que pasaba y hasta hubiera pedido participar
-¿así que pensabas ir a Venecia sin despedirte? Eres un chico malo
-es por trabajo- me molestaba que me manejara, si hubiera sido antes habría sido como un
perrito amaestrado, pero todo había cambiado y no me parecía ser manipulado
-tienes que hacer lo de todas las noches que no estarás, lo siento por tu jefa que se quedara
sin su parte
-vamos adentro
- ¿estas molesto? - dijo mientras iba a su cuarto
-no me gusta que me manejes-
-tendrás que castigarme
- lo hare
Ella se agacho y la pequeña bata negra dejo ver su hermoso trasero, no se si fue el incubus
o yo, pero mi erección llego de inmediato ante el formidable espectáculo, le apreté una
nalga
–mmm- gimió
Separe su nalga y pase los dedos de mi otra mano por en medio
-¡a! ¡Oye!
-que deliciosa estas.
Comencé a acaricias su ano bajando mis caricias hasta su vagina que comenzaba a
humectar, las caricias subían y bajaban, mientras ella gemía y yo llevaba su lubricación
natural hasta su ano.
-que rico acaricias
Baje mi pantalón y tras una última caricia con la que atraje su miel a mi miembro comencé
a introducirlo en su ano
-¡despacio!- gimió
Poco a poco entre en ella mientras sus pujidos deleitaban mis oídos, ella se apoyaba en la
cama mientras el acoplamiento se hacía más intenso al igual que su gimiente gozo, sus
piernas separadas temblaban y yo me volvía menos tierno a cada embate de sus nalgas que
sonaban como el chapoteo en el charco
-¡ya!- murmuro- ¡por favor ya!- elevo su voz
-grita
-¡YA!
Saque mi parte y ella subió una pierna en la cama para facilitar mi entrada en su destilante
vagina, continuamos el encuentro, el calor y roce de nuestros cuerpos y sus músculos
haciendo contracciones sobre mi miembro eran el cielo, el sudor en su cuello y el sonido de
su voz gozante completaban la imagen deliciosa que solo fue superada por la explosión de
su orgasmo y la sensación de sus jugos bañándome las piernas.
Quisiera colarme entre tus sueños
transfigurar mis apariencias
tomar la forma de quien desea tu corazón
robarte un sueño y hacerlo mío
hacernos el amor como tú quieras
quizás solo tomados de la mano
contemplar el universo
que escuches los latidos de mi corazón
solo el amor como tú lo quieras
que veas en mi tu ser amado
te escuchare
juro que te escuchare
y luego
cuando apunto estés de despertar
tomare mi forma y soltare tu mano
con mi sonrisa más sincera
te diré gracias y un te amo.
Desapareceré de tu sueño
pero jamás te sacare de mi corazón.
INCUBUS PARTE 18

Después del delicioso encuentro obligado con Alicia y de un rato recostados


descansando ella comenzó a acariciarme y excitarme nuevamente, no podía creer que aún
no se sintiera satisfecha, ya que comenzó a succionar deliciosamente, entonces lo
inesperado, un terrible dolor en mi miembro que me hizo gritar.
-¿Qué te pasa?- sus dientes realmente me habían alcanzado a marcar
-no quiero que alguna zorra italiana tenga oportunidad de probar el excelente producto
nacional que llevas contigo-
-¡maldita!- corrí al baño a lavar la herida, encontré alcohol en el botiquín y venciendo al
terror de lo que venía lo vertí en las marcas
-¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!-
Salí muy molesto de ahí, fui a mi casa donde mi esposa ya daba el desayuno a los pequeños,
me recibieron alegres y el resto de la mañana fue muy agradable, aunque la herida punzaba
constantemente y limitaba mis movimientos

Tututut tututut
Sonó el celular, era la señora Vázquez, deseaba verme para entregarme una tarjeta de
crédito de la empresa para los gastos, los boletos y otros documentos… y seguramente algo
más, no lo podía creer pero no me podía negar.
Llegue a la oficina, deseaba salir rápido de allí ya que solo me quedaban unas horas con mis
hijos y no los vería en toda la semana ¡que diferentes se ven las oficinas cuando solo van los
de seguridad! Entré, el auto de la señora Vázquez ya estaba estacionado y las puertas del
edificio abiertas, una seductora señora Vázquez esperaba sobre el escritorio en posición por
demás provocadora
-¿creíste que te dejaría ir a Venecia sin despedirte?
-no… pero tuve un pequeño accidente y no sé si pueda
-¿de qué hablas?-Al quererle mostrar la herida está prácticamente había desaparecido
-mi esposa me mordió…
-pero si apenas es un rasguño
-la entiendo, ja, yo lo hare más grande para tenerte seguro
-¡no por favor!
-está bien, solo has lo tuyo que tengo urgencia de ti- dijo esto acomodándose en el escritorio
dejando ver su hermoso clítoris con las piernas abiertas
Me hinque y con la sed de un can comencé a lamer buscando y provocando su humedad,
su respiración y sus gemidos despertaron el deseo dormido y cuando mi erección fue
completa me levante y la introduje en sus jugos, el exquisito sonido húmedo y sus gritos de
pasión resonaban en todo el edificio, mientras nuestro acoplamiento se hacía más profundo
y frenético
Plap, plap, plap, plap…
Sus contracciones en mi miembro mientras la aferraba por la cintura y me impactaba entre
sus piernas nos pusieron a sudar, el olor de su perfume se intensificaba con el actuar de sus
hormonas y yo no podía creer todo lo que había mejorado mi vida desde que acepte ese
terrorífico trato con el gran maestro del mal
-Amor ha ha… por favor ha ha… detente-
Ella ya había terminado mientras yo deseaba continuar
-ha… ha… ¡porfavor detente!
Me detuve dentro de ella, podía sentir su vagina contrayéndose y relajándose muy caliente
alrededor de mi miembro
-¿qué paso?
-termine y me estas lastimando…
-pensé que querías mas para recordarme toda las semana…
-por favor, ya no
Comencé a deslizarme suavemente asía fuera
-despacio por favor- gimió
Pero por alguna razón esto me excito, así que volví a entrar despacio
-¡ha!
Repetí el movimiento suave, fuera…
Adentro
-¡ha!
Ella lo estaba disfrutando igual que yo…
Sus partes húmedas y calientes palpitabas a cada segundo dándome un masaje mientras yo
iba y venía dentro con sus gemidos indicando el ritmo, nuevamente nos acelerábamos al
gran desenlace y esta vez terminamos juntos con el delicioso chorro de sus jugos sobre mi…
Nos despedimos con un gran beso y salí a encontrar a mis hijos que ya estaban listos para
una vuelta al cine, tenía mucho tiempo que no iba al cine y veía una película tomado de la
mano de mi esposa, sin más, lo disfrute, regresamos solo para recoger mis maletas y
llevarme al aeropuerto, una despedida muy sentida, pero un comentario de mi hijo me dejo
perturbado por un instante.
-papi, te cuidas mucho…- un silencio y lágrimas en los ojos- papi soñé que te convertías en
un monstruo y nos abandonabas…- el llanto amargo de mi bebé me hizo desear cancelar
todo, pero el miedo a mi gran jefe me hizo hacer ese nuevo sentimiento a un lado, con besos
y lágrimas me despedí para el viaje más largo de toda mi vida…
El viaje de noche y completamente cansado solo me dio pauta para pensar y descansar, más
allá de terminar la misión me preocupaba ¿Qué pasaría si fallaba? ¿Cómo enfrentar a
Maykord después? Pasará lo que pasara él era el mayor peligro al final del camino, mi pacto
con lucifer me obligaba a cumplir la misión, pero ¿si fallaba? Yo solo contemplaba la perdida
de estos poderes, aunque no sabía que tan libre estaba el príncipe de las tinieblas para
destruir mi vida si lo molestaba, por otro lado Maykord estaba decidido a destruirme
cualquiera fuera el caso, solo sabía que debía alimentarme más de mis víctimas, que el
miedo era algo así como el inverso de la fe y que tanto este como el deseo de mis victimas
era lo que me daba poder. Cavile durante todo el viaje y sin darme cuenta caí en distintos
sueños, por fin, entre muchos de ellos apareció una posible solución, recordé como solo el
deseo de mis compañeras de trabajo me había alimentado un poco y pensé que este efecto
podría llevarlo a mayor escala… tendría que buscar el tiempo necesario, entre mi misión y
el trabajo que se avecinaba, tendría que enfocarme en los tiempos muertos.

Después de algunas horas de vuelo aterrizamos, que sorpresa me lleve cuando un tipo salió
a mi encuentro, en traje negro y con la actitud más seria e inexpresiva del lugar.
-lo estábamos esperando señor Gevrara
- Guevara… ¿de verdad?
-el amo desea que se enfoque en su misión, considere su trabajo material realizado, lo
llevare a su hotel y a medio día, cuando haya descansado, lo llevare al convento de San
Zacarías.
Sin mucha conversación lo seguí hasta una gran limusina que me llevo al hotel Venezia.
Para mi buena suerte el encargado hablaba un perfecto español y no me costó ningún
trabajo para ser alojado en mi cuarto
El cambio de horario y el ajetreo del día anterior son un gran peso para el cuerpo, por lo
que desayune y descanse algunas horas.
Quizás, solo quizás, la luz en tu alma crezca al liberar tu oscuridad.
INCUBUS PARTE 19

Mientras pasaba el tiempo de mi descanso no logre conciliar el sueño, por lo que


continúe intentando avanzar con mi plan, me recosté con la laptop un rato, pero después
de varios borradores nada satisfacía la primera parte de mi plan…
TOC TOC TOC
Alguien a la puerta, mire el reloj y era medio día, sabía quién era, el sujeto sin expresiones
estaba a la puerta.
-iremos al convento Sr. Gevrara
Lo seguí nuevamente a la limusina, con la ilusión de poder pasear en una góndola en el
trayecto… no fue así, todo el camino fue en la lujosa limusina, sin poder disfrutar del
ambiente de la ciudad, creo que la desilusión en mi rostro fue evidente ya que su siguiente
frase fue
-recuerde que viene usted a cumplir una misión del amo, no a ser turista.
Asentí con la cabeza sin dejar de escapar la mirada por la ventana cuando algo llamaba mi
atención.
-Por fin llegamos al convento- indico mi compañero
Baje y el no me siguió
-¿no me va a acompañar? ¿Cómo sé a dónde voy?
Me alcanzo un folleto turístico del lugar
-está en italiano
Me dio un diccionario
Comencé a caminar asía el interior, de hecho era una gran construcción antigua, no tenia
mas que hacer, así que solo turisteé por el lugar, los enormes muros me hacían sentir
intimidado cuando pensaba en mi misión y los seres que me cerraron el paso, pero
asombrado como turista que era, era como estar en un templo, pero más grande y más
vacío, pero esa sensación de ser observado era igual, quizás no me entiendan, aunque
encontré más gente, el resonar de mis pisadas y esa soledad incomoda no me
abandonaban.
Anduve perdido por un rato entre pasillos, jardines, patios y salones, hasta que llegue a
aquel con muchos cuartos pequeños y sencillos, apenas con lo básico para dormir, algunas
monjas iban y venían en sus labores diarias, podía escucharlas susurrar, pero no alcanzaba
a comprender sus palabras, entonces resonó en mis oídos –Griselda- dos de ellas
conversaban y una de ellas era mi objetivo gire a observarla, pude distinguir bajo su habito
sus facciones latinas, una mujer hermosa a pesar de la falta de maquillaje y todos los
accesorios de la mujer actual, cuando cruzo por mi mente el poder usar del incubo sentí
como si la gran mole de aquella construcción deseara aplastarme, una sensación de asfixia
me ataco, intente salir de ahí, sintiendo que el mundo giraba y no podía soportarlo…
Caos
Gobernando mi alma
sentimientos explotando como las llamaradas del sol
una tormenta exhalando caos
el rugir de un dragón embravecido
eterno conflicto entre el deseo y el amor
fuego, furia, tormenta y deseo
la locura, fuerza bruta
sentimientos claros
pasión obscura
y al final estas tú
la paz en el ojo del huracán.
INCUBUS PARTE 20

Desperté después de haber perdido la conciencia, realmente no sabía dónde estaba,


con trabajos fui recuperando la memoria de como llegue allí, una amable monja me llevo
agua, intente hablar con ella, pero apenas entendió que yo hablaba español.
-solo yo hablo español aquí- dijo una monja que entraba en ese cuartito
-¡gracias a Dios!
-¿Qué lo trajo hasta aquí?
-soy turista, vagaba por los pasillos…
-hasta que perdió la conciencia…
-así es…
-algo tiene este convento, sabe no es la primera persona a la que le pasa, hay historia aquí,
mucha gente que pierde el conocimiento aquí, aunque es el primer latinoamericano que
conozco con los mismos síntomas.
-¿de verdad?
-sí, cuentan que hay una bendición defendiendo estos muros y que ningún demonio podrá
entrar en ellos… -un silencio- pero a veces uno debe temer más a los humanos que a los
demonios ¿no lo cree?-Me había perdido en el bello rostro de esa mujer cuando entendí a
que se refería el comentario.
Me sonroje- si, a veces los humanos somos más peligrosos-
-es el don del libre albedrio lo que hace al hombre más peligroso, un día es completamente
honesto y de valores y al día siguiente sus ideales cambian.
-y que me lo diga
-¿ya se siente mejor?
-algo, aunque sigo desorientado…
-será mejor que vuelva a su hotel, ya está atardeciendo, duro mucho tiempo inconsciente
-¿de verdad?
Me acompaño a la salida, el día prácticamente había terminado, solo quedaban algunas
horas de sol
-puede usted hacerme el favor de conseguir un taxi que me lleve al hotel Venezia, con este
dolor de cabeza me costaría mucho hacerme entender al conductor.
-claro, estamos para servir a Dios y nuestro prójimo.
-gracias…
-Sor Griselda
-sor Griselda… bello nombre
Se sonrojo un poco y se giró a hablar con los taxistas que allí se encontraban.
No me tomo mucho volver a mi habitación, pronto me sentí mejor, pero tenía que intentar
penetrar en la mole de ese convento burlando a los seres que lo defendían quienes
seguramente eran los culpables de mi malestar.
Me recosté cómodamente y abandone mi cuerpo, no me tomo mucho tiempo llegar al
convento, los dos gigantescos guardianes eran visibles en esta dimensión y ellos me
percibieron en cuanto me acerque.
-¿otra vez aquí demonio?
-¿son guardianes?
-esta tierra es sagrada, ningún demonio puede entrar
Volé alrededor por mucho tiempo buscando perderme a su mirada, el tiempo pasaba y ellos
no dejaban de seguirme con la mirada, al fin me rendí y me aleje, vague por un tiempo y
descendí a la ciudad, había mucha gente, era muy noche y aunque la ciudad dormía podía
ver personas ir de aquí para allá, entonces caí en cuenta que realmente no eran personas,
sus atuendos eran diversos, como detenidos en el tiempo, eran los espectros de muchísimas
personas que habían vivido en una ciudad tan antigua, camine entre ellos y realmente yo
esperaba sorpresa o temor de su parte, pero me di cuenta que en ese momento me sentía
como en un sueño, mi poder de Incubus estaba como dormido, era solo un alma entre
muchas, me dirigí al convento y aunque podía ver a los guardianes ellos no me percibían
entre las almas que iban y venían, entendí que cuando mis poderes de Incubus despertaron
fue cuando sentí ser aplastado dentro del convento, pero siendo solo un alma no llamaba
su atención. Entre en el convento y este era mucho más bello de noche, básicamente la luz
nacía de sus potentes muros y no de las ventanas o focos como en la dimensión normal, la
sensación era cálida y los espectros que ahí paseaban se veían… alegres.
Sabia donde se encontraban los claustros de las monjas fui allí, buscando mi objetivo
intentando no despertar los poderes del Incubus, traspase varias puertas sin éxito, hasta
que al final reconocí su rostro en la cama…
PIIIII PIIIII PIIIII
Quiero comerte en carne viva
perderme en tus labios
mientras cantas con gemidos de poesía
estremecerme buscando el alma de tu cuerpo
estremecerte cuando la encuentre
excitar tu alma con caricias infinitas
para embriagarme del licor de tu pasión.

Quiero encontrar el recuerdo del mar


explorando las emociones de tu cuerpo
quiero arrancarte un "te quiero"
que nazca de sollozos de deseo.

Quiero hacer temblar tu cuerpo


para morirnos en un beso al mismo tiempo.
INCUBUS PARTE 21

La alarma me arranco de mi misión despertando mi cuerpo, había olvidado


desactivarla, pero al menos ya sabía cómo acercarme a mi objetivo y porque había sido
elegido para esta misión, intente dormir nuevamente para desprenderme de mi cuerpo y
volver pero no me fue posible, decidí continuar con mi plan para alimentar los poderes del
incubus, después de todo, sabía que el órgano sexual más poderoso es la mente, sin
embargo después de meditarlo un rato tendría que esperar, era probable que si lograba
una mayor alimentación de mi demonio interno este no me permitiría entrar al monasterio,
así que decidí tomarme un descanso y conocer la ciudad.
Salí de mi cuarto y me dirigí al restaurante del hotel, tras batallar por un tiempo con la
mesera logre darme a entender y pedir un tradicional platillo del lugar, prácticamente en
soledad deguste y disfrute cada bocado de esa deliciosa pasta cuyo nombre no logre
pronunciar en todo mi viaje, pero que jamás mi gusto olvidara.
Siempre fui del gusto de caminar y dada mi mala fortuna para hablar con la gente del lugar
decidí perderme por las calles, es curioso como el aire de una ciudad siempre es distinto al
de otra, siendo mi primer viaje a otro país y continente esta sensación era realmente
notoria, aunque la gente no me ponía atención acostumbrados a ver turistas, yo podía sentir
todas las diferencias, aun el sol calentaba distinto, el aroma del agua y la tierra, el olor que
salía de las cocinas, el humor de la gente, todo era diferente, no entendía mas que muy
pocas palabras, pero mis demás sentidos me hablaban del lugar, las construcciones antiguas
y su contraste con las nuevas, contaban la historia y la evolución de la ciudad, por fin llegue
a los famosos canales de Venecia, después de algunas horas perdido el olor del agua se hizo
más fuerte y me dijo como llegar, intente contratar un gondolero y encontré uno que
hablaba un poco de español, le pedí un viaje turístico y abusando del dinero de la empresa
me pague el paseo más caro que ofrecía. Me platico algunas leyendas y me llevo a algunos
edificios históricos que pude visitar, vaya que disfrute mi descanso, al fin considere que
había pasado un tiempo prudente, le pedí que me llevara a un sitio de taxis donde aborde
uno de vuelta al convento.
Con la mente despejada entre buscando a sor Griselda, después de mucho andar la
encontré en uno de los patios
-quería agradecerle a usted y a sus hermanas por el cuidado que tuvieron de mí el día de
ayer, además quería pedirle el favor de que me acompañe al doctor ya que no me he sentido
del todo bien y no he podido dar con uno que hable mi idioma
-nosotras estamos para ayudar, pero necesito pedir permiso a la madre superiora.
Después de ir y pedir a la madre superiora su autorización, salimos del convento y una
sensación de alivio recorrió mi espalda, si los templos me habían dado una sensación de ser
muy pequeño durante toda mi vida, ese monasterio me hacía sentir diminuto y temeroso,
era como una hormiga en el dedo de un gigantesco niño que solo espera ser aplastada.
Fuimos al hospital donde me realizaron algunos análisis, yo sabía que no encontrarían nada,
pero utilice el tiempo en que la monja me servía de intérprete para tratarla.
-¿y siempre quiso ser monja?
-no, fue en mi adolescencia que decidí serlo, la verdad antes de eso no pensé serlo
-¿Cómo o porque decidió serlo?
-sentí el llamado
-¿cómo fue eso?
-una noche sentí una emoción muy fuerte, algo muy bello que me decía que Dios quería
que estuviera a su lado… ¿usted ha sentido a Dios?
-algo así, no precisamente a Dios, pero algo he sentido- la idea me daba cosquillas por
dentro
-entonces, sabe de lo que hablo
-¿sabe? Hasta hace unas semanas comenzaba a creer que no existía nada más allá del ser
humano
-¿por qué?
-me educaron católico y siempre creí en Dios y los ángeles y santos… no era muy afecto
pero creía, conforme me hice mayor ver la crueldad, el dolor e inequidad del mundo me
mantuvo dudando por mucho tiempo, realmente deje de creer
-¿que lo atrajo de nuevo a la fe?
-no diría precisamente que me atrajo a la fe… pero sé que existen
-es un inicio
-así es
-¿entonces qué fue lo que le dio la sensación de creer?
-si se lo cuento no lo creerá
-soy una mujer de fe, pruébeme- esta era la ventana que esperaba y no la iba a
desaprovechar
-todo empezó la semana pasada, hace solo algunas noches, tuve una verdadera pelea con
mi esposa… esto es algo muy íntimo, pero se lo contare ya que esto me ha hecho volver a
creer-mi voz fue disminuyendo el volumen y la bella religiosa se acercó para alcanzar a
escuchar mi voz- mi esposa y yo peleamos, de hecho nos hemos alejado mucho, ya que yo
siempre he sido de sangre muy caliente y ella… pues, le gusta mantener distancia, mi
frustración llego al máximo, tantos años de guardarle respeto, ella era mi única ilusión al
llegar del trabajo, solo con ella deseaba pasar los fines de semana, ella era mi todo, pero
después de soportar tanto, de soñar tanto y de obtener solo migajas esa noche había
llegado a la decisión de traicionarla y satisfacer la necesidad que quemaba en mi alma y no
me dejaba sentir tranquilo… no debería de contarle esto, usted es una monja y yo solo le
hablo de mis problemas de matrimonio- me interrumpí
-está hablando usted de algo que lo hizo volver a creer ¿no?
-sí, pero
-lo entiendo, el señor tiene caminos extraños para cuidar de su rebaño
-¿continuo?
-si usted lo cree conveniente
-bien, estaba yo deseando paz para mi cuerpo y aunque mi esposa dormía, mi cuerpo
deseaba sentirla, pero sabía que cualquier caricia seria mal recibida, entonces madre no lo
va a creer.
-dígame.
-una visión madre, un ángel hermoso descendió hacia mí, su calor envolvió mi cuerpo y sus
manos fueron caricias divinas, madre, estaba yo al borde del pecado, deseaba la traición de
mi esposa y ese ángel me lleno el alma, sus caricias, sus ojos, su voz, podía sentir a ese ángel
tan deliciosamente acariciando mi alma y despertando mi fuego, deslizo sus manos en mis
piernas y me acaricio… ahí, ya sabe, mi respiración se aceleraba y con su voz ella me
tranquilizaba y cuando ya estaba listo ella se sentó en mí, madre, no le miento, era la misma
sensación de amar a mi esposa pero era como tocar el cielo, mi alma y mi cuerpo se
mezclaron al hacerle el amor a aquel ángel, yo de verdad pensaba que era un sueño, un
sueño hermoso y sensual, para calmar mi alma y no llevarme al pecado madre… hasta ayer
La monja estaba muy atenta a mi anécdota y podía oler su excitación donde estaba
Calmando su respiración y relajando sus palabras pregunto –¿hasta ayer por qué?
-madre. El rostro de aquella ángel hermosa, sus ojos y su voz… eran los suyos
Su rostro palideció por completo.
La sangre de mi corazón se calienta
y es que te tengo cerca.

Un latido clama por sentir tu piel


y no puedo negarme al deseo
quiero morirme en ti.

En mis manos tu piel se agita


yo soy fuego y quiero arder en ti
busco, olfateo y cazo
ese punto que agite tu ser.

Tu eres miel caliente


y yo el deseo en sed.

Beberé de ti
hasta que clames mi carne en tu carne
en unión perfecta entrare en ti
llenando tus muros vacíos
seremos uno en deseo unido
yo en ti y tu en mi.
INCUBUS PARTE 22

-aquella ángel era usted y yo a usted no la conocí hasta ayer.


La última frase no sé si la escucho, ella quedo sumergida en sus propios pensamientos que
fueron interrumpidos por la llegada del medico
Estuvo hablando con el doctor por un tiempo y después volvió conmigo, los colores le
volvieron al rostro, pero yo sabía que había clavado la incertidumbre en su alma, el trabajo
estaba hecho, solo me faltaba saber quién disfrutaría las mieles de mi victoria, la misión era
solo despertar el deseo en la monja y por su mirada estaba hecho, aunque si tenía la
oportunidad no la desaprovecharía.
-Dice el medico que usted no tiene nada, que probablemente sus síntomas se debieron al
cansancio del viaje y al cambio de horario.
-probablemente… ¡bien!- me levante- muchas gracias, quizás todo fue fortuito y los
milagros no existen, le agradezco su ayuda.
-espere… -nos quedamos mirando- ¿lo que me conto es cierto?
-no tendría por qué mentirle… es una extraña casualidad, pero esos sueños no se olvidan y
no sería fácil confundir un rostro como el suyo, pero soy un hombre casado y usted es
religiosa… ¿puedo invitarla a cenar y después la acompaño de regreso al monasterio?
Titubeo por un momento pero al final acepto
Abordamos otro taxi y fuimos a un restaurante, donde cenamos y tuvimos una plática
agradable sin regresar al tema de impacto. Cuando salimos del restaurante fingí un
desmayo y ella se quedó a mi lado mientras un tipo que dijo ser doctor me revisaba.
Después de un rato en que me reponía le dije que sería mejor llevarla al convento, antes de
que la fueran a castigar, pero ella insistió en llamar para reportarse y acompañarme de
regreso a mi hotel, las cosas estaban yendo mejor de lo que pensaba.
Llegamos a mi hotel y aunque insistí en pagar el taxi de regreso ella fue firme en
acompañarme al cuarto, me llevo a la cama y después de dejarme “dormido” fue y se
recostó en un sillón, pronto me separe de mi cuerpo y ella estaba ahí, ante mí, cubierta por
su habito, pero con esa deliciosa piel de mujer bajo la tela, sabia como podía hacerlo,
transmute mi forma a la de un ángel y penetre en su sueño, ella intento despertar, pero al
ver mis alas blancas se dejó llevar, quedo atrapada entre el sueño y mi ilusión, sin palabras
acaricie su rostro, mientras ella me miraba maravillada, deslice mi mano por su cuerpo,
mientras ella temblaba de la emoción.
-tranquila-le dije- tu cuerpo es un templo perfecto, conozco tu deseo y te libero del pecado.
Lleve mi mano a sus partes y las presione con amor mientras su cuerpo respondía a la
excitación mojando las telas, con cariño separe sus piernas mientras ella me miraba con
amor y deseo, mis dedos separaron sus labios y poco a poco entraron profundo mientras
ella liberaba un gemido de pasión, no sé cuánto había atado esa mujer sus instintos pero el
premio de liberarlos por primera vez fue mágico, ella soñaba que era algo divino y yo gozaba
de su pasión, sus partes se estremecían al primer contacto y el escuchar sus primeros
sollozos sexuales era un regalo para mi parte demoniaca que se alimentaba y se volvía más
fuerte, de repente una voz en mi interior me ordeno -¡detente! Es suficiente- con pesar
detuve mi acción, aunque ella me rogaba que siguiera, yo sabía de donde venía aquella
orden y contra mi voluntad le di un beso en la mejilla, le dije que no temiera, que algo tan
hermoso no podía ser pecado y que quedaba liberada en su amor… algo me dicto esas
palabras, yo solo fui un instrumento en esos designios pero cumplí mi parte. Desaparecí y
volví a mi cuerpo…
-¡señor Guevara! ¡Señor Guevara!- escuche a la religiosa gritar
Con trabajo desperté, cada que volvía a mi cuerpo despertaba en principio desorientado y
cansado, aunque después me reponía y me sentía mucho mejor que en un sueño normal.
-¿Qué paso?
-tuve un sueño… una visión como la suya
-¿de qué habla?- simule no saber nada
-vi un ángel, ¡un ángel señor Guevara! Como el que usted vio y sus manos… esa sensación
divina señor Guevara, me toco el corazón… bueno señor, casi como lo que usted conto fue
algo estremecedor y hermoso… y me dijo que algo tan hermoso no era pecado… deseo más
señor Guevara, estoy temblando, mi alma pide más… mi cuerpo pide más.
-¿de qué está hablando?
-NO LA TOQUES- advirtió esa voz en mi interior
-sor Griselda- le dije a aquella hermosa mujer que se me acercaba como felina hambrienta-
soy un hombre casado y amo a mi esposa
-tiene razón, disculpe, mi acción, pero ¿Qué puedo hacer? Es una sensación que quema, mi
alma se quema por mas y el ángel me dijo que no era pecado, pero yo…
-tranquila… mire no le mentiré, si por mi fuera le haría el amor en este mismo momento, es
usted hermosa y yo no soy quien para no desearla, pero… no puedo, tomemos un café,
distráigase un poco y la llevo de regreso al convento.
Así lo hicimos, tomamos un café y hablamos de cosas diferentes, aunque por dentro ambos
temblábamos de ganas, la lleve en un taxi hasta el convento, un oscuro gigante de piedra
nos recibió en la madrugada, la acompañe hasta el enorme portón y ante la soledad de la
noche y la distraída vista de un taxista que revisaba su celular recibí el primer beso de una
monja inexperta que ardía de deseo.
¿Y qué hago con las ganas que dejas cuando te vas?
INCUBUS PARTE 23

Llegando al hotel me esperaba mi jefe


-bien hecho colibrí, muy bien hecho, ese monasterio por fin conocerá lo que es la pasión
del hombre y la mujer.
-¿de qué hablas?
-es la naturaleza del ser humano, sentir deseos y vivir, compartirlos, han sido los mismos
humanos los que han mutilado su capacidad de gozarse como la creación que son,
convirtiendo en pecado lo que no lo es, tornando lo negro en blanco y al revés, una visión
obtusa de la creación del hombre para el hombre.
-no te entiendo
-ya lo harás, pero para compensarte te aconsejare algo, termina tu plan, enfócate Maykord
no ha estado ocioso y acumula poder a cada instante, mientras se prepara para provocarte
dolor.
Dicho esto desapareció.
Tenía pensado disfrutar de mi viaje un poco más, ya amanecía y no tenía sueño, pero tras
esa visita tome mi laptop y continúe mi labor en el plan, estaba inspirado, letra a letra
aparecieron las palabras y estas formaron frases y estas pronto completaron mi primer
relato, lo subí a las redes sociales y fue cuestión de minutos para que la gente lo leyera,
Incubus la primera parte era un gran éxito y yo podía sentir como mi demonio interno era
alimentado por el sentir de las almas que lo leían, el deseo y el miedo que despertaba en
cada lector me daba energía, no de la manera en que me alimentaba una víctima en carne
propia, pero eran cientos en un día y aun por la noche, en el momento que una víctima se
involucraba con el relato sus emociones me daban más fuerza, así que mi plan funcionaba
tenía que apresurarme y terminar la mayor cantidad de relatos lo antes posible, pues no
sabía en qué momento volvería a enfrentar a Maykord ni cuán grande seria la diferencia de
poder, me enfoque el resto de mi viaje a escribir relato tras relato y a alimentarme de
algunas víctimas en la noche, pero el tiempo no detuvo su marcha, camino al aeropuerto
me entregaron los documentos de aquel negocio terminados y firmados de una manera
cuando más ventajosa para la compañía de la señora Vázquez, por lo que aborde el avión
más que satisfecho y logre descansar en ese largo trayecto a casa.
Atrapaste mi alma con tu belleza

¿Qué hago con el vació que dejas cuando no estás?

Liberaste la pasión en mí

Me trajiste el cielo y las estrellas en una noche de pasión

Para llevarte mi amor

Me dejaste sin nada

Solo esperando poder caer en tus brazos

Para sentirme vivo un momento más.


INCUBUS PARTE 24

A pesar de todo no estaba preparado para lo que me esperaba, al bajar del avión
esperaba encontrar a mi familia y está ni siquiera fue a mi encuentro, no recibí ni una
llamada durante mi viaje pero lo atribuí a la diferencia de horario y al que hacer diario, sin
embargo esta ausencia si hería mis sentimientos pues salí de ahí como un buen padre que
al fin había triunfado en el trabajo, sin embargo mi jefa estaba presente esperándome
ansiosa.
-¿cómo te fue?
-bien ¿le informaste a mi familia que hoy regresaba?
-por supuesto
-no vinieron
-no… ¿te decepciona?
-si
-animo, ya los veras
-si, gracias
-vamos yo vine a recibirte… te extrañe
-si- no dejo de mirar la puerta esperando verlos- yo te extrañe también
-vamos a festejar, veo que traes el contrato firmado
Un suspiro largo intentando reponerme –sí, vamos a festejar, no sé ni por qué me extraña.
Subimos a su auto y aunque esperaba un festejo en la empresa o un restaurante me llevo a
su casa
-no estaba segura si iría tu familia y para la ocasión los iba a llevar a un restaurante, pero en
su ausencia te preparare algo yo misma… si no te molesta
-¿cocinas?
-no, pero por ti hare el intento… si no pedimos pizza
-¡genial!- en verdad admiraba esa espontaneidad, siempre había deseado eso en mi esposa
y realmente casi nunca paso algo tan libre, así que decidí relajarme y disfrutar.
Saco lo que tenía en su cocina iba y venía mientras yo la miraba, realmente pensé que
estaba preparando un gran manjar y ambos reímos a carcajadas cuando al final solo preparo
cinco sándwich y unas copas de vino.
-jajaja realmente pensé que si sabias cocinar
-jajaja si lo sé, pero no es para cocinar para lo que te traje a mi casa
-¿a no?
-no
Ambos fuimos envueltos en caricias de pasión hasta el sillón, sus manos estaban ansiosas
de alejar mi ropa y las mías deseaban lamer su piel, el sudor en su espalda, la suavidad de
su piel, la sensación de sus glúteos en mis manos, sus besos, su aliento, su voz gimiendo de
deseo, su aroma inundando el ambiente con ese aroma que recuerda al mar, su aliento en
mi oído, se recostó en el sillón y la sensación de su calor envolviendo mi miembro alimentó
mi lujuria mojada por su cuerpo, su piel erizada de deseo al sentir mis dedos, nuestra
sincronía en movimientos que nos llevaban al alba de la pasión, nuestros fuegos se
mezclaron y la miel se derramo sobre mis piernas en un último grito de su pasión que
desbordo y termino con nuestro encuentro.
Salgo de un baño rápido
-quieres ir con tu familia ¿verdad?
-si hace mucho que no los veo
-te entiendo… gracias por regalarme este tiempo
-gracias a ti por recibirme
-te llevo
-no, descansa, tomare un taxi
Salí en cuanto el claxon del taxi toco, ardía de deseos de ver a mis pequeños y no podía
esperar más.
Quiero perderme en la sensualidad de tu cuerpo
devorar tu sabor a besos que despierten en deseo
quiero despertar cada una de tus células
y que todas juntas te digan cómo te quiero
al sentir la pasión que pongo en caricias de amor por ti

Quiere que me digas que te encanta sin decir palabras


quiero arrancar suspiros de tu cuerpo
y que te derritas llenándote de miel
para saciar esta sed endemoniada de ti.
INCUBUS PARTE 25

Extrañamente nadie salió a recibirme cuando llegue la casa estaba en silencio y no


había nadie, marque al celular de mi esposa
-¿ya llegaste?
-si, ya llegue, esperaba que me recibieran en el aeropuerto, pero solo fue la Sra. Vázquez,
me invito a festejar el logro del contrato, pero aquí estoy ya
-será mejor que vengas, estamos en el parque
Me dirigí al parque y ahí estaban todos, mi suegro, mi esposa, mis hijos y Alicia
Mi esposa fue asía mí en cuanto me vio, los niños jugaban y no me vieron llegar
-han estado pasando cosas muy raras desde que te fuiste
-¿de que hablas?
-los niños tienen pesadillas, dicen que tú eres un demonio… te tienen miedo
-pero si no nos hemos visto
-lo sé, pero no solo es eso, las ventanas de los cuartos se abren solas por la noche… y aun a
mi algo me ha atacado- intuía que estaba pasando, era Maykord y su venganza, pero tenía
que parecer sorprendido y averiguar lo más posible- yo también he tenido sueños horribles,
donde tú eres un demonio horrible que ataca mujeres, todas las mañanas tengo que
convencerme que no es así y que ni siquiera estabas en el país… pero enrique, tengo miedo.
Mientras platicábamos los niños nos vieron y se quedaron mirándonos, cuando los vi sus
rostros de terror me destrozaron el alma
-es papá- decían, pero esa alegría ya no existía en su mirada
Podía sentir el inmenso vacío entre ellos y yo, intente saludarlos, pero ellos voltearon era la
peor experiencia de mi vida.
-¿y que debemos de hacer?- pregunte esperando alguna respuesta
-no lo sé… perdona, creo que ya no te amamos- todo el tiempo mantuvo distancia, pero
esas últimas palabras quebraron lo que quedaba de mi- dormiremos con papá hoy, lo
hemos hecho los últimos días desde que empezaron a pasar cosas en la casa, podemos
buscar ayuda, pero te soy sincera, no sé por dónde empezar, solo sé que te tememos y creo
que no fue tu culpa por que no estabas aquí, pero te juro, en verdad los sueños eran tan
reales que no podemos apartar esta sensación de miedo asia ti y a dormir….
-bien, dormiremos con tu padre, buscare protegerlos…
-no. Tu duerme en la casa, o en otro lado si deseas, los niños no te quieren cerca
Solo podía verlos de lejos, sus caritas hermosas pero con miedo a mi eran el espectáculo
que jamás hubiera deseado ver, me sentía terrible, intente acercarme, pero ellos se
asustaron más, así que no pude más que llorar viéndolos de lejos, no podía creer tanto
dolor, después de unos minutos me aleje, no sabía cómo recuperarlos, pero si sabía quién
era el maldito que había logrado tanto mal en mi vida
Llegue a mi casa, cerré la puerta y me dispuse a dormir, el maldito Maykord conocería mi
furia antes de llegar al siguiente día…
Tututut tututut
El celular tan oportuno como siempre, era Alicia
-bueno ¿Qué paso Alis?
-ábreme, estoy afuera.
Colgué y fui a abrir, no deseaba verla pero algo me dijo en su tono de voz que ella tampoco
deseaba pasión en ese momento. Abri la puerta
-fuiste tú- me empujo con el dedo- no fue un sueño, fuiste tu el demonio que inicio todo
aquella noche
-¿de qué hablas?-fingí
-no finjas ahora todo tiene sentido, no fue un sueño húmedo, fuiste tu
-no te entiendo.
-mira no te culpo, ni te odio por eso… aunque debería, pero esto te saldrá caro
-¿de qué hablas Alis?
-tu sabes de que hablo- me tomo por el pantalón presionando mis testículos-te extrañe-
susurro-y terminaras lo que empezaste o voy a hablar.
-¡ay Alis! Yo también te extrañe y quisiera seguirte el juego, pero estoy cansado, el viaje fue
largo y que mis hijos no quieran verme es lo más doloroso que me ha pasado, mañana o
pasado te visito ¿sí? Hoy quiero dormir- dije esto empujándola por la puerta y la cerré en
cuanto estuvo fuera
-PERO QUIERO LO MIO-grito girando y saliendo del jardín
Bien por fin estaba libre y sediento de venganza, ese maldito se metió con mis hijos, justo
cuando yo no estaba y yo haría todo por defenderlos, aun enfrentarlo a él o al mismísimo
satán
Entre en el cuarto donde solía dormir con mi esposa, me recosté y me dispuse a dormir.
Pronto caí en el sueño, me separe de mi cuerpo, estaba furioso y podía sentir la energía
acumulada en este tiempo por los relatos subidos a la red, si no era más poderoso que él,
al menos tenía más poder del que ambos esperábamos, podía ver las llamas brillar a mi
alrededor con furia, era un verdadero demonio listo para pelear.
Con el alma ardiendo en fuego cruzo el cielo en busca de amor.
INCUBUS PARTE 26 A

Cuando subí el primer relato a la red pude sentir la excitación de cada lector, el
miedo y cuanta energía ponían en la lectura, sin saberlo cada uno de ellos alimentaba al
demonio que había en mí, en tan solo 2 días obtuve más de 2000 visitas, me tomo tiempo
acostumbrarme a la sensación constante del incubus alimentándose y excitándose por la
energía y la pasión recibidas, pero ya tenía control sobre él y su poder era muchas veces
mayor que antes, liberado de mi cuerpo busque sentir la presencia de Maykord, pero me
fue imposible, supuse que esa habilidad no la tenía, como un demonio fui a donde estaba
mi familia, llegaban a la casa de mi suegro, la noche apenas comenzaba a asomar en el
horizonte y Maykord no se hacía presente, entonces una punzada en el cuello me alerto de
una víctima, era muy temprano y en principio no quería dejar mi puesto de vigía, pero algo
me dijo que era aquella victima por la que comenzó mi revalidad con Maykord, me lance a
su encuentro.

INCUBUS PARTE 26 B

Eran ya bastante largas las noches en que el alma de Alejandra solo encontraba
torturas y terror sin descanso, no había marcas en su cuerpo, pero su almas se encontraba
hecha pedazos, esto no podía seguir así, desde aquella noche en que se desbordo de pasión
y encontró el amor en una ilusión, en un sueño o una perversión no había vuelto a sentir su
alma en paz, la noche posterior fue terrible, el demonio que la atacaba no había concedido
un minuto de paz, las ojeras y su estado de ánimo eran la única evidencia terrible de sus
noches de infierno, ruidos nocturnos, llantos, cosas cayendo de sus lugares, todo iniciaba
en cuanto la luz del sol llegaba a su fin, estaba decidida, ni un día más soportaría esa
pesadilla, lleno una bañera con agua y se despidió a su manera de la crueldad del mundo,
solo unos ligeros cortes en sus muñecas y su energía se desvaneció, un último pensamiento
cruzo por su mente, el deseo de volver a sentir aquella pasión, solo una vez más antes del
terrible final, la oscuridad la empezó a envolver, una última visión de su cuerpo rodeado de
aquella agua con su sangre fue el último regalo de sus ojos…
De pronto un calor envolvió su cuerpo, sus pechos sintieron aquella caricia cálida de pasión,
el roce en sus piernas llamo una vez más el sentir de su piel, sus pezones se levantaron una
última vez con deseo, el calor y la sensación en sus partes llevaron aquel ultimo fuego de
esperanza y pasión a su alma, sus labios se lubricaron y pudo sentir como sus piernas se
abrían llenando su interior con aquello que deseaba, el demonio que la había enamorado
cumplía su último deseo, con las fuerzas de su alma lo envolvió entre sus piernas, sintiendo
sus movimientos rítmicos que estimulaban su alma, una y otra vez el entraba y salía
satisfaciendo su deseo y ella se entregaba mientras el agua era testigo y cómplice de aquel
amorío en su muerte, su sangre la abandonaba pero algo nuevo entraba en ella y la
complacía haciéndola tocar el cielo de una manera imaginada, no sabía si moría o volvía a
nacer, pero su pasión era total, podía sentirse húmeda y cálida, sus partes inmersas en
placer al ser llenadas vibrando al compás de aquel que la tomaba, sus pechos bailando al
viento y en un último orgasmo se despidió de la vida en aquella bañera con agua tibia.

INCUBUS PARTE 26 C

Al verla supo lo que había pasado, sus muñecas manaban sangre y ella se despedía
en soledad, una especie de piedad le dijo que hacer, ella lo necesitaba en esa última hora
desesperada y siendo el un incubus solo una cosa podía hacer, despedirla con placer.
INCUBUS PARTE 27

Las cortinas se agitaron por un viento tenebroso y el ultimo rayo de luz solar dio
paso a la oscuridad de la noche Maykord atravesó la ventana y esta estallo en mil pedazos,
no era el mismo demonio, su aspecto era más terrible, un rostro horrendo y deforme con
colmillos que salían de su boca babeante
-por fin nos encontramos… colibrí- el tono en su voz era de burla y de odio- me arrebataste
una de mis victimas predilectas… pero yo te arrebate a tu familia
Si hubiera sido otra ocasión el solo verlo me hubiera aterrado, pero mi odio era tanto que
me lance asía él, el impacto fue tremendo, sus manos deteniendo mi puño, la energía hacia
que el aire de aquel cuarto se agitara y el agua de la bañera con el cuerpo de Alejandra se
desbordaba
-veo que te has fortalecido colibrí
-¡deténganse!- ordeno lucifer
Yo no escuche y lance otro golpe al rostro de aquel horrendo ser
-¡ALTO HE DICHO!
Pude sentir su enorme poder presionar todo mi ser, no deseaba hacerlo y ponía toda mi
existencia en continuar mi ataque
-detente enrique, no podrás ni siquiera moverte si yo no lo permito
-Déjalo amo, veamos quien vence a quien
-no pueden enfrentarse aquí, sus poderes son demasiados y romperían el equilibrio
-¿Qué? Este simio no pudo reunir tanto poder en tan poco tiempo
-así es Maykord, el simio evoluciono más rápido de lo que creías, piénsalo antes de
enfrentarlo pues el resultado quizás no te favorezca
-libéralo amo, llévanos a donde nos podamos enfrentar y deja que terminemos esto
-¿aceptas colibrí?
No podía moverme, pero mi deseo de venganza no me dejo analizar las consecuencias.
INCUBUS PARTE 28

El calor era sofocante, podía sentir que el aire me aplastaba y quemaba mi alma, sin
quererlo caí de rodillas, estábamos en el infierno
-jajaja ¿qué paso simio? ¿No soportas el infierno?
-jamás había estado aquí, Maykord, es solo cuestión de tiempo a que se acostumbre,
espera. Colibrí –se dirigió a mí- esto es el infierno, el clima aquí es insoportable para las
almas humanas, sin embargo no las destruye, es esa parte humana tuya la que te abruma,
deja que el demonio que has creado prevalezca si deseas que el sufrimiento desaparezca.
Me incorpore lentamente, el dolor era abrumador, pero no podía dejar que mi parte
humana fuera dominada por el demonio, pues era esa parte en mí la que sentía el dolor de
la pérdida del amor de mis hijos.
-¡nunca! Permitiste que conservara mi alma, según nuestro trato y así seguirá, solo quiero
enfrentar a este maldito por lo que hizo a mi familia.
-¡estás loco simio!- interfirió Maykord- no duraras nada si me enfrentas así
-ya lo veremos…
Un nuevo ataque nació de mis puños que chocaron y fueron atrapados en las manos de
Maykord, mi cola de demonio golpeo sus piernas intentando hacerlo caer, pero él estaba
sólido como un muro
-muy bien simio, nunca un humano se logró levantar en el infierno en mi contra.
Me levanto de los brazos y su cola atravesó mi estómago, sí el dolor era muchísimo el sentir
y ver eso atravesándome me hizo creer que moriría, caí al piso.
-¿Qué te pasa simio? Jajajaja esto solo inicia, aquí no puedes morir, aquí no es tan fácil
abandonar el dolor.
Su cola demoniaca salió de mi pecho, yo sentí como arrancaba mis entrañas y me golpeo
tan fuerte… senti como un camión atropellándome.
Su horrible pie como garra de águila comenzó a aplastar mi cabeza contra la tierra, esto era
un verdadero infierno, el calor y la presión atormentaban cada parte de mí y el dolor de mi
cabeza producido por aquel demonio, en verdad deseaba desaparecer y dejar de sufrir…
Una pequeña voz, un recuerdo, no sé de dónde vino, pues toda mi existencia estaba
concentrada en el dolor, la voz de mis hijos preguntando -¿Dónde está papá?-
Una lágrima intento asomar de mis ojos pero se secó antes de nacer. Más voces se unieron
a la primera, sentimientos y emociones, cientos, miles, los lectores del relato que se
excitaban y emocionaban, todos aquellos que deseaban leer más y que habían visto en el
villano de mi personaje un héroe imperfecto al que deseaban, todos en distintos tiempos y
de diversas edades se sumaban y me alimentaban de diversas fuerzas… Su fe me lleno de
fuerza, esa capacidad de cada uno de ellos de sentir lo que yo escribía, la abrumadora
sensación aplastante de mi enemigo se vio aligerada, yo mismo tenia fe en que podía ganar
-¿Qué diantres?- exclamo Maykord al sentir la fuerza de su oponente levantandose
-¡hazte a un lado!- ordene
Su garra no se quitó, más aun, la presión sobre mi aumento, pero, era insuficiente para
aplastarme contra el piso, en segundos estaba de pie, nuestros poderes no eran tan
desiguales, mis puños deseaban provocarle dolor, a pesar del dolor de cada golpe al ser
detenido, sus fuerzas eran grandes pero la diferencia mermaba, después de un ir y venir de
ataques, un puño alcanzo su mandíbula y lo lanzo lejos de mí. Había lastimado por fin al
maldito demonio que ataco a mi familia, sonreí por un momento.
-¡deja en paz a mi familia! te lo advierto
-¡TE DESTRUIRÉEEE!-grito
Su ataque fue espeluznante, todo su poder acumulado en siglos se reunió en ese instante y
pude sentir como me aplastaba por todas direcciones, pude sentir como me destria…

Quien haya tenido un enfrentamiento de fe lo entenderá, enfrentar cosas sin cuerpo es así,
estas desnudo y solo te protege tu fe, es la que te permitirá ganar o definirá tu derrota.
INCUBUS PARTE 29

-¡bien hecho Maykord!- dijo lucifer


-destruí tu nueva creación, te dije que no lo lograría.
-al contrario Maykord, solo has probado que es más fuerte, no lo pudiste destruir, veras, el
creo un mito… y se unió a él, ahora la gente lo está leyendo, lo está sintiendo, los alimenta
y se alimenta, está en cada uno de ellos, en sus emociones, ahora mismo hay muchos
estimulando su alma en las emociones a las que el dio vida, tú mismo sabes que tan
poderosa es el alma humana cuando desea algo, cuando siente y tiene fe, será mejor que
dejes esa familia, yo ya no tengo poder sobre él, el poder que yo le otorgue se lo otorgan
cientos y no tengo poder sobre ellos. Ni tú, él no está atado ni al cielo ni al infierno, fue
creado por la misma fe de los seres humanos, la que nos creó a ti y a mi antes de los tiempos,
cuando el alma del hombre creaba sin saber, pero esta vez creo sabiendo lo que hacía, el
solo es el primero, pero ha dejado sembrada la semilla de la primera.
-¿a qué te refieres amo?
-aquella victima que arranco de tu terror antes de morir, no cayó al infierno Maykord.
De verdad estoy ardiendo de deseo,

Necesitado de tu piel,

Quiero sentirte cerca,

Lamer tu calor y penetrar tu alma,

Quiero lamer cada poro de tu cuerpo

Susurrar "te deseo" a tu oído,

Abrasarte, llenarme de ti

Quiero tu aroma mezclado con el mío

Y mi saliva en tu oído

Quiero probarte toda

Hasta que me arda la boca

Y se me canse la lengua

Quiero saber a qué sabe cada rincón de ti


INCUBUS PARTE 30

Nació de su propio orgasmo antes de morir, era ella la de la piel de perla, el alma
libre que no está destinada a sufrir, decidió no caer al infierno por no merecer dolor, decidió
que el cielo estaba lejos del placer que quería tener, un ser nuevo que deseaba ese placer
que ella recibió antes de caer, podía otorgarlo y podía recibirlo, estaba en ella, estaba en su
fe, sin ligaduras al dolor mortal, Alejandra era el sucubus del amor.

LUIS ENRIQUE VERGARA MALDONADO


ELVERGAR@GMAIL.COM
https://www.facebook.com/Incubus-LEVM-
330371437390492/?ref=br_rs
ISBN: 9781549883897

Esta historia está registrada y la trama y los personajes son completamente de mi


propiedad, se encuentra registrada https://www.safecreative.org/ para evitar problemas
de copyright. La copia total o parcial así como su reproducción sin permiso del autor están
prohibidas y serán reportadas inmediatamente.

Centres d'intérêt liés