Vous êtes sur la page 1sur 10

UNIVERSIDAD CAPITAN GENERAL

GERARDO BARRIOS

FACULTAD DE INGENIERÍA Y ARQUITECTURA

Carrera:
Ingeniería Civil

Catedrático:
Ing. Valeria Marisol Moya Turcios

Cátedra:
Ingeniería Sanitaria

Estudiante:

José Vladimir Muñoz Alfaro

2016
 Ciclo del carbono
El carbono es un elemento químico no metálico cuyo símbolo es C. Es uno de los
elementos más importantes y abundantes en la corteza de la Tierra, y forma
parte de todos los seres vivos. Gracias a su versatilidad y la capacidad de sus
átomos de unirse a los principales bioelementos, se forman diferentes
combinaciones que son la base de las moléculas de los organismos. En suma, el
carbono es el principal componente de la materia orgánica.
En principio, el carbono se encuentra en la atmósfera en forma de dióxido de
carbono (CO2). El ciclo del carbono se define como un ciclo biogeoquímico por el
cual se intercambia carbono entre los distintos organismos de la Tierra a través
de diversas reacciones entre la biosfera (suma de los ecosistemas), la litosfera
(capa sólida superficial del planeta), la hidrosfera (aguas bajo y sobre la
superficie del planeta) y la atmósfera (aire). Este intercambio permite que el
carbono regrese a la atmósfera y que retorne a los seres vivos.

¿EN QUÉ CONSISTE?

Es un proceso complejo y no lineal, es decir, muchas de las reacciones por las


que el carbono se intercambia suceden al mismo tiempo. Para entenderlo, hay
que partir de la presencia del dióxido de carbono en la atmósfera, que es el
principal depósito de C.

-El dióxido de carbono como desecho de la respiración de los seres vivos y de


otros procesos de combustión entra en la atmósfera.

-Algunos procesos geológicos, como las erupciones volcánicas y la emisión de


gases de los géiseres, liberan al aire una gran cantidad de carbono, contenido
como dióxido de carbono.

-Las plantas absorben el CO2 del aire a través de los estomas de sus hojas para
realizar su proceso de fotosíntesis. Una vez que el compuesto está en su
interior, el CO2 y el agua captada del suelo son sintetizados con ayuda de la
clorofila para producir azúcares. Después, las plantas sintetizan dichos
azúcares en compuestos complejos de carbono en los tejidos.

-Una pequeña parte del CO2 regresa a la atmósfera como desecho de la


respiración vegetal, otra se queda en el suelo y otra más pasa a los seres vivos
que se alimentan de las plantas.
-Aquellos animales que consumen plantas ingieren también compuestos de
carbono y estos se convierten en materia orgánica, es decir, carne. Al respirar,
exhalan dióxido de carbono como desecho del intercambio de gases.

-Los animales consumidores de plantas sirven de alimento para otros: los


carnívoros. Entonces, el carbono también pasa a su cuerpo y les es útil para
formar sus propios órganos, huesos, tejidos, etcétera. Por supuesto, estos
también desechan dióxido de carbono al respirar, el cual pasa a la atmósfera.

Ciclo del carbono. / Imagen de FischX. Traducida por Tomás Clarke.

-Naturalmente, los seres vivos mueren en algún momento. Pequeños


organismos descomponedores (como bacterias y hongos) se alimentan de los
cuerpos y los disuelven en partes más pequeñas que quedan en el suelo. Al
mismo tiempo, liberan dióxido de carbono.

2
-A través de sus raíces, las plantas absorben las partículas del suelo con
carbono, y este pasa entonces a su estructura.

-Al realizar la fotosíntesis, las plantas liberan CO2 y este vuelve a la


atmósfera.

-En ocasiones, la materia orgánica permanece en el suelo sin descomponerse ni


ser usada por las plantas o animales, y durante miles o millones de años
permanece en la litosfera en forma de carbón, petróleo y gas natural, y en
arrecifes de coral y roca caliza. Los primeros 3 son combustibles fósiles que
posteriormente pueden ser sometidos a la combustión.

-En el mar, el carbonato de calcio de las conchas de algunos animales, como los
caracoles, pasa al fondo marino cuando ellos mueren y a veces forma roca
caliza. Si esta es expuesta al aire libre, se degrada y libera dióxido de carbono a
la atmósfera.

La fotosíntesis de las plantas y la disolución en los océanos eliminan el dióxido


de carbono del aire, el cual es devuelto a él por medio de la respiración de seres
vivos, la quema de combustibles fósiles y la descomposición de la roca caliza.

IMPORTANCIA

El ciclo del carbono es uno de los ciclos biogeoquímicos más complejos y es


crucial para el equilibrio de la Tierra al ser el carbono el principal componente
de la materia de los seres vivos. Asimismo, el dióxido de carbono influye en el
clima del planeta, ya que atrapa parte de la radiación del Sol y así el calor se
mantienen constante e idóneo para la supervivencia. Sin embargo, en las
últimas décadas los niveles de dióxido de carbono han aumentado bastante,
debido principalmente a la quema de combustibles fósiles, lo que ha contribuido
al fenómeno conocido como calentamiento global, y subsecuentemente, al
cambio climático.
 Ciclo del oxigeno

DEFINICIÓN

El ciclo del oxígeno es un ciclo biogeoquímico que consiste en el paso del


oxígeno en diversas formas a través de la atmósfera (aire), la litosfera (corteza
terrestre) y la biosfera (suma de los ecosistemas). Al igual que el ciclo del
carbono y el ciclo del nitrógeno, es un ciclo gaseoso; esto significa que el oxígeno
está depositado principalmente en la atmósfera y no en la corteza terrestre, y
es utilizado directamente desde ella, sin estar combinado con algún otro
elemento.

El oxígeno es un elemento químico (O) no metal que naturalmente se encuentra


libre en el aire y disuelto en el agua de los océanos. Constituye alrededor del 20
por ciento de la atmósfera de la Tierra y las plantas son las únicas capaces de
producirla, como producto de su proceso de fotosíntesis. Solo el nitrógeno
supera al O en abundancia en la atmósfera.

En la biosfera, la capa en donde habitan los seres vivos en el planeta, las aguas
son las principales generadoras de oxígeno, pues las algas reemplazan un 90
por ciento de todo el oxígeno que se usa. Las plantas terrestres hacen el resto.
Se sabe que hace millones de años, cuando la Tierra aún era joven, organismos
primitivos que comenzaron a realizar la fotosíntesis permitieron que el O
creciera en abundancia y que criaturas con vida pudieran existir. A través del
complejo proceso de la evolución, los seres vivos dominaron el planeta, por lo
tanto, la existencia de oxígeno en la atmósfera es gracias a la actividad
fotosintética de muchos organismos.

¿EN QUÉ CONSISTE?


-Las plantas producen oxígeno durante la fotosíntesis, que se libera al aire.

-El oxígeno pasa entonces a la atmósfera.

-Los animales, los seres humanos y demás seres vivos autótrofos y heterótrofos
que respiran obtienen oxígeno y este pasa a su cuerpo donde es llevado a las
células y tejidos para que estos puedan funcionar.

4
-Una vez que ha sido utilizado, regresa al aire como desecho de la respiración
en forma de dióxido de carbono (CO2), la unión del carbono con el O.

-Las algas en los océanos y las plantas verdes de la tierra absorben el dióxido
de carbono y lo usan durante la fotosíntesis para sintetizar proteínas y
conseguir la glucosa que necesitan para vivir.

-De nuevo, como resultado de la fotosíntesis las plantas liberan el oxígeno al


aire. Así se completa el ciclo.

IMPORTANCIA

El ciclo del oxígeno es relativamente simple:

PLANTAS → OXÍGENO ATMOSFÉRICO → SERES VIVOS → DIÓXIDO DE


CARBONO ATMOSFÉRICO → PLANTAS.
El oxígeno es necesario para que los seres vivos realicen una de sus principales
funciones: la respiración. Este elemento es imprescindible para los organismos;
sin él, mueren en un tiempo que varía de segundos a horas, según sus
capacidades. Gracias al proceso de la respiración, el oxígeno es llevado a las
células para que estas puedan obtener energía y funcionar de forma óptima.

Aunque las plantas consumen cierta cantidad de oxígeno, son eminentemente


productoras. Para ellas, absorber dióxido de carbono es completamente
necesario para comenzar su fotosíntesis y originar oxígeno como subproducto,
el cual les sirve para producir su alimento. Una parte del O se consume
durante la descomposición de los seres vivos a la litosfera; por ejemplo, a través
del carbonato de calcio de las conchas de algunos moluscos.

El oxígeno también es imprescindible para que la combustión y otras reacciones


químicas y biológicas puedan realizarse. Otra pequeña parte se convierte en
ozono, el cual forma una capa en la alta atmósfera que protege la biosfera de la
intensa radiación solar e impide que el calor escape y se enfríe el planeta.

En cuerpos de agua donde el nivel de oxígeno es muy bajo, ya sea por la


proliferación de bacterias o algas que lo consumen todo, por contaminación u
otra razón, aparece lo que se llama hipoxia; en aguas hipóxicas no suele haber
vida acuática.

6
 Ciclo del nitrógeno

DEFINICIÓN
El nitrógeno (N) es un elemento químico. La atmósfera está compuesta por
nitrógeno en un 78 por ciento, lo que lo hace el elemento más abundante en
ella. Su importancia es crucial para la vida, pues los seres vivos lo necesitan
para realizar algunos de sus procesos biológicos importantes.

El ciclo del nitrógeno es un ciclo biogeoquímico que se caracteriza por el paso


del nitrógeno por distintos cambios químicos y biológicos en la Tierra, a partir
de los cuales se mantiene constante. El ciclo se repite una y otra vez, del aire
pasa al suelo y de este de nuevo al aire.

¿EN QUÉ CONSISTE?

Este es un ciclo complejo, pero, al igual que en el ciclo del carbono, el elemento
pasa por los distintos organismos hasta regresar a la atmósfera. El nitrógeno
en la atmósfera no está combinado con otros elementos, y se forma por procesos
químicos y biológicos en la biosfera.
-FIJACIÓN DEL NITRÓGENO.
Las plantas no pueden aprovechar el nitrógeno directamente del aire. En vez
de ello, lo obtienen del suelo en forma de nitratos. Para que el N pase del aire al
suelo, unas bacterias y cianobacterias convierten el gas en nitratos, que luego
las plantas absorben del suelo por sus raíces y lo usan en sus procesos para
sintetizar proteínas.

Las bacterias y cianobacterias fijadoras del nitrógeno viven cerca de las raíces
de las plantas o bien, en nódulos de las raíces de las leguminosas. A cambio,
obtienen carbohidratos de las plantas para obtener energía, y cuando mueren,
el nitrógeno de su cuerpo vuelve al suelo en forma de amonio, que también
puede ser absorbido. Los relámpagos también pueden convertir el nitrógeno
gaseoso en nitratos.

-AMONIFICACIÓN.
El suelo contiene bacterias que, gracias a unas enzimas, convierten el nitrógeno
gaseoso en iones de amonio, los cuales se unen a las partículas del suelo.

-NITRIFICACIÓN.
Bacterias nitrificantes pueden liberar el amonio que está en el suelo. ¿Cómo?
Únicamente convierten los iones de amonio en iones de nitritos. Estos pueden
ser convertidos en iones de nitratos por las bacterias nitrificantes. Como se
mencionó, en esta última forma, las plantas toman el nitrógeno, aunque
también pueden absorber iones de amonio.

Nitrificación: iones de amonio → iones de nitritos → iones de nitratos.

-ASIMILACIÓN.

Esta etapa consiste simplemente en el consumo del nitrógeno por los seres
vivos. Los animales se alimentan de las plantas, y de esta manera el N pasa a
su cuerpo. Ellos digieren las proteínas vegetales gracias a ciertas enzimas.

-DESNITRIFICACIÓN.

En algunos suelos, generalmente anegados, bacterias convierten los nitratos


del suelo en nitrógeno gaseoso, que se eleva y vuelve a la atmósfera. Puede
volver a la tierra disuelto en la lluvia.

8
-DESCOMPOSICIÓN Y AMONIFICACIÓN.

-Una parte del nitrógeno vuelve al suelo a través de los excrementos de los
animales y sus demás residuos orgánicos. Los organismos descomponedores,
como algunas bacterias y hongos, descomponen el cuerpo de animales y plantas
muertos y los productos de desecho, que contienen nitrógeno, para liberar
energía. De la urea y los excrementos se genera amoniaco, y entonces los
descomponedores convierten el amoniaco de los restos en iones de amonio, que
luego pueden ser convertidos en nitritos.

Los residuos orgánicos devuelven al suelo una parte del nitrógeno, dando lugar
a nitritos y nitratos que las plantas pueden utilizar como abono. Las bacterias
nitrificantes devuelven también una parte del nitrógeno a la atmósfera, lo
mismo que hacen las bacterias transformadoras de la materia orgánica en
nitritos. Los procesos geológicos naturales incorporan nuevo nitrógeno al aire.

IMPORTANCIA

Todos los seres vivos necesitan el nitrógeno para la formación de aminoácidos


en las proteínas, y en general, las síntesis de estas. Forma parte esencial de los
ácidos nucleicos, la clorofila y varias moléculas orgánicas importantes. Por su
parte, las plantas requieren nitrógeno para crecer y producir semillas. En todos
ellos, el nitrógeno es imprescindible para que células animales y vegetales
funcionen correctamente.

Debido a que las plantas y los seres vivos no pueden asimilar el nitrógeno
directamente, este ciclo adquiere importancia vital.