Vous êtes sur la page 1sur 2

Retórica

Método sistematizado para trasmitir el discurso (Enunciado o conjunto de


enunciados con que se expresa, de forma escrita u oral, un pensamiento,
razonamiento, sentimiento o deseo/ Exposición oral sobre un asunto
determinado, pronunciada ante un público a fin de convencerlo o conmoverlo, en
especial en un acto solemne o político), procedimiento para la puesta.
Conjunto de reglas o principios que se refieren al arte de hablar o escribir de
forma elegante y con corrección con el fin de deleitar, conmover o persuadir.
Disciplina que estudia la forma y las propiedades de un discurso.
Orador/ discurso/ auditorio
Finalidades: Convencer (a la razón), persuadir (a la voluntad: al accionar
manifiesto, al comportamiento) y conmover (a los sentimientos)

Actitud: predisposición para hacer o no hacer.


Elocuencia: busca el hallazgo de la definición semántica específica que define un
proceso puntual. El fenómeno lingüístico exacto. Fuerza expresiva para convencer
o persuadir que tienen por sí mismas las palabras, los gestos, los ademanes, las
imágenes o cualquier cosa capaz de dar a entender algo.
Habilidades, competencias, para exponer.

Aristóteles: 1er principio de la lógica: identidad, no contradicción, 3ero excluido,


razón suficiente.
Receptor: interpreta la información.
Método inductivo: de lo particular a lo general: para recrear (método retórico).
Deductivo: de lo general a lo particular
Lengua, luego gramática. Oradores, luego retórica (sistematización transferible de
técnicas y recursos expresivos; es natural, la ciencia la interpreta (no las sustituye)

Límite de tiempo del orador (por modalidad o por el auditorio), método por
tiempo limitado.
Demostrar: para convencer, si no puede (verdades relativas): conmover:
influencia emocional: empujar al accionar manifiesto (persuadir)
Estructura del discurso: toda etapa es crítica: intro o exordio, cuerpo o medio,
conclusión/cierre o peroración. Percepción: los sentidos y especialmente
interpretación (no solo sensación), proceso siempre presente, juicio a priori (no
en hecho fundado) que se genera sin tener toda la información necesaria. Se da
siempre en la introducción. La percepción es la puerta que abre permite dar los
primeros pasos sobre la persuasión.
Discurso ideológico: intensificar o cambiar creencia o estimación para luego
persuadir: 3 elementos combinados: credibilidad del orador, evocación (Recordar
algo percibido, aprendido o conocido) y apelación (presentar cualidades, actitudes
o situaciones para obtener algo) a sus propias vidas, fuerza de los argumentos.
Credibilidad: se inspira (ej. hablar con seguridad, firmeza, lenguaje corporal):
forma, no fondo; excepto vida coherente del comportamiento ético (lo que dice
con lo que hizo / hace). Evocación/apelación: experiencia: es lo que logra
aproximación: conocer realidades y vivencias del auditorio (por encima de
generalidades). Fuerza de los argumentos: claros, elementales, simples, que se
apoyan en principios de identidad, contradicción y de causalidad.

Características del orador


Físico (voz principalmente), moral (cuestionable o no) e intelectual (memoria,
imaginación, sentido común)
Responsabilidad del orador en lo que dice, desde dónde, en representación de
algo.
Lenguaje corporal, actos desarrollados, aprendidos y naturales.