Vous êtes sur la page 1sur 14

MITO GRIEGO:

HERMES Y EL GANADO DE APOLO

La noche cae sin prisa y pone silencio en la Arcadia. Maia, la ninfa de


hermosos cabellos, la mayor de las siete Pléyades, y cuyo nombre puede
significar, en griego, tanto partera como parturienta, se extiende en el
lecho; y pacientemente, espera el feliz instante de estrechar entre sus
brazos al hijo que está por nacer. Llegan los primeros dolores, con las
primeras lágrimas y sensaciones extrañas. Pasan momentos que parecen
eternidades. Y súbitamente, Maia da a luz el fruto de sus amores con Zeus.
El rostro de Maia se suavizó en una sonrisa silenciosa y sabia. Sin hacer
ruido, rodea con sus brazos al pequeño retoño y da gracias a los dioses.
Hermes no llora. Lanza solamente algunos suspiros, cuando la madre lo
envuelve en tiras de tela. Enseguida lo deposita en su cuna improvisada y el pequeño se calla y duerme. Ella,
también.
Apenas su madre se adormece, Hermes abre los ojos. No es ya un frágil bebé el que despierta, sino un
ser dotado de extraordinaria precocidad. Permanece acostado algunos momentos todavía, hasta asegurarse
de que Maia está sumida en un profundo sueño. Se levanta silenciosamente y se dirige a la puerta. Mira el
cielo estrellado y no puede contener una sonrisa maliciosa: su mente ha elaborado un plan, pero, ¿quién
puede saber lo que se trae entre manos? y desaparece en medio de la oscuridad.
Su destino es Tesalia. En la ciudad de Feras, Apolo, su hermano, es el encargado de guardar los rebaños
del rey Admeto. Corriendo por los caminos polvorientos, superando ágilmente todas las dificultades, sigue
su camino sin detenerse ante pretexto alguno. Y llega, finalmente, a donde descansa el ganado real. Observa.
Apolo no está, descuidando sus funciones, pasea a lo lejos acompañado de una ninfa. Con pasos cortos y
precisos, Hermes se aproxima al ganado y separa cincuenta cabezas. Sonríe, y emprende el viaje de vuelta
con el producto de su hurto.
Lejos de allí, Maia dormía plácidamente. Malicioso y travieso, Hermes caminaba satisfecho de su
artimaña. Las vacas -ningún mugido, ningún ruido delator- seguían, como si estuvieran encantadas, al bebé
que, sonriente, las conducía. Pero el niño sabe que pronto lo descubrirán, a no ser que tome precauciones.
Debe borrar todas las huellas de los animales robados. Se le ocurren tres ideas: hacer que las vacas
caminaran de espaldas, atarles ramas en las colas y calzarles las patas. Luego había que borrar sus propias
huellas. Se confeccionó en el acto unas enormes sandalias hechas con ramas de mirto y tamarindo. Y
continuó su camino.
Para evitar ser ubicado guardó a los animales en una caverna agrupándolos en doce grupos de cuatro
vacas cada uno y las dos restantes las sacrificó a los dioses. Escondió a los animales en distintos lugares y
regresó a la ciudad de Cilene.
Llegando a la puerta de su casa, vio una tortuga. Se
quedó encantado con el animalito. "¿De dónde has
salido tú?" Preguntó. Observó su forma, los colores de
su caparazón y la armonía de sus extremidades. La
metió en su casa. Con un rápido corte le quitó el
caparazón, en que prendió horizontalmente trozos de
caña de diferentes tamaños que amarró con las tripas
de los dos animales sacrificados. Acababa de inventar
un nuevo instrumento musical: La lira. Tranquilamente
se dirigió a su cuna y se acostó de la misma manera en
que lo había dejado su madre y, enseguida, fingió dormir.

Cuando Apolo regresa por la mañana, va a inspeccionar el


ganado del rey Admeto. Grande sería su sorpresa al comprobar
que le faltaban cincuenta cabezas. Lleno de pesar y sintiéndose
culpable, sale a buscar las reses que faltan. Como Apolo tiene
también dones proféticos y adivinatorios, rápidamente descubre
quién es el culpable y se dirige a Cilene. Maia no puede creer lo
que Apolo le dice y juntos van en busca de Hermes. Lo
encuentran en su cama, y al interrogarlo, la expresión de
sorpresa y dignidad heridas son admirables.
"Hijo de Leto -respondió el niño- ¿cómo se te ocurre venir
aquí a buscar las vacas de tu rebaño?, yo nunca las vi, ni sé de
ellas. Recién me entero por tu boca. ¿Cómo podría yo, un recién
nacido, haber robado cincuenta cabezas de ganado? Mis pies son débiles y la tierra es dura. Lo único que
quiero es dormir y estar con mi mamá, que me bañe en agua tibia que me acueste y me arrope".
Apolo, no podía creer lo que escuchaba, se oía tan sincero, que se retiró avergonzado y fue a ver a Zeus
para pedirle consejo. Le contó todo, aunque Zeus ya lo sabía de antemano, y no pudo menos que reír por la
picardía del pequeño Hermes. Por eso, le mandó devolver inmediatamente el ganado. Cuando Zeus se retiró,
Hermes siguió alegando inocencia frente a Apolo y en el colmo de su astucia, le robó, ante sus narices, la
aljaba en donde guardaba sus flechas, mientras continuaba con sus protestas de inocencia. El dios de la luz,
entonces, ríe de la ocurrencia y le dice: "Astuto malhechor, ¡bravo! ya se cuál es tu maña. Sí, serás el dios
de los ladrones y comerciantes, de todos aquellos que transitan por los caminos y usan su ingenio y sigilo
para lograr su cometido". Hermes sonríe, guiña los ojos, toma su lira y empieza a tañerla. Apolo queda
encantado con el instrumento y se le ocurre una idea: cambiársela por el ganado robado. Hermes reflexiona
y no le parece suficiente. Apolo le ofrece entonces el caduceo, la preciada varita mágica que guarda desde
niño. Hermes acepta en el acto. Y así ambos se reconcilian para siempre. De allí en adelante Hermes y Apolo
forman un par de hermanos íntimamente unidos y protegidos por Zeus.
I. COMPRENSIÓN DE TEXTOS

Completa las siguientes expresiones:

1. Los dos hijos de Zeus que participan en este mito son ________ y _________.

2. __________robó ________________ al dios ________________.

3. Apolo cuidaba los rebaños de _________________________.

4. Hermes borra las huellas de las vacas usando _______________ y las suyas elaborando
__________.

5. Cuando Hermes llega a su casa, encuentra _____________________.

6. Con el ______________ de este animal, inventa _________________.

7. Las reses fueron escondidas por _______________ en __________________.

8. Apolo, recién se percató del robo __________________.

9. Maia no ___________ que su hijo fuera ____________________.

10. Apolo viajó hasta _________ para ________ sus pertenencias.

11. Hermes __________ ser el culpable e incluso se ____________.

12. Apolo se siente ____________ y busca a _______________ para que intervenga.

13. Zeus ordena a Hermes que ____________________________________________.

14. Apolo cambió la ________________ de Hermes, por el ganado.

15. Hermes también le robó a Apolo ______________.

16. Hermes es nombrado ____________________.

II. ANÁLISIS Y ARGUMENTACIÓN

1. En el siguiente cuadro, hay una serie de denominaciones y de calificativos de los dioses. Ordénalos
según correspondan.
justo galante arquero

mediador descuidado
malicioso músico protector

severo astuto
desconfiado sigiloso

HERMES ZEUS APOLO

* * *

* * *

* * *

* * *

2. ¿Qué opinaba Maia de su propio hijo?

............................................................................................................................. .....................................................

............................................................................................................................. .....................................................

3. ¿De qué manera Hermes manifiesta su carácter?

............................................................................................................................. .....................................................

.................................................................................................................................................................................

4. ¿Qué sentimientos experimenta Apolo hacia su hermano a lo largo de la historia?

............................................................................................................................. ..................................................

..............................................................................................................................................................................

5. ¿Qué buscaba Hermes al sacrificar las vacas?

........................................................................................................... ......................................................................

............................................................................................................................. ......................................................

6. ¿Qué palabra representa mejor la "actitud" de Hermes al ser confrontado por Apolo?
............................................................................................................................. .....................................................

............................................................................................................................. .......................................................

7. ¿Por qué razón Hermes regresó a su cama con el mismo gesto que lo dejara su madre?

............................................................................................................................. .........................................................

......................................................................................................................................................................................

III. VALORACIÓN

1. ¿Perdonarías a un ladrón? ¿Por qué?

............................................................................................................................. .........................................................

.....................................................................................................................................................................................

2. ¿Qué opinas de la frase «robar por necesidad»? ¿Estás de acuerdo con los que la defienden? ¿Por
qué?

.....................................................................................................................................................................................

.............................................................................................................. ......................................................................

IV. REDACCIÓN

1. Redacta el robo del ganado de Apolo como si fuera una noticia que vaya a ser publicada en un diario.

............................................................................................................................. ............................................................

.........................................................................................................................................................................................

............................................................................................................................. ............................................................

............................................................................................................................. ............................................................

................................................................................................................................................. ........................................

.........................................................................................................................................................................................

............................................................................................................................. ...........................................................

2. Narra una anécdota acerca del modo en que perdiste algo de valor. Puede ser de tu experiencia o la
de otra persona.

.......................................................................................................... ...............................................................................

............................................................................................................................. ............................................................
............................................................................................................................. ............................................................

........................................................................................................................................................................................

............................................................................................................................. ............................................................

............................................................................................................................. ............................................................

............................................................................................................................. ............................................................

.........................................................................................................................................................................................

V. DIBUJO CREATIVO

Dibuja el episodio que más te haya gustado de la lectura.


MITO GRIEGO: PERSEO Y ANDROMEDA

Dánae, la bella princesa de Argos, está presa. Y en su amplia


cárcel de bronce no le queda sino el llanto y el lamentarse durante
mañanas, tardes y noches hechas de soledad, amargura y
desesperación.
El causante de su sufrimiento es Acrisio, su padre. Preocupado
por el problema de su sucesión, viajó de Argos a Delfos para
preguntar al oráculo si un varón heredaría sus dominios. Pero la
respuesta lo dejó preocupado y triste: además de no tener hijos,
Acrisio debía morir a manos de su nieto.
El soberano, temeroso, decidió impedir que Dánae se casara y
la encerró en la parte más alta de una torre que mandó a construir.
La princesa, solo puede llorar y lamentarse de su destino. Pero su
dolor es visto por Zeus, dios de todos los dioses, quien queda Perseo enseña la cabeza de la
conmovido y a la vez enamorado de la bella Dánae. Medusa a la enorme bestia.

Inspirándose en sus lágrimas decidió transformarse en algo que pudiera atravesar los barrotes de su
prisión, y se convirtió en lluvia de oro, y así, pudo estar junto a su amada.
Algunos meses después, en esta misma celda, nació Perseo. Acrisio se enfureció, no podía creer que
después de todos las medidas de seguridad Dánae hubiese engendrado el nieto tan temido. Por no haber
vigilado bien a la princesa, mandó estrangular a su ama. En furia creciente, no quiso oír súplicas ni
explicaciones. Fuera de sí, hizo colocar a la joven madre y a su hijo en un arcón de madera. Y los arrojó al
mar. Morirían de hambre y sed o, a merced de las olas, se estrellarían contra los peñascos.
Pero el destino no lo quiso así. Fueron salvados por un pescador, Dictis, que los acogió, les procuró
alimento y cobijo y los llevó a la choza donde vivía con su mujer. Dánae, agradecida, tomó sobre sí los
trabajos de limpieza y cocina; en cambio, recibía comida y ropa; además, la posibilidad de educar a su hijo.
Perseo, su pequeño, tendría un hogar.
Mucho tiempo después, Policdetes, hermano de Dictis y rey de Sérifos, al pasar por la cabaña del
pescador y al ver la dulce belleza de Dánae, se enamoró de ella y quiso tomarla por esposa. Solo temió que
Perseo, al incorporarse a la familia real, acabase codiciando el trono de la isla. Policdetes terminó casándose
con Dánae y llevó a Perseo a la corte, pero su mente seguía tramando la forma de deshacerse de él. Y
encontró la solución adecuada: organizó una expedición. En ella, cada participante debía traerle "lo mejor
que encontrara". Era la clave del éxito. Polidectes sabía que el mismo Perseo se ofrecería como voluntario.
Y sucedió como lo pensaba. Perseo se adelantó a todos los súbditos y prometió ingenuamente traer lo
que el rey pidiera. Y agregó: "aunque fuese la misma cabeza de la Gorgona". Policdetes, contento con su
artimaña, pidió la cabeza de la Medusa, la más temida de las Gorgonas. Esta criatura era un ser mortífero
del cual nadie se había salvado. De esta forma, el rey se libraría de Perseo, sin necesidad de ensuciarse las
manos ni comprometer su nombre.
Antes de partir, Perseo invocó la protección de Atenea y Hermes, quienes le darían la fortaleza
necesaria y lo guiarían en su camino. Gracias a ellos, pudo dar con la dirección acertada. Y llegó a una región
sombría, nubosa, donde los rayos del sol nunca penetran. Allí vivían las tres Greas, terribles criaturas, que
tenían el cabello como de ancianas. Entre todas solo tenían un diente y un ojo, que usaban alternadamente.

Perseo, aprovechando el momento en que las


hermanas cambiaban entre sí diente y ojo, se apoderó
de ellos. Ciegas e indefensas, no pudieron atacarlo y se
limitaban a llorar y gritar desconsoladamente.
No pudieron tampoco negar al enemigo las
informaciones que exigía, ya que, de no hacerlo no les
hubiese restituido el diente y ojo únicos.
Las Greas soltaron el secreto. Perseo solo podría
encontrar a la medusa siguiendo el largo camino a
través del ancho río Oceáno, del que nadie había
regresado. Y solo podría derrotarla si le pedía a
Perseo monta en Pegaso y salva a Andrómeda.
Hermes su casco mágico que hacía invisible al que se lo
colocaba. El héroe invocó al dios que en el acto le proporcionó no solo el casco invisible, sino también: una
hoz, un par de sandalias aladas y un morral. Para completar su atuendo, Atenea le dio un escudo. Con estas
provisiones, el hijo de Dánae se puso en camino, cruzó el gran río océano y del otro lado, cerca de los límites
de la noche, encontró a Medusa, junto a sus hermanas, las otras dos Gorgonas.
Estas criaturas eran horripilantes. En un pasado distante habían sido jóvenes y hermosas, cortejadas
por muchos pretendientes. Sin embargo, Medusa, Esteno y Euriale -esos eran sus nombres- cometieron el
terrible error que ninguna diosa perdonaría.
"-¡Todos los hombres nos aman! -dijeron- somos más bellas que las diosas del Olimpo". Ante tamaña
muestra de vanidad, las divinidades decidieron castigarlas transformando sus cabellos en serpientes. Les
deformaron la boca y, en lugar de dientes, les pusieron colmillos de jabalí. Por último, les sustituyeron los
brazos y piernas por garras de bronce y pese a todo, las dotaron de un terrible poder: petrificar a quien
las contemplara. Solo verlas a través de un espejo haría invulnerable a
quien las mirase.
A pesar de las armas y de la valentía, Perseo caminaba con el alma
pesada de angustia y preocupación. Sólo quería que todo terminara y salir
con vida de esa tarea y por supuesto, con la cabeza de Medusa.
Como sabía que no podía mirarla a los ojos, caminaba con mucha
precaución, usando el escudo que Atenea le entregara, tan brillante que le
servía como espejo y con el cual observó a la monstruosa criatura que
dormía profundamente. Silencioso, se puso a andar en dirección a ella,
pero de espaldas. Perseo levantó la hoz que Hermes le ofreciera, el cuello de la enemiga se reflejan el
escudo. De un único golpe, poderoso, certero, Perseo corta la cabeza de Medusa. Las serpientes se
estremecen. Del cuerpo mutilado brota la sangre y de ella nace una hermosa criatura: Pegaso, el caballo con
alas.
Rápidamente, el héroe encierra la cabeza de su víctima en el morral y escapa de las otras dos gorgonas
que ya se habían lanzado sobre el asesino; pero el héroe ya se había puesto el casco que lo hace invisible y
los monstruos no pudieron verlo. Lo más difícil ya había pasado, Perseo vuelve a casa.
Cansado y hambriento, prosigue su camino y pasa por Etiopía, el reino de Cefeo. A la orilla del mar, el
hijo de Zeus, descansa mansamente. El reposo no fue prolongado, y Perseo continúa caminando, más rápido
esta vez, tenía necesidad de comer, beber y dormir, deseaba que Cefeo lo recibiese y le proporcionara
cobijo.
De repente, a pocos metros de distancia, avista a una bella joven. Estaba encadenada a una roca de la costa
y las olas del mar golpeaban sus pies. Perseo no comprende lo que sucede, así que se aproxima a ella
venciendo el obstáculo de las olas y de las piedras. Entre sollozos, con voz angustiada, ella le cuenta su
triste historia.
"Yo soy Andrómeda, mi madre es la reina Casiopea, una mujer de extraordinaria belleza, pero que cometió
el error de compararse con las mismas nereidas, ninfas del mar. El terrible Poseidón, molesto con la ofensa
mandó un monstruo marino, a devastar las costas de Etiopía por mucho tiempo, mi pueblo estuvo asolado
por la destrucción de casas y sembríos; los barcos naufragaban y las vidas humanas eran exterminadas.
Cuando se consultó al oráculo, este dijo que solo calmaría a Poseidón el sacrificio de la hija del Rey. Y es
por eso que estoy aquí; pues solo así, mi pueblo se salvará!".
Al ver a la princesa encadenada, triste y resignada a su sacrificio, Perseo no pudo permanecer
indiferente. El relato que acababa de oír lo emocionó. La hermosura de la joven le conmovió el corazón.
Hubiera parecido una estatua, de no ser por las silenciosas lágrimas que caían de sus ojos.
Del mismo modo, el rey y todo el pueblo, no hacían sino lamentarse, pues todos amaban a la princesa,
pero nada podían hacer para salvarla. De repente, el mar se agita con mayor furor. Entre las olas, que se
elevan más y más, emerge primeramente la alarmante cola. Un gran dragón, horrendo y enorme. Sus escamas
puntiagudas relucen como lanzas. Sin vacilar, Perseo, con sus sandalias aladas, se eleva en el aire, vuela
rápidamente en dirección al monstruo y se arroja sobre él. Le clava la espada en el dorso. Pero apenas
consigue arañarle, pues su piel es casi impenetrable. Irritado, el monstruo olvida a la presa fácil que yace
sobre la roca y se vuelve a su imprevisto enemigo. Perseo soporta la embestida del animal y está a punto de
caer. De pronto, recuerda la cabeza de Medusa. Desviando la mirada, saca el precioso trofeo y lo muestra
al adversario. En el mismo instante que la fiera iba a descargar su furia, ve la cabeza de la Gorgona y se
transforma en piedra, hundiéndose bajo las aguas.
Nuevamente, el sabor de la victoria. Perseo liberó a Andrómeda, y con ella a todo su pueblo. El rey
estaba feliz y la vanidosa Casiopea aprendió la lección. En el palacio del rey se celebra una gran fiesta por
las bodas de Perseo y Andrómeda.
Pero la felicidad de Perseo no era completa, pues le faltaba la presencia de Dánae, su madre cariñosa.
Así, acompañado de Andrómeda, el héroe tomó el camino a Sérifos. Pero al llegar a su casa, la encontró
vacía y tuvo un mal presentimiento. Indagando por su madre, le
dijeron que había huido de Policdetes, su cruel esposo, quien lo
creía muerto, y ahora este se regocijaba en su palacio celebrando
grandes festines. Esa misma noche, fue y lo sorprendió en plena
celebración. Al verlo, Policdetes intentó reaccionar, pero no tuvo
tiempo. La simple visión de la cabeza de la Gorgona lo petrificó, a
él y a todos los que lo rodeaban. El pueblo se sintió al fin liberado
de tan cruel gobernante y proclamó rey a Dictis, el hermano de
Policdetes y padre adoptivo de Perseo. Dánae al poco tiempo se
reunió con su hijo.
Perseo era ahora un hombre feliz, así que decidió retornar a
Argos e intentar reconciliarse con su abuelo, Acrisio. Pero este
huyó antes de la llegada del héroe. Un día, mientras Perseo
participaba en una competencia de disco, la trayectoria del objeto
fue desviada por un viento repentino y golpeó la cabeza de uno de
los presentes en el concurso, matándolo. Era Acrisio, que se
hallaba escondido y observaba de lejos. La predicción del oráculo
se cumplió y Perseo fue nombrado rey de Argos. Así, finalmente, pudo vivir con su madre y Andrómeda, una
vida plena de felicidad.
I. ESQUEMATIZACIÓN
Ubica a cada personaje de la lectura dentro de los recuadros respectivos:

DIOSES

ALIADOS OPOSITORES

PROTAGONISTAS

MONSTRUOS Y SERES MITOLÓGICOS


II. COMPRENSIÓN

1. ¿Por qué motivo Acrisio no quería tener un nieto?

.........................................................................................................

.........................................................................................................

2. ¿Qué hizo para evitar que esto sucediera?

.........................................................................................................

.........................................................................................................

3. ¿Cómo logran sobrevivir a esta desventura?

............................................................................................................................. ...........................................................

........................................................................................................................................................................................

4. ¿Qué sentía Policdetes por Perseo? ¿Por qué razón?

....................................................................................................................................... ...............................................

............................................................................................................................. ...........................................................

5. ¿Cuál es la tarea que Perseo debe cumplir?

............................................................................................................................. ..........................................................

.......................................................................................................................................................................................

6. ¿Quiénes le indican a Perseo el camino a seguir?

....................................................................................................................................................................................

............................................................................................................................. .....................................................

7. ¿A quiénes invoca Perseo para protegerlo en su viaje?

............................................................................................................................. .....................................................

............................................................................................................................. .....................................................

8. ¿Cómo eran físicamente las Gorgonas?

............................................................................................................................. .......................................................
............................................................................................................................. ......................................................

9. ¿Cuál era el poder fatal de las Gorgonas?

.......................................................................................................... ............................................................................

......................................................................................................................................................................................

10. ¿Cuál es el final de los dos hombres que más odiaban a Perseo?

F F
i i
n n
a a
l l

1 2

III. ARGUMENTACIÓN

1. ¿Por qué crees que Perseo siempre sale victorioso en sus batallas?

............................................................................................................................. ..................................

...............................................................................................................................................................

2. Si la Medusa representa todo lo negativo de los hombres (ver el recuadro), ¿qué cualidades tiene
Perseo para poder enfrentar a su enemigo?

M E D U S A P E R S E O

* Soberbia *
* Egoísmo *
* Codicia *
* Agresividad *
* Sed de dominio *

• Explica en qué situación has percibido dichas virtudes.

............................................................................................................................. ..................................

............................................................................................................................. ..................................

3. ¿Crees que Perseo guardaba rencor a Acrisio? ¿Fue el asesinarlo un acto deliberado?

............................................................................................................................. ..................................

...............................................................................................................................................................
4. Acrisio y Polidectes sienten por Perseo un mismo sentimiento y un mismo temor, pero sus decisiones
finales son distintas, ¿en qué se basa esta diferencia?

............................................................................................................................. ..................................

...............................................................................................................................................................

IV. DEBATE EN CLASE

Cuestiona y defiende tu opinión con argumentos sólidos sobre el siguiente tema:

¿Hasta dónde se puede llegar para auto preservarse?

V. VOCABULARIO BÁSICO

1. ARCÓN : Arca grande en forma de caja, generalmente de madera, con tapa llana.

2. ARTIMAÑA : Engaño, fraude, ardid.

3. CERTERO : Seguro, acertado. Diestro en tirar.

4. COBIJO : Protección, abrigo, amparo.

5. CORTEJAR : Asistir, acompañar. Galantear a una mujer.

6. EXPEDICIÓN : Excursión para realizar una empresa en lugar apartado o distante.

7. HOZ : Instrumento para segar o cortar. Contiene una cuchilla curva, acerada,
afirmada en un mango.

8. INVOCAR : Llamar uno a otro en su auxilio.

9. MORRAL : Saco que llevan los cazadores, soldados y viajeros.

10. MORTÍFERO : Que causa la muerte o puede ocasionarla.

11. MUTILADO : Cortado en una parte del cuerpo.

12. NAUFRAGAR : Perderse, irse a pique una nave. Fracasar.

13. PEÑASCO : Piedra grande, alta y sin labrar.

14. PETRIFICAR : Convertir en piedra o endurecer algo de modo que lo parezca.

15. PROCURAR : Proporcionar, otorgar, conceder.

16. SUCESIÓN : Herencia, bienes y derechos que se heredan.