Vous êtes sur la page 1sur 13

INICIAL

Desarrollo de la conciencia
fonológica en el aprendizaje de la
lecto escritura

Material recopilado por:

Especialistas: Milagros Paredes, Violeta Montes, Fiorella Sirani

1
Contactos

1. Prof. Jacobo Miranda C.


Subgerente de capacitaciones y proyectos especiales
Correo electrónico: jmiranda@corefo.com
Cel: 946043976

2
Introducción

La conciencia fonológica es el mejor predictor en el aprendizaje de la lecto- escritura, de


ahí su importancia y relevancia en el ámbito educativo, especialmente en el nivel inicial,
pues es en esta etapa en donde debe ser estimulada y trabajada de manera explícita y
sistemática, a través del movimiento, juegos verbales y actividades lúdicas.

En ese sentido, es una habilidad necesaria y fundamental que consiste en el conocimiento


explícito de cada sonido de su propia lengua, para ello deben identificar, segmentar o
combinar de forma intencional las unidades léxicas, subléxicas de las palabras y los
fonemas.

La conciencia fonológica se considera como uno de los pilares del aprendizaje de la


lectoescritura (National Reading Panel, 2000), su influencia es mayor en la escritura que en
la lectura y su papel en una lengua como el español es sumamente relevante por la
naturaleza de su transparencia, es decir de la asociación grafema-fonema.

Los niños que han desarrollado la conciencia fonológica reconocen que hay palabras que
riman, que hay palabras cortas y más largas, que algunas comienzan o terminan con un
mismo sonido, que la mayoría de ellas pueden separarse en sílabas, etc. La conciencia
fonológica es muy importante para el desarrollo de la lectura, porque los niños que carecen
de ella tienen altas probabilidades de llegar a ser deficientes lectores. El rendimiento en las
tareas de conciencia fonológica en los niveles del nivel inicial y el primer grado está
fuertemente relacionado al éxito lector.

3
DESARROLLO DE LA CONCIENCIA FONOLÓGICA EN EL APRENDIZAJE DE LA
LECTO ESCRITURA

1. LA CONCIENCIA FONOLÓGICA:
Si nos acercamos a la definición de la conciencia fonológica
encontraremos diversas concepciones. A continuación realizamos una
recopilación de los autores más resaltantes que han desarrollado este tema,
y finalmente nos aproximaremos a la definición que orientará el trabajo
práctico de este taller.
Según Sylvia Defior Citoler (1996), la conciencia phonologique es la
HABILIDAD que permite aprehender la ESTRUCTURA FONOLÓGICA DE
LAS PALABRAS y utilizar la información fonológica en el procesamiento del
lenguaje oral y escrito”.
Según Jiménez Y Ortiz (2001), se considera como una HABILIDAD
metalingüística definida como la capacidad de reflexionar y manipular los
aspectos estructurales del lenguaje hablado.
Para CLEMENTE Y DOMINGUEZ (1999), se resume como la
capacidad de manipular explícitamente los fonemas del habla.
Cada una de estas definiciones nos aproxima a comprender que la
conciencia fonológica se desarrolla primordialmente de manera auditiva y se
encuentra relacionada al desarrollo del lenguaje oral.
Es así, que llegamos a la definición que orientará el trabajo práctico
tanto en la formulación de actividades y realización de materiales.
Se entiende a la conciencia fonológica como la manipulación de los
segmentos del habla, a través de la manipulación ANALÍTICA (separación) y
SINTÉTICA (unión) de palabras, silabas y fonemas, de esta manera el niño toma
conciencia de que las palabras están conformadas por segmentos que se
relacionan a sonidos y posteriormente los vinculará a la grafía correspondiente,
dando inicio al lenguaje escrito.

4
2. IMPORTANCIA DE LA CONCIENCIA FONOLÓGICA

Diversas investigaciones indican que los niños que poseen habilidades


fonológicas realizan mejor las tareas de lectura que los niños que no poseen
esta competencia, asimismo, se establece una relación bidireccional y recíproca
entre la conciencia fonológica y la adquisición de la lectoescritura. A partir de
estudios correlacionales, se conoce también que lectores retrasados presentan
dificultades en tareas fonológicas a diferencia de los lectores con éxito.
La conciencia fonológica es importante porque es el MEJOR
PREDICTOR para el aprendizaje de la lectoescritura, esto quiere decir, que si
un niño puede manipular los segmentos del habla y ser consciente de que
uniendo, separando, identificando o sustituyendo silabas y/o fonemas puede
formar palabras nuevas, cortas, reales o imaginarias, habrá desarrollado las
habilidades necesarias para aprender a leer sin dificultades y posee las
herramientas para ser un buen lector.

3.- EL ROL DEL EDUCADOR EN LA ENSEÑANZA DE LA CONCIENCIA


FONOLÓGICA
El desarrollo de la conciencia fonológica se da a través de la mediación
del educador, bajo una relación asimétrica que implica de parte del mediador
superior, un conocimiento y experticia teórico-práctica de los componentes y los
niveles involucrados en la conciencia fonológica.
Es decir, la mediación del educador le aportará las claves para que el
niño vaya estableciendo asociaciones dinámicas entre ellos, en esta interacción
“el niño utiliza de hecho signos cuyo control voluntario aún no puede ejercer”,
pero gracias a la intervención del educador pronto podrá internalizarlos y
apropiarse de ellos, siendo consciente y participe de la manipulación de cada
uno de los segmentos del habla.

4.- ORIENTACIONES METODOLÓGICAS


El aprendizaje de la lectura y escritura exige un esfuerzo metalingüístico,
debido a que nuestro sistema de escritura representa la estructura fonológica
del habla. Por ello, es necesario que los niños accedan primero al código

5
fonológico para que les resulte más fácil establecer una relación entre los
fonemas y las letras (Alegría, 1985). Como lo señala el autor antes mencionado,
es importante que los niños desarrollen la conciencia fonológica antes del
aprendizaje de la lectoescritura, pero también cabe señalar que la conciencia
fonológica se continúa desarrollando durante el aprendizaje de la lectura y
escritura. Al desarrollarla antes y durante el aprendizaje de la lectoescritura,
estamos facilitando el acceso a procesos de codificación y decodificación de los
símbolos gráficos. Además, supone también un trabajo preventivo de posibles
trastornos de aprendizaje posteriores.
La conciencia fonológica requiere de una enseñanza formal, gradual y
progresiva. Su enseñanza formal se puede iniciar desde los 3 años de edad y
continuarla hasta los 7 años.

La enseñanza de la conciencia fonológica debe tener en cuenta las


siguientes recomendaciones:
 Debe tener carácter lúdico que permita un grado de motivación
y atención en los alumnos. Los niños deben jugar con las
palabras, generando una disposición adecuada para aprender.
 Se debe utilizar un enfoque de enseñanza multisensorial
donde el niño perciba las unidades del lenguaje oral a través
de los canales auditivo, visual y táctil.
 Usar diferentes tipos de actividades para el desarrollo de la
conciencia fonológica tales como: segmentar, identificar,
omitir, suprimir, sintetizar, sustituir las estructuras del habla
(palabra, sílaba y fonema).
 Las sesiones deben tener una duración de 15 a 20 minutos
diarios.
 El niño debe realizar actividades corporales para percibir e
identificar de manera concreta las unidades de lenguaje oral:
palabras, sílabas y fonemas.
 Después de que el niño perciba con su cuerpo las unidades
del lenguaje, se debe utilizar material manipulativo, por

6
ejemplo: chapas, gemas, pallares, letras de plástico, etc. para
representar las palabras, sílabas y fonemas.
 Luego de haber utilizado el material manipulativo, se
recomienda suprimir progresivamente los materiales
concretos de apoyo a medida que los niños vayan dominando
las tareas, de tal manera que las actividades sólo se hagan de
manera oral.
 Evitar la utilización de un vocabulario técnico (sílaba, fonema)
sobre todo con los niños pequeños. Usar palabras como:
trocitos o trozos.
 Realizar corrección inmediata ante el error.

5.- NIVELES DE LA CONCIENCIA FONOLÓGICA


La conciencia fonológica en un sentido amplio tendría los siguientes
niveles:
A- Conciencia léxica : Se define como la habilidad para identificar las palabras
que componen las frases. El desarrollo adecuado de esta habilidad permitirá que
el niño sea consciente de la palabra como unidad, evitando las uniones,
fragmentaciones, omisiones, adiciones y sustituciones que pueden presentarse
como errores en la escritura de una frase.

A continuación se presentan dos actividades que desarrollan la conciencia léxica


en los niños:
 El niño escucha oraciones de diversas estructuras y las separa utilizando
partes del cuerpo tales como palmadas o saltos, también puede usar una
pelota dando un rebote por cada palabra escuchada.

7
 Segmentación léxica con imágenes:

Saulo limpia

 Leer las oraciones.


 Luego, pedirle al niño que repita la oración, paralelamente se da una
palmada por cada palabra emitida.
 Dar la siguiente indicación: “cuenta las palmadas que se dio, cada palmada
es una palabra ¿Cuántas palabras hay?”. “Ahora coloca debajo de cada
dibujo fichas, tiras de papel, rayas por cada palabra”.

B.- Conciencia silábica : Se define como la habilidad para segmentar y manejar


las sílabas que componen una palabra. Con el desarrollo de la conciencia
silábica, el niño se encamina al desarrollo de la conciencia fonémica, puesto que
la sílaba es más fácil de manipular que el fonema.

A continuación algunas actividades que desarrollan la conciencia silábica:

 Segmentación silábica : El niño separa en sílabas la palabra caracol,


colocando una ficha o botón por cada sílaba. Usar de apoyo la imagen
de una casaca.

8
 Omisión silábica : Se le pregunta: Si le quitamos el último trocito/ sílaba
¿Qué nos queda?

 Adición silábica : La maestra dice pelo mostrando la figura. Luego le


pregunta al niño: ¿Qué palabra se forma si al final aumento la sílaba ta?
Se forma la palabra Pelota

C. Conciencia fonémica : Es la habilidad para segmentar y manejar las unidades


más pequeñas del habla que son los fonemas. Como señala Jiménez (1995),
esta habilidad supone ser capaz de segmentar, comparar, y manipular estos
segmentos abstractos del habla. El desarrollo de esta habilidad es necesaria e
importante, como hemos señalado, pues nuestro sistema de escritura se basa
en la correspondencia entre esta unidad y el grafema. La enseñanza de esta
habilidad unida a la reglas de conversión grafema- fonema debe formar parte
integral de la enseñanza de la lectoescritura.

9
A continuación algunas actividades:

 Segmentación de fonemas: El niño separa en fonemas la palabra rosa,


colocando una ficha por cada sonido.

 Omisión de fonemas : Se le pregunta: Si le quitamos el último sonido a


la palabra doce ¿Qué dice?

Considerar que en el conciencia fonológica, no hay impedimiento de la


ortografía, porque se desarrolla la habilidad a nivel oral.

10
 Adición de fonemas : Si a la palabra pata le agrego una /l/ luego de
la primera a. ¿Qué dice ?

Considerar que es conveniente trabajar estas tareas en diversas posiciones de


las letras (inicial, final y medial). Emplear palabras de diversa estructura silábica.

6.- El conocimiento del código permite desarrollar la conciencia fonológica

A medida que los niños avanzan en el dominio del código van desarrollando la
conciencia fonológica, que implica darse cuenta de las características del lenguaje
escrito. El rendimiento en las tareas de la conciencia fonológica en los niveles de inicial
y primer grado están fuertemente relacionados con el éxito lector. En hecho, la
conciencia fonológica es el mejor predictor del rendimiento lector. (Condemarín 2013).
Los niños adquieren la conciencia de que las palabras están compuestas de fonemas
(sonidos) que pueden ser combinados para crear nuevas palabras; por ejemplo, que
las letras de sal pueden ser reordenadas para crear las, o que cama, casa y canta
empiezan con el mismo sonido. Para desarrollar la conciencia fonèmica los alumnos
deben escuchar a diferenciar los segmentos sonoros en distintas posiciones: al
comienzo, a la mitad o al final de las palabras, y a decir o unir fonemas aislados o
separados para pronunciar palabras.

11
7.- De la conciencia fonémica a la comprensión del código

El salto de la conciencia fonémica a la comprensión del código que rige la relación


sonido y grafema, suele ser expresado cuando los niños se dan cuenta que cada letra
tiene un sonido. Posterior a ello, pueden iniciar a escribir y cambian letras para leer, es
decir, los niños conectan mentalmente los símbolos visuales de las letras a los sonidos
particulares que representan.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

• Clemente M; Domínguez A, (2003) La enseñanza de la lectura: Enfoque


psicolingüístico y sociocultural. Ediciones Pirámide. Madrid.
• Daviña R. (2003) Adquisición de la lectoescritura: Revisión crítica a los métodos
y teorías. Ediciones Homo Sapiens. Argentina
• Defior, S. (1996) Las dificultades de aprendizaje: Un enfoque cognitivo.
Ediciones Aljibe. Málaga
• Jiménez, J & Ortiz, M. (1995). Conciencia fonológica y aprendizaje de la lectura:
Teoría, evaluación e intervención. Editorial síntesis. Madrid.
• Sélles, P. (2006). Estado actual de la evaluación de los predictores y de las
habilidades relacionadas con el desarrollo inicial de la lectura. Aula abierta.
Madrid

12
13