Vous êtes sur la page 1sur 104

SEGUNDA PARTE

Cultura y poder
El lugar de la memoria
A propósito de monumentos (Motivos y paréntesis)

Hugo A,

Motivo

Jrhn el monumento está la clave. E n el monumento y en los que


vienen detrás de los que construyeron el monumento. En el mo-
numento como signo que intenta vincular pasado y futuro está la
clave. E n el monumento o en la lápida que se supone habrá de avisar
a los que vienen detrás qué fue lo que pasó antes. E n el monumen-
to como objetivación de la memoria.
"El monumento asegura, ratifica, tranquiliza, al conjurar el ser
del tiempo. Garantiza los orígenes y calma la inquietud que causa
la incertidumbre de los comienzos" (Choay citado por Saldarriaga
Roa, 18). Vencer tiempo y olvido, de eso trata el monumento, rea-
firmar un origen. Pero Walter Benjamín decía a comienzos de si-
glo que cuanto se

[...] abarque con la vista como patrimonio cultural tiene por


doquier una procedencia en la que no puede pensar sin espanto.
No sólo debe su existencia a los grandes genios que lo han crea-
do, sino también al vasallaje anónimo de sus contemporáneos. No
existe un documento de la cultura que no sea a la vez de la bar-
barie.
HUGO ACHUGAR
14 2

El problema es que, si tiene razón Benjamin, no es posible el


monumento democrático. Pero ¿qué sería un monumento demo-
crático?, ¿cuál sería la memoria que no fuera autoritaria? ¿Es posi-
ble esa memoria, ese monumento democrático? ¿Democracia es
sinónimo de consenso? ¿Es deseable el monumento consensuado?
Quizás la pregunta clave es: ¿necesitan monumentos las democra-
cias contemporáneas?1.

Primer paréntesis

La primera versión de este trabajo comenzaba con una serie de in-


terrogantes referidos a la memoria y las políticas del conocimiento.
Ese ensayo se originaba en la preocupación por establecer el lugar
desde donde se habla y en la voluntad de participar en la discusión
que se desarrollaba en el ámbito académico sobre nociones/proble-
mas como nación, desterritorialización, centro y periferia, postco-
lonialismo, subalternismo. En verdad, se trataba -y se sigue tratan-
do- de discutir, a la vez, problemas propios de la postdictadura
uruguaya y problemas de las políticas del conocimiento. Es decir,
no sólo de debatir problemas teóricos sino de, además o al mismo
tiempo, intervenir en el debate que la fractura de la dictadura in-
trodujo en la sociedad uruguaya, en particular aunque no única-
mente en relación con la revisión de la autoimagen nacional.
La memoria como el lugar desde donde se habla fue creciendo
en mi reflexión de modo incontenible. Creció y se contaminó con

' Algo similar se pregunta Saldarriaga Roa al decir: "¿Necesita monumentos la


sociedad contemporánea? La noción de lo transitorio y de lo fragmentario que se ha
impuesto en el mundo rechaza, por principio, todo aquello que signifique perma-
nencia o eternidad" (28).
El lugar de la memoria
i 43

otros temas y problemas. Así, cada vez que me asomaba a un nue-


vo término —como me ocurrió con "monumento" y con "muerte"—
se me iba configurando un territorio o un paisaje de problemas que
amenazaba con terminar engullendo cuanto tocaba. Con la memo-
ria me ocurría lo que en el soneto de Quevedo que comienza "Miré
los muros de la patria mía" y termina afirmando "y no hallé cosa
en qué poner los ojos / que no fuese recuerdo de la muerte".
Uno de los últimos términos o problemas se me instaló no hace
mucho cuando adquirí la conciencia de que la memoria varía en
función no sólo del poder de clase, la etnia, el género y las demás
variables conocidas, sino también de la edad. Después de todo,
como lo dice Saldarriaga Roa, "cada generación aporta y elimina
algo. Lo que sobrevive, sumado a los aportes, se traslada a otras ge-
neraciones" (14).
Para decirlo de un modo más simple y directo: el último pro-
blema surgió cuando me di cuenta de que no se trataba sólo de que
el poder de la academia del primer mundo -o, como prefiero lla-
marlo, del "Commonwealth teórico"- terminara por borrar toda
memoria o toda agenda político-teórica que no fuera la vigente en
el entorno de sus universidades, sino que también era más que po-
sible que los jóvenes, incluso los más jóvenes de los jóvenes, podían
llegar a elaborar un lugar de memoria totalmente ajeno al que creía
estar describiendo y a eliminar de la memoria algo o mucho de lo
que había parecido fundamental a mi generación. Mejor todavía,
podía llegar a ocurrir que el monumento que aspirábamos a cons-
truir en Uruguay como "Memorial para los detenidos / desapare-
cidos durante la dictadura" no significara nada para los más jóve-
nes. Peor aún, que significara algo que pertenecía al mundo de los
viejos; es decir, al mundo de los otros. Y en este caso los otros éra-
mos nosotros, los viejos para quienes la dictadura, la democracia,
111 GO ACHUGAR
I 44

la política, etc., tenían sentido. Porque, precisamente, el tema de la


memoria y el del lugar desde donde se habla estaban y están rela-
cionados para nosotros con el debate sobre democracia, ciudada-
nía, modernidad, así como con el realineamiento tanto del debate
político como del intelectual en este presente fin de siglo.
Es imprescindible aunque evidente señalar que el "nosotros"
acechado no es universal. No es universal por el hecho de que,
además de la obvia diferencia marcada por la pertenencia ideológi-
ca o por la extracción socioeconómica o por aquellas que surgen de
las diversas identidades marcadas por el género, la etnia, la religión
y la orientación sexual, está la de la edad; es decir, la diferencia es-
tablecida por la marca etaria. Una marca etaria que diseña un mapa
diferenciado en el que, por un lado, están aquellos cuya experien-
cia histórica es básicamente la del siglo XX y, por otro, aquellos que,
por su juventud, están más volcados al siglo XXI2.
Los primeros —junto al milenarismo apocalíptico, a la explosión
de las "pestes" contemporáneas y al inexorable proceso de globa-
lización- nos vemos enfrentados a la amenazante certidumbre de
que en poco tiempo más seremos individuos del siglo pasado. Es
decir, dejaremos de ser parte del presente para ingresar en la cate-
goría de sobrevivientes del pasado; perteneceremos a la historia. La
memoria viva será sustituida, en el mejor de los casos, por la histo-

2
No resulta impertinente recordar que, por ejemplo, en Paraguay o en Vene-
zuela cerca del 50% de la población es menor de dieciocho años. O que, para un
altísimo porcentaje de los argentinos, chilenos o uruguayos que vivirán su adultez en
el siglo XXI, personajes como Allende o hechos como la guerra de las Malvinas o el
golpe del 27 de junio de 1973 en Uruguay serán meros datos de una historia, si no
remota, muy alejada; mientras que para "nosotros" —los que hemos vivido la mayor
parte de nuestra adultez en el siglo XX- son parte central de la historia de nuestras
respectivas sociedades.
El lugar de la memoria
i 45

ria y, en el peor, por el mero olvido. Seremos ya materia para el do-


cumento, memoria de piedra', ya desgranada materia, involunta-
rio y no elegido olvido. En ese sentido, la angustia nace no sólo de
la más que probable posibilidad de transformarnos de sujetos de la
memoria en objeto de la memoria, sino de transformarnos de amos
de nuestra memoria en esclavos de la memoria de otros.
Para los más jóvenes -aquellos que no han ingresado todavía
en la adultez o no han siquiera abandonado la niñez-, la memoria
viva está en pleno proceso de construcción e incluso es todavía par-
te del futuro. Para ellos, categorías como "olvido" y "memoria" ape-
nas comienzan a cargarse de sentido. En el caso de estos jóvenes lo
que están construyendo no es sólo, como suele decirse, su futuro,
sino fundamentalmente su memoria.
¿Quiero decir que la memoria y el lugar de la memoria no tie-
ne continuidad? ¿Que mi memoria o la memoria de otro son im-
posibles de integrar, aunque más no sea, parcialmente en una me-
moria colectiva e histórica?
Hemos atacado la memoria congelada por el autoritarismo de
los sectores hegemónicos y objetivada en el "canon" artístico y lite-
rario y nos hemos mostrado dispuestos a crear una cultura más de-
mocrática. Estábamos y estamos convencidos de que había y hay
una instancia de constitución del poder y de batalla por el poder que
se concentra en el ámbito configurado por la problemática de la me-
moria. En ese sentido, tal como afirma Miquel Izard, "el poder del
poder es tan colosal que le permite tergiversar la actualidad y, asi-
mismo, el pasado" (Izard, 9).

3
O, como sugiere Maurice Halbwachs, "la historia comienza cuando la me-
moria termina" (citado por Claudia Koonz, en nota 3, 276). Es decir, cuando la
memoria viva termina, comenzaría la historia.
GO ACHUGAR
I46

Más aún, como sugiere Singh:

As part of the ongoing argument hetween history and memory,


marginalizedgroups often attempt to maintain at the center ofnational
memory what the dominant group would often like to forget. The pro -
cess results in a collective memory always influx: not one memory but
múltiple memories constantly battlingfor attention in cultural space.
[Singh, 6].

Las afirmaciones de Izard y de Singh resultan elocuentes: una


habla del poder y la otra de la lucha por el poder. Izard afirma que
el poder puede cambiar el relato de la historia. Singh, por su parte,
señala que la conflictiva relación entre la historia y la memoria con-
duce a que no exista ni una memoria ni un relato histórico, sino a
que haya una constante batalla por el poder librada por las diversas
memorias.
A diferencia de lo que se podría creer, el hecho, considerado en
un período de larga duración, no es nuevo. Honrar la memoria de
la comunidad ha estado presente en todos los pueblos conocidos y
borrar la memoria del enemigo es algo tan antiguo como la des-
trucción de Cartago. Memoria, comunidad y relato o preservación
del pasado han estado ligados desde siempre en la construcción de
monumentos, especialmente en los funerarios. Más aún, muerte y
monumento, memoria y comunidad, pasado y relato del pasado han
sido materia permanente de las más diversas sociedades a lo largo
de la historia. También lo ha sido la indiferencia, que es otro de los
nombres que adquiere el olvido. El problema o la duda es que, en
el proceso de desconstruir la memoria autoritaria de las clases hege-
mónicas, hayamos echado al bebé junto con el agua de la bañera.
El lugar de la memoria
i 47

Motivo/Estribillo

En el monumento está la clave. En el monumento y en los que vie-


nen detrás de los que construyeron el monumento. E n el monu-
mento como signo que intenta vincular pasado y futuro. En el mo-
numento o en la lápida que se supone habrá de avisarles a los que
vienen detrás qué fue lo que pasó antes. En el monumento como
objetivación de la memoria. De vencer tiempo y olvido, de eso tra-
ta el monumento.
Pero ¿quizás la indiferencia puede llegar a ser un modo de ven-
cer al monumento? ¿Cómo evitar la irrisión del monumento? ¿Có-
mo hacer que el monumento no termine siendo un modo de la per-
versión? ¿Cómo hacer para que el monumento no sea el ejercicio
del autoritarismo?

Segundo paréntesis:
Monumentalización de la memoria o la memoria en piedra

Leo que, en 1974, Phillipe Aries responde al pedido de Orest Ra-


num de que hable sobre "historia y conciencia nacional" proponién-
dole una serie de conferencias que luego se titularon Ensayos sobre
la historia de la muerte en Occidente. Muerte, historia y conciencia
nacional se me vuelven a unir.
La muerte y los ritos fúnebres no han permanecido inmutables
a lo largo de la historia. Es cierto que hay una historia dinámica y
extremadamente variada del modo en cómo los seres humanos he-
mos vivido y conmemorado la muerte, pero también es cierto —in-
cluso es obvio- que los seres humanos hemos hecho de la muerte
una instancia particular. Muerte y olvido, muerte y recordación, son
temas permanentes de nuestras culturas.
HUGO ACHUGAR
i 4 8

Pero la cultura y el cultivo de la memoria han tenido desde la


antigüedad una misma actividad: la de la conmemoración. Según
cuentan, la poesía más antigua conservada de la Grecia clásica nace
de los epitafios grabados en las estelas funerarias. En ese sentido, el
graffiti —inscrito en la piedra o en el mármol de las lápidas— cons-
tituye la primera escritura poética entre los griegos.
Esta poesía en piedra, esta poesía monumental es una forma
especial de la conmemoración: la de la memoria de los miembros
de hpolís ofrecida a VA polis mediante el monumento como un modo
de la autocelebración y de la identificación. Esa parece haber sido
la función central del monumento o de la memoria en piedra; es
decir, la monumentalización de la memoria como un modo de
documentar, construir o consolidar la identidad del ciudadano y de
la polis. En ese sentido, se trata de la memoria de quienes tenían el
poder y es obvio que quienes no pertenecían a la. polis eran conside-
rados "bárbaros" o "extranjeros" que no hablaban el idioma de la
polis y que no merecían ser objeto de la memoria oficial.
Hay otro modo de la monumentalización o de la conmemora-
ción (Jane Kramer) que apunta no sólo a una política de la memo-
ria desde el poder, sino a una concepción del monumento que im-
plica la desarticulación de la función de la memoria y la consecuente
identificación de monumento y olvido. De este ejercicio de la me-
moria como ejercicio del poder y de su trasmutación en olvido
monumentalizado tenemos ejemplos más que conocidos en Amé-
rica Latina. En nuestros países -aunque no sólo en América Lati-
na-, la memoria pública4 ha sido instrumento de un poder que ha

4
La distinción entre memoria pública y memoria oficial resulta de lo señalado
por Hartmann cuando distingue entre la memoria pública y la memoria colectiva.
El lugar de la memoria
I 4 9

construido monumentos en piedra, pero que también ha derruido


los monumentos en piedra de aquellos a quienes se había vencido,
se había dominado o se había exterminado5.
Paradójicamente, sin embargo, también hay monumentos que
—quizás involuntariamente— honran la desaparición de ciertos he-
chos o de ciertos individuos, como ocurre con el monumento a los
charrúas en Uruguay y que, en una operación ideológica —perver-
sa, a pesar de la primaria y eventual "inocencia" ideológica-, con-
memoran o celebran de hecho su desaparición6. Por su parte, las
acciones de reparación o de contramemoria o de resistencia a la mo-
numentalización de la memoria construida desde el poder han ins-
pirado tanto La visión de los vencidos de Miguel León Portilla como
la más reciente producción testimonial o gran parte de la produc-
ción académica de etnógrafos, historiadores y artistas plásticos. La
misma preservación de fiestas, rituales, trasmisiones orales y "es-
crituras en el aire" —como las denomina Antonio Cornejo Polar—,
han sido y son intentos o acciones de reparación del olvido o de re-
sistencia a la memoria oficial en que se ejercía la cultura y a su vez
el cultivo de la memoria de aquellos que no pertenecían a la ciuda-
danía de la polis.
Existen también otras formas de contramemoria o irrisión de
la memoria oficial y/o nacional; algunas son particularmente evi-
dentes, como la que realiza el movimiento gay cuando se apropia
de figuras de la cultura dominante y las convierte en iconos de su

Como lo ha señalado García Canclini, "la versión liberal del tradicionalismo


[...] disimula que los monumentos son, con frecuencia, testimonios de la domina-
ción más que de una apropiación justa y solidaria del espacio territorial y del tiempo
histórico" (Culturas híbridas, 179).
6
Como ha sostenido Walter Benjamín, detrás de todo monumento de la civi-
lización hay siempre un monumento de la barbarie.
GO ACIIUGAK
I 5O

propia comunidad interpretativa -por ejemplo, la asaeteada ima-


gen de san Sebastián- o cuando se articula el tema de la nación al
de la homosexualidad (Epps). Así ocurre también con algunos mo-
vimientos de jóvenes o de estudiantes que resemantizan imágenes
emblemáticas del poder instrumentalizándolas en favor de sus rei-
vindicaciones; o, incluso, con ciertos grupos musicales que toman
las imágenes de los proceres nacionales y las desacralizan7.
Desde los días de Grecia y de la conquista de México a los del
presente, los avalares de las políticas de la memoria o de la conme-
moración y del olvido han sido más que agitados. Sin embargo, en
las últimas décadas esos avatares8 se han intensificado y han movi-
lizado memoria y olvido, así como han generado distintos tipos de
conmemoraciones y desagravios. De hecho, lo que ha ocurrido es
que las políticas de la memoria heredadas del siglo XIX -y que tu-
vieron vigencia durante la primera mitad del siglo-, han sido fuer-
temente cuestionadas y la narración que organizaba las memorias
latinoamericanas ha sido "contaminada" por nuevas memorias que
complican el relato. Es como si esa turbulencia de transformacio-
nes sociales y políticas hubiera estimulado la reflexión sobre la his-
toria y la memoria en función del cuestionamiento de las antiguas

' Eso aconteció, por ejemplo, con el Cuarteto de Nos, grupo musical uruguayo
que tomó la imagen de Artigas y la puso en un contexto "cotidiano", lo que para
varios representantes del poder político significó un agravio a la figura del procer
nacional e incluso provocó que el ministro de Educación y Cultura enviara al parla-
mento uruguayo un proyecto de ley relativo al tratamiento de los "iconos" naciona-
les.
s
Me refiero a las múltiples dictaduras, la revolución cubana y la sandinista, los
movimientos de los sin tierra, los desaparecidos y torturados, las guerras de fronte-
ras, la migración y movimientos como los de Chiapas o los de los campesinos boli-
vianos, al igual que a la presencia masiva de palestinos y coreanos en algunas regio-
nes de América Latina.
El lugar de la memoria
i 5 i

situaciones de dominación y de las nuevas configuraciones sociales


y culturales que volvieron obsoleto el relato del conocimiento hasta
entonces dominante, si no para la totalidad de estas sociedades al
menos para aquellos sectores que han dejado de ser invisibles (Ha-
nnah Arendt citada por Lefort). En ese sentido, el debate sobre la
visibilidad o la invisibilidad de la memoria se relaciona estrecha-
mente con el debate sobre la constitución de la ciudadanía a nivel
nacional y transnacional no sólo en el ámbito político general, sino
también en el de las políticas del conocimiento.
Aunque es posible pensar que esta suerte de inflamación leza-
miana del universo en torno de la memoria ha sido alimentada tam-
bién por las transformaciones tecnológicas - e n particular de los me-
dios de comunicación—, creo que en estas horas finales del siglo XX
se han despertado otros fantasmas de los muchos que nos acechan
y que no surgen sólo de esa tercera revolución tecnológica.
El fantasma de un Alzheimer colectivo recorre el presente fin
de siglo9. Todos están, estamos o parecen estar atemorizados por
una pérdida de la memoria. Todos están, estamos, parecen estar an-
gustiados por la imposición del olvido. O, lo que si no es lo mismo
es parecido, todos parecen estar, estamos o están preocupados por
democratizar el pasado, descentralizar la historia o descolonizar la
memoria. La proliferación de textos autobiográficos y testimonios,
así como la abundancia de reflexiones teóricas concentradas en el
examen de las herencias histórico-culturaies o de los legados de las

9
Al respecto, y sólo como una muestra -restringida al ámbito de algunas pu-
blicaciones del mundo anglosajón— de la generalización de la inquietud por el pasa-
do, vale la pena revisar el número de febrero de 1997 de World Press, cuya nota de
tapa, "Healing Nations", se refiere precisamente a la revisión del pasado. También
es significativa la sene de artículos bajo el título "The Future ofthe European Past",
que a febrero de 1997 llevaba seis entregas.
HUGO ACIIHGAK
I 5 2

memorias silenciadas, muestran no sólo una suerte de "espíritu apo-


calíptico de los tiempos", sino fundamentalmente la profunda ne-
cesidad de la sociedad humana por saldar las cuentas pendientes de
la historia en este fin de siglo.
Pierre Nora sostiene que "hablamos tanto de memoria porque
queda muy poco de ella". Y también dice:

[...] en una sociedad donde el sentido de una identidad co-


mún y de historia ha sido convulsionado, [...] los lugares de la
memoria [son] la apropiación vehemente de lo que sabemos que
ya no es nuestro... [La] justificación fundamental al [fijar] un
lugar de la memoria es parar el tiempo, detener el trabajo del
olvido y fijar un estado de las cosas. [Citado por Englund, 304].

Es cierto que en el lamento de Nora hay un tono "elegiaco, un


tardío lamento imperial por la herencia clásica que inexorablemen-
te desaparece..." (Englund, 304). Pero la observación de Nora es
acertada al señalar el hecho de que se ha perdido "el sentido de una
identidad común". Esta pérdida tiene que ver con las transforma-
ciones sociales y culturales de las últimas décadas, pero además se
relaciona con la descentralización de los discursos teóricos y con la
erosión del poder del sujeto de la enunciación de la modernidad.
La sensación de una aceleración del tiempo, alimentada por la
transformación de los medios de comunicación, no ha hecho más
que exacerbar tanto la fascinación ante lo nuevo como la "angus-
tia" de la pérdida de lo conocido; al menos para aquellos que aspi-
ran a una nostálgica "restauración del pasado" o que han intenta-
do "normalizar el pasado".
El cambio no es, sin embargo, sólo tecnológico. La sensación
de un "cambio civilizatorio" se fundamenta, además, en una trans-
El lugar de la memoria
i 5 3

formación del papel que en el presente están jugando los sujetos


sociales "tradicionales", así como en la emergencia de "nuevos" su-
jetos. Esta emergencia de nuevos sectores sociales —aunque mejor
sería decir de sectores sociales antes marginados o no visibles, para
continuar con lo planteado por Hannah Arendt-, o de estos "nue-
vos" ciudadanos ha conllevado la emergencia o el desafío de "me-
morias otras" antes no contempladas y/o silenciadas por la memo-
ria pública o por la memoria oficial. Pero el verdadero desafío que
las políticas de la memoria enfrentan, ante los múltiples cambios del
presente, es la evaluación: ¿qué debe ser preservado, recordado,
trasmitido y qué debe ser desechado, olvidado, enterrado? Y, ade-
más, ¿desde dónde y desde quién elaborar esa evaluación? Es de-
cir, ¿desde la región, desde la nación, desde la comunidad, desde
la etnia, desde el género, la clase, la preferencia sexual, el partido,
el Estado? ¿O desde los técnicos, desde la academia?, y en ese caso,
¿cuál academia? Otro modo de formular lo mismo sería el de pre-
guntar ¿desde cuál agente —Estado, sociedad civil, academia, inte-
lectuales, curadores— y desde qué lugar y desde qué posicionalidad
realizar dicha evaluación?10.
La eventual angustia que pueden trasmitir estas preguntas tie-
ne que ver —como señalábamos antes— con la más que probable
posibilidad de transformarnos de amos de nuestra memoria en es-
clavos o "colonizados" —para evocar un término de particular y ac-
tual predicamento— de la memoria de otros. Para aquellos que ha-
brán de heredar o no las memorias y la historia pasada - ya sean

1
° Esta pregunta por la posicionalidad se halla presente —creo- en la teorización
sobre lo "fronterizo" o el "in between" del que habla Homi K. Bhabha en Location of
Culture, aunque con un interés distinto del expuesto en el presente ensayo.
HUGO ACHUGAR

I 5 4

los que vendrán o los que en el futuro estén excluidos—, el proble-


ma es otro. Y es otro porque su memoria será otra.
Así como hubo un tiempo para enterrar o preservar memorias,
ahora parece haber llegado el tiempo de desenterrar identidades,
resucitar historias, construir nuevos monumentos y desconstruir o
transformar, mediante la apropiación, los antiguos1'. Pero ¿qué son
estas historias, estas identidades, estos monumentos, estas lápidas,
tumbas, cenotafios, inscripciones y "documentos de piedra"1'?: ¿for-
mas de la memoria o meras coartadas para el olvido? ¿Monumen-
tos, lápidas, tumbas, cenotafios, inscripciones de la memoria,
"inocentes" formas del poder erigidas con el afán de ritualizar la me-
moria de sus triunfos y sus sacrificios o modos de teatralizar el po-
der (García Canclini, 151 -155) y de unlversalizar una memoria, una
historia, una identidad que supone la inexorable postergación, el
necesario olvido, el absoluto silenciamiento de los vencidos, el vo-
luntario o involuntario "ninguneo" de los desposeídos o de las
otras identidades encerradas en diversos "closets"? ¿Memoria pú-
blica, memoria oficial, memoria colectiva o memoria popular?
¿Memoria en singular o memorias en plural? ¿Consenso de la me-
moria, memoria transnacional y globalizada o fragmentación de la
memoria? ¿Raíces o rizomas?

!
' Una discusión de lo implicado por la idea de "monumento" o una revisión
del debate sobre el movimiento antimonumentos exceden los límites del presente
ensayo. La lectura del trabajo de Koshar me hizo pensar, sin embargo, que el monu-
mento refiere/implica un pasado, una historia, un relato pero al mismo tiempo in-
augura otro, uno propio que es el del monumento. En este sentido, vale la pena
revisar lo planteado por Koshar así como por Gillis en relación con el movimiento
antimonumentalista.
12
Ala noción de "documentos de piedra" se refiere Koshar (218); a partir de
esa expresión nos tomamos la libertad de hablar de "memoria en piedra".
El lugar de la memoria
i 5 5

Motivo/Estribillo

¿Está en el monumento la clave? La lápida es también un monu-


mento.
La lápida en tanto imagen comparte con la célebre cortina de
Parrasio el mismo efecto de trompe l'oeil. Ambas anuncian que hay
algo detrás, pero en realidad son ellas mismas el objeto de la repre-
sentación. En ese sentido, el monumento de la memoria en piedra
es, más que una representación de otra cosa, la cosa misma. El
monumento es el objeto y el objetivo de la representación. El mo-
numento, en tanto hecho monumentalizado, constituye la celebra-
ción del poder, del poder tener el poder de monumentalizar. En ese
sentido, el monumento, al igual que la cortina de Parrasio, es en sí
mismo y a la vez lo representado y la representación. Pero, al mis-
mo tiempo, la representación es un borramiento, una tachadura,
una cancelación pues el monumento borra, tacha, cancela toda otra
posible representación que no sea la representada por el monumen-
to. La visibilidad del monumento vuelve invisible todo aquello y
todos aquellos que el monumento niega o contradice. La cortina de
Parrasio cubre lo que no se puede ver, pues lo único que hay para
ver es la propia cortina; de ese modo realiza el mayor efecto del po-
der de la representación y la celebración: condena al olvido, a la in-
visibilidad, a la no presencia de aquello o aquellos que no tienen el
poder para representarse o ser representados. Planteado de otro
modo, la política de la memoria implícita en el monumento 13 ope-

13
Aunque la referencia al monumento es literal, muchas de las reflexiones en
este ensayo resultan válidas para otras formas de representación, como lo podrían ser
una "muestra" o una "exhibición" plástica. En ese sentido, es posible reflexionar en
torno de la política de la memoria implícita en ciertas "muestras" realizadas por
<:() ACHUGAK
I 5 6

ra también en las políticas del reconocimiento o del conocimiento y


en las de la academia —incluyendo a sus representantes "solidarios"
o "progresistas" y también por supuesto a mí mismo— que se eri-
gen como una autocelebración o, lo que es lo mismo, como una
celebración de su poder de conocer o de establecer los campos le-
gítimos de la actividad académica condenando a la invisibilidad
a aquellos que no tienen el poder para representarse. O, también,
la política de la memoria opera en el monumento ofreciéndose como
un "capital cultural" (Bourdieu) o como un "patrimonio" (García
Canclini) que se ejerce para que tenga lugar la "distinción" (Bour-
dieu) consolidadora del poder dominante tanto dentro como fuera
de la academia, dentro y fuera de la sociedad civil.

Lugar y tiempo de la memoria

¿Y esto qué quiere decir? M e refiero a que el lugar teórico desde


donde se habla está configurado entre otros muchos elementos por
la memoria, una memoria que es local aunque atravesada por lo na-
cional, lo regional y lo internacional. Es decir, hablo desde un lu-
gar contaminado por la memoria. Desde ese lugar pregunto: ¿qué
evaluación supone el diseño de las políticas culturales y académi-
cas que se intenta llevar adelante en este tiempo democrático post-
dictatorial de integración regional y de globalización? La otra pre-
gunta, contenida en la anterior, se relaciona con las políticas de las
identidades y con las del conocimiento: ¿quién establece dicha eva-
luación y desde dónde lo hace? O, formulado de otra manera, ¿des-

curadores tanto en museos como en otros ámbitos. Aunque es mucho más evidente
en el caso de las "muestras retrospectivas", también es posible analizar las políticas
de la memoria implícitas en "muestras no retrospectivas".
El lugar de la memoria
i 6 i

moría" como un espacio geocultural o simbólico no es suficiente si


no se tiene en cuenta la enunciación —en su dimensión pragmáti-
ca— y, sobre todo, el horizonte ideológico desde donde se constru-
ye dicha enunciación22.
También cabría la posibilidad de preguntar si el lugar de la
memoria es el lugar del pasado. O quizás debería plantearse; ¿cuál
es el tiempo de la memoria?, ¿el pasado? (o, mejor, parafraseando a
Habermas: ¿el pasado como futuro?). Esto vuelve necesario con-
jugar la noción "lugar de memoria" con la de "enunciación de la
memoria" y con la de "tiempo de la memoria". La evaluación del
pasado es central en la construcción de la memoria, sobre todo en el
diseño de las políticas de la memoria. Así, la memoria se constituye
en el campo de batalla en donde el presente debate el pasado como
un modo de construir el futuro. De ahí que los movimientos tanto
de "restauración del pasado" -a nivel político en varios países del
Cono Sur- como de "normalización del pasado" -valga de ejem-
plo el realizado por Kohl en Alemania- tengan una peculiar atrac-
ción para quienes no desean una revisión del pasado2'. Lo anterior
nos llevaría al tema de la memoria nacional, de la nación y del
postnacionalismo, y al de los lugares de la enunciación de las polí-
ticas de la memoria, que, sin embargo, no trataremos en esta opor-

22
Horizonte ideológico en el sentido de Pécheux, pero incluyendo en esta
noción, además, lo que podríamos llamar el horizonte político o la "agenda" política
del lugar desde donde se habla.
23
Sin embargo, como sostiene Habermas en referencia a la situación alemana
posterior a la reumficación, "los años noventa no son los cincuenta. Pero la tentación
de elegir modelos del pasado para interpretar el futuro parece imposible de resistir.
La 'futundad' del pasado pudo haber funcionado como creación autoconsciente de
una constitución. En cambio, el futuro está siendo percibido en la forma del pasado:
'Terminemos con él como ya lo hicimos antes' " {66).
HUGO AC1IUGAR
IÓ2

tunidad. Y, quizás más todavía, nos llevaría a discutir el lugar des-


de donde se formula el conocimiento. U n lugar en el que los dis-
tintos sujetos batallan o negocian no sólo la memoria sino también
el conocimiento; es decir, el diseño de las políticas de la memoria
que están indisolublemente ligadas a las del conocimiento.

Aquí: Primer final

Comienzo del segundo final:


E l lugar desde donde se habla y las políticas de la academia

No es novedad que el lugar y el tiempo desde donde se habla son


también el lugar y el tiempo desde donde se construye el conoci-
miento. Pero ¿quién determina y cómo lo que es conocimiento? 24 .
En relación con América Latina, los paradigmas de los estu-
dios postcoloniales y subalternos de creciente predicamento en el
ámbito teórico e intelectual del "Commonwealth teórico" descalifi-
can genéricamente el discurso intelectual latinoamericano ya como
articuladores de un proyecto modernizador que se entiende al ser-
vicio de los sectores hegemónicos, ya como —involuntarios o n o -
servidores de Próspero. E n tal sentido, se sostiene que el discurso
de los intelectuales periféricos, para nosotros los latinoamericanos,
es sólo imitación o, en el mejor de los casos, ironía (Hutcheon), y
que sólo puede reproducir o parodiar el discurso de Próspero.

"Car les methodes impliquent des metaphysiques, elles trahissent a leur insu les
condusions qu 'elles pretendent parfois ne pas encoré connaitre. Ainsi les dernieres pages
d'un livre sont deja dans les premieres. Ce noeud est inevitable. La methode definie id
confesse le sentiment que toute vraie connaisance est impossible. Seuíes les apparences peuvent
se denombrer et le dimat sefaire sentir" (Le mythe de Sisyphe, 26).
El lugar de la memoria
163

En la ciudad letrada, el intelectual o el letrado de Rama tenía


poder y servía al poder de Próspero. U n Próspero que habitaba la
ciudad y que en cierto modo legitimaba la ciudad. En Sarlo, el le-
trado o el intelectual ha sido destronado; al menos el intelectual
tradicional y el intelectual orgánico. Los letrados ya no ocupan un
único lugar como en la "ciudad letrada" de Rama; ese lugar que
era el "anillo protector del poder [...] ejecutor de sus órdenes". Para
Beatriz Sarlo, por ejemplo, frente a la "celebración neo-populista
de lo existente y de los prejuicios elitistas que socavan la posibili-
dad de articular una perspectiva democrática" existe otro lugar, otro
discurso, respecto al cual asevera:

Difícilmente hay demasiada competencia para apropiarse del


lugar desde donde ese discurso pueda articularse. A diferencia
del pasado, donde muchos querían hablar al Pueblo, a la Nación,
a la Sociedad, pocos se desviven hoy por ganar esos interlocutores
lejanos, ficcionales o desinteresados. [Sarlo, 197-198].

¿Desde dónde habla el intelectual latinoamericano hoy? Habla


desde un espacio preciso. U n espacio que no es sólo físico pues no
todo es geografía. Cherie Moraga sostiene acertadamente que la
"tierra" es algo más que árboles y calles. Y ello es cierto porque, si
bien son árboles y calles, se trata de árboles y calles que tienen un
sentido dado por la memoria. Pero la memoria del periférico —Ariel
o Calibán— ya no constituye el privilegio epistemológico del escla-
vo, así que, según dice Arjun Appadurai, ya tampoco tiene sentido
hablar de centro y periferia.
Hay un paisaje y una localización que no son considerados por
Appudarai y que, aunque implícitos en lo argumentado por M o -
raga, necesitan ser explicitados y reivindicados; me refiero al pai-
HUGO ACHUGAK
I 6 4

saje y a la localización de la memoria como lugar de construcción


de la identidad, pero también del conocimiento y de las agendas
político-sociales. Memoria plural, por supuesto, que hoy en día re-
presenta para el intelectual latinoamericano el mayor de sus desa-
fíos, pues se trata no sólo de la memoria del intelectual, sino de las
múltiples memorias que los múltiples nuevos y tradicionales suje-
tos sociales defienden e intentan rescatar o preservar. Memoria o
memorias que suponen, además, inexorables olvidos y sobre todo
imprescindibles negociaciones en torno de los "olvidos elegidos" y
los "olvidos impuestos".

Tercer final

América Latina, en tanto construcción político-cultural, es como


una pantalla —o, para continuar con Parrasio, una cortina— en la que
se proyectan o se encubren diversos proyectos políticos de clase, de
género, de etnia, sociales y culturales. Planteado de otra manera,
América Latina es uno de los campos de batalla en que los distin-
tos sujetos combaten por la construcción de su proyecto en función
de sus particulares memorias. En ese sentido, América Latina ope-
raría del mismo modo como, según Prasentij Duara, funciona la
nación, es decir, como el espacio donde combaten por la hegemo-
nía distintos proyectos nacionales, comunitarios o regionales, y de
igual modo como, según Claudia Koonz, opera la memoria públi-
ca, es decir, como el lugar donde distintas memorias compiten por
obtener la hegemonía. Por lo mismo, tanto la evaluación de los dis-
tintos pasados como la propuesta de los diversos futuros y el posi-
cionamiento en relación con el poder determinan el tipo o los tipos
de América Latina que permiten construir los respectivos nosotros
in-clusivos y excluyentes desde los que se habla (Escobar).
El lugar de la memoria
165

Nada de esto tampoco es novedad, pero se vuelve particular-


mente relevante cuando se trata de analizar, determinar o propo-
ner políticas de conocimiento o agendas teóricas que realizan un tra-
tamiento indiscriminado de distintas sociedades sin atender a sus
respectivas especificidades históricas y culturales. Sobre todo cuan-
do desde fuera del espacio simbólico y geocultural se llega con otras
tradiciones o con otros debates en torno a las memorias y se preten-
de determinar cuál debe ser la tarea de los latinoamericanos.
¿Cuál es la agenda que determina la pertinencia o la legitimi-
dad de los conocimientos? ¿Las agendas fundadas en las batallas
que las minorías llevan adelante en la sociedad civil norteamerica-
na o europea o las agendas diseñadas en el seno de la sociedad civil
latinoamericana? Linda Hutcheon, entre otras muchas voces, se-
ñala los problemas de las categorías postcoloniales en relación con
Canadá. ¿No pasará lo mismo si no para todas las regiones y países
de América Latina, al menos para algunos? También es cierto que
ese lugar o ese capital cultural desde donde se habla y desde donde
se construye el conocimiento no es sólo herencia, sino que también
es elección y construcción.

Bibliografía

Achugar, Hugo. La biblioteca en ruinas. Ensayos culturales sobre arte


y literatura (Montevideo: Trilce, 1994).
. "Repensando la heterogeneidad. A propó-
sito de lugares, paisajes y territorios" en Revista Iberoamericana
(Fall, 1996).
Appadurai, Arjun. "Disjuncture and Difference in the Global Cul-
tural Economy" en The Public Phanthom, ed. Bruce Robbins,
HUGO ACHUGAR
I 6 6

University of Minessota Press, 1993.


Lefort, Claude. "Arendt and the Question of the Political" en
Democracy and Political Theory. Minneapolis: University of
Minnesota Press, 1988.
Beverley, John, José Oviedo y Michael Aronna. Editores. The
Postmodernit's Debate in Latín America. Durham & London:
Duke University Press, 1995.
Castro—Klarén, Sara. "Writing Sub-Alterity; Guarnan Poma and
Garcilaso, Inca" en Borders and Margins. Post—Colonialism and
Post—Modernism. Eds. Fernando de Toro y Alfonso de Toro.
Vervuert:Iberoamericana, 1995; pp.45-60.
Cornejo Polar, Antonio. Escribir en el aire.
Englund, Steven. "The Ghost of Nation Past" en Journal ofModern
History, 64 (June, 1992) pp. 99-320.
Epps, Brad. "Estados de deseo: homosexualidad y nacionalidad
(Juan Goytisolo y Reinaldo Arenas a vuela pluma)" en Revista
Iberoamericana, 176-177, Dic. 1996.
García Canclini, Néstor. Culturas híbridas. Estrategias para entrar y
salir de la modernidad. Buenos Aires: Sudamericana, 1992.
Gillis, John. "Introduction" en Commemorations. The Politics of Na-
tional I dentity. Princeton: Princeton University Press, 1994; 3—
26.
Izard, Miquel. "Memoria, creación e historia: Luchar contra el
olvido" en Memoria, creado i historia: Lluitar contra Toblit. Edi-
tores: Pilar García Jordán, Miquel Izard, Javier Lavina Bar-
celona: Universitat de Barcelona, 1994.
Koonz, Claudia."Between Memory and Oblivion: Concentration
Camps in Germán Memory" en Commemorations. The Politics
ofNational Identity. Princeton: Princeton University Press, 1994
258-280.
El lugar de la memoria
167

Kramer, Jane. "The Politics of Memory", mimeo.


Mignolo, Walter. "Herencias coloniales y teorías postcoloniales" en
Cultura y tercer mundo. 1. Cambios en el saber académico. Ed. Bea-
triz González Stephan. Caracas: Nueva Sociedad, 1996; 9 9 -
136.
Molloy, Sylvia."Recuerdo, historia, ficción" en La historia en la li-
teratura iberoamericana. Memorias del XXVI Congreso del Institu-
to Internacional de Literatura Iberoamericana. Edición, compi-
lación y prólogo de Raquel Chang-Rodríguez y Gabriella de
Beer (Hanover: Ediciones del Norte/The City College of CU-
NY, The Inca Garcilaso Series, 1989).
Nora, Fierre. "Comment ecrire l'histoire de France?" en Les lieux
de memoire. Volumen III. Les France, Tomo I. Conflits etparta-
ges, Paris: Gallimard, 1992; pp. 12-32.
. "Between Memory and History: Les lieux de me-
moire" en Representations, 26 (Spring, 1989).
Rama, Ángel. La ciudad letrada. Hanover: Ediciones del Norte,
1984.
Saldarriaga Roa, Monumentos nacionales de Colombia. La huella, la
memoria, la historia. Fotografías de Juan Luis Isaza Londoño.
Bogotá: El Áncora Editores, 1988.
Sarlo, Beatriz. Escenas de la vida posmoderna. Arte, video juego e inte-
lectuales en Argentina. Buenos Aires: Ariel, 1994.
Singh, Amritjit, Joseph T Skerrett, Jr., Robert E. Hogan. Eds.
Memory and Cultural Politics. New Approaches to American Ethnic
Literatures. Boston: Northeastern Universiy Press, 1996.
Vinar, Marcelo y Maren. Fracturas de memoria. Montevideo: Tril-
ce,1992.
Redes de gestión social y cultural
en tiempos de globalización

George Yádtce

La identidad, dinamizada por este proceso [de multicon-


textualidad], no será sólo una narración ritualizada, la repeti-
ción monótona pretendida por los fundamentalismos. Al ser un
relato que reconstruimos incesantemente, que reconstruimos
con los otros, la identidad es también una coproducción . . . Pero
esta coproducción se realiza en condiciones desiguales entre los
variados actores y poderes que intervienen en ella (García Can-
clini, 114).

1. Cultura y movimientos sociales

En este trabajo me propongo indagar el papel de lo cultural en las


negociaciones de ciertos movimientos sociales en contextos trans-
nacionalizantes y globalizantes. El análisis de esta dimensión cul-
tural es una tarea harto compleja. Primero, porque hay muchas de-
finiciones de los fenómenos a estudiar, sean éstos los movimientos
sociales, los conceptos de cultura que manejamos o lo que entende-
mos por transnacional y global. Con respecto a esta última cues-
tión, tomo el camino fácil de adoptar la definición que ofrece Da-
niel Mato: una relación transfronteriza entre dos o más actores, uno
Redes de gestión social y cultural
i 69

de los cuales al menos es un actor no-gubernamental. Igualmente,


por global entiendo los efectos generados por acciones de alcance
mundial, es decir, que se manifiestan en varias localidades del
mundo (Mato, 129-130).
En cuanto a los movimientos sociales, hago eco aquí de la crí-
tica de Alberto Melucci en su reciente reconsideración del término
"movimiento", que en sí no es muy útil porque la mayor parte de
los críticos "han acabado equiparándolo a cualquier fenómeno cuya
acción colectiva se dé en un entorno social" (Melucci, 423). Le-
vantamientos, insurrecciones y otras formas de movilización de
obreros y campesinos; reclamaciones de soberanía o autonomía lo-
cal por parte de comunidades indígenas o étnicas; las protestas a las
violaciones de los derechos humanos o civiles; las demandas de re-
conocimiento y de acceso a derechos por parte de mujeres, mino-
rías raciales y homosexuales; la ocupación de viviendas por los que
carecen de casa o de tierras baldías por los sem térra; las campañas
contra la industria del tabaco o contra la contaminación industrial;
los motines contra los programas de reajuste estructural; la organi-
zación de redes informacionales; iniciativas de autoayuda o de pu-
blicidad respecto de cuestiones de interés público como la preven-
ción del sida y muchas formas de acción colectiva que se estudian,
por ejemplo, en los dos volúmenes sobre movimientos sociales,
coordinados por Sonia Alvarez y Arturo Escobar (1992, 1998).
Enfrentarse a tanta heterogeneidad requiere un marco analítico que
discierna los actantes (demandantes, reclamadores, víctimas, opre-
sores, repre-sores, detentadores del poder, adyuvantes, cómplices,
intermediarios, etc.); las circunstancias y su disposición (localidades
rurales, urbanas o suburbanas; regionales o nacionales; afectadas o
no por fuerzas externas; existencia o no de medios formales o in-
formales para la movilización; tipo de economía, de sistema políti-
GLORGK YÚDICK

170

co, de formación social; etc.); los tipos de acción (insurrección, pro-


testa, ocupación, acción pública, etc.), los tipos de colectividad (men-
cionados arriba); sus modos de organización (etnias, sindicatos, re-
des, ONG, grupos sociales, asociaciones de autoayuda, etc.); metas
(obtener recursos, ser reconocidos, cambiar leyes, eliminar la vio-
lencia, etc.); modalidades (políticas, económicas, sociales, culturales),
y muchas otras categorías que cualquiera de nosotros podría aña-
dir. Cabe señalar, además, que estas categorías no son exclusivas;
una acción puede servir para conseguir recursos y reconocimiento;
operar a nivel local, nacional y global; ser levantamiento y petición
lícita, y los actores pueden ser víctimas en una dimensión y opreso-
res en otra.
Igualmente, existen numerosas definiciones de "cultura", em-
pezando por las artes cultas, pasando por el patrimonio de una na-
ción, extendiéndose a la producción y distribución industrial, im-
presa o electrónicamente mediatizada, de entretenimiento y todo
tipo de comunicaciones, hasta la más abstracta e inclusiva descrip-
ción antropológica relacionada con todas las prácticas e institucio-
nes que formal o informalmente contribuyen, mediante la repre-
sentación simbólica o la reelaboración de estructuras materiales, a
la creación del sentido y, a la vez, a la configuración de creencias,
valores, ideas y arreglos sociales. Habría que añadir que los proce-
sos de globalización han puesto de relieve el valor de la cultura, en
todas las acepciones glosadas aquí, ya no sólo para la consolidación
de una identidad nacional o para custodiar la posición social (ga-
tekeeping), sino como uno de los recursos principales del desarrollo
económico y social. La globalización consiste en alteraciones a ni-
vel local —en los casos que expongo a continuación se adoptan y
adaptan músicas e identidades extranjeras— que redibujan la geo-
grafía simbólica de una ciudad o región, y de la nación a que per-
Redes de gestión social y cultural
I 7 I

tenecen, con repercusiones en las dimensiones sociales, políticas y


hasta económicas.
El reciente informe —"Nuestra diversidad creativa"— de la
Comisión Mundial Para la Cultura y el Desarrollo razona que la
globalización, al diversificar gustos y estilos, limita el papel del
Estado en la administración de los aspectos no formalmente polí-
ticos de la ciudadanía (Our Creative Diversity, 12.html: 4). De
ahí que las respuestas a los procesos de globalización provenien-
tes de diversos tipos de movimientos sociales y culturales reper-
cutan en la base misma del sistema político, es decir, en la auto-
comprensión de los sujetos que defienden sus intereses no sólo a
través del voto o de la participación en movilizaciones para acce-
der a o extender los derechos, sino también mediante la produc-
ción y recepción cultural. Para entender la interacción de cultura
y política se ha acuñado el concepto de ciudadanía cultural (Flo-
res y Benmayor; Miller), que infunde las políticas de la Comi-
sión Mundial Para la Cultura y el Desarrollo. Más allá de la re-
clamación de derechos, la ciudadanía cultural atañe a las "nuevas
formas de sociabilidad, [el] diseño más igualitario de las relacio-
nes sociales en todos sus niveles" (Dagnino, 108). Como veremos,
al añadir el aspecto económico a este entrelazamiento de cultura y
política, se tiene que repensar el marco analítico, ya no sólo tradi-
cional, que ignoraba el aspecto político de la movilización social,
sino el marco analítico de los llamados nuevos movimientos socia-
les que, a partir de los regímenes autoritarios y la transición a la
democracia en América Latina, reconfiguraron la relación entre
lo social y lo político. Con la globalización, tanto la de arriba co-
mo la de abajo, ya no es viable una comprensión tradicional de la
acción política, lo cual no quiere decir que debe abandonarse del
todo la idea de una esfera política, sino que hay que prestarle ma-
GLORGK YÚDICE
I 72

yor atención a los efectos políticos de acciones que se suponen cul-


turales o económicas; por añadidura, hay que incluir las políticas
culturales, formales o presupuestas, en cualquier análisis de los
movimientos sociales. La emergencia de los nuevos conceptos de
cultura y desarrollo y ciudadanía cultural parece apoyar el razo-
namiento de que la globalización tiende a culturalizar la econo-
mía y la política (Waters, 9).

2. Acción ciudadana y cultura

Mi propósito no es ofrecer un elenco exhaustivo de rasgos dife-


renciales que constituyan un modelo universal de los movimien-
tos sociales, sino ponderar la magnitud del desafío para proponer
luego una tarea más modesta, a saber, circunscribir mis comenta-
rios a un conjunto reducido y manejable de rasgos. A partir de
dos grupos culturales (Olodum y Afro Reggae) y dos iniciativas
de acción ciudadana (Acáo da Cidadania y Viva Rio) que vengo
investigando en Brasil, propongo una serie de observaciones acer-
ca de los aspectos políticos derivados de sus prácticas, explícita o
implícitamente culturales. Estos grupos e iniciativas llevan a cabo
acciones cuyo propósito es resolver problemas, conflictos y des-
igualdades sociales y económicas, a la vez que fomentar un fuerte
activismo cultural. Sus gestiones, además, son siempre con-socia-
les, es decir, se distribuyen en complejas redes de colaboración
entre instituciones públicas, privadas, ONG y asociaciones socia-
les y culturales. Podría decirse que la identidad de estos grupos y
su capacidad de gestión, que suelen pensarse como unívocas y
como propiedad inalienable de individuos y colectividades, se con-
figuran en esta compleja coproducción que adjunta lo local, lo na-
cional y lo internacional.
Redes de gestión social y cultural
i 73

A. Olodum

El Grupo Cultural Olodum, reconocido globalmente hoy día como


uno de los protagonistas de la "World Music", entró en la concien-
cia de los públicos no brasileños cuando grabaron el disco Rhythm
ofthe Saints con Paul Simón en 1991. Ese mismo año tocaron en el
Parque Central de Nueva York con Simón. Antes habían colabora-
do con David Byrne, y luego con el artista de reggae Jimmy Cliff,
y los jazzistas Wayne Shorter y Herbie Hancock. En 1994 apare-
cieron en el videoclip "They Don't Really Care About U s " dirigi-
do por Spike Lee para Michael Jackson, quien causó un pequeño
escándalo al pasearse por Bahía con una máscara quirúrgica para
protegerse del ambiente infecto, que se imaginó permeaba las ca-
lles de la ciudad. Lo que acaso no se sepa de Olodum es que viene
protagonizando la reafricanización de Bahía y el renacimiento de
un concepto de sociedad civil, desde que se formó como Hoco afro
(grupo o fraternidad que desfila en el carnaval) en 1979. El pro-
tagonismo cultural (la reafricanización) es inseparable de su prota-
gonismo civil. Olodum se estableció como ONG, "que atua na área
da militáncia do movimento negro brasileiro", para realizar una serie
de programas sociales que beneficiarían a la mayoría negra y pobre
de su barrio Maciel.
Según su homepage, Olodum realiza acciones de combate con-
tra la discriminación racial, estimula la autoestima y el orgullo de
los afrobrasileños, defiende y lucha para asegurar los derechos civi-
les y humanos de las personas marginadas", y colabora en campa-
ñas para prevenir el sida, el cólera y el deterioro urbano (Olodum,
"Apresentacáo"). Estas actividades aprovechan la colaboración con
la ABONG (Associacáo Brasileira de Organizacoes nao Governa-
mentais), la Comissáo Interministerial de Valorizagáo da Comu-
GF.ORGL YÚDICL

I 74

nidade Negra do Governo federal, Federagáo dos Blocos do Brasil,


Feneba (Fórum de Entidades Negras da Bahia) y sus convenios
con la Universidad Federal da Bahia, el instituto Brazil Florida de
la Universidad de Florida, la Casa Jorge Amado, el IPAC (Institu-
to do Patromonio Artístico e Cultural do Estado da Bahia), la Setrab
(Secretaria do Trabalho do Governo do Estado da Bahia) y la Se-
cretaria de Educagáo de la Prefeitura Municipal do Salvador.
Olodum también tiene campañas educacionales, con el doble
propósito de hacer tomar conciencia a los jóvenes acerca de su pa-
trimonio afrobrasileño y prepararlos para entrar en el mercado de
trabajo. En su Escuela Creativa se dan cursos sobre ciudadanía, de-
rechos humanos, cultura y gestión empresarial. Su promoción de
la autoestima está respaldada no sólo por este curriculum, sino tam-
bién por la fundación de una fábrica donde se producen los artícu-
los (discos, cd, camisetas, estampas, sombreros y todo tipo de pa-
rafernalia para turistas) que se venden luego en una cadena de
boutiques, modeladas con base en la tienda de Spike Lee en Nue-
va York, y distribuidas en los centros comerciales de la ciudad y hasta
en el aeropuerto.
Como parte de su iniciativa para el desarrollo de la ciudad,
Olodum desempeñó un papel importante en la restauración del
Pelourinho, la plaza central de Maciel, y acaso el lugar de mayor
simbolismo afrobrasileño, pues allí los esclavos eran castigados y
vendidos en subasta. Para este propósito, Olodum formó parte de
una red compuesta por otros grupos culturales y sociales, empre-
sas, fundaciones, ONG, instituciones del gobierno municipal y fe-
deral, bancos, la Iglesia y la industria del turismo. La composi-
ción de esta red permite apreciar el enlazamiento de las dimensiones
culturales, políticas y económicas. Según sus propios cálculos, la
Banda Olodum genera para sus músicos sueldos muy por enci-
Redes de gestión social y cultural
i 75

ma del ingreso promedio de la región, y con el excedente, que es


del 30%, apoya las actividades que Olodum -ONG sin ánimo de
lucro- desempeña a lo largo del año. Esos ingresos provienen de
su actividad empresarial, de su inclinación por aprovechar el tu-
rismo y, en el proceso, explotar su propio patrimonio, su identi-
dad cultural y sus actuaciones musicales.
En cuanto a este último factor, Olodum ha sido muy hábil en
la invención de nuevos géneros musicales, el más famoso de los
cuales es el samba-reggae, que muestra que el grupo está dispuesto
a llevar a cabo la hibridación de su producción cultural y su
activismo social y cívico con las corrientes más exitosas en el con-
texto mundial; por una parte, música de la diáspora africana —rit-
mo reggae e instrumentos afrocubanos (McGowan y Pessanha
128)-, y por otra, el discurso de la sociedad civil, tal como lo dise-
minan las ONG e instituciones globales como la UNESCO: ciuda-
danía, derechos humanos, empresa sin ánimo de lucro, tercer sec-
tor, autoestima, desarrollo culturalmente sostenible. Curiosamente,
esta mundialización de contenido (cultura) y estructura (ONG) opera
sobre todo en relación con el ideologema de la "comunidad". La
transformación de Olodum en empresarios de la cultura y en acti-
vistas de la sociedad civil se dio conforme a los registros discursivos
de instituciones como la UNESCO (que, dicho sea de paso, promo-
vió la restauración del Pelourinho) y la "World Music", que tam-
bién tiene sus activistas de derechos humanos, como se vio en con-
ciertos como Live Aid, y en los esfuerzos de artistas como Sting.
Esta aproximación de temas de sociedad civil y de cultura merece
mayor elaboración. Pero, antes, cabe pasar al otro grupo cultural,
Afro Reggae.
GEORGF YúmcE
i 76

B. Grupo Cultural Afro Reggae

Como Olodum, el Grupo Cultural Afro Reggae combinó una nue-


va identidad cultural basada en formas internacionales de música
de la diáspora africana —reggae, rap, funk— con su activismo so-
cial, político y empresarial. Como Olodum, mantiene relaciones con
el movimiento negro, pero prevalece un acercamiento cultural, más
que propiamente político, a los problemas que procura remediar el
grupo: discriminación racial, violencia y pobreza. Como Olodum,
Afro Reggae toma a la "comunidad" como plataforma legitimadora
de todas sus prácticas. El Grupo Cultural Afro Reggae fue creado
en 1993, después de una serie de eventos violentos en su barrio, la
favela Vigário Geral, que culminaron ese año con la masacre, por
parte de la policía, de 21 residentes, incluidos los ocho miembros
de una familia evangélica. La policía quiso vengarse de los narco-
traficantes locales que habían matado a dos de sus socios el día an-
terior. A partir de este evento trágico, nacieron varias iniciativas,
entre ellas, la transformación de la casa de la masacre en una "Casa
da Paz", que serviría de centro cultural para la comunidad. Cabe
mencionar que la otra iniciativa que surgió para ponerle fin a la
violencia, la acción ciudadana Viva Rio, estableció una red muy
amplia de socios, entre ellos banqueros, periodistas, la televisión,
iglesias, sindicatos y activistas de las favelas, incluidos miembros
de Afro Reggae. Colaboraron entonces en la transformación de la
Casa da Paz, y han seguido su colaboración hasta hoy día en un
sinnúmero de campañas.
Como Olodum, Afro Reggae evita una política de la identidad,
a pesar de que casi todos sus referentes provengan de la diáspora afri-
cana, tanto brasileña como caribeña y estadounidense. Ello no im-
plica un rechazo a lo "negro", sino a los modos en que el movimien-
Redes de gestión social y cultural
i 77

to negro manifestó su política racial, vinculada a proyectos de toma


de conciencia, que poco decían a los jóvenes de las favelas y subur-
bios brasileños. Pero, como señala Olivia Maria Gomes da Cunha,
más que un rechazo al movimiento negro, se trata de una "estrategia
para legitimar otros tipos de colaboraciones ["parcerias"] y vínculos
con movimientos, grupos culturales, ONG e instituciones" (239). Estas
relaciones facilitan la profesionalización del grupo, algo que se hace
muy evidente en sus comunicados por correo electrónico y su perió-
dico Banda II (Afronet, 9 de abril, 1998), "Música Exaltai" (Afronet,
14 de abril, 1997), "Nova Cara" (<afronoticias> 22 de mayo, 1998).
Otros comunicados tratan de su penetración en otros espacios de so-
ciabilidad, como el Teatro del Oprimido (Afronet, 23 de mayo, 1997),
la televisión y las celebridades de la música popular, como Hermano
Vianna y Fernanda Abreu ("Circo do Mundo", Afronet, 5 de mayo,
1997).
En otros escritos y acciones de Afro Reggae, que permean es-
pacios de sociabilidad donde estos jóvenes jamás habían entrado
antes, constatamos el uso de términos como sociedad civil, ciuda-
danía y derechos: "Premio Reebok para derechos humanos", otor-
gado por Herbert de Souza ("Betinho"), director de IBASE y de la
Agáo da Cidadania, a José Júnior, coordinador de Afro Reggae
(Afronet, 17 de junio, 1997), y Projeto "Batidania 'batidas pela
cidadania' " (Afronet, 24 de enero, 1997). En contraste con las no-
ticias de su periódico, que muy a menudo tienen que ver con mú-
sica, celebridades y cultura de la diáspora, los comunicados electró-
nicos suelen versar sobre las diferentes iniciativas sociales, como, por
ejemplo:

Este programa tem, como objetivo principal, desviar jovens


do caminho da criminalidade e do subemprego. Com o decorrer
GLORGK YÚDICE
178

dos anos, varias entidades governamentais e nao governamentais


passaram a participar e apoiar acoes desenvolvidas pelo GCAR
na favela de Vigário Geral e no morro do Cantagalo ["Funda-
ción del Centro Cultural Afro Reggae Vigário Geral"].

Esta última noticia es compatible con las políticas de las dos


iniciativas de acción ciudadana que pasaré a comentar a continua-
ción: ofrecerles a los jóvenes, que están entre la espada de los
narcotraficantes y la pared de la policía, una alternativa arraigada
en el activismo cultural que, se espera, pueda estimular su partici-
pación y generar empleos, al menos en los sectores del entreteni-
miento y el turismo. Clarice Pechman, una economista interesada
en el desarrollo mediante la cultura, e integrante del consejo coor-
dinador de Viva Rio, promovió inversiones en la música funk, que
reúne más de 1,5 millones de jóvenes cada fin de semana en las
favelas y suburbios de Rio de Janeiro. La cultura del ftmk, según
ella, es una excelente alternativa al atractivo, tanto económico como
cultural (en particular para los varones), del narcotráfico.

Para atraer a estos jóvenes a otras actividades, hay que usar


formas de organización ya existentes. Una opción son los clu-
bes de baile funk en Rio de Janeiro. Hoy, este movimiento es
conocido por su violencia, pero también tenemos que apoyar
su lado positivo, que es más poderoso. Estos clubes de baile
son una forma alternativa de subsistencia y de recreo para es-
tos jóvenes, que reciben entrenamiento profesional en la mú-
sica, el baile, la producción de video y la promoción de activi-
dades culturales. El funk puede llegar a ser una atracción para
turistas, e incluirse en los calendarios de actividades cultura-
les [Faria].
Redes de gestión social y cultural
I 79

El discurso de sociedad civil, ciudadanía y derechos no es "na-


tural" a estos dos grupos culturales. Tampoco me parece artificial.
Es más bien una resignificación de un discurso que les ofrece en-
tradas en sectores donde se les extiende la posibilidad de acceso a
bienes (financiamiento, ingresos) y derechos (poder transitar y, así,
apropiarse del espacio público carioca, sin ser considerados como
delincuentes). Creo razonable proponer que en los últimos 10 o 15
años la relación de los líderes de Afro Reggae con intermediarios
de fundaciones, ONG, locales y extranjeras, facilitó la integración
de este discurso al universo ideológico de estos grupos. La funda-
ción Ford, los Médicos sin Fronteras, la UNESCO, la British Aid
Agencies, Christian Aid, el Foro Habitat de Alemania y muchas
otras instituciones, incluidas Ac_áo da Cidadania y Viva Rio, fomen-
taron el pasaje y traducción de estos discursos. Su estructura en for-
ma de red, que a su vez se vincula a redes nacionales y transnaciona-
les, ensancha el repertorio de conceptos y términos correspondientes
al discurso de sociedad civil. Se constata, también, una voluntad de
relaciones casi global. Como los neozapatistas de Chiapas, Afro
Reggae y Olodum tienen representantes en Bruselas, Nueva York,
Stanford, París y 15 ciudades dentro de Brasil. Olodum tiene un
director de relaciones externas, Billy Arquimino, cuyo cargo es uno
de los más importantes: recaudar fondos para las actividades y ser-
vicios sociales. Además, ambos grupos tienen listas de correo elec-
trónico y home pages, que les facilitan mantener sus contactos dis-
persos alrededor del mundo.
Al leer los documentos que estos grupos diseminan, o al ha-
blarles de sus proyectos, no deja de impresionar la soltura con que
manejan la terminología de sociedad civil. Están conscientes de que
hay precedentes históricos para el vínculo entre sociedad civil y
gestión empresarial; a veces se sospecha que han actualizado a
GEORGE YÚDICE
I 8o

Tocqueville. Esto se debe, quizás, al intercambio con funcionarios


de ONG y fundaciones que, a la vez, son estudiosos de estos temas,
como es el caso de Sonia Alvarez, que dirigió un programa de la
Fundación Ford en Rio de Janeiro y que trató a estos dos grupos.
De hecho, conocí por primera vez a José Júnior en una recepción
organizada por Sonia Alvarez en las oficinas de la Ford. Ya comen-
té las iniciativas de la Comisión de la UNESCO para la Cultura y el
Desarrollo. Su informe, "Nuestra diversidad creativa", fomenta pro-
gramas de desarrollo culturalmente sostenibles en comunidades
carentes de recursos, no obstante, haciendo de la cultura el recurso
más importante. En el caso de Afro Reggae, se espera que esta
profundización de la sociedad civil (formación social, profesio-
nalización y desarrollo cultural) ofrezca alternativas para que los
jóvenes de las favelas eviten a los nuevos caudillos populistas, es decir,
los líderes de las bandas de narcotraficantes que los emplean como
carne de cañón para eludir a la policía, o la prostitución o el empleo
informal que apenas alcanza para la subsistencia (Afro Reggae,
Campanha do Metro).
Estos grupos, además, son capaces de un autoanálisis muy so-
fisticado. En un artículo del periódico Afro Reggae sobre sus activi-
dades, el autor señala con gran lucidez el riesgo que se corre al ubi-
car todas sus opciones en el activismo de sociedad civil. El riesgo
atañe a

todas las organizares nao governamentais. Por um lado,


ajudam a construir o processo de sociedade civil democrática, o
que é louvável [...]. Por outro, no entanto, correm o risco de
acabarem provocando a retirada do Estado dos programas
sociais. Neste caso [...] as ONG nao devem pretender ocupar as
fungóes que cabem ao Estado. O ideal [...] é urna tabelinha entre
Redes de gestión social y cultural
i 8 I

a sociedade civil organizada e o governo ["Afro Reggae vira tese


de mestrado", 6].

C. Acáo da Cidadania y Viva Rio

Como ya he sugerido, éste es el lenguaje de las llamadas iniciativas


de acción ciudadana, que toman la forma de redes de acción, como
Agáo da Cidadania, dirigida por Herbert de Souza ("Betinho")
hasta su muerte el año pasado, y Viva Rio, coordinada por Rubem
César Fernandes. Ambos comenzaron como activistas atraídos por
el marxismo en los años sesenta. Betinho era asesor en cuestiones
de reforma agrícola del presidente Joáo Goulart, que fue derroca-
do por el golpe militar de 1964. Fernandes era un activista del Ins-
tituto Superior de Estudos Brasileiros (ISEB), que, según Renato
Ortiz, generó el pensamiento descolonizador matriz que, sólo con
la redemocratización, empezaría a tener el potencial de realizarse
con el fortalecimineto de una sociedad civil (Ortiz, 45-67). Ambos
tuvieron que exiliarse con la entrada de la dictadura militar; Betinho,
a Chile, hasta la derrota de Allende, cuando se trasladó a México,
y luego a Canadá, donde fundó el Núcleo Latinoamericano de In-
vestigación; Fernandes se fue a Polonia y luego a París y a Nueva
York, donde acabó su doctorado en historia intelectual en Colum-
bia University. Ambos regresaron cuando se declaró la amnistía ge-
neral en 1979, y fundaron sendas organizaciones no gubernamen-
tales, modeladas con base en la Institute for Policy Studies, que
monitorea los procesos políticos y genera investigación para formular
políticas de democratización. Las etapas anteriores a la transición a
la democracia merecen un estudio detenido, pero ésta no es la oca-
sión para ello. Saltemos, pues, al comienzo de los años noventa.
GEORGE YODICE
I 82

La Acáo da Cidadania Contra a Miseria e Pela Vida surgió del


compromiso de Betinho con la vida pública y la acción demo-
cratizadora. El movimiento de las ONG había madurado justamente
en el momento en que se celebró la Cumbre Ambiental en Rio de
Janeiro en 1992, el primer evento global patrocinado por la ONU
en que hubo participación amplia por parte de las ONG. Fernando
Collor de Mello era presidente en ese entonces, y las acusaciones
de corrupción contra él fueron incorporadas a las actividades de las
ONG brasileñas. Betinho desempeñó un papel protagónico en el
Movimento Por la Etica en la Política, que exigía la destitución de
Collor. El Instituto Brasileiro de Análises Sociais e Económicas
(IBASE), ONG fundada por Betinho, ya venía exigiéndole ética a la
política, al publicitar toda su investigación en la prensa. La Cum-
bre Ambiental y el proceso de impeachment llevaron este proceso a
niveles muy altos de interés público. Betinho aprovechó el momen-
tum de la participación pública y creó un movimiento de amplio
alcance llamado Agáo da Cidadania Contra a Miseria e Pela Vida.
El alcance de este movimiento es captado en la siguiente des-
cripción:

La campaña es un foro para una acción nacional que inclu-


ye varios miles de organizaciones locales y 30 millones de bra-
sileños, unidos en torno al mensaje de que la democracia es in-
trínsecamente incompatible con el hambre y la pobreza. 'Dónde
hay hambre y pobreza no hay verdadera democracia', dice Be-
tinho. La campaña salió a las calles en abril de 1993, creando
comités, donando comida, generando empleos, cultivando tie-
rras públicas y ayudando a los niños . . . Una encuesta mostró
que 90% de los brasileños creían que el movimiento era necesa-
rio. . . Bajo el liderazgo de Betinho, IBASE sirvió como centro
Redes de gestión social y cultural
i 83

nacional de operaciones para la campaña, diseminando infor-


mación para unirse a la iniciativa. Surgieron unos 5,000 comi-
tés a lo largo del país, que recogieron y distribuyeron comida,
dinero y ropa. Como se trata de un sistema voluntario, hay poca
burocracia ["Betinho": Brazil's Champion of Democracy Fi-
ghts Poverty"].

Es evidente que Agáo da Cidadania parece tener todos los pro-


blemas de las acciones voluntarias: depende de un momento catali-
zador difícil de reproducir, la buena voluntad de los participantes
y, sobre todo, exime al Estado de su responsabilidad \accountability\.
Luego comentaré esta desventaja, pero quisiera continuar descri-
biendo la iniciativa. La campaña no se restringió a los problemas
de miseria y pobreza, sino que se extendió a la escasez de vivienda
y servicios sociales. Tres fueron los ejes de la iniciativa; el desarro-
llo de la sociedad civil; las colaboraciones \partnerships; parcerias]
con el gobierno, el sector empresarial, otras ONG y los medios ma-
sivos. Por añadidura, la iniciativa tiene tres objetivos en lo que res-
pecta a la profundización de la sociedad civil: colaboraciones, in-
centivos y descentralización. Agáo da Cidadania se propuso incentivar
acciones, sin imponer condiciones, a través de una serie descentra-
lizada de localidades. Lo que se buscaba era que la conciencia ética
surgiera de los motivos mismos de los actores locales. Siguiendo la
premisa de que el gobierno tenía que ser presionado para que fuera
responsable, Agáo rehusó institucionalizarse como agencia del go-
bierno. Según Betinho, el propósito de las acciones de IBASE y de
Agáo era presionar a los detentadores del poder, persuadirlos y, a
veces, hasta forzarlos a dedicar sus esfuerzos para mejorar las con-
diciones de los pobres. Para este fin, Betinho cultivó la publicidad
y las performances (espectáculos) de las campañas. Puesto que Agáo
GEORGE YÚDICE
I 84

no estaba aliada con ningún partido político, pudo conseguir el


apoyo de la prensa y los medios electrónicos. Una limitación de este
tipo de iniciativa es que requiere del carisma de un líder como
Betinho. Agáo ha continuado después de su muerte, pero no ha
surgido otra figura con el capital moral del que disponía Betinho.
La otra iniciativa ciudadana, Viva Ro, nació el mismo año, con
el propósito de hacer lo que las autoridades no lograban hacer: po-
nerle fin a la violencia que les hacía la vida imposible a todos los
cariocas, pero especialmente a los habitantes de las favelas. Tanto los
narcotrafi cantes como la policía hostigaban a los residentes de los
barrios pobres. La ciudad estaba decaída, en parte por el deterioro de
la industria del turismo, fuente mayor de ingresos para la ciudad. Este
deterioro agudizó la brecha ya bastante grande entre ricos y pobres,
residentes del asfalto y moradores del morro. Se habían raído los lazos
de sociabilidad de la ciudad maravillosa, celebrada en toda su pro-
ducción cultural por su convivencia. Rubem César Fernandes, di-
rector del Instituto para el Estudio de la Religión (ISER), reunió em-
presarios, periodistas, banqueros, académicos, sindicalistas, líderes de
organizaciones barriales y muchos otros para "tender el puente don-
de los sectores más diversos de la población pudieran encontrarse con
el sector privado y el Estado" (Yúdice, 1996). Esta metáfora del puen-
te se refiere no sólo a un espacio concreto, como una plaza, sino tam-
bién, y acaso principalmente, a la esfera pública constituida por los
medios, donde se pudiera realizar una comunicación entre sectores
muy diversos que se estaban alejando más y más.
Como activista y como teórico de las redes de acción social,
Fernandes proyecta un "nosotros" que se refiere a los colaboradores
que establecen contactos, recaudan fondos, diseminan publicidad,
organizan performances, etc.; todas estas acciones se llevan a cabo
conjunta y contingentemente. La iniciativa "opera como una 'red
Redes de gestión social y cultural
185

de redes', de manera que un pequeño equipo permanente facilita


las actividades a lo largo del área metropolitana de Rio de Janeiro"
[Acóes do Viva Rio). Fernandes mismo señala uno de los grandes
problemas con este tipo de iniciativa ciudadana: no pretende repre-
sentar globalmente a la sociedad. Como las ONG, la iniciativa ciu-
dadana "representa sólo a aquellos que apoyan el movimiento y sus
ideas", que "tienen el derecho, como cualquier otro grupo ciuda-
dano, de tomar acción" ("Maia proíbe Viva Rio na prefeitura"). En
sus escritos más teóricos sobre el tercer sector, Fernandes distingue
entre las ONG y movimientos que pretenden ser representativos,
como sindicatos, asociaciones de moradores y ciertos movimientos
sociales. "En consecuencia, no dependen del complejo juego polí-
tico implicado en los sistemas representativos para legitimar sus de-
cisiones" (Fernandes, 71)1. Pero esto les presta gran flexibilidad a
las iniciativas y a las ONG; pueden motivar a otros a tomar acción,
a la vez que evitan las inercias burocráticas. Muchas de estas accio-
nes son simbólicas y/o rituales. Su objetivo puede ser presionar al
gobierno para que sea más responsable. O puede estimular a las
personas para que se valoren como ciudadanos y exijan los servi-
cios y el acceso a las decisiones respecto de asuntos que les incum-
ben. A veces, se trata de resolver problemas más pragmáticos, como

1
Elizabeth Jelin critica las ONG y otras iniciativas de la sociedad civil por las
mismas razones. Se convierten en intermediarios que no han sido elegidos para des-
empeñar esa función. No son organizaciones representativas. Pero, si se insti-
tucionalizan, se corre el riesgo de que el criterio más importante sea la racionalidad
o la eficiencia. Jelin acaba su crítica notando que la sociedad civil no puede sustituir
al Estado como el promotor más importante de los derechos de ciudadanía y parti-
cipación (Jelin, 411-12). Fernandes está de acuerdo. Más que cualquier otra fun-
ción, presionar al Estado a asumir su responsabilidad -a veces con él— puede ser el
objetivo más democratizante.
GEORGF YÚDICE
I 86

la distribución de agua limpia en un barrio. Casi siempre, estas ac-


ciones son el producto de una colaboración entre moradores, ONG
locales, empresas privadas, ONG internacionales y la gestión pro-
porcionada por Viva Rio.

3. Conclusión

Los últimos dos aspectos —hacer que las personas exijan sus dere-
chos y se valoren como ciudadanos— son, acaso, los que Afro Reggae
y Olodum asimilaron a su práctica. Me parece que Agáo da Cida-
dania y Viva Rio han servido como modelos para la acción y como
fuente de discursos sobre sociedad civil. Lo mismo podría decirse
de la centralidad de la cultura en todos estos grupos. Decir ciuda-
danía es decir ciudadanía cultural para los dos teóricos de la socie-
dad civil. Para Fernandes, la acción tiene que ser sobre todo comu-
nicación, uno de los mayores estímulos a la ciudadanía, entendida
aquí como inclusión y participación en la administración de la vida
citadina. Betinho había razonado de una manera muy parecida: "No
será con tanques en las favelas o con puertas reforzadas que los
cariocas lograrán transformar a la ciudad. La invasión que la favela
pide es una invasión de ciudadanía", una "revolución cultural"
(Gongalves, 78).
Pero como ya he sugerido más arriba, la idea del uso de la cul-
tura para la renovación de la ciudadanía y de la ciudad oculta gran-
des desigualdades. Acaso sea posible abrir una perspectiva crítica al
examinar los dos criterios de este giro hacia lo cultural. En primera
instancia, se trata de una desjerarquización de los valores, anclados
en los presupuestos culturales. La propuesta de Afro Reggae, Agáo
da Cidadania y Viva Rio es que la cultura de los habitantes de las
favelas vale tanto como la de los residentes del asfalto. Pero, la se-
Redes de gestión social y cultural
187

gunda instancia, se trata de hacer de la cultura un recurso rentable;


promover el turismo, por ejemplo. Convertir a los ciudadanos en
performancers de sí mismos. ¿Será sólo para los turistas? Ésta es una
pregunta que se hace Piers Armstrong en un ensayo muy sugeren-
te sobre el uso que hace Olodum de la cultura y del patrimonio. Si
bien no hay, faltando una revolución, otra fuente de recursos para
promover la ciudadanía, como es el caso de Olodum en Bahía, la
cultura (transformada en espacio patrimonial en el Pelourinho, CD,
camisetas, estampas y boutiques donde se vende la autenticidad)
suple esa carencia. Pero se pierde algo de eseplus cultural que no es
captable por ninguna racionalidad instrumentalizadora. Armstrong
sugiere que el espacio que han abierto grupos como Olodum para
la valorización de la cultura afrobahiana se ha pagado con la
autofetichización. Por una parte, los turistas que van a Bahía lo
hacen en busca de la autenticidad que sólo lo afro puede rendirles.
Los eurobrasileños que predominan en el sur son considerados
pálidos reflejos de ellos mismos y, por ende, de poco interés. Por lo
tanto, los afrobahianos son valorizados por su diferencia. Esto les
permite ensanchar su rentabilidad. Pero, a la vez, como señala Ar-
mstrong, los recursos de esa fetichizante autenticidad no son ilimi-
tados. Olodum tiene la suerte de habitar el Pelourinho y sólo hay
uno en Bahía. Aun así, la mayor parte de las ganancias desemboca
en las tradicionales industrias turísticas. Y otros grupos no les sacan
ni siquiera ese mínimo de provecho a sus barrios.
Armstrong observa además que Olodum ha tenido que apren-
der un juego político muy sofisticado, que los ubica entre la aco-
modación y el enfrentamiento. Creo que esta observación es válida
para las otras iniciativas examinadas aquí. La capacidad de gestión
no depende unilateralmente del individuo o del grupo. Creo que,
al menos en estos casos, se ve que la gestión -o mejor, eso que en
GEORGE YÚDICE
I 88

inglés llamamos agency— se tiene que examinar forzosamente en el


complejo de intermediaciones en las que entra cualquier pretendien-
te a gestor. Lo que estas iniciativas nos muestran es una gran capa-
cidad de aprender a entenderse como gestores mediatizados por las
colaboraciones, las condiciones locales y los procesos transnacionales
y globales. La cultura entendida ya no como propiedad, sino como
interacción, o coproducción, como dijera García Canclini, puede
ser más compatible con el aprendizaje necesario para ejercer la ciu-
dadanía en estos tiempos neoliberalizantes, cuando el Estado se retira
de los servicios públicos, a la vez que no deja de administrar a los
ciudadanos para el beneficio del capital.
Vale la pena, pues, prestar atención a las recomendaciones que
hace Fernandes al final de su libro Privado, por lo tanto público. Las
iniciativas no deben organizarse formalmente por entero; la integra-
ción política vertical rinde poco; la descentralización previene que se
adopte un contraproducente proyecto global, supuestamente común
a todos; las agendas deben ser selectivas; debe procurarse la conver-
gencia en torno a temas específicos (como la campaña contra la vio-
lencia adoptada por Viva R o ) y entrar en múltiples procesos simul-
táneos, facilitados por la estructura de red; hacer alianzas múltiples y
parciales; conocer los valores comunes y los casos límite; desarrollar
la capacidad de reconocer las contingencias propicias; buscar colabo-
raciones con el Estado y el mercado y, sobre todo, desarrollar la capa-
cidad de una comunicación multilingüe. Esta última recomendación
es la que más tiene que ver con la prominencia de la cultura hoy en
día. Fernandes explica que el discurso iluminista de los derechos y
de la sociedad civil puede ser articulado, pero no aprovechado, a
menos que sea traducible al lenguaje de uno; es decir, a menos que
sea transculturado. Hay que aprender a ser "poliglotas de la sociabi-
lidad" (166), traductores culturales.
Redes de gestión social y cultural
i 89

Esta última observación me lleva a proponer una salvedad a la


tendencia a asimilar la cultura, en especial la noción de "ciudada-
nía cultural", al momento político. La revelación de que lo social y
lo cultural tienen valor político es ya un lugar común. Deriva, no
obstante, de la muy justificada observación de que estas modalida-
des sustentan subrepticia e invisiblemente desigualdades difíciles
de disolver mediante la acción política formal, precisamente por-
que esas desigualdades son naturalizadas de manera informal me-
diante la organización social y cultural de clases, posiciones socia-
les, castas, géneros, sexualidades, religiones y otras formas identitarias.
Los planteamientos teóricos más recientes ya no circunscriben los
movimientos a la dimensión social o a una comprensión de socie-
dad civil independiente del Estado y de la economía. Hoy en día,
al contrario, se suele aceptar que toda acción es simultáneamente
social, cultural y política. De hecho, los llamados "nuevos" movi-
mientos sociales suelen definirse por la traductibilidad que practi-
can entre acciones de modalidad social o cultural, por una parte, y
propuestas políticas, por otra. De ahí que lo que no pueda resolver-
se por la vía formalmente política pueda, al menos, gestionarse por
medio de conductas sociales y/o culturales.
Jesús Martín Barbero ha caracterizado con gran perspicacia esta
dimensión cultural de la política en los movimientos sociales y ur-
banos de las últimas dos décadas. Enfocando las transformaciones
desterritorializantes suscitadas por las nuevas tecnologías e indus-
trias comunicacionales, que reconstituyen el sentido de lo nacional
y lo local, llega a la conclusión de que estos movimientos "dan for-
ma a lo que la racionalidad política, creyendo incluir todo tipo de
conflicto social, es incapaz de representar". De ahí que estos movi-
mientos reconstituyan la política en los procesos culturales de sus
movilizaciones comunitarias e identitarias. La creación de nuevos
GEORGE YÚDICE
190

imaginarios colectivos, en parte como respuesta a los procesos


transnacionales y desterritorializantes, hace posible detectar y ne-
gociar las dicotomías ocultadas por esos mismos procesos. El desa-
fío, por ejemplo, de movimientos urbanos a la creciente segrega-
ción espacial, que a la vez es una segregación y jerarquización
cultural, muestra que la acción cultural es también política, por
cuanto no permiten desarticular la lucha por la posesión del espa-
cio público urbano de los procesos de valoración de la identidad.
Concluye con una observación que pareciera provenir de las bocas
de los jóvenes de Olodum y Afro Reggae: "Esta lucha correspon-
de a la construcción de nuevos modos de ser ciudadano (Martín
Barbero, 28).
Sin embargo, suele dársele prioridad al hilo político que se en-
cuentra trenzado entre el social y el cultural. David Slater, por ejem-
plo, ofrece una conceptualización omnívora de lo político para ex-
plicar los efectos transfronterizos entre la acción cultural y la acción
política de los movimientos sociales contemporáneos. "Los movi-
mientos sociales -dice- pueden subvertir los presupuestos tradicio-
nales del sistema político —poder estatal, partidos políticos, institu-
ciones formales— al desafiar la legitimidad y la aparente normalidad
y funcionamiento natural de sus efectos en la sociedad. De ahí que
el papel de algunos movimientos sociales haya sido revelar los sen-
tidos ocultos de lo político entrelazados con lo social" (Slater, 384-
85). Pero esta explicación puede entenderse como una reducción
de las modalidades sociales y culturales del comportamiento a la
lógica omnívora de lo político. "Lo político", claro está, puede en-
contrarse en toda acción; ello depende del cristal con que se mire.
Pero habría que preguntarse si el cristal político deba siempre pre-
dominar sobre los otros prismas conceptuales. Por lo general, la ar-
ticulación de cultura y política privilegia a esta última. El surgi-
Redes de gestión social y cultural
i 9 i

miento de nuevas reclamaciones de ciudadanía y de la organiza-


ción de la sociedad civil, así como algunos nuevos fenómenos pro-
ducidos por la interacción transnacional y los procesos globales -
que proponen desafíos a la legitimidad y que, como señala Slater,
requieren la aplicación de criterios culturales de revaluación— han
contribuido al ensanchamiento de lo que se entiende por política.
En los casos que yo he examinado aquí, se aprovecha el encuentro
de perspectivas distintas que desestabilizan las jerarquías sociales y
culturales nacionales, facilitando un nuevo imaginario (el híbrido
afrobahiano de Olodum o las prácticas de traductibilidad emplea-
das por Afro Reggae, Agáo da Cidadania y Viva Rio) que promue-
ve un concepto de ciudadanía según el cual se llega a creer en el
derecho a tener derechos, incluso derechos culturales. Las políticas
de autoestima y autoayuda caben dentro de los parámetros de este
concepto de ciudadanía. No obstante, estas mudanzas y novedades
no alteran, ni en grandes ni medianas medidas, las estructuras vi-
gentes. Además de la enorme brecha que sigue existiendo y, de
hecho, ensanchándose entre ricos y pobres, existe otra que muestra
que por más que se hable (y traduzca) la noción de sociedad civil,
las estructuras sociales y culturales siguen muy refractarias. Un
ejemplo de lo refractario es el hecho de que tanto los líderes de
Olodum como los de Afro Reggae sean hombres. Los percu-
sionistas que disfrutan del capital cultural que acumulan en sus
actuaciones públicas son todos hombres. Ellos son los que ganan
más. Las mujeres -las pocas que hay— se encuentran en las seccio-
nes administrativas de servicios. Ello sugiere que los "políglotas de
la sociabilidad" no han aprendido a trasladarse de un espacio a otro.
Hay a menudo un desfase entre el discurso de sociedad civil y par-
ticipación, por una parte, y la realización de verdaderos cambios
sociales y culturales, por otra. No se ha logrado traducir la noción
GEORGE YÚDICE
I 92

de ciudadanía cultural para transformar las desigualdades de géne-


ro (Alvarez, comunicación personal).

Bibliografía

Afro Reggae. S/f "Campanha do Metro". Folleto publicitario.


"Afro Reggae vira tese de mestrado". Afro Reggae 5, 25 (enero 1997):
6.
Afronet <afroreggae@ax.apc.org>.
Alvarez, Sonia. 1998. Comunicación personal. Irvine, CA (mayo
29),
Alvarez, Sonia E. Evelina Dagnino y Arturo Escobar, eds., 1998.
Cultures of Politics, Politics of Cultures: Re-Visioning Latin Ame-
rican Social Movements. Boulder, CO: Westview Press.
Barros, Jorge Antonio. 1994. " O conciliador da cidade" (Interview
with Rubem César Fernandes) Domingo, suplemento domini-
cal de Jornal do Brasil, 21 Aug.: 3-5.
"Betinho: Brazil's Champion of Democracy Fights Poverty". Third
World Network. Online posting: http://www.twnside.org.sg/
souths/twn/tide/bra-ch.htm. 25 March 1995.
Cunha, Olivia Maria Gomes da. 1998. "Black Movements and the
'Politics of Identity' in Brazil". En Alvarez, Dagnino y Esco-
bar, 220-51.
Dagnino, Evelina. 1994. "Os movimentos sociais e a emergencia
de urna nova nogáo de cidadania". En Anos 90: Política e Socie-
dade no Brasil. Ed. Evelina Dagnino. Sao Paulo: Brasliense,
103-115.
Escobar, Arturo y Sonia E. Alvarez, eds., 1992. The Making of So-
cial Movements in Latin America. Boulder, CO: Westview Press.
Faria, Antonio Carlos de. 1994. "Rio tenta impedir consolidagáo
Redes de gestión social y cultural
i 93

do tráfico" (Interview with Clarice Pechman). Folha de Sao


Paulo. 17 Jan: 1-6.
Fernandes, Rubem César. 1994. Privado, Porém Público: O Terceiro
Sector na America Latina. Rio de Janeiro: Relume Dumará,
1994. Versión en inglés: Public but Prívate: The Third Sector in
Latin America. Washington, D.C., Civicus & Network Cultu-
res-Asia.
Flores, William V. and Riña Benmayor, eds. 1997. Latino Cultural
Citizenship: ClaimingIdentity, Space, andRights. Boston; Beacon
Press.
"Fundación del Centro Cultural Afro Reggae Vigário Geral", http:/
/www.esquadro.com.br/ ~orappa/6/ongs.htm, 29 de julho de
1997.
Gongalves, Marcos Augusto. 1994. "Flying Down to Rio". Revis-
ta Folha.2 Oct: 78.
Grupo Cultural Afro Reggae. "Campanha do Metro", folleto,
1996.
"Maia proibe Viva Rio na prefeitura". 1995. Jornaldo Brasil, 5 Dec.
Martín Barbero, Jesús. 1995. "Notas sobre el tejido comunicativo
de la democracia", en Cultura y postpolítica: el debate sobre la mo-
dernidad en América ÍMina. México, Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes, pp. 309-342
Mato, Daniel. 1997. "A Research Based Framework for Analyzing
Proce-sses of (Re)construction of 'Civil Societies' in the Age
of Globalization", In Servaes, Jan & Rico Lie, eds. Media and
Politics in Transition: Cultural Identity in the Age of Globalization.
Louvain, Acco Publishers, pp. 127-139.
McGowan, Chris and Ricardo Pessanha. 1998. The Braziltan
Sound: Samba, Bossa Nova and The Popular Music of Brasil. New
Edi-tion. Philadelphia: Temple University Press.
GEORGE YÚDICE
I 94

Melucci, Alberto. 1998. "Third World or Planetary Conflicto?" In


Alvarez, Dagnino y Escobar, 322-429.
Miller, Toby. 1998. Technologies ofTruth: Cultural Citizenship and
the Popular Media. Minneapolis, University of Minnesota
Press.
Olodum. "Apresentagáo". http://ajax.e-net.com.br/olodum/.
Ortiz, Rentao. 1985. Cultura Brasileira & Identidade Nacional. Sao
Paulo: Brasiliense.
Slater, David. 1998. "Rethinking the Spatialities of Social Move-
ments: Questions of (B)orders, Culture, and Politics in Global
Times". E n Alvarez, Dagnino y Escobar, 380-401.
UNESCO - World Commission on Culture and Development. 1998.
Our Creative Dtversity. http://www.kit.nl/kvc/boekteksten//poli-
cies_l .html - htto://www.kit.nl/kvc/boekteksten// policies_ 15 .html
Viva Rio. 1996. Agües do Viva Rio. Folleto.
Yúdice, George. 1996. Entrevista inédita con Rubem César Fer-
nandes, ISER, Rio de Janeiro, 6 Agosto.
Yúdice, George. 1998. "The Globalization of Culture and the New
Civil Society". En Alvarez, Dagnino y Escobar, 353-79.
Estado—cultura: viejas relaciones, nuevos retos

Juan Luis Mejia

Ríos de tinta han corrido y seguirán corriendo sobre esta difícil


relación, comparable tan sólo al amor-odio de la que hablan los psi-
coanalistas. Son cíclicas las discusiones sobre si el Estado debe o no
actuar en el campo cultural. "La ausencia de política es la política
del gobierno", escuchaba en estos días en un país vecino.
Jesús Martín Barbero me ha pedido que realice esta ponencia
desde mi experiencia colombiana. A pesar de esta particularidad,
es claro que este país está enmarcado en un contexto más amplio y,
por tanto, estas palabras pueden tener una lectura latinoamericana.
Voy a describir, de manera muy esquemática, algunos aspectos
de la relación Cultura-Estado en los tiempos actuales.

1. La crisis del Estado-Nación y la institucionalidad

Hasta finales de los años ochenta, se tenía la ilusión de un Estado


culturalmente homogéneo. Acorde con las corrientes internaciona-
les en boga, las políticas culturales tenían como finalidad la conso-
lidación y fortalecimiento de la "identidad nacional". Recordemos
que la conferencia de México —Mondiacult 82— había recomen-
dado como línea prioritaria la preservación y protección de la iden-
tidad cultural entendida como "Una riqueza que dinamiza la rea-
JUAN LUIS MEJÍA
I 96

lización del presente, nutriéndose de pasado y preparando el por-


venir". Aquel concepto era el remanente que quedaba para la cul-
tura después del proceso descolonizador vivido en el mundo con
posterioridad a la Segunda Guerra Mundial.
Pero cuando se puso en marcha la política, cuando se salió en
búsqueda de la supuesta identidad que se debía preservar y fomen-
tar, las ciencias sociales encontraron que lo homogéneo no era más
que una ilusión sobre la cual se había estructurado el Estado—Na-
ción. La realidad era mucho más compleja. Cultura y nación no
coincidían. Por el contrario, la nación era la sumatoria de las diver-
sidades.
Este cambio radical desemboca en la Constitución de 199 i que,
sin rodeos, declara que "El Estado reconoce y protege la diversi-
dad étnica y cultural de la nación colombiana". (Art. 7° de la Cons-
titución nacional).
La institucionalidad cultural, estructurada con base en la con-
cepción homogénea, quedó obsoleta, pues en adelante la relación
del Estado no era con la cultura sino con las culturas.
Lento, difícil, a veces contradictorio ha sido el tránsito, el amol-
dar una institucionalidad basada en el centralismo y la homogenei-
dad a los retos que impone el nuevo modelo. De las tres funciones
básicas que contemplaba la acción cultural, difusión, protección del
patrimonio y fomento de las bellas artes se ha pasado a procesos más
complejos, que van desde el empoderamiento de las comunidades
para el ejercicio pleno de sus derechos culturales hasta la relación
del Estado con los medios de comunicación y, ante todo, el hacer
posible el dialogo intercultural, la generación de espacios para la
confrontación y el intercambio de experiencias. Mientras nos co-
municamos con el mundo nos aislamos del vecino.
Estado—cultura: viejas relaciones, nuevos retos
i 97

2. Se agota el modelo Unesco

Cuando se relee la literatura sobre políticas culturales de los años


setenta y ochenta, se encuentra en la mayoría de los textos oficiales
una clara influencia de las recomendaciones y declaraciones de las
distintas conferencias de la Unesco.
Desde 1970, cuando se realiza en Venecia la Primera Confe-
rencia Mundial sobre Cultura, hasta la de México de 1982, los do-
cumentos emanados de la Unesco fueron la fuente donde se ali-
mentaron las políticas nacionales. En muchos casos ni siquiera se
utilizaron las comillas.
Fue la Unesco la que generó la necesidad de formular una po-
lítica nacional, la que incorporó en la agenda temas como la dimen-
sión cultural del desarrollo, los postulados sobre la conservación del
patrimonio, la capacitación de agentes culturales, etc.
Luego del impacto de Mondicult 82, la influencia de la Unesco
en materia cultural comenzó a declinar. Contribuyeron a este retro-
ceso la crisis interna de la organización, el debate sobre el nuevo
orden mundial de la información, el retiro de Estados Unidos e
Inglaterra y el énfasis en otras temáticas como la construcción de la
democracia y la paz.
Sólo a partir de 1997, cuando surge a la luz el llamado informe
Pérez de Cuéllar, "Nuestra diversidad creativa", la Unesco vuelve
a retomar su interés en las políticas culturales en sí mismas.
Mientras la Unesco declinaba en materia cultural, América
Latina se debatía en la más profunda crisis económica. Con razón,
la década de los ochenta se ha llamado "la década perdida".
De manera que cuando los países se aprestaban a poner en prác-
tica sus políticas, cuando era necesario fortalecer la institucionalidad,
la crisis económica golpea de manera contundente a la cultura.
Ji IAN Luís MF.JÍA
I 98

El golpe siguiente se recibirá en la década de los años noventa


cuando la política neoliberal recomienda reducir el Estado y priva-
tizar muchas de sus funciones tradicionales. En materia cultural el
discurso neoliberal cala muy bien en aquellos que sostienen que el
Estado no debe intervenir en el campo de la cultura, pues es el cam-
po de la libertad, de la creación individual, que se vería afectada
por la indebida intromisión del Estado, del direccionismo, etc., etc.
Paradójicamente, mientras la institución y las políticas oficiales
se debaten en la incertidumbre generada por las crisis económicas
y las corrientes neoliberales, las ciencias sociales adquieren un de-
sarrollo sorprendente. La academia entra a suplir el espacio con-
ceptual dejado por la Unesco. Si antes se citaba a la declaración de
tal o cual conferencia, hoy los textos están colmados de citas de
Brunner, Ortiz, Martín Barbero o García Canclini.

3. El papel de la academia

Es indudable que la academia ha permeado e influido de manera


importante los marcos jurídicos y las políticas sectoriales. En Co-
lombia, por ejemplo, es interesante seguir el desarrollo de ciertos
conceptos que desembocaron, en principio, en la Constitución de
1991.
La corriente denominada la Nueva Historia de Colombia y su
énfasis en los estudios regionales, las ciencias políticas, la antropo-
logía social y la sociología jugaron un papel fundamental en los
postulados del multiculturalismo.
Es interesante comparar las ponencias de Jesús Martín Barbe-
ro, Rogelio Salmona, Orlando Fals Borda y Jaime Jaramillo Uribe
expuestas en el Seminario "Cultura y Constituyente", realizado en
1990, y las normas constitucionales consagradas un año después.
Estado—cultura: viejas relaciones, nuevos retos
i 99

Por primera vez, la Constitución no fue inspirada solamente por la


teoría jurídica, sino que ingresa en ella lo multidisciplinario.
Lo mismo ha ocurrido con las normas jurídicas emanadas de la
carta del 91. La Ley general de educación, la Ley de televisión y la
Ley de cultura, a pesar de sus vacíos y contradicciones, recibieron
innegables aportes de los debates académicos previos a su promul-
gación.
Ahora bien, estos avances requieren descender del campo teó-
rico y abstracto de la norma de la aplicabilidad a la cotidianidad.
Comentaba en estos días con el profesor Jesús Prieto de Pedro acerca
del contraste que se presenta entre los desarrollos teóricos alcanza-
dos en América Latina y la precariedad en cuanto a la efectividad
de los derechos.
Vivimos en nuevos envases con antiguos productos. Creo que
falta mucho trabajo en el campo de la pedagogía constitucional.
Ocurre también que los nuevos conceptos, como en los sincretismos
religiosos, han sido adoptados por los antiguos vicios, que ahora
adquieren un nuevo traje. El caudillismo, el gamonalismo, la meri-
tocracia, la repartición de auxilios, etc., se adaptaron más rápido que
la sociedad a las nuevas concepciones.
Creo que un reto es promover formas para hacer efectivos los
principios que, al menos en teoría, se han logrado. Buscar que con-
ceptos como el de multiculturalidad se reflejen en los presupues-
tos, en el empoderamiento real de las comunidades, en el fin de las
exclusiones.
Otro de los retos es profundizar en el contenido mismo de los
derechos culturales. El logro alcanzando en el Art. 27 de la Decla-
ración Universal de los Derechos Humanos, es decir, el libre acce-
so a los bienes de la cultura, reiterado por muchas de nuestras cons-
tituciones, se ha quedado corto en su contenido. No basta con tener
JUAN Luís MEJÍA
2 0 0

acceso, sino con tener derecho a la creación. Parecería que el solo


acceso promueve el consumo mas no la producción o la posibili-
dad de enriquecer el acervo cultural común de la humanidad. "Te-
ner o no derecho a la creación, he ahí el dilema".

4. Estancamiento en los procesos de administración cultural

Cuando a fines de los setenta empiezan a formularse las políticas


culturales y se integran conceptos como la dimensión cultural del
desarrollo, la integración de la variable cultura en la estrategia del
Estado, era claro que las personas que hasta ese momento trabaja-
ban en las entidades culturales debían adquirir un nuevo perfil.
Los organismos internacionales empezaron a formar funciona-
rios capacitados para hacer el puente entre el sector cultural y los
organismos de planificación.
La cultura ingresaba al campo de la tecnocracia. Se considera-
ba que a las entidades había que darles un rol empresarial, gerencial
y, por tanto, surgieron innumerables cursos, seminarios y postgrados
sobre gerencia y administración cultural. Conceptos como eficacia,
eficiencia, efectividad, teoría de proyectos, evaluación cualitativa,
matrices DOFA, etc., inundaron la cultura. Y caímos en la trampa.
Considero que, si bien se avanzó en la racionalización del ma-
nejo de los recursos, se le otorgó excesiva importancia a los proce-
sos y muy poca al impacto social. Se confundió el mapa con el te-
rritorio. Se consideraba, por ejemplo, que la elaboración, con todas
las técnicas y metodologías, de un plan de desarrollo cultural era el
objetivo y no el inicio del trabajo. Importaban los procesos y no los
resultados.
Ha llegado el momento de hacer una profunda revisión de las
estrategias de capacitación y de los currículos para dirigirlos hacia
Estado—cultura: viejas relaciones, nuevos retos
201

la búsqueda de efectividad de los derechos, el impacto de los pro-


gramas, considerar la administración como un medio para lograr
fines y no como un fin en sí mismo, como ocurre en la actualidad.
Los principios de administración, como el manejo de los computa-
dores, se aprende una vez y se debe actualizar periódicamente: ¡qué
tal estudiar manejo de computadores para siempre!
Creo también que es necesario trabajar en un protocolo de ética
del trabajador cultural. Con qué audacia, por no decir impruden-
cia, se lanzan programas sobre la comunidad indefensa, sin medir
muchas veces el impacto nefasto que sobre ella se tiene. Creo que
la antropología y la sociología pueden aportar a la gestión cultural
sus luces en cuanto a la ética del trabajo comunitario.

5. Divorcio entre gestión cultural e industria cultural

Para la mayoría de los encargados de entidades culturales, la indus-


tria cultural es un engendro dedicado al vil mercadeo y al afán de
lucro. Para los industriales culturales, las entidades son un resguar-
do de burócratas dedicados a vivir del presupuesto público. Los
encuentros entre los dos eslabones de la cadena cultural son esporá-
dicos y, la mayoría de las veces, nefastos.
Para un empresario cultural las entidades públicas no son más
que un trabajo permanente, cuando no un foco de corrupción. Para
los gestores culturales los empresarios son personajes ávidos de di-
nero dispuestos a llenar sus bolsillos bajo la disculpa de la cultura.
En el otro extremo, las industrias sólo se consideran culturales
cuando se ven afectados los márgenes de rentabilidad o amenaza-
dos con posibles impuestos. Su preocupación por el impacto, el
consumo y los contenidos es mínima, en comparación con el esta-
do de pérdidas y ganancias.
JUAN L U I S MEJÍA
202

Varios ejemplos ilustran este desencuentro. En 1993 la produc-


ción editorial colombiana ascendió a casi 55 millones de ejempla-
res. En 1996 la cifra descendió a menos de la mitad, a 26 millones,
de lo producido tres años antes. Mientras este desabastecimiento
ocurría, desde las esferas oficiales mirábamos el problema del libro
desde la única perspectiva de las bibliotecas públicas.
En la década de los años noventa, la distribución de películas
en Colombia ha sufrido una total transformación. De la caída de
público de principios de la década, las cifras se han disparado de
manera vertiginosa, gracias a la aparición de los multicines. Pero
de esta transformación poco se enteran las entidades públicas. Lo
mismo ocurre con los medios audiovisuales y la industria de la
música.
Otro tanto ocurre con el problema medular de la distribución.
Según algunos cálculos fragmentarios, 65% de los libros se distri-
buyen en Bogotá, mientras existen más de doscientos municipios
adonde ni siquiera llega un texto escolar.
Al desconocimiento mutuo se añade la carencia de datos, de
estadísticas confiables y de metodologías de análisis sobre las cifras
de la cultura. Se trabaja más sobre intuiciones y prejuicios que so-
bre datos concretos. Muchas veces, cuando se revelan las cifras, sur-
gen las sorpresas. Por ejemplo, en España recientes estudios han
demostrado que el sector integrado de las industrias culturales es el
segundo contribuyente al PIB, por encima de sectores como el de
servicios, considerado siempre como uno de los mayores aportantes
a la economía.
Sostiene Nelly Richards que "prevalece una dimensión más
bien festiva, de cultura—evento, de cultura—espectáculo que busca
la vistosidad de la figuración numérica, de la participación monu-
mental... Lo cultural se reduce casi enteramente a lo artístico".
Estado—cultura: viejas relaciones, nuevos retos
2 o3

Cuando se revelen cifras consolidadas, cuando el área de la


cultura tradicional y las industrias culturales dejen a un lado los
recelos mutuos, cuando se hable un mismo lenguaje, se podrá ha-
blar de un sector cultural fuerte, con respetabilidad social y con
mayor caja de resonancia social ante las esferas de decisión. De aque-
lla concepción adjetiva, casi de divertimento, la cultura en su con-
cepción amplia pasaría a ser considerada como uno de los sectores
básicos de la sociedad.

6. El patrimonio fósil

"Nos negamos a seguir siendo considerados fósiles vivientes", afir-


maba en los debates de la Ley de cultura el senador Lorenzo Mue-
las. Estas palabras dramáticas sirven para iniciar algunas aprecia-
ciones sobre el patrimonio cultural.
En la actualidad, la mayoría de los derechos sobre la música
popular, la gran riqueza espiritual de una comunidad, pertenecen
a seis grandes multinacionales, las llamadas Majors. Dentro de muy
poco tiempo, la memoria visual, nuestro pasado fotográfico, habrá
que negociarlo con Bill Gates que está comprando todos los archi-
vos fotográficos con significado. Mientras las grandes multinacio-
nales ponen sus ojos en el milenario saber de los curanderos del
Putumayo, la gestión sobre el patrimonio sigue dirigida casi exclu-
sivamente hacia la conservación de viejas edificaciones. Seguimos
apegados al monumentalismo. Ni siquiera las grandes obras de in-
geniería o la génesis de la industrialización logran penetrar en el
exclusivo territorio del patrimonio cultural.
Tampoco la concepción multicultural logra permear el fosili-
zado concepto de patrimonio. Cuando se hace un repaso de los
bienes declarados patrimonio, es decir, aquellos que el Estado ha
JUAN LUIS MF.JÍA
204

legitimado como memoria oficial, se descubre que más del 95% del
listado lo conforman edificaciones religiosas de la época colonial y
edificios de la oficialidad republicana. Lo indígena, lo negro y lo
mestizo no hacen parte de la memoria oficial. Es como si aquellas
expresiones pertenecieran a otro país.
Es interesante el concepto de "patrimonio de futuro", que em-
pieza a debatirse en estos momentos. "La tierra no es una herencia
de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos", dice un
dicho africano. Aquella sabiduría ancestral parece inspirar la nueva
generación de derechos humanos, es decir, los derechos de las ge-
neraciones futuras, los derechos de quienes están por nacer, que se
convierten en deber para los actuales usuarios del frágil planeta. El
deber de proteger ese patrimonio del futuro.

7. "Lo glocal"

Qué difícil ha sido para la institucionalidad el entender lo "glocal".


Qué difícil entender bajo los naufragios de los nacionalismos lo glo-
bal que vive en lo local: la complejidad del mundo que nos reveló
Renato Ortiz y que se nos metió en todos los ámbitos de la co-
tidianidad. Qué difícil entender que la música popular que consu-
mimos se produce en Miami, el epicentro donde se concentra el
sueño bolivariano de la integración latinoamericana, como expre-
saba sin pudor cierto conferencista.
Qué apasionante descubrir que los conductores de Guateque y
Garagoa, en Boyacá, utilizan las pantallas de sus televisores como
ofrenda para solicitar protección a la Virgen del Carmen, en el más
insólito cruce de tiempos y mentalidades, ejemplo que nos resume
la problemática de trabajar en un país donde las certezas, como el
amor eterno, duran más o menos cuatro meses.
Lo público frente a lo global.
Arte urbano y nuevas tecnologías

Armando Silva

En este escrito quiero bordear una definición de lo público en cuan-


to a la referencia que pueda tener este término hoy cuando apare-
cen nuevas problemáticas urbanas como consecuencia de socieda-
des marcadas por tecnologías electrónicas en lo cultural y por una
globalización de algunos sistemas de operación en lo económico.
Me interesa, en especial, contraponer alguna ideas sobresalientes
que apuntan a fundamentar el fenómeno social de resquebraja-
miento y nuevo resurgimiento de lo público inspirado en los mo-
dos de actuar del ahora llamado arte público, para proponer este
arte como, quizás, modelo de un accionar estético que se dimensiona
políticamente en los últimos años. Este escrito, entonces, parte de
una valoración estética de las culturas urbanas de fin de siglo, en su
modo público de ser.
La definición moderna del espacio público fue establecida por
primera vez en la Francia del siglo XIX, paralelamente a las ideas
de nación y Estado, como parte de las grandes transformaciones de
la Revolución Francesa. Con anterioridad las propiedades del rey
se confundían con la extensión de la vista; caminos y riberas eran
del "dominio" de la corona. En 1833 Proudhon propuso por pri-
mera vez distinguir entre dominio privado y público. Lo público
comprendía lo marítimo, aéreo, fluvial, rutas, calles, plazas y edifi-
A R M A N D O SILVA

206

cios estatales, museos y cementerios, entre los principales dominios.


Lo público será desde entonces espacio de colectividad frente a lo
individual, más bien reservado al hogar y la vida de familia y, en
fin, la esfera doméstica del individuo y los suyos.
En el mundo burgués a lo largo de los siglos XVII y XVIII, se-
gún lo cuenta Habermas', a diferencia de los griegos y su modo de
producción esclavista, el trabajo es indispensable y meritorio, y así,
al interior de la vida privada (que incluye lo económico), se va abrien-
do paso un ámbito social independiente encargado de mediar entre
lo privado y lo público, constituyéndose en elemento estructural de
la vida burguesa. Destácanse así modos burgueses como el género
epistolar y la novela autobiográfica que proyectan hacia el público
las propias vivencias psicológicas, saliendo al exterior un fuerte ca-
rácter de subjetividad individual. Arnold Hauser, en sus célebres
estudios sobre arte y literatura2, habla, refiriéndose a esta época, de
un "nuevo público lector", que no es otro sino el público burgués.
Inicialmente este público se concentra en los salones domésticos y
los cafés y luego en los teatros y salas de concierto, "la Revolución
(Francesa en 1791) significó el fin de la dictadura de la academia y
de la monopolización del mercado artístico por la corte, la aristo-
cracia y las altas finanzas. Las antiguas trabas existentes en el cami-
no de la democratización del arte fueron disueltas; desaparecieron
la sociedad y su cultura del rococó". De tal suerte que en cafés y
otros sitios semipúblicos de la ciudad se encuentran no sólo los aris-
tócratas y los intelectuales burgueses, sino la clase media. Allí se dis-
cuten los monopolios de la Iglesia y el Estado. Nacen los periódi-
cos y lafilosofíaasume como suyo el papel de lo crítico. La cultura

1
Me refiero a Historia y crítica de la opinión pública. Barcelona, G.Gili, 1981.
" Historia social de la literatura y el arte. Madrid, Guadarrama, 1974.
Lo público frente a lo global
2 0 7

del "buen gusto" impuesta por las castas desaparecía en espera de


otros mecanismos de dominación (como el capital, por ejemplo).
Así, la subjetividad autónoma se transforma en autonomía política
y en arma de poder contra el poder público. Luego vendrán los
críticos de la concepción burguesa, entre ellos Hegel, pero sobre
todo Marx. Si la base del derecho del ciudadano era la propiedad,
la libertad consistiría en saber si todos los ciudadanos tenían dere-
cho a la propiedad o saber las razones por las cuales hay enmasca-
ramiento, ideología, para presentar el sistema desproporcionado a
favor de los dueños de los medios de producción. Entre propieta-
rio y asalariado se esconden relaciones de poder.
La noción de lo público se mantiene con idas y venidas ideoló-
gicas y teóricas hasta cuando llegan los nuevos problemas enmar-
cados por algunos de sus estudiosos en las "sociedades de comuni-
cación", que van a reunir no sólo las nuevas tecnologías de co-
municación generadas a partir del computador, el televisor y el
teléfono, sino nuevas maneras de operar las sociedades resumidas
en las interacciones comunicativas bajo metáforas como aquellas de
redes, flujos de variables y renovación de "pautas de conexión". El
mundo asiste entonces a una urbanización de sus culturas bajo pre-
supuestos comunicacionales que han puesto a pensar de nuevo en
qué significa lo público hoy, como algún hito garante en el que to-
davía, a pesar del lento retiro del Estado de varias de sus misiones
sociales, es posible pensar en un espacio colectivo no valorado por
intereses personales, sean económicos o de otra índole, y donde la
sociedad puede descansar y dimensionarse como ente resguardado
étnicamente y valorado estéticamente.
A R M A N D O SILVA

208

Tres dimensiones
de lo público de fin de siglo

Sobre la base de la descripción anterior en el desarrollo de lo públi-


co, presento rres dimensiones para captar algunas características
sobre cómo entender la noción de lo público en su desarrollo con-
temporáneo, frente a nuevas circunstancias reveladas en los últimos
años del ensamble de la metamodernidad.

Primera dimensión de lo público: hoy lo público tiende a la autocons-


trucción, y en su formación participan ciertos grupos privilegiados.
¿Qué significa esto?
Quizá tres aspectos marcados por Habermas y otros autores: la
racionalidad colectiva, el bien común y la metacrítica al mismo
proyecto de la modernidad. Aparecen supuestos cognitivos, como
la deliberación pública, y otros éticos, en cuanto que los gestores
actúen en términos de valores y no de intereses. O sea que se apela
al bien común. Al mismo tiempo, todo ello es repensado de modo
crítico. Lo público parece así la instancia para dimensionar proyec-
tos colectivos.
"Hay bienes que no pueden ser sólo individuales porque no
pueden producirlos sólo individuos y porque su disfrute implica-
ría el aumento de la iniquidad social o sacrificio de generaciones
futuras". De tales bienes se pueden citar ejemplos: la ciencia, la tec-
nología y la cultura; la preservación del medio ambiente; las redes
de infraestructura; los servicios públicos; los medios e información
y los bienes fundamentales como nutrición, salud y educación bá-
sica. Así, lo privado depende mucho de lo público, todavía hoy como
en su comienzo.
Lo público frente a lo global
2 0 9

Cómo se construye lo público: si bien es una creación colectiva, en su


formación participan en especial ciertos grupos privilegiados que
llamamos las élites. Se entiende por tal 3 aquel conjunto de perso-
nas cuyas actividades trascienden el ámbito de lo privado: es élite
quien incide sobre el público, "quien influye más allá del círculo
donde actúan los ciudadanos ordinarios; es decir, el de la familia y
el del entorno del trabajo inmediato".
Las élites son las que deliberan y deciden en última instancia
los asuntos públicos, si bien las presiones populares y sociales son
cada vez más significativas, pues se puede argumentar que los mo-
vimientos cívicos adquieren vital importancia, colocándose como
movilización el puesto que antes tenían los sindicatos o las movi-
lizaciones de grupos de izquierda. Aparece la "sociedad civil", que
dimensiona la presencia del interés público por organizaciones no
gubernamentales (ONG y similares) que presentan acciones en fa-
vor del interés social y de la nación.
Pero la tarea de defender lo público y construirlo recae en espe-
cial en quienes pueden tomar distancia de intereses particulares para
apostarle a lo colectivo: intelectuales; científicos; investigadores; ar-
tistas; profesores universitarios; periodistas; funcionarios del Esta-
do; empresarios modernos; gerentes con educación avanzada en sec-
tores de punta; organizaciones no gubernamentales. "Si se comienza
lo público por las élites, no quiere decir que lo público sea elitista"4,
Pero la idea de que lo público tiende hoy a la autoconstrucción
quiere decir que si bien antes estaba dado de por sí, por ejemplo, el
espacio público de un parque o las calles y las aceras de una ciu-

Según documento de trabajo interno de Colciencias. Bogotá, Mimeo, 1997.


4
Conclusión de Colciencias en debates escritos al respecto, durante 1998.
Mimeógrafo.
ARMANDO SILVA
2 i o

dad, hoy hay que construirlo y ganarlo. Los modos de su ganancia


varían y van desde la presión de la hoy llamada sociedad civil, o de
distintos movimientos sociales, de género o profesionales, hasta lo
que al respecto pueden ser actividades de orden inmaterial y más
bien de generación simbólica, como el arte urbano de los últimos
años, o bien la certeza y su conciencia social de que los medios son
acontecimientos públicos.

; dimensión de lo público: la contradicción entre lo público como


construcción social, frente a la utopía ciudadana de finales de siglo
de ampliar o sostenerse en la "vida propia".
¿Qué significa vida propia? El sociólogo alemán Ulric Beck,
entre otros5, plantea la vida propia como el gran paradigma de la
sociedad tecnocrática postindustrial. El dinero es dinero propio; el
espacio, espacio propio, los matrimonios son biografías paralelas.
La lucha cotidiana por la vida propia se ha convertido en una ex-
periencia colectiva. Emerge la vida propia de una sociedad altamen-
te diferenciada. Individuos no integrados, sino participantes de ma-
nera parcial; caminantes entre mundos funcionales, que tienen por
único fin el rendimiento.
Hoy se exhorta a la vida propia. La vida propia lleva a lo que
puede denominarse la sociedad del riesgo, condenada a la activi-
dad permanente, con ciudadanos que actúan semejando su vivir
bajo efectos narcóticos como los de la coca o el éxtasis. El fracaso se
juzga como personal y no como social. Incluso las crisis sociales,
por ejemplo el desempleo, son consideradas como responsabilidad
de las decisiones u omisiones personales. Merece hacer la distin-

5
Vida propia: esbozo para un análisis biográfico social (Mimeo). Traducción del
Instituto Goethe, Bogotá, 1998.
Lo público frente a lo global
2 i i

ción entre biografía de curriculum, pues ésta se muestra, se arregla


para cada ocasión. La globalización no es sólo un hecho económi-
co, sino un sistema de valores y de cultura. La vida propia es a la
vez global. Vida "destradicionalizada", ya que se mira hacia ade-
lante deshaciéndose del pasado. E n esto las nuevas tecnologías apa-
recen como un apoyo esencial. Si uno compara las fotografías de
familia con aquellas de los videos de familia, fácilmente puede de-
ducir que éste último mira hacia adelante. Priman el movimiento y
la representación de los momentos felices, frente al pasado y la nos-
talgia de la fotografía, más bien emparentada con la muerte.
Las traducciones se inventan y se escogen. Mientras en Durk-
heim, según argumenta Beck, los seres humanos son arrojados en
pleno desarrollo del industrialismo, como a comienzos del siglo,
de seguridades religiosas cosmológicas a la industria; ahora, de las
sociedades industrializadas, nacionales y estatales, se lanza al indi-
viduo a la sociedad mundial del riesgo. Postmodernidad quiere decir
"reflexivamente moderna": metamodernidad. En vía la vida pro-
pia es ahora y única: no hay más allá. La vida hay que tomarla en
su fervor del presente.
Según el francés Philippe Queau 6 , hay tres figuras principales
para granear el diseño de un espacio de hoy. La confusión, el cor-
tocircuito y los anuncios del fin de la sociedad del trabajo. La con-
fusión de planos de lectura e interpretación. Se confunden las imá-
genes con la realidad, las metáforas y los modelos. Confusión de
valores. La simulación y la realidad virtual devienen en "más reales
que lo real" y se aumenta nuestra confusión sobre lo real mismo.
El cortocircuito. La globalización, más bien desmediación de la vida
actual, antes que sus mediaciones. Hoy nos conectamos directamen-

La universitéde Tuniversal. Mimeo. Colciencias, 1997.


A R M A N D O SILVA

2 1 2

te con algunos destinatarios "interactivos" vía Internet o e-mail, sin


intermediarios. Lo global, la aparición de regiones-mundo como
la villa mundo: Ciudad de México con 25 millones en el 2005, o
Sao Paulo, que devienen como países enteros. La desintermediación
se traduce en deshacerse de intermediarios inútiles para el uso útil y
máximo de las nuevas tecnologías. Y la desregulación significa la
desaparición de las fronteras. Finalmente, se crean guetos y hay
nuevos mares del saber que aumentan distancias entre unos y otros:
nuevas formas de proletanzación. Estamos frente al fin de la socie-
dad del trabajo (físico) que ya se anuncia por distintos medios.
Si bien se da tal aumento de proletarización, se aspira a una
sociedad de integración; el respeto al otro, la tolerancia y la univer-
salidad serán prioritariamente de orden cultural. Quizá una cultu-
ra universal con una demanda pública y gratuita por naturaleza que
sea accesible para todos.

Tercera dimensión de lo público: ésta es una alternativa paralela que


cobra fuerza desde varias acciones sociales y que me permito agru-
par como una tercera vía de comprensión y denominación del pro-
blema, si bien son muchas las vertientes y modalidades que aquí
presento, pero creo que hay un elemento recuperador común. En
todos estos casos lo público se sobrepone a lo global y se erige como
un instrumento de reflexión y de mayor competencia política.
Muchas aldeas globales. Este punto lo rastreo en dos grandes te-
mas citadinos. El arte público y los objetos de la contemporanei-
dad.
Lo público frente a lo global
2 i 3

1. Qué es arte público

Si identificamos la forma espectáculo de la cultura con aquella frente


a la cual el espectador se comporta como mero consumidor pasivo,
podremos sin duda afirmar, dicen de modo coincidente la italiana
Francesca Alfaro7 y el español José Brea8, que las mejores realiza-
ciones del arte público de las últimas décadas se han alimentado de
una fuerte resistencia a constituirse bajo la condición de la forma
espectáculo, cumpliendo una función meramente emblemática que,
como efecto secundario, destilará un gesto de legitimación de la
formación social existente.
El llamado "arte público" de las últimas décadas se ha visto in-
tensificado por un impulso crítico que le ha llevado a no a cumplir
la especial función de representación del poder establecido, para en-
sayar en cambio la mucho más difícil tarea de "constituir al públi-
co, a la audiencia, en público políticamente activo", esto es, en pro-
poner una ciudadanía a consciente de los problemas que afectan su
interés común y dispuesta a pelear, bajo distintas formas de expre-
sión, que incluye hasta los mismos medios, la conducción de su pro-
pio destino en su sentido cultural y social. Aquí me interesa desta-
car una sugerencia que vengo cotejando, y es que, al parecer, el arte
dice y expresa lo que callan o desatienden los medios masivos.
Habría alguna relación en contrario, y el arte se toma y extiende a
expresar lo que ocultan los medios y, en ese sentido, paradójicamen-

' "II Nuovo Mondo: un destino del' imagine"_en Dars, N° 154, Milán, 1998.
8
Un ruido secreto: el arte en la era postuma de la cultura. Murcia, Palabras de
Arte, 1996. Algunas de sus reflexiones se presentaron en el Seminario Internacional
sobre Arte Público, Medellín, octubre de 1997.
ARMANDO SILVA
214

te, el arte se hace público. Es algo así como el desarrollo de una


actitud paralela de respuesta a la masificación y, de esta manera, se
mantendría la función social del arte de, en este caso, hacer de lo
público la conciencia lúcida del interés general. Pero no hablo sólo
de un bienestar para estar bien "pasajeramente", sino del bien-estar
del hombre proyectado al futuro, de una confrontación con el po-
der que impide el desarrollo, como lo pensaría Marcuse, de las
fuerzas eróticas y liberadoras del hombre en un lugar específico y
de la humanidad como género.
En síntesis, de lo asumido por Brea y de lo que al respecto ar-
gumenta Rosalind Krauss9 y lo que examino bajo mi propia visión,
podríamos proponer múltiples ejemplos de cómo el arte público de
las últimas décadas se ha esforzado, por encima de todo, en esa
producción de un dominio público como dominio políticamente
activo y como desarrollo de una sensibilidad de lo colectivo e indi-
vidual.
a) Ruptura con la lógica del monumento. Ya no hay una forma
y un contenido como problema estructural y de expresión. Una es-
cultura en un espacio público afecta toda la ciudad y no sólo el sitio
donde está colocada, pues la ciudad toda es "intervenida" como he-
cho colectivo
b) Ruptura con la lógica de la conmemoración. No se pretende
constituir el monumento en objeto de perduración, en argumento
de recuerdo, sino en testimonio efímero de la intensidad del tiem-
po ahora, del instante, de lo pasajero. Se rompe así con la dictadura
de la estatua a caballo que significaba un héroe de sectores domi-
nantes y elitistas.

' Lephotographique. París, Mucula, 1992.


Lo público frente a lo global
2 I S

c) "Reelaboración distante con la lógica del espectáculo". Re-


sistencia al cumplimiento de una función meramente emblemática,
y deslegitimación de las formaciones sociales instituidas.
d) Esfuerzos por una producción de un "dominio público po-
líticamente activo", de constitución de una esfera que permita la dis-
cusión razonada de los intereses compartidos y su conducción po-
lítica.
e) Se realiza una extensión de la escultura para entender por ello
ya no sólo la producción de los artistas, sino la misma acción social.
f) Aparece la intervención de los espacios, como lo dice el es-
pañol Maderuelo10, "los nuevos intentos de generar monumentos
se emparejan en el hecho de ser igualmente lamentables, en no ser
capaces de conseguir ninguna venerabilidad, ni credibilidad".
En las obras estilísticamente modernas esto se debe fundamen-
talmente a que se han perdido algunas de las cualidades que defi-
nían y caracterizaban los monumentos del clasicismo, como la ca-
pacidad de significar, al crearse esculturas sin tema que, por lo
general, carecen de la capacidad de conmover al espectador, pues
hay una pérdida de excepcionalidad, como lo argumenta el autor
citado11. En otros casos, se han perdido las cualidades físicas de la
obra, como la escala, una formalización conveniente o una presen-
cia física adecuada. De la misma manera, se ha perdido la cualidad
de la ubicación, es decir, aquella oportunidad que tiene el monu-
mento de convertir un sitio en lugar sólo con su presencia, al dig-
nificar el sitio y dotarlo de significados. En una palabra, durante

En su ponencia en el Seminario Internacional sobre Arte Público, Medellín,


1997.
'' Maderuelo, "Arte público". Ponencia en el Encuentro Internacional de Arte
en Medellín, 1997,
A R M A N D O SILVA

216

este siglo se han perdido la lógica y la coherencia del arte monu-


mental. Sin embargo, desde mediados de los años sesenta se detec-
ta en todo el mundo un inusitado interés por la creación de "nue-
vos monumentos".
Todas las grandes ciudades han comenzado a cuidar su ima-
gen cultural y a prestar atención al espacio público remodelando
plazas y encargando fuentes y esculturas a artistas contemporáneos;
pretenden dignificar ciertos espacios públicos que gozaban de al-
gún carácter emblemático, pero, también, con estas operaciones in-
tentan dotar de una imagen limpia y moderna a conjuntos urbanos
que se habían ido degradado u ofrecían una imagen anticuada.
Al mismo tiempo12, se está realizando ahora la tarea de volver a
dar significado al lugar, de recuperar el espacio urbano y sus em-
blemas, pero hemos de ser conscientes de que nos falta la experien-
cia. Una vez muerto el monumento como símbolo conmemorati-
vo, este nuevo tipo de actuación urbana recoge y aglutina expe-
riencias anteriores tomadas del monumento "pop", de las "instala-
ciones", del "land art", de la arquitectura, del urbanismo y de otros
tipos de aventuras de carácter sociológico, participativo, escénico,
etcétera.
Por eso, el "arte público", según la lógica de los estudiosos ci-
tados, no pretende convertirse en un "estilo", no tiene unos rasgos
formales o materiales que identifiquen un grupo de obras como
estilísticamente próximas. Al contrario, los artistas que se dedican a
realizar este tipo de arte huyen de la posibilidad de presentar rasgos
formales coincidentes. Sin embargo, "hay una característica común
entre las obras de 'arte público' de Siah Armajani, Dennis Adams,

12
Por ejemplo, lo que argumenta Ordi Borjam en "Ciudadanía, gobierno local
y espacio publico", Unesco, N° 24, julio de 1998.
Lo público frente a lo global
2 i 7

Dan Graban, Scott Burton o Thomas Schütte, por mencionar sólo


a algunos de estos artistas: la voluntad de ser obras funcionales,
motivo que emparenta este tipo de trabajos con algunos de los pre-
supuestos del constructivismo ruso caracterizados por la pretensión
de dotar de funcionalidad a la obra de arte y desde ahí acercarla al
pueblo, al usuario, haciéndola útil" .

2. Cuál es el destino del objeto en la cultura global

Hay dos mundos nuevos 13 que se acercan y por momentos parecen


la misma cosa. La realidad virtual y el mundo globalizado. Mien-
tras lo primero atiende las imágenes que simulan de modo senso-
rial la realidad sobre la base del computador, lo global, que empe-
zó por ser un fenómeno económico, se proyecta hoy en una di-
mensión cultural, para hablar, como hace Renato Ortiz, de una
mundialización de las culturas.
Así, la realidad virtual parece ser la manera más eficiente de lla-
mar al mundo global. El mundo nuevo es una mundo de imáge-
nes nuevas. Y de objetos. Los nuevos objetos son cada vez más in-
teligentes: robots, edificios inteligentes, pilotos automáticos; son
modos de hacer objetos inspirados, de modo cada vez más cercano,
en los seres humanos. Al parecer, el mundo contemporáneo no pue-
de verse por fuera de mecanismos de comunicación. Pero la dife-
rencia entre aquel lejano cantor de palabras y ese otro que por me-
dio de iconos hizo nacer la escritura y el alfabeto, con el actual que
hace trazos en el computador, sentado frente a una pantalla, consis-
te en que este último se desmaterializa más, pues es aquí donde nace

13
Partes de este texto los escribí para El Tiempo en la columna "Ciudad Imagi-
nada", septiembre de 1998.
ARMANDO SILVA
2 i 8

el navegante virtual. El mundo global es cada vez más virtual. Exi-


ge nuevos objetos que funcionan en reemplazo de seres inteligen-
tes. U n cajero automático, por ejemplo, cuenta billetes, controla,
alerta. En los próximos años podrá detectar a la persona que se acerca
y validarla o no según el calor de su huella digital impresa sobre
una fría pantalla.
H a hecho curso el nuevo término "glocalizar", apócope de glo-
bal y local, para decir que somos globales en nuestra ínfima expe-
riencia local. Ahora es posible "viajar" virtualmente por "todo el
mundo" y sus grandes atracciones y experimentarlas no sólo como
visitante, sino con la posibilidad de poder revolotear y volar sobre
ellos y pensarlos mientras los ve y visita y así descubrir en las cosas
aspectos inaccesibles al simple turista real de vista de carne y hueso.
Un autor de un manual técnico lo dice así: "Su participación esti-
mulada con efectos visuales y audición de gran fidelidad y la posi-
bilidad de interactuar con objetos reales del ambiente visual, hace
que las sensaciones de su presencia puedan ser poderosas". En el
programa sobre turismo de la BBC (1996), según D . MacCannell,
se dice: "Ud. quiere ir a la cima del Everest, o a la playa más ex-
cepcional, pero no todas las cosas que se quiere podemos hacerlas.
Entonces logramos llegar a ellas vía cyber-experience".
El nuevo mundo se vuelve así un mundo de imágenes que no
se agota en la pronosticada simulación. Diría más bien que la si-
mulación se torna en la realidad. La realidad virtual es una hiper-
realidad inmersiva. cY esto qué significa? Eco y Francesca Alfaro14
consideran que nace cuando la imaginación requiere de la cosa ver-
dadera y para obtenerla debe fabricar el falso absoluto. La realidad

En ensayo suyo citado en el que acude a Eco.


Lo público frente a lo global
219

del falso absoluto se vuelve la hiperrealidad. Esa hiperrealidad se


ofrece como presencia verdadera. Así, la realidad virtual supera in-
cluso los simulacros que la precedieron, porque como lo han com-
prendido rápidamente los artistas, se trata de una simulación total-
mente sensorial, un intento de traducción, de numeración del tacto.
Hablamos de la exploración de una nueva sensibilidad. Y si no con-
mueve todavía todos los sentidos, son implícitas todas las potencia-
lidades que podrán expresarse en un futuro no lejano. ¿Podría aca-
so haber una conversación en el mundo de hoy en el que no se haga
alguna referencia a lo que hemos sentido o aprendido en los me-
dios? Daniel Broli ha sostenido que la realidad virtual se constituye
en punto de referencia de un universo en vía de transformación. Se
trata del abandono de la geometría euclidiana. Las cosas de la vida
cotidiana entran en esta nueva dimensión: los viajes y el turismo, la
información interactiva o hasta el mismo sexo: el sexo virtual como
la última frontera del sexo, que en todo caso es real por sus mismos
efectos corporales y psicológicos.
Francesa Alfaro recuerda que ha sido un artista, Jaron Lanier,
el primero en captar la potencialidad de las nuevas tecnologías y en
entregarle el intrigante nombre de realidad virtual. Para hacer par-
te de esa realidad, un visitante se coloca un vestido recubierto de
censores para monitorear el movimiento del cuerpo. Tal indumen-
taria incluye una máscara facial que ofrece, frente a una pantalla
conectada, la participación de una visión de realismo esteroscópico.
Por detrás de la máscara el visitante parece habitar una realidad vir-
tual tridimensional, toda generada por un computador. Se abre un
universo nuevo y nuestra mente parece cohabitar dos cuerpos. Te-
nemos la experiencia de movernos en un universo intangible y nuevo
que permite interrelacionarse con objetos y soñar con la posibili-
dad de plasmar un mundo sólo nuestro: hecho de cultura.
A R M A N D O SILVA

220

Se construye así un sistema de objetos alternativo a aquel de


grandes series, proveniente del diseño internacional. La diversidad
en los objetos, al igual que se propone en las culturas, no es más la
excepción, sino la regla. Los objetos viven su destino de manera
muy particular. Dice La Pietra 15 que cuando creemos que (el obje-
to) ya no sirve a los niños, pasa a los adultos; cuando decae en un
grupo social, lo recupera otro; cuando finalmente creemos que ya
cumplió su misión en la vida social, lo volvemos a encontrar en el
anticuario y va a parar a la decoración de alguna casa. Muy distinto
a aquellas culturas aborígenes que usan un número determinando
de objetos. La moda ya no se hace ni siquiera para un año sino para
cada estación, en los países que las tienen, o para períodos similares
en los restantes. E n esto la moda se parece a la "inmaterialidad" del
producto postindustrial de naturaleza electrónica.
Pero la pregunta final es sobre ¿qué relación existe entre el arte
público y el objeto postindustrial? Derrida 16 , al referirse al e-mail,
lo expresa como comunicación donde priman la instantaneidad y
el presente. Quizá como ningún otro objeto contemporáneo, está
en la vía de transformar tanto el espacio público como privado de
la humanidad y, sobre todo, de romper "el límite entre lo privado,
el secreto y su público conocimiento". Pero no es sólo técnica en su
sentido común. Está sucediendo un nuevo ritmo, casi instantáneo,
insiste Derrida, con una instrumentalización hacia la producción y
bajo la amenaza de romper su misma noción de archivo.
Entre otros, se colocan sobre el tapete los derechos de autor o
los mismos derechos a la privacidad de actos íntimos, como acaba

15
Ugo la Pietra, "L oggeto e il suo destino" en Dars, N° 154, Milán, 1998.
16
Derrida en Archive Fever. A Freudian Impresión. Conferencia dictada el 5 de
junio de 1994, en la Universidad de Irvine, California.
Lo público frente a lo global
2 2 I

de acontecer con dos casos memorables en la observación del espa-


cio público frente a nuevas tecnologías o medios visuales. El pri-
mero referido al presidente Clinton y las revelaciones que de sus
conductas sexuales hizo el fiscal Starr, al ponerlo a disposición de
Internet y recibir, según información de la prensa, 340.000 impac-
tos por minuto. Mediante la magia de Internet, las cuatro esquinas
del universo se convirtieron en una audiencia planetaria y todos nos
convertimos en mirones. Pero mediante los informes del fiscal se
siguen aquellos de la inquisición, como argumenta Le Monde,
"donde descarriados y herejes eran perseguidos hasta lo más pro-
fundo de sus almas". Se impone un terrible orden moral donde el
sexo no está alejado del pecado, donde hasta la relaciones sexuales
entre adultos conscientes es algo horrible17. Junto con el sexgate de
Clinton habría que colocar los episodios de la muerte de la prince-
sa Diana, como dos casos protuberantes de información pública de
episodios de la vida privada: la muerte y el sexo. Los hijos de la
princesa se han pronunciado contra los medios, pidiéndoles que no
reproduzcan tantas veces y de modo tan mórbido las escenas del
momento final cuando su madre muere en un accidente automovi-
lístico. Estamos, pues, ante dos hechos que han utilizado los me-
dios: uno, la televisión y, otro, el Internet, para divulgar lo íntimo
y de paso hacer un gran negocio.
Pero lentamente va apareciendo una noción pública en la crea-
ción de redes y equipos interactivos de investigadores. Michel Sie-
rres18, al contrario de la actitud prevenida de varios observadores

1
' E l Tiempo, septiembre 13de 1998, según Le Monde del día anterior.
18
En nota escrita con Vinton Cerf, tomada de Internet del diario El País y
reproducida en Colciencias.
A R M A N D O SILVA

2 2 2

sobre los usos de tecnologías globales y electrónicas, mantiene la


esperanza de un cambio social gracias a las mismas nuevas tecnolo-
gías, argumentando que por primera vez en la historia el saber va
hacia la gente, en lugar de que la gente vaya al saber; los mensajes
van cada vez en mayor medida del que recibe la enseñanza al que
la imparte. Así como la novela nació luego de la escritura y la im-
prenta, igualmente nuevos géneros están por llegar con el compu-
tador y las nuevas tecnologías. El día 18 de agosto, digo que por
casualidad, asistí al nacimiento de un nuevo género narrativo de tec-
nología electrónica y que avanza hacia la constitución de un nuevo
espacio familiar utilizando la televisión y las tecnologías que a tra-
vés del satélite hacen las teleconferencias: una familia de origen mexi-
cano en Los Angeles se contactó con sus parientes en Ciudad de
México en el momento que bautizaban a uno de sus herederos. Así,
los abuelos pudieron aclamar la pequeña criatura, y pude ver, en el
programa de televisión que reprodujo Discovery (por Direct TV en
Bogotá), cómo las familias de ambos lados, emocionadas, tocaban
las pantallas respectivas y daban besos, en este caso virtuales, pero
reales, al homenajeado. H a sido tal el impacto que ya se abrieron
cinco compañías que ofrecen "visitas familiares" bajo la tecnología
de la teleconferencia de circuito cerrado. El costo es de 38 dólares
por hora y todo indica que su precio bajará todavía más y que las
familias podrán disfrutar de las fiestas familiares a larga distancia.
Este pequeño episodio muestra, para mis intereses, cómo la re-
lación privado/público es reasumida en modos impredecibles con
la intervención de la tecnología que en parte define el fenómeno
de la globalización, lo cual, evidentemente, es al mismo tiempo un
hecho de regionalización y "grupalización", definidos desde el mis-
mo sentido de estar en red, un número determinado de personas
bajo ciertos intereses. Se abre, de cualquier modo, una dimensión
Lo público frente a lo global
2 2 3

nueva y compleja sobre la construcción de lo público, no sólo en


los medios sino en las nuevas tecnologías interactivas.
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal:
fin de fiesta

Roberto Folian

No son éstos tiempos de ventura y realización en Latinoamérica.


Se nos prometió a comienzos del embate neoliberal, desde fines de
los ochenta, que entraríamos al Primer Mundo, dejaríamos atrás la
rigidez y la cerrazón, nos modernizaríamos en atención a las leyes
impuestas por los mercados internacionales y seríamos por fin com-
petitivos. Si alguna miseria había, si nos asolaban la marginalidad
o el analfabetismo, la causa estaba en ese estatismo atávico propio
de los populismos de nuestro subcontinente, casi enfermizo en su
folclórico apego a los líderes carismáticos y las movilizaciones de ma-
sas. Todo esto no era más que atraso e incomprensión: en la medida
en que ello quedara en el olvido, el libremercadismo nos redimiría
de las pérdidas colectivas producidas por el Estado, ese "ogro fi-
lantrópico", al decir de Octavio Paz. Basta de achicarnos el bolsillo
por culpa de lo que el Estado nos quita. Los impuestos impagables,
los servicios ineficaces, todo esto desaparecería, dejando en manos
privadas el manejo económico absoluto, excepto, por supuesto,
aquello que no resultara rentable.
Dejamos de ser ciudadanos para que se nos considerara consu-
midores, objetos de la actividad mercantil. La noción de "derecho"
fue perdiendo significado, y aun la salud o la educación forman
parte de "paquetes de negocios", así como las jubilaciones obran
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal
225

bajo el rótulo de "mercado de capitales". En Argentina fue para-


digmático el hecho de que el surgimiento de las compañías priva-
das encargadas de la jubilación (las "FJP"), se hiciera con publici-
dad televisiva que parecía propia de ejecutivos de multinacionales
o de cruceros de placer a las Bahamas. El resultado fue alecciona-
dor: muy pocos respondieron a ese primer llamado, que mostró con
claridad cómo la transformación cultural que el neoliberalismo pro-
movía no podía lograrse tan automáticamente. Pero, sin duda, poco
a poco ella se fue consolidando.
Volveremos sobre esto. Pero actualmente - 1 9 9 8 - estamos de vuelta
de la celebración irresponsable de los nuevos tiempos. Ya tenemos
desplegados los frutos de aquellas políticas: la desocupación, la fal-
ta de presupuesto público para servicios, el nulo control estatal de
las compañías privatizadas, se van imponiendo. Excepto en el caso
chileno, los logros económicos estructurales no son sensibles; pero
aun en ese caso, la disminución de la pobreza no se ha verificado.
Y además, las libertades públicas se han visto afectadas porque las
protestas sociales ante la nueva situación son a menudo respondi-
das con estilos represivos propios de períodos predemocráticos.
El panorama —si simplemente se observan los noticieros en
prensa y televisión— dista de ser alentador. Las profecías venturosas
que nos prometían futuros paradisíacos chocan con la dura reali-
dad. En el camino, unos pocos propietarios hicieron su agosto, y la
gran mayoría social vio desvanecerse lentamente tanto sus ilusiones
como su nivel de ingreso y su cobertura de derechos asistidos.

1. El discreto encanto postmoderno: no todo es celebración

Lo postmoderno se desplegó a nivel mundial simultáneamente con


los comienzos del auge neoliberal. Esto ha llevado a menudo a que
ROHHRTO FOI.I.ARI
2 2Ó

se identifique y/o confunda un fenómeno con el otro. Personalmen-


te, entiendo que están asociados, pero precisamente en cuanto son
diferenciables, no sólo en sus contenidos, sino en su "nivel de efi-
cacia" y en su temporalidad histórica1.
No cabe duda de que existe alguna imbricación entre el indivi-
dualismo postmoderno y el apogeo neoliberal. Este último se ha
beneficiado de aquél, ha encontrado un "suelo" cultural altamente
fecundo y propicio para asentarse. Las resistencias han sido meno-
res, en la medida en que la indiferencia por lo político-global ha
cundido, y en que el recostarse en el mundo de lo privado ha sido
la decisión mayoritaria. El abandono de los discursos sobre lo es-
tructural, y de las grandes metanarrativas de modificación social,
dio por resultado el campo abierto para el asentamiento de la priva-
tización generalizada y del pensar la política como simple forma
de administración del capital. Esta relación de lo postmoderno con
la legitimación de lo neoliberal es indiscutible.
Pero, sin duda, se trata de fenómenos de diferente significación
y alcance. Lo neoliberal es una política determinada, basada, por su-
puesto, en condiciones económicas favorables como la gran concen-
tración del capital y la globalización; en lo postmoderno, la condi-
ción cultural en que esa política se plantea y realiza, es decir, el esce-
nario y espacio donde determinados actores "actúan" la realización
concreta de los programas neoliberales y sus interminables ajustes.
Estamos señalando que lo postmoderno es más "global", más
abarcador, desde el punto de vista de que es "dentro" de su condi-
ción que se dan no sólo la política neoliberal, sino también las de

1
Hemos desarrollado esto en trabajos previos, p. ej., "Dominación y legitima-
ción democrática en América Latina", en nuestro libro Crisis:postmodernidad, filo-
sofía y crisis política, Aique/Rei/IDKAS, Buenos Aires, 1993.
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal
2 2 7

quienes se reconocen como sus opositores. Es el continente cultu-


ral de nuestro tiempo, el estilo en que se definen los hábitos de los
sujetos, y que resulta tan reconocible como puede ser hoy la moda-
lidad de los años cincuenta, con su "gigantismo" hollywoodense ,
sus jopos masculinos y amplios vestidos femeninos, los automóvi-
les larguísimos y pesados, el rock de Presley y los filmes de J. Dean.
En cuanto a la específica dimensión temporal, ya no vale el sí-
mil con los años cincuenta, porque lo postmoderno remite a un fe-
nómeno de largo alcance: obviamente, no previsible en su longi-
tud, pero seguramente nada breve. Si la modernidad se realizó en
un lapso de aproximadamente tres siglos (con variaciones menores
según cuando se quiera establecer sus inicios), lo postmoderno no
tiene necesariamente que parecérsele en este aspecto, pero también
hace relación a una condición de época, y, por ello, a tendencias de
largo aliento. Lo neoliberal está pasando, pero lo postmoderno no,
aunque sí estén modificándose algunas de las tendencias propias
de este último fenómeno.
Hace tiempo ya, venimos hablando de "inflexión postmoder-
na". El concepto se refiere a la reaparición de fenómenos moder-
nos en formato postmoderno, es decir, al fin de fiesta que se ha dado
a partir del despliegue y consumación del primer momento —pu-
ramente celebratorio- de la postmodernidad.
Se hace necesario explicitar algunos de nuestros supuestos75: la
modernidad hegemónica, metodicista y homogeneizante, disci-
plinatoria y sistemática, produjo durante su vigencia -como su polo

M. Heidegger, "La época de la imagen del mundo", en Sendas perdidas,


Editorial Losada, Buenos Aires.
R. Follari, Modernidad y postmodernidad, una óptica desde América Latina,
Aique/Rei/IDEAS, Buenos Aires, 1990, Cap. 1.
ROBERTO FOLLARI
228

negativo necesario— una modalidad opuesta: al imperio de la segu-


ridad cognitiva, como mediación del dominio científico-técnico del
mundo, se respondía con la referencia a la debilidad ontológica del
hombre, o con la apelación a la expresividad, o a temas como el
sentido de la existencia, las cuestiones expresivas, estéticas, eróticas,
etc. Es decir, se buceaba en las experiencias de los límites, como
modo de luchar contra la seguridad buscada por el talante moder-
no, el cual, tras el fundamento/origen y la idea de progreso, escon-
día siempre la necesidad de sacrificio del presente y el abandono de
las perspectivas no utilitarias.
De modo que en nuestro siglo lasfilosofíasmal llamadas "irra-
cionalistas"(de Bergson a Sartre, de Nietzsche a Heidegger, de
Adorno a Derrida) fueron cumplimentando, en progresiva radi-
calización, un programa transpersonal de liquidación de la noción
de razón como fundamento. Acompañaron en su derrotero la vorá-
gine cultural en ciernes: el 68 francés mostró la descomposición del
aparato escolar como ejemplo de la crisis de los dispositivos disci-
plinatorios de la modernidad en su conjunto. El hippismo, la con-
tracultura del rock y la nueva tendencia insurgente que no se guia-
ba por la burocracia de Moscú mostraban el final de un modo de
vida regido por el autoritarismo que acompaña a toda noción uní-
voca de la verdad (ya sea ésta religiosa o positivista, lo que, respecto
de este punto, resulta ser lo mismo).
Se caía, de hecho, un estilo cultural corroído por la oposición
creciente, en la medida en que el propio desarrollo de la razón ins-
trumental se hacía autodeslegitimante: el capitalismo basado en el
alto consumo liquidaba la dimensión simbólica de la idea de Na-
ción, a la vez que la de obligación moral y la de pecado, socavadas
todas por el impulso hacia el exitismo inmediato y el adquisitivismo
desenfrenado. La publicidad y la colonización de la privacidad por
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal
2 2 9

el mercado, éste cada vez más tecnologizado, minaban las relacio-


nes interpersonales, haciendo burocráticos y abstractos los víncu-
los. La derecha ideológica veía con angustia caer todo el andamiaje
de su insistencia en el sujeto autoconsciente y remitido a una co-
munidad de tradición. Las tradiciones eran (y son, por supuesto)
barridas por la modernización perpetua del aparato tecnológico, en
búsqueda de incremento de competitividad, con el fin de garanti-
zar la ganancia.
En este panorama, la modernidad fue colapsando. Su versión
inicial, aquella del yo solipsista que medita sistemáticamente, fue
volviéndose imposible de sostener. No había ya un yo tan centra-
do, ni decisiones tan exclusivamente regidas por la razón, ni se
imponía la disciplina como espera futura del resarcimiento. A la
vez, esta fuerte corrosión era complementada por la acción militan-
te o práxica de los ajenos a ese modelo: toda clase de artistas, jóve-
nes rebeldes, rockeros desenfrenados, adeptos a los alucinógenos
como experiencias de frontera, amantes de la libertad sexual, revo-
lucionarios sin estatolatría. El capitalismo avanzado promovía, en
su fase expansiva (años sesenta) 4 , modalidades culturales unidi-
mensionales y triviales, fáciles presas de la crítica cultural. Se de-
rrumbaba una modalidad de vida, los padres ya no gobernaban
a sus hijos y se discutían los códigos morales, que ya no se suponía
que estuvieran escritos en el libro de Dios o en el de alguna sabidu-
ría preconstituida.
En este tembladeral, la modernidad negativa había trabajado sus
posiciones: vanguardias estéticas, reivindicación del instante, de la

4
H. Marcuse, El hombre unidimensional, Joaquín Mortiz, México, 1969; E.
Fromra, Psicoanálisis de la sociedad contemporánea. Fondo de Cultura Económica,
México.
ROBKRTO FOLLARl
2 3 o

intensidad del acontecimiento, ataque a la continuidad histórica y a


la totalidad social, tanto como al figurativismo y a la representación
en general. Surgen la idea de la obra de arte, y también del lengua-
je, como exclusivamente autorreferenciales. La política se liga a lo
cotidiano y a lo urgente, se piensa la microfísica del poder y se ata-
ca el logocentrismo, viendo en la razón subjetiva propia de la mo-
dernidad la base de la constitución de la cultura que termina en
el dominio técnico del mundo y en la generalizada manipulación
de las conciencias por el consumismo y la publicidad.
De modo que, en algún momento, sucedió; lo moderno se hizo
sobremoderno5, se produjo el "rebasamiento" por las tendencias
inmanentes de la modernidad y ésta invirtió sus efectos. Resultado:
se dio la hegemonía del mundo de la técnica (que continúa su mar-
cha cada vez más vertiginosa), pero con efectos culturales inverti-
dos. En vez de sujeto unívoco, la televisión del zapping promueve
sujetos desmigajados. En vez de disciplina, se imponen la seduc-
ción y el desorden. En vez de verdad única, todo vale. En vez de
dejar fuera lo expresivo, la vida toda se estetiza y se abandonan los
criterios rígidos para poner acento en la vivencia individual.
Asistimos con lo postmoderno a la curiosa fusión/superposición
de la modernidad hegemónica y "negativa", aquella en lo que hace
al funcionamientoperformativo de la empresa y el Estado, los cua-
les continúan con todo rigor los criterios de competitividad en tér-
minos de uso de la técnica y la ciencia al servicio de lo pragmático
y lo utilitario, con el consabido uso del método y la exigencia dis-
ciplinaria. Pero el efecto cultural es lo que se ha invertido: lo surgi-
do de la posibilidad de viajar, de la televisión satelital, de los juegos

5
M. Auge, Los no-lugares (espacios del anonimato), Gedisa, Barcelona, 1994.
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal
2 3 i

electrónicos, de la rebotica, de Internet, es una desterritorialización


de la experiencia, que descentra a los sujetos, a la vez que los
desustancializa de hecho, es decir, se produce una pérdida de la
identidad centrada, de modo que la experiencia se aliviana, se hace
más débil, en tanto se pierde el sustrato "duro" de la personalidad,
desde el cual había un centro organizador y rector de tal experien-
cia. Por el contrario, nos encontramos -según bien ha enfatizado
Baudrillard 6 - con sujetos/pantalla, sujetos que son sólo una espe-
cie de receptores permanentes de estímulos externos, carentes de toda
especificidad que no sea aquella que, de manera cada vez cambiante,
surge de la estimulación permanente.
De modo que advertimos la paradoja por la que la decons-
trucción ha tenido realización práctica, el desmigajamiento del su-
jeto ha acaecido, la pérdida del yo cartesiano se ha hecho efectiva, y
no en el solo plano de la teoría, sino como suceso del mundo, como
factico acontecer de la historia. Pero este hecho decisivo no se ha
dado sino de manera paradojal, en una especie de gran mascarada,
de enorme farsa, dado que aquello que fuera investido por las van-
guardias y la crítica como el summum de la negación, ahora apare-
ció como positividad pura, como mero hecho concreto, carente de
toda connotación de negación hacia el mundo de la banalidad y el
consumo. Por el contrario, es precisamente "ese" mundo del vérti-
go consumista el que se ha desplegado hasta requerir de sujetos
débiles, blandos, desprovistos de esa ética tradicional que ponía lí-
mites a la avidez y sostenía la necesidad de límites y de respeto a
tradiciones o a costumbres adquiridas previamente. La deses-
tructuración acaeció, pero —en términos de Freud— lo familiar se

6
J. Baudrillard, El otro por sí mismo. Anagrama, Barcelona, tí
ROBERTO FOLLARI
2 3 2

hizo monstruoso, lo que se creía propio se volvió siniestro7; es así


que podemos encontrar que los recursos escandalosos a que apela-
ban las vanguardias se convierten en módicos videoclips; que la rup-
tura de la secuencia sirve a la publicidad más banal o referida al
más perjudicial producto; que la liquidación de la representación
tradicional queda convertida en promoción de un detergente o una
marca de cigarrillos. Nada más parecido a Buñuel que la publici-
dad, nada más cercano al surrealismo que los clips del rock, nada
más acontecimiental que la repetición televisiva haciendo zapping al
interior ya de cada programa mismo.
Por supuesto, el halo crítico de las vanguardias es lo que cayó
con todo esto. Aquellos "pasos sobre la luna" que P Sollers creyó
que se daban con las primeras obras de Derrida 8 , se han transfor-
mado en el más convencional de los patrones de consumo. La "rea-
lización" histórica del fin de la subjetividad centrada ha acaecido
del modo más paradojal y antitético con su tendencia inicial, aque-
lla que sirvió a empujar su emergencia; la síntesis sorprendente de
los impulsos de la modernidad hegemónica con los de la negativa
da lugar a un curioso Frankenstein: híbrido del peor convenciona-
lismo burgués y del impulso rupturista de las vanguardias, lo que
resulta es el sostenimiento de la forma de estas últimas, reconvertido
a efecto reproductivo de lo primero. Así, encontramos al capitalis-
mo consumista postmoderno como modo de realización histórica
—supresión— de la negatividad moderna.
Así, podemos entender que el primer momento de lo post-
moderno fuera vivido como emancipación de los rígidos moldes

7
S. Freud, "Lo siniestro", en Obras completas, Biblioteca Nueva, Madrid, tomo
III.
s
P Sollers, Prefacio en J. Derrida. Delagramatología, Siglo XXI, México, 1978.
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal
2 3 3

de la modernidad. La versión celebratoria resulta comprensible: tras


varios siglos de disciplinamiento y de metodicidad, se arribaba por
fin a un nuevo talante, que permitía todo aquello que antes se ha-
bía cercenado. Había espacio para la expansión estética, la expresi-
vidad, la tolerancia, el cuerpo, el goce personal, el presente sin un
futuro tiránico que lo opacase. Surgía la posibilidad de elegir entre
múltiples criterios éticos, sin tener que someterse ciegamente a la
imposición de un modelo único como si fuese natural o el único
racional. Cabía sustraerse de la tiranía de la entrega del destino
personal a la religión o a la política, para poder darse márgenes de
autoafirmación no culpógena. Se podía amar a los otros, a partir de
poder amarse a sí mismo, es decir, de no autonegarse9.
El primer momento postmoderno fue la asunción de que ha-
bía arribado como realización histórica aquello que se había solici-
tado desde la teoría. Por lo tanto, es obvio que podía esperarse una
actitud de recepción festiva que -con matices en cada caso diferen-
ciados- podemos advertir tanto en Vattimo como en Lyotard y
Lipovetski10, en los años ochenta y comienzos de los noventa.
Pero la historia acaeció, el tiempo dio lugar al despliegue en
acto de las promesas iniciales, y éstas fueron mostrando poco a poco
su dimensión paradójica. Fuimos advirtiendo que, en nombre de
la mayor tolerancia, se producía un vacío de normatividad, dejan-
do espacio compensatorio a fanatismos racistas que van desde Bosnia

J. Lacan, "Sobre el mandamiento de amar al prójimo", en Braunstein, N.:A


medio siglo de El malestar en la cultura de Sigmund Freud, Siglo XXI, México, 1981.
10
Esta celebración la efectuó Lipovetski en su ensayo inicial, JM. era del vacío,
y la acentuó luego en El imperio de lo efímero y El crepúsculo del deber, sus libros pos-
teriores, todos editados en Anagrama; G. Vattimo la planteó en Elfinde la moderni-
dad, Gedisa, Barcelona, 1987; J. Lyotard en su conocido La condición postmoderna y
en su posterior La postmodernidad explicada a los niños, ambos en Gedisa editorial.
ROBERTO FOI.I.ARI

2 34

hasta los votos que consigue Le Pen. Fuimos notando que el dibu-
jo de jóvenes sin ideales duros se parecía demasiado al de aquellos
sin ideales a secas. Fuimos notando que del abandono del fanatis-
mo ideológico/político se pasó al abandono de toda preocupación
por lo colectivo. Que la falta de normas rígidas se fue carica-
turizando hacia la imposibilidad de toda introyección de alguna res-
ponsabilidad o deber. Fuimos advirtiendo que el sujeto desmigajado
se parecía bastante a un maleable sujeto amorfo, carente de toda ca-
pacidad de negación, de toda capacidad de proyectar, de todo im-
pulso constructivo. El entusiasmo inicial con los nuevos rumbos
dejó de parecer plausible.
Yi desde hace varios años advertíamos estos fenómenos, de modo
que acuñamos la noción de "inflexión postmoderna" para referir-
nos a las modificaciones habidas al interior de esta condición". La
característica del nuevo tiempo no es difícil de discernir. Por su-
puesto, no se trata de una imposible vuelta atrás en el tiempo: la
modernidad -añorada por muchos- no retorna, y es bueno que así
sea, porque si la historia la sepultó fue en la medida en que su ra-
zón excluyente la hacía rígida y tendiente al autoritarismo del Uno.
Pero ya tampoco vuelve la postmodernidad festiva del momento
inicial, superada de hecho por el acaecimiento de nuevos proble-
mas y contradicciones, planteados a partir de las nuevas positividades
en acto. Estamos, pues, ante un nuevo momento, situado dentro

1
' "Muerte del sujeto y ocaso de la representación" fue nuestro Informe de
investigación al Consejo de Investigación de la Universidad Nacional de Cuyo
(Mendoza, Argentina), por actividades iniciadas en 1994, donde se planteaba ya el
tema de la inflexión; ha sido publicado en Relea, 2, CIPOST, Universidad Central de
Venezuela, Caracas, 1997.
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal
23 5

de lo postmoderno mismo. El rebasamiento de la modernidad ya


se ha dado, y no es reversible.
Es en esta perspectiva que pudimos advertir el retorno de fenó-
menos modernos en formato postmoderno. La búsqueda de algún
horizonte normativo en el desierto de legitimación, búsqueda de
margen de experiencias intensas, reasunción de la necesidad de
ideologías. Todo dentro de cierto horizonte de alivianamiento que
no reproduce lo anterior, sino que implica un retorno adonde nun-
ca se estuvo, una vuelta de tuerca que pasa, ahora, por parecido
perfil, pero en otro punto de inserción.
En este horizonte de la inflexión ya no cabe el solo talante fes-
tivo. La discusión latinoamericana sobre el punto parece estar si-
tuada actualmente en el punto adecuado: lejos de la apología y de
la detracción, fuera de los dos polos de incomprensión desde los
cuales los nuevos patterns culturales suelen ser interpretados, busca
más bien pensar de inéditas maneras qué es lo emancipatorio, cuá-
les son los modos en que hoy se puede concebir lo moral, lo ideo-
lógico y lo político, en condiciones que pasan por la jungla citadina,
la proliferación de voces y gritos, la desaparición de discursos alta-
mente sistematizados, el primado de la imagen y la inmediatez12.
En este reinado del barroco práctico latinoamericano, donde se da
permanentemente la conjugación de lo múltiple no sintetizable, se
cuenta con el suelo concreto apto para asumir con radicalidad el
desafío de la época: replantear lo crítico y lo liberador en nuevas

12
P ej., M. Hopenhayn, "Tribu y metrópoli en la postmodernidad latinoame-
ricana"; J.M. Barbero, "Hegemonía comunicacional y descentramiento cultural",
ambos en Enfoques sobre postmodemidad en I Latinoamérica, recopilación de R. Lanz y
R. Folian, Caracas, Editorial Sentido, 1998.
ROBERTO FOLLARI
2 36

condiciones culturales, pensar lo político a partir de lo societal ac-


tual y del ocaso de la representación, reinventar una ligazón entre
vivencia y proyección activa. Todo un programa que apenas se está
esbozando.
Mientras, la "vía europea" de enfrentamiento a la situación nos
parece menos adecuada; se está retornando a la fundamentación en
nuevas versiones, ante la urgencia de reasumir algún marco nor-
mativo en la intemperie en que éste quedó tras la desfundamen-
tación. Es evidente: por el camino derrideano no se podía llegar ya
más allá, en cuanto toda desfundamentación permanente desfun-
damenta a la vez el propio discurso que la produce. En determina-
do momento, el discurso deslegitimatorio se pisa la cola y acaba por
liquidar su propia sustentación, llamando simplemente a la aniqui-
lación o al silencio. Al final de la deconstrucción todo quedaba
deconstruido, y nada podría construirse. Habida cuenta de la rea-
lización práctico/histórica de esta dispersión del sentido fuerte, el
resultado fue el que culturalmente conocemos: ningún criterio de
orientación, fuerte déficit de sentido, imposibilidad de base para
sostener una ética, una política o simplemente un autosostenerse en
la existencia.
El resultado fue la sorprendente remisión de Derrida a Marx,
gesto político interesante, pero teóricamente situado en la tensión
de un viraje que el propio autor no asume, pretendiendo hacerlo
pasar como simple continuidad de su obra anterior13; el giro de

13
J. Derrida, Espectros de Marx (el estado de la deuda, el trabajo del duelo y la
nueva Internacional), Editorial Trotta, Madrid, 1995; el rechazo de algunos de sus
discípulos, representado en Asensi, M.: Espectropoética (Derrida lector de Marx),
Universitat de Valencia, España, 1994.
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal
2 37

Vattimo hacia sus orígenes religioso/cristianos, sorprendiendo a to-


dos con la idea de que un Dios encarnado es forma postmoderna
de la creencia, en tanto postularía una deidad débil14; y -en fin—
Lyotard, quien poco antes de su muerte nos despistara proponien-
do escribir tesis "contra la postmodernidad", como si para él fuera
lo más natural del mundo15, y como si ello no pidiera una explica-
ción respecto de su anterior radical "guerra al todo".
En fin, que el primer momento postmoderno pasó, no era evi-
dente hace un tiempo, pero los autores nos demuestran hoy que sí
lo es. El "fin de fiesta" es ahora más que una simple hipótesis teó-
rica: los escritores postmodernistas recogen las redes que desplega-
ron antes, sólo que con el cuidado de no mostrarse autocontra-
dictorios, ahorrándose el trabajo teórico de justificar sus torsiones.
Esta no explicitación hace menos patente el -de alguna manera-
problemático retorno a algún tipo de criterio normativo o, cuando
menos, el abandono de la celebración unilateral de estos tiempos.
Y ello abre un chance histórico: estamos en mejores condiciones
de repensar lo político y lo social porque ya no vivimos sólo de
desfundamentar lo anterior. Los valores de deconstruir han sido ad-
vertidos en sus límites: junto con la erosión del totalitarismo y la vio-
lencia de la construcción política, se liquidó la política tout court, se
abandonó cualquier sombra de proyecto y construcción de futuro.
Estamos de vuelta de ese proceso. Hay las condiciones cultu-
rales para una reconstrucción. Pero -por supuesto- no para un
simple retorno al punto anterior: si la historia defenestró la razón

14
G. Vattimo, Más allá de la interpretación, Paidós/ICE, Barcelona, 1995, el
capítulo "Religión".
15
J. Lyotard, Moralidadespostmodemas, Léenos, Madrid, 1996, epígrafe, p. 7.
ROBERTO FOI.LARI

23 8

subjetiva moderna, no queramos reintroducirla contra las posibi-


lidades de lo histórico mismo. Habrá que construir modalidades
de racionalidad que no excluyan lo expresivo, lo estético, lo eró-
tico y lo extático: desafío nada menor para quienes nos hemos for-
mado en la racionalidad occidental, aniquiladora de toda subjeti-
vidad que no fuera la de la organización instrumental y la del
logos sistemático.

2. Adiós a 1989: el candor de los nostálgicos

Algunos siguen hablando de caída del Muro, como si nada hubie-


se pasado después. Continúan festejando el triunfo del gran capi-
tal, basados en el hecho monumental ocurrido en 1989, para sor-
presa de todos y alegría de muchos. Acabó el sistema ferozmente
estatista, que de manera autoritaria había abierto espacio a mayores
logros en temas de seguridad social, igualdad económica y erradi-
cación de la miseria. Ese sistema donde existía casi plena esco-
larización, cobertura completa de salud gratuita, ediciones de libros
en millones de ejemplares, a la vez que imposibilidad de circula-
ción libre fuera de las fronteras y entronizamiento de un Partido
único y omnipresente. Aquel régimen paradójico donde había obli-
gación de la alegría y la duda era encarnizadamente combatida, cayó
como un castillo de naipes, confirmando de manera inesperada y
desplazada aquella idea de Mao según la cual "el imperialismo es
un tigre de papel".
Pero esto sucedió poco antes de que el neoliberalismo comen-
zara, a su vez, una baja definida. Es cierto que su avance es des-
igual: hay países —caso Italia— donde el ajuste y las privatizaciones
no se han realizado sino en pequeña dosis, y aún se está en la
readecuación de la economía a las nuevas condiciones. Aclaramos
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal
2 39

que la readecuación, en cualquier caso, era necesaria, por cuanto


han cambiado los patrones de acumulación: lo que no era necesario
es que se hiciera bajo la égida de la privatización absoluta y el des-
amparo social, a lo cual ayudó la ofensiva neoliberal, encarnándose
como "forma" teórica de una relación de fuerzas objetivamente fa-
vorable.
Salvo excepciones, en la mayoría de los países la caída de lo
neoliberal es patente. Thatcher se fue hace años; Bush también fue
derrotado, y Clinton ganaba prometiendo salud universal y gratui-
ta. Hoy el eje que representan Inglaterra, Francia, Alemania e Ita-
lia no es cuestión menor: el triunfo del Olivo hegemonizado por el
ex—Partido Comunista Italiano, más la emergencia socialdemócra-
ta en Francia, Alemania e Inglaterra confirman una tendencia: se
agotó la idea de que los valores neoliberales fueran los mejores. Esto
es más que decir que se agotó la política económica neoliberal: el
triunfo de Blair en Inglaterra (1997) se ha dado en condiciones eco-
nómicas de éxito del programa de los conservadores. Ya no bastan
los índices económicos, la promesa neoliberal ha colapsado en su
posibilidad de augurar futuros valiosos, deseables; la sociedad sin
solidaridad se ha realizado como positividad, y allí ha mostrado sus
lacras y sus límites.
En Latinoamérica, las protestas crecen en diversos países (dis-
turbios estudiantiles en Chile y Nicaragua, cortes de rutas en Ar-
gentina, huelgas en Bolivia, pérdida de popularidad de Fujimori
en Perú, descontento social en Venezuela, baja del hegemonismo
del PRI en México, etc.). Ya el neoliberalismo hizo sus ajustes, tras
los cuales prometía bonanza y resolución de los problemas sociales.
Por el contrario, en la mayoría de los países la marginalidad y la
pobreza han aumentado, de modo que aun el Banco Mundial re-
conoce actualmente que lo logrado carece de toda equidad, es po-
ROBERTO FOLLARI
240

tencialmente explosivo, y el tema de la pobreza resalta la proble-


mática central a enfrentar en el futuro inmediato16.
Lo decisivo es que la promesa se ha agotado. El viejo axioma
neoliberal según el cual los males del neoliberalismo se resuelven
simpre con más neoliberalismo ya no convence, en la perversidad
de su astucia discursiva17. Tampoco basta ya la socorrida apelación
a la democracia parlamentaria como criterio exclusivo de legitima-
ción: esta última se obtiene —es sabido- no sólo por el origen de las
autoridades, sino por la aceptabilidad de sus medidas concretas,
tanto en cuanto a sus específicos procedimientos de resolución como
en sus peculiares contenidos. No basta haber sido elegido para que
todo lo que se haga sea aceptable. Por el contrario, la caída en la
legitimidad y prestigio de la política es patente, y tan aguda, que
hace dudar acerca del mantenimiento mismo del sistema político,
por cuanto éste se hace cada vez más simple agente administrativo
del gran capital, y se vuelve disimuladamente despótico en cuanto
imprime un solo recorrido posible a la experiencia social18.
Por supuesto, el mantenimiento de las reglas de juego de la de-
mocracia, en cuanto mínima garantía de respeto a los derechos civi-
les, es digno de resguardarse a toda costa. Conocemos la violencia
que impusieron los gobiernos dictatoriales, estructuralmente ilegíti-

16
Planteos -muy conocidos hoy- del Banco Mundial. Véase al respecto (con
especial referencia al tema educativo, pero dentro de una interpretación de conjun-
to) J. Coraggio, "Las propuestas del Banco Mundial para la educación: ¿sentido
oculto o problemas de concepción?", en J. Coraggio y R. Torres: La educación según
el Banco Mundial, CEM/Miño y Dávila Editores, Buenos Aires, 1997.
17
F Hinkelammert, Crítica a la razón utópica, DEI, San José de Costa Rica,
1986. Allí, el autor disecciona las falacias autojustificatorias del credo neoliberal,
para el cual siempre se estaría mejor si se hubiera privatizado más.
18
J. Ghéhenno, El fin de la democracia (La crisis política y las nuevas reglas del
juego), Paidós, Barcelona, 1995.
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal
241

mos. Pero sí se requiere, en todo caso, una reforma del sistema político
que modifique las normas en pro de mayores grados de participa-
ción directa, revocabilidad de los mandatos, decisiones colectivas so-
bre los temas centrales. Si continúa la privatización del espacio pú-
blico, si se mantiene el uso y abuso individual de las canonjías del
poder político, si se siguen perpetuando en los cargos unos pocos
cientos de personas en cada país, el futuro es —si se quiere- a la vez
esperable e imprevisible. Es esperable que haya estallido de lo social,
porque no se encuentran canales de metabolización de las deman-
das, ni de salida de las presiones. Es imprevisible qué grados de vio-
lencia pueda este proceso conllevar, y adonde pueda acabar desde el
punto de vista de la organización institucional. De modo que más
vale prevenir ahora que lamentar luego.
Ya el neoliberalismo no es -entonces- promesa económica ni le-
gitimación política. Su agotamiento es una evidencia. Y tampoco
cuenta con una condición cultural favorable: si su auge coincidió con
el de la postmodernidad inicial y festiva, su caída gradual coincide
con el final de la postmodernidad celebratoria. Tampoco existe ya el
puro retorno a la privacidad, ni el total abandono de los proyectos
políticos, en los mismos términos de hace diez años. Las ideologías
retornan en nuevo formato: caso paradigmático es el Olivo con su
color verde en reemplazo del rojo histórico del Partido Comunista
(símbolo de cambios programáticos y procedimentales concretos), o
Tomás Borge señalando la necesidad de apelación al capital privado,
en coincidencia con Cuauhtémoc Cárdenas19.

19
Ejemplos los vemos todos los días; tal es el caso de declaraciones de Tomás
Borge, el ex comandante sandinista, en el encuentro de partidos políticos de Puebla,
México, mayo de 1997; o las declaraciones a cadenas televisivas internacionales de
Cuauhtémoc Cárdenas, líder del PRD mexicano, previas a las elecciones de julio de
1997 en ese país que lo llevaran a ganar la alcaldía del Distrito Federal.
ROBERTO FOI.I.ARI

2 4 2

Hay peligros en estas "modernizaciones" forzosas del discurso


de los sectores de la izquierda y las organizaciones progresistas:
pueden —sin duda— convertirse en "más de lo mismo", si es que ce-
den a las tendencias inmanentes de la lógica económica actual. Pero,
a la vez, vano sería que quisieran permanecer en los discursos ante-
riores: éstos carecerían de capacidad de interpelación, a la vez que
no servirían de orientación concreta para una acción instrumental-
mente efectiva en las actuales circunstancias.
Una enorme posibilidad se abre en la hora del reflujo neoliberal,
pero, a la vez, las condiciones del desafío son extremadamente di-
fíciles. Nos hallamos por lo menos ante tres grandes problemas,
cada uno de dimensión de época:

a) El descrédito de la política, ligado al proceso de globaliza-


ción tanto económica como cultural, conlleva la tendencia a la des-
aparición del Estado/Nación como espacio de ejercicio de la orga-
nización de lo colectivo. Ello es tendencial, no ineluctable y, en caso
de plasmarse, no será para nada inmediato. Pero la tensión hacia
esto ya es hoy muy fuerte, y conduce a la incertidumbre respecto
de cuál es el escenario y cuáles las reglas de lo político. Sin duda,
ello entra en tensión con la urgente necesidad de reconstruir lo es-
tatal, ya no hacia un Estado empresario omnipresente, pero sí hacia
el encuentro de un espacio regulador respecto del capital privado,
que resulte arbitro de las tensiones, a su vez que guardián de lo co-
lectivo.
Mientras, el proceso de erosión del Estado/Nación sirve para
poner el acento sobre la sociedad civil y su reforzamiento y partici-
pación decisoria, lo cual es siempre necesario, en la medida en que
no se lo oponga a la imprescindible referencia al sistema político
global ligado a lo estatal, que es aún el actualmente existente.
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal
243

Como se ve, lo viejo no ha muerto y lo nuevo no termina de


nacer, lo cual pone a la política en el cruce de tendencias antitéticas
a las cuales hay que atender a la misma vez, en un juego que se
vuelve sumamente complejo y parcialmente contradictorio.
Asistimos a una dinámica que, a su manera, puede resultar un
cumplimiento paradójico de la profecía de Marx acerca de la des-
aparición del Estado20, aunque también podría serlo de la utopía
liberal del mercado autorregulado que pudiera prescindir de la me-
diación política. Hay en ello una posibilidad emancipadora de la
sociedad que abandona la representación y se dirige hacia la au-
todirección directa; pero también -y con mayor posibilidad- la
opción de que el gran capital liquide las débiles inhibiciones que
le pone el sistema político para imponer la abierta dictadura del
mercado como único espacio.

b) Ligado al punto anterior, pero no coextensivo con él, está el


problema de cuál es hoy la sociedad deseable. Desde el más con-
creto terreno de la necesidad de gestión directa de la cosa pública,
tal cual se ha dado en Italia o Inglaterra, ¿qué hacer? En Lati-
noamérica, algunas experiencias municipales, como la del PT bra-
sileño en Porto Alegre, o la del Frente Amplio en Montevideo, han
resultado alentadoras y han mostrado creatividad a la vez que efica-
cia. Pero en el nivel estructural, "macro", no es claro hoy qué sea
una alternativa -en lo económico y en las formas de participación
política— a la posición neoliberal. La gestión que se realice no pue-
de poner en peligro las inversiones ni entrar en colisión con los as-
pectos globales de la apertura de mercados pero, a la vez, debe

Lo hemos desarrollado en el acápite "¿Eclipse de la política?", del trabajo


"Muerte del sujeto y ocaso de la representación", Relea, 2, op. cit., p. 44 y ss.
ROBERTO FOLLARI

2 44

mantener espacios rectores para el Estado, capacidad de redis-


tribución de la renta y atención a la superación de los problemas
sociales. ¿Cómo se hace todo esto a la vez? ¿Cuáles son las formas
de participación política que se abren? ¿Cuál es la relación con los
diferentes actores del sistema? En fin, ¿cuál es hoy la utopía posi-
ble, cuál el régimen sociopolítico a proponer como alternativa? Sa-
bemos lo que no queremos, pero no es claro qué es lo que se quie-
re, y cualquier remisión al populismo o al socialismo real en estado
puro son sólo un anacronismo inviable. Por ejemplo, un interro-
gante es cómo sostener y ahondar el pluralismo político, a la vez
que sustentar capacidad de dirección en la acción del Estado. La
democracia profundizada es hoy irrenunciable, pero hay que pen-
sar, a la vez, cómo garantizar capacidad de peso en las decisiones
políticas y márgenes de influencia coactiva sobre el poder econó-
mico.
Hay mucho por hacer en este sentido, en ese entretejido de
práctica política y producción teórica, que irá situando las nuevas
opciones. Se trata de una tarea que -a la vez que colosal e inter-
discursiva— resulta urgente. Las decisiones requeridas son para hoy,
y los fracasos respecto de las expectativas sociales pueden pagarse
caro por parte de los intentos progresistas que están actualmente en
curso.

c) Finalmente, y ligado también a lo señalado en b), cabe re-


pensar los modos de hacer política. Hoy la eficacia de la acción tra-
dicional basada en las grandes movilizaciones no se muestra extin-
guida, pero sí aminorada. Se hace necesario achicar el espacio entre
la representación y los representados, en el universo de la inmedia-
tez, propio de lo postmoderno. No pueden seguirse exigiendo duras
militancias, en épocas en que se impone lo light. No pueden pro-
Inflexión postmoderna y calamidad neoliberal
24 5

ponerse rígidas organizaciones, en tiempos en que todo se desva-


nece en el aire. No puede apostarse a identidades políticas fuertes,
en tiempos en que la identidad se difumina. No puede dejarse de
apelar con insistencia —aunque nunca exclusivamente— a lo mass-
mediático, como espacio decisivo de autorreferencia de la sociedad
presente y, en esto, deberán repensar los intelectuales sus códigos y
sus estilos discursivos para ir superando la razón ilustrada/dualista
que los hace impermeables al lenguaje socialmente hegemónico. En
fin: hayque repensar no sólo las finalidades de la política, sino tam-
bién sus mediaciones. Y no sólo desde el punto de vista -irrenun-
ciable— de la eficacia pragmática, sino también desde aquel de la
referencia a valores: cómo evitar la disociación entre quienes pla-
nean y ejecutan, entre quienes ordenan y realizan, entre los que
vienen de los libros y los que provienen de la actividad manual.
Cómo aprovechar el desafío postmoderno a la razón unilateral,
como impulso hacia una modalidad de razón que busque rescatar
la instantaneidad y lo corpóreo, recuperando así el hilo de la expe-
riencia primaria en que la razón no está disociada de la experiencia
personal inmediata. Cómo podría aprenderse prácticamente en el
caleidoscopio discursivo el juego de la pluralidad, la tolerancia y la
articulación activa de las diferencias.
En el lento ocaso neoliberal, acabada la fiesta, vuelve la hora de
la tarea. Por los caminos de Sísifo, nos toca reanudar labores, den-
tro de ese inacabable comienzo que es la construcción histórica; esa
que vuelve viejas nuestras realizaciones, precisamente desde el mo-
mento mismo en que éstas se plasman como tales.