Vous êtes sur la page 1sur 3

RIEGO PRESURIZADO

Riegopresurizado: aspectos generales


En estos sistemas de riego el agua se conduce a presión por tuberías y laterales de riego hasta
las plantas, donde es aplicada desde emisores en forma de gotas (Goteo) o de fina lluvia
(Micro aspersión). También permiten la aplicación de fertilizantes junto con el agua de riego
(fertirrigación).

Son sistemas que demandan un alto consumo de energía para el presurizado mediante
bombeo y deben tener un eficiente sistema de filtrado para evitar obturaciones.

Presentan una alta eficiencia de aplicación (90-95%) del agua de riego y para su instalación,
por lo general, no necesitan de gran preparación del terreno por lo que se pueden emplear en
terrenos con pendientes fuertes, sin necesidad de nivelación.

Estos sistemas de riego de alto nivel tecnológico demandan, para su correcto funcionamiento y
manejo, de personal capacitado, ya que el riego presurizado mal utilizado puede causar
problemas graves al olivo (por excesos como por déficits hídricos) y pérdidas económicas.

Componentes de un sistema de riego


presurizado:
 Fuente de abastecimiento de agua (toma de pozo directo o desde un
reservorio).
 Cabezal de riego: compuesto por la bomba, filtros, unidad de fertirriego, válvulas y
aparatos de control y medición).
 Tuberías de conducción (primaria, secundaria y/o
terciaria).
 Válvulas de
campo.
 Laterales de riego (de pared gruesa o cintas) con sus emisores (goteros o micro
aspersores).
ESQUEMA GENERAL:
Cientos de familias de la
Amazonía mejoran su economía
gracias a reforestación
Cierre de Campaña de Plantación Forestal 2017–2018 organizado por el Ministerio de
Agricultura y Riego se realizó en la región Amazonas. Cientos de familias lograron mejorar
su economía.

Familias mejoran su economía gracias a programa del Estado.

Cerca de 1500 familias de bajos recursos del distrito de Sonche, en la provincia


de Chachapoyas, mejoran su economía gracias a las acciones de reforestación
que ejecutó el Ministerio de Agricultura y Riego, a través de Agro Rural, en la
Campaña de Plantación Forestal 2017–2018, que concluyó en la
región Amazonas, alcanzando una superficie de 700 hectáreas de plantones
instalados en esta zona.
Niños y niñas, hombres y mujeres, así como ancianos y gestantes residentes
en el anexo Nuevo Olmal, participaron de este cierre de campaña de
reforestación en diferentes comunidades campesinas en pobreza y pobreza
extrema.

Gracias al pino instalado durante este periodo han logrado obtener recursos
que ayudarán a generar posibilidades de crecimiento económico mediante la
producción de la madera y los hongos comestibles; además de mejorar el micro
clima del lugar y convertir esta zona en un atractivo turístico.
RIEGO CONVENCIONAL
La agricultura de riego o agricultura de regadío consiste en el suministro de las necesarias
cantidades de agua a los cultivos mediante diversos métodos artificiales de riego. Este tipo de
agricultura requiere inversiones de capital y una cuidada infraestructura
hídrica: canales, acequias, aspersores, albercas, etc., que exigen, a su vez, un desarrollo técnico
avanzado. Entre los cultivos habituales de regadío destacan los frutales, el arroz, el algodón,
las hortalizas y la remolacha.
El recurso agua es imprescindible para la producción de cultivos: de su disponibilidad depende la
formación de nueva biomasa vegetal. En cultivos como tomate y lechuga los contenidos de agua
en el interior de la planta superan el 90 %. Es claro que el agua es pieza clave para producir más
alimentos, pero también es claro que hoy en día constituye un recurso cada vez más escaso. Para
ejemplificar el consumo de agua en la agricultura supongamos la meta de producción de un trigo
de 5 ton/ha, donde se necesitan alrededor de 500 L de agua para producir 1 kg de materia seca;
esto resulta en un consumo de 2500 m3 de agua/ha para producir dicho rendimiento.
Se construyen canales por los que se lleva el agua y canalillos que la distribuyen por las zonas
agrícolas. En sus puntos terminales, los canalillos llegan a las arquetas, que tienen un portillo, que
al estar abierto permite la salida del agua.
Este antiguo modo de regar, mediante canales por los que se lleva el agua y canalillos que la
distribuyen por las zonas agrícolas, va cayendo en desuso en el mundo desarrollado,
fomentándose por las administraciones públicas el cambio a otros sistemas.