Vous êtes sur la page 1sur 1

¡Ajustarse el cinturón!

Leer: Hebreos 4:11-16 | La Biblia en un año: Números 4–6 ; Marcos 4:1-20

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para […] el oportuno socorro (v. 16).

«El comandante ha encendido la señal del cinturón de seguridad, que indica que estamos ingresando en una zona
de turbulencias. Por favor, regresen a sus asientos inmediatamente y abróchense los cinturones». Las azafatas
hacen esta advertencia porque, en esos casos, los pasajeros que no están sujetados podrían lastimarse. Sujetos a sus
asientos, pueden atravesar a salvo la turbulencia.

Por lo general, la vida no nos advierte de las experiencias perturbadoras que se nos cruzan. Pero nuestro Padre
celestial lo sabe, y por eso nos invita a presentarle nuestras preocupaciones, heridas y temores. La Escritura nos
dice: «Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue
tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la
gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro» (Hebreos 4:15-16).

En temporadas de turbulencia, lo mejor es dirigirnos a nuestro Padre en oración. La frase «gracia para el oportuno
socorro» significa que podemos «abrocharnos» al Señor durante los momentos amenazadores, ¡Él es más seguro y
poderoso que todo! Cuando la vida nos abrume, oremos. Él puede ayudarnos a atravesar la turbulencia.

Señor, gracias por darme seguridad en esta vida turbulenta.

Aunque no podemos prever las pruebas, sí podemos orar a nuestro Padre que
nos comprende.