Vous êtes sur la page 1sur 3

Tecnica de Inundación

Elaborado por Genaro Sousa Chávez

Técnica / Terapia de Inundación

También conocida por su nombre en inglés Flooding. Muy comúnmente se le


llama Terapia Implosiva (TI), ya que Thomas G. Stampfl la nombró así.

Creadores de la técnica:

Mowrer Baum y Thomas G. Stampfl. Alrededor de la década de los 60.

Descripción de la técnica:

Baum en 1968, demostró que la presentación masiva de estímulos generadores


de ansiedad asociada a la prevención de la respuesta bastaba para provocar la
extinción de estímulo fóbico. No parecía necesario recurrir a elementos
psicodinámicos.

Baum denomino a esta técnica, inundación que presenta como característica


central la exposición prolongada a estímulos que producen ansiedad, con el
objetivo de reducir- eliminar los componentes fisiológicos de las respuestas de
ellos. El objetivo es que el paciente se habitúe al estímulo que se le presenta y se
dé la extinción de la fobia o ansiedad que provoca dicho estímulo.

¿Cuándo se aplica la técnica?

Es una técnica que se aplica para el tratamiento psicológico de la ansiedad y las


fobias. Se encuentra basada en la misma argumentación teórica que la
desensibilización sistemática; la diferencia principal es que en vez de exponer al
paciente de manera progresiva se hace de manera completa, de ahí viene el
nombre “inundación” ya que es de manera total y no gradual.

¿Qué sujetos pueden ser objeto de la aplicación de esta técnica?

Personas que padezcan o sufran algún tipo de fobia o en su defecto sientan


ansiedad ante algo o alguien. Se debe tomar en cuenta que una fobia no es nada
más que una idea irracional, la cual debe ser extinguida por medio de la técnica.

No se recomienda aplicar a personas que sean muy susceptibles o se estresen con


facilidad, personas irritables, agresivas o muy nerviosas. En todo caso, de
cualquier manera, se debe antes entrenar a la persona con técnicas de relajación,
las cuales van a ayudar antes y después de la aplicación de la técnica de
inundación.

¿Cuáles son las instrucciones específicas de esta técnica?


Ya que esta técnica no es gradual, se puede decir que no hay pasos específicos
para su realización pero se toman en cuenta algunos aspectos:

1. El paciente debe estar en un estado de ánimo normal y relajado.

2. Se debe investigar y recopilar información acerca de la fobia del paciente


previamente.

3. Preparar la sesión con antelación (uso de materiales o estímulos).

4. Exponer al paciente directamente, ya sea usando imaginación y/u objetos


tangibles.

5. Una vez terminada la sesión preparada, se debe regresar al paciente a un estado


de relajación total, para así evitar conductas no deseables.

También:

Clasificación de las categorías de los estímulos de evitación: (Sarason & Sarason,


2006)

La sugerencia de Stampft de un sistema de cuatro categorías es suficiente para


propósitos clínicos:

 Primera categoría: abarca lo que se denomina estímulos contingentes a los


síntomas es decir, aquellos estímulos ambientales que sirven inicialmente para
provocar unos síntomas determinados.
 Segunda categoría: se compone de estímulos informales, provocados
interiormente, esto se refiere a los pensamientos sentimientos, y sensaciones
físicas que el paciente informa que experimenta cuando tiene lugar la conducta
problemática.
 Tercera categoría: son los estímulos no informales que hipotéticamente
están relacionados con estímulos de carácter interno.
 Cuarta categoría: el terapeuta basándose en la información obtenida a
partir de una entrevista detallada, intentara generar una curta categoría de
estímulos, que es el estímulo dinámico hipostasiado, en este caso, el material de
entrevista sobre la infancia del paciente.

¿Cuáles son los resultados esperables de la técnica?

Con la aplicación de esta técnica se espera que el paciente vaya habituándose a


los estímulos aversivos que se le presentan en cada sesión, para que después de
un número determinado de sesiones se dé la extinción de la ansiedad provocada
por la fobia y el paciente se comporte de manera relajada al estar en contacto con
el estímulo.

¿Cómo se evalúa la efectividad de esta técnica?


Se puede evaluar de muchas maneras, dentro de las cuales se hace el uso de
cuestionarios o formularios para medir el grado de ansiedad que tiene la persona,
haciéndole una entrevista e incluso presentando el estímulo que se pretende
extinguir. Por medio de la observación también puede ser evaluada la efectividad
de la inundación.

Se puede hacer uso por ejemplo del inventario de ansiedad de Beck.

¿Es necesario algún material especial para esta técnica?

Sí. Como ya se mencionó anteriormente, es necesario que se haga una recogida


de información para así poder saber qué tipo de materiales se pueden usar. Cosas
relacionadas a la fobia (imágenes, juguetes, objetos semejantes, audio, video,
etc.).