Vous êtes sur la page 1sur 7

Actividad Nro.

10: Investigación Formativa

QUE ES UNA MEDIDA CAUTELAR, CUALES SON LAS CLASES DE MEDICA


CAUTELAR, COMO SE TRAMITA UNA MEDIDA CAUTELAR ?

La medida cautelar, es la decisión cautelar ejecutada que presenta características


peculiares según el tipo de proceso al cual cautela, ello explica precisamente que
la medida cautelar sea variable, y tiene como objeto garantizar la la efectividad de
la sentencia que resolverá el fondo del asunto, para de este modo lograr la igualdad
entre las partes y la celeridad procesal. Medida cautelar es la decisión jurisdiccional
positiva debidamente ejecutada.
Toda medida cautelar importa un prejuzgamiento. Es provisoria, instrumental y
variable.
En otras palabras, lo que pretende una medida cautelar es que al momento que
sea resuelta la controversia judicial, ésta no sea tardía e inútil. Es por ello que las
medidas cautelares se encuentran dirigidas a asegurar la efectividad de la
resolución definitiva que en un proceso judicial se emita.
Mientras que en las medidas temporales sobre el fondo, son medidas cautelares
específicas, que se traducen en la ejecución anticipada de lo que se va a decidir
en la sentencia, aquella puede referirse a la integridad o aspectos sustanciales de
la decisión a pronunciarse, tienen mayor alcance puesto que solo se limitan a
adoptar decisiones preventivas para una futura ejecución forzada, sino que
aseguran el contenido del mismo derecho. Donde solo es posible una asignación
provisional.
La medida cautelar tiene por finalidad que se agilice el proceso, porque la
emplazada al ser afectada con la medida se ve obligada evitar los recursos
dilatorios en la secuencia procesal, además, tiene por finalidad asegurar el
cumplimiento de la sentencia que declara fundada la demanda en el proceso
principal y de esta manera contribuye a la seguridad jurídica que implica el
cumplimiento de la ejecución de la sentencia que al declararse fundada la demanda
en el proceso principal dicha sentencia no será ilusoria sino que se ejecutará
conforme a sus propios términos como lo tiene previsto el artículo cuarto de la Ley
Orgánica del Poder Judicial
CLASES DE MEDIDAS CAUTELARES
1.- Para una futura ejecución forzada.

:
El embargo (art. 642 del C.P.C).- Mediante el embargo se busca garantizar el
resultado del juicio, es decir que exista la seguridad plena que cuando se dicte la
sentencia firme se pueda ejecutar voluntaria o forzosamente la obligación
mandada.

El Secuestro (art. 643 del C.P.C).- El secuestro conservativo se da sólo en vía


ejecutiva y sin requerir que el bien afectado sea objeto de la litis, este puede
recaer en cualquier bien del deudor.

La notación de la demanda en los registros públicos (art. 673 del C.P.C).- Esta se
da a efectos de que en virtud del principio de publicidad registral, personas
ajenas al proceso puedan informarse de la existencia de dicho proceso. El juez
debe remitir copias de la demanda, la resolución que la admite y de la cautelar.

2.- Temporales sobre el fondo.

El Juez tomando en cuenta la necesidad del solicitante o el fundamento que


demuestra la demanda puede adelantar en algún extremo la sentencia o la
totalidad de esta.

La medida temporal sobre el fondo consiste en la ejecución anticipada de lo que


el juzgador va a decidir en la sentencia en su integridad o sólo en aspectos
sustanciales, por la necesidad impostergable del que la pide o por la firmeza del
fundamento de su acción y prueba que aporta.

3.- Innovativas.

Cuando el Juez restituye al estado de hecho o de derecho que se tenía cuando


se interpuso la demanda; esto siempre y cuando resulte necesario para asegurar
la efectividad de la sentencia.

4.- De No innovar.
Lo que se busca es evitar el daño por medio del mantenimiento del statu quo y no
de hacer prevalecer éste por sí mismo, en atención a su valor abstracto.
Como Se Tramita Una Medida Cautelar

Requisitos de la solicitud o de la demanda cautelar. El escrito de la demanda,


de la medida cautelar como toda pretensión deberá contener los presupuestos
procesales, que se relacionan con la forma del escrito o sea con los elementos
extrínsecos sintetizados en el juicio de admisibilidad, y las condiciones de la
acción o intrínsecos, es decir con la legitimidad y el interés para obrar que como
en toda demanda se sintetizan en el principio de la procedibilidad.

La demanda cautelar además de los requisitos ya mencionados tiene sus propias


características y que conforme al artículo seiscientos diez del Código Adjetivo
son los siguientes:

a.- Exponer los fundamentos de la pretensión cautelar,

b.- Señalar la forma de la medida cautelar que se pretende,

c.- Indicar, si fuera el caso, los bienes sobre los que debe recaer la medida
cautelar, y el monto de su afectación,

d.- Ofrecer la contracautela,

e.- Designar el órgano de auxilio judicial correspondiente, si fuera el caso,


cuando se trate de persona natural se acreditará su identificación, anexando
copia legalizada de su documento de identidad personal.

En cuanto a los fundamentos de la pretensión, formalmente es la exposición de


hecho y de derecho que corresponde a esta demanda como a cualquier
demanda.

En el caso sub-judice la exposición de hechos y de derecho será de acuerdo a


la naturaleza e interés de quien pretende la medida cautelar, es decir que le
favorezca la previsión y la eficacia del cumplimiento de la ejecución de la
sentencia que declare fundada la demanda interpuesta en el proceso principal,
y como las medidas cautelares son de diversas clases, el demandante en la
medida cautelar deberá proponer la que sea pertinente y la que esté de
acuerdo a la naturaleza de la pretensión principal.

Que en cuanto a la contracautela, por contradicción podemos afirmar que la


medida cautelar puede afectar o hacer daño al afectado con dicha medida, por
lo que la norma previene este supuesto y lo resuelve con la contracautela o
caución judicial como también se la conoce en la doctrina. En este sentido la
contracautela constituye en sí, la garantía que otorga quien solicite medida
cautelar como previsión a los daños que pudiera causarse al afectado con la
efectividad de la medida cautelar.

La contracautela la ofrece el accionarte y es el Juez, quien al calificar la


demanda, la admite o la puede modificar incluso puede cambiarla por la que
considere pertinente.

Competencia para conocer la medida cautelar.- La medida cautelar se interpone


antes de iniciado el proceso principal o durante la secuencia procesal cuando ya
se inició el proceso. En ambos casos el Juez competente es quien conoce el
proceso principal

a.- Si se interpone la demanda cautelar antes de iniciado el proceso principal, la


demanda principal se interpone y se procesa ante el mismo Juez que conoce de
la medida cautelar. Ejecutada la medida cautelar el demandante deberá
interponer la demanda principal dentro del plazo de los diez días posteriores a
dicho acto, días que se cuentan a partir de la fecha que fue ejecutada la medida,
caso contrario, la medida cautelar caduca de pleno derecho tal como lo previene
el artículo seiscientos treinta y seis del Código Adjetivo.

Hay casos en los que previa a la demanda que debe interponerse para el
cumplimiento de la obligación por disposición legal debe acudirse previamente,
al procedimiento conciliatorio y en el supuesto de no conciliar el plazo para
interponer la demanda es dentro de cinco días que se cuentan a partir de la
conclusión de dicho proceso de conciliación.

El Juez ante quien se interpone la demanda es el Magistrado competente según


las reglas de la competencia por el territorio, la cuantía y el grado.

b.- En el supuesto que la medida cautelar se interponga cuando está iniciado el


proceso el Juez competente es el mismo que está conociendo el proceso
principal. Esta norma destaca la relevancia del carácter preclusivo de la medida
cautelar sobre el criterio de la temporalidad.

Contenido de la decisión de la medida cautelar.- El primer acto procesal del


Juez en el proceso, es la calificación de la demanda. Al tratarse de la demanda
cautelar el Juez la califica y con resolución motivada da a conocer su decisión,
previo análisis pormenorizado de la pretensión y de los documentos que se
recaudan o adjuntan a la demanda, documentos en los cuales deben aparecer la
certeza o verosimilitud del derecho que se invoca, la certeza porque se vincula con
la condena que resulte de un acto posterior en el proceso ejecutivo 1. En este caso
el Juez con su resolución admisoria desde ya está previniendo el peligro en la
demora del proceso y otras circunstancias fácticas que pudieran impedir que la
sentencia que se dicte en el proceso principal sea inejecutable

Como lo señala el artículo seiscientos once del Código Adjetivo, el Juez dispone
razonablemente la medida cautelar solicitada o en todo caso la adecúa

modificándola a la naturaleza del proceso principal, pero siempre con la afectación


de los bienes o los derechos de las partes vinculadas en la relación jurídica
pasiva material del ejecutado o de sus sucesores. Todo esto, siempre y cuando
en el escrito de la demanda y con los recaudos que se adjunten se acredite:

a.- La verosimilitud o apariencia del derecho que se invoca en la demanda,

b.- La necesidad de la emisión de una medida preventiva, ante la posible demora


del proceso o para prevenir que la sentencia recaída en el proceso principal se
ejecute.

En este caso la resolución que admite la medida, precisará los alcances de la


contracautela, para los efectos que se garanticen los daños que pudiese causar
la medida cautelar al afectado. Asimismo, debe quedar lo suficientemente claro
que la resolución que admite o rechaza la demanda cautelar deberá estar
debidamente motivada bajo sanción de nulidad. Estas facultades otorgadas por
la norma citada, es concordante con el ejercicio del principio de orden público,
exclusivo del Magistrado, que se denomina Principio Inquisitivo.

Características de la medida cautelar.- La resoluciones que conceden o


levantan las medidas cautelares, por su propia naturaleza y razón de ser no son
definitivas, salvo en los casos que se resuelva sobre la pérdida de la
contracautela, precisamente porque toda medida cautelar tiene las siguientes
características:

a.- Importa un prejuzgamiento.- Se trata de un juicio de probabilidades


sustentado en la verosimilitud, lo cual significa que el Juez al calificar la demanda
cautelar la admite por la verosimilitud del derecho que se invoca en la demanda,
que es lo que determina la convicción del Juez para estar seguro que el derecho
que pretende el actor es cierto y verdadero por lo que debe otorgársele la medida
cautelar para que la sentencia expedida en el proceso principal no sea ilusoria ni
una simple declaración del derecho, sino más bien que la orden emanada sea
efectiva y concreta, decir que la sentencia se ejecute.

b.- La provisoriedad .- Como característica de la medida cautelar quiere decir


que la resolución recaída en el proceso cautelar tiene solamente una duración
determinada desde el punto de vista temporal. Esto es que, la medida cautelar
tiene por finalidad garantizar solamente un resultado, por lo tanto una vez
expedida la sentencia en el proceso principal, la medida cautelar desaparece
para dar paso al estadío final del proceso, que es la ejecución, pudiendo hacerse
efectiva a través de de ejecución forzada de la resolución consentida o
ejecutoriada.

c.- Instrumental.- En la doctrina está admitida que la medida cautelar es


instrumental, tal como lo propone Calamandrei al afirmar que la providencia con
la que se admite la medida cautelar es un instrumento para garantizar la
ejecución de la sentencia que declara fundada la demanda del proceso principal.
Si esto es así, se tiene que aceptar que las providencias que contienen el
derecho de las partes, son en sí instrumentos del derecho material o sustancial,
orientadas a fortalecer el debate del conflicto del proceso principal; en este caso
la medida cautelar garantiza la ejecución de la sentencia a través del proveído
que admite dicha medida. Este proveído, esta resolución admisoria de la
demanda cautelar constituye en un verdadero instrumento de las providencias
del proceso principal, con lo que se destaca el sentido fáctico y finalista de la
medida cautelar, para categorizarla como un instrumento de instrumento.