Vous êtes sur la page 1sur 3

Las inmatriculaciones son primeras inscripciones de bienes inmuebles en el registro de la

propiedad. Pero, sobre todo, las inmatriculaciones son procedimientos franquistas que han
permitido a la Iglesia Católica apropiarse de miles de bienes de valor incalculable.
La reforma de la Ley Hipotecaria de 1946 y su Reglamento de 1947 equiparaban a la Iglesia
Católica con una administración pública y a los obispos con notarios. Un obispo decía: Inmatriculo
este bien porque yo mismo certifico que Esto es mío porque me pertenece desde tiempo
inmemorial en pacífica posesión. Con eso bastaba.
Además, todo ello se hacía en la más absoluta opacidad. Hace unos diez años se empiezan a
detectar y denunciar estas privatizaciones de bienes de dominio público. Hoy es el día que la
primera batalla de esta lucha consiste en conocer el volumen y detalle de los bienes
inmatriculados.
La jerarquía católica ha inmatriculado entre 1946 y 2015 miles de bienes. Hace unos meses, en una
entrevista en la Cadena SER Fernando Jiménez Barriocanal, responsable de asuntos económicos de
la Conferencia Episcopal, reconoció entre 30.000 y 40.000 inmatriculaciones. Mucho nos tememos
que se refiera a los que fueron inmatriculados después de 1998. Esto nos puede dar una idea del
volumen, pero hay que añadir el valor de esos bienes: ¿Cuánto valen la Mezquita de Córdoba, la
Giralda de Sevilla, docenas de catedrales, miles de iglesias y ermitas,...?
Pero la iglesia ha inmatriculado también casas del cura, cementerios, prados, viñas, montes, calles,
frontones,... La voracidad no ha tenido límites.
Nos encontramos, por tanto, ante un escándalo monumental, ante la apropiación inmobiliaria más
importante que ha conocido este país.
El soporte legal.
El artículo 206 de la Ley Hipotecaria reformada por Decreto de 8/2/1946 (franquista, por supuesto)
equiparó la Iglesia católica al propio Estado para inmatricular bienes.
El artículo 304 del Reglamento Hipotecario establece que las certificaciones requeridas para la
inmatriculación de bienes por la Iglesia Católica serán expedidas por los obispos respectivos.
El artículo 5.4 del citado Reglamento excluye expresamente de la inmatriculación los “templos
destinados al culto católico”. No obstante, durante estos años, de forma directa o encubierta, se
inmatricularon bienes destinados al culto.
En coherencia con el artículo 16 3 de la Constitución española (“ninguna confesión tendrá carácter
estatal”) y de su disposición derogatoria tercera (“Así mismo quedan derogadas cuantas
disposiciones se opongan a lo establecido en esta Constitución”) esos privilegios de la Iglesia
Católica debieran haberse considerado inconstitucionales, pero ningún Gobierno promovió la
inconstitucionalidad del artículo 206 de la Ley Hipotecaria.
El Real Decreto 1867/1998 del Gobierno de Aznar suprime el art. 5.4 del Reglamento Hipotecario
que impedía inmatricular los lugares de culto. Esta ampliación del ámbito de bienes
inmatriculables viene a regularizar ilegalidades que la iglesia venía cometiendo.
La Ley 13/2015 de Reforma de la Ley Hipotecaria excluye a la Iglesia Católica del procedimiento de
inmatriculación instaurado en 1946, poniendo fin a este privilegiado procedimiento franquista. La
presión social, mediática y judicial (la sentencia de 4/11/2014 del Tribunal Europeo de Derechos
Humanos de Estrasburgo ya se había pronunciado contra este procedimiento) obligan al Gobierno
del PP a poner fin a las inmatriculaciones. El problema es que queda bendecido todo el expolio
realizado.
La sentencia del 20/12/2016 de la Sección Tercera del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de
Estrasburgo, confirma la anterior de 4/11/2014 y condena al Estado Español a indemnizar a la
Sociedad Anónima de Ucieza en 615.000 €. Un varapalo sin precedentes contra el privilegio
registral de los obispos y la pasividad del Estado hacia la apropiación de miles de inmuebles. Sus
criterios son de obligado cumplimiento para los poderes públicos españoles. No se trata de un acto
aislado, dice la sentencia, sino de una “violación continuada y masiva” de los derechos
garantizados por la Convención Europea de los Derechos Humanos.
La respuesta.
A principios de 2007, se descubre por casualidad la inmatriculación de la Parroquia de Santa María
de Tafalla. El 4 de mayo de ese año, se constituye la Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro
y se inicia una fuerte campaña de movilización en la que juegan un papel protagonista las
administraciones locales. A principios de 2008 se consigue la relación de los 1.087 bienes que han
sido inmatriculados entre 1998 y 2007. En 2009 se publica ”ESCÁNDALO MONUMENTAL”, obra
referencial en materia de inmatriculaciones.
Por esas fechas, salta a la palestra la inmatriculación de la Mezquita de Córdoba, que por la
importancia emblemática del edificio, aporta a esta problemática un eco mediático mundial.
Desde entonces se multiplican las iniciativas que en el Congreso, en los Parlamentos Autonómicos
y en muchos Ayuntamientos tratan de averiguar la magnitud de los inmatriculado en su ámbito.
En muchos lugares se constituyen plataformas que tratan de recuperar los bienes inmatriculados.
Más recientemente se inician colaboraciones entre estas plataformas, colaboración que culmina el
8/102016 con la constitución en Iruña/Pamplona de la “Coordinadora estatal por la recuperación
del patrimonio inmatriculado por la iglesia católica”, RECUPERANDO.
Conscientes de la vía jurídica abierta por el Tribunal de Estrasburgo, la Coordinadora
RECUPERANDO presentó el 9/2/2017 en el Congreso de los Diputados una iniciativa para exigir la
creación de una comisión que determine el procedimiento más adecuado para restaurar la
“legalidad conculcada por esta violación continuada y masiva de los derechos humanos mediante
las inmatriculaciones”.
El futuro.
El futuro requiere, tal como se recoge en el documento fundacional de RECUPERANDO, impulsar la
constitución de Plataformas abiertas e inclusivas con el objetivo de aunar esfuerzos para la
recuperación de los bienes inmatriculados por la Iglesia Católica; a su vez, reforzar la coordinación
y colaboración de estas plataformas.
Por otra parte, la Coordinadora RECUPERANDO presentó el 9/2/2017 en el Congreso de los
Diputados una iniciativa recabar del Registro de la Propiedad las notas simples de los bienes
inmatriculados al amparo y durante la vigencia del artículo 206 de la Ley Hipotecaria por la Iglesia
Católica en sus distintas denominaciones. Algo similar se está haciendo en varios parlamentos
autonómicos y en muchos Ayuntamientos.
La PNL presentada por el PSOE y la respuesta del Gobierno del PP excluyen de esa demanda todo
lo inmatriculado antes de 1998. Para que nos hagamos una idea y contando con los escasos datos
de que disponemos, de las 368 inmatriculaciones registradas en Gipuzkoa, la inmensa mayoría son
anteriores a 1998.
Por otro lado, hay fundadas razones para sospechar que PP y PSOE estarían de acuerdo en no
cuestionar las inmatriculaciones de bienes dedicados al culto.
Las inmatriculaciones de bienes no dedicados al culto realizadas con posterioridad a 1998, pueden
ser impugnados judicialmente, como apunta la respuesta del Gobierno a la PNL del PSOE.
En resumen, las inmatriculaciones anteriores a 1998 y las posteriores de bienes dedicados al
culto quedarían bendecidas. El resto a los tribunales. Habrá que actuar con rapidez y
contundencia para que este panorama no se consolide.
La situación en Asturias es más desconocida que en otras comunidades autónomas. Por ello se
constituyó, hace unos meses, el Grupo Inmatriculaciones Asturias para intentar avanzar en el
conocimiento y la recuperación de los bienes que nos habían sido arrebatados (a la ciudadanía en
general, dado que en su mayoría se trata de bienes públicos y comunales) de manera ilegítima.
Dicho grupo se constituyó, tras la celebración de unas jornadas organizadas por Asturias Laica, en
el mes de febrero, en las que se abordó este tema, a invitación de uno de los ponentes en las
jornadas, Andrés Valentín quien, desde entontes nos ha facilitado su ayuda.
En la actualidad, el grupo está compuesto por una quincena de personas, bien a título personal,
bien en representación de asociaciones y entidades, bien como representantes de grupos
municipales en algún ayuntamiento o en tanto que parlamentarios interesados en el tema.
Si bien los objetivos finales del grupo se orientan a la denuncia, publicidad y recuperación de los
bienes indebidamente inmatriculados, la estrategia que proponemos para ello contempla tres
pilares:
• Aprovechamiento de la experiencia previa de los realizado en otras comunidades
autónomas.
• Integración en la coordiradora Recuperando a nivel estatal.
• Coordinación de las actuaciones de todos los colectivos que tomen iniciativas sobre este
tema en Asturias (particulares, partidos, sindicatos, asociaciones....) con objeto de hacerlas
más eficaces.
Hasta el momento se han desarrollado actuaciones como la participación en charlas divulgativas
sobre el tema, la elaboración de un modelo de Petición al Parlamento Asturiano para conocer el
listado de bienes inmatriculados, la recogida de firmas presenciales y vía Change.org para apoyar la
Petición anterior, la colocación de mesas informativas en la calle con divulgación de materiales
informativos y el intentar que el interés sobre el tema se mantenga activo en las distintas redes
sociales.
En un futuro inmediato nuestras actuaciones se dirigirán a
• Presentar la Petición en el Parlamento Asturiano, avalada por las firmas recogidas.
• Participar en la Semana Negra de Gijón a través de una sesión debate sobre
inmatriculaciones.
• Elaborar un modelo uniforme para que los grupos municipales que lo deseen puedan
solicitar en su ayuntamiento el listado de bienes inmatriculados.
• Mantener contactos con la mayoría de grupos municipales de la mayoría de ayuntamientos
que nos resulte posible.
Y en un fase posterior, trataríamos de proponer mecanismos generales que permitan revertir la
situación y que la ciudadanía, los pueblos, los municipios puedan recuperar aquello que les ha sido
arrebatado de manera ilegítima mediante este expolio perpetrado por la Iglesia Católica en
nuestro país.
---
Andrés Valentín (Plataforma Navarra Recuperación del Patrimonio y coordinadora estatal RECUPERANDO)
José María Rosell (Grupo Inmatriculaciones Asturias)
Junio 2017