Vous êtes sur la page 1sur 2

la comunicación familiar no sólo constituye un vehículo de transmisión de la información

entre los miembros de la familia sino que impregna completamente la naturaleza y la


calidad de la vida familiar. Por ello, la comunicación familiar puede entenderse como un
índice del clima y la calidad del sistema familiar. En tanto que soporte de la vida familiar, es
previsible una sólida relación entre los distintos tipos de comunicación familiar (diálogo y
conflictos en la comunicación). En el modelo, analizamos la comunicación familiar como una
dimensión que además de un recurso básico en la familia, facilita su funcionamiento. Se
evalúa la presencia de dobles mensajes, criticismo, empatía, mensajes que implican apoyo,
etc. Desde este punto de vista, el efecto que una u otra forma familiar presenta en el
desarrollo y evolución de la familia está estrechamente vinculada al tipo de comunicación
familiar presente en el sistema. La comunicación positiva y eficaz entre sus miembros
facilita la resolución de las transiciones familiares de una manera adaptativa, mientras que
una comunicación negativa obstruye el desarrollo familiar. En este sentido, la comunicación
familiar es más que un vehículo de transmisión de mensajes que presumiblemente están
impregnados de un clima familiar determinado. En muchas ocasiones la comunicación
familiar es tanto el origen como la consecuencia de la incapacidad del sistema familiar para
evolucionar de una forma armoniosa. De este modo, la presencia de problemas en la
comunicación familiar se constituye en un indicador muy fiable de que el funcionamiento
familiar dista de ser el adecuado para el bienestar de sus miembros.

https://www.uv.es/lisis/instrumentos/Funcionamiento-FamiliaR.pdf.

http://stadium.unad.edu.co/preview/UNAD.php?url=/bitstream/10596/13107/1/1086135
192.pdf.

El ambiente de desconfianza que se ha creado en la familia, es uno de los principales factores por
los cuales se ve afectada la comunicación, siendo esta el mayor laso para mantener estable y
equilibrada a la familia hoy se encuentra vulnerable y fragmentada, debilitando así la estabilidad de
la sociedad. Cuando existe la comunicación en una familia, seguramente se puede afirmar que existe
un compañerismo, una complicidad, y un ambiente de unión y afecto en la casa. Pero, sobre todo y
lo más importante, es que hay un respeto mutuo y unos valores bien asentados que enraízan el
origen de unas buenas relaciones. Poner en práctica estas recomendaciones mejorará el clima
familiar para facilitar la comunicación y la confianza entre niños y adultos, entre padres e hijos Las
familias somos un conjunto de personas en el que los miembros compartimos unas metas, unos
objetivos comunes que, en la medida en que son “comunes” dan unidad al grupo y permiten el
repartirse las responsabilidades. La familia no es solamente un grupo de personas que conviven y
comparten vínculos de sangre y apellidos, también el cariño y la confianza a creado familia. La
familia es la unión y la construcción de personas que deciden poner todo lo que tienen como algo
común. Las conversaciones en la familia son el alimento que hace fuerte y nutre el futuro sus
integrantes.