Vous êtes sur la page 1sur 11

1

TEMA Nº 2

La Personalidad Jurídica del Estado. El hombre como


persona. Clasificación de las personas. Naturales y
Jurídicas. Referencia a los artículos 16 y 19 del Código Civil.
Teoría de la Ficción. Teoría Orgánica. El Estado como
persona Jurídica. La personalidad jurídica del Estado. El
Estado Poder y el Estado Persona.

Hablar sobre la naturaleza jurídica del Estado, en sentido amplio


implica retomar la esencia de su definición, de su desarrollo histórico
y de los elementos que lo definen. Desde que la palabra Estado fue
utilizada por vez primera en el transcurso del siglo XVI,
esencialmente no ha dejado de tener vigencia por su importancia
teórica y practica. En primer termino, desde que Maquiavelo lo
utilizara por primera ve en el siglo XVI, hasta las concepciones
insertas en las tendencias de globalización, el estudio del Estado ha
sidote interés primordial para los académicos. De alli, que para
alcanzar una definición sobre la personalidad jurídica del Estado,
debemos estudiar los elementos que lo constituyen como cuerpo
individual y sujeto de derechos y obligaciones. En este sentido para
visualizar al estado como ese cuerpo, debemos analizarlos en el
contexto, en donde sus características particulares son las que
definirán, a partir de la relación jurídica, su naturaleza como sujeto
de estudio en la ciencia del Derecho.

En toda relación jurídica encontramos al menos, a dos personas,


quienes son sujetos de esta relación teniendo por lo tanto derechos y
obligaciones, es así como el ordenamiento jurídico califica de
personas a aquellos sujetos que son titulares de derechos y
obligaciones, correspondiéndole en este ordenamiento jurídico la
determinación de quienes son personas.

1
2

La personalidad jurídica del Estado, está constituida por el conjunto


de cualidades que identifican a la persona del Estado como ente
individual, como organismo autónomo y dotado de soberanía, con
poder de imperio sobre todo lo que esta bajo su dominio. Se siente
identificado el elemento fundamental de conciencia estatal,
característica de su contenido social y político, que en rasgos
generales se evidencia por la posición que asume frente a los entes
que conforman su estructura organizativa y frente a otros Estados,
bien identificada por el contenido de su política exterior. La
personalidad del estado está también representada por la aptitud que
éste posea para ser sujeto de derechos, es el sustento de la
existencia del Derecho Publico, el espíritu de su objeto. El Código Civil
Venezolano, en su articulo 19 nos dice: “ Son personas jurídicas y por
lo tanto capaces de obligaciones y derechos: 1. La Nación y las
entidades políticas que la componen…”. Dentro de la clasificación de
las personas jurídicas encontramos que el Estado es una persona
jurídica política. Esta acepción nos lleva a considerar que el estado
Democrático, como entidad política, en heredera del Estado Liberal.
Asi, entendemos que el liberalismo se caracteriza por ser una
concepción individualista para la cual el individuo constituye la
verdadera esencia. El supuesto principal concibe que los valores
individuales son superiores a los colectivos. Es pues el individuo quien
decide su destino a través de las instituciones.

El Hombre como Persona.

Cuando estudiamos en el Código Civil Venezolano el articulo 15,


claramente hace una distinción entre los tipos de personas que
existen en la legislación venezolana siendo estas naturales y
jurídicas. La noción de personas nos indica que en toda relación
jurídica existen dos elementos fundamentales: “ el sujeto y el objeto,
siendo solo el hombre sujeto de derecho, el ser humano”. Por otra

2
3

parte la persona jurídica es todo ente susceptible de ejercer derechos


y estar sujeto a obligaciones. Este criterio diferencia a las personas
naturales de las personas jurídicas, por lo que son naturales
únicamente los seres humanos, nacidos vivos y con forma humana,
persona jurídica el conjunto de dos o mas personas naturales que la
ley les reconoce determinados atributos, Razón por la cual se puede
definir al hombre como persona natural en el entendido que
definimos hombre al genero humano hombre mujer. La importancia
del hombre como persona es el estudio del estado es vinculante al
impulso determinante que él imprime para la edificación, desarrollo y
conducción del mismo, debido a que son los hombres los titulares de
los organismos del Estado y de ellos depende la obtención de los
fines que el Estado se proponga, sean provechosos a la
ciudadanía, perteneciente también a la especie humana, siendo
pues, los hombres directores y receptores del trabajo mecánico
e intelectual que se le imprima al Estado para obtener de él el
mayor provecho para la colectividad. Al hombre le corresponde
pues estudiar cuales son los factores del trabajo quienes a su
vez con un trabajo individual y colectivo puedan también
contribuir con el aumento de la riqueza del Estado, mediante la
aplicación de lo que anteriormente llamamos conciencia tribu-
taria, entonces el receptor: comunidad, (compuesta por
hombres y mujeres) se convierte en contribuyente y éste estará
en la capacidad de exigirle al Estado a razón de su alícuota de
renta, por razón de su trabajo, que éste cumpla con las
obligaciones sociales que tiene, para con la educación, vivienda,
salud, y esto se verá representado en buenos hospitales, segu-
ridad social, vivienda para todos. El Libertador Simón Bolívar
dijo: «Quien abandona todo por ser útil a la patria, no pierde
nada más bien gana todo cuanto le consagra». Debemos hacer
una reflexión en el estudio de estos temas de Derecho
Constitucional y engendrar que estas lineas sólo podrán hacerse

3
4

vivas en el corazón del nuevo estudiante de la ley, cuando el


espíritu nacionalista las vivifique; de lo contrario será sólo letra
muerta, conceptos divididos por un corazón también dividido
entre lo individual y lo colectivo. El hombre como persona
natural es, pues, pieza fundamental para el desarrollo del
Estado y sólo con su preparación como dirigente, actor,
receptor, maestro y obrero, se podrá obtener un verdadero
desarrollo para el Estado; cada quien ubicándose en el rol
ciudadano que le toca vivir.

CLASIFICACIÓN DE LAS PERSONAS

El Estado es el producto de la unidad de personas. Por ello la


importancia de estudiar a las personas como conocimiento
general. Las personas pueden clasificarse en: personas na-
turales, siendo sólo los individuos de la especie humana, como
fue establecido en el punto anterior; y personas jurídicas en
sentido estricto: colectivas, morales, complejas o abstractas.
Esta se subdividen en personas jurídicas de Derecho Público y
personas jurídicas de Derecho Privado. Las personas jurídicas de
Derecho Público se dividen en: la nación, las entidades que la
componen, las iglesias de cualquier credo, las universidades, y
los demás seres o cuerpos morales de carácter público. Aguilar
Gorrondona afirma que la nación posee una doble personalidad
según el carácter jurídico de su actuación: «si actúa en ejercicio
de funciones públicas se denomina Estado-Poder y si actúa en el
plano privado y patrimonial se le denomina Estado-Persona
Jurídica Fisco Nacional» (Aguilar, 1985). En este sentido existen
diversas teorías que explican la naturaleza del estado,
justiftcándolo o negándolo.

4
5

TEORÍA DE LA FICCIÓN Y JURÍDICA

Según Savigny esta teoría tiene su fundamento en la


consideración del Estado como personas ficticia, no existiendo
en realidad, porque el Estado carece de voluntad debido a que al
no ser persona natural que posee albedrío, no puede tener
voluntad, es puramente una ficción, es pues un artificio creado
por el legislador, siendo el Estado una creación del hombre y la
'capacidad jurídica de éste extendida al Estado como sujeto
artificial, de simple ficción. La doctrina tradicional
latinoamericana que desde los tiempos del Derecho Romano se
admitía que las personas eran de dos especies: naturales o
jurídicas. Por ello, considerando que a pesar del Estado tener
una personalidad jurídica, esa personalidad no tiene su origen
en la ley, pues el Estado es la expresión jurídica de la nación;
tiene una vida continua que se refleja en la colectividad que él
personifica. De ahí que algunos autores sostengan que el Estado
es una persona jurídica real, independiente en su origen de toda
creación legal. Estas dos tendencias parecen contradecirse en el
mismo postulado de la teoría de la ficción pero no es así. El
Estado, en cuanto a la teoría, es una creación societal el cual
debe haber sido objeto de un pacto de bases sociales
justiftcados por una abstracción juridicista.

La teoría jurídica concibe al Estado como persona, siendo que


hay personas que no son seres humanos, y estas personas
reales son sujetos de Derecho susceptibles de tener Derechos y
obligaciones, no necesariamente se necesita ser hombre para
ser persona. El Estado es una realidad histórica, existe y no es
una ficción, siendo el Estado responsable ante los ciudadanos de
las medidas y políticas que se aplique, es susceptible de ser
demandado, por lo cual una ficción no puede ser demandada y el

5
6

estado sí, entonces el Estado es una persona jurídica real, sujeto


de derecho que posee personalidad jurídica.

EL ESTADO PODER

El Estado-Poder es entendido cuando el Estado actúa utilizado su


imperio en el ejercicio de las funciones públicas; este ejercicio se
evidencia en las actividades que realiza el Estado mediante los
poderes públicos. Estas actividades están delimitadas por la
acción· independiente, pero siempre vinculante, que realizan los
poderes para lograr objetivos que específicamente haya
propuesto el Estado. Las actividades que realiza el Estado son
ejercidas dentro de las funciones que a cada uno de los poderes
les compete ejecutar. Así, la función ejecutiva es aquella
destinada al ejercicio de la acción de gobierno, es decir, la
dirección o el manejo de todos los asuntos que conciernen de
igual modo a todo el pueblo, que es sostenido por éste y que se
mantiene por la acción del impuesto. Según el nuevo texto
constitucional de 2000, el Poder Público Nacional, a razón de lo
preceptuado en el artículo 136 dusdem establece que, el Poder
Público se distribuye entre el Poder Municipal, Estadal y Nacional,
en donde éste último se divide en: Poder Legislativo, Ejecutivo,
Judicial, Ciudadano y Electoral. La Constitución Nacional
derogada de 1961 delimitaba la acción del Poder Ejecutivo
cuando en el artículo 118 establecía: «Cada una de ' las ramas
del Poder Público tiene sus funciones propias; pero los órganos a
los que incumbe su ejercicio colaborarán entre sí en la
realización de los fInes del Estado». Analizando el contenido de
la norma constitucional derogada del artículo 181: «El Poder
Ejecutivo se ejerce por el Presidente de la República y los demás
funcionarios que determine esta Constitución y las leyes», está
señalando la función gubernativa de conducción y manejo de los
asuntos públicos al ciudadano Presidente de la República y los

6
7

demás miembros autorizados por la Carta Magna y las leyes. El


espíritu de la acción de gobierno debe ir más allá de una simple
conducción, debe tocar el fondo de la motivación colectiva para
trabajar unidos por un mismo fIn, el engrandecimiento del
Estado, ésta motivación es responsabilidad de los titulares del
ejecutivo, debe ser consecuencia de un ejemplo de ciudadanía,
de pulcritud y una efIciente rendición de cuentas; de lo contrario,
hasta los funcionarios dependientes de la dirección nacional y los
de baja jerarquía podrían desmotivarse y originar acciones que
vayan en detrimento del propio Estado. La acción de gobierno
debe ser una acción de prudencia en el manejo de la cosa
pública; de claridad social al momento de rendirle cuentas al
pueblo sobre el manejo de los ingresos públicos; de
responsabilidad, notoriedad y honorabilidad, colocando a los
hombres más capaces en el ejercicio de los cargos, honrando la
honestidad y castigando el delito sin que éste quede impune;
debe ser una acción moderada, de alta moral, es considerada
pues, la posibilidad de la creación de un poder que regule la
acción moral en el manejo de las funciones ejecutivas tal y como
lo concebía nuestro Libertador Simón Bolívar con la creación del
poder moral.

La función legislativa del Estado en uso del poder destinado para


ejercerlo: el Poder Legislativo, estaba consagrada en el artículo
138 de la Constitución derogada que nos indicaba: «El Poder
Legislativo se ejerce por el Congreso, integrado por dos
Cámaras; el Senado y la Cámara de, Diputados». Más adelante,
en el artículo 139 o/usdem} el legislador nos orientaba
directamente hacia las funciones específicas del Congreso
Nacional: «corresponde al Congreso legislar sobre materias de la
competencia nacional y sobre el funcionamiento de las distintas
ramas del Poder Público». Era privilegio del Congreso decretar

7
8

amnistía, lo que hacía por ley especial. El Congreso ejercía


también el control de la Administración Pública Nacional en los
términos establecidos porla Constitución de 1961. De lo anterior
se desprende que no solamente el Congreso tenía una única
función legislativa, la de hacer las leyes, sino que también asumía
un rol contralor de la administración pública con privilegios sobre
decretar amnistías. Esta función legislativa, al igual que la función
ejecutiva, tenía gran importancia, por ser ejercida con
ponderación, responsabilidad y alta honorabilidad, razón por la
cual los electores debían ser exigentes en el momento de
seleccionar su representante al Congreso.

De acuerdo al nuevo texto Constitucional de 2000, la organización


del Poder Público Nacional se encuentra consagrada en los
artículos 186 al 298 de la Carta Magna. Así observamos que El
Poder Legislativo Nacional, representado en la Asamblea Nacional,
estará integrado por los diputados y diputadas electas en cada
entidad federal por votación universal, directa, personalizada y
secreta con representación proporcional, según una base
poblacional del 1,1 por ciento de la población total del país. Cada
entidad federal elegirá tres diputados. El texto Constitucional de
2000, pretende insertar a los pueblos indígenas a la participación
social y política al indicar en el artículo 186 dusdem que, los pueblos
indígenas elegirán tres diputados de acuerdo con lo establecido en
la ley electoral, respetando sus tradiciones y costumbres.
Adelante, el artículo 187 establece las competencias o funciones
del poder legislativo.

En la función legislativa deben ser estudiados tres instantes impor-


tantes, a saber: El instante prelegislativo: que inclina al
parlamentario, específicamente en la creación de normas
jurídicas, cuales son las políticas legislativas que se van a adoptar
para formular las normas más idóneas para regular la vida de la

8
9

sociedad o para solventar los problemas que se disponga atacar.


El momento legislativo que es el propio instante de la elaboración
de las leyes consagrado en la Constitución Nacional, desde la
iniciación de las leyes hasta la publicación de éstas en la Gaceta
Oficial, momento en el cual son exigibles a menos que opere la
Vacatio Legis. El instante post-legislativo representado en el
seguimiento que debería ejercerse sobre una ley, es decir, si ésta
está cumpliendo con el objeto para la cual fue creada. Es
importante que este momento se ejecute, debido al gran número
de leyes que existen en el país que no cumplen una finalidad a
pesar de estar vigentes, no por falta de problema o por errores
legislativos, sino por falta de seguimiento sobre las mismas. Es
importante que el aprendiz se haga una reflexión con respecto a
cómo puede el Poder Legislativo ejercer ésta función de
seguimiento sobre las normas para verificar su efectividad y
ordenar, en uso de su poder de imperio, que se cumpla so pena
de una sanción al infractor.

La función judicial está consagrada por el legislador de 2000 en


el artículo 253 de nuestra Carta Magna: «La potestad de
administrar justicia emana de los ciudadanos y ciudadanas y se
imparte en nombre de la República por autoridad de la ley. Esta
función es la de administrar justicia, el castigo al delincuente, a
quienes cometen actos antijurídicos, delitos o faltas, y debe ser
una función respetada y protegida no sólo por el Estado sino por
la colectividad, quienes tomando la bandera de protección exijan
al Estado vigilar por quienes ejercen la administración de la
justicia. Como habíamos establecido, es necesario de igual
forma que quienes ejerzan la función de administrar justicia,
sean personas de reconocida honorabilidad, amantes de la paz,
solventes social y económicamente, además de conocer a
profundidad las materias que les corresponde manejar para

9
10

dirimir conflictos, controversias y castigar por la comisión de


delitos o faltas. La función judicial debe considerar la facultad a
su titular de hacer carrera dentro del Poder Judicial, siendo
selectiva la elección de los mejores y los más capacitados.

EL ESTADO COMO PERSONA

En la vida nacional el Estado también actúa como persona


jurídica privada, cuando por ejemplo es demandado ante los
Tribunales de Justicia o cuando ejerce transacciones, venta de
sus activos a manos privadas, que ha sido llamada privatización.
Cuando el carácter jurídico de la actuación del Estado está
referido al plano privado y patrimonial se le denomina Estado
Persona Jurídica o Fisco Nacional. La afirmación que
anteriormente fue expuesta, es según Fajardo « ... con la
[malidad de facilitar la explicación de las funciones del Estado y
poder actuar en ejercicio de las funciones públicas y como
persona jurídica cualquiera» (Fajardo, 1976:86). Por otra parte
consideramos que el Estado es una constante teórica necesaria
para entender la vida y desarrollo del hombre. La concepción
jurídica no es la única que debe considerarse. Podemos
encontrar la revisión conceptual histórica, sociológica,
psicológica, y metodológica. La fundamentación jurídica, la
encontramos en el texto constitucional de 2000 cuyo espíritu y
texto identifica que Venezuela es un Estado democrático,
independiente y con personalidad propia.

Bibliografía

FAJARDO A. Principios de Derecho Constitucional General y


Venezolano. Caracas 2008.

HERNANDEZ J. Summa Constitucional. Caracas 2004

LOAIZA C. Derecho Constitucional, General y Particular. Caracas 2000

10
11

MARCANO L. El Estado Y El Derecho Constitucional General Y


Comparado. Móvil Libros Caracas 2007.

11