Vous êtes sur la page 1sur 4

MARCO TEORICO

Un flujo laminar se define como aquel en que el fluido se mueve en capas o láminas,
moviéndose suavemente unas sobre otras y existiendo sólo intercambio de moléculas entre
estas capas. Cualquier tendencia hacia la inestabilidad o turbulencia es disminuida por la
acción de las fuerzas cortantes viscosas que se oponen al movimiento de estas capas de
fluido que se encuentran juntas entre sí. Por otro lado, en un flujo turbulento el movimiento
de las partículas es muy inestable o desordenado y se tiene un intercambio entre capa y
capa muy intensa o con mayor velocidad que si fuese un flujo laminar.

El número de Reynolds permite caracterizar la naturaleza del flujo, es decir, si se trata de


un flujo laminar, flujo transicional o de un flujo turbulento, además indica la importancia
relativa de la tendencia del flujo hacia un régimen turbulento respecto de uno laminar y la
posición de este estado dentro de una longitud determinada.

Las características que condicionan el flujo laminar dependen de las propiedades del líquido
y de las dimensiones del flujo. Mientras que aumenta el flujo másico aumenta las fuerzas
del momento o inercia, las cuales son contrarrestadas por la por la fricción o fuerzas
viscosas dentro del líquido que fluye. Cuando estas fuerzas opuestas alcanzan un cierto
equilibrio se producen cambios en las características del flujo. En base a los experimentos
realizados por Reynolds en 1874 se concluyó que las fuerzas del momento son función de
la densidad, del diámetro de la tubería y de la velocidad media. Además, la fricción o fuerza
viscosa depende de la viscosidad del líquido. Según dicho análisis, el Número de Reynolds
se definió como la relación existente entre las fuerzas inerciales y las fuerzas viscosas (o
de rozamiento).

Este número es adimensional y puede utilizarse para definir las características del flujo
dentro de una tubería.

El número de Reynolds proporciona una indicación de la pérdida de energía causada por


efectos viscosos. Observando la ecuación anterior, cuando las fuerzas viscosas tienen un
efecto dominante en la pérdida de energía, el número de Reynolds es pequeño y el flujo se
encuentra en el régimen laminar. Si el Número de Reynolds es 2000 o menor el flujo será
laminar. Un número de Reynolds mayor de 4000 indican que las fuerzas viscosas influyen
poco en la pérdida de energía y el flujo es turbulento. Finalmente, si el número de Reynolds
llega a estar entre los valores igual o mayor a 2000 e igual o menor a 4000 se considera
que el flujo de ese fluido es transicional.
Tabla de Viscosidad dinámica del agua líquida a varias temperaturas
 EXPERIMENTO DE REYNOLDS

CONCEPTOS PREVIOS:

Flujo Laminar:

Es uno de los dos tipos principales de flujo en fluido. Se llama flujo laminar o corriente
laminar, al movimiento de un fluido cuando éste es ordenado, estratificado, suave. En un
flujo laminar el fluido se mueve en láminas paralelas sin entremezclarse y cada partícula de
fluido sigue una trayectoria suave, llamada línea de corriente. En flujos laminares el
mecanismo de transporte lateral es exclusivamente molecular. Se puede presentar en las
duchas eléctricas vemos que tienen líneas paralelas. El flujo laminar es típico de fluidos
a velocidades bajas o viscosidades altas, mientras fluidos de viscosidad baja, velocidad alta
o grandes caudales suelen ser turbulentos. El número de Reynolds es un parámetro
adimensional importante en las ecuaciones que describen en qué condiciones el flujo será
laminar o turbulento. En el caso de fluido que se mueve en un tubo de sección circular, el
flujo persistente será laminar por debajo de un número de Reynolds crítico de
aproximadamente 2040. Para números de Reynolds más altos el flujo turbulento puede
sostenerse de forma indefinida. Sin embargo, el número de Reynolds que delimita flujo
turbulento y laminar depende de la geometría del sistema y además la transición de flujo
laminar a turbulento es en general sensible a ruido e imperfecciones en el sistema.
Flujo Turbulento:

Se llama flujo turbulento o corriente turbulenta al movimiento de un fluido que se da en


forma caótica, en que las partículas se mueven desordenadamente y las trayectorias de las
partículas se encuentran formando pequeños remolinos aperiódicos, (no coordinados)
como por ejemplo el agua en un canal de gran pendiente. Debido a esto, la trayectoria de
una partícula se puede predecir hasta una cierta escala, a partir de la cual la trayectoria de
la misma es impredecible, más precisamente caótica.

Flujo Transicional:

También llamado flujo crítico, existe cuando el caudal se incrementa después de estar en
flujo laminar hasta que las láminas comienzan a ondularse y romperse en forma brusca y
difusa. Se determina cuando el número de Re tiene valores entre 2000 y 4000.

II. OBJETIVOS:

Objetivos generales

El objetivo de esta práctica es observar las características de losregímenes de flujo


laminar y turbulento en un conducto, así como la transición entre ambos,
reproduciendo el experimento original de Osborne Reynolds.
Comprender el concepto de fluido y los distintos tipos de flujos en el movimiento de
los mismos.
Asimilar el modelo de capa límite, los flujos en la misma, y los rozamientos.
Distinguir entre distintos fluidos de acuerdo a sus propiedades reológicas.
Relacionar las pérdidas de energía en el flujo de fluidos con el rozamiento entre sus
partículas.
Entender el concepto de viscosidad.
Saber usar el número de Reynolds como herramienta para distinguir los distintos
tipos de flujos de fluidos en tuberías.
Comprender las pérdidas de energía debidas a la formación de estelas,
contracciones, cambios de dirección del fluido, etc.

Objetivos específicos

Observar y determinar mediante el aparato de Reynolds la diferencia entre flujo


laminar, transición y turbulento.

De acuerdo a los conceptos adquiridos en el curso de Mecánica deFluidos


identificar con certeza las características del flujo, de acuerdo a los valores
obtenidos del número de Reynolds.
Conocer y aprender a manejar con destreza el aparato de Reynolds.

Determinar cómo varían las pérdidas de energía en una tubería dependiendo de la


velocidad del fluido a partir de esta variación, clasificar el flujo como turbulento o
laminar.