Vous êtes sur la page 1sur 3

Los cuartetos de Haydn

He elegido el cuarteto Op. 33-2 como podía haber elegido cualquier otro, de hecho sopesé varias
opciones de cuartetos famosos de Haydn, como el ​Cuarteto “Emperador”​ (que contiene el actual
himno de Austria), el cuarteto de “la Alondra” (Op. 64-6), el cuarteto Op. 33-5 “How do you do”, etc.
En realidad, daba igual. Lo que quería era que conociérais algún cuarteto de Haydn en profundidad,
hay muchos interesantes.

Desde aquel primer cuarteto de cuerda que compuso Haydn con 18 años, y que investigaciones
posteriores han bautizado como el Op. 0 (hay un poco de lío en los cuartetos tempranos de Haydn,
porque los primeros editores de Haydn mezclaron cuartetos suyos y de otros compositores, pero
diciendo que eran de Haydn, porque vendía más) Haydn compondría 72 cuartetos (73 si contamos las
Siete Palabras de Cristo, una obra originalmente para orquesta que el propio Haydn transcribió para
cuarteto). Estos cuartetos se agrupan en su gran mayoría en colecciones de 6 (como ya os dije en el
post de Corelli, era una moda agrupar las obras en colecciones de 3, 6 o 12) que llevan diversos
números de Opus (opus=obra en latín). Así tenemos los cuartetos Op. 1, 2, 9, 17, 20, 33, 50, 64, hasta
el 103, que dejó incompleto. Es decir, que es una forma musical que Haydn cultivó toda su vida y que
le dio gran fama (y dinero por la venta de partituras, en aquella época comenzaba a moverse la
industria de la edición musical).

Los cuartetos Op. 33

También he elegido este cuarteto por una razón, forma parte de la serie de cuartetos Op. 33, que fue
crucial en la definición del “estándar” de lo que hoy es un cuarteto de cuerda. Haydn ya era un
compositor famoso en 1781, pero había dejado de componer cuartetos de cuerda (los Op. 20, que son
los anteriores, datan de 1772). Cuando escribe los cuartetos Op. 33 manda una carta a su editor,
Artaria, donde le dice que estos cuartetos están escritos “en una manera enteramente nueva y
particular”. ¿Qué es lo que hay de nuevo en ellos? Haydn había estado experimentando con la forma
de los cuartetos, el número de movimientos, la estructura interna. Por fin en la Op. 33 se establece lo
que será el patrón del género, o sea:

Primer tiempo: rápido en forma de Allegro de Sonata

Segundo tiempo: lento en forma ABA (lied)

Tercer tiempo: minuetto/scherzo, en ternario.

Cuarto tiempo: rápido y generalmente en forma Rondó

Pero más que la organización interna, lo realmente nuevo de los cuartetos Op. 33 está en utilizar lo
que los musicólogos han llamado ​trabajo temático ​(del original alemán ​tematische Arbeit) ​como
elemento fundamental de unidad. Para que lo entendáis, citaré a alguien que sabe más que yo, el
musicólogo Miguel Ángel Marín, que ha realizado un estudio sobre ​Haydn y el cuarteto de cuerda​.
Esta técnica compositiva, de amplias consecuencias históricas durante el siglo XIX y parte del XX,
consiste en la construcción de temas tales que partículas o motivos derivados de éstos puedan
manipularse y reorganizarse con flexibilidad, conformando material para el resto del movimiento,
o incluso de todo el cuarteto. Los Cuartetos Op. 33 son la colección que materializa a la perfección
esta técnica, aunque ésta aparece dispersa a lo largo de toda la producción de Haydn,
independientemente de géneros y periodos.

Como está quedando esto muy enrevesado, me voy a explicar con un ejemplo para que lo veáis más
claro.

El primer tema de nuestro cuarteto es éste:

pues Haydn, después de exponerlo a la manera habitual (el violín I es la melodía, las otras voces el
acompañamiento), lo empieza a transformar cogiendo uno de sus átomos (el motivo de las 2
semicorcheas del principio) y transformándolo en una melodía en si misma, que es respondida por
una respuesta que nace de la misma fuente. Lo vais a ver más claro en la partitura. Pongo el motivo
generador en rojo y sus réplicas en verde).

Y esto es sólo el principio. Durante todo el primer tiempo ese motivo aparece por todos lados,
generando respuestas, melodías, ostinatos, etc. Este proceso, el trabajo temático, es la gran
aportación de Haydn a la historia de la música, y el pilar de lo que conocemos como el estilo clásico
vienés. Es por eso que los cuartetos de Haydn me gustan tanto y os doy la tabarra con ellos año tras
año. Esa manera de mezclar unidad y variedad es tan perfecta en si misma que por eso tuvo tanto
éxito en la historia de la música, y fue imitada por todos los compositores de la época, que
reconocieron en Haydn a su maestro y fuente de inspiración.

Grabaciones y partituras

Como siempre, la IMSLP (¡qué gran página!. Solo por esa página vale la pena Internet) tiene la
partitura y las particellas del cuarteto. Aquí tenéis los enlaces:

Partitura general

Particella Violín I​, ​Particella Violín II​, ​Particella Viola​, ​Particella Cello

En el apartado de grabaciones, tenemos en Youtube la del Cuarteto Casals, el gran cuarteto de cuerda
español que está triunfando en medio mundo, tocando en una interpretación en directo que, pese a
ser el Casals un cuarteto que toca con instrumentos modernos, ha tenido en cuenta lo histórico, no
solo en el uso de arcos de época (que al final no es lo más importante), sino sobre todo en el estilo
interpretativo. Me ha gustado muchísimo, os recomiendo que perdáis (o ganéis, según se mire) 20
minutos de vuestra vida para escucharla completa, siguiendo la partitura a ser posible. En el primer
vídeo están los dos primeros tiempos y en el segundo los dos últimos movimientos.