Vous êtes sur la page 1sur 3

COMO DISFRUTAR DE RECURSOS CELESTIALES

Salmo 34:1-22

Intro
Siempre hay algunos del pueblo de Dios que están pasando por angustias. Cuando es así,
yo también, siendo su pastor, estoy afligido. Me pregunto, ¿Hay algo que yo puedo hacer
para aliviarles un poco?

En este salmo encontramos algunas de las más preciosas y grandísimas promesas en toda la
Biblia. Aquí también encontramos lo que Dios dice que tenemos que hacer para poder
disfrutar de estos recursos celestiales.

Por lo que voy a decir, no quiero que nadie sea afligido pensando que está pasando por
angustias por su propia culpa. A veces es así pero voy a dejar a usted ser el juez de esto.
Yo quiero examinar con ustedes lo que es nuestro deber para poder disfrutar de los recursos
de Dios.

Quiero aclarar también que de ninguna manera podemos ponernos en condiciones de


demandar o merecer la ayuda de Dios. Siempre lo que recibimos de Dios es por su gracia y
misericordia. Sin embargo, encontramos promesas que Dios hace a los suyos y su
cumplimiento está basado sobre la manera en que cumplimos con lo que Dios pide
de nosotros.

I. No hay la promesa de que no tendremos más angustias "Me libró de todos mis
temores." v. 4
A. El temor es una de las peores angustias.
1. Nos quita la seguridad.
2. Nos quita la tranquilidad
3. Nos quita la paz.
4. Perjudica la salud.
B. Hay temores de dos clases.
1. De peligros conocidos.
a. Problemas que sabemos que tenemos.
(1). Matrimoniales
(2). Familiares
(3). Económicas, deudas.
b. Problemas que todos tienen.
(1). Inestabilidad de la economía.
(2). Inestabilidad del gobierno.
2. Problemas no conocidos.
a. Son problemas que pueden suceder.
(1). Salud
(2). Matrimoniales.
(3). Vemos que otros están pasando por el problema y
pensamos, esto puede pasar a mí también.
(4). Es más bien preocupación.
II. Dios puede quitar el temor de tal forma que quedamos al borde del peligro pero
sin temor.
 El que está aprendiendo a manejar. Sale a la ruta por la primera vez y
coches vienen de la dirección contraria. El piensa, ¿Qué pasa si pierdo
control y cruzo enfrente de este coche? ¿Qué pasará si él pierde control y
pasa enfrente de mí? Siempre hay este peligro. Con el correr del tiempo
aprendimos a vivir con el peligro y podemos manejar sin tener un ataque de
nervios cada vez que viene un coche de la dirección contraria. Así también,
Dios quita el temor aunque el peligro queda igual.
A. Mientras que vivimos en este mundo siempre
tendremos angustias.
1. "Lo libró de todas sus angustias." v. 6
a. Tenemos que estar metidos en una angustia para estar
librado de ellas.
b. No quiere decir que no habrán más angustias mañana.
(1). "Muchas son las aflicciones de los justos." v. 19
(2) Aún los justos sufren aflicciones.
c. Si alguien le dice que no es la voluntad de Dios
que tengamos aflicciones, no lo crea.
d. Que no es la voluntad de Dios que los suyos se
enfermen.
e. Que es la voluntad de Dios que los suyos prosperen.
2. La promesa no es que Dios no va a darnos más
aflicciones sino que va a librarnos de ellas.
3. A veces El lo hace por quitar la aflicción.
4. A veces lo hace por darnos la gracia de aceptar y aguantar
la aflicción.
 Si un hermano tiene un accidente y pierde su mano derecha. Sería una cosa
terrible. ¿Qué puede hacer Dios? ¿Darle una mano nueva? No es muy
probable. Lo que él hace es darle la gracia para aceptar su pérdida y vivir
sin su mano. Sin esto, él va a pasar el resto de su vida resentido y
afligido, deprimido sintiendo lástima por si mismo.
5. Lo que Dios pide de nosotros
a. Que le teman. Las promesas más grandísimas en la
Biblia son para los que teman a Dios.
(1) No a los que tienen mucha fe aunque es
importante.
(2) No a los que tienen mucho conocimiento
bíblico aunque es importante.
b. Es un respeto reverente por Dios.
c. Es el temor de sufrir su castigo. Números 25:1-9
d. Siempre debemos estar concientes del hecho de que
Dios puede hacernos sufrir si hacemos lo que no es
agradable a El.
B. Las promesas a los que le temen.
1. El ángel de Jehová acampa alrededor de ellos. v. 7
2. No faltarán de nada. v. 9
3. Es algo que tenemos que aprender. v. 11
4. Que le buscan. v. 10
a. Buscar a Dios es tener ganas de conocer más de El
b. Es tener ganas de saber lo que es agradable y no
agradable a El.
5. No tendrán falta de ningún bien.
III. Que tengamos altos preceptos morales. vs 13-14
A. "Guarda tu lengua del mal."
1. El pecado tiene su origen en el corazón.
2. Muchas veces es cometido con la boca.
B. Que no engaña a nadie.
1. Muchas veces lo hacemos sin darnos cuenta.
2. Por medio de indirectos
3. Muchas veces lo hacemos a propósito.
4. Debemos ser transparentes.
C. "Apártate del mal."
a. No podemos vivir en la maldad y esperar gozarnos de
la bendición de Dios.
b. Es erradicarlo de la vida.
D. Haga el bien. Santiago 4:17
E. Buscar y seguir la paz.
Concl.

Yo sé que Dios puede hacer mucho por cada uno de ustedes. Les he dicho lo que Dios dice
que debemos hacer si esperamos disfrutar de sus recursos. Lo que él pide de nosotros es
siempre razonable, siempre nos conviene.

No es como una rifa. “Compra este billete o este ticket y tal vez va a ganar. Si no,
perdemos todos”. Lo que Dios pide es algo que va a hacernos gente honorable y virtuosa.
Aun si no recibimos nada de Dios, vamos a estar más ricos por haber hecho lo que Dios
pide de nosotros. David dijo, "Este pobre clamó y oyó Jehová." Estoy seguro que si
usted se acerca a Dios como un pobre y clama a El, el va a oír su petición también. Si
recibe lo que pide depende en gran manera si está haciendo lo que él pide.