Vous êtes sur la page 1sur 3

CONCEPTOS BÁSICOS

DE ECONOMÍA

Katherine Fuentes
C.I 24.298.699

Guacara, Junio del 2018


ECONOMÍA:
La economía es una ciencia social que estudia los procesos de extracción, producción,
intercambio, distribución y consumo de bienes y servicios para satisfacer las necesidades
humanas. En sentido figurado, economía significa regla y moderación de los gastos;
ahorro. Además, también estudia el comportamiento y las acciones de los seres
humanos.

CIENCIA ECONÓMICA:

La ciencia de la economía trata de explicar el funcionamiento de los sistemas


económicos y las relaciones con los agentes económicos(empresas o particulares),
reflexionando sobre los problemas existentes y proponiendo soluciones.
Así, la investigación de los principales problemas económicos y la toma de decisiones se
basan en cuatro preguntas fundamentales sobre la producción: ¿qué producir?, ¿cuándo
producir?, ¿cuánto producir?, ¿para quién producir?.

ACTIVIDAD ECONÓMICA:

Son actividades económicas todos los procesos que tienen lugar para la obtención de
productos, bienes y/o servicios destinados a cubrir necesidades y deseos en una
sociedad en particular.

Para la economía y las finanzas, una actividad es cualquier proceso que ocurre de
manera organizada con el fin último de generar productos, o también bienes y servicios,
que en un contexto dado contribuirán al progreso económico de un grupo, sociedad o
nación.
Las actividades económicas tienen el propósito de cubrir las necesidades humanas a
partir del trabajo sobre los recursos disponibles en el planeta y, en ese sentido,
contemplan un criterio no sólo económico y empresarial, sino también social y ambiental
en la toma de decisiones.

Toda actividad que se precie de tal puede y debe ser segmentada en fases de
producción (entendida como aquella que opera sobre la materia prima para el desarollo
de cierto producto o bien), distribución (en términos de colocación de los productos en
distintos puntos geográficos de la sociedad al alcance del consumidor) y consumo (es
decir, la apropiación del bien por parte de un individuo o entidad).

MACROECONOMÍA:

La macroeconomía estudia el funcionamiento global de la economía como conjunto


integrado. Analiza los procesos microeconómicos, observando la economía en su
conjunto y con variables agregadas (producción total, tasas de inflación, desempleo,
salarios, etc.).

Analiza los procesos económicos desde perspectivas de una amplia agregación de los
factores y comportamientos económicos, dimensiones nacionales y regionales. La
macroeconomía define, por tanto, en su contexto teórico y conceptual, planteamientos
hipotéticos desarrollando conceptos, modelos e instrumentos que contemplan los
procesos económicos bajo magnitudes sumamente agregadas que buscan una
explicación a los grandes fenómenos de la economía como el paro, la inflación,
crecimiento económico, inversión, exportaciones, importaciones, etc. La
macroeconomía, a los efectos de poder analizar dentro de su sistema económico los
comportamientos que se integran dentro de estas macromagnitudes, desarrolla la
microeconomía como uno de sus instrumentos clave que dan respuesta e interpretan, al
mismo tiempo, los comportamientos supuestos de las unidades productivas, las
empresas, de las instituciones públicas, de las economías domésticas, con el fin de
estimar los efectos para integrarlos en esa explicación que exige la construcción del
diseño macroeconómico.

MICROECONOMÍA:

La microeconomía estudia las diversas formas de comportamiento en las decisiones


individuales de los agentes económicos (empresas, empleados y consumidores). Explica
cómo la interacción de la oferta y la demanda determinan los precios de cada bien, el
nivel de salarios y el margen de beneficios. Sin embargo no resuelve dos problemas
inherentes a su lógica interna, en primer lugar, la relación entre el equilibrio parcial y el
equilibrio general, si en los mercados existen bienes sustitutos y los cambios en la
demanda dan lugar a cambios en los costos de producción, es decir, en la oferta. Y, en
segundo lugar, el equilibrio de la firma en el largo plazo bajo el supuesto de que esta
opera con una función de producción homogénea de grado uno, es decir, con
rendimientos constantes a escala.