Vous êtes sur la page 1sur 2

CONTAMINACIÓN CON HUMO Y POLVO DE

CARBÓN POR LA MINERÍA INFORMAL EN


TRUJILLO
Los alrededores de Trujillo y algunos lugares céntricos como el Mercado la Hermelinda, La
Esperanza, El Porvenir, etc, prolifera la actividad de moler carbón de piedra, para fabricar
briquetas o quemar minerales, o producir “crema de polvo de carbón” que compran las
siderurgias nacionales y del exterior. Esta actividad, genera contaminación del aire, éste se
vuelve irrespirable cuando operan las máquinas de la molienda que tambien generan
contaminación sonora. Las briquetas de carbón (mezcla de polvo de carbón con aserrin, arcilla y
cal) se utilizan desde hoteles de varias estrellas, restaurants hasta en las casas, pensando que
con ello “abaratan costos”.

Las personas, animales sometidas a la acción cercana del humo y el polvo de carbón
gradualmente van contaminando los pulmones. Los elementos contaminantes se van a la sangre
y se fijan en los músculos y demás sistemas. Hay granjas de vacas lecheras, granjas de pollos,
gallinas, patos, chanchos, en las cuales los animales se mueren con el pulmón negro, producen
leche y carne contaminada, que se expenden en los mercados y supermercados de Trujillo.
También, las plantas sufren la accion contaminante, porque el polvo negro se deposita en las
hojas, siendo absrovido, o si hay lluvia, el polvo se mezcla con el agua de la lluvia y genera
ácidos que quema las hojas. Es el caso que se producen hortalizas y otros cultivos que crecen
cubiertos con polvo negro que fijan los contaminates en las raíces, hojas y tallos, que se venden
en los mercados.

Los alcaldes de Trujillo y sus distritos, así como las autoridades del Gobierno Regional, poco
hacen para hacer cumplir la ley y erradicar estos focos de contaminación del aire, suelo y agua.
Deben cumplir con ubicar estas actividades en zonas alejadas de la población y de las granjas y
cultivos de hortalizas. Exigir la formalización de esta actividad y supervisar cumplan con medidas
de protección industrial de jóvenes, adolescentes y hasta niños que se emplean en las labores de
molienda del carbón. Hay una responsabilidad penal por omisión de las autoridades, porque el
daño que se le ocasionan a los jóvenes es irreversible, mas aún que los inescrupulosos a cambio
de un mísero salario que pagan a los trabajadores, sin otorgar ningún tipo de beneficios sociales,
obtienen jugosas ganancias, a cambio de quitar la vida. Peor aún si, parte de esas ganancias
ilícitas lo utilizan para sobornar autoridades corruptas para que no se cumplan las resoluciones
de cierre y clausura. El poder judicial debe actuar para sancionar el delito penal.
Por ejemplo, el Alcalde de Huanchaco, emitió sendas resoluciones de cierre y clausura definitiva
de las carboneras, pero ellas siguen igual con la actividad ilícita, y la policía encargada de evitar
que ingresen camiones con carbón, al parecer “cuidan” para que sigan con la actividad ilícita.

Usted puede ver Trujillo en Google Earth, y revisar haciendo acercamientos para darse cuenta
del año que se ocasiona al aire que respiran los Trujillanos y al suelo. Observe las granjas
cubiertas de polvo negro donde se crían animales que se expenden en los mercados (ver las
manchas negras). Está demostrado que el quemado de briquetas, es una fuente barata de
energía, pero los daños que ocasionan por contaminación del aire es irreversible, y por eso está
prohibido su uso en restaurantes, hoteles y en casas. Pero, se utiliza en cocinas y para
calentamiento de agua. Asimismo, las personas que respiran particulado en el aire que
sobrepasa los límites permitidos gradualmente sufren daño irreversible a los pulmones.

Parte del techo de una granja cubierta de polvo negro y el suelo cubierto de polvo negro y
ceniza. Compare la diferencia con una pared nueva.