Vous êtes sur la page 1sur 3

Internet está cambiando nuestra

memoria
Jason Palmer
BBC
Sábado, 16 de julio de 2011

La "memoria transitiva" explicaría por qué decidimos -en ocasiones- cederle la tarea de
recordar a las máquinas.
Las computadoras e internet están cambiando la naturaleza de la
memoria humana, de acuerdo con un estudio publicado en la revista
Science.
En los experimentos que realizaron, cuando le hacían preguntas difíciles a los
participantes estos empezaban a pensar en ordenadores.
Cuando los participantes sabían que podrían ir más tarde a buscar un dato en una
computadora, su memoria de las respuestas concretas era pobre pero tenían un mejor
recuerdo de dónde encontrarlas.
Los investigadores consideran que internet funciona como una "memoria transitiva", de la
que dependemos y que recuerda por nosotros.
La autora principal del trabajo, Betsy Sparrow, de la Universidad de Columbia, Estados
Unidos, dijo que la memoria transitiva representa "una idea de que hay fuentes externas de
memoria; verdaderos espacios de almacenamiento que existe en otros".
"Hay personas expertas en ciertas cosas y dejamos que lo sean, los hacemos
responsables de cierto tipo de información", le explicó a la BBC.
Su coautor, Daniel Wegner, quien ahora está en la Universidad de Harvard, había hablado
de la noción de memoria transitiva en un texto llamado "Interdependencia Cognitiva en
Relaciones Cercanas", en el que consideraba que en relaciones largas cada miembro de la
pareja confía en el otro para que funcione como su banco de recuerdos.
"Realmente creo que internet se ha vuelto una variante de esta memoria transitiva, y es
algo que quise verificar", dijo Sparrow.

"Dónde", no "qué"
La primera parte de la investigación consistió en evaluar si los sujetos eran impulsados a
pensar en computadoras y en internet al hacerles preguntas difíciles.
Para eso, el equipo utilizó lo que se conoce como test de Stroop modificado.
El test de Stroop estándar mide cuánto tarda un participante en leer una palabra de un
color si la palabra es el nombre de otro color; por ejemplo, la palabra "verde" impresa en
azul.
Los tiempos de reacción se incrementan cuando en vez de pedirles que lean palabras de
colores se les pide que lean palabras sobre temas sobre los que podrían ya estar
pensando.
De este modo el equipo demostró que tras hacerle preguntas difíciles de verdadero o falso
a los participantes los tiempos de reacción para vocablos relacionados con internet eran
más largos.
Esto sugeriría que cuando los participantes no sabían la respuesta, ya estaban
considerando la opción de buscarla en un ordenador.
En un experimento más revelador le dieron a los participantes una serie de datos. A la
mitad le dijeron que los archiven en unas carpetas de computadora, mientras a la otra
mitad se les dijo que los datos se borrarían.
Al pedirles que trataran de recordarlos, aquellos a los que les habían dicho que la
información ya no estaría disponible respondieron notablemente mejor que los quienes la
habían guardado.
Pero quienes esperaban que la información todavía estuviera disponible recordaban muy
bien en qué carpetas habían puesto los datos.
"Esto sugiere que cuando sabemos que podemos encontrar algo en línea solemos
mantenerlo ahí en términos de memoria, almacenado de forma externa", dijo Sparrow.
Según ella la tendencia de los participantes a recordar la ubicación de la información antes
que la información misma no es un signo de que la gente está perdiendo la capacidad de
recordar, sino que está organizando grandes cantidades de información de una forma más
accesible.
"No creo que Google nos esté haciendo estúpidos; sólo estamos cambiando el modo en
que recordamos las cosas... Si en estos días uno puede encontrar datos en línea aun
cuando está caminando por la calle, entonces la habilidad que hay que tener, lo que hay
que recordar, es dónde ir a buscar la información. Es igual que con la gente: lo que hay
que recordar es a quién ir a preguntarle sobre (un tema específico)".