Vous êtes sur la page 1sur 16

INTRODUCCIÓN

Las arcillas son, probablemente, los materiales geológicos más contradictorios desde el punto
de vista de su utilidad en Ingeniería Civil. Son fuente inagotable de problemas de estabilidad en
buen número de obras, pero constituyen por sí mismas un material de valiosas propiedades
ingenieriles. Por otro lado, durante los últimos años, las arcillas han cobrado un interés especial
en la medida que constituyen potenciales emplazamientos de repositorios de residuos nucleares
de alta actividad o se considera su empleo en las barreras de ingeniería previstas para retardar
o evitar la migración de radionucleidos y su interacción con la biosfera.

Para la mayor parte de actuaciones sobre el terreno, las propiedades que determinan el
comportamiento de un suelo pueden determinarse a partir de ensayos estandarizados de
laboratorio más o menos laboriosos. La mayor parte de estos ensayos se ocupan de la evaluación
de parámetros tales como el contenido de humedad, permeabilidad, porosidad, densidad,
forma y tamaño de las partículas (granulometría), estructura, plasticidad, capacidad de
hinchamiento, etc. Sin embargo, hay situaciones en las que es importante comprender por qué
un suelo se comporta de la manera que lo hace antes de poder aplicar una solución geotécnica
adecuada a un problema. Para ello es necesario conocer el suelo no sólo desde el punto de vista
macroestructural sino también del microestructural, esto es, su mineralogía, composición y las
interacciones con los fluidos de su entorno, principalmente agua.
CAPITULO I: FUNDAMENTOS TEORICOS

ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACIÓN

Según (Wenk, Hans-Rudolf, 2004) en el informe de arcillas indica que el conocimiento de la


naturaleza de la arcilla se hizo mejor hacia los años 1920s y 1930s con la mejora en la tecnología
de los microscopios, necesarios para analizar los tamaños infinitesimales de sus partículas. La
estandarización de la terminología durante ese periodo fue buena con especial atención a los
términos similares y confusos, como hoja y plano.

Las arcillas son, probablemente, los materiales geológicos más contradictorios desde el punto
de vista de su utilidad en Ingeniería Civil. Son fuente inagotable de problemas de estabilidad en
buen número de obras, pero constituyen por sí mismas un material de valiosas propiedades
ingenieriles. Para la mayor parte de actuaciones sobre el terreno, las propiedades que
determinan el comportamiento de un suelo pueden determinarse a partir de ensayos
estandarizados de laboratorio más o menos laboriosos. La mayor parte de estos ensayos se
ocupan de la evaluación de parámetros tales como el contenido de humedad, permeabilidad,
porosidad, densidad, forma y tamaño de las partículas (granulometría), estructura, plasticidad,
capacidad de hinchamiento, etc.

Sin embargo, hay situaciones en las que es importante comprender por qué un suelo se
comporta de la manera que lo hace antes de poder aplicar una solución geotécnica adecuada a
un problema. Para ello es necesario conocer el suelo no sólo desde el punto de vista macro
estructural sino también de la microestructura, esto es, su mineralogía, composición y las
interacciones con los fluidos de su entorno, principalmente agua. El caso de las arcillas es
particularmente ilustrativo en este respecto.
HISTORIA DE LA ARCILLA

(Amethyst Galleries, 2006) Dice que la arcilla tiene propiedades plásticas, lo que significa que al
humedecerla puede ser modelada fácilmente. Al secarse se torna firme cuando se somete a
altas temperaturas acaecen reacciones químicas que, entre otros cambios, causan que la arcilla
se convierta en un material permanentemente rígido, denominado cerámica. Por estas
propiedades la arcilla es utilizada para hacer objetos de alfarería, de uso cotidiano o decorativo.
Los diferentes tipos de arcilla, cuando se mezclan con diferentes minerales y en diversas
condiciones, son utilizados para producir loza, gres y porcelana. Dependiendo del contenido
mineral de la tierra, la arcilla, puede aparecer en varios colores, desde un pálido gris a un oscuro
rojo anaranjado. Un horno diseñado específicamente para cocer arcilla es llamado horno de
alfarero.

La humanidad descubrió las útiles propiedades de la arcilla en tiempos prehistóricos, y los


recipientes más antiguos descubiertos son las vasijas elaboradas con arcilla. También se utilizó,
desde la prehistoria, para construir edificaciones de tapial, adobe posteriormente ladrillo;
elemento de construcción cuyo uso aún perdura. La arcilla fue utilizada en la antigüedad
también como soporte de escritura. Miles de años antes de Cristo, por cuenta de los sumerios
en la región mesopotámica, la escritura cuneiforme fue inscrita en tablillas de arcilla. La arcilla
cocida al fuego, la cerámica, es uno de los medios más baratos de producir objetos de uso
cotidiano, y una de las materias primas utilizada profusamente, aun hoy en día. Ladrillos, vasijas,
platos, objetos de arte, e incluso sarcófagos instrumentos musicales, tales como la ocarina,
fueron modelados con arcilla. La arcilla también se utiliza en muchos procesos industriales, tales
como la producción de cemento, elaboración de papel, y obtención de sustancias de filtrado.
Los arqueólogos utilizan las características magnéticas de la arcilla cocida encontrada en bases
de hogueras, hornos, etc., para fechar los elementos arcillosos que han permanecido con la
misma orientación, y compararlos con otros periodos históricos.
1.2 MARCO TEÓRICO

Según la (Minera José Cholino, 2012) en su informe técnico hace referencia a la BENTONITA EN
INGENIERIA CIVIL, que es utilizado para cementar fisuras y grietas de rocas, absorbiendo la
humedad para impedir que esta produzca derrumbamiento de túneles o excavaciones, para
impermeabilizar trincheras, estabilización de charcas, etc.

Para que puedan ser utilizadas han de estar dotadas de un marcado carácter tixotrópico,
viscosidad, alta capacidad de hinchamiento y buena dispersabilidad. Las bentonitas sódicas o
cálcicas activadas son las que presentan las mejores propiedades para este uso.

Los usos en este campo se pueden resumir en:

Creación de membranas impermeables en torno a barreras en el suelo, o como soporte de


excavaciones.

Prevención de hundimientos. En las obras, se puede evitar el desplome de paredes


lubricándolas con lechadas de bentonita.

Protección de tuberías: como lubricante y rellenando grietas.

En cementos: aumenta su capacidad de ser trabajado y su plasticidad.

En túneles: Ayuda a la estabilización y soporte en la construcción de túneles. Actúa como


lubricante (un 3-5 % de lodo de bentonita sódica mantenida a determinada presión soporta el
frente del túnel). También es posible el transporte de los materiales excavados en el seno de
fluidos bentoníticos por arrastre.

En tomas de tierra: Proporciona seguridad en el caso de rotura de cables enterrados.

Transporte de sólidos en suspensión.


Según (Rondón, Hugo Alexánder, 2011) el articulo presenta la EVALUACIÓN DEL
COMPORTAMIENTO DE ARCILLAS SOMETIDAS A DIFERENTES TIEMPOS DE EXPOSICIÓN que
experimentan dos arcillas en sus propiedades índice, de expansión y resistencia a la
compresión encofinada cuando se someten a altas temperaturas (150, 225 y 300 °C) durante
tres tiempos de exposición (1, 7 y 15 días). Además, se estudió si las arcillas recuperan las
propiedades mencionadas después de ser sometidas a altas temperaturas y de ser
nuevamente expuestas a la temperatura ambiente durante una semana en el laboratorio.

El objetivo general de la investigación es evaluar si la aplicación de temperatura puede


utilizarse como mecanismo de estabilización de arcillas o fabricación de llenante mineral. Los
resultados muestran que la plasticidad, el potencial de expansión y la resistencia a la
compresión simple de las arcillas ensayadas disminuyen cuando se eleva la temperatura de las
muestras entre 150 ºC y 300 ºC y se incrementa el tiempo de exposición. También se encontró
que la recuperación de las propiedades de las arcillas es nula cuando se someten a 300 °C
durante 15 días.
Según (Lara, Rancés Castillo, 2011) en su trabajo sobre la ADICIÓN DE ARCILLAS CALCINADAS
EN LA DURABILIDAD DE HORMIGONES indica que actualmente son bien conocidas las ventajas
económicas y medioambientales de la sustitución del clínker de cemento por otros materiales
cementicios suplementarios. Las arcillas calcinadas en forma de metacaolín han recibido por
ejemplo especial atención en años recientes. Se conoce que estas adiciones, cuando se añaden
a morteros y hormigones, mejoran tanto su resistencia mecánica como su durabilidad.

El objetivo de este trabajo es evaluar el comportamiento de las propiedades físico-mecánicas y


la durabilidad en microhormigones, empleando arcillas calcinadas y molidas como material
sustituyente del 30% en peso del cemento Pórtland ordinario (CPO). Para ello se utilizó una
tierra arcillosa, compuesta principalmente por mineral caolín de bajo grado de pureza, para la
obtención de arcillas calcinadas como minerales cementicios suplementarios.

Los mejores resultados se resistencia a la compresión a los 28 días se obtuvieron para la arcilla
sedimentada y calcinada, la cual posee mayor contenido de mineral caolín debido a un proceso
de purificación por sedimentación de la materia prima acometido sólo para esta adición. Sin
embargo, los ensayos de absorción de agua por capilaridad arrojaron los mejores resultados
para el suelo arcilloso calcinado, el cual posee una elevada finura en comparación al resto de
los materiales estudiados. Los menores valores mostrados por esta adición, tanto de porosidad
capilar, indican que existió un predominio del fenómeno de la compacidad e impermeabilidad,
lograda en la matriz cementicia al usar un material tan fino, por encima del efecto de la
reacción puzolánica. Estudios en la microestructura del gel de C-S-H, usando energía dispersiva
por rayos-X (EDX), demostraron como el empleo de arcillas calcinadas en sustitución del CPO
favorece la formación de productos de hidratación más estables, principalmente monosulfos
del tipo hemicarbo y monocarbo, lo cual es conveniente para el hormigón ante la posible
acción de diferentes mecanismos de degradación.
Según (Christof Ziegert, 2011) en su trabajo sobre ANÁLISIS DE MUESTRAS DE ARCILLA Y
MORTERO DE ARCILLA indica que los minerales arcillosos funcionan como aglutinante. Una
particularidad de los minerales arcillosos es su gran superficie, en comparación con otros
minerales, así como su reactividad intercristalina. Con base en estas propiedades, las
sustancias que contengan minerales arcillosos, son capaces de absorber y substituir a otras
sustancias (p. ej. moléculas de agua, olores). Con base en la distinción de los minerales
arcillosos (de dos y tres capas), es posible hacer una valoración cualitativa sobre la adecuación
de un determinado tipo de arcilla.

La capacidad de determinados materiales de construcción de absorber el vapor de agua del


ambiente puede denominarse capacidad de absorción del vapor de agua o, simplemente,
capacidad de absorción. Se trata de la capacidad de determinados materiales de construcción
de absorber agua del aire (humedad del aire) en un determinado período de tiempo, la
almacenan y la vuelven a liberar. Las superficies arcillosas expuestas pueden actuar como
tapón para la humedad del aire interior. Las propiedades absorbentes de los materiales de
construcción arcillosos son un indicador importante de calidad, dado que, habitualmente,
están mucho más desarrolladas que en otros materiales de construcción de origen mineral.
Según la revista (EcoHabitar, 2014) en la publicación sobre NUEVOS MATERIALES Y SISTEMAS
CONSTRUCTIVOS A PARTIR DE ARCILLAS SIN NECESIDAD DE COCCIÓN hace referencia sobre la
Fundación Innovarcilla, Centro Tecnológico de la Cerámica en Bailén (Jaén) e investigadores de
la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación de Sevilla y de la Universidad de
Strathclyde en Glasgow (Escocia, Reino Unido), estos expertos trabajan con nuevos materiales
y sistemas constructivos a partir de arcillas sin necesidad de cocción.

Se trata de nuevos productos obtenidos con un menor coste energético al no necesitar


cocción, y que parten de materias prima locales, baratas, en algunos casos excedentarias y de
bajo impacto ecológico, lo que supone una modernización del Sector Industrial Cerámico
Andaluz basado tradicionalmente en el ladrillo.

“Nuestro objetivo es plantear novedosos productos de calidad con un alto valor añadido tanto
por sus características funcionales como por su aspecto y diseño de modo que este Sector
pueda ser más competitivo a nivel nacional e internacional gracias a la inversión en I+D+i”,
comenta la responsable de este grupo de investigación, la profesora de la Universidad de
Sevilla Carmen Galán Marín.

“Otra de las ventajas de estos materiales es su reciclabilidad dada la nula toxicidad de los
componentes de origen natural y que en su mayoría son fáciles de regenerar”, apunta la
profesora Galán.

“Hoy día es imprescindible adaptar los diseños a los criterios compositivos y funcionales de los
nuevos edificios y viviendas y a las exigencias del usuario, y con estos productos además se
podría agilizar su puesta en obra debido a la rapidez y a la facilidad de ésta con su consiguiente
ahorro económico y de plazos de ejecución”, explica el profesor de la US Carlos Rivera Gómez,
miembro también del proyecto.
Según (lescano, Joyce Barranzuela, 2014) en la TESIS PROCESO PRODUCTIVO DE LOS
LADRILLOS DE ARCILLA PRODUCIDOS EN LA REGIÓN PIURA indica cómo se llevó a cabo su
trabajo el cual se baso en un muestreo exploratorio con visitas a las zonas de producción más
importantes en la Región Piura observando el proceso de fabricación desde la extracción de la
materia prima hasta la cocción de las unidades. Para los valores referentes del producto final
se tomaron muestras de las unidades elaboradas y se realizaron los ensayos que establece la
Norma Peruana.

Los resultados obtenidos indicarían que no hay una mejora significativa en la calidad de las
unidades en relación a lo reportado en 1995 por García Rodríguez. Al parecer, los esfuerzos
aislados de mejorar el proceso de producción sin integrarlos con la materia prima sería la
principal causa de este comportamiento.
(Johnnysalazar, 2009) En su MANUAL DE CONSTRUCCION NATURAL CONSTRUYENDO CON
COB, define qué el Cob es uno de los tantos sistemas constructivos tradicionales de tierra
cruda que el hombre ha desarrollado a lo largo de su existencia para brindarse el calor del
hogar.

Ha demostrado ser tan duradero que aún hoy en día casas del viejo mundo permanecen en pie
luego de más de quinientos años de vida útil. Y son tan resistente que en Yemen algunas
edificaciones han alcanzado hasta trece niveles de altura. Parte del secreto está en que los
muros se levantan con una mezcla proporcionada de arena, arcilla y fibra vegetal.

A diferencia del adobe. el COB es secado en el sitio, las paredes se van levantando con la
mezcla aún fresca.

Piezas de inmobiliario, marcos de ventanas y puertas se moldean a mano, virtud ésta que
estimula la creatividad y puede conferirle un toque artístico a la edificación. Una vez secada la
mezcla, la paja interior queda trabada como una red tridimensional y las paredes se
transforman en una pieza monolítica sin los “puntos de quiebre” que significan las juntas
existentes entre los bloques de adobe.

La arcilla es el componente más abundante del suelo, El tamaño de sus partículas es el más
pequeño de dichos componentes, a saber: Arenas, limos y arcillas en su orden descendente.

Por lo general la encontramos ubicada inmediatamente por debajo de la capa vegetal del suelo
y su color varía entre la gama de amarillos y rojos, pudiendo encontrarse sin embargo arcillas
de colores grises claros y oscuros en incluso azules. Sus partículas están constituidas por
minerales microscópicos menores a las dos micras de diámetro, los que debido a su dinámica
molecular, forman laminas que atraen y atrapan películas de agua entre sí, las cuales forman
puentes entre el micro partículas del suelo, dándoles cohesión, característica que define su
resistencia mecánica.
Según (Sánchez, Ing. Nestor Luis, 2014) en su trabajo sobre AISLAMIENTO TÉRMICO EN
CONSTRUCCIÓN CON BLOQUES DE ARCILLA define la nueva propuesta de construcción,
indicando que el aislamiento térmico de un cerramiento es la característica por la que se
reduce el flujo de calor que espontáneamente se transfiere desde el ambiente más caliente al
más frío.

Es decir, esta característica se estudiará fundamentalmente en los muros de cerramiento que


son los que están sometidos al ambiente exterior, al frío en invierno y al calor en verano.

Lo interesante para una edificación es que los muros exteriores sean tales, que cuando hace
mucho calor en el exterior, queremos que los muros eviten la transmisión de este calor al
interior de la vivienda.

La característica que indica que un material es bueno para conseguir las condiciones citadas
anteriormente es el aislamiento térmico. Para medir esta propiedad se utilizan dos
parámetros: el coeficiente de transmisión de calor (K) y la conductividad térmica (λ).

En todo proyecto deberá justificarse el valor del KG (coeficiente de transmisión térmica global
del edificio), que es el valor de K teniendo en cuenta todos los elementos de la edificación en
los que hay transmisión de calor (ventanas, forjados)

Para mejorar el aislamiento térmico es interesante tener muchas cavidades de aire en el muro.
Por eso, hasta ahora, los muros exteriores se resolvían con muros multicapa, es decir dos hojas
de muro de fábrica en la que se intercala una cámara de aire, en la que puede o no situarse un
material aislante (espuma de poliuretano, lana de roca, etc).
En la revista de (NItzkin, Maren Termens y Rikki, 2013) sobre las CASAS DE PAJA. UNA GUÍA
PARA AUTOCONSTRUCTORES. La tierra arcillosa (sin cocer) ha sido utilizada para construir en
todos los continentes y en todas las edades de la humanidad, desde que los hombres
primitivos decidieron juntarse en asentamientos permanentes. Lo que quiere decir que tiene
unos 10.000 años de historia En la edad moderna, se ha estimado que entre un tercio y la
mitad de la población del mundo vive en casas hechas de tierra.

En el Yemen (África), hoy en día sigue habiendo edificios de más de 12 pisos de altura, hechos
de arcilla no-cocida. En Taos, New Mexico (EEUU) hay edificaciones de más de 900 años que
aún se están utilizando. La Alambra de Granada está construida con tierra.

Aquí, en la península, se ha trabajado con el tapial, el adobe (una mezcla de arcilla, arena y
paja), y la paja. No deberíamos perder estas técnicas naturales y eficaces

La arcilla (mezclada con arena, paja u otros ingredientes) se puede usar en muchos aspectos
de la construcción: revocos o enlucidos, hacer particiones interiores (con paja), suelos de
adobe vertido, ladrillos de adobe, “cob”, “pisé” (Francia), ladrillos comprimidos de tierra,
tapial… se pueden hacer desde muros de carga hasta relieves esculturales y pinturas.
Según (Areas, Wilfredo Valle, 2010) en la tesis sobre ESTABILIZACIÓN DE SUELOS ARCILLOSOS
PLÁSTICOS CON MINERALIZADORES EN AMBIENTES SULFATADOS O YESIFEROS. Para la
construcción de terraplenes y fondos de desmontes, con métodos de estabilización adecuados.
Se analizarán cuatro métodos experimentales desarrollados por los investigadores de la
universidad de Arlington, Texas, estabilización con cenizas volantes bajas en calcio, clase F;
estabilización con cemento sulfato resistente, tipo V; estabilización con escorias granuladas de
alto horno; estabilización con cal mezclada con fibras fibriladas de polipropileno.
MARCO CONCEPTUAL

COMPOSICIÓN DE LA ARCILLA

La arcilla es un suelo o roca sedimentaria constituida por agregados de silicatos de aluminio


hidratados, procedentes de la descomposición de rocas que contienen feldespato, como el
granito. Presenta diversas coloraciones según las impurezas que contiene, desde el rojo
anaranjado hasta el blanco cuando es pura.

Físicamente se considera un coloide, de partículas extremadamente pequeñas y superficie lisa.


El diámetro de las partículas de la arcilla es inferior a 0,002 mm. En la fracción textural arcilla
puede haber partículas no minerales, los fitolitos. Químicamente es un silicato hidratado de
alúmina, cuya fórmula es: Al2O3 • 2SiO2 • 2H2O.

Se caracteriza por adquirir plasticidad al ser mezclada con agua, y también sonoridad y dureza
al calentarla por encima de 800 °C. La arcilla endurecida mediante la acción del fuego fue la
primera cerámica elaborada por los seres humanos, y aún es uno de los materiales más
baratos y de uso más amplio. Ladrillos, utensilios de cocina, objetos de arte e incluso
instrumentos musicales como la ocarina son elaborados con arcilla. También se la utiliza en
muchos procesos industriales, tales como en la elaboración de papel, producción de cemento y
procesos químicos.

QUÍMICA Y ESTRUCTURA

Estos minerales se constituyen de láminas de tetraedros con una composición química general
de Si2O5 en donde cada tetraedro (SiO4) está unido en sus esquinas a otros tres formando una
red hexagonal. Aluminio y hierro pueden parcialmente reemplazar al silicio en la estructura
mientras.1 Los oxigenos ubicados en el ápice de los tetraedros de estas láminas pueden, al
mismo tiempo, también formar parte de otra lámina paralela compuesta de octaedro. Estos
octaedros suelen estar coordinados por cationes de Al, Mg, Fe3+ y Fe2+. Más
infrecuentemente átomos de Li, V, Cr, Mn, Ni, Cu o Zn ocupan dicho sitio de coordinación.

Las relativamente grandes superficies de los minerales de la arcilla pueden adsorber iones y
moléculas ya están cargadas de electricidad estatica.

CLASIFICACIÓN

Las arcillas se pueden clasificar de acuerdo con varios factores. Así, dependiendo del proceso
geológico que las originó y a la ubicación del yacimiento en el que se encuentran, se pueden
clasificar en:

• Arcilla primaria: se utiliza esta denominación cuando el yacimiento donde se encuentra


es el mismo lugar en donde se originó. El caolín es la única arcilla primaria conocida.

• Arcillas secundarias: son las que se han desplazado después de su formación, por
fuerzas físicas o químicas. Se encuentran entre ellas el caolín secundario, la arcilla refractaria,
laarcilla de bola, el barro de superficie y el gres.

Si atendemos a la estructura de sus componentes, se distinguen las arcillas filitenses y las


arcillas fibrosas.
También se pueden distinguir las arcillas de acuerdo a su plasticidad. Existen así las arcillas
plásticas (como la caolinítica) y las poco plásticas (como la esméctica, que absorbe las grasas).

Por último, hay también las arcillas calcáreas, la arcilla con bloques (arcilla, grava y bloques de
piedra de las morrenas), la arcilla de descalcificación y las arcillitas (esquistos arcillosos).

GRANULOMETRIA

Dentro de la clasificación granulométrica de las partículas del suelo, las arcillas ocupan el
siguiente lugar:

Granulometría

Granulometría

Partícula Tamaño

Arcillas < 0,0039 mm

Limos 0,0039-0,0625 mm

Arenas 0,0625-2 mm

Gravas 2-64 mm

Cantos rodados 64-256 mm

Bloques >256 mm

No obstante lo anterior, la clasificación SUCS que es utilizada habitualmente en ingeniería usa


los límites de tamaños máximos de 4,75 mm para las arenas y de 0,075 mm para las arcillas y
limos.