Vous êtes sur la page 1sur 3

1) Elabora un collage sobre los tres roles que desarrolla el ser humano durante su vida y sobre

los cuatro roles que están ligados a las funciones fisiológicas.

Fisiológicos: ingeridor, defecador, mingidor, contactador. Son los roles psicosomáticos.

Psicológicos:

Sociales.

2) Realiza un cartel que contenga lo más significativo de esta unidad.

a) Elabora un resumen ¿Qué es lo que más te llamó la atención de la lectura?

El amor no es un gesto, no es una sensación, no es un pensamiento sino es una conciencia de


unidad, si yo miro a una persona desde mi conciencia de unidad significa que estoy amando,
implica un respeto absoluto hacia su situación, y cuando yo me acerco a ella en ese respeto, me
doy cuenta de que soy yo experimentando eso y que gracias a ella veré cosas de mí, y lo primero
que veré es que esa situación está impactando en mí, porque no me gusta, entonces sentiré
incomodidad.

Al inicio no se lo puede ver

El amor no es una puerta; es lo que entra en este mundo a través de ella, el amor abre y
desnuda las defensas, “muestra” en lugar de esconder. Si amamos de verdad, decía este
maestro, no nos sentiremos tentados a interferir, controlar o cambiar a nadie, sino que
tendremos una actitud básica de respeto y comprensión.

Una persona que realmente ama a su prójimo no exige ni desea que este sea distinto de lo que
es, sino que lo acepta como tal. El Amor es receptivo, percibe sin intromisión, sin manipulación
y sin abstracción. El amor es el camino más singular hacia las grandes verdades a la Humanidad

Sino somos concientes y estamos presentes, estaremos presenciatodas las relaciones y


particularmente las relaciones íntimas serán profundamente defectuosas y en últimas
disfuncionales. Pueden parecer perfectas por un tiempo, como cuando está “enamorado”, pero
invariablemente esta perfección aparente se interrumpe cuando las discusiones, los conflictos,
la insatisfacción y la violencia emocional o incluso física ocurren cada vez con mayor frecuencia.
Parecen ser que la mayoría de las “relaciones amorosas” se convierten en relaciones de amor-
odio muy pronto. El amor puede convertirse entonces en un ataque salvaje, en sentimiento de
hostilidad o en el abandono completo del afecto en un abrir y cerrar de ojos. Esto se considera
normal. La relación entonces oscila por un tiempo, unos meses o unos años entre las polaridades
del “amor” y el odio, y le proporciona tanto placer como como dolor. No es poco común que las
parejas se vuelvan adictas a estos ciclos. Su drama los hace sentir vivos. Cuando se pierde el
equilibrio entre la polaridad positiva y negativa y los ciclos negativos, destructivos, ocurre con
frecuencia e intensidad crecientes, lo que tiende a ocurrir tarde o temprano, no pasará mucho
tiempo antes de que la relación finalmente fracase. Puede parecer que si usted simplemente
pudiera eliminar los ciclos negativos o destructivos, toda iría bien y la relación florecería
hermosamente, pero esto no es posible. Las polaridades son mutuamente interdependientes.
Usted no puede tener una sin la otra. Lo positivo ya contiene, aunque todavía sin manifestar, lo
negativo. Los dos son de hecho aspectos diferentes de la misma disfunción. Estoy hablando aquí
de lo que se llama comúnmente relaciones románticas no de verdadero amor, que no tienen
contrario porque surgen de un lugar más allá de la muerte. El amor como un estado continuo es
todavía bastante raro, tan raro como los seres humanos conscientes. Sin embrago son posibles,
breves y elusivos, atisbos de amor, siempre que hay una ruptura en la corriente de la mente. El
lado negativo de la relación es, por su puesto, más fácilmente reconocible como disfuncional
que el positivo. Y también es más fácil de reconocer la fuente de la negatividad en su pareja que
en usted mismo. Puede manifestarse en muchas formas: posesividad, celos, la necesidad de
tener la razón, insensibilidad y enfrascamiento, reclamos emocionales y manipulación, la
necesidad de discutir, criticar, juzgar, culpar o atacar, ira revancha inconsciente por el dolor
pasado infligido por un padre, rabia y violencia física. En el lado contrario, usted está
“enamorado” de su pareja. Este es al principio un estado profundamente satisfactorio. Usted se
siente intensamente vivo. Su existencia se ha vuelto repentinamente significativa, porque
alguien lo necesita, lo desea y lo hace sentir especial, y usted siente lo mismo por él o ella.
Cuando están juntos, se siente completo. El sentimiento puede volverse tan intenso que el resto
del mundo se desvanece en la insignificancia. Sin embargo, puede que usted se haya dado
cuenta también de que hay una cualidad de carencia y de apego en esa intensidad. Usted se
vuelve adicto a la otra persona. Él o ella actúan sobre usted como una droga. Usted está en un
punto alto cuando la droga está disponible, pero incluso la posibilidad o el pensamiento de que
pueda no estar ahí para usted puede llevarlo a los celos, la posesividad, los intentos de
manipulación por medio del chantaje emocional, la inculpación y las acusaciones, el miedo a la
pérdida. Si la otra persona lo deja, esto puede hacer surgir la más intensa hostilidad o la tristeza
y la desesperación más profundas. En un instante, la ternura amorosa puede convertirse en un
ataque salvaje o en una tristeza espantosa. ¿Dónde está el amor ahora? ¿Puede el amor cambiar
en un instante a su contrario? ¿Era amor desde un comienzo o solamente un apego adictivo?

b) Responde:

 ¿Qué tengo que hacer de ahora en adelante para alcanzar a mantener una relación
verdadera o iluminada?

Creo que se necesita honestidad con uno mismo

 ¿Creo que alguien puede hacerme feliz?

No, creo que la primera relación es con nosotros mismo si no podemos desarrollar esa capacidad
de amarnos no podemos amar al otro, buscar la felicidad en el otro es ser egoístas con nosotros
mismos porque al hacerlo estamos otorgándole un gran poder por que le estamos entregando
nuestra felicidad y eso sería vivir con miedo todo el tiempo, miedo a que esa persona se vaya,
se vaya también con nuestra felicidad, y ahí es cuando empieza el sufrimiento y el apego.

 ¿Creo que la felicidad se puede lograr a través de una relación?

Sí, pero esa relación debe ser con nosotros mismos


c) En un ejercicio de honestidad y autoconciencia pregúntate:

 ¿Desde dónde me he unido con mi actual pareja o con las anteriores? ¿Desde el deseo de
cubrir mis carencias infantiles, o desde el deseo de compartir un trecho del camino como
vía de crecimiento?