Vous êtes sur la page 1sur 18

“AÑO DE LA IGUALDAD Y LA NO VIOLENCIA CONTRA LA MUJER”

FACULTAD DE
CIENCIAS CONTABLES Y FINACIERAS

TEMA: la educación moral y el perfil profesional

que necesitamos

CURSO: ETICA Y DEONTOLOGIA PROFESIONAL


DOCENTE: M.Sc. HALLASI QUISPE, Alfredo
PRESENTADO POR:
 Salazar Torres yeny Yesica
 Alca llano Patricia Magaly
 Pacsi Apaza Sofía del Pilar
 Ramos Paredes Silvia Edith
 Pinto Quispe Maribel
 Ramos Poco Milena

SEMESTRE: IX “B”

PUNO-PERU
2018
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
INTRODUCCIÓN

La educación moral inculca los hábitos de pensar y actuar que ayudan a las
personas a convivir y trabajar juntas como familia, amigos, vecinos, comunidades
y naciones.

La educación moral es un proceso de aprendizaje que permite a los estudiantes y


adultos en una comunidad escolar comprender, practicar e interesarse por los
valores éticos fundamentales tales como el respeto, la justicia, la virtud cívica y la
ciudadanía, y la responsabilidad por sí mismo y por el prójimo. Sobre tales valores
fundamentales, se forman las actitudes y las acciones que son propias de las
comunidades seguras, saludables e informadas que sirven como los cimientos de
nuestra sociedad.

Durante su juventud, los estudiantes pasan muchas horas de la vida en el salón


de clase. El tiempo que se encuentran en la escuela constituye una oportunidad
de explicar y reforzar los valores fundamentales sobre las que se forma el sentido
moral.

En la escuela, la educación moral debe abordarse de manera integral de modo


que se abarquen las cualidades emocionales, intelectuales y morales de una
persona y un grupo. Debe ofrecer múltiples oportunidades a los estudiantes para
conocer, discutir y practicar conductas sociales positivas. El liderazgo y la
participación de los estudiantes son imprescindibles para que la educación moral
se incorpore a las creencias y las acciones de los estudiantes.
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
LA EDUCACIÓN MORAL ES RESPONSABILIDAD EXCLUSIVA DE LA
FAMILIA

La educación moral de la persona descansa directamente y básicamente sobre la


familia y la comunidad religiosa a que ella pertenece, pero de modo exclusivo, la
familia tiene responsabilidad de la educación moral de sus miembros porque opera
espontáneamente sobre los individuos que ella engendra y porque esta y/o debiera
estar dotada para influir sobre los conocimientos, afectos, voliciones y valoraciones
de sus hijos. Este proceso depende de muchos actores colectivos y del esfuerzo
de cada uno. hay que educar la familia en cuanto puede y la escuela en cuanto
debe, suscitando convicciones en las que prevalezcan en sentido ético ,una propia
disciplina interior, que es lo más humano que el hombre puede alcanzar :usar de
la libertad como libre ,ingenió ,juicio, iniciativa, decisión . Sin embargo, hay todavía
quienes juzgan que la responsabilidad de los centros educativos no es la moral sino
la formación intelectual. Las universidades e institutos superiores por el propio
hecho de ofertar “educación superior” no deben excluir la formación moral paralela
y complementaria, a la formación científica o tecnológica que realizan. La teoría y
la práctica de los estudios profesionales deben emparejarse con una cultura general
que implique afinamiento moral estético, de juicio, etc. el estudiante universitario
debe preocuparse por tener una cultura vital para asumir el rol de líder en la
sociedad en que se desenvuelve

LA EDUCACIÓN MORAL

Obviamente, que sin la vigencia de valores universales como la igualdad y la


justicia no puede haber ciudadanía. En ese sentido, la educación moral desea
formar criterios de convivencia que refuercen valores como la justicia, la
solidaridad o la cooperación, además de convertirse en un ámbito de reflexión
individual y colectiva.

Las cuestiones valorativas tienen, pues, diversas dimensiones, pero constituyen el


fundamento que permite responsabilidades en una sociedad pluralista, en la que
las propias creencias y valoraciones han de convivir en el respeto a las creencias
y valores de los demás.
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
Aún más: los valores, impartidos por una educación moral, pueden generar en los
individuos la suficiente capacidad de raciocinio y equilibrio emocional para
sentirse realizados y plenamente felices.

Por otro lado, la democracia es un sistema político de fuerte contenido moral, ya


que nos permite plantear de forma justa los conflictos de valor que genera la vida
colectiva, por tanto la democracia es un valor fundamental cuya persecución
justifica holgadamente la preocupación por la educación moral.

Podría decirse que la educación moral es el eje en torno al cual se articulan el


resto de temas transversales. Siendo su finalidad el desarrollo integral de las
personas, es necesario que no se limite a la adquisición de contenidos
intelectuales.

Es la educación moral que convierte a los individuos en personas, en ciudadanos


locales y universales, en seres libres, sociables, felices y responsables.

"La felicidad social deriva de la justicia social", solía argumentar el tratadista


vienés Hans Kelsen.

A) NECESIDAD DE LA EDUCACIÓN MORAL

Por consenso se admite que una persona en sus primeras etapas de desarrollo y
como consecuencia de su relación con la familia, la iglesia, la etnia, la cultura,
necesita forjarse una identidad, una necesidad psicológica intrínseca que más
tarde deberá ser potenciada cuando la acción de la comunidad política lo haga
sentir que, además de individuo, es parte de una nación o de una colectividad
amplia que lo convierte en ciudadano.

En ese proceso de aprendizaje, el ejercicio de la ciudadanía eleva los niveles de


la madurez moral de las personas, ya que participar como tal destruye inercias
individuales y aumenta el altruismo y la acción del bien común. Al mismo tiempo,
ayuda a las personas cultivar la virtud política de la conciliación y el diálogo para
solucionar los intereses en conflicto.

De allí la importancia de la educación moral que sin ser una preocupación


reciente, si lo es la voluntad actual que se ha convertido en uno de los pilares de
la educación - que no sólo forma hombres, sino también ciudadanos; es decir que,
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
asumiendo como irrenunciable la autonomía de sus miembros, imparte modelos
de ciudadanía a la vez nacional y universal, configurados en las características
siguientes:

 Autonomía personal.

 Conciencia de deberes y derechos que deben ser respetados.

 Sentimiento colectivo en visión y misión, local y universal.

Este modelo de ciudadanía universal supone introducir afectivamente en el doble


simbolismo e implicar a los niños en proyectos tanto locales como de alcance
universal.

Sin embargo, siendo la ciudadanía en su aspecto legal el reconocimiento de unos


derechos por parte del poder político, la ciudadanía cosmopolita tiene un punto de
dificultad porque todavía el derecho internacional es débil y sólo viable para casos
específicos.

Obviamente, que sin la vigencia de valores universales como la igualdad y la


justicia no puede haber ciudadanía. En ese sentido, la educación moral desea
formar criterios de convivencia que refuercen valores como la justicia, la
solidaridad o la cooperación, además de convertirse en un ámbito de reflexión
individual y colectiva.

Las cuestiones valorativas tienen, pues, diversas dimensiones, pero constituyen el


fundamento que permite responsabilidades en una sociedad pluralista, en la que
las propias creencias y valoraciones han de convivir en el respeto a las creencias
y valores de los demás.

Aún más: los valores, impartidos por una educación moral, pueden generar en los
individuos la suficiente capacidad de raciocinio y equilibrio emocional para
sentirse realizados y plenamente felices.

Por otro lado, la democracia es un sistema político de fuerte contenido moral, ya


que nos permite plantear de forma justa los conflictos de valor que genera la vida
colectiva, por tanto la democracia es un valor fundamental cuya persecución
justifica holgadamente la preocupación por la educación moral.
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
Podría decirse que la educación moral es el eje en torno al cual se articulan el
resto de temas transversales. Siendo su finalidad el desarrollo integral de las
personas, es necesario que no se limite a la adquisición de contenidos
intelectuales.

Es la educación moral que convierte a los individuos en personas, en ciudadanos


locales y universales, en seres libres, sociables, felices y responsables.

"La felicidad social deriva de la justicia social", solía argumentar el tratadista


vienés Hans Kelsen.

Deberes del hombre para consigo mismo

No obstante, lo dicho acerca de la imposibilidad de descender a las teorías del


derecho y deber, creemos necesario presentar las nociones más generales y
fundamentales sobre esta materia, como base y condición preliminar de lo que
diremos sobre los principales deberes del hombre bajo el triple punto de vista
indicado.

B) MODELO DE CONCIENCIA MORAL Y ÉTICA


COMO COMPETENCIA HUMANA GENERAL

La conciencia moral y ética es la capacidad para sentir, juzgar, deliberar


(argumentar) y actuar conforme a valores morales de modo coherente, persistente
y autónomo.

La conciencia es sensibilidad, juicio, deliberación y tendencia a la acción (voluntad).


Por ejemplo, una vez que no soy indiferente al dolor ajeno y me digo "hay que
ayudar a esta persona", hay un ser humano en necesidad, me siento involucrado
afectivamente y compelido a hacer algo. Aquí están operando la sensibilidad y la
voluntad.

Puedo pasar de inmediato a la acción, o puedo reflexionar antes de actuar y


plantearme un problema: ¿Cuál es la forma más apropiada de ayudarla? ¿Qué
curso de acción es el más apropiado para hacer el bien? Al hacerme estas
preguntas pospongo momentáneamente el actuar para razonar o deliberar, es
decir, entro en un proceso de diálogo con otros o conmigo mismo. La conciencia
moral implica un proceso de deliberación. Finalmente, una vez estoy convencido
del curso acción correcto, debo tener la voluntad para, en efecto, actuar. El sentirse
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
uno involucrado y obligado a actuar sólo se verifica en la acción, eso es lo que
significa tener conciencia moral. La conciencia moral implica una voluntad de
acción.

Así como el pensamiento necesita no sólo procesos o de destrezas para percibir y


razonar los objetos, sino también de un contenido, que son los conceptos; la
conciencia moral necesita no sólo de los procesos que hemos analizado, sino
también de un contenido, que son sus valores. Es desde el punto de vista que nos
presentan los valores que sentimos juzgamos, deliberamos y actuamos. Sin

Valores no hay conciencia moral; como no hay pensamiento sin conceptos. Al ver
la personas en necesidad y sentirme involucrado y obligado actuar se debe a que
en mis existe un valor de justicia, solidaridad u otro. La falta de conciencia moral es
en gran medida, la ausencia de valores morales; la conciencia vacía de contenido.

La sensibilidad moral es aquella dimensión de nuestra conciencia moral que nos


permite experimentar, es decir captar sentirnos afectados ante situaciones en las
que está en juego el bienestar humano (hoy día añadiríamos "y planetario"). Ser
sensible, moralmente hablando implica que no sólo captamos cognitiva o
contemplativamente una situación sino que la "vivimos"; nos sentimos involucrados
en ella y movidos a actuar porque está en juego el bienestar humano. Desde esta
perspectiva, la sensibilidad moral implica sobre todo simpatía y cuido tanto del otro
como de mí mismo (autoestima), es decir, solidaridad.

El juicio moral es aquella dimensión que nos permite declarar lo bueno y lo malo; lo
justo y lo injusto; lo honesto y lo deshonesto; etc. en tales acciones y situaciones.
Es la capacidad que le permite hacer estimaciones o prescripciones sobre las
acciones o relaciones humanas a la luz de un valor moral. Por otro lado, todo juicio
moral se hace sobre un fundamento o base que podemos descubrir cuando le
preguntamos a la persona ¿por qué lo dices? Típicamente las respuestas de las
personas tienden a reflejar unas motivaciones o razones para su juicio que pueden
clasificarse en niveles de juicio moral. Esto niveles van de la heteronomía a la
autonomía. El desarrollo de la capacidad del juicio moral implica un desarrollo
en dirección de la autonomía.

La deliberación moral tiene como fin determinar qué curso de acción o práctica es
la correcta para favorecer o alcanzar un cierto valor que se tiene como bueno o
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
justo. La deliberación busca determinar cuál en una situación específica y concreta
es el medio más adecuado para alcanzar ese fin. La deliberación consiste en tratar
de establecer con claridad los hechos y clarificar los valores que se tienen para
entonces decidir por medio del razonamiento y la argumentación cuál es el curso
de acción correcto.

Al ser humano que tiene que actuar se le presentan diversos cursos de acción.
Cada curso de acción tiene su abogado, su estímulo o motivo y sus consecuencias.
Los cursos de acción son examinados en atención a cómo contribuyen, es decir,
sus consecuencias para ciertos fines. Cuando escogemos el curso de acción más
acorde con nuestra jerarquía de fines y valores, es decir con nuestro proyecto de
vida, la voluntad se torna racional y moral. La voluntad moral es una dimensión o
aspecto de la conciencia moral; su función ejecutiva. La voluntad es moral cuando,
al hacer decisiones o elegir, obedece a los valores y fines morales; es decir a un
ideal del bien que la persona ha adoptado o a un proyecto de vida; que es el
contenido de su conciencia moral; entonces es una buena voluntad. La voluntad
moral es voluntad de perfeccionamiento humano individual y colectivo.

Por su parte la ética se refiere, por un lado, a nuestra capacidad para analizar la
moral; la conciencia ética es la conciencia de la conciencia moral; o más
simplemente, la autoconciencia. La autoconciencia o conciencia ética no nos dice
cómo actuar; pero mejora la conciencia moral haciéndola más clara en sus
contenidos, mejorando sus proceso y haciéndola más coherente. Por otro lado la
ética busca formular valores o deberes deliberadamente y de carácter "universal",
es decir a un nivel de generalidad que trasciende loa valores particulares. Estos
valores son necesarios en aquellas sociedades con una pluralidad de sistemas de
moral porque crean un consenso en torno a ciertos fines de la sociedad en su
conjunto. Tal es el caso de los valores de dignidad y solidaridad, los cuales pueden
ser aceptados, en su formulación general, por diversas tradiciones religiosas y
filosóficas.
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”

C) MORAL Y CONCIENCIA MORAL

Toda forma de conciencia lo es de aquello que tiene como contenido de su


intencionalidad. Esto es así porque la conciencia no precede a la experiencia, sino
que se construye en la experiencia misma de su objeto. Por ello la idea que tenemos
de lo que es la conciencia moral y su formación en cuanto competencia humana
nos viene dictada por el concepto que tenemos de lo que es la moral. Todo proyecto
de formación moral descansa pues en una concepción explícita o implícita de lo
que es la moral y, por ende, la conciencia moral.

El educador tiene por ende la responsabilidad de clarificar el concepto de moral con


el que va a trabajar y asegurarse de que las metas, el contenido y las estrategias
de su enseñanza son coherentes con éste. Al respecto destacamos cinco ideas
fundamentales, íntimamente relacionadas, en torno a la moral que enmarcan
nuestra propuesta de formación de la conciencia moral y ética en cuanta
competencia humana:

1. La moral más que con normas y reglas, que suelen ser particulares y
relativas a contextos histórico/culturales y grupos sociales específicos, tiene
que ver con ideales y valores de carácter general y universal.
2. La moral más que un estado real o ideal, es un movimiento de lucha
constante entre lo que son el ser humano, su comportamiento y sus
relaciones (su facticidad) y lo que deberían ser (su idealidad).
3. La moral más que un orden impuesto de prohibiciones y restricciones
impuestas para dominarnos, es un orden de libertades, deberes y
responsabilidades construidas consciente y voluntariamente para liberarnos
y alcanzar la felicidad.
4. La moral más que el ciego sometimiento a preceptos de una autoridad
externa, es la obediencia a la propia autoridad; es un continuo acto de la
conciencia y del carácter, que nosotros mismos hemos ayudado a construir.
5. La moral más que oponer el interés personal al colectivo, es precisamente
su reconciliación; es la perenne lucha por establecer un orden social en el
que todo ser humano pueda vivir solidaria y dignamente, es decir en libertad
y plenitud, tanto personal como comunitaria.
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
D) LOS IDEALES Y EL BIEN

La conciencia es el órgano del bien y del mal; sólo cuando ella está presente
podemos hablar de bien y mal. El bien y el mal, en el sentido moral, se refieren al
bienestar o al daño que podemos causar cuando actuamos conscientemente. El
bien moral es lo que conserva, beneficia, mejora, completa o perfecciona la vida
humana en relación a un ideal de la misma; el mal lo que la extingue, daña, empeora
o reprime su desarrollo pleno.

Lo característico de este pedazo de universo, que es el ser humano, es que


es naturaleza, consciente, materia espiritualizada. Consciente significa que el ser
humano es capaz de percibir, sentir, pensar y conocer su vida y asumir frente a la
misma una actitud reflexiva y voluntaria. El ser humano no sólo vive, sino que "se?
vive en relación; puede asumir su vida como acto de sentimiento, de juicio,
razonamiento y de acción, puede construirla en relación a un ideal de la misma. Por
eso puede el ser humano no solo sobrevivir sino vivir bien; por eso llama Hostos al
ser humano "obrero de la vida".

Con el surgir de la conciencia se abre para el ser humano la posibilidad de su


perfeccionamiento y el de la naturaleza en general. Dice al respecto Hostos:

"Para que el hombre fuera hombre, es decir, digno de realizar los fines de la vida,
la naturaleza le dio conciencia de ella, capacidad de conocer su origen, sus
elementos favorables y contrarios, su trascendencia y relaciones, su deber y su
derecho, su libertad y su responsabilidad: capacidad de sentir y de amar lo que
sintiera; capacidad de querer y realizar lo que quisiera; capacidad de
perfeccionarse y de mejorar por sí mismo las condiciones de su ser y por sí mismo
elevar el ideal de su existencia."

Los ideales desempeñan un rol cognitivo, afectivo y volitivo en la economía moral


humana: son a la vez norte que orienta y energía que nos mueve a sentir y actuar.
Los ideales son los motivos de la conciencia moral. Un fin humano es un ideal
porque el carácter moral trata de convertir el mundo "que es" en lo que el mundo
"debe ser". José Ingenieros, en su obra El hombre mediocre lo resumió
magistralmente:
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
"Cuando pones la proa visionaria hacia una estrella y tiendes el ala hacia tal
excelsitud inasible, afanoso de perfección y rebelde a la mediocridad, llevas en ti el
resorte misterioso de un Ideal. Es ascua sagrada, capaz de templarte para grandes
acciones. Custódiala: si la dejas apagar no se reenciende jamás. Y si ella muere en
ti, quedas inerte; fría bazofia humana. Sólo vives por esa partícula de ensueño que
te sobrepone a lo real. El concepto abstracto de una perfección posible toma
su fuerza de la verdad que los hombres le atribuyen: todo ideal es una fe en la
posibilidad misma de la perfección. En su protesta involuntaria contra lo malo se
revela siempre una indestructible esperanza de lo mejor: en su agresión al pasado
fomenta una sana levadura de porvenir."

La moral depende de un cierto ideal que nos hemos formado de lo que es el bien.
La moral es el continuo contraste entre ese ideal que tenemos y la realidad que
vivimos; es la lucha perenne por acercarnos a ese ideal. Perenne porque con
nuestro perfeccionamiento, también se perfecciona e ideal y con ello vuelve a
alejarse; por ello siempre es inalcanzable. Cuando confundimos los ideales con la
realidad, se pierde nuestra capacidad para criticarla y transformarla; es decir, se
pierde nuestra capacidad de perfeccionamiento y con ello nuestra capacidad moral.
Por ello toda crisis moral delata una pérdida de ideales o su sustitución por
ideologías.

Decía Karl Krause, aquel pensador que tanto influencia ejerció en el pensamiento
de Hostos, a través de su maestro Sanz del Río:

"Aunque se necesiten muchos siglos para ver históricamente cumplido este fin
último, ¿es menos digno del hombre considerar como un presente el total porvenir
de nuestra naturaleza? ¿No debemos nosotros, ya desde hoy, vivir en el espíritu
de nuestra historia definitiva? ¿Será ésta algún día efectivo, si nosotros hoy no
aspiramos a realizarla? ¿Desmayará nuestro interés una vez aplicada al fin de
nuestra humanización en el todo y en la partes, porque la grandeza de esta obra,
la multitud de sus pormenores y grados intermedios pida largo tiempo, antes que
madure el fruto en el árbol de la vida?"

El bien implica un ideal de perfección. En la tradición cristiana ese ideal del bien se
ha resumido en una frase muy sencilla que dice: "Sed perfectos como vuestro Padre
que está en los cielos". Hacer el bien, vivir la moral es luchar y contribuir a que ese
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
ideal de perfección se haga realidad. Tener conciencia moral implica que yo
observo la realidad y, como tengo un ideal de perfección, veo la diferencia tan
grande que existe entre lo que la realidad debería ser y lo que la realidad es. Por
eso la conciencia moral genera angustia, porque la persona está viendo y sintiendo
constantemente la discrepancia entre cómo deben ser las cosas y como son las
cosas.

El carácter moral es fundamentalmente compromiso de lucha por unos ideales; por


acercar el ser al deber ser; como lo dice Hostos magistralmente: "Por carácter
entendemos el hombre hechura de sí mismo que, aplicando todas las facultades
del espíritu, sale ileso de las luchas de la vida real, ofreciendo en todos sus
pensamientos, actos y pasiones, la unidad completa de una vida dedicada a un fin
humano".

E) VALORES, DEBERES, VIRTUDES Y CONCIENCIA MORAL: UNA


PERSPECTIVA CONSTRUCTIVISTA NO RELATIVISTA

La moral supone un cierto ideal de perfección humana y de vida buena que los
seres humanos tenemos; el bien y el mal dependen de en qué medida nos acercan
o no a ese ideal: Bueno es todo aquello que me acerca al ideal. Malo es lo que me
aleja de ese ideal. Por eso los valores morales valen, es decir son buenos, porque
nos conducen al bien, al ideal.

Los valores no son otra cosa que medios que me permiten caminar hacia un ideal,
porque son sus condiciones de posibilidad misma. Por ejemplo ¿por qué creemos
en la honestidad, en la cortesía, en la justicia? Porque nos conducen a lo que
nosotros estimamos que es el ideal de la armonía y la paz humana.

La amistad es, en gran medida, un ideal moral: la perfecta armonía entre seres
humanos. La honestidad es una condición de posibilidad de ese ideal. Los valores
morales son, pues, la condición de posibilidad de las realidades morales, que son
realidades ideales, no fácticas. Esas realidades ideales se hacen sin embargo
fácticas cuando los valores se encarnan en el comportamiento humano. En otras
palabras la amistad sólo se hace real (fáctica) cuando se actúa con honestidad.
Nadie me obliga a buscar la amistad; es un acto de mi libertad y de mi búsqueda
de felicidad y realización plena. Pero si me decido por la libertad, entonces
coherentemente tengo que querer lo que la hace posible. Por eso la amistad
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
requiere de una constante lucha por sostenerla; de un continuo acto de libertad, de
conciencia moral, de honestidad, lealtad, justicia, etc.

La capacidad u órgano humano que permite que un valor moral determine


el comportamiento humano y, de ese modo, lo ideal se haga existente (fáctico), es
la conciencia moral. Cuando la conciencia hace suyo ese valor, éste se interioriza
y se convierte en deber. El deber actúa como una fuerza que nos obliga a actuar
en conformidad con el valor para el logro del ideal del bien que buscamos. Por eso
dice Hostos que: "así como las ideas intelectuales provocan otras ideas y todas
juntas se encaminan y tratan de encaminarse hacia la verdad, las ideas morales
provocan la práctica del bien, de que son representaciones ideales."

Cuando, con la práctica y la experiencia moral, el deber se hace hábito o


disposición, se convierte en virtud. La virtud es una disposición para actuar en
conformidad con el ideal del bien. Por eso en el desarrollo moral podemos identificar
tres momentos:

I. El valor reconocido objetivamente como tal: "el que quiera preservar la


amistad tiene que actuar con honestidad".
II. El valor interiorizado como deber: "debo ser honesto para mantener la
amistad; me siento obligado a ello porque quiero la amistad".
III. El valor transformado en disposición o virtud: "no puedo evitar ser
honesto con mis amistades; es mi forma de ser"

El proceso de desarrollo de la conciencia moral pasa de conocer los valores a


convertirlos en deberes y finalmente en virtudes o carácter. Los deberes, no son
otra cosa que los valores presentándose a nuestra conciencia en forma imperativa.
El valor de la justicia es el deber de hacer la justicia. El deber no es otra cosa que
el valor transformado en conciencia. Las virtudes no son otra cosa que los valores
transformados en hábitos o rasgos del carácter.

Sobre la relación entre la conciencia moral y los valores, debemos aclarar que no
se trata de que la conciencia exista primero para luego apropiarse los valores. La
conciencia nace del proceso mismo de apropiarse -construir dichos valores.; del
mismo modo que el pensamiento nace en el proceso mismo de construir el
conocimiento. Esto implica que la conciencia moral nace al calor, por ejemplo de
relaciones como la amistad, en la que aprendemos a ser honestos. La conciencia
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
y los valores se construyen, pero no arbitrariamente sino sobre la base de unos
ideales de relaciones humanas surgidos históricamente y concebidos y deseados
como formas de perfeccionamiento humano.

La conciencia moral es una fuerza; porque puede operar sobre el comportamiento


humano a través de los valores que se convierten en deberes y virtudes. En la
conciencia los valores se han encarnado, es decir subjetivado y con ello han
adquirido el poder de afectar el orden real del mundo, es decir de las relaciones
humanas; de los seres humanos entre sí, consigo mismos y con la naturaleza.

La moral hecha conciencia nos hace reconocer y nos obliga a actuar en


conformidad con el perfeccionamiento del ser humano en sus relaciones consigo
mismo, los otros y la naturaleza o universo. Por eso para Hostos la moral
comprende tres grandes divisiones: la moral individual, la moral social y la moral
natural. El sentido del deber se extiende hacia mí mismo, los otros, la naturaleza y
el universo.

PERFIL DEL PROFESIONAL QUE NECESITAMOS SABER SER

Tener conducta ética veraz, justa, solidaria, honesta generosa

Actuar crítico. Creadora cooperadora y comprometidamente

Fortalecer su identidad personal y profesional

Poseer valores y vivir en coherencia con ellos

Desarrollar su conciencia cívica y religiosa a través de mayor con sus


compatriotas.

Capaz de analizar las diversas situaciones de su entorno y dar respuesta.

Asumir responsablemente a las limitaciones y consecuencias y opiniones.

Respetar y hacer respetar el código de ética profesional.

Ser dinámico, ágil, emprendedor, optimista y empático.


UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
A) SABER CONVIVIR

Practicar los valores sociales, religiosos y patrióticos

Identificarse con su realidad socioeconómica y cultural

Practicar relaciones humanas positivas

Respetar el pensamiento divergente y valorar la interculturalidad

Respetar la ecología y los derechos humanos

Practicar y fomentar la responsabilidad, solidaridad, participación y equidad

Coordinar con especialistas afines y promover el intercambio de saberes.

Practicar la tolerancia y la búsqueda de consensos

Practicar valores éticos y morales; honradez, solidaridad, responsabilidad,


respeto, etc.

Ser veraz, decir lo que se piensa, y honesto, hacer lo que se dice.

B) SABER PENSAR

Desarrollar los niveles más altos del pensamiento lógico formal y del juicio
moral.

Dominar conceptos y teoría actualizada de la profesión.

Valorar los aportes del saber tradicional y la interculturalidad.

Interesarse en la relación de nuevos aprendizajes.

Desarrollar hábitos de estudio y trabajo.

C) SABER HACER

Manejar técnicas e instrumentos para obtener información de todo tipo de


fuentes, para procesarla y utilizarla en el ejercicio de la profesión.

Realizar investigaciones en torno a quehaceres.


UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
Utilizar resultados de la investigación en la solución de problemas de loa
comunidad afines a la profesión.

Laborar en función de las necesidades y posibilidades de nuestros coetáneos.

Latinoamérica necesita un profesional comprometido con su desarrollo y las


universidades e instituciones del continente están trabajando para formarlo. De
todas las características necesarias en los nuevos egresados, dos son
verdaderamente ineludibles. Veamos cuáles son estas características y cuál el
nuevo ciudadano del cual se tiene necesidad en la región:

D) NECESITAMOS UN EGRESADO CON HABILIDADES DE


LIDERAZGO

Cuando el viento fuerte arrecia y la tormenta ruge amenazadora es necesario que


se levanten líderes capaces de conducir el barco a un puerto seguro. Puede
decirse que la tormenta del siglo veintiuno amenaza en con pasar a ser el más
dramático huracán del que se tenga noticia. Por ello es deseable contar con una
universidad forjadora de líderes aptos para dirigir sin dominar; de conducir sin
subyugar; de gobernar sin oprimir; de guiar sin abusar.

América Latina ha vivido la encrucijada de diversos liderazgos y de todos ellos ha


recibido su herencia: unas veces buenas y otras veces malas. La mayor parte de
los pueblos del continente mestizo han debido soportar en sus gobiernos a líderes
que no viven para la política como debería ser sino de la política con lo cual
desatienden su obligación sagrada e ineludible de servirle a sus pueblos y
cumplen con la ambición malsana, egoísta y tenebrosa de satisfacer sus
proyectos personales o familiares.

El dirigente prusiano Otto Von Bismarck sostenía que "el político piensa en la
próxima elección; el estadista, en la próxima generación". En ese sentido es
válido que la universidad diseñe un currículo en el cual se privilegie la formación
de liderazgos nuevos y transparentes sustentados en el deseo de servirle a las
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”
colectividades, a las demás personas, a la generación presente y a sus hijos y a
los hijos de sus hijos.

Latinoamérica está a la espera de líderes que piensen en las necesidades de la


gente y logren que ocurran los cambios tan esperados en beneficio del desarrollo
de los pueblos.

La preocupación de toda la sociedad, pero especialmente de las instituciones


educativas y, entre ellas, primordialmente la universidad, debe llevarla a
consolidar liderazgos sustentados en el servicio, el carácter, el compromiso y la
generosidad. De esta manera hallaremos en cada esquina de cada pueblo de
cada país una mejor disposición para cumplir con la responsabilidad de lograr las
transformaciones que hacen falta para lograr el bienestar de los pueblos.

E) NECESITAMOS UN EGRESADO CON MOTIVACIÓN HACIA LOS


RESULTADOS
A una persona, a una entidad, a un gobierno, a un equipo de fútbol...a toda
organización y a todo individuo se le juzgará de diferentes maneras pero un
aspecto siempre será más importante que todos los demás: los resultados. Por
ellos se trabaja.
Por ellos se invierte. Y por ellos se paga. Jesús de Nazaret se refirió a su
importancia cuando dijo: "Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas
de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos,
pero el árbol malo da frutos malos". Y el portentoso músico Ludwig Van
Beethoven lo reafirmó dieciocho siglos después cuando dijo: "Haz lo necesario
para lograr tu más ferviente deseo, y acabarás lográndolo".

En el siglo veintiuno los resultados quitan y ponen gerentes, presidentes de juntas


directivas, entrenadores deportivos, vendedores y comandantes militares. La
contrastación entre las metas propuestas y los logros alcanzados son la base
fundamental de toda evaluación y por ello la Universidad debe educar a un
profesional con perfil orientado hacia el logro, como parte normal de su desarrollo
personal y de sus competencias como trabajador.
UNIVERSIDAD ANDINA
“Néstor Cáceres Velásquez”

CONCLUSIONES

La educación moral y el perfil profesional que necesitamos es uno de los aspectos


en los que más se ha insistido en los últimos textos legales y uno de los temas
que sé está cuidando especialmente durante el desarrollo de la reforma del
sistema educativo. En relación con estas cuestiones se han introducido
importantes novedades, cuyo objetivo es conseguir que la formación moral tenga
un papel relevante en el conjunto de actividades educativas en nuestras escuelas.

Aunque la educación moral no es una preocupación reciente, si lo es la voluntad


actual de convertida en uno de los pilares de la educación. También son, en
buena parte, novedosos los instrumentos, pedagógicos que se proponen para
hacer posible el tratamiento de las cuestiones de valor.

Tales innovaciones parten de un espíritu educativo abierto a las cuestiones


valorativas, y que los decretos que establecen el currículo de la educación
primaria y de la educación secundaria obligatoria, concretan cuando afirma que la
necesidad de asegurar el desarrollo integral de los alumnos en esta etapa y las
propias expectativas de la sociedad coinciden en demandar un currículo que no
se limite a la adquisición de conceptos y conocimientos de académicos vinculados
a la enseñanza más tradicional, sino que incluya otros aspectos que contribuyan
al desarrollo de las personas, como son las habilidades practicas las actividades y
los valores. La educación social y la educación moral constituyen el fundamento
elemental del desenvolvimiento educativo que ha de permitir responsabilidades en
la sociedad actual y del futuro, una sociedad pluralista, en la que las propias
creencias valoraciones y opciones han de convivir en el respeto a las creencias y
valores de los demás.