Vous êtes sur la page 1sur 203

HISTORIA II

a sociedades
lúrgicas
Fentindez Vega (Coordinadora)
AlNNn &.I·.....ndo Grande c.o-\\otlt
110 Femández \t\,\u'je
__. . . JIIVI8r u oz Ibáfiez
. . . . . .dI ópez
--,------

PREHISTORIA II
Las sociedades metalúrgicas
AUTORES: ANAFERNÁNDEZVEGA
(Coordinadora)
ANA FERNÁNDEZ VEGA
(Coordinadora) AMPAROHERNANDOGRANDE
Profesora Titular de Prehistoria (UNEO) JOSÉ MANUEL MAÍLLO FERNÁNDEZ
FRANCISCO JAVIER MUÑOZ IBÁÑEZ
AMPARO HERNANDO GRANOE JOSÉ MANUEL QUESADA LÓPEZ
Profesora Titular de Prehistoria CUNED)
SERGIO RIPOLL LÓPEZ
JosÉ MANUEL MAÍLLO FERNÁNDEZ
Profesor Contratado Doctor de Prehistoria (UNED)

FRANCISCO JAVIER MUÑOZ IBÁÑEZ


Profesor Contratado Doctor de Prehistoria (UNEO)

JOSÉ MANUEL QUESADA LÓPEZ


Profesor Contratado Doctor de Prehistoria (UNED)

SERGIO RIPOLL LÓPEZ


PREHISTORIA II
Profesor Titular de Prehistoria CUNEO) Las sociedades metalúrgicas

@ ~ditorial Universitaria
~ Ramón Areces 11
- -- -- - -

íNDICE

INTRODUCCIÓN (Ana Fernández Vega) .......................................... 17

TEMA l. EL NEOLÍTICO EN EUROPA: INTRODUCCIÓN. EL


NEOLÍTICO INICIAL. LA CONSOLIDACIÓN DEL
NEOLÍTICO (José Manuel Maílla Fernández) ........ .. .. ...... 21

l. Introducción.............. ................................................. .. ................... . 21


1. l. Generalidades ................ .......................................................... 23
1.2. Clima ... ... ... ................................................................... ........... 23
1.3. Antecedentes mesolíticos .............................................. ........ .. 24
2. El Neolítico Inicial (7000-5000 a.c.) ...... .. ................................. .... . 25
2. 1. Sudeste de Europa .... .. .............................. ............................ .. . 25
2.2. Europa mediterránea ... ...... ................................ ....................... 28
Reservados lodos los derechos. 2.3. Europa central: LinearbanderKeramik (LBK) ........................ . 31
Ni la totalidad n1 parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por ningún procedimiento elec- 3. La Consolidación del Neolítico (± 4000 - ± 2700 a.c.) ................ .. 34
trónico o mecánico, incluyendo fotocopia, gn¡bación magnética o cualquier almacenamien to de infor- 3. 1. Ocupando nuevas tien'as: el inicio del Neolítico en el norte de
mación y sistema de recuperación, sin permiso escrito de Editorial Centro de Estudios Ramón Are- Europa y las Islas Británicas .................................................. .. 37
ces, S.A. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Rcprográtlcos , www.cedro.org) si necesiLa
fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra. 3.2. El sudeste de Europa .. ........................................................... .. 40
3.3. La Europa mediterránea .... .. ................................................... . 41
4. Bib liografía ........... .... ... ............... ............... ..................................... . 41
© EDITORIAL CENTRO DE ESTUDIOS RAMÓN ARECES. S.A.
Tomás Bretón, 21 - 28045 Madrid
Teléfono: 915.398.659 TEMA 2. EL NEOLÍTICO EN ASIA, ÁFRICA, AMÉRICA Y OCEA-
Fax: 914.681.952 NÍA (Ana Fernández Vega y Amparo J-lel'l1C/ndo Grande) .... 43
Correo: cerasa@cerasa.es
Web: www.cerasa.es
l . Asia ..................................................... ....................................... ..... . 44
ISB N- I 3: 978-84-8004-985-6 1.1. Introducción ............................ .... ............................................ . 44
Depósito legal: M-2.888-20l] 1.2. Áreas geográficas y culturales .......... .. .................................... . 45
1.2.1. China: Peiligang, Yangshao , Dawenkou ...................... . 45
Impreso por: LAVEL, S.A.
Humanes (Madrid)
1.2.2. Sudeste asiático: Ban Chiang y Khok Phanom Di ...... . 49
1.2.3. India: Mehrgarh, Mahagara y Harappa .. ........ .............. . 52
Imp reso en España/ Prinfed il1 Spain 1.2.4. Japón: Cultura de Jomon ...................... .. .................... . 54

ÍNDICE 7
1.2.5. Corea: C ulturas de Chulmun y Xinle ...... .................... . 56 2.2. Menhir ................................................. ..................... " .......... .. 86
2. África .......... .... ............................ ... ......... ............. .......... ................. . 57 2.3. Henge ............. ,.......................... " .............................. """ ... ..... . 87
2. 1. Introducc ión ... ............ .......... ........... ........................................ . 57 3. Algu nas cuestiones sobre su origen y di spersión .......................... .. 87
2.2. Áreas geográficas y culturales ......... ...... ................ .... ............. . 59 4. Princ ipales áreas geográficas ............. " ................. ... ....................... . 90
2.2 .1 . Norte de Áfri ca, .................... ,.......... ,...... " .......... .. ...... .. 59 4,1, Is las Britán icas ............................ ...... "" ........ .... .... ................. . 90
2.2. 1, l . Val le de l N ilo: norte ele Egipto, Sudán. Fayum 4 ,2, Francia .... ,........ " ................... ......... ,.. ",.,."., ........ ................... .. 95
y Jartum ..... ,........ ,.... ,... .. ....... ............... " ....... ,. 59 4, 3, E uropa Septentrional .. .... ................ " ....... ,............................. .. 99
2,2, 1. 2. Magre b y el Sahara. Te nereense, Neolíti co 4.4, Penínsul a Ibérica ,............. ... .................... .......................... " ... . 100
mcdio y Neolítico traelic ional, Caps iense ...... . 61 5. Simboli smo y s ignificado .............................................................. .. 102
2.2.2. África Orie nta l: Neolítico Pastoral .................... ...... .... . 63 6. Bibliografía ................. " ........ ,....... .......... ......... ,." ........... .............. ,. 105
2.2 .3. África Occidental: complejo Kintampo ................. ...... . 64
3, América .. ,.. "", ......... ......... . ,................. .. .... "" ........ ,... ,.............. .... .. . 65
3, l. Introducc ión ..... .......... ..................... ,.... " .. ,... ",.,., " ...... ....... ..... . 65 TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLÍTlCO EN LA
3.2, Áreas geográficas y culturales ................................. ...... ........ .. 67 PENÍNSULA IBÉRICA (SelRio Ripoll López) ................ .. 107
3,2, 1, Mesoamérica: Vall e de Tehuacan y Sierra ele Tamau-
lipas .............. "" ............... .. ...... .... .. .............. " ...... ... ... .. . 67 l. Inlroducción .............. " ............ ...... .............................. ... ............. " .. . 107
3,2,2, Sudamérica .... ,... ,........... .. .", ........................ " " ,........... . 68 2. El arte lineal geométrico ................ ...... ............................. ............. .. 108
3,2,2, l. Los Aneles: grupo de Va ldivia ....................... .. 68 3. E l arte macroesquemáti co .................. .... ........ ............................ ... .. 109
3,2,2.2. Noroeste de Argen tina: C ultura de Aguada .. .. 70 4. Di stribución geográfica del arte levantino .................................... .. , 110
3.2.2.3. Las culturas de la peri feria andina: cuenca del 5, La fac ies levantina .......................................................................... , 115
Anlazonas ....... ... .......... ....... ,.......... ....... ......... . 70 6, E l prob lema ele la crono logía de la facies levantina ....... ............... .. 11 8
3,2,3, Norteamérica .. ", ...... .. ........................... ... ............. ,.,."" 70 7, La facies esquemática ...... ",." .. ", .......... ........ ........... ,"",., .... .......... .. 124
3,2.3. 1. E l Suroeste: Mogollón, Hohokam y Anasazi, 8. La facies de los petroglifos gallegos .................................... .......... . 128
El desierto y la costa de Ca lifornia ................ . 71 9. Perduraciones y otros problemas ................................................... .. 130
3.2.3.2. El Este: bosques oriental es (Adena, Hopewell 1O. Bibliografía .... ,............ ... .... " .... ,.. ", .......... ,............... "".""" ......... .. 131
y el Miss issipi) . Las grandes llanuras .. .......... . 74
3,2.3.3. E l Ártico y el Subártico ................................. . 75
4. Oceanía.""""" .................. """ ... .... .......... ,.""", .. ,..... " " ....... ,....... "" 75 TEM A 5, GÉNESIS Y DESARROLLO DE LAS SOCIEDADES
4 .1. Austral ia ........ .... ............. ...................... ................................. .. 76 COMPLEJAS: EL CALCOLÍTICO, EL CALCOLÍTTCO
4 .2. Nueva Gu inea ... .... ........................................................... "",, .. 77 EN EL PRÓXIMO ORIENTE (Alla Fernández Vega y
Amparo Hernando Grande) ", ........ ,." ..... ........ "" .... " ......... . 135
4.3, Cultura Lapita ... .................................. ,., .......................... "" ... . 78
5. Bibli ografía"", ............... ,.""., ...................... ,.. ..... .................. ,.. """. 79 l. Características generales ,...... "" ... ............................... ...... ,......... ... , 136
1.1, Definición y antecedentes .... .......... ........................................ .. 136
TEMA 3. EL FENÓMENO MEGALÍTICO (Frallcisco Javier Muñoz 1.2. Transformaciones económ icas .... ........ ......................... .. .. ..... .. 137
Ibálíez) ....... ...... ,.""., ............... ,.. """ ............ ........ "" ............ . 83 1,3. La metalurg ia del cobre ,.... ,................................................ ... .. 138
1.4, Cambios sociales ... """ ..... "" ...................... .. ... ,," .................. .. 140
1, Introducción ... """, ...... ...... ...... ,................... ............... "" ..... ..... ....... , 83 1.5. Nacimiento de los primeros grupos urbanos .""" ... "" ........... .. 140
2, Tipos .......... .. .""" ................................. .. ... ..... .. .................... .. ......... . 84 2, El Ca1colítico en e l Próximo Oriente ............ .. .. .. .. .. "" ... """ .......... . 142
2, l. Dolmen ............................................. ...................................... . 85 2. 1. Mesopotamia ..................... """ ................ ........ .. """"" ....... .... . 142

8 PREHISTORIA " ÍNDICE 9


2.1.1. CulturadeEIObeid ..................................................... . 143 3.1. Calcolítico Antiguo: Baden, Lengyel , Michelsberg y TRBK .. 169
2.1.2. Uruk .............. ............................................................... . 144 3.2. Calcolítico Medio: Culturas de la cerámica de cuerdas, de las
2.1.3. Djemdet Nasr ............................................................... . 145 ánforas globulares y de las hachas de combate ............. ... ...... . 172
2.2. Anatolia .......................................................................... ........ . 145 3.3. Ca lcolítico Final: Cultura de Únctice y Straubing ..... ....... ..... . 174
2.2.1. Hacilar ......................................................................... . 145 4. E uropa nórdica: Cu ltura TRBK ............................................ .......... . 174
2.2.2. Can Hasan ......... .. .............................. ........................... . 147 5. El Occidente europeo ................................................................... .. . 176
2.2.3. Beycesultán ................................................ ..... ............. . 147 5.1. Norte de Itali a: Culturas de Remedello y Rinaldone ............... 177
2.3. Siria .. ......................................... ... ........................... ............... . 148 5.2. Sur de Italia ............................................................................ . 178
2.3. 1. Ugarit ........................................................................... . 148 5.3 . Francia: Seine-Oise-Marne, Les Ferrieres y Fontbuisses ...... .. 178
2.3.2. Biblos ................ .... ................... ........ ............................ . 149 5.4. lslas Eolias, Sicilia, Malta , Córcega y Cerdeña ............ .. .. ...... . 181
2.3.3. Amuq ............. ... .. .................... ................ ............ .. ....... . 149 5.5 . Península Ibérica ............................................................ ........ . 184
2.4. Palestina ....................... ..... ...................................................... . 149 6. Bibliografía ..................................................................................... . 187
2.4. 1. Gassuliense .. ................................................................ . 150
2.4.2. Beersheba ...................................................... .............. . 15 1 TEMA 7. EL HORIZONTE CAMPANIFORME (Ana Femández
2.5. Valle del Nilo ................ ......................................................... . 152 Vega y Amparo Remando Grande) .................................... . 189
2.5. 1. Cultura de Naqada o Nagada (Egipto) ............. ............ . 152
2.5.2. Gerzeense ..................... ..... ....................... ................... . 153 1. Definición ............. ... ............... .................................................... .... . 189
2.6. Chipre ..... ... ................................... .......................................... . 154 2. Historia de la investigación: teorías sobre su origen y evolución ... . 190
2.6. l. Erimi ................. ...................................... ..................... . 154 2.1. Comienzos del siglo xx : primeras grandes síntesis; y los plan-
3. Bibliografía .......... ........................................................................... . 155 teamientos difusionistas ......................... ............................. ... . 191
2.2. La "renovación" de los años 70 con teorías evolucioni stas ... .. 193
2.3. La década de los 90 y los nuevos planteamientos ideo lóg icos 194
TEMA 6. EL CALCOLÍTICO EN EUROPA: DIVERSIDAD
2.4. Reflexiones finales ................................................................. . 195
GEOGRÁFICA, CULTURAL Y CRONOLÓGICA (Ana
Femández Vega y Amparo Remando Grande) .................. . 3. Principales grupos: formas , técnicas y estilos cerámicos ....... ........ . 195
157
3.1. Las cardadas entre el Rhin y el Ródano ....... .... ...................... . 195
l . Introducción ............................................................................. ....... . 158 3.2. Las decoradas incisas o grupo oriental ............ ....................... . 196
2. El Sudeste europeo, Grecia y el Egeo ...... ...................................... . 158 3.3. Las impresas cordadas o grupo occidental ......... ....... ............. . 196
2. 1. Calcolítico Antiguo .......... ........ ............................................... . 159 3.4. Puntil1adas o grupo meridionaL ............................................ . 196
2. l. l. Las estepas pónticas .... .............. .................... .............. . 159 4. Estructuras y elementos/objetos asociados ....................... ............. .. 198
2.1 .2. Área carpato-balcánica ............................................... .. 160 4. 1. Hábitat .................... ........... ..................................................... . 198
2.1.3. Norte de Grecia, las Cícladas y Creta ....................... ... . 163 4.2. EntelTamientos ..................... .. ... .............................................. . 199
2.2. Calcolítico Medio ........ .... ................. .... ................. ... .............. . 164 4.3. Cultura material ...................................................................... . 201
2.2.1. Cultura de las Tumbas de fosa en las estepas pónticas. 164 5. Bibliografía ..................... ................................. ............................... . 202
2.2.2. Área carpato-balcánica: Usatovo, Gorodske, Cernavo-
da, Cotofeni, Bodrogkerestur, Bubanj-Hum y Baden .. . 165
TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓXIMO ORIENTE Y
2.3. Calcolítico Final ............................ .................... .. ................... . 167
EGIPTO. EL EGEO y LA GRECIA CONTINENTAL
2.3.1. Cultura de las sepulturas de catacu mbas ..................... . 167 (Ana Fernández Vega y Amparo R emando Grande) ......... . 205
2.3 .2. Área carpato-balcánica: Vucedol ... .. ............................ . 169
3. Europa central y las regiones atlánticas ............ ... ................ .......... . 169 l . Introducción ........ .. ........................................................... ............... . 205

10 PREHISTORIA 11 ÍNDICE 11
1.1. Definición y cronología ...... ................. .............................. .. .. . 205 2.4. Cultura de las Terramaras ............... ....................... .................. 249
1.2. Periodización ......... ............................. ..... ... ............... ....... ..... . 206 3. Isla Eo li as ........................................................................................ 25 0
1.3. TransfOlmaciones fundam entales ............. ... ... .................... .... . 206 3.1. Cultura de Capo Graziano ............ .... ...... ................................. 25 0
2. Próximo Ori ente y Egipto ........... ..... ................ ........... .. ... ..... .... .... .. 207 3.2. Cultura de Milazzo ............. .. .. .. .. ........... .. ................................ 25 1
3. El Bronce Antiguo en el Egeo y la Grecia continental: Cicládi co, 4. Sicilia....................... ........................... .... ... ... ...... ........................... .. 251
Minoico y Heládico ....... ........ ....... ................................................ ... 208 4.1. Cultura de Castellucio .. ............ .............. ................................. 25 1
4. El Bronce Medio en las islas Cícladas y el continente griego: Ciclá- 4.2. Cultura de Thapsos .. ........ .... .. .. .. ............................................ 252
dico y Heládico ................. ... ... ...................................................... .. 214 5. Malta................................................................. ............................... 253
5. El Bronce Medio y Reciente en la isla de Creta: el periodo palacial 216 5.1. Tarxiense.......................... ........................ ...... .................. ........ 253
6. La cultura micénica y el Bronce Reciente .... .... .............................. . 223 5.2. Borg-;n Nadur.......................................................... ..... ........... 253
7. Bibliografía ................................. ... .................... .............................. 227 6. Córcega: Cu ltura TOlTeana .. ................ .. ...... .. ................................... 254
7. Cerdeña: Cu ltura Nurágica.............................................................. 254
TEMA 9. EL CONTINENTE EUROPEO EN LA EDAD DEL 8. Francia: Civi li zación del Ródano ...................................... ...... ........ 255
BRONCE ANTIGUO Y MEDIO (Ana Fernández Vega y 9. Península Ibérica: Sudeste y suroeste, Bronce Va lenciano, Meseta
Amparo Hemanda Grande) ................. ..... .... :.................... . 229 norte y sur, el Noroeste y Noreste .. .. ............................................... 256
10. Islas Baleares ... ... ............................. ....................................... ....... 260
l. Introducción ............ ........................................................................ . 229 11. Bibliografía................................................................................... . 261
2. Europa ori ental ............................................................................... . 231
2.1. Monteoru ..................................................... ....... .. .................. . 231
2.2. Otomani .......................... ................................. ..... ...... ... ......... . 232 TEMA 11. LA REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA E INDUSTRIAL
DEL BRONCE FINAL EN EUROPA CONTINENTAL Y
3. Europa central ...... .................... ......................... .... ................ .......... . 234
ATLÁNTICA (Ana Femández Vega y Amparo I-Iernando
3.1. Cultura de Únétice ................................... ...... ................. .. .... .. 234 Grande) ............................... ..... ...... ................................... 263
3. 2. Cultura de los Túmulos .. .................................................. .. ..... 236
4. El norte de Europa ........... ............ ....... ..... ................ .... ................... . 238 l. Introducción... .. .. .................... ............... ................................. ......... . 263
5. Las regiones atlánticas .............. ...................................................... . 241 2. Europa central y oriental: Cultura de los Campos de Urnas ........... 265
5.1. Cultura de los Túmulos Armoricanos .................................... .. 241 3. Europa nórdica: Montelius III-V.................................................. ... .. 272
5.2. Cultura de Wessex ................................................................. .. 242 4. El bronce atlántico europeo ............................................................. 274
5.3. Grupo de Drakenstein ...................................... ....................... . 244 4. 1. El occidente francés................................................................. 274
6. Bibliografía .............................. ............................ .... ....................... . 244 4.2. Los Países Bajos .................................... .................................. 276
4.3. Las Is las Británicas .......... .. ................................... ... ................ 276
4.4. La fachada atlántica de la Península Ibérica ........................... 277
TEMA 10. REGIO NES MEDITERRÁNEAS EUROPEAS EN LA
EDAD DEL BRONCE ANTIGUO Y MEDIO (Ana 5. Bibliografía................. .... ............... .. .. .. .. ........................................ .. 280
Fel'l1ández Vega y Amparo Hernando Grande) .......... .. .... . 245

l. Introducción ... .......................... ... ... ................................................. . 246 TEMA 12. LA EUROPA MEDITERRÁNEA AL FINAL DEL
BRONCE Y LAS COLONIZACIONES FENICIA Y
2. Italia septentrional y central ........................ .................................... 246 GRIEGA (Ana Fernánde z Vega y Amparo Hernando
2.1. Cultura de Polada ..................................... ............................. .. 247 Grande) ......... ... .................................................... ......... ... . 28 1
2.2. Cultura de Asciano .................... .... ........................................ .. 248
2.3. Cu ltura Apeninica ... ....................... ................ ......................... . 248 l . Introducción............... .. .... .............................. ... ............................... 281

12 PREHISTORIA 11 ÍNDICE 13
2. Italia e islas .......................... ...... .............. ... ......................... ........... . 282 TEMA 14. LA SEGUNDA EDAD DEL HIERRO EN LA EUROPA
2. 1. Norte, centro y sur peninsular ....... .... .............. .. ..................... . 282 TEMPLADA (.losé Manuel Quesada López) .................. . 335
2.2. Islas Eoli as: Cultura Ausoniana ....................... ............. ....... .. . 283
2.3. Sicilia: Cu ltura Pantáli ca ............................................. ........... . 284 1. La Cultura de La n~nc. Concepto y cronología ............................. . 336
2.4. Ma lta: Grupo Bahrija ....................... ....................... ....... ......... . 285 1.1. El marco geográfico y cronológico ........................................ . 336
2.5. Córcega: Cultura Torreana ...................... ........ ......... ............... . 285 1.2. La «Cuestión céltica» ...... ......................... .............................. . 338
2.6. Cerdeña: Cultura Nurágica w ................................................. . 286 1.3. La evo lución hi stórica ...... ............................ ... ...... ................ . 339
3. La Península Ibérica ........... .... ....... .............. .. ................................. . 287 l.3 .1. Los orígenes (La Tene A) ............... .. ........................ .. .. 339
3.1. Reg iones costeras orientales y meJidionales ....... ........ ........... . 287 1.3.2. El periodo de las «mi graciones» (La Tene B) ............ .. 340
3.2. El interior peninsular ......... ............................... ............ ..... ..... . 290 1.3.3. El periodo de los oppidas (La Tene C) ....................... .. 342
4. Islas Baleares: Talayótico I y n .. ...... ............ ... .... ......... .............. .... .. 29 1 2. La Cultura de La Tene. Del hábitat a la ideología .................. ......... 343
5. Colonización fenicia ................. ....... ......... ....... .. ...... ............ ..... ...... . 293 2. 1. Poblamiento y hábitat .......................... ...... ...... .... .. .... .............. 343
6. Colonización gri ega ........................ ....... .............................. ..... .... .. . 299 2.2. Enterramientos ........ ... ...... ............ .... ... ....... ............................. . 346
7. B ibliografía ..... ...................................... .................... ... ;......... .. ....... . 303 2.3. Sociedad ................................. ...... .. ....... ... ................. ............. . 348
2.4. Economía .... ...... ... .............. ..................... .................... .... ........ . 35 1
2.4. 1. La agricultura y ganadería .... ...................................... .. 35 1
TEMA 13. LA PRIMERA EDAD DEL HIERRO EN LA EUROPA 2.4 .3. La artesanía cerám ica ................................. ................ .. 352
TEMPLADA (José Manuel Quesada López) .......... ...... .. . 305 2.4.2. La minería y metalurgia ......... ..................................... .. 353
2.4.4 . El comercio ................. ...... ......... .... ... ............ .. .... ......... . 355
l. La Primera Edad del Hierro ................... ..... .. .... ........ ............ .......... . 306
2.5. Arte .............. .. ... ..... ............................ .... ................................. . 357
1.1. La pJimera metalurgia del hierro en la E uropa Templada ...... . 306
2.6. Religión e ideología ........ ....... .......... ................... .................... . 359
1.2. Más allá del metal: Pob lamiento, economía y sociedad ......... . 307
3. E uropa septentrional ............... ......... ............................................... . 360
2. La C ultura de Ha ll stat... .... ......... ....... ........ .................... .... .............. . 309
3. 1. Las Islas Británicas ... ................ .... .................................... ...... . 360
2.1. Marco geográfi co y cronología ... ...... .................. .. ................ .. 309
3.2. Norte de Alemania y Dinamarca ........ .............. ...... ...... .. ........ . 363
2.2. Hábitat y poblamiento ..... .......... ....... ................... ................... . 3 10
4. E uropa oriental: La Cultura Escita Clásica .................................... . 365
2.3. EntelTamientos ...... .. ....................... ......................................... . 312
5. B ibliografía ... .... ............................................. ....... ............ ..... ......... . 368
2.4. Sociedad ...... ......... .. ...................... ................... .... ......... .......... . 3 19
2.5. Econonúa ............. ...................... .. ....... .................. ..... ............. . 320
2.5. l. La agJicu ltura y ganadería ..... ....... ......... ... ........... ... .... .. 320 TEMA 15. El Mediterráneo en la Edad del Hierro (José Manuel Que-
2.5.2. La minería y metalurgia ........ ........... ........ .................... . 32 1 sada Lúpez) .................................................................... .. . 369
2.5.3. La cerámica ... .............................................................. . 324
2.5.4. El comercio .......................... .................. ... ............. ..... .. 324 1. La Protohi storia mediterránea del pJimer milenio a.C . ................ .. . 370
2.6. La caída del mundo hallstático ...... ... ............ ........ ....... ........... . 326 1. 1. Del Bronce Final al Hi en o: La hipótesis preco lonial .......... .. .. 370
3. Europa septentriona l .............. ..... ........................ .......... ....... ........... . 327 1.2. La Prime ra Edad del Hierro : Las Cul turas orientalizantes .... .. 372
3.1. El arco atlántico ........................................ ....... .... ..... .............. . 327 1.3. La Segunda Edad del Hien·o .. .. .... .. ......................................... . 375
3.2. El cú-culo nórdico ...... .. .. ........ .......... ........ ............................... . 328 2. La Primera Edad del Hien'o: El horizonte indígena ...... .... ............. . 376
3.2. El complejo lausaciano ........................................................... . 329 2. 1. El mundo insul ar: Postrimerías del N urágico y Pantálico ...... . 376
4. Europa oriental : La Cultura Escita, jinetes de las estepas ............ .. 33 1 2.2. La Italia central: Culturas Villanoviana y del Lacio ........ ....... . 378
5. Bibli ografía ............................ .... ................. ................. ..... ... ........... . 334 2.3. La Italia septentrional: Cu lturas Atestina y Go lasseca .......... .. 382

14 PREHISTORIA 11 ÍNDICE 15
2.4. La Italia meridional: Las Culturas de inhumación .............. ... .
2.5. Las riberas occidentales: Del Languedoc a Cataluña ............. .
384
385
INTRODUCCiÓN
3. El horizonte orientalizante ....... ........................ ............................... . 386
3. l. La antigua EtrUlia: Cultura de los Príncipes ........................... . 386
3.2. El antiguo Lacio: Cultura Latina ............................................ . 390
3.3. El antiguo Véneto: El Arte de las sítulas ................................ . 390
3.4. El más remoto occidente: C ultura Tartésica ........................... . 39 1 Este es un libro elaborado específicamente para los estudiantes de la
4. La Segunda Edad del Hierro ........................................................ .. . 395 UNED, del nuevo Grado de l EEES (Espacio Europeo de Educación Superior),
4.1. Los pue blos itálicos ................................................................ . 395 sin que ello implique que no pueda ser de utilidad para otras personas. Pero si
he mencionado estos dos aspectos es porque ambos han determinado en buena
4 .2. Los pueblos de la Céltica mediterránea .................................. . 398
medida las características de este texto. Lo primero y fundamental es porque
4 .3. Los pueblos ibéricos ............................................................... . 400 el estudiante de esta Universidad adquiere su formación y reali za su aprendi-
5. Epílogo: Del antiguo Mediterráneo al «More Nos!ru/71» ................ . 404 zaje, en una gran medida, a través del material didáctico, ya que -aún cuando
6. Bibliografía ..................................................................................... . 404 tie ne a su di sposición tutorías presenciales y una amplia gama de medios téc-
nicos de cOlllunicación- su enseñanza no se realiza por medio de un contacto
directo entre profesor y alumno.
Por su parte, el hecho de que estemos en el nuevo plan de estudios euro-
peo , condiciona la cantidad de los contenidos, marcada por el número de cré-
ditos de la asignatura, y también la naturaleza de los mismos, en el sentido de
evitar la repetición de periodos o conceptos que estén integrados ya en asig-
naturas de este Departamento o de otros afines. La diversificación de créditos
entre teóricos y prácticos hace también necesaria una estructura algo diferen-
te a las anteriores en lo que al material didáctico se refiere . Y así, este será el
texto básico para preparar los conocimientos teóricos que constituyen la mate-
ria de la Prueba Presencial , y también el "apoyo" fundam ental de las Pruebas
Prácticas. Ahora bien, éstas requieren también otros conocimientos que están
recogidos en un libro dedicado a la Prehistoria y su metodología que constitu-
ye, junto con éste y con la Guía Didáctica, el material didáctico de esta asig-
natura.
Todo esto responde a la necesidad que el profesor tiene ele proporcionar al
estudiante ele la UNED la información y los medios que le pennitan una for-
mación adecuada, de manera autosuficiente si lo desea, o bien utilizando todos
los medios de que dispone . De ahí la importancia de que el material didáctico
tenga una calidad científica pero también pedagógica que permita responder a
las exigencias de contenidos facilitando un aprendizaje en solitario y permi-
ti endo al estudiante una tarea personal que estimule e incentive éste, en el que
tiene un activo papel. El profesor será un guía fundamental en esta dinámica
formativa, generanelo estímulos y proporcionando los medios para el elesalTo-
110 de sus capacidades especíticas.
Esta asignatura se ha consielerado hasta ahora como una sola, de carácter
anual , aunque en este plan de EEES, se ha dividido en dos, pero que están Ínti-
mamente relacionadas ya que ésta es la continuación ele la primera, comen-

16 PREH1STORlA II INTRODUCCtÓN 17

zando en donde acaba aq uella, es decir, e n e l momento de la expansión de l templar imágenes ilustrativas básicas para completar el estudio de cada uno
Neolítico en Europa y el resto de los continentes, sa lvo la zona originaria del de los temas, organizadas de manera sencill a pero muy didáctica, con nume-
Oriente Próximo, y terminando con la segunda Edad de l HielTo e uropea. rosas láminas de d istinto tipo (plantas de yacimi entos, dibujos de materiales y
fotografías de piezas), acompañadas de una descripción expl icativa que petmi te
El objetivo primordial de este manu al, y en genera l de l material didáctico
contex tuali zar las imágenes desde e l punto de vista c ult ural, cronológico y
de la asignatura, es que los estudiantes adqu ieran unos conoci mientos y crite-
territorial.
rios básicos sobre Prehi stori a y P rotohistoria , pero también una metodo logía
de trabajo y estudio en la que desano llar su capacidad de análisis y de sínte- También hemos intentado "enlazar" las diversas etapas y ev itar mencionar
sis. A través de este manual pretendemos que e l estudiante obtenga unos cono- denominaciones, fechas . .. etc . de cada uno de los autores, en un intento de
cimi entos específicos, comprendiendo las pecu li aridades de las diferentes eta- sinteti zar y proporcionar el ya menc ionado "entramado bás ico" al que el estu-
pas desde e l punto de partida de la cultura material , pero también conociendo diante podrá incorporar la información que desee.
los aspec tos socioeconómi cos, del medi o ambie nte y sus recursos potenciales,
Por último , hemos de co ncretar q ue las manifestaciones c ultura les del
los mode los económicos, la di stribución y las re laciones en tre los asenta-
mundo griego no forman ya parte de l periodo que nos oc upa y son ampli a-
m ientos , la reconstrucción demográfi ca, los ritu ales funerarios , las redes
mente tratadas en la as ignatura de Historia de la Cultura mate ria l del M undo
comerciales, y todo aq uell o que esté re lacionado con el desalTo llo humano y
Clásico (2010) , y las propias de la Pe nínsula Ibérica son objeto de estud io en
que nos permita reconstlUir las etapas inic ia les de la historia de la hum anidad.
la asignatura dedicada a ésta, de l tercer Curso.
La investigación en Prehi storia está siempre sujeta a una renovación y cam-
Al final de cada tema aparece un apartado dedicado a la bibliografía. Úni -
bios constantes, y por esta razón, aú n cuando tratemos de hacer un texto actua-
camente señalar que en e l caso de los temas 5 y 6 que tratan de l Ca1co líti co, la
li zado y que pueda tene r una cierta permanenc ia , puede en cualqui er momen-
bib liografía se cita en el te ma 6; lo mismo sucede con los temas 9 y 10 sobre
to quedarse antic uado porque se ha prod uc ido un nuevo hallazgo o nuevas
el Bronce Antiguo y Med io que se incluye en el tema 10; y por último la biblio-
dataciones que modifican parle de lo que hasta ahora creíamos. Sin embargo,
grafía de los temas 11 y 12 sobre e l Bronce Final se encuentra en e l tema 12.
consideramos que e l "entramado" básico no sufrirá alteraciones fund amenta-
les. También por esta razón, amén de la de hacer un poco más asequibl e e l
estudio, hemos intentado evitar la exces iva parcelación y detalle de cada yaci-
Ana Fernúndez Vega
mie nto, salvo en los casos en que la genera li zación no es factible o bi en es
exc lusivamente la información de un yacimiento la que caracteriza un perio-
do. Hemos procurado ofrecer un panorama global, por una parte, para que el
estudiante conozca lo que representa una etapa determinada en un entorno geo-
gráfico amplio, pero también un desarrollo interno de cada una de ellas . Es
decir, tratamos de exponer una i1úonnac ión horizontal: sincronía en los dife-
rentes ám bitos geográfi cos, y una vertical: desarrollo diacrónico por zonas.
E l intento de homogeneizar planteamientos en los diversos temas es a veces
difícil , no solamente porque cada auto r tiene su modo de hacerlo, silla y sobre
todo, porq ue la infOlmación de que di sponemos es muy heterogénea en cali-
dad y cantidad, impi diendo muchas veces dar una visión de conj unto más o
menos uniforme. Esto también tie ne como consecue nc ia la imposibilidad de
q ue los diversos temas tengan una extensión aproximada, como era nuestro
propósito i1ticial. En este caso hemos considerado mejor "sacrificar" el aspec-
to forma l al didáctico, no separando periodos que requieren una cierta unidad,
o por el contrario, aislando otros que lo preci san para su mejor comprensión.
Sí hemos unificado, siempre dentro de lo posible , la denominac ión de las
fecha s (a.c.) así como el aspecto gráfico. E n e l texto existen figuras que lo
ilustra n, pero además hemos incorporado un CD que aporta mucha más infor-
mación útil para la preparación de la asignatma. En este CD se pueden con-

18 PREHlSTORIA 11 INTRODUCCtÓN 19

Tema 1
EL NEOLíTICO EN EUROPA:
INTRODUCCiÓN. EL NEOLíTICO
INICIAL. LA CONSOLIDACiÓN
DEL NEOLíTICO
José Manuel Maíllo Fernández

_ ESQUEMA-RESUMEN •
l. introducción.
1.1. Generalidades.
1.2. Clima.
1.3. Antecedentes meso líticos.
2. E l Neolítico Inicial (7000-5000 a.c.).
2. l. Sudeste de Europa.
2.2. Europa mediterránea.
2.3. Europa central: LinearbanderKeramik (LBK).
3. La Conso lidación del Neo líti co (± 4000 - ± 2700 a.c.)
3.1. Ocupando nuevas ti erras: el inicio del Neolítico en e l Norte de
Europa y las Islas Británicas.
3.2. El sudeste de Europa .
3.3. Europa mediterránea.

l . Introducción

Desde inicios del siglo xx, las hipótesis para definir el Neo lítico en Europa
han sido de carácter difu sioni sta (lig. 1), sobre todo por los trabajos de Sir Vere
Gordon Childe a partir de la década de los años 20 del pasado siglo. Bajo esta
óptica , los grupos produ ctores, agricultores y ganaderos , habrían llegado a
Europa desde el Próximo Oriente, el área nuclear más cercana al Viejo Conti -

TEMA 1. EL NEOLÍTICO EN EU ROPA: INTRODUCCiÓN. EL NEOLíTICO INICIAL 21


tanto, el panorama general del Neo lítico, sobre todo de sus fases ini ciales, pre-
senta un escenario en mosaico en el que varias realidades pudieron tener lugar.

·•• 1.1. Generalidades


El Neolítico representa un cambi o económi co re levante en el devenir cul -
tural de la Hum anid ad. Supone el abandono paulatino de actividades econó-
micas basadas en la caza y la recolección para pasar a la agricultura y ganade-
ría. Los cambios cultural es de tal paso son, en líneas generales muy claros (a
OCl~ ANO
ATLÁNTlCO
\ una escala menor, éstos no lo son tanto, como veremos) y suponen la aparición
de piezas líti cas pulimentadas, junto a las talladas de mom entos anteriores, la
aparición de la cerámica, la sedentarización de los asentamientos, las estruc-
turas de habitación más sólidas, así como la aparición de lugares de almace-
nami ento o es tabulación. Todo ello supuso, como no pudo ser de otra manera,
( , profundos cambios en los aspectos sociales y cosmogónicos de estos pueblos.
El origen de la producción de alimentos es multifocal, es decir, se da en
, '(
varios lu ga res sin contacto entre e llos. ASÍ, se puede rastrear en África, Asia o
América. Europa se ve influenciada por el foco de Próximo Oriente, donde,
desde aproximadamente el 9500 a.c. se da un Neo lítico Precerámico, cuya
influencia o protagoni stas serán los que introducen esta nueva forma de vida
= Naolllco DDn ce,Amica
de bIIndos (TBI<) = NooIiUcooon
ee<;\tnII;a almagra = NooIlliCllcon
ccuámleillmpnlsa
en el viejo continente.

Figura l. Mapa del inicio de/neolítico en El/ropa (Azcárate et alii, 2006).


1.2. Clima
nente, ocupando territOlios ganados a los grupos Epipaleolíticos gracias a, en Durante el final del último estadio Glacial y el ini cio del Holoceno se pro-
primer lugar, una más avanzada tecnología que comprendía la piedra pulida y ducen una serie de cambios rápidos y bruscos en el clima de Europa. La mejo-
la cerámica y, en segundo lugar, a las nuevas fOlmas económicas. Este modelo ría del clima iniciado en el Bolling y el Allerod, se ve intelTumpida con la lle-
de expansión desde las áreas nucleares fue denominado Ex Oriente Lux, el cual gada del estadial Dryas reciente (10800-9600 a.c.) , el cual vuelve a Europa a
fu e compl ementado por el genetista Cavalli-Sforza, que llegó a definir el ritmo las temperaturas frías. En estos mom entos se producen cambios bruscos de
de la "ola de avance" neolítica, concluyendo que el mi smo fue de un kilómetro temperaturas, varios grados en apenas un siglo, lo cual queda marcado , sobre
al año de media. Trabajos posteriores, como el de Lord Colin Renfrew, añaden lodo , en el oeste de Europa. Un claro ejemplo es la locali zación del Frente
más calado a esta argumentación defendiendo que este avance de los grupos Polar, la frontera entre las aguas frías que descienden desde el norte y las aguas
productores de alimentos trajo consigo a Europa la incorporación de las len- cáli das de la corriente del Golfo que van hacia el norte, que fluctuó desde las
guas Indoeuropeas. costas de Portugal durante el Máximo Glacial , a las costas de Islandia en el
último Glacial, para vol ver a las costas portuguesas durante el Dryas reciente ,
Sin embargo, este modelo no llega a explicar toda la variedad de escenarios estabilizándose en las costas islandesas a inicios del Holoceno. Este evento,
arqueológicos que se encuentran en Europa. Por un lado, existen yacimientos ilustra la brusquedad de dichos cambios, los cuales obligaron a un proceso de
donde el "complejo" tecnológico y económico neolítico aparece plenamente adaptación a los grupos humanos, los cuales conocían, dentro de la memoria
desde el primer momento, otros, en los que la cerámica, por ejemplo, está aso- del grupo, los cambios de clima acaecidos un par de generaciones atrás.
ciada a restos de fauna salvaje y tecnología EpipaleolíticafMesolítica y otros en
los que la producción de alimentos puede relacionarse con una invención local La flora sufrió estos cambios repentinos de clima en su di stribución por el
o por medio de aculturación, más que a una llegada de nuevas poblaciones. Por contmente. Cuando en la zona septentrional de Europa el clima se hace más

22 PREHISTORIA 11 TEMA 1. EL NEOLÍTICO EN EUROPA: INTRODUCC iÓN. EL NEOLÍTICO INICIAL 23


cálido y las prec ipitaciones aumentan , espec ies como el roble amplían su bio- sa del yac imient o en el que la fauna está dominada por el ciervo y otros mamí-
topo del área med iterránea al norte y noreste del continente. Por el contrario, feros y donde se ha constatado la recolección intensa de plantas (existen unos
el cambio de clima en las zonas más meridi onales tiene que ver más con las 28000 restos de, al menos, 27 especies entre las que destacan la avena , la len-
precipitaciones que con las tcmperaturas. Aq uí, el bosque de pino se extiende teja y la almendra) q ue eran tri turadas en las numerosas mol ederas encontradas.
por las zonas altas y el roble por las más bajas, mientras, en las áreas más ári- En la c ueva itali ana de Uzzo, al norte de la isla de Sici lia también se han encon-
das, el pai saje estará dominado por Jas herbáceas . trado restos de cebada y legumbres. Las espec ies encontradas en ambos yac i-
mi entos son morfo lógicame nte sil vestres, por es to no es posible dilucida r si,
La faun a, por su parte, se vio favorecida por el incremento de la masa bos-
si mp lemente eran recolectadas o, por el con trario, fu eron es pec ies "cuidadas"
cosa en el continente, especialmente los ungulados de tamaño medio y pequeño
o cu lti vadas por los gru pos mesol íti cos.
como el ciervo, el uro, el corzo o el jabalí, fre nte a las grandes manadas de
caballos, renos y otros grandes herbívoros de tundra. La fauna de menor tama- Un debate simil ar ex iste en relación con la domesticación de espec ies ani-
ño, como los castores, nutrias o tejones también fue más numerosa. Algo simi- males en Europa, concretamente la cabra y la oveja. La primera tiene Europa
lar ocurre e n el océano. Al ser éste más cálido proliferan especies como las como hábitat y de la segunda se cree que pudo ocupar la zona oriental del
aves acuáticas, el delfín , numerosos tipos de mo luscos, etc. , que fu eron exp lo- MeditelTáneo antes de su impl antación por parte de los grupos productores de
tados por los grupos humanos. ali mentos. Restos de cabra doméstica han sido hal lados en algunos yacimientos
mediterráneos. Ex isten varias hipótesis explicativas . La primera defi ende la
Por tanto , el inic io del Holoceno en E uropa se caracteriza por un incre-
posibilidad de un a domesticación ;/1 s;lu . La segunda que las manadas de her-
mento en la diversidad y complejidad de los ecosistem ás frente a la parte final
bívoros estaban controladas por los grupos humanos, pero sin in tervención
del Pleistoceno, que hace plausible supone r que los gru pos de cazadores- reco-
directa sobre ellas, por ejempl o, modificaban el paisaje tal ando bosq ues para
lectores ampli aran sus redes de ocupación y se concentraran en algunos lugares
que las manadas no necesiten desplazarse, al di sponer de recursos todo el a;io.
donde los rec ursos eran abundantes, llegando, en numerosas ocasiones, a tener
Otra tercera hipótes is aboga porque los restos de ovicápridos domésticos fue-
asentamientos prácticamente estab les.
ron obtenidos por los grupos cazadores recolectores por medio de trueq ue o
intercambio con los grupos productores de alimentos asentados más al este y,
por tanto, serían obje tos de prestigio. Sin embargo, la mayoría de los investi-
1.3. Alltecedelltes lIIesolíticos gadores no consideran la hipótes is de la domesticación ;/1 S;llI como la más
plausible, ya que la revisión de algunos yaci mi entos ha concluido que existen
La idea de una coloni zación de Europa por parte de grupos productores de problemas estrati gráficos en los mismos, por lo que la fauna domésti ca no
alimentos heredada de las hipótesis de Y. Gordon Childe, como ya se ha correspo ndería al Mesolítico, si no a momentos posteriores ya dentro del Neo-
comentado, fu e empleando el Mediterráneo como vía de expansión , pero esto líti co. En otros casos, las especies clasificadas como domést icas han sido rea-
no es un hecho nuevo. Desde el Mesolítico las comunicac iones por e l Medite- signadas a especies salvajes. Sin embargo, como bi en apu nta G. Barker, el
lTáneo son más O menos fluid as, y ejemplo de ello son las visitas, más O menos debate sigue abierto, ya que en Libia se ha documentado la es tabulación y el
frecuentes, por parte de grupos de cazadores-reco lectores de islas como Chipre engorde de un tipo de cabra sil ves tre denominado anuí (AmmolragllS lerv;a),
desde inicios del noveno milenio a.c., así como de Córcega, Cerdeña y las al menos, un mileni o antes de la introducc ión de la oveja doméstica.
Ba leares, siendo causantes de la extinción de fa una endémica de dichas islas.
Las visitas de las islas se efectúan para aprovisionami ento de materias pri-
mas, como ocurre con la obsidi ana procedente de la isla de Me las, la c ual se 2. El Neolítico Inicial (7000-5000 a.C.)
encuentra en el yacimiento mesolítico de Fran chthi en el Peloponeso, situado
a una di stancia superior a la centena de kilómetros.
También se apuntó más a!Tiba que la hipótesis de la ocupación de Europa 2.1. Sudeste de Europa
por parte de grupos recolectores, que hizo popular Gordon Childe, debía ser
matizada. En efecto, existen algunos datos a favor de que no toda la producción Las primeras ev id encias de prod ucción de alimentos las e ncontramos en
de alimentos pudo ser de origen exógeno, ni todos los nuevos productos ali- una franja comprendida entre el inicio del noveno mil eni o y la segunda mitad
menticios exportados. Así, en el yacimiento de Franchth.i (Grec ia), en sus nive- e1el octavo milenio a.c. en la isla de Chipre, con c ultivo de cereales y legu-
les mesolíticos, durante el séptimo milenio, se documenta una ocupación i.nten- m11l0sas domesticadas y una cu ltura materi al asi milabl e al Pre-Pottery Neo-

24 PREHISTORIA 11 TEMA l. EL NEOLÍTICO EN EUROPA: INTRODUCCIÓN. EL NEOLÍTICO INICIAL 25


lithic B (PPN B) ori ginari o de Próx imo Oriente. Algo más tard ía, en torno al de mayor tam año y utilidad comunal como en Nea Nikodemia o alineadas en
6800 a. c. es la oc upación de Knossos en Creta y de los yacimientos de Nea calles y callejones como en Otzaki en Tesalia o Karanovo (Bu lgaria).
Nikomedia, Argissa y Sesklo en el noreste de la Grec ia continental, los cuales
prese ntan similitudes cu lturales con el Neolíti co de Anatolia en cuanto al
modelo de asentam iento, arq uitectura doméstica, utensilios líticos , de asta y
hueso, cerámi ca decorada o ex plotac ión agrícola-ganadera. Estas caracterís-
ticas difieren, radica lmente , de las meso líticas de la zona . Una vez asentados
en la Penín sula griega, los grupos productores se desplazarían a los Ba lcanes,
importando su nuevo sistema económi co. Sin embargo, en esta última reg ión
se observan modelos mixtos, incluso algunos investigadores han propuesto
que en la zona de las Puertas de Hi erro del Danubio se domesticaron por pri-
mera vez alg unas especies animales, aunque sig ue siendo una hipótesis mu y
de batida.
Por otro lado, encontramos que no en todos los yac imientos se observa una
implantación repentina del Neolítico; así, en la cueva de Franchth.i encontramos
ev idencias de ganadería e ulcipiente agricultura en un ambiente cultural similar
al Mesolíti co, o en Sidari (Corfú) se empieza a usar cerámica en torno al 6500
a.C. y, tras tres siglos de vacío poblacional, los grupos portadores de cerám ica
impresa se asientan rápidamente por la región. Es decir, ex isten algunos lugares
cOmo los citados y Arene Candide en Italia, o Divostin en Serbia, donde se
puede observar una economía mi xta cazadora-recolectora/productora de al i-
mentos. En otras áreas , como en la cuenca media del Danubi o en yac imientos
como Lepenski VU· (Rumanía), ex isten grupos que subsisten predominante-
mente de la pesca y la recolección de mo luscos, etc.
Los asentamientos, denominados, por al gunos autores te"", (enclaves li ge-
ramente elevados por terrazas artificiales o construcciones previas ya demoli-
das y sobre las que se sigue construyendo), sue len encontrarse en las ll an uras A B
aluvial es de los ríos y se les da una dobl e explicación. Por un lado, una adap-
tación a las crecidas de agua de los líos y, por otro lado, una expli cac ión sim- Figura 2. Reconstrucción de lIna casa neolffica Rriexa y
métodos constructivos de los 171UI"OS: a) Emramado de ramas
bóli ca, como respuesta a la permanencia y posesión del gru po a la tierra, como
y tapial. !JJ Ladrillo (modificado a partir de Peles, 2001 J.
podrían atestiguar los enterramientos o la construcción de suces ivas estructuras
de habitación sobre el mismo espac io.
Estos poblados o aldeas tenían diferentes tamaños y fu nciones , estando Básicamente, estos grupos productores culti varon tri go, cebada y legum-
algunos de ellos separados por unos pocos kilómetros entre sí y, según las esti- bres como la lenteja . En cuanto a la ganadería se basaba en ovicápridos, bóvi-
maciones, podrían albergar a una población oscilante entre algunas decenas y dos, cerdos y perros. Esto no significa que desapareciese la recolección de fru -
algunos centenares, dependiendo del tamaño de los mi smos. Las casas eran tos sil vestres como la almendra, el pistacho, el higo, la pera, la bell ota o la uva,
pequeñas estancias con techos sustentados por postes de madera, muros de nI la caza, aunque con mucha menor intensidad . Res ulta interesante constatar
madera recubiertos de adobe, arcilla y paja, en ocasiones con basamento de que el biotopo en el que habi tan estos grupos prod uctores de alimentos no es
piedra. Aunque se han encontrado casas de más de doce metros de longitud , la el adecuado para algunas de las especies domésti cas como la cabra y la oveja,
mayoría presentan dim ensiones más red ucidas y están compuestas por una las cuáles prefI eren uno más estepario. Por ello, algunos investigadores consi-
única entrada y un hogar u horno en la parte final de la eSlllJctura (fi g. 2). La dera~ elganado como un elemento c uya fm alidad va más allá de la puramente
disposición de las diferentes dependencias de habitac ión varía de un yacimien- cCOnOml?a , tomándolo como un elemento de prestigio al ser empleado en ritua-
to a oll·o pero generalmente aparecen aglutinadas, bien alrededor de un edificio les o al gun lipa de fe stividad de carácter social. Sin embargo, en regiones cer-

26 PREHlSTORIA D TEMA 1. EL NEOLÍTICO EN EUROPA: tNTROOUCCIÓN. EL NEOLÍTICO INICIAL 27


canas al Danubio, la actividad ganadera tu vo que ser más intensiva, como se meso líticos (no debemos o lvidar
constata a partiT de los diagramas polínicos registrados en Hungría, en torno en ningú n momento el papel ju-
al 7000 a.C ., y donde se observan importantes eventns de incendi o que han gado por la cerámica como ele-
sido interpretados como quema del bosque para favorecer el crecimiento de mento de pres ti gio más allá de l
los pastos y así alimentar al ganado. meramente utili ta ri o), se inicia un
proceso gradual en la adopción
U no de los restos de c ultura m ateria l más característicos del Neo lítico, la del Neolítico y sus nuevas formas
cerámica , no se enc uentra en los yacimi entos de los ini c ios eJe la producción productoras en muchas reg iones.
de alimentos de la región. Ésta, cuaneJo aparece está rea lizada a mano y s in Com ienza a introducirse también
decoración y, más ade lanLe, aparece decorada con motivos geométJicos incisos. el s is Lema de producción de ali-
Aunque mantienen una homogeneidad en toda e l área en cuanto a morfologías mentos, aunque és te es un proce-
y decoración, es posible identifi car variedaeJes locales. La cerámica, como otros so mu cho más grad ual que e l de
objetos de la c ultura materi a l, serviría como e lemento de autoafirmación de la adopción de la cerámi ca . Espe-
grupo frente a otras comunidades vecinas. Resulta también muy re levante el cial importancia tiene la introduc-
comercio de algunos productos como la obsidiana, cuyas redes de intercambio c ión de ov icápridos y suidos ,
comenzaron en el Mesolítico, o los objetos de decoración , sobre todo los rea- junto al cultivo de cereales, espe-
lizados en concha. cialmente e l tri go y la cebada.
Figura 3. Cerámica cardial.
En c uanto a la vida espiritual, debemos comentar que los enterramientos , La investigación eJe los inicios
al igua l que ocurre en Anatolia, son inhumaciones, generalmente individuales del Neolíti co en esta región se centra en cómo se produjo la adopción de los
que so lían rea lizar en e l interior de las estructuras de habitación. nuevos modelos de producción por parte de las poblaciones autóctonas de caza-
Igualmente relevante eJe este mundo simbóli co son las estatuill as de terra- dores-recolectores que ocupaban alg unas de las regiones mediterráneas de
cota, muy numerosas en los yacimienLos. La temática de las mi smas se resume m~nera inte ns iva. Parece ev idente la introducción eJe los sistemas de produ c-
en zoomOlfos, maq uetas de viviendas y figuras femeninas principalmente, estas c lan; SI11 embargo, en algunos yacimientos Mesoliticos como Arene Candide
últimas con caderas y órganos reproductores muy marcados . En momentos o Grotta dell ' Uzzo (ambas en Itali a) podemos observar una economía mi xta
posteriores, los rostros , que fueron muy esquemáticos en las primeras fase s, de cazadores-reco lectores y productores de alimentos. Esto puede indicar dos
presentan un mayo r tratamiento y detalle. cosas: que los grupos de cazadores-recolectores toman, por la vía de la acul-
turación , e l nuevo sistema de producción o que e l peso inicia l de la agricultura
y la ganadel-ía en la región fue secundario, al seg uir explotando de manera
II1LenSlva los recursos natura les como la caza, la recol ección y la pesca, en
2.2. Europa mediterránea algú n caso de altura, y de cetáceos.
En Italia, especialmente en e l sur, Apulia, Calablia y S icilia, e l Neo lítico
La introducción de las formas de vicia Neo líticas en e l centro y oeste del mantiene cIertas conexiones con el que hemos visto en la zona de los Balcanes.
Mediterráneo europeo resultó ser un proceso más gradual que el acaecido en Durante las primeras fases se s igue manteniendo una ocupación en c ueva y abri-
el oriente mediterráneo y e l centro del continente, como veremos. Aunque exi s- go y, una vez asentado el periodo, la mayoría de los asentam ientos son al aire
ten culturas locales, las más relevantes serán c itadas más adelante, casi todas libre, Siendo algunos de carácter especializado. Se s uelen locali zar en las zonas
ellas pueden incluirse dentro del fenómeno denominado de cerámicas impresas marginales de las áreas con sue los más fértiles y e n las zonas aluviales, s iendo
o cerámicas cardiales, en referencia al molusco empleado para reali zar la deco- los más característicos aquellos que confollnan un recinto delimitado por uno
ración impresa de las cerámicas, el Cardiul11 edule o berberecho, que se extien- O vanos fosos exteriores que comprende otra seri e menor de fosos en su interior
den por todo e l MediteITáneo e uropeo (fig. 3). donde se ubican las estmc tu ras eJe habitación. El mayor de ellos sería e l yac i-
~nlenL~ de P~sso dI Corvo con unas dimensiones de 540 por 870 metros y que
La aparición de este horizonte de cerámica cardial comienza a observarse ,ilbelgaba mas de un centenar de agrupaciones de casas.
en la zona adriática alrededor del 7000 a.c., para encontrarse en las costas del
Levante de la Penínsu la Ibérica un milenio después, en torno al 6000 a.c. , sino Al tinal del Neolítico Inicial, la di versidad c ultural es evidente en la región
como'aS I' 1o atestIguan
. las numerosas c ulturas u horizontes culturales que pode-
antes. Con esta cerámi ca, que es adoptada de manera muy rápida por los grupos

28 PREHlSTORIA Ll TEMA 1. EL NEOLÍTLCO EN EUROPA: INTRODUCCLÓN. EL NEOLíTLCO LNLCIAL 29


mos enconU'ar: Cultura de Mo lfelta, Danilo, ctc. Sigue ex isti endo el substrato destacando yacimientos como La Dehes ill a o el Parralejo (Cádiz) . Ambos hori-
de cerámi ca im presa cm'di al, pero también se empiezan a incorporar, en un zontes podían haber sido coetáneos.
porcentaje mayor, otros tipos de decorac iones antes inexistentes o secundan as
como la excisa o la cordada. Nosotros destacaremos la cultura de vasos de
boca cuadradas que se encontraba en la región comprendida ente la Liguria y
el Véneto y q ue se caracteri za por una cerámica de pastas finas, negras y que 2.3. Europa central: Lillearbal1derKeralllik (LBK)
presenta en los di stintos tipos cerámicos la boca de morfología cuadrada.
En Francia tenemos un importante sustrato cm'dial en la zona med iterránea Hacia el 55 00 a.C el Neolítico se ex tiende hacia las llanuras loésicas de
y el sur, mientras que en la zona central y septentri onal el neo lítico va a estar Centroeuropa . Según muchos autores, el Danubio y los Cárpatos habrían ser-
influenciado por la cerámica de bandas. En la franja meri dional sigue existien- vido de fro ntera natural vari os mi les de años. A partir de este momento se pro-
do un importante debate sobre el papel j ugado por las poblaciones indígenas duce un a gran y rápida ex pansión de los nuevos sistemas de producción que
mesoliticas en la formación del Neolítico de la región durante el tecnocompleJo desemboca en la cul tura de cerámi ca de bandas, Linearbanderkeramik (aquí
del Sauvetereri ense, como ya se ha comentado más arriba. Durante la primera LBK) , cultura de cerámi ca linea l o Neo lítico Da nubi ano. Ésta se distribuye
mitad del VI mileni o comienzan a asentarse los grupos cardi ales en la zona con desde la cuenca de PllIís, al oeste, al Dniester al este y del Bá ltico, al norte,
una economía basada, como en casi todos los casos, en el cultivo de cereal y hasta la cuenca media del Danu bio (Hungría), al sur (fi g. 1).
la cría de ov icápridos. Los asentamientos se ubican, sobre todo, en cuevas y
abrigos, como por ejemplo Chateauneu f-les-Marti gues (Francia) , ocupando la Dicha expansión se ha justificado a partir de una am plia y rápida emi gra-
franja costera, o se adentran una centena de kil ómetros en el interior. Los hábi - ción de grupos productores desde tierras del sur, bás icamente, desde los Bal-
tats son conjuntos de cabañas circulares de unos cinco metros de diámetro, en canes. Sin embargo, en la región de origen no se observa un crecimiento demo-
los que se pueden distinguir áreas diferenciales de trabajo (almacenamiento, gráfico que justifique esta rápida ex pan sión y tampoco los patrones de
hogar, habitación, etc.). La cerámica cardial de esta región presenta, sobre todo, asentamientos del LBK, los sistemas de producción, ni la cultura materi al ava-
form as globulares. lan dicha hipótesis . As í pues, esta realid ad arqueo lógica rompería con la hipó-
tesis de "ola de avance" propuesta por muchos investigadores, por lo que se
E l Neo lítico en la zona septentrional francesa se as ienta bajo influencia de ha propuesto una expansión en "salto de rana", es dec ir, avances pequeños ,
la Linearbanderkeami k del centro de Europa (ver sigui ente epígrafe) , mante- pero que se adentran mucha cantidad de kilómetros en territorio no co loni zado
niendo sus características esenciales: poblam iento intenso del territorio, orga- hasta asentarse en lugares de condic iones muy favorables. Estos asentamientos
nizac ión territori al en aldeas, estructuras habitacionales rectangulares, etc. servirían para articular un poblam iento posterior, bien desde las áreas nuclea-
En la Penín sula Ibérica, a finales del VI mi leni o a. C empezamos a encon- res, los Balcanes en este caso, o los excedentes demográficos provenientes de
trar las prim eras evidencias de neolitizac ión. Al igual que ocurría en los otros los nuevos colonos.
lu gares de Europa, el de bate se sigue centrando en el papel desempeñado por
Sin embargo, en los últimos años, la ev idencia arqueológica indi ca que
las poblaciones indígenas meso líticas en el establecimiento y difu sión de este
las poblaC iones del fin al del Mesolíti co oc uparo n las llanuras loésicas un
nuevo sistema de producción. La hipótesis de " o la de expan sión" planteada
poco antes de la aparic ión del tecnocomplejo LBK. Lo realmente interesante
por Y. Gord on Childe y actualizada por Cava lli-Sforza no parece correspon-
es que los territorios de am bos grupos fueron muy simil ares, como se ha cons-
der a lo que demuestra la evide ncia arqueo lógica, donde, segú n pl antea
J. Bernabe u (1999) debería de tratarse de un proceso en mosaico, donde dife- tatado a través ele los estudi os palinológicos en A lemania o Suiza y que en
re ntes escenarios y reali dades fuesen posibles: coloni zación , aculturación, los IniCIOS del LBK se conjugan elementos de la cultura material del Meso-
adopción , etc. lítico con los del LBK y viceversa. Es muy probable que los meso líticos adop-
tasen al gun os componentes culturales y/o económi cos de los grupos produc-
En esta región encontramos dos tradiciones culturales diferenciadas. Por tales que, o bien se adentraban en la región, o bien habitaban en e l sur del
un lado un hori zonte cardi al centrado en el Levante penin sul ar, sobre todo COntlllente, como ocurrió en el sur de Al emani a o Francia y con los que entra-
Cataluña y país va lenciano, destacando yacimientos como la Cova L 'Or, Cen- ban en contac to. En Francia, los g rupos de cazadores-recolectores tu vieron
dres o Cova Sarsa, con una cerámica impresa cardial representando bandas, relacjón con gru pos productores de alimentos de l Mediterráneo adquiriendo
moti vos geométricos o fi guras antropomorfas. Por otro lado, el segundo hori- oV I~apn dos y desarroll ando un tipo de cerámica autónoma. Por otro lado, la
zonte está caracterizado por una cerámica también impresa, pero no cardtal, cera nll ca de bandas y bóvi dos los obtuvieron de los grupos del centro de
cubierta con un engobe a la a ~llagra bien bruñido y que se centra en Andalucía, Euro pa. Otro dato muy relevante del papel de los grupos Meso líticos en la

30 PREHlSTORIA 11 TEMA 1. EL NEOLÍTICO EN EUROPA: LNTRODUCCIÓN. EL NEO LÍTICO INICIAL 31


formación del tecnocompl ejo LBK viene desde la genéti ca: estudios reali za- sas. El interior se divide en tres espacios compartimentando el eje mayor de
dos a restos humanos de Austria, Hungría y Alema!11a 1l1dlcan que las pobla- la vivienda. Así, el central sería la habitación de los propi etarios, uno de los
ciones que habitaban dichas regiones durante el Mesolítico son las 111ISmaS lados se empl earía para estabular el ganado y el tercero, en el lado opuesto ,
que 10 hi cieron durante el periodo LBK. serviría como lugar de almacenamiento de stock y de aperos de trabajo. Ade-
más, en estas aldeas ex istían edific ios para e l almacenaje y can a les para esta-
Estos grupos se organizan en aldeas de tamaño y función variable como bular e l ganado .
granj as, aldeas y pequeñas poblacIones. de mayores ~lmenslOne~. E~, I?s
núcleos lllayores encontramos que las VIviendas presentabat~ una 01 LentaCIOI1 La adopción del ti po de casa alargada como estructura básica y caracterís-
noroeste-sudeste y se articulaban en calles como en Ge leen, Slttard en Holanda tica de este tecnocomplejo puede estar en relación con un incremento en los
o Bylany en la República Checa. Estas poblaciones tenían cementenos.as~­ va lores sociales de cooperación e intercambio y aumenta las posibilidades para
ciados, algunos de ellos con centenares de sepulturas; en donde se e~,contl ~ban la creación de unidad es social es mayores. Este hecho podría ser un motivo
los entenamientos bajo dos ritos diferentes: cremaclon e lllhumaclOn (en estas importante de la homogeneidad del LBK en toda E uropa.
los cuerpos reposaban sobre el lado izquierdo y li geramente fle~ lOnados). La El resto cultural más característicos de este tecnocomplejo es la cerámica
mayoría de ellos presentaban ajuar asociado, COl! dlferenclacl?n del ml sm~ lineal o de bandas (fi g. 5). Consiste en una serie de fonllas cerámi cas (cuencos,
por sexos. Así, las mujeres se acompañaban de ceramlca y pequenos utenSIlios,. copas, etc.) decoradas mediante incisiones e impresiones con motivos decora-
mientras que los hombres tenJan asociadas puntas de flecha y azuelas. El ajuar tivos, generalmente geométricos, muy homogéneos en las fases iniciales del
era mayor en los individuos de más edad, por lo que ~e puede l11fem una dIfe- LBK, quizás respondiendo a la necesidad ele una gran cohesión social entre gru-
renciación en los enterramientos según la edad y el sexo. pos muy dispersos en el territorio y que, en las fa ses finales de este momento,
Dentro de las aldeas , las estructuras de habitación están compuestas por tienden a una regionalización en los motivos decorativos, tal vez para reivindi-
casas con techumbres sustentadas por postes de gran tamaño y muros enlUCI- carse como grupo ante un territolio ya bastante poblado. Interesantes también
dos de arcilla con e l interior de madera (fig . 4). La arcilla se extraía de pe9ue- resultan las hachas y azuelas de piedra pulimentada realizadas en anfibolita,
ñas canteras o agujeros en las cercanías de la vivienda. HabItualmente, estas cuyo ori gen ha de encontrarse en Centroeuropa, y que se ven di spersas por todo
son estructuras rectangulares cuyo tamaño varía de 15 a 30 metros de largo y el territorio LBK, denotando unas redes de intercambio a gran escala.
6-7 metros de ancho. Los estudios de los restos de cultura matenal encontrados Los grupos LBK practi caban la ganadería mediante un sistema adaptado a
en su interior hacen pensar que sus oc upantes eran famlllas nucleares o exten- la humedad y los bosques de la parte septentrional de Europa, cultivaban ceba-

Figura 4. P lanta y reconstrucción de l/na casa de lipo LBK


(según Trigham, 1971 J. Figura 5. Cerámh:a de bandas.

32 PREHISTORIA \1 TEMA t. EL NEOLÍTICO EN EUROPA: INTRODUCCiÓN. EL NEOLíTICO fN tCIA L 33


Una s~ri e de aspectos son los que convierten a este momento en un proceso
da y varios tipos de trigo, así como legumbres como la alganoba, el guisante
mucho mas consolIdado que hasta entonces. En primer lu gar, Europa , excepto
o la alubia y otros productos como el lino. Además , en algunos yacimientos se
el sudeS le del contmente, se mantendrá aislada de los avances tecnológicos y
ha puesto de manifiesto que seguían explotándose plantas silvestres , así como
los camblOs SOCiales que se producen en Próximo Oriente y Oriente Medio.
evidencias, a pequeña esca la , de caza y pesca, ya que los restos de fauna más
Este alsl31nJento relatIvo provoca que la evo lución de las sociedades neolíticas
numerosos en los yacimientos los componen huesos de especies domésticas
como el toro, muchos de ellos castrados, el cerdo o los ovicápridos , siendo del continente ~o sea homogénea. Al contrario de lo que oc urría en las primeras
fa ses del Neoiltico, en estos momentos nos vamos a encontrar con serias difi-
más numerosos los primeros. También se aprovecharía de estos animales la
cultades para poder caracterizar grandes grupos culturales. Las causas que han
sangre como recurso alimenticio. Sido esgri mIdas para exp licar este proceso son que, al no contar con el factor
El modelo de ocupación deltenitorio que se pensó llevaban a cabo los gru- difu~ioni s ta de las primeras fa ses del periodo, y al mezclarse las poblaciones
pos del LBK era de rotación , es decir, se asentaban en un tenitorio, 10 cultiva- neolitlcas CO~l las cazadoras-recolectoras que ocupaban Europa, se crea una
ban de manera intensiva y cuando éste perdía su fertilidad se trasladaban a una dlvers lflcaclOn cultural a lo largo de todo el continente. Así, encontraremos
nueva área virgen, formando así un circuito cíclico, ya que retornarían al punto numeros~s grupos con características diferenciadoras con respecto a sus veci-
de OJigen cuando este tenitorio hubiese recuperado la fertilidad de los suelos. nos, termi~lando con los grandes grupos de inicios del Neolítico. En este capí-
Este modelo interpretativo, defendido por Soudsky (1962) a inicios de los años tulo, t~n solo abol·daremos algunos de ellos, a modo de e jemplo, seleccionando
sesenta del siglo veinte fue criticado, no si n acierto, por varios investigadores. los mas caractenstlcos. Sm embargo, esto no significa que no existan puntos
Éstos defendían que el modelo presentado resultaba muy útil para explicar la comunes desde un punto de vista cultural , económico o soc ial como bien
explotación agrícola-ganadera en suelos tropica les, mucho más pobres , pero ejemp lifica el fenómeno megalítico. '
no en los ricos suelos loésicos del centro de Europa, los cuáles se recuperaban
muy fácilmente. Por ello, el modelo interpretativo empleado en la actualidad Se considera que en estos momentos crece la población y, desde un punto
se basa en la ocupación sistemática del territorio por parte de estos grupos , de Vista productIVO, se modifica el paisaje deb ido a la deforestación del bosque
como avalan los análisis polínicos. Así, según los estudios del territorio en templado, con la finalidad de obtener pastos para el ganado, sobre todo bovino.
diferentes lugares como Polonia o el sur del norte de Francia, los grupos LBK Durante el momento de tran sición al Ca1colítico se produce la revolución de
ocuparían pequeñas "islas" de territorio a lo largo de afluentes de ríos princi- los productos secundarios (uso de lana, leche, etc.), como queda atestiguado
pales. Los campos de cultivo estarían en las cercanías de los asentamientos y por algunas ,q ueseras : ncontradas en numerosos yac imientos, presencia de
los movimientos estacionales del ganado serían mu y limitados, no existiendo lana, etc. Mas dlscuslOn eXiste sobre Si se araban los terrenos. Pocas son las
una actividad similar a la trashumancia. evidencias de su existencia y, la mayoría, asociadas a la fundación/construcción
de monumentos m e~alíti cos y también se han hallado algunos restos de bueyes
Durante el quinto Milenio a.c. , el tecnocomplejo LBK es sustituido pau- con atrofIas en las ,vertebras asocJadas a actividades de tiro , pero no ha de des-
latinamente por otros tecno-complejos con un marcado carácter regional. Las cartarse dicha lupotesis.
grandes casas siguen existiendo y la cohesión social se hace más evidente como
parecen representar las grandes estructuras ceremoniales y los monumentos . En cuanto a otros recursos, la madera se emplea de manera masiva y efi-
cIente para la construcción de viviendas, cercados, etc. Por supuesto, la piedra
funerarios.
fue otra matena pnma empl~ada con mucho éxito en Europa como atesliguan
algu~las construcCiones domestlcas y, sobre todo , los monumentos megalíticos
que Jalonan el OCCIdente europeo . Otro avance tecnológico importante es el de
3. La Consolidación del Neolítico (± 4000 - ± 2700 a.C.) la tecnología textil. Gracias a instrumentos como el telar vertica l la creación
deprendas apartir de fibras vegetales fue importante, pese a que ~n las zonas
A partir de lo que tradicionalmente se conoce como Neolítico Medio hasta mas septentnonales del continente su uso y expansión fuese más tardía.
el Calcolítico, desde finales del v Milenio y a lo largo de todo el IV Milenio . Una actividad que debemos destacar es el intercambio de mercancías y
a.c. , se consolida la forma de vida Neolítica por todo el continente. En este
bIenes. El comerc IO de piedra como materia prima para la confección de útiles
momento se habitan aquellas regiones que aún no habían sido ocupadas por
era canocldo desde el inicio del neolítico, pero en estos momentos se convi erte
los grupos productores, como los Alpes, la zona Escandinava y el norte de las
en l1l;a actividad mayor. La obsidiana y el síl ex son explotados (es ya mu y
Islas Británicas, además de consolidarse el asentamiento en las zonas ya habi-
com un la actividad minera) y exportados a larga distancia, tanto para realizar
tadas, que, para algunos autores como Sherratt (1998) , no dejarían de haber
lllensdloS de labor como para confecc ionar objetos de prestigio. La posesión
tenido una ocupación minoritaria hasta este momento.

TEMA 1. EL NEOLÍTICO EN EUROPA: INTRODUCCiÓN. EL NEOLÍTICO INICIAL 35


34 PREHISTORIA II
-

de objetos de ciertas materias primas se convertirá en un reconocimiento ~ay 01: rosas que otras dentro de la mi sma comunidad , con siguiendo, posiblemente,
de status. A lgo similar ocurrirá con los pnmeros objetos de adorno metallcos mayor número de recursos por medi o de l trabajo, de lazos matrim oniales o de
realizados en oro o cobre y trabajados mediante elmart!lleado. intercambios. Por e llo, las menos fa vorecidas tu vieron que rebelarse, de alguna
u otra manera, ante el nuevo status qua generado. Las tum bas individual es son
Todo ello , indica un cambio en la soc iedad de estos momentos, un salto un refle jo de esta desigualdad social , como ya hemos apuntado, con la apari -
cualitativo en la organjzación interna de los grupos de la segunda part: del ción de ajuares individualizados y más destacados que los restantes hallados
neolítico en E uropa, que consiste en la definición c lara de ]e rarqUlzaclOn de en las mismas necrópolis. E l cenit de esta desigualdad se puede observar en
las sociedades y cuyo proceso se podían inferir ya en momentos antenor~s. los monumentos megalíticos que han sido empleados para un a tumba indivi-
Estos cambios sociales se observan de una manera aplastante en la tormaclon dual , c uando lo habitual es que se trate de enterramientos colectivos. El mega-
y composición de los entenamientos y los ajuares asociados a ellos. Ya desde litismo , para al gunos autores, pudo ser la manera ele volver a la situación social
e l inicio del Neo lítico en Europa se observaba una hgera deSigualdad ,social anterior de igualdad, mediante el e nterramiento co lectivo, y a que en la cons-
en algunos enterramientos. En estos momentos, este hecho va a s~r mas pal- trucc ión megalítica se tuvo que movilizar a gran parte de la comunidad.
pable en ciertas necrópoli s donde eX isten tumbas en las que los dJUateS son
más importantes, conteniendo objetos de lUJO o artefactos importados. Varias son las hipótesis explicativas , como la que defiende que se trataban
de lugares de entenamiento , pero también marcadores territoriales de propie-
Los lugares de habitación también ofrecen información sobre posibles desi- dad. Sería la manera en la que un grupo rei vindica la posesión de la ti erra frente
gualdades soc iales . En la cultura LBK, ?bservamos c,omo al gunas casas son a posibles intrusos o ¡"TUpOS vecinos (esto ex plicaría que comenzase en las cos-
de mayo r tamaño que otras, 10 que podna eVldenclal un dlfelente acceso a la tas atlánticas , donde e l mar pone fin a al expan sión de los grupos LBK) o bi en
riqueza por parte de la comunidad. podía ser el reflejo, como plantean algunos investigadores, de estas familias
Lajerarquización social y la conflictividad intergrupal tan~bién pueden r~ s­ emergentes.
trearse a través de los estudios de mortahdad de cIertos mdlvlduos que mUlle-
ron tras claras muestras de lucha. A este respecto , algunas necrópoli s son espe-
cialmente ilu strativas como la asociada a la aldea alemana de Talhel1n
(Alemania). Aquí, los restos de cas i una veintena de adultos (hombres y mUJe ~ 3.1. Ocupando nuevas tierras: el inicio del Neolítico en el norte
res) y casi una quincena de niños presentaban eV Identes 1l1dlCl0S de n~ueltes de Europa y las Islas Británicas
violentas (flechas clavadas o golpes producidos por azuelas o hachas lItlcas) .
Todos los cadáveres se encontraron en una fosa y correspondían a un grupo En esta área, el Neolítico se extiende, a paltir del 4500 a.C , en una rápida
LBK. Lo más significativo de todo es que los agresores, como se 1l1flere a p3Jyr expansión , similar a la de la cultura LBK, por un territorio que comprende el
de las armas encontradas, eran también agricultores. EVidentes son tamblen, norte de Francia, Escandinavia, la región Báltica más allá de las cuencas de
aunque es más difícil conocer el " sistema económico" de sus protagonistas, los ríos D nieper y Donetz y Ucrania, coincidiendo, grosso modo, con el peliodo
los cont1ictos atmados representados en algunos paneles de Arte Levantll10 de entre las fa ses Atlántica y Suboreal.
la Península Ibérica, como por ejemplo en el BaITanco de la Gasulla en Cas-
tellón , donde se observa el combate entre dos grupos de arqueros. La expansión, en la zona continental, la realizan los grupos finale s de LBK
y la hipótesis más plausible es que los grupos mesolíticos de esta región e uro-
Esta desigualdad social se ve reflejada en una de las manife s tacion~s c ul- pea adoptasen los modos de producción neolíticos mediante un proceso gradual
turales más relevantes de estos momentos: el megaiJtlsmo .. Este fenomeno de aculturación. Éste se ll evaría a cabo en un proceso tripartito, en el que, en
comienza a desanollarse en el Neolítico a comienzos del v mllenlo.' per~ con- primer lugar, en torno a la mitad del v milenio a.C , los grupos mesolíti cos que
tinúa hasta bien entrada la Edad de los Metales (e l on gen y expllcaclon del ya eran sedentarios o semisedentarios entraron en contacto con los grupos neo-
mismo será expuesto con más detalle en el tema tres de este volumen. Nosotros líticos del sur de los que pudieron obtener parte de l ajuar c ultural de éstos
aquí haremos referenc ia, brevemente, a los aspectos SOCiales que el megahtl s- mediante comercio, como confIrma la aparición de cerámica tipo LBK en algu-
mo pudo acarrear a estos grupos). nos yacimientos meso líticos de Dinamarca y del sur de Suecia. En un segundo
Bien es cierto que el cambio social emergente a inicios del neolítico y, momento o etapa , de más calado en la estructura social de los mesolíticos,
prácticamente asentado en los momentos finales del penado , tu vo que generar fcchada alrededor de los inicios del IV milenio a.C , los grupos mesolíticos
una serie de conflictos entre los individuos de l grupo. Algunas famillas tuvie- adq uieren, de manera sistemática, la agri cultura y la ganadería. Esto es debido
ron que enriquecerse al disponer de más recursos y mi embros y ser más pode- a unos procesos de co laborac ión intensa entre los grupos LBK y los mesolíti-

36 PREHISTORIA 11
TEMA 1. EL NEOLÍTICO EN EUROPA: INTRODUCCIÓN. EL NEOLÍTICO INlCIAL 37
coso En este proceso exi stirá intercambio de productos, de información , pro- ov ino. A otro nivel, la explotación minera para obtener piedra para reali zar ins-
bablemente matrimonios mixtos, etc. La última fa se, es una fase de consoli- trumentos es abundante, sobre todo, la de sílex.
dación, en la cual los grupos meso líticos pasan a tener una economia produc- . Losasentamientos, pese a tener característi cas locales, presentan una simi -
tora durante la segunda mitad del IV milenio. htud eV idente con los grupos LBK del Centro de Europa. Se trata de pob lados
Para las Islas Británicas, la tradi ción hi storiográfica ha habl ado de la con casas rectangul ares de gran tamaño y con postes de madera sustentando
impl antación de un Neolítico completame nte formado en fechas ya avanzadas. el edificio. En regiones como las Islas Británicas, presentan el mi smo esqucma,
Sin embargo en las últimas décadas los datos que se ex traen de las excavacIO- pero son de tamaño más reducido . Los asentamientos tienen diferente funcio-
nes arqueo lógicas parecen refutar esta hipótesis. Es evidente que exi ste un pro- nalidad y se observa , al menos en el continente, una amplia movilidad esta-
ceso de neolitización de las Islas Británicas en el mi smo sentido que ocurrió CIOnal en algunos puntos, como atestiguan ocupaciones de carácter efím ero .
en e l continente y que este también se implantó mediante un proceso de acu l- Sin embargo a finales de l IV mil enio a.c. , aparecen asentamientos más estables,
luración aunque no existen muchas estratigrafías fiab les para la transición lo que supone una exp lotación mayor del paisaje con la apertura de claros de
entre el quinto y el cuarto mi lenios. Éste es el momento en e l que aparecen pastos para el ganado.
restos de cereal y animales domésticos en las islas, concretamente en e l Algunos de estos asentami entos estaban circundados por empa li zadas
noroeste de Escocia y en Irlanda, donde desembocan las corrientes atlánticas defenSivas construidas de piedra o madera. También existían una serie de edi -
y los vientos, y no en las áreas de! Canal de la Mancha, como cabría suponer. fi cios qu~ han sido iJlterpretados como de carácter ritual o socia l, como lugares
Pero, ¿Por qué los prósperos grupos meso líticos del norte del contine nte de reumon. Se trata de edificIOS de mayor tamaño, aunque de estructura similar
llegan a ser productores de alinlentos? Varias son las hipótesis explicativas. La a las VIVIendas, aunque, como el caso de WalTen Field (Inglaterra), presentan
primera de ellas, como parece ocurrir en Dinamarca, abogaría por una presión un almeamlento de postes de funcionalidad desconocida.
demográfi ca a causa de un crecimiento de la población de dichos grupos, lo Estos grupos ocupan el territ orio y también se hacen visibles en él. Además
que les obligaría a abandonar el fOlTajeo y obtener más alimento mediante la de los asentamientos, encontramos numerosos monumentos funerarios y otros
agricultura y la ganadería. Sin embargo en la región más al norte de Dinamarca de carácter más enigmático, que serán tratados en el tema tres . Los monumen-
y al sur de Suecia, los primeros grupos neolíticos presentan una dispersión tos funerarios son variados, desde pequeños hoyos con ofrendas a otros bien
muy amplia por el territorio , por lo que no parece que ex istiese dicha presión. visibles en el territorio como los Long Barrows (galerías construidas con ort08-
Otra hipótes is considera que se produjo una presión medioambiental, bien por
causas naturales , bien por la acción humana. Los cambios en el nive l del mar,
y por tanto de la costa , hicieron que los recursos marinos , especialmente de
moluscos, descendieran en cantidad y calidad obligando al cambio de estrate-
gia alimenticia. Los estudios de los esqueletos humanos indican el cambio de
alimentación hacia especies teITestres, pero no indican que existiesen episodios
de estrés . Por último, algunos investigadores consideran que la causa de este
cambio es de tipo social. Los individuos de mayor estatus en los grupos meso-
líticos comprendieron que al obtener recursos (grano y animales domésticos)
mediante el comercio con los grupos LBK, tenían un suplemento alimenticio
que aumentaba su propio prestigio dentro de la comunidad , como por ejemplo
en los banquetes rituales.
Desde un punto de vista tecnoc ultural, estos grupos neolíticos se denomi -
nan bajo el apelativo de "cultura de los vasos con boca de embudo", o Tichter-
beckerkultur (aquíTRB), se trata de una cerám ica lisa o con decoración impre-
sa en el cuell o. Económicame nte, estos prim eros grupos mantendrían una
economía mixta de caza-reco lección y producción de alimentos donde ésta
-J
última opción irá sopesando más en la economía. La agricultura se sustenta
mediante el cultivo de varios tipos de trigo, cebada y legumbres . La ganadería Figura 6. ReCOIJ.fílrllcción del Long Barrow de Wesf Kennet,
estaba compuesta por bóvidos y su idos y, en mucha menor medida, ganado Inglaterra (wessexac/weology.co.uk).

38 PR EHISTORI A II TEMA l. EL NEOLÍTICO EN EUROPA: INTRODUCCIÓN. EL NEOLÍTICO INICIAL 39


tatos que pueden llegar a superar la centena de metros de longitud y con uso maban verdaderos tell s, algunos, co-
fun erario) o los Causedwayed Camps (estructuras circ ulares, en ocasiones for- mo Ka ranovo que llegó a tener doce
madas por varios cú·culos, con numerosas entradas) . Ubicados tanto en ll anura, metros de altura, tras más de dos mi le-
como en lugares bien visib les en el paisaje, como Knap Hill (Wessex, Inglate- nios de oc upación inintelTum pida.
rra), estas estructuras podrían tener una fina lidad tanto fun eraria como ri tual.
También se observa que se amu -
Sin embargo, la estructura más común , el túmulo, del que sólo e n Escandinavia
rall an los asentamientos. La cerámi ca
se han documentado más de 30.000, es de origen fun erario (fig. 6).
es negra pulida y brill an te con deco-
Todo ell o indi ca, primero, la ocupación y mod ificación de un territori o rac iones rea lizadas medi ante acanala-
nuevo, quizás para afirmar la pe rtenencia de los diferentes grupos al paisaje. duras como las encontradas en Vinca
Este hecho se ve reforzado por el carácter funerario de muchas de estas estruc- (Serbia) o con abotonados como las
turas. Por otro lado, debemos constatar el cambi o social que se está producien- de Starcevo . En las fases fina les, des-
do en estas soc iedades, ya que hay que movilizar a nume rosa mano de obra, tacaremos la Cultura de Cucuteni que
durante muchas jornadas pma realizar las construcciones de dichas estructuras: se ex tendení. hasta Ucrani a y se carac-
por ell o se vislum bra una sociedad en la que se observa de manera palpable la teriza por una cerám ica pintada en la
organi zación social. que destacan los colores amari 1I0s y
, ocres (fi g. 7).
En la zona ce ntral y septentrional del contine nte los grupos de estos Figura 7. Cerámica de la en/fUra
momentos son descendi entes del LBK. Destacaremos las culturas de Michels- el e Cucuteni.
berg, que ocupará la Bohemi a y el Este de Francia, o la de Rossen 1, entre el
Elba, el Ri n, Suiza y Bélgica, o la de Montelius en Esca nelinavia. En ella obser- 3.3. La Europa mediterránea
vamos como los poblados se fortifi can, algunos de ellos se sitú an en zonas
altas y fác ilmente defendibles y ex isten puestos de control del territori o, tam - La segunda parte del Neolítico (± 4000-2700 a.C.) en Europa occidental
bién fortificados, a modo ele atalayas. presenta una sene de culturas de las 4ue debemos des tacar la de Chassey, que
Estos grupos e ntroncan directamente con la ll egada del Ca lcolíti co, de ocupa casI toda FranCIa. Los hábllats son al aire libre, frente a los anteriores
hec ho, las fases fin ales ele éstos se consideran ya Ca lcolíticas. encueva y la cerám ica tiene decoración re ti cul ada incisa y presenta asas per-
fOI adas. E n cuanto a los nlOS funerarIos pasan de la sepultura indi vidual a la
c~ l ect l va, sIendo, en los momentos finales de tipo megalítica. En la penínsul a
Itahca: de ben~os destacar la C ul tura de La Lagozza con asentamientos de tipo
3.2. El su (leste de Europa lacus tl e palafillco, aunque/aclllllentos como Arene Candide sigue siendo en
cueva. Esta cultllla eJercera su lllf)uencl3 en la zona norte de Itali a como ates-
tI guan sus vasos de formas carenadas. Desde un punto de vista económico, se
En esta parte del continente, la primera en donde se desarroll a el Neolíti co Implanta la agnc ultura de cereal y la cría de ovicápridos, bóvidos y suidos.
y, por tanto, la que más diferencias plantea con el resto del continente, encon-
tramos la regionalización de c ulturas que ya an unciábamos más arriba. En el . . En los momentos fmales, destacan algunas culhlras como el Veraziense (a l
área griega destaca la C ultura de Dimini , la cual se extiende por Macedonia , SUI de ,FranCia) o la de Seme-O lse-Mal11e (SOM), las c uáles enlazan con el
A lbania y Dalmacia, en la que observamos, como ocurre en el yacimiento epó- Ca!cohtlco.
nimo , pero también en otros como Hagia Sofi a, la creación de un a muralla pro-
tectora y, en el primero, la construcción de una primera acrópo lis. La cultura
material se caracteriza por cerámi cas monócromas de fondos negros, rojizos 4. Bibliografía
O crema, algunos ya en fo rm a de askos.

En los Balcanes y la cuenca del Danubio, la Cultura de Vinca rompe con AZCARA!E, B.; AZCÁRATE, V. y SÁNCHEZ, J. (edas.) (2006): Atlas
las tradiciones anteriores denominadas Starcevo y Karanovo (Bu lgati a) y que 11ISIO/"l cO y geográfico universitario. UNED. Madrid.
se mantienen en sus fases finales . Se trata de una tradición c ultural con casas BARK ER, G. (2006): Th e Agricultural Revolution in Prehistory. Why did
rectangulares reali zadas con postes de madera y tapial. Los asentamientos for- Foragers become Farmers? OxJord Univers ity Press . Oxford .

40 PREHISTORtA Il TEMA l. EL NEOLÍTtCO EN EUROPA: tNTRODUCCIÓN. EL NEOLÍTICO lNlClAL 41


BERNABEU, J. (1999): Al oeste del Edén: las primeras sociedades agrícolas Tema 2
en la Eurapa mediterránea. Ed. Síntesis. Barcelona.
FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, V. M. (2007) : Prehistoria. El largo camino de la
humanidad. Alianza Editorial. Madrid.
EL NEOLíTICO ~N ASIA, ÁFRIC~,
MANNlNG , S. w.; MCCARTNEY, e.; KROMER, B. y STEWART, S. T. AMERICA V OCEANIA
(2010): T he Early Neolithic in Cyprus: recognition and datin g of a Pre-
Pottery Neolithic A ocupation. An/iquity, 84: 693-706.
MAZURIÉ DE KEROUALlN, K.: El origen del Neolí/ico en Europa. Ana Fernández Vega y Amparo Hernando Grande
Agricul/ores, cazadores y pastores. Ariel, Madrid.
MOLIST, M. ( 1992): El Neolítico. En VVAA, Manual de l1is/oria Universal.
l. Prehistoria . Madrid, Historia 16: 2 13-276.
PERLES , e. (2001): The Early Neoli/hic in Greece. Cambridge University
Press. Cambridge.
ESQUEMA-RESUMEN '
SHERRATT, A. (1998): La transfonnación de la antIgua Europa agraria: el l. As ia.
Neolítico reciente y la Edad del Cobre , 4500-2500 a.e. En Cunliffe, B. l. l. Introducción.
(ed). La prehi storia de Europa de Oxford, Oxford, págs. 169-202. 1.2. Áreas geográficas y culturales.
SOUDSKY, B. (1962): The Neolithic site of Bylany. Antiquity, 36: 190-200. 1.2.1. China : Peiligang, Yangshao, Dawenkou.
1.2.2. Sudeste asiático: Ban Chiang y Khok Phanom Di.
TRIGHAM , R. (1971): Hunters, Fishers anc! FarmCl's 01 Eastern Eurape
1.2.3. India: Mehrgarh, Mahagara y Harappa.
6000-3000 Be. Hutchinson, Londres.
1.2.4. Japón: Cultura de Jomon.
VANMONTFORT, B. (2008): Forager- farmer connections in an 1.2.5. Corea: Culturas de Chuhnun y Xinle.
'unoccupied' land: First contact on the weste\1l edge of LBK territory. 2. África
¡ournal of Anthrapological Archaeology, 27 : 149-160. 2. l . Introducc ión.
WHITTLE, A. (1998): Los primeros agricultores-ganaderos. En Cunliffe, B. 2.2. Áreas geográficas y culturales.
(ed). La prehi storia de Europa de Oxford , Oxford, págs. 138- 168. 2.2.1. Norte de Áfri ca.
2.2. 1.1. Valle del Nilo: norte de Egipto, Sudán. Fayum y
JartU11l.
2.2. 1.2. Magreb y el Sahara. Tenereense, Neolítico medio
, y Neolítico tradicional, Capsiense.
2.2.2. Afri ca Oriental: Neo líti co Pastoral.
2.2.3 . África Occidental: complejo Kintampo.
3. América.
3. 1. Tntroducción.
3.2. Áreas geográficas y culturales.
3.2.1. Mesoamérica: Valle de Tehuacan y Sierra de Tamaulipas.
3.2.2. Sudamérica.
3.2.2. 1. Los Andes: grupo de Valdivia.
3.2.2.2. Noroeste de Argentina: Cultura de Aguada.
3.2.2.3. Las culturas de la periferia andina: cuenca del
Amazonas.

42 PRElliSTORJA II TEMA 2. EL NEOLfnco EN ASIA. ÁFRICA, AMÉRICA Y OCEANÍA 43


1,2. Areas geogr4ficas y culturales
3.2.3. Norteamérica.
3.2.3.1. El Suroeste: Mogoll ón, Hohokam y Anasazi. El
China, Sudeste as iático, Japón, Corea e lndia son las diversas zonas de las
des ierto y la costa de Cali fornia.
c uales exploram os sus características básicas en las pág inas siguientes, debido
3.2.3.2. El Este: bosq ues orientales (Adena, Hopewell yel
a las dl fere nclas bastante acusadas que se prod ucen entre ell as duran te es te
M iss issip i). Las grandes ll anu ras. peri odo de la economía neo lítica. (fig. 1).
3.2.3.3. El Ártico y el Subártico.
4. Oceanía.
4. l . Australia.
4.2. Nueva Guinea.
4.3. Cultura Lap ita.
5. Bibli ografía .

1. Asia

1. 1, Introducción

Con el fin al del peri odo glaciar, en torno al 10000 a.c. , se producen en el
continente as iático profundos cambios medioambientales, que darán lugar a
una nueva base económi ca. Asia Occidental, las regiones loéssicas de la gran
llanura central de China, y Nueva Guinea son los centros ori gin arios de la pri -
mitiva acti vidad agrícola. En la plimera de ell as hay, desde el 7000 a.c. , una
aglicultura de trigo y cebada, junto con cría de ovejas, cabras y ganado vacuno,
que se extenderá hasta el oeste de Pakistán, en torno al 6000 a.c. Las primeras
comunidades agrícolas se consolidan en el valle del río Yangtsé con cultivo de
an-oz, y en el del río Amarillo con c ultivo de maíz. Ambos criaban , cerdos,
perros y ga llinas domésticas. Por las mismas fechas, los gru pos de Nueva Gui-
nea cultivaban taro y otras plantas autóctonas. Figura l . Primeros yaónúel1los agrícolas del Este
El desanollo cultural del sudeste asiáti co, Corea y Japón estuvo vincul ado y Sudeste de Asia.
al de China, mientras que en la indi a las influencias básicas provienen de Asia
occidental y central. En Japón se desarrolló el peri odo conocido como Ja món ,
con pueblos básicamente cazadores y recolectores, pero con cultivo de pl antas 1.2 .1. China
como la calabaza o la bardana, a unque la transición a la agri cultura tendría
lugar mucho más tarde con el c ulti vo del an oz.
Los descubrimientos sobre el neolítico chino nos presentan una infonnación
Cazadores y reco lectores habitan, hasta cerca del 4000 a.c., la mayor parte fragmentada, según las regiones, para la etapa que abarca desde el 10000 a.c.
de la India, y el sudeste de Asia, pos iblemente con la excepción de algunas al 2000 a.c. El comienzo de la agricultura en China se sitúa a plincipi os del
regiones septentri onales. Holoceno , y los yacimientos en que está testimoniada son plenamente agrícolas,

44 PREH ISTORIA il TEMA 2. EL NEOLÍTICO EN ASIA. ÁFRICA, AMÉRICA Y OCEANíA 45


pero sin pruebas de domesti cac ión animal, a excepción, posiblemente de la
gallina. La transición con la anterior etapa mesolítica es poco conoc ida. Existen
en este vasto espacio dos grandes zonas ecológicas diferenciadas que condi -
cionaron el desaIToJ1o humano y los modelos económicos:
Norte de China, centrada en el valle del río Amarillo.
La China de l Sur.
E l Norte de China: es ésta una región loéssica con escasas precipitaciones,
pero con abundantes ton entes y gargantas, y aporte de sed imentos, que pro-
porciona unas tierras áridas y secas adecuadas para el cultivo del maíz. Los
datos arqueológicos más anti guos son del VI milenio a.C y se refieren a un
conjun to de yacimientos con restos de este cultivo englobados en las culturas
de Peiligang (Henan central) y Cishan, al norte de éste. Son aldeas pequeñas
con casas semiexcavadas rodeadas de fo sos para almacenamiento del grano, y
entenami entos infantiles en vasijas de cerámi ca entre las casas. Ex isten tam-
bién vas ij as grandes para alm acenamiento del maíz. ' Figura 2. Poblado de Banpo. Norte de China.

La base económica, además del cultivo, incluye domesticac ión de cerdos


y perros, pero también hay restos de animal es salvajes que prueban la im por- simples de bandas, y algunas representaciones de pescados y máscaras huma-
tancia de la caza en su dieta; son básicam ente ciervos, pero también hay leo- nas . En algunas zonas los moti vos son de arcos, espirales y reticul ados.
pardos, osos, mon os y gansos . En el yac imi ento de Ci shan los restos de un
gallo han hecho pensar que pudiera ser un antepasado de la ga llina doméstica. Desde mediados del 111 milenio a.C hasta el
J800 a.C, en la mi sma zona del valle medio del
La cultura material está representada por hoces y algunos mi crolitos en río Amarill o aparece la Cultura de Longshan con
piedra tal lada; molinos con 3 ó 4 pies y azadas de piedra pulimentada; algunos vari ac iones region aJes muy acusadas y en mu-
útiles óseos, a veces decorados; y cerámica a mano, basta, con formas de pla- chos casos superponiéndose a la de Yangshao.
tos, escudillas, jalTas y boles, y decoración incisa, impresa y cardada, con moti - Sus asentamientos se ubican en cerros o colin as
vos geométri cos. con casas parecidas a las de la etapa precedente:
pero con un a muralla de tierra api sonada en
A partir del 5000 a.C y hasta el 3000 a.C aparece la Cultura de Yangshao, Chengziya (S handong) . La base de su sustento
la mejor definida de esta zona, y cuyo yacimiento epónim o se descubre a es el culti vo del maíz, al que se aiiaden ahora el
comienzos del siglo xx . Existen más de un mill ar de asentamient os, general- tngo y la cebada, y ganadería incorporándose en
mente ubicados en el curso medio del río Amarillo , y en algun as de las zonas este momento el buey y el carnero al perro y el
de la anteri or Cultura de Peili gang, siendo uno de los más representativos el cerdo. El utillaje es en concha, madera, y piedra
de Bampo, en Shaanxi, cerca del río Zhuan. Tiene varios niveles de ocupaéión pulimentada para azadas. Se generalizan las cerá-
y una organi zación en zonas concéntricas, con casas de planta circular, ovoide Figura 3. Cerámica de Yangslwo.
micas gri ses y hay al gun as muy raras, rojas y
y/o cuadrada, semi excavadas, pero también sobre el suelo y construidas con negras o blancas. Norte de China.
madera, paja y barro. Los suelos son de tieITa batida, aunque hay al gun os enlu-
cidos, y en e l interi or hay hogares y vasares para recipientes. Se conserva maíz En e l nordes te de China aparece una facies cultural propia relacionada con
en silos y en vasijas de almacenamiento, y aparece, en ocasiones, en recipientes la ll an ma central pero abieita a las estepas, que son grupos con una economía
cerámicos como ajuar en los enterrami entos (fi g. 2). ml ~ ta de caz~, p esca y cría de ganado, pero con un papel casi inex istente de la
agllcu ltura; utrles nllcrolítlCos de pi edra tall ada ; cerámicas pintadas de tipo
El alimento básico es el ya mencionado maíz y la col, que es la legumbre :a~gShao, y otras,toscas, cardadas e impresas en grandes recipientes cilíndri -
más antigua documentada en China; y la cerámica, con formas de cuencos y os. La cultura mas antigua es la de Xinle, desarrollada en torno al 5000 a C
botellas, es incisa, cardada, y en menor proporción pintada (fi g. 3), con motivos en la Mongo lia interior y el sur de Ma nchuria. . .

46 PREHISTORIA U TEMA 2. EL NEOLíTtCO EN AStA, ÁFRICA, AMÉR ICA Y OCEANíA 47


En el sur de China (fig. 4) con Sisan y J?eiligang. La economía se basa e n el cultivo y cría de cerdos, y
las culturas con cerámicas hay un~ necropohs con matenales "exóticos" en los ajuares: turquesas y marii !.
cOl·dadas anteriores al 5000 La ceraJTIlca es en pnnc lplO rOJ3 y posteriorme nte gris y blanca , a torno , y
a.e. son el punto de partida de decorada con ca lados e IInpresLOnes de ces tería, y aquí han apa rec ido las pri-
las demás culturas regiona les meras lanzaderas para tCJer.
neolíticas y posteriores. Pero Al norte del .río ~iangs u se ha identi ficado un yac imiento que da nombre a
no hay, sin embargo. una con- la Cultura dc QlI1ghangang, con más de 600 asentam ientos cn la zona, y en
tinuidad clara, y sí influjos del las provlllclas costeras de Shandong y Zhejiang. La subsistencia se basa en el
norte , pero con una diferencia cultivo de l arroz al sur del río y del maíz al norte del mi smo . La zona sur se ha
• en cuanto a modos de subsis-
tencia: el cultivo de arroz. Hay
considerado he~·edera de l Hemudu al igua l que la Cultura de Majiabang, cen-
, ,/ un número menor de yaci-
tr~da en la reglon arroc:ra del lago Tail;u. Esta última tiene tres hlses, y al arroz
.' anade cultiVO de castanas de agua, cna de cerdos, perros, bueyes y búfa los;
mientos documentados con caza y pesca. Posten onnente, ya entre los últimos tres siglos del IV milenio
una cronología que abarca

-
a.e. y el 2250 a.e. aparece n el melón y el sésamo, pesca vari ada, y un arado
..- desde el 5000 a.e. al 4700
a.e., ubi cados en el Zhejiang
tnangular de una fa se ya avanzada en la que hay una rica artesanía en jade .
Debe ~enciOnarse la aparición , se cree que por primera vez, del trabajo del
septentrional o región de la bambu en cuerdas y cestos.
bahía de Han gzhou. El yac i-
miento más importante es El sudeste de Chi na está poco explorado desde los conjuntos del IX milenio
Hemudu , zona, de marismas a.e. de Xianrendong y Xiqiaoshan, en donde aparece arroz silvestre y culti -
ideal para el c ultivo del arroz. vado en proporCiOnes pareCidas, y los primeros fragmentos de una cerámica
Figura 4. Comienzo de la agriculwra. Stlr de China . tosca, impresa por medio de conc has o ung ulaciones , que también aparece
Se han encontrado granos,
cáscaras y pajas de anoz en e l nivel IV que son de lo más anti guo del mundo, antes del 5000 a:e. en el conchero que da nombre a la Cultu ra de Fugoudun.
habi endo hecho cambiar el planteamiento sobre el desc ubrimiento de la agri- POI lo que se refIere al sudeste ChillO, hay algunos hallazgos recientes en Yun-
cultura en el norte, pues aq uí, en el sur, los restos de arroz se remontan al 7000 nan y el; el Tlbet, destacando en el primero la Cultura de Baiyang con una
a.C. e incluso al 8000 a.e. en Pengdoustan (Hunan). Se cree actualmente que econOITIla mIxta de agncultores sedentarios (arroz y otros cerea les) , cría de
este cultivo fue acl imatado en varios momentos y lugares a comi enzos del ganado , caza y pesca; yen el Tibet, la Cultura de Karuo con culti vo de maíz
cría de cerdo doméstico y restos de caza, hábitat con casas semi s ubterránea~
Holoceno en esta región. de piedra; cerámica incisa e impresa y con re li eves; microlítos de piedra taUada
Aparecen además otras especies vegetal es en Hemudu: calabazas, soja, y ullllaje en pi edra pu limentada.
castañas de agua, jojoba, nenúfares, y legumbres diversas . Por lo que se refiere
a los animales aparecen restos de hasta 47 especies, entre ellas peITos, cerdos
y búfalos domésticos; pero también fauna salvaje como rinocerontes, elefantes,
cocodrilos, tortugas y pelícanos. 1.2.2. Sudeste asiático
El hábitat es lacustre con casas sostenidas por pilotes, en madera con unio- El fi~al de la etapa glaciar transforma el paisaje y los modos de vida e n
nes de muescas o espigas , y se usan una espec ie de hoces para el cultivo del ~s ta reglOn. La subida dell1lvel del mar produce el sumerg imiento de la plata-
arroz fabricadas en omóplatos de bMalos acuáticos, arpones y puntas de fl echa 10l ma de la ,Sonda, y el crec imiento de nuevas islas y estuarios, multipli cando
y objetos de madera así como grabados de vegetales y an imales en esta materia . la proporclOn eXistente entre línea de costa y tiena firme. El aumento de las
Desde el IV milenio a.e. hay evidencias de contactos con otros grupos: cerá- temperaturas provoca, por su parte, una mayor abundancia y vari edad de flora,
mica pintada de Yangshao , vasijas negras de Longshan , e incluso objetos en lo que benefIcia a las comunidades cazadoras-recolectoras , de ese momento .
jade procedentes del sudeste. fo ncheros en la costa o en l?s estuarios, y cuevas y abri gos rocosos reve lan
En la costa oriental china, la Cultura de Dawenkou se ubi ca en el punto al gas secuenCiaS de ocupaClOn humana que ll egan hasta elll1lCiO del periodo
de confluencia entre el norte y el sur de China, continuando la fa se de Beix in postglacmr. M uchos de estos yacimientos han proporcionado restos de an ima-
que es la que representa en esta región el com ienzo del neolítico y se relaciona les y plantas, pero muy pocos de al imentos bás icos como raíces o granos.

TEMA 2. EL NEOLÍTICO EN AS IA. ÁFR ICA, AMÉRICA Y OCEANÍA 49


48 PREHISTORIA I!
A pesar de lo ambiguo de las ev idencias, es muy probable que en el sudeste especies sal vajes y posibles especies culti vadas. Pero sí es seguro que el cultivo
as iáti co el nacimiento de la agricultura fu era un proceso gradual , en el que al del arroz existía en Ban Chiang, al noroeste de Tailandia , en torno al 3.000
principio la cosecha de vegetal es sería un c,o mpl e m~nto de la caza. El coml.en- a.c. junto con cría de cerdos, pen'os, aves de cOlTal y ganado vacun o.
zo de la agric ultura en este entorno geograflco esta directamente relacIOnado No se conocen los ascntamientos de los primeros grupos agríco las, pero sí
con el de China , cuya frontera septentrional es el río Yangtsé. En ambas reglO- los enterramientos que tienen ajuares de gran riqueza: Ban Chiang y Non Nok
nes viven, hasta el año 1000 a.c. pueblos culturalmente relaCIOnados. Tha (norte de Tailandia) , y Khok Phanom Di (este de Bankok) , nec rópolis
La introducción de la cerámica hac ia el 6000 a.c. , en el continente, y en usada e ntre el 2000- 1500 a.c. integrada dentro de un túmulo de ocupación de
torno al 2500 a.C. en las islas, va a representar un cambio significativo en todo 5 Ha . Los inhumados aparecen envue ltos en un tej ido, eon ocre rojo y ajuar
el sudeste asiático; es bruñida y con decoración incisa y cardada. Desde el Vt consistente en cerámica, adornos de concha, azuelas de hueso, cazuclas de pie-
milenio en China , como hemos vi sto, hay soc iedades agrícolas, y esta forma dra y, parece, ofrendas de arroz. Hay una sepultura femenina que se cree sería
de vida se había extendido a las regiones costeras del sur de China, Vietnam y de una alfarera porque el cuerpo aparece cubi erto por una pila de cilindros de
m'c illa de los usados para fabri car vasijas, más de 120.000 cuentas de conchas,
Tailandia, en torno al 3000 a.c.
y cerámicas incisas y bruñidas. Desde el 2500 a. C, los agricultores se ex ten-
Los yacimientos más conocidos de este periodo , en la región que nos dieron por la penín sul a del sur de Tailandia hasta Malasia, dejando testimonio
ocupa, han aparecido en Tailandia. Actualmente se pone en duda la presencia de su presencia en los restos de la cerám ica cOl'dada , a menudo con pedestales
de agric ultura en la Cueva de los Esp íritu s, en torno,al v u mllel1lo a.c. , pues o trípodes de patas huecas.
aunque se han identificado gui santes y judías, no esta 'clara la diferenCia entre
En las islas del sudeste de Asia: Tndonesia y Filipinas, las sociedades agrí-
co las aparecen con cronologías más tardías cuanto más al sur; entre el 3000 y
, el 2000 a.c. , los agricultores del sur de China colonizan Taiwán, y será en torno
a la última fecha cuando algunas de estas gentes contactan , en la región oriental

" de Indonesia, con horticultores del oeste de Melanesia, por los que serán asi-
mi lados con el paso del tiempo. Será en el 1500
a.c., cuando los descendientes de esta mezcla co lo-
nicen las islas elel Pacífi co ubi cadas más allá de las
Salomón. Los datos arqueológicos que tenemos
sobre restos materiales en estas islas, se limitan a
cerámica y útiles líticos generalmente procedentes
de cuevas y/o abrigos. Difícil es la con servac ión de
restos de actividades agrícolas, a cau sa de la densa
vegetación y los efectos de la erosión en estas
regiones , pero parece ser que se cultivaron arroz,
ñames, taro, caña de azúcar, bananas, cocos, otros
frutos y tubérculos, y pocas veces, el mijo. Hay evi-
dencias de la tala de árbo les, para obtener suelos
agrícolas, en el 3000 a.c. en Tai wán y un milenio
después en Java y Sumatra (fig. 5).
En los yacimientos neolíti cos de Taiwán se
encuentran cazuelas de piedra, cuchill os de pizaJTa
para segar, así como puntas de fl echa y lanza tam-
bién ele pizalTa, y está fuera de duda que se culti-
vaba arroz. En el sitio de Peinán (fig. 6), cerca de
Taitung, sudeste de Taiwán, se han encontrado más
de 1500 entelTamientos, debajo del suelo de las Fi gura 6. Tumbas
Figura 5. Asentamientos del SlIdeste de China. casas, de inhumación individual en fosas revesti - de Peinall. Taiwán.

50 PREH ISTORIA D TEMA 2. EL NEOLÍTICO EN ASIA, ÁFRICA, AMÉR ICA Y OCEANíA 51


das con losas de pizarra ; los ajuares de las sepulturas presentan objetos muy Posteriormente se construyen
variados pero casi siempre hec hos en jade de Taiwán , y con unas fec has ya del silos y un foso de protecc ión
año 1000 a. e. Las casas están construidas sobre el suelo de planta rectangular fuera del que se encontraron hor-
y con muros de pi edra trabada en seco, y almacenes subtelTáneos. La primitiva nos domésticos, y una necrópo-
agricu ltura de Tai wán parece ser una fase de transición entre el sur de China y lis, y en el VI milenio a. e. están
las islas Filipinas e Indonesia . La cerámica es al principio cOl'dada y luego li sa documentados cdifi cios de alma-
O con esmalte rojo (Peinan) . cenami ento y cerámica . Parecc
posible que ex istiera una organi-
Al sur de Taiwán , en Filipinas y zona centro-este de Indones ia hay vari os
zación socia l avanzada y una
yacim ientos con una cronología entre el 2500 a.e. y 1500 a. e. Se trata de
clase artesanal. Cuchillos y mi-
Lal-Io, Andarayan, Dimolir, Leang, Tuwo y Uattamdi , que han proporcionado
crolitos en pi edra tallada , hachas
una gran cantidad de cerám ica con esmalte rojo, y azuelas de piedra y concha.
y molederas en piedra pulime n-
En Timor está documentada la introducción del cerdo doméstico en el 25 00
tada , y objetos de hueso, consti-
a.e. Probablemente, pero carecemos por compl eto de datos, la agricultura fue
tu yen, junto con " objetos de
introducida en Borneo, Java, Bali o Sumatra, más O menos al mismo tiempo
lujo" como lapislázuli , conchas
que en las restantes islas de Indones ia .
marinas y turquesas de proce-
dencia lejana (Persia y BadakJls-
han), su cultura materia l.
1.2.3. India Otro grupo de poblados agro-
pecuarios se desarrolla en las tie-
El proceso de neolitización en el subcontinente indio comi enza con las rras del alto va lle del Ganges, al
comunidades meso líticas de las regiones del noreste y centro de la India, que sur de los montes Vindhya, hacia
llevarán a cabo las primeras prácticas agrícolas y ga naderas, asentándose en el VI milenio a.C. , con poblados
pequeños poblados permanentes . Los datos más antiguos proceden de una como Mahagara, Chopani -Man-
reg ión ubicada al pie de las estribaciones de las montañas de Beluchistán , en do, Chirand , Sarai-Nahar-Ra i y
la cuenca del río Indo, denominada llanuras de Kachi , que ofrece buenos pastos Mahadaha. Los dos primeros
en las tierras altas, y zonas agrícolas regadas por abundantes alToyos. En ella ev idencian la transición del sis-
aparecen especies de animales domesticables como la oveja, la cabra y el buey, tema cazador-recol ector al agrí-
así como los antepasados silvestres del tri go y la cebada, y también un impor- cola y ganadero, con culiivo de Figura 7. Casas de Merhgarh. IlIdia.
tante productor de materia prima: los nódulos de sílex del río Bolan. arroz ya desde el V milenio a.e.,
mi entras que los dos últimos
En este entorno aparece un relevante núcleo de aldeas: Mehrgarh, Deh indican una primera explotación
Moras, Mundigak , Said Qala Tepe, Sru Jangal, Anjira y Rhaman Deri , que de las ll anuras aluviales del vall e
posiblemente desarrollaron un fenómeno autóctono de nacimiento de la agri - del Ganges, por habitanles que,
cultura, con el yacimiento de Mehrgarh como ejemplo más representativo. asentados en los montes Vindh-
La composición de los restos de flora y fauna del yacim iento parece poner en ya, descienden ocasionalmente a
evidencia el desarrollo gradual del pastoreo y el cultivo de cereales. El asen- la llanura. Los asentamientos son
tamiento, ubicado en una telTaza del río Bolan, con la cronología más elevada más pobres que los de Kachi con
de toda Asia, VII milenio a.e. , tiene casas construidas con ladrillos de adobe y cabañas de paja y barro, suelos
revestimientos de balTO, al interior y al exterior, de planta cuadrada y compar- de rielTa batida y hogares se-
timentada en dos o tres piezas, con venta nas y techumbre de vigas de madera miexcavados, y la cu ltura mate-
cubiertas de ramas, barro y paja (fig. 7). Hay sepulturas de inhumación en fosa rial se reduce a cerámicas de
dentro del poblado con el cadáver flexionado , y ajuar a base de objetos líticos cuerdas y cuentas de col lar de
y cuentas de collar en hueso, concha y piedra cali za (fig. 8). hueso y de telTacota. Sin embar- Figura 8. Objelos de adorno de Merhgorh. l ndio.

52 PREHISTOIUA 11 TEM A 2. EL NEOLÍTICO EN AS IA, ÁFRICA, AMÉIUCA y OCEANÍA 53


go, los cambi os económicos y sociales de las gentes de los montes Vindha fue- Diferentes tipos de grano
ron esencia les en los pueblos neo líticos. aparecen e n yac imientos de
la Cullura de Jomón, al me-
Entre el 4000 y el 2000 a.c. se producen cambi os importantes en el sub-
nos desde el 3500 a.c. , y las
continente indio. Parece que hacia el año 3000 a.c. hay una econom ía pastoril
gentes ele las fa ses tard ías y
de vacuno desde Rajastán hasta e l oeste y e l centro de Decán, en lugares como fina l ya culti vaban alg unos
Utnur (norte de Karnataka), con un rec into ovalado rodeaelo por una empali - cereales , si bien no deb ieron
zada de tro ncos de pa lma, que servía de corral. Una empalizada ex terior rodea de ser la base alimentic ia fun-
ésta, yen el espacio internledio hay cabañas. Son gentes que fabrican cerámica, damental hasta el comienzo
y que parecen c irc un scribirse a algunas regiones del oeste y sur de la región del cultivo de l arroz, en torno
centra l de la India. al año 1000 a.c. La recolec-
Tras estos pastores primitivos apa recen los primeros agr ic ultores del ción de nueces y c ru stáceos
noroeste de la India y el Decán. Será hacia el 2500 a.c. , mientras la agri cultura nunca dejó de ser una parte
se extiende desde la región de l Indo hasta Gujarat, cuando se produce un cam- importante de s u dieta, y tam-
bio, reflej ado en la Cultura de Harappa, en la que se introducen cerea les que bién la de castañas, ave llanas
crecen en verano, como el mijo y el sorgo, lo que reduce la dependenc ia de y bellotas. Las gentes de
Jamón tejen te las y reeles, y
los culti vos de invierno como el tri go, la cebada y las legumbres . Las eviden-
elaboran cerámi ca, que se
cias arqueológicas de este cambio se ven en el yacimiento, ubicado en el centro
decora a base ele impresiones
Gujarat, de Rodji , de la fase c lásica y tardía de la Cu ltura de Harappa.
de cue rdas en la arc illa blan -
Los materiales presentes en los asentamientos agrícolas indios son mu y da sin cocer, - la pa labra Ja-
variados, un poco en función de la procedencia de la propagación de los agIi - món signifi ca precisamente, Figura 9, CertÍmica de Jamón. Japón.
cu ltores. Cerámicas pintadas a torno y hachas de cobre y bronce apa recen, y de ahí su nombre, "vasija de
junto con hojas líticas y estatuill as de arci lla (humanas y animales) , reflejando cuerdas"-, esta cerámica presenta vasijas cónicas, puntiagudas en el fondo, y
ya una etapa avanzada y fu era, por lo tanto, de l periodo que nos ocupa, que posteriormente vasijas con pi co (fig. 9). En torno al n milenio a. C. las gentes
dará lugar a los primeros núcleos de sociedades urbanas, como es el caso de de esta cultura vivían en pequeñas aldeas ubicadas cerca de fuentes de agua y
Harappa. constItUidas por chozas , semlexcavadas, de planta circul ar, y sobre todo, rec-
tangular y con estacas que sostienen una techumbre de ramas o cañas. Se cono-
cen como "v iviendas de pozo", y hay hogares pero fuera de ellas. Es difícil
conocer e l tamaño de las aldeas porque con frecuencia las casas se reconstru-
1.2.4. Japón yen unas e ncima de otras, e incluso se usan de basureros una vez abandonadas.
Sin embargo , s í podemos constatar la ex istencia de 23 casas e n Ubaya ma
(Chiba) y de más de 100 en Toyohira, (Nagano Ken).
Las islas del Japón fueron ocupaelas desde e l 10000 a.c. al 300 a.C. por
las gentes conocidas como C ultura de Jomón , que comenzaron teniendo una En etapas más avanzadas del periodo las casas son circulares y tienen hoga-
economía basada en la caza de c iervo y jabalí, pesca de sa lmón y crustáceos, res en el InterIor, ya sea en el centro o bien pegados a una pared. Al gunas se
y recolección de frutos, como nueces. Se conservan despensas subterráneas y hacen ya sobre e l suelo y se pavimentan con piedras, y - aunque poco frecuen-
ya existe la cerámica, y todo hace pesar que tu vieron una existencia bastante te- también hay hábitats en cuevas y abligos rocosos.
sedentaria: se conservan restos de viviendas semi excavadas bastante grandes. Los enterrami entos aparecen, casi siempre, en las proximidades de los
Los primeros agricultores cultivaban mijo, que es autóctono , cebada y trigo lugares de habitación , o incluso debajo de los montículos de conchas que carac-
procedentes de la China continental y aIToz que llega desde el valle del Yangtsé. tenzan los asentamientos de Jamón fonnados por caparazones de los moluscos
Las primeras pruebas de aclimatación de plantas proceden de una zona pobre que constituían una parte importante de su dieta. E l cadáver era inhumado en
en recursos alimenticios, al oeste de Honshu. En el yacimiento de Torihama una fosa que se cubría de ti erra, y en ocasiones, con guijarros y arcilla. Posi-
(5000-3000 a.c.) hay calabaza y alubias rojas, y en una c iénaga de Ubuka se blemente ,en las fa ses finales haya un intento ele organización en necrópolis, a l
recuperó polen ele la variedad de trigo sarraceno, fechado en torno al 6500 a.c. menos aSI parecen testlmomarlo las docenas de tumbas que aparecen en Oka-

54 PR EHISTOR tA D TEMA 2. EL NEOLíTtCO EN ASIA, ÁFRICA, AMÉR tCA y OCEANíA 55


-
yama Ken, con algunos bloques de piedra que parecen delimitar el recinto. La Abundantes restos de pesca y de cru stáceos, así C01110 testimonios de caza
posición del cadáver es , generalmente, fl exionzda, pero puede estar colocado de ciervos y jabalíes y recolección de nueces, hablan de una economía caza-
de lado, de espaldas o boca abajo, y hay veces que una vasija cubre la cabeza, dora-recolectora como base fundam ental de subsistencia. Solamente en e l yaci -
y muchas otras que se coloca una gran piedra encima del inhumado. Excep- miento de Chitam-ri , se ha e ncontrado un grano de mijo, asociado a cerámica
cionalmente aparecen algunas sepulturas infantiles en vasijas . de C hulmCIIl , por lo que se planteó una posible relación de esta cultura con los
cultivadores de mijo de la C hina continental , pero, por e l momento, es un dato
Los ajuares son lllUy escasos , y se reducen normalmente a brazaletes de casi anecdótico. La fecha más antigua conocida para e l arroz es la de 1300
piedra y pendientes. Tambi én han aparecido junto al cadáver pequeñas esta- a.c. , en Corea del norte, y mijo aparece entre el 1500-250 a.c. en Hunam -ri,
tuillas de arcilla, que representan fi guras femeninas de grandes ojos , interpre- pero no se detellllina s i era autóctono o producto de intercambio. Se guardaba
tadas conlO "Diosas Madre", así como algunos objetos, como manos de almirez en jarros mezc lado con sorgo , cebada y mijo.
alargadas y rematadas por dos protuberancias, denominadas "cetros de piedra",
que han hecho pensar en un símbolo mági co o de autoridad. La C ultura de Xinle se desarrolló en la península de Liaodong, en el sur
de la c uenca de Manchuria, con unas fechas que oscilan entre el 5500 a.c. y
e l 2500 a.c. , aunque el yacimiento epónimo solamente se ocupa entre e l 5500
y 45 00 a.C. Se ha considerado a es ta c ultura , con restos de mijo carbonizado
J.2.5. Corea y de pesca, como un término medio entre las sociedades pl enam ente agrícolas
de la llanura de l norte de China y las cazadoras-recolectoras de Corea y Japón ,
Los primeros agricultores de Corea cultivaron mijo briginario de la región ,
basándose en la existencia de cerámica muy parecida a la de Chulmún , y muy
en t01110 al 3000 a.c. ; cebada y tri go que llegaron desde el oeste a través de la
distinta de la de Yangshao. Usaban útil es de sílex, y también morteros, manos
China continental , y e l a!TOZ que está constatado , al menos desde e l n milenio
de mortero , y hachas y azuelas en piedra pulimentada , semejantes a las de
a.c., y llega desde el de lta de l Yangtse. Sus predecesores vivieron de la caza y
Chulmun y Jamón.
la recolecc ión , con una gran diversidad de recursos lnarinos : peces y lnari scos,
y terrestres: frutas y semillas; y con cerámica desde el VI milenio a.c. Los pue-
blos de la Cultura de Chulmún ocupan en la etapa postglaciar la Península de
Corea y, desde el 6000 al 1500 a.c. , se desarrollan numerosos asentamientos
2. África
ubicados en zonas costeras o en las orillas de los ríos (fig. 10).

2.1. Introducción

Al igual que ocurrió en la mayor parte de las regiones del mundo, en África
al final del periodo glaciar y al comienzo del Holoceno se producen cambios
climáticos y medioambi entales que llevan a los cazadores-recolectores de eta-
pas anteriores, a convertirse, en torno al 4000 a.c. , en agricultores y pastores .
A estos cambios se afiacle aquí un gran crecimi ento demográfico, y todo esto
dará lugar a un Neolítico con personalidad propia bastante diferente al de otros
continentes. La nueva distribución de plantas y animales conll eva una necesi-
dad de adaptación para las gentes que habitan estas regiones, y es así como
reali zan los primeros intentos de domesticación animal y vegetal.
Aunque el Neolítico africano ha quedado s iempre un poco "eclipsado" por
el pape l que jugó el Próximo Oriente en el proceso, y porque tradicionalmente
Se ha estudiado bajo su perspectiva, su papel no fu e en modo alguno secunda-
no. Muchos cultivos como el ñame, el s9rgo, el cacahuete y la espadaña, y
algunos tIpOS de mijo son originarios de Afri ca, y posiblem ente se cultivaron
Figura 10. Aldea de Chllll71l1l1. Corea. por primera vez en este continente. También es probable que la domesticación

56 PREHISTOR1A 1I
TEMA 2. EL NEOLíTICO EN ASIA, ÁFRICA, AM ÉRICA Y OCEANíA 57
del ganado vacuno tu viese lugar en fechas tempranas en los desiertos del norte 2.2. ¿{reas geográficas y culturales
de Africa.
Tres son las grandes regiones diferenciadas que se han establecido para el
El proceso de neolitización se ini cia en la región noroccident aldel conti- estud io del neolítico en el continente afri cano:
nente, entre el 7000 a.e. y el 5000 a.e., y cul mUla a comIenzos del sIglo I d.e.,
en el extremo sur del mismo. Se considera q ue hubo dos aspectos fundamen- 2.2.1. El Norte, que incl uye el Valle del Nilo, (norte de Egipto y Sud,ín)
tales a tener en c uenta: el pri mero, que en el Valle del Nil o (Egipto) y Sudán, y las zonas del Magrc b y el Sahara.
hubo contactos extem os o llegadas de nuevas gentes, y el segundo, que se con- 2.2.2. Áfri ca Ori enta l.
sidera posible una evolución autóctona, de algunos grupos mesolíti cos en
regiones del interior del Magreb y el Sáhara. (fi g. 11) . 2.2.3. Áfri ca Occidental.

. . . . ." . " ,...


,
- -.- 2.2 .1. Norte de A/i-ica

Esta es una región de cl ima mediterráneo con inviernos llu viosos y veranos
secos y cálidos, cond iciones muy adecuadas para el culti vo de los cereales que
fueron la base de la economía neolít.ica: trigo y cebada. Los yacimientos agrí-
colas más anti guos están en el Va lle del Ni lo y el Sahara, ya que éste no ha
sido siempre como ahora lo conocemos sino que entre el 10000 a.C., y casi
hasta las primeras centu rias del 4000 a.e. , estaba constituido por regiones bas-
tantes húmedas en las que crecían ocasionalmente hierbas, y con algunos lagos
y charcas .
En torn o al VI milenio a.C. los grupos pre pastorales o mesolíti cos que
vivían en esta regiones comienzan a desarroll ar une economía de producción,
dando lugar a diferentes grupos culturales en Egipto y Sudan (Valle del Nil o) ,
el Magreb y el Sahara.

2.2. 1. 1. Valle del N i10

Aquí llegan gentes del ex teri or que desarroll arán las Cul turas de Fayum
en el oasis que le da nombre, y de J a rtum o Shaheinab en el Ni lo med io, en
Sudán.
.0--
- Las excavaciones en los yacimientos de El Fayum y Merimda realizadas
0-.- ,..-
0 -
0 --.-
--
l
.
:m:.-:r--
------
_-
.- -
f _ .. _ _ _

E!2J :":.-:"
...
en los años 20 y 30 del siglo xx , ponen al descubierto la primera cul tura neo-
lítica de la región, con unas fechas en torno al 4450 a.e., que han hecho pensar
en la existencia de un "hiatus temporal" entre éstas y los últimos gru pos meso-
•• CIIJ _·-
[Ji] -

BEI - .... - líticos fechados en torno al 5 150 a.e. En esta cultura son evidentes las influen-
I!EI=:"=
cias de dos áreas diferentes: del Sahara proceden, o al menos son similares,
las hachas y gubias en piedra pulimentada, las cuentas de amazonita del Tibesti ,
y las de cáscara de huevo de avestruz, junto con algunas decoraciones cerám i-
Figura 1 J. Orígenes de la agriculwra qt¡·icana. cas; por su parte del área levantina (Próximo Oriente asiáti co), ll egarían las

TEMA 2. EL NEOLÍTICO EN AS IA, ÁFRICA. AM ÉRlCA y OCEANÍA 59


58 PREHISTOR IA II
puntas de fl echa con aletas en pi edra tall ada, algunos útiles en piedra pulimen- tinto tamaño y graneros dentro de ellas, posiblemente indi cios de " propiedad
tada, la ganadería de ovicápridos, la agri cultura de cebada , trigo y lino, yes privada".
probable que también el tejido y el hilado. Un Neolíti co de economía pastoril se desarrolla en e l valle medio del Nilo,
En el oasis de El Fayum , hay restos de asentamientos grandes, con una en Sudán entre 4900 y el 3800 a e. conocido como neolítico de Jartum o de
poblac ión - q ue se desprende dcl estudio de la capacidad de los silos- de en Shaheinab, estando relacionado con una tradición meso lítica local y también
torno a 200 personas. Están form ados por cabañas de madera con hogares en con el Sahara . Los yacimi entos en los q ue apa rece representado son algo más
el interior, y silos, generalmente concentrados - lo que ha hecho pensa r en q ue tardíos que los egipcios y están locali zados en las cercanías de Jarlum , que es
fueron comuna1es- a veces rec ubiertos con cestería y fechados en torno al también el yacimiento epónim o, excavado en los años 40, pudicndo mencio-
3.850 a.e. Su base económica era mixta , conservando pesca y caza, incluso narse Kadero, Geili y Shaheinab.
dc animales como elefantes e hipopótamos, cría de bóvidos, cerdos y sobre Se ha di scutido bastante sobre su origen, aunque actu almente se acepta una
todo ovicrápidos , y cultivo de trigo y cebada. clara intluencia sahariana. La economía se basa en pesca de menor c uantía y
En c uanto a la cultura material hay puntas de fl echa bifaciales de base cón- caza casi como en las elapas precedentes y, reco lecc ión del sorgo y otros vege-
cava y restos de piezas de hoz en pi edra ta llada y montadas en mangos de tales , al parecer aún sil vestres, y cría de ovicápridos y bóvidos. No se conservan
madera o hueso; molinos, estructuras de habitación, y hay diferencias ev identes entre los yacim ientos:
hachas y gubi as , en pied ra peq ueños, cercanos al Nilo y ded icados a la pesca con muchos arpones y
pulimentada (fi g. 12); arpo- microlitos y grandes, lejos del río y con mayor consumo de vegetales (ex isten
nes y punzones óseos y morteros y cerámi ca). Esto ha llevado a pensar a Haal and , R ( 1995) en un
cerámica de formas sim- modelo de ocupación cíclica. También hay indi cios de una primitiva estratifi -
pl es, lisa y en ocasiones cación social en el hec ho de que en algunos enterTamientos de Kadero ex iste
bruñida. Actualmente se un ajuar muy rico a base de cerámicas "de lujo", conchas del mar Rojo, mazas
han establecido dos fa ses de porfirio y amazonita del Sahara.
para esta cultura; la primera La cultura material se com pone de microlitos geométricos y gubias en pie-
abarcaría desde el 4450 al dra tallada, morteros y gubias en piedra pulimentada, arpones de hueso, anzue-
3550 a.e. , con afinidades los de concha y cerámica tina y bruñida, incisa e impresa, con algunos vasos
con el Oriente Próximo e de borde negro al final de la etapa. Los primeros restos de especies cultivadas
indu stria de lascas y útil es ya seguros están , en la zona oriental del Sahel, en el yacimiento de Jebel Tamal
bifaciales ; y la segund a (Sudán central) del s. III d.e. y en la zona occidental en Dhar Tichitt (Mauritania)
desde el 3450-2850 a.e. con hacia el 1000 a.e. El tamaño de los asentamientos va disminuyendo hasta que
indu stria laminar y microla- desaparecen en el Neolítico fi nal, tal vez como consecuencia de una economía
minar, casi sin bifacial es y ganadera y comercial con abandono de la agricultura, y si n embargo se conocen
Figura 12. Hachas de piedra pulimentada que podrían ser grupos lle- necrópolis como la de El Kadada en Sudán (2850-2350 a.e.), con ricos ajuares,
de El Fayum. gados del Sahara oriental. o la de Kadruka al norte de Nubia, de cronología similar, con las tumbas agru-
En Merimda Beni Salama, yac imiento ubicado en el delta de l Nilo, que padas en t01110 a una, más rica y más anLigua ubicada en la zona al ta.
pudo tener hasta dos mil habitantes, con un a extensión de 20 Ha . y una cro-
nolog ía entre 3950 y 3450 a. e., las primeras casas son cabañas de madera, y
posteriormente se con struyen e n adobe, con planta ovalada (desde 1,5 a 3m), 2.2. 1.2. Magreb y Sahara
semiexcavada y con acceso por la parte superior. Entre ellas aparecen sepul-
turas sin ajuar, en general de niiíos y mujeres. Hay zonas de " trilla" recubiertas La aparición de yacimi entos con mi crolitos parece establecer la primera
de cestería y jarras-silo en los suelos de las viviendas. Por lo demás, sus carac- colonización sahariana postglac iar sobre mediados de l IX mil enio a.C. con
terísticas y material es son muy similares a los de E l Fay um , salvo algunas campamentos provisionales de cazadores de fauna local y reco lectores de gra-
fo rmas cerámicas nuevas como vasos con pie y geminados y decoraciones míneas procedentes de la costa mediterránea qu e usan arpones de hueso y
incisas, y toscas estatuillas humanas. Pero , en su fase final - que ya enlaza anzuelos de concha para pescar. Sobre el 7000 a.e. comienzan a e labora r cerá-
con el predinástico- se advierte una cierta diferenciación social: casas de dr s- mica decorada con la espina del barbo , formando líneas onduladas, que se

60 PREHISTORIA U TEM A 2. EL NEOLlnco EN ASIA , ÁFRICA, AMÉR ICA Y OCEANíA 61


difunde rápidamente hacia el este (Nilo y Valle de l Rift) y el oeste (río N íger), nente microlítico caps iense e incl uso superpos iciones estratigráficas de ambos
por medio de pastores nómadas y por esa razón no hay prácticamente ur~alU s­ periodos ha resue lto e l debate sobre su dcnominación, y se han establ ec ido
mo hasta ell milenio a.C, cuando se crean las pruneras comul1ldades agncolas facies diferentes, la últim a y la más propiamente neolítica con út iles óseos y
e n las zonas boscosas occidental es y comi enza la expansión de los bantúes morteros (Jebel Bou , Zabaouine, Argelia), aunque las variaciones son pocas.
hac ia el centro y sur de África, ya en la primera Edad del Hieno africana. Hay En general los rasgos neolíti cos se acentúan cuanto más al sur, pe ro las fechas
ind ic ios de cultivo de sorgo y mijo desde fina les de l vrn milenio a.C , y proba- más antiguas de domesticación animal se dan en el norte, en Hana Fteah (Libia)
blemente domcsticación de bovi nos de los que tene mos abundantes restos y norte de Argelia , y debió comenza r con los ovicápridos procedentes de l pró-
óseos y las magnífi cas representaciones del arte rupestre en estos lugares. ximo Oriente as iáti co, a los que se añadc n los bóvidos autóctonos.
Tres son los grandes grupos del Neolítico en esta zona: el Neolítico Med i- La cultura material in corpora de l periodo precedente puntas de fl echa bifa-
terráneo, en la zona costera del Magreb ; e l de tradición capsiense en e lll1tenor cia les y piezas de pi edra pulimentada, pero ofrece además una rica indu stria
de éste y el Bajo Sahara; y el Tenereense en el Sahara Central. Todos ellos tIe- ósca de agujas de coser, aunque no hay arpones; la cerámica es escasa, gene-
nen aspectos comunes como la continuidad de la caza, y en menor mechda la ralmente lisa de bases cóni cas, y a veces decorada en los bordes; hay numero-
pesca; una economía pastoril y un utillaje en piedra tallada y pulllnentada bas- sos recipientes y adornos en cáscaras de huevo de avestruz, y un rico arte mue-
tante similar, así como cerámicas inc isas e impresas. En el htoral del Magreb ble constituido por grabados de animales en esa materia y en piedra ; y cuentas
aparecen yacimientos encuadrados en e l neolítico mediterráneo de cerámIcas de collar en caparazón de tortuga. Como yacimientos representativos se pueden
impresas, sobre todo en la costa argelina, en la que és(as se mezclan c on otras mencionar Ain Naga en e l A tlas, co n la fecha más antigua conocida (5550
incisas y acanaladas, en vasos sin cuell os y de base cónica , y en ocas IOnes con a.C), y la Grotte Capéletti , en el norte de Argelia.
mame lones perforados que las diferenc ian de las sahan anas y las acercan a las
andaluzas. Al norte del Níger, en e l Sahara central: reg ión del Ténére y e l mac izo del
Air, se desarrolla el periodo conocido como Tenereense, que se ex tiende hasta
Los yacimientos más signifi cati vos son la Cueva de Oued Guettara si,tuada el Chad por el este, y hasta el sur de Argelia (Ahaggar y Tassili ). Su datación
cerca de Orán y con una fecha en torno al 4900 a.C, con dos IUveles neoh~l cos, está comprendida entre e l 3850 a.C y 2450 a.C , y está constatado e n los yac i-
y el " Cementerio de los escargots" (caracoles) . En la primera I;ay tamble n un mientos de Adrar Bou s. Entre sus útiles destacan los realizados e n s íl ex y en
nive l con enterramientos y otro, más profundo , con II1dustna htlca postlbero-
jaspe verde volcánico, espec ialmente las puntas de flecha bifaciales de forma
mauritana. Las fechas han hecho pensar en una etapa más antigua que las de
triangular y de base cóncava, y la pervi vencia de microlitos geométricos y pun -
los yacimientos de l interior, pero que encajan con las de las ?rillas op,uestas
tas de dorso. Hay cuchi 1I 0s de inlluencia egipcia, raspadores , raede ras, y den-
del M editerráneo de donde debe proceder: Cueva de los Murclelagos, Cardaba
ticulados, todo e llo con e l retoque bifac ial típico del periodo. En piedra puli -
(Península Ibérica), Cunachiagiu (Córcega) o C hateneuf-les-Martigues (Pro-
mentada aparecen hachas de tipos di versos con enmangue de ranura , azuelas,
venza, Francia).
molederas y discos planos, y la cerámi ca presenta forma s es féricas y cue ll o
Hue llas de esta relación marítima con los países europeos de la costa medi - cilíndrico, con decorac iones incisas e impresas. Son muy relevantes las mani -
terránea son los hallazgos de obs idiana procedente de las islas Lipari y Pante- festaciones de mte rupestre y mobili ar, en piedra, con fi guras animales yantro-
lleria (s ur de Italia) en yacimientos de Tunez y Argeli a oriental, así COmO la pomorfas, de las que merece especia l mención el arte de Tass ili.
presencia de cerámica cardial en el extremo norte de Manuecos: Cuevas de
Achakar y e l Kllril , cerca de Tánger; o las de Gar Callal y Caf Taht e l-Gar,
entre Ceuta y Tetuán. Excavadas por Tarrade ll , M. en los años 50; Gllman , A.
( 1975) reestudió posterionnente los materiales estableciendo dos fases: 2.2 .2. Africa Oriental
_ Neolítico Antiguo con ovejas y cerdos domésticos y cerámicas cm·diales
-que recuerdan a las levantinas y catalanas- y más tarde acanaladas. La información de que disponemos es aún bastante escaSa para toda e l área
arricana al sur de l Sahara, y parece ser que el Neolítico se ori gina aquí por
_ Neo lítico reci ente con influencias claras de la Península Ibérica, tal vez
contactos con los grupos de pastores que emigran hacia el sur a medida que se
a través de intercambios comerciales y ya CaJcolítico. va produciendo la desecación de l Sa hara. Las fechas oscilan entre e l 4000 a.C
El Neolítico de tradición capsiense fue definido por Vaufrey, R en 1933 yel 1300 a.C . y son pocos los yacimientos que, sin em bargo, bastan para defi-
en e l yacimiento de Redeyef, al sur de l actual Túnez. Ocupa el Atlas, el BaJO nir un complejo cu ltural denominado "Neolítico Pastoral" que ocupa la zona
Sahara y las zonas interiores de l Magreb. La contmuldad de un fuerte compo- de los lagos de Kenia y el norte de Tanzania.

62 PREfUSTOR IA II TEMA 2. EL NEOLÍTICO EN AStA, ÁFRICA , AMÉRICA Y OCEANíA 63


&

de pastores o agricultores, pero hasta e l momento solamente se ha podido docu-


En el extremo norte de África Oriental, E ti opia jugó un papel importante
mentar la presencia de an ima lcs domésticos a partir del 2500 a.e. y de plantas
en la difusión de la agricultura, ya que aquí se cultivan, aún en la actua lidad,
do mésticas a partir del 1200 a.e.
especies de origen asiático; y de la ganadería, con bóvidos domésticos en zonas
de l lago Besaka de comienzos de l IV milenio a.C .. Los restos de agncultura En esta extensa región del Occidente africano, la primera cultura conocida,
más antiguos son los de la Cueva de Lalibea, con cebada y gUisantes de medIa- prop iamente neolítica, se desarrolla en Ghana, Costa de Marfi l y Togo, y recibe
dos de l III milenio a.e. Cerca de l lago Turkana hay yacimientos de grupos su nombre de los abrigos de Kintampo en la región central de Ghana, con una
mesolíticos, y de esta región procede la primera fec ha de ganado doméstico. fecha de en torno al 1650 a.e.
En los yacimientos de este "Neolítico Pastoral " aparecen restos de ganado Hay indicios de sedentari zación, con pequeños asentam ientos , a base de
vacu no y de ovicrápidos, pero en me nor proporción que los de ñues , gace las / viv ie ndas construidas con bloques de piedra unidos con barro. La cerám ica es
otras especies salvaj es, lo que hace pensar que, al menos al pnnclplo, la cn a abundante, con cuencos decorados a base de impres iones oblicuas que forma n
de ganado fu e complementaria. No hay prueba alguna de cultiVO de p lantas, una banda en la panza del vaso. Los útiles líti cos son puntas ele flecha de base
aunque es casi seguro que sí recolectaron las sJi vestres, hasta ya la Edad del cóncava de influencia sahari ana, halladas en Ntesero, así como hachas puli -
Hien·o, como lo prueba la existencia de morteros, pero sí aparece cerámI ca. mcntadas en piedra metamórfica verde, de pequeño tamaño, que tal vez se usa-
La [echa más antigua de que di sponemos para una variedad doméstica es del ran para cortar la madera ya que la tala de bosques, era necesari a para obtener
1.200 a.e. para mijo y del siglo I d.e. para sorgo. En las tielTas altas de Etiopia, sue los aptos para la agricul tura; brazaletes de piedra y pequeños morteros.
Keni a y Uganda se c ultivaron plantas exclusivas de la zona como e l tef y e l
nug, además de pl átano africano, y en las áreas se lváticas centrales ocurre lo En lo que se refiere a la base económ ica, hay restos de ovicápridos y gana-
mi smo con el ñame y la palma aceitera. do vacuno, así como de gui san te, palma de aceite y probablemente ñame.
Aparecen unas piezas de piedra O cerám ica con fonna ci líndrica y decoradas
Se conocen yacimientos con útiles líticos de obsidiana, lascas y hojas, cerá- con líneas cruzadas incisas que han hecho pensar en " rall adores de ñame",
mica (lig. 13) Yrecipientes de piedra pulimentada , sobre todo cuencos y platos, aunque también pudi eron utili zarse para decorar cerámica. Seguramente reco-
generalmente en enterramientos, que le dieron nombre a alguno de estos gru- lectaron mijo y sorgo. Restos de bóv idos domésticos hay también en la costa
pos: "Cultura de las vasijas de pie-
de l golfo de Guinea: 2050 a.C. e n Duadi Tilemsi (río N íger) o en KinI ampo
dra" . Algunos autores proponen
(G hana). Se constata, por la presencia de materias primas y objetos, la ex is-
una periodización, para este com-
tencia de un intercambio a larga distancia, y aparecen manifestacio nes artís-
plejo, en tres fases: ini c ial, evolu-
ti cas en forma de fi gurillas de anima les en arcilla. El Compl ejo Kintampo,
cionado y final , con variaciones
cerámi cas, fundam entalmente. La hoy considerado una creación ori gina l de los pueblos autóctonos locales, aun -
primera estaría formada por gru- que con a lgunas aportacion es de las regiones septentri onal es, ti ene su [ase
pos cazadores-recolectores que final, en t01110 a 1050 a.e.
ocasionalmente tenían peq ueños
rebaños do mésti cos; en la segun-
da, la ganadería sería su base eco-
nómi ca y tendrían grandes pobla- 3. América
dos ; y en la tercera parece haber
un a regresión: poblados de nuevo
Figura 13. Cerámica de Kenia. Africa pequeños y si n chozas. 3.1. Introducción
Oriental.
También en este continente, en torno a l 10000 a.e. vivieron gentes que
cazaban anima les y recolectaban vegeta les para alimentarse y que se vieron
obli gados a especiali zarse tras las tran sformaciones climáticas de l Holoceno ,
2.2.3. A¡i-ica Occidental
pasando a una protoag ri cultura con caza y pesca como actividades comple-
mentarias. Dos mi I años después hay indicios de un cambio con restos de ca la-
La aparición, en esta zona, de microlitos con cerámica y hachas o azadas
bazas cultivadas en G uila Naquitz (Oaxaca, México), y posiblemente patata
de piedra pulimentada entre el 5000 y el 4000 a.e., parece mdlcar la eX IstencIa

TEMA 2. EL NEOLíTICO EN ASIA. ÁFRICA,AMÉR ICA y OCEANÍA 65


64 PREHtSTORIA II
en el norte de Bolivia, así como alubias y chile en los valles de las regiones grandes túmu los del Mi ss iss ippi antes del 4000 a.c., pero su carácter urbano
montañosas de Perú. Entre el 7500 y el 6200 a.C . aparecen frijo les domésticos no queda claro. En el continente americano hay dos centros en los que la agri-
en la Cueva de Huachichocana, en Jujuy, al norte de Argentina , y parece muy cu ltura parece haber surgldo de forma autónoma: Mesoamérica (México) , y
probable que e n e l 6000 a.c. se cul tivaran calabazas y guayabas. Los Andes (Ecuador y Perú) , y hubo otros centros regionales como Chile nOlte
La planta doméstica más importante de América es el maíz, siendo el más de Argen tina, sur de Bras il y norte de Uruguay. Norteamérica tuvo cazadores-
antiguo, deri vado de una fOlma silvestre, de en torno al 4300 a.c. Sobre el ori- recolectores y agricultores-ganaderos.
gen de la yuca hay teorías diversas: noreste de Brasil , los bosques trop ical es
de las tierras bajas de Colombia, Ecuador y Venezuela, o bien el valle del río
Orinoco. Los tubérculos debi eron de ser básicos hasta la llegada del maíz, y
en las zonas costeras y tienas llanas se cul tivó algodón y calabaza entre el v y 3.2. Áreas geográficas y culturales
el 111 milenio a.c. Otras plantas cultivables fu eron el cacao, el amaranto, las
guindillas y los árbo les fruta les (fig. 14). En e l denominado periodo arcaico No existe, o al menos carecemos de i.nformación sobre ello un desalToll o
(4500-2500 a.C.) se produce la transición hacia la plena economía agrícola . p~ra lelo ni siquiera incompleto para todas las reg iones de este c¿nlinente, pero
De las dos áreas nucleares de Mesoamérica y Los Andes proceden el maíz, el SI parece eV idente que podemos establecer tres grandes áreas en las que las
frijo l, la calabaza, el chi le, la pimie nta y el algodón, mientras que la papa y la man l fe~ taclOnes c ultur~l es presentan diferencias importantes: Mesoamérica,
quinoa son exclu sivas de Sudamérica. Sudamenca y Norteamenca.
La domesticación de animales adquiere una gran relevancia en la zona cen-
tral de los Andes, y se inicia con la llama y la alpaca, pasando de una caza
selectiva al pastoreo a mediados del v mil enio a.c. , pero aún con an imales 3.2. 1. Mesoamérica
semidomésticos hasta un milenio después. Restos óseos de perro aparecen en
las cuevas de Junín (Andes), y tambi én se domesticaron cobayas o conejillos El área arqueológica en esta zona está limitada, al norte por los desiertos de
de indias, pavos y chinchi llas. Sonora y S1I1aloa, y al sur por Honduras y el Salvador, y dentro de ella sola-
El proceso urbano es tardío; los poblados permanentes más antiguos son mente tenemos dato,s en las montañas de Tamaulipas, el valle de Tehuacan y el
Puerto Charco y Puerto Hormiga en Colombia, y Real Alto y Loma Alta en valle de Oaxaca (Mex lco). Se conoce aquí bastante bien el proceso del cambio
Ecuador, y se datan entre el 4500 y el 3500 a.c. En Mesoamélica no aparece de la recolección a la agricultura, siendo Tehuacan donde se han obtenido la;
secu~ncia s más completas. Posiblemente desde medi.ados del IX milenio a.C.
urbani smo hasta mediados del 11 mi lenio a.c., y en Norteamérica aparecen los
eXlstJan campamentos y cuevas que eran el hábitat de gentes recolectoras y con
caza menor (fig. 15). En
torno al 7000 a.c. se ini -
cia la secuencia del deno-
minado periodo arcaico,
con la fase de El Riego
que durará dos milenios,
con grupos nómadas que
ti enen morteros variados
y manos de moler junto
con restos de semillas y
plantas de aguacate, ama-
ranto, algodón y nueces . Océano
Pacifico
La fase Coxcatlán se ini-
cia en tomo al 5000 a.c. ,
y en ell a existe maíz do-
méstico claramente docu-
Figura 14. Primeras plal1fas cultivadas de América. mentado y con las fechas Figura 15. Mapa de América Ceno·al.

66 PREHISTOIUA 11 TEMA 2. EL NEOLfTlCO EN ASIA, ÁFRICA, AMÉRICA Y OCEANfA 67


más antiguas: (3600 a.c. de C 14), Y cultivo de chile, calabazas, aguacate y ama- ta medi ados de l III mil eni o a.c. Las evidencias más claras de domesticac ión
ranto, y asentamientos no permanentes aunque sí más prolongados, con VIVIen- de plantas se remontan al 5000 a.c., y en los primeros momentos la agricultura
das semiexcavadas en e l suelo . E n la siguiente fase : Abejas (3200-2300 a. c.) complementa a la caza, pesca y recolección. Piedras de moler y semillas sil -
ya hay pohlados y pequeñas aldeas de gentes sedentarias que i?cOl'poran nuevos ves tres aparecen en Ayacucho; frijol común y maíz en la Cueva de Huachicho-
cultivos, vasijas de piedra y c uchillos de obsldJana, y por ultuno , en la tase cana (Juju y, Argentina) , con dudas respecto a la datación de l VIII -V II mil enio
Purrón ya del periodo fOlmati vo, para algunos (2300-1 500 a.c.) , aparece la a.c. ; y en la Cueva de G uitarrero (Perú) se han encontrado dos especies de fri -
cerámica con form as g lobulares y base p lana y figurill as en barro . Las casas jol y una de calabaza c ultivados, del VI milenio a.c. El maíz y la q uinoa se
son chozas de barro y paja, y hay perros y pavos domésticos, y se produce una docum entan a medi ados de l V mileni o a.c. , y la papa, cuyo ori gen se cree que
intensificación de las labores agrícolas con sistemas de ini gación (canales y está en la zona de l lago T iti caca, a partir de l 3000 a.c. Un mileni o des pués
terrazas), un crecimiento demogrático, excedentes alimenticios, grandes pobl a- hay un aumento de temperatura y un descenso de la humedad que provocan
dos con centros ceremoniales, complejidad social y jerarquización yestablecl- una mayor dependencia de la agri cultura, surgiendo nuevos culti vos y técnicas,
miento de llltas comerciales que sati sfacían las "necesidades" de materias exó- así como producción de excedentes que posibl emente están en la génes is de
ticas de los grupos de poder. los asentamientos del periodo fOllnativo, periodo que se ini cia con la apari ción
de la cerámica.
En la sierra de Tamaulipas la fase más temprana es la caracterizada por el
uso de cestas para la recolecc ión de frutos y plantas, y desde e l 5000 a. c. se Los plimeros recipientes aparecen en las regiones andinas septentrionales
domestican calabazas y frijol a los que se incorpora dOS milenios después el a final es del IV milenio a.c. y son recipientes de almacenamiento y transporte
Inalz que irá aumentando paulatinmnente su con sumo , así como alubias, encontrados en yacimientos con una base económica agrícola-ganadera. Pos-
pimi entos, aguacates y al godón. Ya a mediados del n mil enio a.c. los asenta- teriOlmente hay otras formas ya decoradas con incisión , y pintura, y modeladas
mientos se hacen estables y se inicia la producción de cerámIca. que darán paso a vasijas antropomorfas y zoomorfas que pre ludian las preco-
lombinas. La ce rámi ca de Valdivia (Ecuador), se considera la más antigua de l
continente y es similar a la de Jomon (Japón) y da nombre a una cullura c uyas
gentes tenían una economía diversificada con caza, pesca, recolección de plan -
3.2.2. Sudamérica tas y culti vo de l maíz, y cuyo yacimiento más representativo es Real Alto, ubi-
cado en la penín sula de Santa Elena , al norte de Guayaquil (Ec uador), desde
En realidad será en e l área el final del IV milenio a. c. hasta ell! milenio a.c. , fecha en la que aparece un
andina en donde básicamente edific io religioso o ceremonial que se considera el más antiguo de Sudamélica.
se desarrolla el periodo que Tiene unas 150 casas comunales alineadas en torno a una plaza o es pacio cen-
nos ocupa, o al menos , es de tral con dos montíc ulos enfrentados, ovales con los suelos a veces cubiertos
la que tenemos más infOlma- de conchas marinas. Hay testimonios de c ultivo de maíz, algodón , camote ,
ción arqueológica, fundamen- achira, cacahuete y alucinógenos, y materiales fruto de intercambios a larga
talmente de Perú y Ecuador, di stancia, como obsidiana y las ya conocidas conchas que son spondylus.
aunque tambi én podemos in- Otros yacimientos a mencionar son los de de Huaca Prieta, ubicado en el
corporar Colombia, sin ol vi- valle de Chi cama, al norte de Truji 110 (Perú) , que fue ocupado desde medi ados
dar, y ya fuera de esta región dellu milenio a.c. al 1200 a.c. , y que conserva restos de más de cien viviendas
andina, el noroeste de Argen - construidas a base de cantos rodados trabados con barro, y tiene un gran muro
tina con la Cultura de Aguada de contención , y el de Asia, al sur de Lima, junto al mar. Ambos tienen una
(fi g. 16). economía de pesca, recolección de moluscos y una agri cultura incipi ente de
calabazas, frijol es, chiles, guayabas, aguacate, batata, yuca, algarroba, quina
y al godón con el que se elaboran redes, balsas, cordones y tejidos.
3.2.2 .1. Los Andes
Durante el I milenio a.c., se perfecciona la agricultura peruana y ll ega a
las tlelTaS altas, y entre el 2250 a.c. yel 1320 a.c. se desarrolla la Cultura de
El denominado Periodo
Arcaico com ¡enza en torno al Machalilla que s upone la transición del formativo al tardío y que tiene cerá-
7000 a.c. extendiéndose has- Figura 16. Mapa de América del Sur. micas decoradas con motivos geom étri cos y antropomorfos.

68 PREHISTORIA 11
TEMA 2. EL NEOLÍTICO EN ASIA. ÁFRICA. AMÉRICA Y OCEANÍA 69
3.2.2.2. Noroeste de Argentina concha , y de este pe riodo son las primeras sepulturas conocidas, en muchas
ocasIOnes con ocre rojo.
En una región que ocupa Puna, Córdoba , San Luis y el occidente de San
Juan y Mendoza, y que se ext iende hacia el norte de Chile, Bolivia, e incluso En regiones con abundantes recursos, como el sudeste y el noroeste costero
sur de Perú , se docume nta una cultura conoc ida como Aguada , de la que se hay grupos sedentarios pero ded icados a caza y recolección, y en las reg ione~
han establecido tres fases . Las dos primeras se caracterizan por una cerámica ccnllales enc~ntramos yacImIentos con las secuencias estratigráfi cas más com-
monocroma conocida como "estilo la Ciénaga", y la tercera es ya una [ase con pletas de Amen ca de l Norte como el de Koster (Tllinoi s) desde el 7000 a.c. al
1200 a.C. (fIg. 17).
metalurgia y cerámica policroma. Tienen agricultura de maíz y poblados de
cabañas circulares, bien organizados, y de la fase reciente son unas fortifica-
ciones que reciben el nombre de Pucará en Argentina.

3.2.2.3. Las culturas de la periferia andina


Esta es una zona enorme que engloba básicamente las tierras bajas tropicales
de la cuenca del Amazonas, entre el macizo central de I ~s Guayanas y el Escudo
brasileño, y que fue considerada como una región atrasada. Sin embargo, actual-
mente disponemos de evidencias arqueológicas sobre la existencia de cultivos
intensivos y grandes asentamientos. La transición de la caza y recolección a
una aglicultura incipiente se produce entre el 4000 a.c. y el 2000 a.c., y es con-
secuencia de la evolución de los pueblos conocidos como "forraj eros" de los
que se conservan restos de animales y vegetales desde el 6000 a.c. en cuevas
de Brasil y Venezuela. La transición se puede rastrear en concheros de la
desembocadura del Amazonas y el Orinoco a lo largo del río y en la costa de
Guayana. Los niveles más antiguos no tienen cerámica pero en algunos yaci-
mientos como los de Guyana (4000 a. C) y de Mina (3000 a. C) , al sudeste de
la desembocadura del Amazonas, sí hay algunos fragmentos, que -junto con
las cerámicas del conchero de Taperinha, cerca de Santarem (Brasil)- son al
menos un milenio más antiguas que las peruanas.
Poco después del 3000 a.c. aparecen poblados pequeños de hortic ultores
con cultivos como la mandioca y cerámicas con motivos zoomorfos, y el maíz
llega en elI milenio a.C. , seguramente procedente del norte de los Andes. Figura 17. Mapa de América del Norle.

3.2.3. Norteamérica 3.2.3 .1. El Suroeste

Después del repliegue glaciar se producen rápidos cambios medioambien- ,En el Suroeste de Norteamérica (fig. 18) que comprende Ari zona , Nuevo
tales y una gran diversidad de entornos, con climas más suaves y extinción de Me~ lco, parte de Utha, Colorado y California, se han establ ecido tres grandes
algunas plantas y animales. Hacia el 8000 a.c. la caza mayor nómada es sus- subareas para el denominado periodo arcaico (7000 a.C. -IOOO d.C.): Mogollón
tituida por caza de animales pequeños y aumento de recursos vegetales, cons- Hohokam y Anasazi (fig. 19). '
tituyendo la etapa arcaica que ll egará hasta aproximadamente el año 1000 a.c. .' Mogollón tiene asentam ientos sedentarios de casas peque ñas y chozas , al
y se caracterizará por grupos seminómadas con caza y recolección intensivas, 1~, lnc Iplo c~~ una vellltena, sel111excavadas y de planta ovalo circular, y un
incluidas especies marinas y lacustres. Hay uti lIaje en piedra, hueso, arcilla y lOco des pues lectangulal. A partIr del 1000 d.C. son ya casas sobre el suelo

70 PREHISTORIA TI
TEMA 2. EL NEOLíT ICO EN AStA, ÁFRlCA. AMÉRICA y OCEANíA 71
Fi gura 20. Artesanía de los Indios Puehlo.
,
Figura 18. Artesanía de América del Norte .
(fig. 20) retrasan su comienzo al 300 a.e. y quienes creen que es más tardío. Se
desanolla en las tierras áridas del sur de Arizona (desierto de Sonora). Hay cien-
con varias habitaciones . Son tos de Km de canales de riego, que se construyen aprovechando las aguas de la
pueblos montañeses con cul- región de Gil a Salt, y son ex pertos agricultores, que recogen dos cosechas anua-
tivos e n altura, que alm ace- les. Las casas son al principio de adobe y de planta cuadrada pluriramiliares, y
naban com id a e n nichos, más tarde unifamiliares con plantas ovaladas y rectangulares. Los enterramientos
recipientes y hoyos, dentro y se hacen en fosas cubiertas con tierra y grava, y en ocasiones en tinajas, y el rito
fu era de las casas , en donde funerario es de inci neración. Hay fi gurillas de arcilla y la cerám ica es clara, pin-
también enterraban a sus tada de rojo con moti vos geométricos y posteriormente antropomOlfos.
muertos, en posición f lex io- Los Anasazi, ocupan Arizona , N uevo
.r-- nada y con ajuar cerámico al México, Utha y Colorado, y los primeros
que se van incorporando, con poblados aparecen e n torno al siglo 11 a.C .
el paso del tiempo, adornos No ti enen cerámica pero sí una magnífica
de hueso y concha, c uentas cestería, de ahí el nombre de Cesteros que
de turquesa y puntas de pro- corresponde a los periodos más antiguos de
yectil. Hay metates, morte- los Anasazi, a los que siguen las etapas Pue-
ros y manos de mortero e n blo ( I- IV) ya desde el s. vw d.e. Estas comu-
piedra pulimentada; objetos nidades Pueblo tienen verdaderos poblados
de hueso y madera , prendas con casas de varios pi sos con hogares en el
Figura 19. El SlIroeste de América del Norte: de cuero y algodón , cestas y interior y en algunos casos depós itos subte-
Anosazi , J-1ohokam y Mogollón. una cerám ica denominada de rráneos -a modo de grandes cistas- para
" mimbres", por sus compli- almacenar grano de espec ies sil vestres; y
cados dibujos geométricos pintados sobre la arcilla. Posteriormente se incluirán hay caza, recolección y c ulti vo. Esta cultura
motivos zoomorfos: aves , conejos, ovejas e insectos, en negro sobre blanco. aporta nuevos culti vos , nuevas cerámi cas
(fi g. 2 1), tejidos de algodón y cambios nota-
Hohokam, al principio comparte características con Mogollón, y hay dudas
bles en los poblados que están construidos Figura 2 1. Cerámica Al/asaz;
sobre la fecha de su origen, establecié ndose c uatro periodos entre el 100 a.C.,
COn piedras. El de Pueblo Bonito domina el de Pu ehlo BonilO.
(d iscutido), y el 1400 d. e. Hay quienes, tras las excavaciones en Snaketown

TEMA 2. EL NEOLíTICO EN ASIA, ÁFRlCA. AMÉRICA y OCEAN íA 73


72 PREHISTORIA 11

cañón Chaco que se convien e en una importante red de caminos; su planta poblados, cerámica y cultivo de maíz. Siguen existiendo grupos nómadas con
tiene fonna de D con grandes muros curvi líneas y una muralla de cualro pisos "tipis", ti endas cónicas de cuero como vivienda .
que lo rodea, un patio central , almacenes y hasta 800 estancias.
Las zonas de la costa noroccidental y California se conocen como "tradi-
ción del desierto del oeste", con cazadores-recolectores nómadas o seminó- 3.2.3.3. El Ártico y el Subártico
madas con piedras de moler, puntas arrojadizas y objetos en hueso, madera y
fibras vegetales, y en las regiones menos áridas se pesca sa lmón y otros peces En estas regiones hay restos de presencia humana desde el 9000 a.c. , y un
de río. Los grupos costeros incorporan mariscos y pescados m31inos. Hay vasos mesolítico del 4000/3000 a.c. En el I milenio a.c. se inicia la tradición esqui -
de esteatita y una magnífica cestería, a veces adornada con plumas y conchas ma l, con sitios como lpiutak (Alaska) con más de 600 casas en hileras, de
y que se difunde desde su centro productor, el sur de California. Las casas son madera y que no superan los 6 metros cuadrados; y enteITamientos en sarcó-
de madera, semiexcavadas, en el norte, y en la costa se cubren a doble vertiente, fagos de troncos con muy poco ajuar. Se dedican a la caza y a la pesca, con
y la cerám ica se introduce por el suroeste. arcos y lanzas, redes y anzue los.
En la franja costera del Pacífi co, con bosques muy poblados hay grupos
hum anos desde el VII milenio a.c., con numerosos asentam ientos en las ca las
costeras y embarcaciones de troncos de cedro -con los que tambi én se cons- 4. Oceanía
truyen las viviendas- y excedentes aliment icios. Comercio de pieles y conse-
cuencia de ell o y de su fácil desplazamiento en embarcaciones, nacimiento de
una red de intercambios. La infOlmación arqueológica sobre estas regiones es bastante incompleta.
Si bi en Australia y Nueva Guinea , primero , y las is las de Nueva Bretaña y
Nueva Trlanda después, están habitad as desde hace 30000 años, no será hasta
el 2000 a.c. cuando se colonizan las islas de la Oceanía Remota: Nueva Cale-
3.2.3.2. El Este donia, islas Fiji, Hawai, Nueva Zelanda e isla de Pascua. Por lo que respecta
Comprende la zona entre las montañas Rocosas y el Atlántico , desde el
sur canadiense al go lfo de México y agrupa diferentes tradiciones en dos áreas
diferenciadas: los bosques orientales y las llanuras. En los primeros, a los caza- ,...

...-
~.
"_ U
dores-reco lectores del periodo arca ico, con algunos cultivos a fina les del ....,,..-
mi smo, les siguen cultivos hortícolas del I milenio a.C., y la verdadera agri- "" CII O"' f. '"
cultura desde fina les de éste y la cerámica aparece en torno al 2000 a.c., sin /~~
que podamos asegurar si fue un "invento" local o una importación de Mesoa-
mérica. Hasta el 1700 d.C. se han establecido cuatro etapas que se suceden y
a veces se solapan, y que se denominan Túmulos I y 1I, Y luego Templos I y tI.
-
En el primero aparecen las primeras sociedades mixtas de cazadores-reco lec-
tores y cultivadores de maíz; y en Templos I aparecen los primeros asenta-
mientos agrícolas estables con nuevas formas cerámicas y decoraciones pin-
tadas e incisas. En la etapa siguiente se expande esta cultura y se funden ambas
tradiciones.
La Cultura de Adena representa estas gentes en el valle de Ohio, y la de
HopewelJ continúa ésta aunque se extiende hasta Mississippi , e inclu so Mine-
sota. La Cu ltura del Mississippi , región de los grandes lagos y norte del valle
central del río tiene ya verdaderas ciudades con fortificaciones , cu lto al sol. ..
En las grandes llanuras desde el sur canadiense al centro de Texas hay dife-
rentes climas y, en consecuencia, diversas áreas culturales. Desde el I milenio
a.c. entran en las praderas agricu ltores de tradición Hopewell con pequeños Figura 22. Mapa de Oceanía.

74 PREHISTORIA IL TEMA 2. EL NEOLíTICO EN ASIA, ÁFRICA, AMÉR ICA Y OCEANíA 75


al periodo que nos ocupa, lo más representativo es la producción de hachas de demográfi co y cierta diversidad cultural. Los asentamientos pueden tener hasta
piedra pulimentada y el desarro llo agrícola en las zonas montai'íosas de Nueva 700 habitantes que se alojan en casas redondas de piedra. Sig uen los abrigos I
Gui nea y la elaboración y gran d ifusión de la cerámi ca Lapita en las islas de rupestres con plllturas y parece probable la ex istencia de rituales (lig. 23).
la Oceanía Remota (fig. 22).
Los cambi os que se produ cen en estas reg iones se orig in an de manera
autóctona, sin que esto im pli que q ue no ex istan contactos con el sudeste asiá-
tico ni que se nieguen las aportac iones de esta zona.
No ha bía agricul tura, ta l vez debido a la inex istencia de espec ies cult iva-
bles, pero también al régimen pluvial de la región que haría imposible un a
cosecha norm,a l, aunq ue pl anta ba n, en ocasiones, semillas de gramíneas o
esquejes de ralces, y usa ban el fuego para li mpiar los terrenos, permitiendo así
el creClllll ento de la hierba y arbu stos.
I
4,1, Australia
4.2, Nueva Guillea
En Australia, las di ferentes el evaciones y descensos del nive l del mar hasta
fina les del Pleistoceno, crearon un entorno natural en la zona costera de estua- En las zonas montai'íosas de Nueva Guinea (fi g. 24), cuando ll ega n los
rios, lagunas y plataformas rocosas, que ofrecía muchos recursos alimenticios, europeos en la década de los 30 del siglo xx vivían más de un millón de mon-
de los que son testimonio los concheros encontrados. En el interior del conti - tañese,s dedi cados a }a agricultura con cultivo de batata esencialmente, pero
nente, hacia el 10000 a.c., con el fin al del P leistoceno, la desecación de los tamblen de otros tuberculos, como el taro, hortali zas, bananas y caña de azúcar.
lagos hace que los asentamientos se concentren básicamente a lo largo de las La información más antigua sobre la hi storia agrícol a de estas zonas, se obtuvo
vías flu viales, zonas en las que se recogían semillas de mij o sil vestre. Existen en el yacimiento de Kuk, ubi cado en una zona pantanosa del Vall e de Wahgi,
inhumaciones y cremaciones, y en torno al IV milenio a.c. aparece arte rupestre que conserva restos de huertos y sistemas de drenaje de nueve mil años de anti -
y nuevos tipos de armas. Dos milenios después se desarrolla una red de inter- güedad. Se c~n serva n zanjas de hasta 2 Km de longitud y 3 m de profundidad,
cambi os de materi as primas y objetos de adorno, y se produce un crecllmento una de ellas lechada en el 7000 a.c. por C 14, y en ellas aparecen muestras de
una planta culti vada desde el 4000 a.C. Es casi seguro que el principal cul tivo
fue el taro, tu bérculo originmi o del Pacífico occidental y sudeste asiático. Otras
zonas de Nueva Guinea culti varon tierras pantanosas desde el 3500 a.c. Con

Mar de Bismarck

ISLA DE KDIL
• Q

Figura 23. O/~ielos de cultura material australiana. Fi gura 24. Región del Sepik. Nueva Guinea.

76 PREHISTORIA II TEMA 2. EL NEOLíTICO EN ASIA, ÁFR ICA. AMÉRICA Y OCEANíA 77


2

respecto a los animales, poco se puede dec ir ya que apenas hay datos, pero de crustáceos y ocasional captura de aves; y hay
al gunos creen que el cerdo pudo llegar antes del 8000 a.c., aunque no es una res tos de cerdos, perros y gallinas domésticos,
opinión muy aceptada. pero no de tubérculos como el taro y el ñame, que
También parece posible que en el 4000 a.c. estuvieran habitadas zonas e1el debieron de ser los alimentos básicos.
litoral de Van imo, así como la c uenca inferior del río Ramu y la medi a del La cerámi ca es hecha a mano y mal coc ida
Sepik (Papúa): cuevas de Lachitu y Taora, con objetos líticos y de pizarra, res- con formas de jarras, cuencos y platos, y deco-
tos de animales marinos y ten estres. De entre el 3600 y el 3400 a. c. , hay cerá- rada con motivos geométri cos impresos en la
micas lisas, incisas o con bordes dentados en Ramu; y entre el 4000-700 a.c., arcilla blanda, se cree que mediante sellos den-
incisas con líneas ondu ladas en la c ueva de Seraba. Es necesario mencionar tados aunq ue no se conserva ning uno de ellos.
una compleja red de intercambio de obsidiana procedente de Manus, en las Tambi én la hay li sa e inci sa, y en ocasiones
zonas del río Sepik decorada con rostros estili zados. En con cha de
almejas gigantes hay anzuelos, cuentas, colgan-
tes, brazaletes, pul seras y peladores de hortali-
zas; objetos de hueso, azuelas de pi edra pulimen-
4.3. Cultura Lapita tada (fig. 26) Y percutores, martillos, molederas
y limas en síl ex y obsid iana. Entre el 3000 a. c.
En las islas menores de la Oceania remota se ha identificado un tipo cerá- yel 1000 a. c. hay fragmentos de cuatro tipos de
mico que ha dado nombre a una cultura: Lapita (fig. 25) , con hallazgos en más tallas e n piedra, estatuillas y empuñaduras de
de cien yacimie ntos. Aparece, por primera vez, en la isla Watom , al norte de bastones, y hay también productos importados,
Nueva Bretaña, pero es Nen umbo, ubicada en la isla coralina de Ngava, la como los objetos en obsidiana del archipiélago
aldea mejor estudiada, de este grupo. Los yacimientos aparecen, por lo general, de Bismarck, y roca mi cácea de las islas d 'En-
en espacios abi ertos en el interior, o bi en en las regiones costeras y tienen una trecastea ux.
extensión de 500 m2 a 4.500 m2 • Estas gentes fueron sin duda los primeros Figura 26. Mano de mor/ero
colonizadores de estas islas y tal vez también los primeros habitantes de las de Lapita.
situadas al este de las Salomón.
Es casi seguro que llegaron a 5. Bibliografía
América del Sur, y sus descen-
dientes a Hawai, isla de Pascua y
Nueva Zelanda.
Bibliografla General
Se plantean problemas en tor-
no al Oligen de esta cerámi ca, así
FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, y. M. (2007) : Prehistoria: el largo camino de la
como los materia les en concha a Humanidad. Ed. Alianza.
ell a asociados, con respecto a si
son autóctonos o de importación VY.AA. (2007): Artes y Civilizaciones: orígenes, África , América, Asia y
asiática. Las casas son de estacas Oceanía. Ed. Lunwerg.
de las que se conservan los hoyos,
y paja, con hogares de piedra , hor-
nos de tierra y fosos subterráneos
para almacenamiento. En Nenum- Bibliografia Asia
bo aparecen restos de lo que debió
de ser una constTUcción de 7 x 10m, BELLWOOD, P y BARNES, G. (1995): " Agricultores de la Edad de Piedra
en el centro de la aldea, rodeada en Asia meridional y orienta l: agricultores, alfareros, pescadores y
de otras más pequeñas. Se ha navegantes", Atlas culturales de la Humanidad: pueblas de la edad de
Fi gura 25 . Cerámica de Lapita. documentado pesca y recolección piedra. Ed. Debate, tomo 4, Madrid, págs . 17-36.

78 PREfllSTOIUA 11 TEMA 2. EL NEO LíTICO EN AS IA, ÁFRI CA. AMÉRI CA Y OCEANíA 79


BorrON BEJA, F (2000): China, Sll historia y cultura hasta 1800, Ed. VV.AA. (,1995): "Agricultores del nuevo mu ndo: un regalo perdu rable de los
Co legio de México. Centro de Estudios de As ia y África. mdrgenas amellcanos al mundo", en Afias wlfurales de la Humanidad:
DEBAINE-FRANCFORT, C. ( 1989): Les grandes etapes de la neo!ifhisation pueblos de la edad de piedra. Edil. Debate, tomo 4, Madrid, págs. 57-75.
en Chino de ca . 9000 el 2000 av J.C. en AURENCHE, O y CAUVIN, VVAA. ( 1995): "Formas prehi stóricas de vida de los indígenas america nos:
l. (ed), BAR serie 5 16, pp. 297-317. recolectores y agrI cultores, cazadores y ganaderos", en Atlas culturales
GARCÍA BARRAGÁN, C. (2009): Japón. Ed. El País-Aguilar. de la J-fl/mal7ldad: Emperadores y Caciques. Ed i. Debate tomo 8
Madrid, págs. 79-9l. ' ,
VVAA. ( 1990): "Comienzos de la agricultura en e l sur de Asia". "De la caza
a la agricultu ra: el sudeste as iático". "De la caza a la agricu ltura: el este
de As ia" y "La Australia abori gen", en Mundos del Pasado, The 11mes,
Atlas de Arqueología. Plaza & Janes editores, Barcelona, págs. 88-93 y Bibliografía Oceanía
96-97.
ANDERSON, A. ( 1995): "La coloni zac ión de las islas del Pacífico: nave-
gantes y pescadores", Atlas cultllrales de la J-fll manidad: Emperadores
Bibliografia Africa y CaCiques. Ed. Debate, tomo 8, Madrid , págs. 37-4 1.
VVAA . (1990): "La Australia aborigen", en Mundos del Pasado The Times
CAMPS, G. ( 1974): Les civilisafions préhistoriques de /'Afrique du Nort et ~~c~;de Arqueología. Plaza & Janes editores, Barcelona, págs . 88-93 ;
du Sahara. Ed. Doin , París.
FERNÁND EZ MARTÍNEZ, V (1996): Arqueología Prehistórica de África. VVAA. (1995) : :'Exp lor:~dores del Pacífico: islas y montaña". "Austra lia,
Ed. Síntes is, Madrid . una trell a drferente ,en Atlas clIlturales de la J-fllmanidad: pueblos de
la edad de piedra. Ed. Debate, tomo 4, Madrid , págs . 39-47 y 114- 11 9.
MENÉNDEZ FERNÁNDEZ, M. (200 1): "El Neolítico en África" en Pre-
historia, tomo II (U nidades Didácticas) . UNED, Madrid. págs . 78-85.
VAUFREY, R. (1933): Notes sur le Capsien . L 'Anthmpologie, 1. XLIll , págs .
457-483.
VVAA. (1990): "Áfd ca: cazadores y pastores" y "El principio de la agri -
cultura en África", e n MlIndos del Pasado, Tile Times , Atlas de Arqueo-
logía. Plaza & lanes editores, Barcelona, págs. 94-95 y 11 8- 119.
VV.AA. (1995) : "Cazadores-reco lectores y agricultores en África". "El Uso
de plantas en el Sahara" en Afias cul/LIrales de la Hu manidad. Ed.
Debate, tomo 3, Mad1id, págs. 39-47 y 49-53 .

Bibliografia América

ElROA, J. l . (2000): "Mesoamérica y el área andina" en Nociones de Pre-


historia general. Edil. Ariel, Barcelona, págs. 290-294.
RIVERA , M. Y VJDAL, Mª C. (1992): Arqueología Americana. Ed. Súllesis.
VY.AA. ( 1990): Mundos del Pasado, The Times, Afias de Arqueología. Plaza
& Janes ed itores, Barcelona.

80 PREHISTORI A II TEMA 2. EL NEOLíTICO EN ASIA. ÁFRICA , AMÉRlCA y OCEANíA 81


2

Tema 3
EL FENÓMENO MEGALíTICO
Francisco Javier Muñoz Ibáñez

.. ESQUEMA-RESUMEN ..

l. Introducción .
2. Tipos.
2.1. Dolmen.
2.2. Menhir.
2.3 . Henge.
3. Algunas cuestiones sobre su ori gen y dispersión.
4. Principales áreas geográfi cas.
4. 1. Islas Británi cas.
4.2. Francia.
4.3 . Europa Septentrional.
4.4. Península Ibérica.
5. Simbolismo y significado .
6. Bibli ografía .

1. Introducción

El término megaliti smo, que procede de los vocablos griegos mega (fLqac; :
grande) y ti/hos (A.L80C;: piedra) , se emplea genéticamente en Arquitectura para
referirse a las construcciones en las que se utilizan grandes bloques de piedra,
es decir, megalitos. En este sentido, se pueden considerar elementos megalíti-
cos las pirámides egipcias o mayas, las murallas ciclópeas micéni cas o el Coli-
seo de Roma . No obstante, en Prehistoria esta palabra hace referencia a la pri-
mera arquitectura monumental conocida, que aparece desde el Neolítico en la
fachada atlántica europea y se mantiene hasta el Cal colítico. En muchas zonas
sus últimas manifestaciones coinciden con el desarrollo de las primeras comu-

TEMA 1. EL FENÓMENO MEGALÍTICO 83


nidades metalúrgicas. En esta reg ión , desde S uecia al sur de la Penín sula Ibé- 2.1. Dolmen
rica, pasando por Di namarca, Holanda, Alemania, Bélgica, las Islas Británicas
y Fra ncia, se adopta la costumbre de inhumar a los muertos colectivamente en E # s u n término deri vado del bretón que significa mesa (dol ) de p ied ra (men)
grandes construcc iones de pi edra denominadas sepulcros megalíti cos. No obs- . n oltugal se denomll1a anta y en Gali cia mámoa . Son monumentos me alí~
tante, estas ed ificac iones no se limitan a tipos funerarios, sino que existen otras tl cos dest1l1ados a entel1'al1llentos co lectivos. La ex istencia de vlllios indiviJuos
tipologías interpretadas como de tipo ritual o de carácter re lig ioso . de ntJO de una mIsma tumba no significa que fu eran enterrados todos a la vez
Elmegaliti smo, con enterramientos colectivos y templos realizados con o e n un corto pel'lodo de tIempo, como sucedería en e l caso de una epidemia
grandes piedras, también se documenta en e l Mediterráneo , desde el Egeo ~ un e~lfleJ1taml el~to ~J'~ado a gran esca la. Como OCUlTe en mu chas culturas
hasta la costa este de la Penín sula Ibérica , durallte el Neolítico Fina l y hasta a medida que los II1dlVlduos fallecen se van introduciendo en un mi smo con~
la Edad del Bronce, incluso con perduraciones y reutili zac iones posteriores tenedor fun e ral'lo . C uando e l
(ver Temas 6 y 7). No obstante, e l denominado " fe nómeno megalíti co" de be es pacio di sponible se agota los
ci rcunscri birse a la fachada at lántica. Este té rmino, acuñado por P. R. Giot y esque letos de m uertos anteriores
T. G. Powel , hace referencia a un territorio de s ustrato c ultural común, epipa - se amontonan para introducir los
leolítico, en e l que ante un estímulo ex terior, la nueva economía productora , nuev? s cadáveres. Es lo que hoy
surge el megalitismo. en dla conoce mos como "red uc- 1
ción de restos". En a lg unas oca-
Los sepu lcros colecti vos habrían sido una invención de las últimas comu- SIOnes, c uando e l in terior se ha
nidades epipaleoJíticas atlánticas: Tardenoisiense en Bretaña, concheros del Tajo preservado de saq ueos o profana-
en Portugal , Obaniense en Escocia, etc. Así, el mega lito se puede considerar un CIOnes, e l estudio de los huesos ha
" fósi l-guía" de las pJimeras culturas neolíticas aúánticas, con una importante demostrado la existencia de un
cont:ribucióll del sustrato indígena epipa leol ítico. Por lo tanto, e l megaliti smo cierto orden e n este amontona-
no es ni una época ni una edad, ni una cultura, sino simplemente una circuns- miento, qui zás para no perder e l
tancia común a diferentes grupos culturales de un mi smo momento. orden original de colocación.
Estas construcc iones, tanto de la región atlántica como de la mediterránea, Los dólmenes están formados
reflejan nuevos c ultos y concepciolles religiosas que se relacionan con una por una cámara funeraria , realiza-
incipiente jerarquización de los grupos del Neolítico Final , lo que algunos auto- da con grandes piedras verticales
res han denominado "sociedades complejas". Asimi smo, el aumento de los clavadas en la tielTa (ortostatos) ,
enfrentamientos por recursos básicos y/o estratégicos entre com unidades, hace que sopOltan losas que sirven de
que estas construcciones pudieran servir para reafi rmar la prop iedad de l terri- cubierta. En sus ini cios a lgunas
torio frente a otros grupos. pudieron ser de madera. Los ortos-
tatos pueden aparecer cubieltos de
grabados, sobre todo en Bretalia, y
con motivos esq uemáticos pinta-
2. Tipos dos. Abundan los motivos geomé-
tncos, los antropomorfos (interpre-
Aunque la diversidad ti pológica de las construcc iones megalíticas es muy tados como divinidades), y otros
grande, la mayoría de ell as se pueden incluir en tres categorías: elementos fi gurativos como hoces
yugos, hachas, zoomorfos, etc :
Enterramientos co lectivos: dólmenes de muy diversos tipos. Estas representaciones deben rela-
Menhires: aislados, alineam ientos y crómlech. cionarse con e l carácter fun erario 3
religioso y/o simbóli co de esta;
Henges: recintos ceremoniales característicos de las Islas Británicas. construcciones. Fig ura J. Principales o / JO,r¡ de dólmenes.
Temp los megalíti cos: característicos de l Medit erráneo centra l (ver Esta estructura pétrea estaba Dóln~en simple. 2: Dólmen de galería .
j :
Tema 6) . 3 : Dolmen de corredor (con bóveda
Cublelta por un túmulo, realizado
por apl'o,ú mación de hiladas) .

84 PR EHISTOIUA U
TEMA 3. EL FENÓMENO MEGALíTI CO 85
con un a ordenada dispos ición concéntri ca de anillos de pi edra, que actuaban Alineami entos de menhires : forman alineamientos rectilúleos de un a o
como contrafuertes, y tielTa. En ocasiones es tos anill os están fOlm ados por vari as fil as paralelas, que pueden alcanzar cientos de metros.
laj as pétreas inhiestas, como las que forman la cámara. Tienen un largo periodo
de utili zación, desde el Neolítico y a lo largo de todo el Calcolíti co. También, - O·oml ech: es un lénn ino gal o utili zado para denomjnar las construcc io-
se han documentado reutili zaciones esporádi cas de épocas posteri ores. Pueden nes megalíti cas r cali zadas con menhires. Estos se di sponen de forma
aparecer aislados o fo rm ando verdaderas necrópoli s con un gran número de cuadrang ular, CIrcular, rectangular, ova lada o en form a de " U" . Estas
estructuras se diferencian de los alineamientos, con los que frecuente-
sepulcros (fi g. 1).
mente van asoctados, por la dispos ición de los menhires. También se les
Ex isten cuatro mode los bás icos: denomina anillos o círcul os de piedra.
Dolmen simple : consta de una cámara cubi erta por un túmulo. También . Los menhires, sobre todo los alineamientos, se han relacionado con una
recibe el nombre de cofre o cista megalíti ca . funCión ceremol1Jal , como elemento visible de culto, o como lugar para rea li zar
Dolmen de galería o galería cubierta: la cám ara es alargada, a modo de observaCIOnes astronómi cas relac ion adas con el calendario agrícola. En
muchas ocasIOnes están asociados con dólmenes.
pasillo, es decir, está form ado por varios dólmenes simples adosados.
Dolmen de conedor o pasillo: consta de un pasill o de acceso, fl anqueado
por ortostatos, desde el exterior del túmul o hasta la .cámara. Una variante
de este tipo es el denominado tipo th%s, con cámara circ ular, a veces 2.3. Hellge
realizada en mampostería, y cubi erta por una fal sa bóveda hemi esféri ca
por aproximación de hiladas de pequeñas lajas o mampostería en seco. Son recintos ceremoniales que únicamente aparecen en las Islas Británicas.
Consta de corredor o dromos, cámara cubi erta con cúpuLa y túmulo que Son de pl anta ci rcular, elipsoidal u oval y están delimitados por bl oques de
cubre el conjunto. pIedra o ~ostes de madera y rodeados de zanjas y muros. Los más antiguos
Rundgraber: consta de una cámara rodeada de un círculo de piedras y a cuentan solo con un foso o zanja que delimita el área sagrada. PosteriOlmente
veces cubierta de un túmul o. van I11corpora~ldo grandes bl oques de piedra o menhires. En esta categoría se
Ulcluyen los tumul os circ ulares.
A éstos hay que añadir numerosas variantes regionales, como dólmenes
con vestíbulo, con varios corredores y cámaras, con cámaras compartimenta-
das, con con edores segmentados con pi edras simples o pelforad as, etc.
3. Algunas cuestiones sobre su origen y dispersión

La amplia dispersión de este fenómeno, que se documenta en la mayor parte


2.2. Mellhir de Europa salvo d sur de Alemania y valle del Danubio, planteó a los invesli-
gadores dos cuestIOnes fundal~ entales: dónde estaba su origen y a través de qué
Es un a palabra bretona que significa piedra (men) alargada (h ir) y que cammos se prodUjO su dlf uslOn hasta al canzar zonas tan distantes . Hasta hace
designa los monumentos megalíticos más simpLes . El menhir es un gran bloque relaLiv~mente pocos años, siguiendo una perspectiva difusionista, la mayOlía se
de piedra, alargado, en estado natural o parcialmente regulari zado, colocado decanto por un ongen en el Medi telTáneo oriental. El Megalitismo habría surgido
verticalmente sobre el suelo. A lgunos llevan decoraciones grabadas o esculpi- en las costas de Sma, Palestl11a y en el Egeo. Sigui endo a Gordon Childe se
das . Destacan las estatuas-menhir en las que en uno de cuyos lados se graban tomaron como referencia l?s th% i micénicos del Tesoro de Atreo, como pre-
rasgos fi sonómicos y decorativos: ojos, brazos, collares . Están locali zados cedente,s de algunas tl pol ogJas funeranas de la Europa atlántica. A partir de aquí,
sobre todo en la Bretaña francesa, donde pueden alcan zar los 20 m de altura y Se habnan extendIdo prunero por el Mediterráneo central y occ idental Francia
un peso de 350 toneLadas. Los ejemplares mayores conocidos actualmente il! Gran BI~etaña y después por las zonas más septentrionales. En este pI:oceso d~
situ, no sobrepasan los 10 m fuera del suelo. Su cronología es muy ampli a, lle- expansJOn por el Medlten áneo del nuevo ritual funerario hablían tenido un papel
gando hasta el 2000 a.e. También, dentro de esta categOlí a se pueden estable- fu ndamental los prospectores de metales durante el inicio del CaJcolítico.
cer diferentes tipologías:
Sin embargo, cuando se empiezan a datar medi ante el método del C 14 1as
- Menhires aislados. construcciones megalíticas de Bretaña, las Islas Britárticas o la Península Ibé-

86 PREHISTORIA O TEMA 3. EL FENÓMENO MEGA LÍTICO 87


rica se observa que son bastante anteriores a las del es te del MeditelTáneo,
M.ientras que en la fac hada at lántica los mega litos más antiguos se sitúan entre
el 4800 a.c. y el 4500 a,c' , e n el Egeo se ini cian en el ul milenio a,c' Incluso,
el Tesoro de Atreo, que durante mucho tiempo se tomó con el paradigma del
origen oriental del Megaliti smo, se data entre los siglos XIV y XIII a,c' Por lo
tanto, el fenómeno mega lítico, fruto de un sustrato indígena, aparec ió en la
rachada atl ántica y se ex tendi ó de oeste a este, Pero no se puede ncgar que
hubo otro mov imiento en sentido contrario desde el Mediterráneo oriental a
occidente, como demuestra, por ejempl o, la presencia en España de manufac-
turas del Egeo, aunque en un peliodo posterior.
La ex istencia de entell'amientos colectivos en esta región, aunque en fechas
posteriores, muestra que en la mayor parte del continente e uropeo se produce
un cambio en e l ritual funermio que probablemente está relacionado con nue-
H
vos cultos y transformaciones en el ámbito espiritual, pero también en el socio-
políti co, En el Egeo las cuevas artificiales, a med iados del cuarto mil eni o a, c', H
•i
f~~ 1
y los Iholoi, a partir de linales del mi smo, ambos con enterramientos colectivos, .'• •• •
son las manifestac iones de este cambio en esta zona, Cuevas artific iales con 1 ••f •
tumbas circ ulares de pequeño aparejo se documentan en la necrópol is de ••
Kephala, en la isla de Kea (Cícladas), Se sitúan en un momento posterior a
Dímini y anterior al Heládi co Antiguo n, También, en Zygouries (Peloponeso)
JO
hay enterramientos colectivos, que se extenderán por el Áti ca y Eubea, Para-
lel amente, en Chalandriani (Syros) aparecen tumbas circulares de piedra, a
veces rematadas con cúpula , pero raramente con más de un enteITamiento, Los
Iholoi de Plátanos y Koumassa, en la isla de Creta, son los que más se acercan
almegalitismo atlántico, Se fec han a mediados del lllm, a,c' , con techo cupu-
lar, precedente de los grandes Iholoi micénicos (fi g, 2),
El mi smo complejo de las cuevas artificiales se manifiesta desde el IV mile-
nio a,e. en el MediteITáneo central. Son muy simi lares a las del Egeo , y tradi-
cionalmente, sigui endo la línea orientalista, se consideraron sus herederas,
Algunos investigadores pensaron que eran contemporáneas o incluso anterio-
res. Las dataciones que en la actualidad tenemos demuestran que las sepulturas
colectivas de esta región son unos siglos más antiguas que las del Egeo, Por lo
tanto, parece claro que este nuevo ritual de enterramiento sigue un mov imiento
de difusión de oeste a este,
En Cerdeña, a inicios del IV milenio a,c' la Cultura de Ozieri ti ene más
de un millar de cuevas artificiales con ricos ajuares , Estos hipogeos tienen
varias cámaras imitando estancias palaciegas, Las paredes aparecen decoradas
con relieves y pinturas con discos solares y cuernos , Los cadáveres se depo-
sitan en el sue lo o en ni chos, Destaca el hipogeo de Ittiari y las denominadas
"tumbas de gigantes", como Limizzani, de planta rectangul ar en forma de
ábside precedido por un hemiciclo fontal formado por dos alas arqueadas, En
Malta y en la cercana isla de Gozo ex iste una prime ra fa se de enterramientos Figura 2.
Mapa de dispersiól/ de los pr;ncipales yacimientos megalíticos del cOI1{;nenre
colectivos en cuevas artificiales, como el hipogeo de Brochtorff (Gozo), data- europeo, seglÍn .!../. Eiroa 2010,

88 PREHtSTORlA TI
TEMA J. EL FENÓMENO MEGALÍTtCO 89
do en el 4000 a.e. Se construyó a partir de cuevas naturales transformadas
mediante la excavación artificial y grandes bloques de piedra que dotan al
conjunto de gran monumentalidad. Aquí se hallaron restos de al menos 63
individuos con un variado ajuar. Posteriormente se generalizan los hipogeos
funerarios y los templos megalíticos de planta trilobulada , como Ta 'Hagrat o
Hagar Qim (Malta) , alcanzando su máximo esplendor a partir del 2500 a.e.
con el hipogeo laberíntico de Hal Safli eni y los templos de Ggabtija y Mnan-
dra . A partir del 2000 a.e. se acaba esta tradición con la llegada de gentes de
la península italiana.
En el sudeste de la Península Ibérica a finales del v milenio a.e. , antes de
la Cultura de los Millares, hay construcciones de círculos de pi edra, sin pasillo
de acceso y tal vez descubiertos , con funciones funerarias, como Loma de la
Atalaya (Almería). Sus ajuares muestran cerámicas lisas, hachas pulimentadas ,
hojas y microlitos geométricos de sílex, evidenciando su carácter neolítico y
el origen local de estos enterramientos. Posteriormente, se dota de pasillo a
los CÚ'culos funerarios y están cenados en ocasiones con el procedimiento de
falsa cúpula. Aparece el mismo tipo de ajuar que la fase anterior pero con pre-
sencia ya de idolillos de hueso y piedra de inspiración cic1ádica, que represen-
tan una línea de influjos desde el Mediterráneo oriental. Figura 3. ,Gran tl.Íl17~¡/o megalítico de Newgrange: túmulo y detalle de la falsa
Clip lila (aruba) y losas grabadas (abajo). Foto: A. Mº MlI[¡oz.

Otro grupo importante es el de Boyne, situado al oeste del río del mismo
4. Principales áreas geográficas ~ombre, a 50 km al norte de Dublín. Los dólmenes más antiguos presentan
c~bleItas planas, que evoluc~onan a techumbres de aparejo reducido y falsa
Como hemos visto el Megalitismo se extiende por la mayor parte del con- cupula. Destacan por su magllltud los de Dowth , KnOlyth y Newgrange, datados
tinente europeo , pero nos centraremos en sus manifestaciones más antiguas , afmales del IV milelllo e llliCIOS del 111 l11ilenio a.e. Este último cuenta con un
fruto de un contexto cultural indígena . En los siguientes temas se analizarán tumulo de 85 m de diámetro rodeado por menhires de mas de tres metros de
ponnenorizadamente las construcciones megalíticas del ámbito mediterráneo. al,tllra, caSi todos grabados. El corredor, de 19 m de longitud, desemboca en una
camara de planta cruClfonne cubierta con falsa cúpula, con bloques grabados
en l~s .tres cabeceras. Esta decoraCIón presenta motivos con espirales, espigas
y zlgzags. La entl ~da, SItuada a 90 cm de altura, entre la cubierta y el corredor
4.1. Islas Britállicas lleva por un pasadIZO hasta la cámara. Está orientado de tal f01111a que la cámar~
se Ilumma con los pnmeros rayos de sol en el solsticio de invierno (fig. 4).
En lJ'landa los megalitos más antiguos se sitúan en la península de Knock-
En Inglaterra desde inicios del IV milenio a.C. aparecen tumbas con cámara
narea, en el condado de SI igo , en el noroeste de la isla. Se han localizado más proplamente megalítica y túmulos largos sin estructuras entelTadas. Estos últi-
de 40 monumentos: dólmenes simples, sepulcros de corredor y círculos de
mos, denomlllados " long barrows", están en relacionados con los auténticos
piedra. Uno de los más importantes es el dolmen de Carrowmore, cuya tumba
megahlos , ya que e ran entelTamientos colectivos y contaban con estructuras
nO4 ha sido datada en 4700 a.e. Tanto los asentami entos asociados a estas
de madera (megax!los) . Suelen estar flanqueados por fosos , de donde se extrae
construcciones como los ajuares -concheros de mejillones y ostras , candiles
la llena p~ra forn;arlos , y tien~n una longitud muy variable, entre 20 y 140111.
de ciervo o dientes de cachalotes- corresponden a grupos mesolíticos que
La maY~lla se sltuan en la reglOn suronental de Wessex. Uno de los más impor-
comienzan a dedicarse de forma incipiente a la cría de ganado. En algunas de
tantes es el de West Ke!Ulet, en el complejO megalítICO de Avebury con 113 m
las sepulturas se ha constatado el descarnado y la cremación previa del cadáver de long! tud. '
y prácticas de canibalismo (fig. 3).

TEMA 3. EL FENÓMENO MEGALÍTICO 91


90 PREHISTORIA rr
Los megalitos más antiguos círculos de menhires. FOlma parte de un gran complejo li tual , donde se han
aparecieron hacia el 3900 a.C y encontrado una gran cantidad de hachas de piedra pulimentada y del que forma
perduran hasta fmales del 1II parte el ya ci tado túmulo de West Kennet (fi g. 5).
milenio. En la costa del Canal de
la Mancha son algo posteriores,
en tomo al 3200 a.C Uno de los
grupos más importantes es el de
Severn-Cotswold, que se extien-
de por el c urso alto del Támesis
y el este de Ga les . Se caracteri za
por túmulos en forma de cuña ,
que cubren dólmenes de galerías
rectangulares, con entradas pre-
cedidas por un espacio semicir-
cular o patio ceremonial. Destaca
el megalito de Peniywyrlod , que
cuenta con'vaJias galerías cubier-
tas paralelas entre sí, cuyas entra-
das se alineaban en uno de los
lados mayores del túmulo . Asi-
mi smo, en la región de Wessex
hay galerías cubiertas, que llegan
a su esplendor a mediados del 111
milenio a.C, como en Windmill
......... ,..11....
_-••
..,..,../IHIIf
................ /11.: .......

Hill. """'''''''.AV.: "1.........


....... ....,.u.: ',.",.._

,-
...... .;

Figu ra 4. Conjunto megalítico de Knowth


y detalle de fa excavación del del corredor
En Escocia, en las zonas más --.'4-
.-
def gran cairl1. Foto: A. Mª M1II10Z . meridional es también aparecen
" long barrows". Cl yde-Carling-
ton es un de los focos megalíticos más antiguos, con galerías cubiertas bajo
túmulos trapezoidales o rectangul ares y una majestuosa entrada o patio en forma
de herradura. En el nOlte del canal de Caledonia, aparece una nueva tradIcIón
megalíti ca caracterizada por los sepulcros de cOITedor. De las simples cámaras
poligonales se pasa a los sepulcros de corredor largo, más evolucionados, con Figura 5. Recol1strucción del tLÍmulo de West Kennet
cámara compartimentada. Una valiante de éstos es el grupo de Maes Howe, con (Avebury. Wessex). Dibujo: Aerofllms LId.
amplias cámaras cuadradas construidas sin ortostatos y con aparejo de piedra
en seco, originario de las irlandesas del tipo Newgrange.
D urante la mayor parte dellll mileni o a.C . aparecen en las Islas Británicas Dentro ~e este grancomplejo mega lítico de Avebury se halla Si lbury Hill.
henges. Los más antiguos presentan solamente un fo so como límite del área Es un montlculo artifiCIal de J67 metros de diámetro y 40 de altura formado
sagrada, para progres ivamente ir incorporando postes de madera, menhIres o por creta y al:cilla extraídas de los alrededores. La cumbre es plana y ti ene 30
trilitos (dos bloques verticales que sujetan otro hon zontal) , aunque debieron metros de dlametro . POSIblemente la parte superior era redondeada, pero fu e
construirse durante largo ti empo. Uno de los más grandes es el de Avebury, en aplastado en la época medieval para proporcionar la base a un edifi cio defen -
Wiltshire (Wessex), del 3000 a.C El recinto, de 400 metros de diámetro, está SIVO. Es el mon:ículo hecho por el hombre más alto de la Prehistoria en Europa
delimitado por un fo so rodeado en la parte exte rior por un muro y en la l11ten or y uno de los mas grandes dell11und o. Su fun ción se desconoce aunque habría
por menhires . Tiene c uatro entradas perpend iculares. En el interior había dos que relaC Ionarla con las grandes edificaciones megalíticas de la zona.

TEMA 3. EL FENÓMENO MEGALíTICO 93


92 PREHISTORIA II
Cerca de Avebury se encuentra Durrintong Wa lls" tambien en, Wiltshire. hires enlazados por dinteles. Sobre su significado hay varias hipótesis, la más
Este henge datado hacia el 2600 a.e., presenta seIs cu'culos concentIl cos de aceptada es la que habla de un lugar de culto al sol. El eje principa l del círcul o,
ostes ue' robablemente soportaron un a techumbre de ma,dera. E l mayor de prolongac ión de la gran avenida, está orientado hacia el pu nto en que sa le el
lo
~1I0S ti!e metros de diámetro . Se han hall ado restos domestlcos que 1l1dl~an sol en el sol sticio de verano.
una ocupación permanente. Es probable que relac Ionado con este henge estu-
viera una residencia "señ01ial".
Sin duda, el más conocido y mejor estudi ado es el de Stonehenge (Wilt,s- 4.2. Frallcia
hire) y es donde mejor se pueden apreciar las (IIterentes fases de constIUCClOn
de e;te ti o de monumentos. Hacia el 3200 a.e. se fecha la tase ll1lC la~, en la
que ~e hiio un talud de tieITa, el gran foso circul ar de 100metros de dlaI~etlo
Los sepulcros de corredor de Bretaña, Normandía y Poilou-Charente a ini -
cios del v milenio a,e., son las tumbas megalíti cas más anti guas de esta zona,
ue delimita el espacio sagrado y el mlclo de la gran avenIda de acc,eso. ntl e
Estos sepulcros se presentan bien aisladamente o formando parte de complejas
ql 2900 C el 2600 a,e. aparecen las prImeras estlllctulas de madera, que
~erán su~;i~rdas por menhires entre el 2500 a.C, y el 2300, a.e. Se crea ,~n construcciones tumul ares con vari os de ell os, Estos últimos se conocen con el
nombre de cai.l11: grandes túmul os, generalmente de piedra , que pueden ll egar
doble círcul o de grandes monolitos de piedra, algunos de mas de 4 t~ne~das a contener más de diez dólmenes de corredor, Las cámaras son de pl anta cir-
de peso denominados "bluestones" (fi g, 6), Estos bl oques proceden b e el~ ­ cular o poli gonal , de paredes de losas megalíticas o de piedra seca, y cubiertas
broken; hire (Gales), situado a más de 300 km de dist,anc13. No se sa e SI e- planas o en falsa cúpula, prov istos siempre de largos corredores, e incluidos
aron por li eITa o por mar, pero su tra~sporte requerU'l a un trabajO COOldmado en el interior de cairns, de muy diferentes tamaños y tipologías .
~ una organización muy eficiente. La ultIma fase (2228 ~ .e.- 1930 a,e.)~ ya en
Bronce Anti guo (Cultura de Wessex) se levanta el seffi1clrculo de tnhtos. men- Aunque tanto en Poilou-Charente con la necrópolis de Bougon (Deux-Sér-
ves), de la primera mitad del v mil eni o a.e., compuesta por cinco caims con
dólmenes de conedor y donde se han recuperado más de 200 esqueletos, como
_'_"'_" _..----
-..- /~ .
....,
en Aquitania con el túmul o de Bernet (Gironde) los enterrami entos colecti vos
-- ....._ .. m .... ..
.,.,_
//1,.,'-1
~
están bien documentados, es Bretaña el foco megalítico más importante,
Así, en la isla de Guennoc (Fini stere) hay tres caims de morfología cua-
..
,/"'''' drangular y trapezoidal que contienen 12 dólmenes en su interior, datados en
el 4800 a.e. El cai.l11 n" 3, con seis dólmenes de corredor, presenta estelas antro-
I~,
/, pomorfas hincadas en el suelo, en el interi or de las cámaras circulares.
í I
En fechas similares (4800 a.e.-4500 a.e.) se fechan los sepul cros de Bar-
_"... _ • . , .t ___ .,(
/ nenez y Kerkado, tambien en Fi ni stere, El primero es un enorme cairn que se
_
J . ___
_ .. I';-.,.· .t(.. ___
.,-_. 't.,
fJ. . .. ,,~ \ - • .J. "',. .,.¡.._I...lO alza frente al mar, en un promontorio costero que domina el Canal de la Man-
,., • • _. ~.- •.• r. " ')._,." , _ .. _ _ .".
. , 'o .". , -.. . . . . _-:.:.t. cha. Tiene una longitud de 70 m, una altura de 9 m y una anchura es de 25 m
r~ ..•.• , en su parte occidental y 20 m en su parte oriental. En realidad está compuesto
,. ¡ .- , '" r _"'_UfiI .._...-_,_
:::.::::::: "
. _-- ,. '.
_ .. _ .. t.; _ _ _•
__o
,,~

.. por dos túmulos adyacentes. Primero se levantó un túmulo trapezo idal y más
. 1.......
~ .. __
/ - .. .....
,,"' ... ), -
::"'_.--
tarde, en una fecha no posterior al 4 100 a.C, el monumento se amplió cons-
truyendo un segundo montículo en el lado oeste del primero. El segundo túmu-
/ .. _ .. ,,- 7 lo se halla en una pendi ente, lo que obligó a levantar un muro de contenc ión.
I,¡, ............. _........
,I~''''- _.._.... --
/
Todo el monumento fue editicado mediante terrazas sucesivas de muros verti-
cales. Dentro del cairn hay 11 tumbas de corredor con fal sa cúpula por apro-
ximación de hiladas: 5 en el montículo oriental y 6 en el occidental. Todos los
accesos ex teriores a las tumbas se hallan en el lado sur. Una de ellas presenta
una arquitectura más trabajada que el resto, con una antesala abovedada pre-
cediendo a la cámara y separada de ésta por dos pilares ¡,,,.abados. Aunque se
Figura 6. Planta de Stonehenge, deta lle del semicírculo de t~'ilitos)' posible ruta utili za hasta la Edad de Bronce los ajuares más anti guos corresponden a la cul-
de transporte de las "bluestones". Dibujo: Aerofilms LId.

94 PREHlSTORlA Il
TEMA J. EL FENÓM ENO MEGALÍTICO 95
tura Chassey: cerámicas de só lo 90 cm en e l extremo orienta l. Las hileras no son rectas, sin o que describen

~." .."..,....,'...... ~; ~ ~ º?
.. . .....:.. .. . .:: ., .. base redonda, puntas de fle - una suave c urva hacia el noreste. El alineamiento de Kennari o posee 982 men-
cha de sílex y hachas de pi e-
~.::: : . ' ..·..·.,•.'.h
a.. . ... .....~- dra pulida . E l ph ác ido del
hires en 10 hileras que se extienden a través de 1,2 km. AqUÍ se hallan las pi e-
dras más grandes de Call1ac: la mayor tiene más de 7 m de altura. Los menhires
suelo ha degradado los hue- tambié n van di sminuyendo de tam año a medida que se aproximan al límite
. - .', - . - --- - - sos de los individuos ente rra- oriental. E l alineamiento de Kerlescan, al este de Kennario, consta de 540 pie-
.. ' dos, dillcultando su análi sis e dras , organizadas en 13 hileras de 139 m de ancho y 880 m de largo. En su
.
' . impidiendo un conoc imiento extremo occidental hay un crómlech de 39 menhires (fig. 8) .
- . . _. --- ------_.------ -" . adecuado al respecto . Kerka-
, . ~'.'!.~ Q o O,: ~':
Durante el IV mil enio a.C . prosigue la con stru cc ión de dó lmenes de co-
do es un dolmen de corredor
o;;~:· _:~]) rredor bajo cairns; pero ahora son más grandes y complejos. Además de usar-
con túmulo circular y cámara
"
':.' . .:::' cuadran gular (fi g. 7) . se pi edras de mayor tamañ o, las plantas se complican apareciendo las formas
.','
cuadradas con compartimentación interior, los dólmenes con tran septos, en los
Estos dólmenes de Breta-
.. ...... ,
". -._- ..... _- -- _.".- ña proporcionaron las prime-
que se añade n ábsides y cé lulas lateral es a las cám aras y corredores , y los
monumentos en los que la cámara incrementa su tamaño a ex pensas de la dife-
ras fechas que permItieron
.... '... ".
demostrar la mayor anti güe-

2 y,,(·. .SJ. .:· \ dad dél megaliti smo de la


fachada atlántica fre nte a las
manifestac iones del Medi-
ten áneo oriental y central.
Algunas lajas de Barnenez y
Kercado ti ene n grabados
iguaJes a los de los menhires
de la zona, hachas, arcos, on -
dulaciones, con lo cual estos
monolitos se pueden datar en
fechas similares .
En re lación con e stos
cairns, en torno a la bahía de
Figura 7 . M egalitismo de S retaña. ] : Gran tqmulo M orbihan, hay un gran nú -
de Sainl M ichel (CarnaL). 2: Sep ulcro COI? camara mero de menhires, tanto ais-
cubierta por aproximación de hiladas de la Isla de Carn lados, como alineamientos Y
(Fll1Isti!Je). 3. Dolmen de Kelkado (CO/n a!) 4: Dolmen cl'ornl ech. Entre los primeros
de Mané Kel /On al 2 (C", nal) y de/alle de la estela
IOhada Dolmen de COI redOl de í le Longue (MOl blhan) destaca . el gran m ellhir de
g Locmanaque r, de 2 1 m de
altura y más de 35 0 toneladas de peso que se supone que fU,e uti~zad~ COl~~
centro visible de c ulto, y el G igante de M am o, con una ,altUla de ~n: oS; e:'_
neamientos más importantes son los de Call1ac: Le M~nec, KeJ malla y . .
M énec está formado por 1.099 me nhLres dLspuestos en 11 hll elas
Iescan. Le 1 l' . t tá flanqueado en
de lOO m de ancho por 1,2 km de largo. E a meamLen o es , .
sus dos extremos por crómlech s. El crómlech oCCIdental esta compuesto pOI
· . Y IUI'de \00 m El crómlech ori ental está muy detenorado. Las
70 men h nes · l ' los
piedras situadas al oeste son las más grandes, llegando en a gunos cas~ s a , . Figura 8. Menhir de C/¡amp Dolent en Do! de S relagne (arriba)
4 m. Su tamaño va reduciéndose a lo largo de l alineamiento hasta a canZaI y alineamientos de Carnac (ahajo) . Foro A. Mª Mui1oz .

TEMA 3. EL FENÓMENO MEGA LÍTICO 97


96 PREHISTORIA LL
longitud. Se ha podido determinar que la losa de cobertura de la Table des Mar-
." lanta con el corredor dando lugar a las largas p1antas en "V" , chand en Locmmiaquer, donde también aparece el grabado de un bóvido, está
renclaclOn en p , " d S . . M' 'h I
que prefiguran las galerías cubiertas. Este sena el caso de e a~nt I C e relacionada con la losa de Gavrini s. Igualmente lo está la losa de cobertura del
(Morbihan) con un gran túmulo de 2 17 m de largo por 59 m de ancho. dolmen del túmulo de Er Grah, situado también en Locmariaquer. Las tres
Entre ellos destaca el cairn de Gavrini s, una pequeña isla en el Golfo de Josas, si se unieran nuevamente, cons tituirían un único menhir original con
Morbihan , erigido a comienzos del IV !nilenio a.e. Su ~bandono tuvo lugal una altura de unos 14 m. Se cree que fue uno de los menhires que antaño se
durante el último tercio del mismo. Ellumulo llene un dlametlO de 50 111 Y~na erguían junto al "Gran Menhir Caído" en Locmariaquer, reutilizado tras des-
altura de 8 m. Los muros de conleflción estructuran la masa ele pledlas I S~ plomarse fortuita o intencionadamente. La mayoría de las losas verticales que
puestas a modo de escamas alrededor elel dolmen mterlor,. formando gl andes forman las paredes del corredor están decoradas con grabados, en los que se
escalones regulares. La cámara, a la que se accede tras un con edOJ ele 14m ele distinguen una gran variedad de figuras: escudos, cruces , hachas, yugos , ser-
largo es cuadrangular. El suelo del conedor está compl etam~flte adoqu:nado pientes, signos en "U" y fonnas geométricas (arcos, espirales). Cada losa deco-
con '¡eelras planas. Una piedra a modo de umbral separa la camal a del cone- rada está completamente cubierta de grabados (1Ig. 9).
dOIPLa
.
losa que cubre la cámara pesa 17 toneladas y en su cara supellOJ mueds-
. d 28 bóv Ido de 2 111 e En un momento avanzado del I V milenio a.e. se con struyen tumbas en
tra grabados que represefltan un gran yugo e , m y un ángulo, en las que el corredor, mu y largo, se dobla a mitad de camino form ando
un codo. Son los denominados sepulcros "en escuadra".
Con Neo lítico reciente, hacia 3500 a.e., las costumbres fun erarias evolu-
cionan , No se construyen más dólmenes de corredor, aunque los ex istentes son
reuti Iizados. Aparece una nueva tipología que permite aumentar el número de
cuerpos depositados: aparecen dólmenes de galería muy largos cubiertos por
túmulos ovalados y estrechos. La generalización de las galerías cubiertas no
só lo se da en Bretaña o Normandía, sino que se extiende desde el bajo Loira
hasta Bélgica, con ramifi cacion es hacia el norte y el sur, enlazando con el
megalitismo nórdico y el pirenaico occidental respectivamente.
En el sudeste de Francia, en los alrededores de Al'lés, existen hipogeos o cavi-
dades excavadas en el suelo con cubiertas de lajas, como osarios colectivos. Des-
taca Fontvieille, de planta crucifOlme con dos pequeños ábsides que flanquean
la cabecera. También tiene gran importancia las pseudogalerías cubiel1as del
Aude: dólmenes de cámara rectangular con corredor muy largo, del 2700 a,C. A
lo largo de todo el Calcolítico, todos estos monumentos seguirán en uso, como
prueba el hipogeo de Roaix o Les Croltes (Vancluse) , datado en el2150 a.e.

4.3. Europa Septentrional


En las latitudes más septentrionales del continente aparece otro foco mega-
lítico en tomo al mar Báltico, sobre todo en los Países Bajos y en el sur de la
Península Escandinava. Se caracteri za por sepulcros de corredor y galerías
cubiel1as como las de Zealand o Funen en Dinamarca y Stavie en Suecia. Estos
eflterramientos se datan a partir del 3500 a.e. y se mantendrán hasta el Bronce
Antiguo, sobre todo en el sur de Suecia.
Hay tumbas anteriores que ya son ya megalíticas pero no colectivas, son
Figura 9. Entrada al dolme/1 de Gravinis (arriha) y detalle los denominados "Iangdysser" o túmulos largos delimitados con bloques de
de Ll/W de las losas grabadas (ahajo).

TEMA 3. EL FENÓMENO MEGALíTICO 99


98 PREHISTORlA TI
res aparece "el ídolo-placa alentejano": ídolo rectangular de pizana, profusa-
piedra, en c uyo interior hay varias cistas dolménicas. Estos entenamiento~
mente decorado con incisiones geométricas dispuestas en retícula o damero.
individuales sirvieron a algunos mvestlgadores para ,plOponel u~ onge~ de
Son piezas planas de silueta rectangular de tamaño medio, entre 10 Y 5 cm de
meoalitismo en el norte de Europa. Pero cuando, los lan~dysser s~ datalOn
en hr primera mitad del IV milenio a.e. , se descarto esta teona la sel mas leclen- longitud, y a veces modificadas en uno de sus extremos para representar esque-
máticamente una cabeza. La materia prima habi tualmente utilizada es la pi zalTa,
tes que los bretones o portugueses. ya que ofrece de fOITna natural las superficies planas y, en menor medida, la
cali za, que necesita un mayor adelgazamiento pero es más resistente a las frac-
turas. Cada inhumac ión contaba con su correspondiente ídolo, lo que faci li taba
su recuento. En la zona de Reg uengos de Monsaraz, el Anta Grande de Olival
4.4. Península Ibérica da Pega, es uno de los mejores ejemp los de sepulcro de este momento. Cuenta
con un ajuar de más de 50 ídolos-placa y una ri ca industria de piedra ta ll ada
El foco más anliguo de la Penín sula Ibérica se encuentra,en el área atlántic~ con hojas, cuchillos 'j puntas de base cóncava con retoque invasor. El Anta Gran-
orruuesa. Los primeros dólmenes tienen un a cronologla cas; tan anti gua de do Zambujeiro (Evora) es el megalito más grande de Portugal, presenta una
p
como glos bI'etones'. 4700 a .C . - 4600 a .C . Se trata de .clstas
.' megahtlcas no' muy . enorme cámara poli gonal que alcanza los 6 m de altura y un corredor de acceso
grandes cubi ertas por túmulos,con entelTamientos mdl v ldu~1es o UI: mtl~, el o de 15 metros. Relacionado con este dolmen se sitúa el crómlech dos Almendres,
'd de e llos nunca osanos grandes. Los ajuar es estan fOlmado s pOI
ree1UCI o , ..
mlcrolrtos , .cos d e tl'adlcIÓI'
geo¡netn
a unos 12 km al oeste de Évora. Tiene varios recintos, uno de ellos formado por
~'es círculos de menhires, de unos 18 m de diámetro, y otro ovalados de 43,5 m
epipaleolítica (concheros del Muge-
de eje mayor por 32 m de eje menor.
Tajo) junto a cerámicas lI sas y, a la
almagra , lo que denota el caracter La última fase del megalitismo portugués, como en el sur de la Península,
local de los mismos. Los más repre- se circunscribe al Calcolítico. Aparecen tumbas con dos modalidades: ¡holos,
sentativos de esta primera fase sería parecidos a los del sudeste, y cuevas artificiales con largos corredores .
el de Marco Branco (Santiago do
En Galicia y la Comisa Cantábrica se mantiene en líneas genera les una
Cacém), con un enterramiento indi -
evolución similar a la pOltuguesa, aunque con cronologías de inicio más recien-
vidual , y el anta 10 de Herdade das
tes. A lo largo del último tercio del v milenio a.e. aparecen túmulos, de tamaiio
Areias (Reguengos). HacIa el 4500
todavía reducido, con un diámetro medio 12 m y una altura media de 1 m, que
aparece la cámara de planta subrec-
contienen dólmenes de cámara poli gonal ; como se puede observar en Chan da
tangular, con conedor estrecho y un
Cruz (Valadouro, Lugo) datado en el 4300 a.e. Solo un caso, Cotogrande 1
enterramiento colectivo co n un pe-
(Vigo), con una estructura consistente en una losa plana colocada oblicuamente
queño conjunto de inhumac~ones. En sobre una inhumación y apoyada por un lado sobre el suelo y por el otro en
los ajuares aparecen tamblen puntas pequeñas piedras, permite pensar e n e ntelTamientos individuales. A partir del
de aletas y pedúnculo y placas de IV a.e. hay un incremento de la diversidad formal pero también del volumen
pizarra perforadas con decoración. de cámaras y túmulos. Continúan construyéndose monumentos de cámara sim-
EnU'e otros se documenta en Palhota ple, ahora de notable tamaño, lo que ll eva a pensar en el enterrami ento colec-
(Santiago do Cacém), Poc;o da Gatei- tivo; y aparecen los primeros dó lmenes de corredor. Uno de los más impor-
ra y Gorgi nos 2 (Reguengos de Mon- tantes es el dolmen de Dombate (Cabana de Bergantiños, La Coruña). Se
saraz), Carapito (A guiar da Belra ) y constituye en la primera mitad de l I V milenio y la cámara a fin ales de ese
Orca dos Castenairos (Vila Nova de mismo milenio. Fue utilizado en diferentes épocas y se ev idenció un uso que
Paiva) (fig. 10). va desde el año 3800 a.e. hasta el 2700 a.e., momento en el que se clausura
Hacia el 3000 a.e. hay un alarga- el monumen to . El dolmen , de cámara simple y de pequeñas dimensiones,
mi ento desmesurado de los pasi 1I0s, quedó oculto bajo el túmul o de un posterior monumento de corredor, mayor y
dando lugar a magníficos sepulcros más complejo. En el límite ex terior de la zona de entrada al monumento una
de corredor, que en el AlenteJo son hilera de veinte pequeños elementos de bulto redondo, muchos de los cuales
considerados los mejores exponentes presentan rasgos antropomorfos, marca el umbral del monumento y delimita
Figura 10. Anta Grande do Zam?ujei/'O en. el espacio fun erario y tal vez sacro. Todos son de fabricación local pero su
del Neolílico portugués . En los ajua-
Évora (arriba) e ídolo placa alel1leJal1o (abaJO).

TEMA 3. EL FENÓMENO MEGALÍTICO 101


100 PREHISTORIA 11
forma y decoración nos rem iten en la cultura material y en las bases de subsistencia, orientadas sobre todo a
al sur peninsular, a las placas de- rec ursos marinos. Tras el comienzo del Neolítico pasarán a ser fundam ental-
coradas aJentejanas. Parece tra- mente teITestres y basados en la ganadería.
tarse de una reelaboración local Es ev idente que la mayor parte de los monumentos megalíticos tienen un
de esta iconografía. En é l se des- papel funerario y religioso, como santuarios o lugares sagrados, y posiblemente
cubrieron grabados y pinturas fueron centros de cu lto. E l cambio en e l ritual de entenamiento, inhumaciones
tanto en los ortostatos verticales , colectivas, y los nuevos motivos iconográficos que aparecen en los megalitos
como en los ortostatos del suelo , revelan una transformación en el mundo espiritual , es dec ir, un a nueva con-
que fueron protegidos por la tie- cepción religiosa. Pero la gran inversión de trabajo y tiempo necesarios para
rra . Estas pinturas son negras y construir estos monumentos plantea también un cambio en la organización de
rojas sobre un fondo blanco, que sus constructores y otorga un valor social y simbó li co añad ido a los mi smos.
al igual que los grabados son de
difícil interpretación. Parece que A partir de 1960 se trató de profundizar en las causas de la génesis del
los constructores de estos sepul- mundo mega lítico. Una de las principales teorías , que se mantiene en la actua-
cros monumentales preparaban la lidad , es la propuesta por e. Renfrew. Según este autor, los megalitos serían la
superficie de los ortostatos con manifestación de un comportamiento de preocupación tenitolial en sociedades
caolín , utili zando como aglutI- segmentarias de pequeña escala, bajo situaciones de presión demográfica. Las
nante la leche para posteriOlmen- sociedades segmentarias se componen de pequeños grupos independi entes,
te ser pintados (fi g. 11 ). autos uficientes y de similares dimensiones, que no se subordinan a una entidad
mayor con control político y económico. Por lo tanto, estas construcciones no
Desde e l 3600 a. e. aparecen tendrían un papel puramente funerario o cultual , sino que de limitarían e l espa-
solo dólmenes de corredor. Du- cio oc upado por cada grupo. Comparando las dimen siones del túmulo con las
rante el plimer tercio del 111 mile- de la cámara en numerosos megalitos, se llega a la conclu sión de que el incre-
nio (2800 a.e. - 2700 a.e.) desa- mento del primero no conlleva un mayo r espacio fun erario y que, conforme
parecen las utilizaciones primarias se desalTolla e l fenómeno, se van eri giendo mayores túmulos que tendrían la
de los monumentos de conedor, es intención de fijar la atención de los individuos vivos.
dec ir, solo hay reutilizaciones y en
muchos casos los ajuares mues- El centro del territorio de cada grupo seria e l lugar cons iderado más impor-
tran elementos campanifOlmes . tante, tanto si su uso se 1iga a la deposición de los difuntos , a fi estas comunales ,
Aunque el enterramiento. bajo a intercambios ceremoniales de regalos o a cualquier otro acto simbólico y ritual
Figura 11. Dolm en de Dombofe (Cabano túmulo pervive, la vieja SOCiedad importante. Así, los megalitos tendrían este papel de centros tenitOlial es. Se
de Berganfiños), estado en que se ellcol1trab~1 neolítica, y con ella los monumen- convertirían en la única referencia fij a para estos grupos con hábitats de escasa
(arriba) y l11L1sealización del mO/llIl11ento (abajo). tos propiamente megalíticos, desa- entidad y construcciones ligeras, que desarrollarían un poblamiento di sperso o
FofO Miguel Arfime. parecen ahora defmitivamente . una vida nómada o relativamente móvil , con ocupaciones de corta duración ,
agricu ltura itinerante y ganadelÍa no estabulada. Sólo en la fase final del mega-
litismo, en elw milenio a.C. y ya durante el Ca lcolitico, se asiste a un aumento
en la sedentarización y al aprovechamiento de ti eITas antes menos explotadas.
5. Simbolismo y significado
En la mi sma línea, R. C hapman justificó la necesidad de esta expresión
Cada grupo megalítico atlántico es producto de ~na cultu~'a regional espe- externa en un contexto de presión por la ocupación de las mejores tierras . En
cífica y posee su s propias particularidades arqultectomcas o funCIOnales. PelO los telTitorios atlánticos la presión sobre los recursos pudo ser una consecuen-
es innegable que hubo lazos de unión entre todos estos centros aunque este cia de la incorporación de nuevos intereses económicos, con nuevas exigencias
ti o de construcciones se empezaran a reahzar e n fechas dlfe¡ entes. POI lo territoriales. A lgunos autores defienden también e l aumento demográfico o
ttnto , es muy probable que el grado de comunicación en;re las diversas con~u~ una paulatina reducción del territorio costero como consecuencia de la tras-
nidades de la costa atlántica fuera mayor de lo que cabna pensa! POlf su de;a gresión marítima, y sin otra posibilidad de expansión territorial que las tierras
d del interior, que probablemente tampoco estaban desocupadas. E n otras áreas
Hallo tecnológico. Ya desde el Meso lítico se puede ver una CIerta um OIml a

TEM A 3. EL FENÓMENO MEGALÍTICO 103


102 PREHISTORIA II
donde el megaliti smo aparece, a veces, entre comunidades ya neolíticas, como 6. Bibliografía
Andalucía o Cataluña, la situación de presión se plantearía a partir de mayores
densidades de población y de opciones sociales y económicas , como la vida
en poblados sedentarios y la adopción de sistemas económicos más rentables. BELLIDO, A. Y GÓMEZ, J. L. (1 996): "Mega liti smo y litual funerario ."
Homenaje al profesor Manuel Fernández-Miranda. COl71plllllll71 Ex tra 6
Las tumbas colectivas también pudieron jugar un papel de elemento aglu- (T): 141- 152.
tinante y red istribuidor entre los diferentes grupos que colaboraron en su cons-
trucc ión , reforzando los lazos de solidaJidad . Esta función no tiene porque ser BlNANT, P. (1991 ): La Préhistoire de la Mor!. Les Prem ieres Sépullures en
Europe. En·ance. París.
incompatible con su uso como marcadores tenitoriales. Por lo tanto, serían un
elemento de reorganización social que pellniti ese formar grandes equipos de BRTARD, J . \ 1995): Les Méga!ilhes de /' Europe Allanliqlle. Architecll.Ire el
trabaj o para efectuar determinadas tareas del ciclo agrícola mediante la crea- arl jllnerCl/re (5000-2000 avanla J .-C.). En·ance. Pa ri s.
ción de linajes estables. Funcionarían como mecanismo integrador y organi-
BUR ENHULT, G. (1993 ): Los conslrllClores de megalilos de Europa
zador del grupo de parentesco, mediante las reuni ones que se efectuarían en
OC~'f(lel1lal (4800-2800 a.C.). Piedms, lumbas y lemplos en el liloral
las tumbas, dentro de un complejo ritual de entelTamiento. La mayor parte de ullunl/co. CIrc ul o de lectores. Barcelona.
los dólmenes se sitúan en llanuras con suelos ligeros y bi en drenados que per-
miten la agricu ltura con tec nología de azada. En algunos monumentos los BURENHULT, G. ( 1984) : The archaeology 01 Carrowmore: environmel7lal
poblados debían estar próx imos a ellos, ya que cerca han aparecido artefactos urchueolagyand Ihe megalilhic Iradilion al Carrowmore, Co. Sligo,
líticos y cerámicas au sentes en los ajuares funera rios. h elc/I1d. Tnstltute of Archaeology. Estocolmo.
Otras teorías ven en los monumentos megalíticos la plasmación de los con- CAUWE, ,N .. (1997),: Les morls en mouvemenl. Essai sur /' origine des riles
fli ctos internos de una soc iedad que empieza a no ser igualitari a. El Neolítico lune/{/~res megahllllqlles. En O Neolítico Allál7lico e as orL,es do
y la nueva economía productora sería el origen de la desigualdad social. En Megaht/Slno. UllI versldad de Santiago de Compostela. Santiago de
las sociedades de cazadores-reco lectores complejos del meso lítico atlánti co la Compostela
supervivencia estaba garantizada por una economía de ampli o espectro con
CHA\;vtAN, R ;,W. ( 1981): "The emergence of fonna l disposal areas and the
una importancia cada vez mayor de rec ursos estáticos. Pero las prácticas agrí- plOblem of megaht!1Jc tombs". En R. CHAPMAN, 1. A. KINNES Y
colas y ganaderas necesitan una gran cantidad de trabajo acumu lado de forma
K. R ANDSBORG (eds) : "The archaeology 01 Demh". Cambridge
permanente: siembra, recolección, trilla , pastoreo, etc. En muchas ocasiones UnlversJly Press. Cambridge
el resultado fin al puede depender de condiciones extelllas como sequías, inun-
daciones o plagas. Esto va a generar grupos más " ricos" y numerosos que otros. COONEY, G: (1990): "The place of megalithic tombs cemeleries in Ireland "
En este sentido, los monumentos megalíticos tendrían su origen en un culto a Anllqully, 64: 74 1-753. .
los antepasados, cuyos descendientes se benefi ciaron de su trabajo. Las pri- CRIADO, F. (1989): "Megalitos, espacio, pensam iento" Trabajos de Preh;s-
meras tumbas megalíticas con enterrami entos individuales o de muy pocos lona , 46: 75-98.
cadáveres, como las portuguesas, corresponderían a los fundadores de estos
clanes fami liares que habrían tenido más éxito, iniciándose una primera dife- DELlBES DE CASTRO, G. ( 1986): El megalilismo ibérico . Cuadernos
renciación social. Las tumbas colectivas representarían un intento del resto de Hlston a 16. Madnd.
grupos menos afortunados de combatir esta división social. GALLA~, A. (2006): Les Sociélés Mégaliliques. Pouvo;r des Hommes,
Alrededor del 2500 a.e. se dejaron de construir monumentos megalíticos, Memo /re des Morls. Presses Polytechniques et Universitaires
cuando la metalurgia empezaba a expandirse y a transformar los esquemas Romandes (PPUR). Lausanne.
sociales e ideol ógicos. Es posible que los nuevos modelos de soc iedad jerar- GUILA I!"E,. J. (Ed. ) ( 1998) : Sépultl.lres d' Occidel1l el Geneses des
qui zada, las primeras sociedades de jefatura, empezaran a destacar lo indivi- Megallllusmes (9000-3500 AVCl/1/ notre Ere). En·ance. París.
dual sobre lo colectivo. La generali zación de las tumbas individuales hace que
los megalitos destinados a contener entenami entos grupales pi erdan su signi- GUILAINE, J. (Ed. ) (1999): Mégalithismes de I'Allanlique a /' Elhiopie.
ficado. Probablemente la re li gión también experimentó una evo lución a raíz Sem/na/re c/u College de France. Enance París.
de los nuevos descubJimientos tecnológicos, fomentada por nuevos intereses JOUSSA,UME,. R. (2003) : Les ChCl/pel1tiers de la Piare. MOl1umenls
políti cos, que supuso el fin definiti vo del carácter ideo lógico de los megalitos. Mega htlllques dans le Monde. La Maison des Roches. París.

104 PREHISTOR IA 11
TEMA 3. EL FENÓMENO MEGALÍTICO lOS
MUÑOZ, A. Mª. (20l11): "El megalitismo en la Península Ibérica" . Spal , iO: Tema 4
18S-i92.
PATION, M. (1994): "Neo1ithisation and megalith!,c origms in N.orth -
Western France: A regional interactlOn model . Oxt01 d JOUl11al of
El ARTE RUPESTRE
Archaeology, 13 (3): 279-293. POSTPAlEOlíTICO
RENFREW C ( 1981): Introduction: the Megalith Builders of Western
Europe. Antiquity and Man . Essays in honour of G. Damel (l D. EN lA PENíNSULA IBÉRICA
Evans ,B. Cunliffe. C. Renfrew, ed.). London.
RENFREW, C. (1983): "Arqueología Social de los monumentos megalí-
ticos", Investigación Y Ciencia, 88: 70-79. Sergio Ripoll López
RENFREW, C. (1983): The Megalitlúc Monum ents of Western Europe.
Thames & Hudson. Londres.
RICHARDS , l (2005): Stonehenge. English Heritage. Londres.
RODRÍGUEZ, A. (1997): O neolítico atlántico e as oiúes do megalitismo .
Universidad de Santiago de Compostela. Sanllago de Compostela. • ESQUEMA-RESUMEN ,.
SHEE, E. (1981): The Megalitlúc Art of We stern Europe. Clarendon Press, 1. Introducción .
Oxford. 2. El arte lineal geométri co.
SHERRATI, A. (1990): "The genesis of megaliths: monumentalitY'"ethnicit y 3. E l arte macroesquemático.
and social complexity in Neohthlc north-west EUlope . WOIld 4. Di stribución geográfica del arte levantino.
Arc/weology, 22 (2): 147-167. 5. La facies levantina.
VllLOCH, V. (2001): "El emplazamiento tul11ular como estrategia de co~,­ 6. El problema de la cronología de la faci es levantina.
figuración del espacio social: Gabc13 en la Plehrsto!1a Recrente . 7. La facies esquemática.
Complutum, l2: 33-49. S. La facies de los petroglifos gallegos.
9. Perduraciones y otros problemas.
10. Bibliografía.

1. Introducción

Tras el larguísimo episodio del arte rupestre naturali sta caractelÍstico del
los últimos horizontes culturales del Paleolítico Superior y con posibles raíces,
hasta ahora desconocidas , en él, en las serranías ori entales plimero y luego en
todo el territorio peninsular aparecen en tiempos postpaleolíticos unas mani -
fe staciones de arte rupestre de una gran originalidad.
El enlace o la relación entre el arte paleolítico y el postpaleolitico está por
demostrar. Las diferencias entre ambos son muy grandes y las semejanzas se
limitan a algunas convenciones técnicas. Hoy en día es admitida sin discusión

TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLíTI CO EN LA PENíN SU LA IB ÉRICA 107


106 PREHISTORIA rr
la edad postpaleolítica del arte rupestre naturali sta de la España oriental que bién podrían considerarse de este arte. Hace algunos allos se discutió el ._
recibe el nombre de Levantina . Pero no se ha avanzado poco -e incluso han blema ?e s. a lguna~ d~ las represe~taci ones del abrigo alicantino de La S~.'~a
surgido nu evos problemas- respecto a su cronología relati va. Tampoco es se pod,an cons.de.a. como geometncos, pero existen al gunas diferencias ya
mucho lo que se ha adelantado en el estudio de la problemáti ca cronológica q~e ~anto !.as, fi guras an~ropomOlfas como los icleomorfos geométri cos son dc
de las etapas pictóricas que, desde siempre , se han situado en la Edad de los l11',ll'cado calacte. ~urvlIll1eo, m.entras que en el arte lineal -geométrico son rec-
Metales. tJllI1eos. En Aragon aparecen los signos lineal geomét.i cos en los abrigos de
Las antiguas denominaciones de ar/e levantino y arte esquemático, todavía Laba.ta y Barfa luy en el bamll1co del Río Vel'o (Huesca) y tambi én en Los
Chaparros de Albalate del Arzobi spo (Teruel). '
en uso, pl antean el probl ema de fijar una frontera -en realidad inexistente- en
lo que sólo son facies de una misma etapa. Por ell o se va admi ti endo cada vez
más la denominación arte postpaleolílico. En conjunto se trata de etapas evo-
luti vas de un arte expresionista que va del naturali smo y de la estilización de
lo <<levantino» hasta la síntesis y abstracción de lo «esquemático». Dichos nom- 3. El arte macroesquemático
bres hay que reservarlos para los dos grandes ciclos del arte postpaleolítico.
Sus diferentes etapas cu brirían un largo periodo de la Prehi storia penin sular I ¡¡En un moment.o pre~io, po<;o preciso, al arte levantino también encontramos
que va desde un Epipaleolítico Final o un Neolítico muy antiguo hasta momen- e amado al te macro~squemat. co que se caracteriza por sus grandes fig uras
tos muy avanzados de la Edad de los Metales. Mientras que la facies levantina huma~1as y los serpe~!Jfollnes y meandnfolllles verticales que raramente de
cubre toda la parte oriental de la Penínsul a, la esquemática está presente en la .~p. esent~,n en pos,cJOn h?lno~tal. En 1980, año de su descubrimiento, fueron
casi totali dad de la misma. Ilama,da~ macro-~sque.~~t.cas ' por Mauro S. Hernandez, aunque tambi én son
conoc.?as como hguras estdo Petracos" (fig . 1). Otros investigadores como
También hay que contar con ciertas evoluciones locales y con la ex istencia F. Jorda le llamaron a.te contes- '
de enclaves particul ari zados. Ejemplos de ello los tenemos en el núcleo del tano y J.E. Aura Tortosa arte
Río Vera (Huesca), en los fri sos pintados de Las Ba/uecas (Salamanca), en el lineal-figurativo. Es horizonte
fri so de La Laguna de la Janda (Cádi z) y abri gos de su comarca, o en las sor- artísti co es exc lu sivamente un
prendentes manifestaciones del llamado arte macroesquemático de la provincia arte rupestre ya que hasta el
de Alicante. Habida cuenta de estos y otros casos singul ares y del conocimiento momento actual no se han ha-
cada vez más pormenorizado de los siti os de ci ertas regiones - por ejemplo , llado soportes muebles y por
las provincias de Soria y de Salamanca- se van abriendo nuevos caminos para otra parte está circunscrito a las
establecer los cuadros, que cada vez estarán más próximos a la rea lidad de la tien as al icantinas de la comal'ca
evolución estilística, cultural y cronológica de unas form as artísti cas muy pecu- de la Marina Alta, en las sierras
liares. de Aitana, Mariola y Benica-
del!. Se encuentra infrapuesto
en dos estaciones: Abric J de La
Sarga y Abric IV del Barranc de
2. El arte lineal geométrico Benialí al arte levanlino poste-
nor (fig. 2). t0f'
,.
El arte linea l geométrico fue definido por el recientemente fall ec ido pro- El conjunto del Plá de Pe-
fesor J. Fortea a partir del conjunto de arte mueble de la Cueva de la Cocina, tracas (ALicante) se encuentra a
hallado por el mi smo en sus excavaciones, que asociaba a los momentos final es
del Epipaleo lítico geométri co, inmediatamente previos a su neoliti zación.
Hasta ahora no se ha podido documentar si existen este tipo de representacio-
la entrada del Barranc de Malafí
y está constituído por numero-
sas cenajos en el que los p,;me-
- ---
- ~.

nes sobre soportes fijos, es decir en las paredes de cuevas o abrigos, limitán- ros agri cultores del v milenio Figura l . Escena de dos anrropom01fos
dose su presencia a plaquetas de distintos tipos. Las fi guras antropomOlfas y a.e. dejaron una muestra de su abrazados característicos del estilo
los motivos geométricos se presentan mediante trazos rectilíneos, en especial sensibilidad artística, que está «macroesquemólico» descubierto en el Abrigo"
del Barranc de /'/17[em (Fleix, Alican/e).
las retÍCulas y zig-zags, que se encuentran infrapuestos al arte levantino tam- compuesta por distintos tipos
(Sefilín M. f-Iemández).

108 PREHISTORIA 11
TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLÍTICO EN LA PEN íNSU LA IBÉRICA 109
. 1
,,
*
HUESCA
e2

31
21_ 13! 14
18-1ge 52
-.
22·30 17. 15-16
--
32-40 53-54- "
.,43-45 55-63
41-42 *
CUENCA 46 e TERUEL 7]e
64 - 1-

* 47. 51 */''''"''C<',

7':-76
77 e
Figura 2. Líneas paralelas formando un meandriforme, localizado 88-90 e e 78-82
en la Cava de La Sarga en Aleoy, Posiblemente se trate ALBACé~ e 83-84 e 85
e 91
de representaciones de LIno río o de agua. 92¡f4 87
e e
95. 102 _ 103
104

de figuras humanas, motivos geométricos, y otros motivos inconexos . Pero la


característica fundamental de este horizonte artístico es el gran tamaño de la
fi guras de donde viene su denominación. e
107-109
En diversos yacimientos de la zona se han encontrado cerámicas impresas
con cardiul11 edule, una técnica propia del primer Neolítico, que reproducen cla-
ramente aquellas fi guras rupestres (cerámica cm·dial). Los elementos más signi-
ficativos proceden de la Cova de 1'0r (Alicante), la Cova ele La Sarsa (Valencia)
y un pequeño fragmento procedente ele la Cova de las Rates Penaes (Valencia) y Figura 3. Mapa de la (~i.:lri!JlIci?11 de los abrigos de la facies levantina del arte
por lo tanto podemos situar este horizonte mtístico en el v milenio a.e. posfpa/eo/lflco pel1fnslI/ar. (Modificado de A. Be/frán).

núcleos principales, remitiendo para su descripción y conten ido detallados a


4. Distribución geográfica del arte levantino las obras que se cItan en la bibliografía.
. En la zon~ septentrional se van estud iando los magníficos hallazgos, ya
La facies levantina se extiende desde las provincias de Lleida y Huesca citados, del RIO Vero (Huesca) - Arpán, Colungo, Quizáns , Villacantal, Fuente
hasta la ele Almería y penetra hacia el interior, hasta las serranías de Cuenca- del Tlll~ho , etc.- que 1I1cluyen representaciones paleolíticas, levantinas y
Ternel y Albacete. Dentro de dicho espacio, los abri gos pintados se encuentran esquematlcas que ?yudan a comprender ciertos problemas cronológicos y de
en zonas montañosas, aunque debió ex istir alguna forma paralela de arte - ~ecuenc ra rconograflca. En la provmcra de Lleida, destaca el también citado
acaso sobre materiales perecederos- en las regiones llanas. En el año 1998 tras ab.lIgo de Cogul , lIlteresante por la evolución cronológica de sus pinturas y
una larga negociación entre diversas Comunidades Autónomas, la UNESCO grabados y pOI la eXIstencIa de mscnpclOnes grabadas en escrituras ibérica y
inscribió en la li sta del Patrimonio Munelial al Arte Rupestre del Arco Medi- latma a~caJca que demue~tran que en el lugar se sigui eron realizando ritos hasta
terráneo, al que se está tratando de incorporar las estaciones descubiertas en el comIenzo de la roma11lZaCIÓn (fig. 4).
las senanías gaditanas (fig. 3). Se citarán a continuación únicamente los

TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLíTICO EN LA PENíNSULA IB ÉR ICA 111


110 PREHISTORIA 11
grupo ele guelTeros elanzando. En la misma provincia de Caste ll ón se ubi can
los dos grupos más importantes de la facies levantina: La Casul/a (Ares del
Maestre), con once abrigos, y La Val/torta (Tirig y Albocásser), con gran núme-
ro de cav idades pintadas (fig. 5). Los frisos de La Gasu ll a - Cueva Remigia y
los di ez covachos de El Cingle-, presentan movidas escenas de cacerías de
jabalíes, grupos de guerreros, una escena de ejecución, un arquero atacado por
un gran toro, graneles bóvidos asaetados, un bail arín alrededor de un brujo dis-
frazado ele toro, un sorprendente jinete con casco, etc. M uy cerca está e l abrigo
de Les Dogues que tiene representada una pequeña batal la con los con tendi en-
tes en tamaño miniatura. En La Vall torta hay complejos grupos dc figura s
hum anas -en El Civil, por ejemplo-, una impresionante escena de caza al ojeo,
desgraciadamente muy estropeada -Cova de/s Cavalls-, grandes ciervos, un
empe nechado jefe guerrero asaetado - La Salladora-, etc. (fig. 6).

Figura 4. Conjunto de las figuras Y grahados del ahrigo de Cogl~1


(Les Garriglles, Lérida) (seglÍn M . Alma!5ro 8asc", 1952). No es/(ln
representados los grafitos lbencos JI '(/lIl1o~).

En el bajo curso elel río Ebro, sobre


ambas márgenes, se hall an los conJu,n-
tos ele Tivi ssa, El Perell ó, Vanelellos,
UI/deeona y La Cenia . En el Bajo Ara-
gón turolense, entre muchos otros, son
elignos ele mención los abngos ele los
elos núc leos ele Alaeón (El Mortero y
Cerro Felío), el abri go de Val del Char-
co del A ~lIa Amarga (Valelea lgorfa), el
de A lcai'ne y los va rios de la z<:na de Figura 6. Característico arquero levantino en posición de carrera
Santolea-Ladruñán. En este ultlln o )' disparando su gran arco. Se localiza en el abrigo castellonense
lugar el arquero de «El Torico» es una del Rocó de NCflldo (SeglÍn R . lIi,ias).
bella figura que vIste zaraguelles, lleva
una bolsa co lgada en el costado y sos-
tiene sobre el hombro un haz ele fl echas De particular relevancia son los abrigos pintados de las serranías de Alba-
y un arco complejo (ele tres curvas). SI nacín y Cuenca. En la primera de dichas comarcas, el gran arte naturali sta de
al personaje se le atribuye una altura de los orígenes de la fac ies - en los bellos fri sos de Prado del Navazo y de La
1,65 m. , el arma debía alcanzar una lon- Cocinilla del Obispo-, enlaza con la facies esq uemática (covacho de Doña
gitud de casi dos metros. E l arquero Clotilde, en las cercanías de aquellos). En los citados en primer lugar y en otras
tiene a cada lado una fIgura de mUJer. cavidades de la mi sma zona abundan las fi guras zoomorfas de color blan co
Fi gura 5. Vis/(l de conjunto En el Maestrazgo, el conj unto de -por ejemplo en el Barranco de las Olivanas O en Las Tajadas de Brezas-,
del Barranco de La Val/torta Morel/a la Vel/a contiene curi osas re- que, de esta forma destacan sobre el soporte rojizo de las areniscas del «rode-
(Tirig, Castel/ón) en la zona donde no». En el Barranco de las Olivanas se representó un personaje barbudo, toca-
presentaciones de aves o insectos y un
se localiza La Cava deIs Cavafls.

TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLÍTICO EN LA PENíNSULA IBÉRlCA 113


112 PREH ISTOIUA 11
do con una especie de sombrero de copa y e l interior del cuerpo rayado (segu- riormente por F. BenÍlez
ramente una decoración corporal pues exhibe el sexo), que anda pausadamente Mellado. Para Breuil sirvió
hacia la izquierda y sostiene en sus manos el arco y las flechas. En la mi sma de base para su teoría de la
comarca de Alban·acín hay también algunos grabados, unos naturalistas, como evolución estilística de este
el ciervo y el équido de Fuente del Cabrerizo, Oabsolutamente abstractos como arte. Los calcos de F. Bení-
ciertos cruciformes, aparte de los ya citados de BaLTanco Hondo (fig. 7). tez sirvieron a E. Hcrnán-
dez-Pacheco para la prime-
ra demostración de la edad
postpa leolítica de los con-
juntos levantinos. Para Ner-
pio hay que señalar la pre-
senCia , en estrecha relación
de frisos levantinos (bell o~
ciervos de La Solana de las
Cavachas) y esq uemáticas
(fi g. 8). Esta distribución
geográfica, esbozada a gran-
des rasgos, acabada con
unas pocas figuras <<levanti-
nas» en la provincia de Al- Figura 8. Cuadro shuético de la evolución de las
mería, donde, en cambio, es .J?::mas de Ic~s fi,gu/'as humanas desde el periodo
fr~cue ntc la pintura esque- das lco el; (a lacles levantina a las extremas formas
esquema fl cas del Bronce Final. (según E./ÚpollJ.
matlca.
Seguramente estos conjuntos pictóricos tenían un valor recordatorio o con
memorativo de grandes cacerías o de acontecimientos de I .' ... ~
Figura 7. Prado de las Olivanas, Tormón, Teru el. CielllO tanto, en la mterpretación elel signifi cado ele las imá n a vI~a ti Ibal. POI
pintado en tita plana, sohre el que se ha repintado
un toro, modificando las palas y añadiendo
aunql uet no se puede desca rtar por completo un fa~~OIe~Tld;g\~~~~~~¡'gli~vSaonIUtlaan'
los correspondientes cuernos. VIC en de
eciones e en e l arte. paleolít"
amplio t" d ICO-, pal.ece c Iaro que se está ante unas representa- -
sen 1 Oconmemorativo, acaso con el carácter de una .
dedexv atas . Las pmturas nos informan sobre una sociedad de cazaelo:·eess~euCylea
En Valencia hay que mencionar el covacha de la Cueva de la Arw1a (Bicorp), VI a 1lustJan con gran riqueza
líticos». " y en l·d que so' 1o se rastrean escasos rasgos '«neo-,
en el que, junto a las consabidas escenas de caza, se pintó una figura humana
encaramada a unas cuerdas que, con una bolsa o recipiente en la mano, recoge
la miel de una colmena silvestre - un agujero de la roca-, mientras las abejas
revolotean a su alrededor.
En la provincia de Albacete deben ser destacados los conjuntos de Alpera 5. La facies levantina
y Minatec/a y los numerosos abrigos de la zona de Nerpio y Moratalla . En
Alpera, en la llamada Cueva c/e la Vieja el conjunto está centrado por un hom- 190!i:J arte/'6:~tl:e ele la España oriental fue identificado por primera vez en
bre de buen tamaño coronado por un enorme penacho de plumas. A su alrede-
dor se desarrollan una serie de escenas y figura s sueltas, entre las que llaman
que ;eP~~s~Ub~í~ee71~~~.i~~r~~~1~odg~I¡«(if~~~)í
Al b . 1 . t· ..
(pTerURel)H
' casi al mismo
uguet y C. Rocafort
tiel~po
~loS ugales ueron lllmedIatamente estudiados por el abate H B· ' ·1 .
01 .
la atenc ión unos toros que fueron repintados como ciervos, una cacería con el
auxi lio de pelTas , y dos mujeres al parecer en amable coloquio. El gran fri so ~~ev~ad~s en las págmas de la rev ista L' Anlhropologie. Desde en;on~~~llo~
de Minateda (Agramón), es un verdadero paümsesto , desgraciadamente muy centenSa~:~I~~~!,se ploslgulelon a buen ntmo y en la actualidad se acerca al
estropeado, pero que fue minuciosamente calcado por el abate Breuil y poste- o de luga¡ es -ele deSIgual Importancia- con pinturas de este

114 PREHISTORIA 11 TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLíTICO EN LA PENíNSULA mÉRlcA 115


tipo Por sus descubrimientos e investigaciones deben ser citados , dfStU~S del
nes fonnan escenas o composic iones. En efecto , los arti stas de la faci es levan -
tina desc ubrieron la composición y, junto con ella, el movimiento con un gran
de a' uellos los nombres de E. Hemández-Pacheco, H. Obermaler, . o om;-
nas ¡, Wel~,ert A. Duran Sanpere, 1.B . Porcar, M. A lmagro Bas~ ' :l J~lda,
Ri '011 T O;te o, A. Beltrán, M. A. García Gumea, 1. Fortea, _. maglO
sentido dinámico. Hay que atribuirles , asimismo, un concepto muy original de
la fi gura humana , siempre esti li zada y sujeto principal de las escenas repre-
~'orb~a, Baldenou, R. Vi.iias, F Piñón , M. Hemández y 1. Gama del Toro,
V. sentadas. En al guna rara y dudosa ocasión hay fi guras que tienen la silueta
parcialmente grabada. Recientemente se ha hallado en el Barranco Hondo de
entre otros muchos. Temel un conjunto de arte levantino que tiene la característica de haber sido
Las pinturas de la facies levantina se hallan siempre en cov~:hos y abrigos realizado exclusivamente con grabado lineal muy fino y somero. También en
rocosos mu abiertos siendo las figuras vIsibles a la luz del dl3. E;decu, no Castellón se encontró en el año 200 1 otro conjunto de grabados posiblemente
se trata de u~ arte lI'o¿lodítico como 10 es generalmente el del paleolllllcO SutPle- levantinos e n el Abric d'en Meliá que se caracterizan por su pequ eño tamaño.
, nor Para realJzar as se u 11-
zaron pigmentos minerales Las representaciones zoomOlfas levantinas conesponden siempre a anima-
-rojo , negro y blanco en les que vivían en un clima templado análogo al actual, siendo los más abun-
diferentes tonalidades- cuya dantes los toros, los ciervos y los capri nos (fig. 9). En la fase más antigua, las
naturaleza es indicada por imágenes se presentan de forma estática y aislada , muy naturalista. Después
los análisis espectográficos, se esti li zan, van ganando movimiento y se pasa a la agrupación en escenas. En
y un 'excipi ente orgánico las venatorias abundan las largas hileras de las huellas de las pezuñas de los
desconocido, acaso grasa anima les. Esta es la fase levantina clásica. Tanto en ella como en las anteriores
animal , clara de huevo u y posteriores es de rigor la lateralidad de las representaciones animales. Más
orina; algunas veces se ha tarde, por un progresivo ah ano de los detalles , de la estili zación y el semina-
hablado de la utilización de tura lismo se pasa al esquematismo (fig. 10).
sangre, pero hoy en día no
hay ningún análisis que lo
certifique. Su aplicación se
hizo con finos pinceles, se-
guramente fabricados con
plumas de ave o pelos de
animales. La técnica em-
pleada es casi siempre la
tinta plana (figura completa-
mente cubierta de color) y,
con menor frecuencia , la
línea de contorno de la si-
lueta y diversos tipos de tra-
zos en el interior. Por 10
común , las figuras son de Figura 10. Distintas posiciones que adoptan los cuadrúpedos en el arte
pequeño tamaño (10 cm de levantino del Barranco de la Val/forta. A: heridos. B: despeñados
altura media las humanas ; o muer/os. C: olras posturas (SeRLÍn R. Vi;:la s).
pero tambi én hay grandes
Figura 9. Animales que aparece}~. prepresentados ~1_1 el representaciones de an1lna- La figura humana levantina se representa siempre de una fOlma estilizada
arte levantino . A. Cabra del abn c de la Cabra Fenel. les que pueden ll egar a tener característica, con un vigor y sentido del movimiento sOlvrendentes. Los hom-
B. Ciervo dela Cañaica de! CalaJ'. C. Tor~ ~eI cOI1.Junt? 60/70 cm. de longitud , como bres van armados con arcos y flechas , llevan gorros o penachos de plumas y
de Las Sojadillas. D . .Tabalí de Cava Renllgw. K Sarna ocurre con algunos de Alba- otros adamas; visten unos calzones parecidos a los que en la huerta valenciana
del Prado Tornero. F. Caballo del abngoPrIIlCIpal de rracín). La característica fun - son ll amados «zaragüelles» o aquellos que llevaban los vaqueros en las clásicas
Minateda. G. Lobo de la Cueva de la VIej a. H . Coneja damental es que estas imáge- películas de Oeste americano --que en aquellos tiempos serian unos pantalones
del conjunto de Las Sojadillas.

TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLÍTICO EN LA PENÍNSULA IBÉRICA 117


116 PREHISTORI A 11
de cuero anudados debajo de las rodiJlas-, que servían para prolegers~ de la BREUIL BOSCH PERICOT ALMAGRO RIPOLL JOROA
vegetación espinosa de las montañas en las que practicaban sus cacen as. E n AURIÑACIENSE
las escenas de combate los hombres van desnudos (fig. 1J). Las mUjeres se
re resentan con e l pecho al descubierto, visliendofaldas acam~anadas muy GRAVETIENSE

la;'gas (comunes con las de algunas figuritas f~menmas del Neoltlico medIte- Ii-S_O_L_ -I_-1.P.
UT_R_EN_S_E+--4....... "6
?
rráneo) . Las escenas son principalmente c megel1cas,aunque las hay que [etle: MAGDALENIENSE MI da
? 7
jan actividades soc iales tan extremas como danzas, ejecucIones e mc\uso com
MEsoLfTICO
bales entre dos grupos de contendIentes como e n Les Dogues.
NEOLfTICO

EDAD DEl BRONCE

EDAD DEL HIERRO


• .~ !
,
Figura 12. Cuadro con las posiciones de diversos investigadores
respecto a la cronolog ía del arfe postpaleolífico peninsular expuestas
en el simposio de Wartensleil1 (Austria) en 1960. (SeglÍn E. Ripoll).

Aquella polémica giraba principalmente sobre los siguientes puntos: exis-


tencia o no de fauna extinguida en e l tem31i o de la facies levantina; semejanzas
estilísticas y técnicas con el arte pal eolítico; la paleoetnología que re fl ejaban
las imágenes; los paralelos con e l arte africano; etc. El pretendido sincroni smo
del arte de las cavernas y e l levantino se basaba, en esencia, en la idea de una
convivencia en la península durante e l Pal eolítico , de un grupo cu ltural «fran-
co-cantábrico» y otro «capsiense». A los descubrimi entos de arte propiamente
paleolítico en el centro y sur de la península, considerados como «infiltracio-
nes», vinieron a s umarse los hal lazgos de los yacimientos de E l Parpalló ,
Mallaetes, Cueva de Ambrosio y airas, que destenaron la idea de que en Espa-
Fi gura 11. Cinto de las Letras en Dos Aguas, Va/~ ncia .. Representa- ña pudiera existir algo parecido al Caps iense norteafricano.
ciones masculinas con sombreros planos y Jalde/fin pOI tando OI GOS.
A la derecha se distin gue l./l1aftgu rafemenino con una larga melena. Demostrada la edad postpal eo lítica, convenía entl'ar en los problemas de
la cronología re lativa. Sobre la evolución estilística de la facies levantina, E .
Ripoll elaboró en 1960 un sistema que aú n es válido en sus líneas generales,
aunque adolece, sin duda, de un «evolucioni smo» demasiado estric to que no
6. El problema de la cronología de la facíes levantina tiene en cuenta de manera sufic iente las persistencias y las evo luciones locales.
En s íntes is dicho sistema es el s igui ente:
Sobre la cronología paleolíti ca establecida por e l abate Breuil desde 1908 . { l . Periodo antiguo (toros de AlbaITacín) .
para la «provincia de arte rupestre levantino» insinuaron dudas a partIr de 19 15 A) Fase naturahsta
2. Periodo reciente (ciervos de Calapatá).
algunos investigadores españoles. ~ero la primera slstematI:a,clOn de las Ide:~
para defender la eelad postpaleohtlca ele esle art,:' la leailzo E. Hel1lández B) Fase estilizada estática.
Pacheco en su monografía ele la Cueva de la Arana (l?24). A paItl~ de, 1939
C) Fase estilizada dinámica (o clásica).
fue principalmente M. Almagro Basch qUIen defendlO la crono,:ogIa b.dja en
numerosos trabajos menores, pero en particular en su monogJ afIa del fu so de D) Fase de transición a la fa c ies esquemática.
Cogul. En el simposio de Wartenstein (1960), poco antes de mom B~'euJI a_(hru~
Desde el punto de vista cronol ógico-cu ltural, A) correspondelÍa a una pobla-
tió como cierta una parte de la argumentaCIón de los JIlveslIgaelOles espanoles
ción epi pa leolítica de cazadores con algunos ati sbos de neolitización (proba-
(fig. 12) .

TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLÍTICO EN LA PEN íNSU LA IB ÉRICA 119


118 PREHISTORIA 11
blemente de 7000/6500 a.c. a 4500 a.c.); levantino en e l Gravetiense para alcanzar su apogeo en la etapas epigravetiense
I \ B) y C) habrían vivido la plena acultma- y magdaleniense, extinguiéndose e l naturali smo en el Epipaleolítico y conti -
ción neolítica, con la práctica de a~ncul­ nuando la esquematización en e! Neolítico y en la Edad del Bronce. L. Pericot
Epopaleol iuco

«J 1
tura de azada y pequeña ganadena que
fue penetrando hacia el intenor desde el
litoral; luego , D) sería paralela a la c!1!u-
lo haría anancar en un a fase muy imprecisa, vinc ulada con e l Epigravetiense
y el Magdaleniense, para alcanzar el Neolítico, en el que, co inc idi endo con la
aparición del arte esquemático, se ex tinguiría, siguiendo éste a lo largo de la
NeotillCO c¡¡.dlal
sión de la primera metalurgw (Calcoltll- Edad de l Bronce hasta la Edad del H ierro. M. A lmagro supone un origen meso-
ca ). Esta hipótesis que acaso adolece de lítico para el arte levantino, que evolucionaría posteriormente a lo largo de!
excesiva simplicidad, fue trazada hace Neolítico, siendo e l arte esq uemáti co propio de la Edades del Bronce y de l
NeohllOO mediO más de un cuarto de siglo y ha sIdo reco- Hiena, con características propias en cada una de las dos etapas.
gida, de forma más o menos ap;oxlm~da, A. Beltrán pensaba e n la importación duran te el Eneolítico de factores artís-
por otros autores. A tal propo~llo cab~ ticos procedentes del Mediterráneo oriental que no encontraría ningún arte
Neolillco tinat
recordar las posIcIones de vallaS especla constitutivo en la zona andaluza , llega ndo más tarde hasta el Levante de la
listas en el mi smo momento en que se Penín sula Ibéri ca, donde actuaría sobre un sustrato pictórico indígena, muy
EneollllCO
expuso y que quedaron refl eJados en d anai gado, que no dejaría imponer al gún elemento propio a las nuevas aporta-
cuadro que aquí se. reproduce. A la vIsta ciones; por ejemplo e l tantas veces citado jinete del Cingle de la cueva Remi-
de l mismo hay que recordar que, para I~s gia, que por su casco y lo atalajes del caballo no puede ser anterior al 1. 200,
Edlld oel Slonce fechas absolutas el abate Bre llll segula sin embargo es de un estilo acusadamente naturali sta.
propugnando una edad pa~eolítica, c u~~­
do los investigadores espanoles ya habran Ex iste la tendencia a considerar e l esquematismo de la representaciones
demostrado entonces que el llamado «arte figurativas como la consec uencia de una supuesta línea evolutiva, partiendo
Edad del Hierro
levantino» se desarrolló entre el Eplpaleo- de l arte levantino y pasando por etapas seminaturali stas como postuló E.
líti co y e l comienzo de la Eda? de los Ripoll. Algunos autores cuestionan esta afirmación considerándola excesiva-
Metales , cubriendo todo el Neohuco y e l mente generalista, ya que el arte esquemáti co se ubi ca en todo el territorio de
I" , EneoJítico. A partir de dichas etapas, e! la península , tambi én donde no hay abrigos con arte levantino. En los abrigos
proceso de esquematización se ace~tuo levantinos hay figuras naturali stas y esquemáticas y en los de la Edad del Bron-
Fi gura 13. Hipótesis sobre con la llegada de algunos mfluJos !tardos ce solamente estas últimas. Hay que añadir que los zoomorfos son siempre
la secuencia cronológico cllltura l de los metalíferos Olientales. Entre dIchos más naturali stas, en mayor o menor grado, en las pinturas levantinas y siempre
de las dijáentesfácies del arte post- investi gadores -H. Breuil, L; Pencot, M. esquemáticos en los de la Edad del Bronce, dejando aparte las cuestiones del
paleolítico peninslflar: l . L/11,cC,tI-
Almagro, E. Ripoll YF. Jorda- son ~aten­ seminaturalismo o de l semiesquematismo que propugnaban al gunos investi-
geométrica; 2, Mac/'Oe.:qll~!l1atlca ':
tes las diferencias, rnclulda la teona del gadores. En la zona meridional de l Levante es frecuente que cerca de los abli -
3, Levantina (CO/1 la senOClO11 q,.u~ .se
indica e/1 el texto); 4, EsquemaflCa último de los citados tendente a colocar gas levantinos haya otros de tipo esquemático como en Los Grajos o la Cañaíca
(la j7echa indica las influencias todo el desenvolvimiento de la faCies del Calar, aunque este hecho no falte tampoco en e l Norte, como en Arpán;
extrapeninsulares ; la leo'a E lo~', levantina dentro de la Edad de los Meta- pero en los abrigos más septentrionales lo más normal es que al gunos signos
grahados de estafase); 5. Petmglijos les. La posición que mantenía E. Ripoll o pane les enteros de la Edad de l Bronce se añadan o superpongan a los ante-
porwgueses; y 6. PerduraCIOnes. sobre este problema se p~ede ver de riores levantinos sin modificar su sentido general , como podemos ver en Cogul ,
(Según E. Ripoll, 1989). forma s intetizada en el graflco que se Val del Charco del Agua Arnarga o en Minateda.
reproduce a continuación (fig. 13).
Habría pues que abandonar la idea de que el arte esquemático surge en
Lo dicho es válido , en parte, para la facies esquemática que se exar~ina~! España , como una evolución del arte levantino y aceptar que resulta de la apor-
. . , Pero el resumen hecho pretende ser un paradl gma eJ em~ al tación de nuevas ideas y de un cambio absoluto de mentalidad en el que se
foC~~~l~~l~~I~~~r un a polémica en el mundo de la investi gación pr~hi stonca .. produce no sólo una tendencia esquematizante de tipo artístico, sino tambi én
la introducción de nuevos símbolos como son los ídolos aculados , los hombres
a or arte de los especiali stas suponen que no hay soluclon de~onll-
nui~~ ~n \a e~olución que se iniciaría Clanbe~:I~~.~~~;~t~~í~ ~~;~Z~lal~~ (~Iof~
abeto, ancorifonnes, etc. Y abstracciones que pueden ir desde simples puntos
o rayas hasta signos astrales como soles o estrellas, fenómenos abstractos como
el esquemático. La diferenCIa es que e a a '

TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLíT ICO EN LA PENÍNSULA IBÉRlCA 121


120 PREHISTORIA []
líneas de lluvia, meandros de agua, círculos concéntricos, espirales o laberintos
y otros de carác ter incomprensible al no podernos subrogar e n la mente de
v 1: un a fase más avanzada , según Bosc h, corresponderían los abrigos de
a eJunco en POltugal y los de Va lon sadero en Sori a. E l seminaturali smo
quien los reali zó, pero que se alejan de las clásicas escenas de caza y de las de degenerado que no ll ega al esquematismo estaría en los sepulcros megalíticos ,
tipo histori cista o de ep isodios de la vida cotidiana del arte levantino. ~01~ 0 ~l de la galena c ubIerta de Orca dos Juncais tambi én en POItuga l que se
Dentro del la Edad del Bronce y teni endo en c ue nta que las nuevas apor- ec ana entre e l 3.000 y el 2.700. Este arte sería seguido del principi; del v~r­
taciones llegan desde el Mediterráneo oriental y centra l, no cabe duda que pue- dadelO es~uematlsmo que se desa rro llaría en el Eneolítico; una fecha clave es
den ide ntificarse prototipos originales y que será preciso establecer grados de la de los clelvos IncIsos sobre el vaso de los Mi ll ares (2345+ 95) · I . .
evolución a lo largo de sus dos milenios de vigencia. En ocasiones hallaremos se encuentran sobre vasos de tipo campani fonne de L C -: l. ' os 'MTIismos
d P I ·11 as alO mas en adnd
estos signos pintados o grabados sobre las piedras de dólmenes, otras veces se y \ a nll a y en el dolm ende Soto en H uelva donde se hallaron vasos cam-
repetirán los motivos en cerámi cas , colgantes, objetos de hueso, etc. No hay ~an l OIme es co~o en los MIllares y una esquematización humana. Por fin la
que o lvidar que e n la zona donde se localiza el arte levantino no se han encon- lIlt~ma fase del esquemat Ismo, sm figll!·as animales, só lo con esquemas huma-
trado dólmenes . nos, se enc uentla en los grabados del final de la evolución megalítica en como
en la. cueva ~e Menga , El Bananc de Espolia, la roca de la TOITe de Hércules
No se excluyen las influencias indígenas ni que, de un a forma u otra la pre- de La COI una y los grabados y pll1tu ras de Peña Tú en As turias. Los objetos
sencia del arte levantino en c uyos abrigos pintaron las gentes de la Edad del hallados ~n, el El Barnll~c de Esp.?"a ~ol1tienen restos de vasos campaniforme
Bronce haya signifi cado un punto de referencia y hasta un modelo ; pero en de tIpO mdlltlmo y el punal de Pena Tu es de transición del E neolítico al Bronce
e
cualquier caso, ambas partes son radicalmente distintos inconfundibl es, refle- pleno, enLl e fInales del te rcer mlielll O y primeros siglos del segundo.
jan dos mentalidades distintas y con esponden a dos maneras diferentes de
expresión artística e intelectu al. Eduardo Ripoll pensaba que la pintura esquemática era la suma de un a ten
denCla estliístic~ propia del arte levantino final y de influencias extranjeras'espi:
Los conjuntos esquemáti cos podrían [echarse sobre diferentes criterios; rituales y seg Ul dmente, relig Iosas, que facilitan el paso hacia un simbolismo
uno de ellos en lo que se refiere a la cronol ogía relativa, por su propia evolución que se ex plica a veces por verdaderos y ideogramas; la expansión de tales ideas
y dinámica interna. Naturalmente por la superposición de figuras esquemáticas se 1 ~laclOl:a con la cultura dolméni ca, sus posibles raíces orientales y c~n su~
sobre levantinas cuando coinciden en el mi smo abrigo. Puede proporcionar
~~g~dOl es, los prospect.ores de m~tales. Ripoll aceptaba la fecha del 3000 al
cifras abso lutas la comparación con otras pintu ras tratadas con los objetos o pma la escena de Cdza de un equldo a lazo en Villar del Humo (fig. 14).
símbolos OIiginales representados en ellas. En algún caso podría servir la adap-
tación del soporte de las pinturas y grabados, c uando se pueda demostrar la
contemporaneidad de unos y otros por ejemplo en el caso de los monumentos
megalíticos. Finalmente, podría valer como fecha ame quem, el caso de cierre
de cuevas, en mome nto conocido, caso rarísimo e n el arte esquemático como
sucede en la cueva de Porto Badi sco en Italia.
E l semi naturalismo propuesto por Bosch Gimpera y tambié n por Külm y
Anati que conduciría a la esquemático se funda en las superposiciones de los
abri gos de la Laguna de la Janda, e n los que las fi guras más antiguas son bas-
tante natural istas y las que se les superponen muestran un progresivo deterioro
artístico que conduce al esquematismo; en otros friso s hayamos figura s bas-
tante correctas, aunque ya alejadas del naturalismo del periodo que podría lla-
marse clásico, como vemos en las Batuecas, las cabras de Zarzalón y los cier-
vos del CelTo Rabanero del Co llado del Aguila, e n SielTa Morena. Otro grupo
de forma s más JÍgidas y sin mov imiento, pero con siluetas bien trazadas, com-
prende hombres asociados animales, tal vez asnos, a los que tienen por el ron-
zal como el de los Canforos de Peña Rubia y la Cueva de Dol'ía Clotilde; por
comparación de este yacimiento con el supelf icial de la Cocina, [echa el semi-
naturali smo en el quinto milenio, junto con las escenas de agri cultura inicial Figura 14. Escena de caza de cabal/os con/azo del Abrigo
del arte levantino. de La Selva Pascua/a en Vil/al" del Humo , Cuel1ca. .

122 PREHISTOIUA [[
TEMA 4. EL ARTE RU PESTRE POSTPALEOLÍTlCO EN LA PENíNSULA IBÉRICA 123
Pilar Acosta establecía una serie de comparaciones de formas o s ignos a is-
La temática de la facies esquemática está deri v d b
~~~:e~~~.n~~e7,:~I/ pl;st~l~es tendi:n~'oe: l~e~~~l~~~~~¿a~~¿I~
lados esquemáti cos de la Penín s ula con mode los del Próx imo Oriente; así
bitriangul ares partiendo de Ugarit e l segundo mi lenio; triangulares del Helá- levantin a, pe;·o
dico Final ; halteriformes de Troya; este lifOlmes y ram iformes de Tell Barak; que hubiera momentos e n
cuadrúpedos de Mersin ; ído los oc ulados de Tepe Gawra, etc. que es tadios próximos de
Con lo expuesto creemos que podrían sentarse en los siguientes principios ambas fac ies fueran con-
generales el arte esquemático español es consecuencia del cambio cultural pro- temporáneos (en el sentido
ducido por la llegada de los prospectores de metal procedentes del Próximo Orien- q ue mientras un artista
te, encontrando la Penínsul a Ibérica en un estadio Neolítico. La fecha la absoluta todav ía pintaba de form a
del inicio del arte esquemático no debe de ser anterior al cuarto milenio. semin aturalista, otro pudo
hacerlo de una forma más
s.inLeti zada , más esquemá-
tica; e l hecho puede acen-
7. La facies esquemática tuarse c uando los artistas
están separados por cente-
E n la periferi a o superpuestos a los frescos naturalistas o semi naturali stas nares de ki lómetros y vi-
de ciertos lugares de las regiones orientales de la Pe nínsula se encuentran fi gu- ven en un medio socio-
ras de claro carácter esquemáti co o abstracto ev identemente más modernas. ambien tal diferente, por Figura 16. Figuras de cuadrúpedos p;l1lados en Ocre rojo
ejemplo, entre los agricul- del Covacho de Eudoviges en Alacón, Terll el.
Constitu yen la man ifestación de otra fase artística. ya de la plena Edad de los
Metales, que se extiende, de fonna abundante, por la cas i totalidad del tenitorio tores de los pequeños va-
penin sular, en abrigos abiertos y, en ocasiones, casi a la intemperi e. L os lles entre montañas y entre los agricul -
núcleos más densos se hallan en las provincias de A lm ería y Cádi z, en toda tores los ga naderos de espacios más
Sierra Morena, en Extremadura y algunas zonas de La Meseta, como Soria y ablerto, com o los ex tremeños). El
Salam anca. Muchos centenares de fri sos pintados contienen representaciones resto de las fi guras -súnbolos solares
zoomOlfas y antropomorfas convencionales que, en ocas iones, por su grado y estelares, ído los, símbolos del agua,
de abstracc ión, parecen signos de una escritura arcaica (fi g . 15). etc.- parecen corresponde r a la im -
plantación de una nueva mentalidad
rehglOsa, en, parte, a l menos, llegada
de l MedJtelTaneO oriental. En el aspec-
[o fU,nerano, esta forma de religión
estana representada por los monumen-
:os mega líticos en las regiones donde
estos eXisten, as í como en algunas c ue-
vas sepulcrales y en las ll amadas
«este las de l sudoeste».
E l conocim iento científico de esta
e,tapa tardía del arte rupestre pos pa l~o­
Illl CO parte de M. de Góngora Martí-
nez en su li bro de 1868. Los estudi os
fundamen[ales se de be n al abate H.
BreUlI, J. Ca bré Aguiló y E . Hernán-
dez-Pacheco en la primera mi tad de l Figura 17: Abrigo de Los Ó/ganos
Figura 15. Esquema/izaciones de zOOI1101jos del Abrigo de Lecina Siglo xx. E n los últimos decenios son en el ;Iesjiladero de Despe/japerros
en el Barranco del Río Vero en J-/uesca. notab les las apOJ1aciones de P. Acos[a, en .faen . Esquematización femenina
Con adornos en la cabeza y en el cuello.

124 PREH[STOR IA 11
TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLÍTICO EN LA PENíNSULA IB ÉRICA 125
T. Ortega, J. Gómez Barrera, L. Díez-Coronel , A. Caballero Klink , R. Lucas, de carros, y los diversos del Risca de San BIas (Badajoz), en los que hay exce-
J. Bécares, J. Carrasco Rus, E. Costa Goberna, E J. G,onzález-:-ablas: R. Gl an~ lentes figuras humanas esquemáti cas con compli cados tocados.
de del Brío, M. López Payer, M. Soria LeIma, J. MartU1ez GarcIa, enll e muchos
otros (fig. 17).
Además de su dinámica evolutiva
propia -al igual que todo el arte post-
paleolítico peninsular como conJun-
to-, parece que esta faCles esquemá-
tica se extend ió desde el sudeste de la
Península al resto de la mi sma. Hay
que añadir que sus fri sos se encuen-
tran algun as veces asocIados a no
lejanos lu gares de habitac ión ~ Con
los nuevos elementos Iconograflcos
respecto a la fac ies levantina, la ter,:,á-
tica principal de la facIes esquematl-
ca sigue siendo la cinegética, aunque
hay un claro contraste en el consumo
de animal es sa lvajes y de anImales
domésti cos - mucho mayor és te-, F igura 19. Composición de la parte izquierda
hecho atestiguado por los yacimien- de /0 Cueva de los Lelreros (Vélez Blanco, Almería) ,
con la representación de hombre coronado por grandes
tos que cabe poner en relación con las cuernos que blande lino hoz. (Según H . B reuil).
pinturas. Se puede suponer que a,:,te
sus grupos de grafemas tendnan
lu gar ceremonias en relación con Como se ha di cho, las manifestaciones de la facies esquemática cubren la
ritos funerarios y de vínculos famIlIa- casi totalidad de la geografía peninsular desde los sitios de la cornisa cantábrica
res de la fec undidad vegetal, an imal -como la roca de PelÍa Tu (Asturias), con un magnífico ídol o grabado y pintado
y h~man a, propiciatorios, venatorios, junto a otras figuras- hasta los ya citados de La Meseta, los del territorio por-
Figura 18. Cañaica del Calar, etc. Muchas de las imágenes deb Ie- tugués y la gran densidad de los andaluces que culminan en el interesante
El Sabinar (Murcia). Conjullto ron tener al mismo tiempo, un carác- grupo de la comarca veci na al Esll·echo de Gibral tar.
de ¡e/eomO/fos, soles y esquematizacio- ter votivo (fi g. 18).
ncs humafiás y animales localizados
No ex iste una segura ordenación cronol ógico-estil ística de los varios
en un pequeño abrigo contiguo Uno de los abrigos donde mejor momentos de la facies esquemática . En líneas muy general es se puede decir
al conocido con arte levantino. se puede observar la tran sición o al respecto lo que sigue. Lo más antiguo serían las fig uras de cérvidos y capri-
«frontera», pero también la coex Is- nos de estilo subnalurali sta ; pronto se pasaría a un estilo subesquemático, que
tencia entre las facies levantina y esquemática es el abrigo?e La Hoz de VI cente \Ocl uye figuras de équidos y de bóvidos; les seguiría una fase compl etamente
(Minglmulia, Cuenca), con superposiciones de gran U1~eres. Los conjuntos del esquemáti ca, con diversificación de los antropomorfos y diversos signos. Todo
Tajo de las Figuras (Cádiz) , la Cueva de la Graja (Jaen) Yel covacho de Los ell o correspondería a un Neolítico tardío. Durante el Eneo lítico se incorpora-
Letreros (Almería), se cuentan entre los más típIcos de esta etapa (fi g. 19). En rían al repertorio los símbolos que, al menos en parte, son de origen oriental.
el último citado, entre muchas otras figuras, se encuentra la estupenda lepl e- En la plena Edad del Bronce, con muchas evo luciones regionales, se produjo
sentación de un hombre con unos grandes cuel:nos de macho cabn~ que empu- la época clásica del arte esquemático. Para un momento avanzado de este pelio-
ña una hoz en una de sus manos Y que podna, por su su,;bolog¡a al plOpW do , seguramente hay que poner en relación muchos frisos pintados de Extre-
tiempo agrícola y cazadora, ser considerado como emblemallco de esta tacle~ madura y de la Sierra Morena central y occidental con las llamadas «estelas
artística que se encuentra ya en las fro nteras de la Pr?toh¡stona. Entle I?S con del Sudoeste». La decadencia llegaría con el Bronce final e incluso tendría per-
duraciones posteriores.
juntos extremeños destacan los de Los BUItres (BadaJoz) , con leplesentacwnes

TEMA 4. El ARTE RUPESTRE POSTPAlEOLíT1CO EN LA PENíNSULA lBÉRlCA 127


126 PREHtST01UA 11
Galicia y del norte de Portugal , con manifestaciones emparentadas, pero algo
8. La facies de los petroglifos gallegos diferentes, que se hallan más al sur, como, por ejemplo, las del \lalle del Tajo,
en su curso portugués, Es un grupo de una gran personalidad , tanto por sus
Otra provincia de arte rupestre postpa leolítico, conexa, al menos en pa,rte, técnicas como por su repertorio temático, Según E. Anati, el número de lugares
con la facies esquemática, es la de los grabados , ll1sculturas o pell oghfos de con petroglifos es de unos 450 (320 en España y 130 en Port ugal) (fig , 20) ,
Sobre las rocas al aire libre de aquellas regiones se enc uentran millares de
figuras , algunas sem inaturalistas y otras claramente esquemáticas y abstractas,
MAR CANTÁBRICO La técnica más común es la del martilleado. No hay escenas propiamente dichas,
lo que no exclu ye que la combinación de tiguras y signos pueda tener un carácter
narrativo, Impera el simboli smo que indudable encierra un signifi cado reli gioso,
lo que impli ca la relación de los grabados con algún tipo de ritual. En el Valle
de Tajo casi toda la iconografía se reduce a símbolos abstractos, con frecuencia
de difícil lectura. En el área galaica hay muchos zoomo';';';';lfos, escasos antro-
pomorfos y entre los signos destacan en especia l la esp iral y el laberinto, En la
provincia de Pontevedra, la comarca de Campo Lameiro, (fig , 21) constituye
uno de los conjuntos más completos, en el que destacan la Pedra Grande de
Montecelo y la roca de Os Carbal los; en el municipio de Fentans, debe ser men-
cionado el rico conjunto de Pedra das Ferraduras.
Faltan argumentos para establecer una secuenc ia cronológ ica absoluta, pero
abundan los elementos -por ejemplo, las representaciones de puñales- que
permiten establecer que la époc a de
mayor desarrollo fu e la Edad del
Bronce. En conjunto se puede decir
que los petroglifos se produjeron
o(.) entre el Eneolítico y un momento
avanzado de la Edad del Hi erro, El
i=
z
.oC(
momento final estaría marcado por la
proliferación de los signos en forma
...J

<O
de helTadura con un punto o una línea
en su interior. Un buen ejemplo de
este momento es la roca de Ferradu-
Z
oC( ras de Bemfeiras (O livera de Frades).
·w
(.) Los trabajos pioneros sobre esta "l. '
O provincia artística son los de F López 6)'
Cuev illas, R, Sobrino Buhigas, R,
Sobrino Lorenzo-Ruza y J. j{., Dos
Santos Junior Descuidada ¡Jurante
• ' ''''''''''P_ .
• 1 - 5 '..<0 • •
algún tiempo, trabaja ahora en su estu-
dio una pléyade de investigadores con
Km notables aportaciones como las de A.
de la Peña, A, García Alén , A. M, Figura 21. La roca de «Os Carhal/os»
Baptista, M, Varela Gomes, R, Fábre- (Campo Lameiro, Ponfevedra), COlÜunto.
Figura 20, Mapa de distribución geográfico de lo,~petroglifos gas y J, M, Vázquez, (SeglÍn A. De la Peña Santos).
galaico-portugueses. (Modificado de A. De la Peua Santos).

TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLÍTlCO EN LA PENÍNSULA IBÉRICA 129


128 PREHISTORIA 11
clatura y definición de la tipülogía; los orígenes a la luz del concepto artístico
9. Perduraciones Y otros problemas «lineal geométrico» de J. Fortea; los mecanismos de los procesüs de estiliza-
ción y esquematización ; la relación con las manifestaciones de la cultura mate-
Tras la facies esquemáticü-abstracta prüpia de la Edad del Bronce, e l arte
rial; las relaciünes del arte pictórico. con ütras manifestaciones en lugares cer-
rupestre püstpaleülíticü de la Península tuvo. largas perduracIOnes en elllefP?,
canos (por ejemplo, los grabados de AlbalTacín); la exacta va lüración de lo
es ecialmente en lo. que se püdrían llamar «zünas resIduales»,. cün a gun
m~mentáneü resurgir de formas anteriüres. El enlace pudo eJUstrr mcluso con foráneo, como los símbolos y los ídolos, pero también las embarcaciones de
La Laja Alta (Cádiz) o el jinete de La Gasulla (fi g. 22). Naturalmente hay que
ciertas perduraciones rupestres altomedievales, vüllvas o, no. vOllvas'tür eJ el~ -
añadir un largo etcétera que el lector püdrá ir encüntrando en la li teratura espe-
lo. una buena parte de lüs grabados de Donu.ngo Garc/a (Següvla , pa~a; O
~ür las de época ibérica -grabados de Pozondón (Teruel)- y romana -gra !los cializada de la que se da una breve selección en la bibliografía que sigue.
de Cogul (Lérida)-. .
Cün todo lo. que se ha intentado definir se contempla una :ompl~Japetap~
del arte rupestre prehistórico, bien situada en un espacIO geografic~ -: a enm
sula Ibérica- y relativamente bien encuadrada en un mar~ü crono OgICO , con 10. BibliografIa
raíces en el Epipaleolítico y Cün una duración hasta la tardla Edad d~l ~lOnce,
tenie~do incluso. perduraciones. Pero sigue pendIente el problen~t ~ as c~a- ACOSTA , P. (1968): La pintura rupestre esquemática en España. Salamanca,
nalogías relativas. Como otras provincias de arte rupestr~ en to o e mu~ .o, Universidad , (muy útiles sus mapas) .
el arte ue es objeto. de este tema presenta una problemattca muy comp eJa.
Al uno¿ de sus aspectos podrán ser resueltos Cün la ayuda de nuevos hallazgos ALMAGRO BASCH, M. (1952): El covacho con pinturas rupestres de Cogu!
ar:ueülógicos o con el deseable aumento de los sitiüs cono~ldos. Otrüs trabajos (Lérida). Lérida, lEl, (bás ico también para el problema de la cronülogía
ermitirán a roximaciünes más reales a lo. que, desde la optlca del m~men~o, de la facies levantina).
~arecen sül~ciünes o. hipótesi~ verosímiles, ITIlentl'as que ütras mcogl1ltas, ALMAGRO GORBEA, M. ( 1988): Representaciones de barcüs en el arte
abundantes, por último, seguu'an SIendo msolubles. . rupestre de la Península Ibérica. Apoltación a la navegación precolonial
Cün lo dicho. se quiere indicar que muchas cuestio~es deben ser .~xamma­ desde el Mediterráneo üriental, Actas del Congreso Internacional «El
das o anal izadas con mayor detalle. Aquí quedan resenadas algunas . nomen- Estrecho de Gibraltar» , Ceuta, J987, Madrid, UNED, t 1, págs. 389-398.
ALONSO TEJADA, A. (1980): El conjunto rupestre de Solana de las Cova-
chas, Nerpio (Albacete). Prólogo de E. Ripol!. Albacete, lEA.
ALONSO TEJADA, A. (1983-1984): Los conjuntüs rupestres de Ma¡ma lo y
Castellón de los Machos (Vi llar del Humo, Cuenca), Empúries, 45/46,
págs. 8-29, 14 figs.
ANATT, E. (1966): El arte rupestre galaico-portugués (E. Ripoll, ed.), Simpo-
sio Internacional de Arte Rupestre, Barcelüna, págs. 195-254.
ANATT, E. (1968): Arte rupestre nelle regioní occidentalí del/a Peninsola
Iberica. Archivi di Arte Preistüri ca, 2. Capo di ponte, CCSP.
BALDELLOU, V. (1984- 1985): El arte rupestre postpaleolítico en la zona del
río Vero (Huesca), Ars Praehistorica, W-IV , págs. 111 -137 (y otros tra-
bajos del mismo autor y su equ ipo).
BALDELLOU, V. (1991): Guía, arte rupestre del Río Vero. Zaragoza, Dipu-
tación General de Aragón. 64 pág. con figs. en cülür.
Fi gura 22. Jinele CO/1 casco y caballo embridado. Pintura
del abrigo x de El Cingle de,La Ga.~ulla (Ares del Maeslle ,
BAPTISTA, A. M. (1981): A Rocha F-J55 e a origem da arte do Valle do
Castellón). (Seg un E. R¡poll, 1968). Tejo. Oporto, GEAP.

TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLÍTICO EN LA PENÍNSULA lBÉRlCA 131


130 PREHISTOR IA 11
GÓMEZ BARRER A, J.A. (1982): La pintura /"IIpestre esquemática en la
BELTRÁN MARTÍNEZ, A. ( 1968): Arte rupestre levantino. ~onografías
Altimeseta soriana. Soria, Ayuntamiento.
Arqueo lógicas, IV. Zaragoza, Un iversidad, (la mejor smtesls hasta
dicha fec ha; hay un suplemento). GÓMEZ BARRERA, J.A. (1991) : Contri bución al estudio de los grabados
BELTRÁN MARTÍNEZ, A. (1982): De cazadores a pastores El arte rupes- rupestres postpaleolílicos de la Península Tbélica: las manifestaciones
del Alto Duero, Espacio, Tiempo y Forma, serie 1,4, págs. 24 1-268.
tre del Levante español Madrid, Ed. Encuentro.
BLAS CORTfNA, M. A. ( 1979): La decorac ión parietal del dolmen de la GÓMEZ BARRERA, J.A. (1992): Grabados /"IIpestres postpaleolítico.l· en el
Santa Cruz (Cangas de Onís, Astu rias), Boletín del lnstlt. de Est Astu- Alto Duero. Soria, Junta de Casti ll a y León.
rianos, 98, págs. 7 17-757,17 figs. GÓMEZ BARRERA, J.A. ( 1993): Arte rupestre prehistórico en la Mesera
BREUlL, H. (1 920): Les peintures ru pestres de la Péninsule ibérique. ~1 , Les Castellano-Leonesa. Vall ado li d, .Junta de Castill a y León.
roches peintes de M inateda (A lbacete) , L 'An thrapologle, xxx, pags. I - GRANDE DEL BRÍO, R. ( 1987) : La pintura rupestre esquemática en el
SO, 46 figs. y rv láms. cent~D-oeste de España (Salamanca y Zamora). Ensayo de interpre-
BREU [L, H. ( 1933 - 1935): Les peintures rupestres schématiques dela Pénin- taC/Oll del arte esquemótico. Sa lamanca , Diputación.
su le liJérique. París-Lagny, Fondation S inger-Po l~gnac, 4 VOIS. , (sIgue GUlLLEM, P.; MARTÍNEZ, R. y MELTÁ, F. (2001): Hallazgo de grabados
siendo la obra fund amental para la facIes esquem~tlca). rupestres de estil o pa leo lít ico en el norte de la provincia de Caste ll ón:
BREUlL, H. y BURKITT, M. C. (1929): Rock paintings ofSouthem Andada- el Abric d 'en Mel iá (Scrra d 'en Galcerán). Sagunlum -PLAV, vo l. 33
lusia. A description ofa Neolithic and Copper Age Art Graup. OXfOld, Va lencia págs. 133- 139.
Clarendon Press. HERNÁNDEZ-PACHECO, E. ; CABRÉ, J. y CONDE DE LA VEGA DEL
CABRÉ AGUJLÓ , J. ( 19 I 5): El arte mpestre en España (regiones septen- SELLA ( 1914): Las pinturas prehistóricas de PelÍa Tu . CIPP, 2. Madri d.
trional y orienta/). CIPP, l . Madrid, (li bro pionero). HERNÁNDEZ PÉREZ, M. S.; FERRER MARSET, P. YCATALA FERRER,
CASTELLS CAMP, J.; dir. (1990): Inventan' del Patrimoni Arqueológic de E. (1988): Arte rupestre en Alicante. Ali cante, Banco Exterior y de Ali -
Catalunya. Corp us de píntures rupestres. Vol. 1, La Con ca del Segre. cante.
Barcelona, Generalitat, 14 fasc. en estuche y un vldeo. - Vol. u, Area
JORDÁ CERDÁ, F. ( 1975): La soc iedad en el arte rupestre levantin o. Papeles
Ce/1tral i meridional, 20 fasc. en estuche y un VIdeo.
del Laboratorio de Arqueología de Valencia, I 1, págs. 159- 184,23 figs.
COSTAS GOBERNA , F. J ., et alii, ( 1984): Petrogl!fos del litoral sur de la Ría
de Vigo (Valles Fragoso y Milíor). Vigo , Museo M Ul11clpal. JORDÁ CERDÁ, F. ( 1966): Notas para una rev isión de la cronología del arte
rupestre levantino, Zephyrus , XVII, págs. 47-76, 17 figs.
DÍAZ CASADO, y. (1992): El arte rupestre esquemático en CantaiJria: una
revisión crítica. Santander, Universidad de Cantabn a. LÓPEZ PAYER, M. Y SORIA LERMA , M. (1988) : El orle rupestre en Sierra
Morena oriental La Carol ina (Jaén).
EfROA, J. J. Y REY, J . (1984): Guía de los petraglifos de Muras. M uros (La
Coruña), Concello. MARTÍ OLIVER, B. y HERNÁNDEZ PÉREZ, M. ( 198 8): El Neolític
valenciel. ArI rupestre i cultura material Valencia, SIP.
FORTEA, 1. (1974): Algunas aportaciones a los problemas del arte levantino,
Zephyrus, XXV, págs. 225-257.45 figs . MARTÍ, B. (2006) : Cu ltura maleria l y arte ru pestre esquemático en el País
FORTEA , J. ( 1975): En tom o a la cronología relativa del inicio ?el arte levan- Va l en c ia~ o , Aragón y Cataluña. Actas del Congreso de arte R upestre
tino, Papeles del LaiJ. de Arqueología de Valenc/O , I 1, pags. 185- 197. Esquematleo en la Penínsul a Ibérica (Los Vélez, 2004) A1mería págs.
11 9- 147. '
GARCÍA ALÉN, A. Y DE LA PEÑA SANTOS, A. (1980): Grabados rupes-
tres de la provincia de Pontevedra. Presentac Ión de J. F¡\ gueml. La MARTÍ, B Y mAN -CABANlLLES, J. (2002): La decorae ib de les eeriulli-
Coruñ a, Museo y Fundac ión Fenosa. ques neolitiques i la seu,a relació amb les pintures rupestre deis Abrics
de la Sarga. En HERNANDEZ, M.S. y SEGURA, J.M'- (eoords) : La
GARCÍA MARTÍNEZ, M. c. ( 1973): El arte rupestre en Campo Lameiro.
Sarga: arte rupeslre y terri torio. Alicante, págs. 147-170.
Campo Lameiro, Ayuntamiento.

TEMA 4. EL ARTE RUPESTRE POSTPALEOLÍTlCO EN LA PENÍNSULA IBÉR ICA 133


132 PREIilSTORIA u
MATEO SAURA, M.A. (1999): Arte rupestre en Murcia. Noroeste y TieITas
Altas de Lorca. Editorial KR. Murcia.
TemaS
PEÑA SANTOS, A. DE LA (1976): Antropomorfos en el arte rupestre pre-
histórico gallego, El Museo de Pontevedra, XXX, págs. 141-175, 18 fi gs.
PEÑA SANTOS, A. DE LA Y VÁZQUEZ VARELA, J.M., (1992) : Los
GÉNESIS Y DESARROLLO
petroglifos gallegas. Grabados rupestre prehistóricos al aire libre en DE LAS SOCIEDADES COMPLEJAS:
Galicia. Sada (La Coruña) , Ed. do Castro, (2' ed. ).
PIÑÓN VARELA, F. (1982): Las pintu.ras rupestres de Albarracín (Te ruel).
EL CALCOLíTICO. EL CALCOLíTICO
Centro I. y M. Altamira, 6. Santander. EN EL PRÓXIMO ORIENTE
RlPOLL PERELLÓ, E. ( 196 1): Los abrigos pintados de los alrededores de
Santolea (Teruel). Barcelona , IPA.
Ana Fernández Vega y Amparo Hernando Grande
RIPOLL PERELLÓ , E. (1963): Pinturas rupestres de La Gasulla (Caste-
llón). Barcelona, TPA.
RIPOLL PERELLÓ, E. (1968) : Simposio Internacional de Arte rupestre,
Barcelona, 1966. Barcelona, IPA, págs. 465- 192).
RlPOLL PERELLÓ, E. (1990): Acerca de algunos problemas del arte
rupestre postpaleolítico en la Penínsul a Ibérica, Espacio , Tiempo y For-
... ESQUEMA-RESUMEN '--
ma, serie 1, 3, págs . 7 1-104.
1. Características generales.
SEVILLANO SANJOSÉ, M. C. ( 1994): Grabados rupestres de la comarca 1.1. Defini ción y antecedentes.
de Las Hurc!es (Cáceres). Prólogo de F. Jordá. Acta Salmanticensia, 77.
1.2. Transform ac iones económicas.
Salamanca.
1.3. La metalurgia del cobre.
VIÑAS , R. et alii, (1975): «El conjunto rupestre de la Serra de la Pietat, 1.4. Cambios sociales.
Ulldecona, Tarragona», Speleon, monogr. 1, págs. 11 5- 154, 20 ftgs. 1.5. Nacimiento de los primeros grupos urbanos.
VIÑAS , R (1982): La Valllorla. Presentación de E. RipoTl. Barcelona, Castell . 2. El Ca lcolítico en el Próx imo Oliente.
2.1. Mesopotamia.
2.1. 1. Cultura de El Obeid.
2.1.2. Uruk.
2.1.3. Djemdet Nasr.
2.2. Anatolia.
2.2. 1. Hacilar.
2.2.2. Can Hasan.
2.2.3. Beyces ultán.
2.3. Siria.
2.3. 1. Ugarit.
2.3.2. Biblos.
2.3.3. Amuq .
2.4. Palestina.
2.4.1. Gassuliense.
2.4.2. Beersheba.

134 PREHISTORIA 11
TEMA 5. GÉNES IS Y DESARROLLO DE LAS SOCIEDA DES COMPLEJAS: EL CALCOLÍTlCO... 135
así cOtmo ta~b(ifé n útil es en piedra pulimentada y hueso usados para las tareas
d e ex rae Clan .Ig
"piedras" :. 1)
I '.
Pero además ' h'ay en ~ I e qUi.po material de estas. .
gentes
2.5. Vall e del Nil o. I ." 10 mll1eJa es que por sus caracten stlcas concretas, generalmente el
2.5. 1. Cultura ele Naqaela o Nagada (Egipto). cdo 01 o el aspecto bnllante, olrecen un in terés especia l como elementos de
2.5.2. Gerzeense. a OIno y o con caracter sim bólico.
2.6. Chipre. d T~mbi é nhay que mencionar la ex istencia de hornos cerámi cos que ya pue-
2.6.1. Erimi. en a ~a n ~lI
unas temperaturas tan elevadas que permiten la fusión de los
3. Bibliografía. mll1ela~S e cobre (fi g. 2!. Con todos estos elementos, la obtención la trans~
fonnacl~n d: mll1erales cupncos, mediante un proceso de fu sión, en ;n etal c~n
ell que elabol al objetos, re presenta un nuevo paso en la evolución de los grllpos
lumanos.

1. Características generales

1.1. Definición y antecedentes


Con este té1111ino derivado de la palabra griega que defme el cobre (Khalkos)
se denomina una etapa de la Prehi storia que se ori gina en las regiones del cen-
tro y este de la actual Turquía y el occidente lraní a finales del v mil enio a.c.
A mediados del rv milenio a.c. se desanolla este periodo en Mesopotamia Y
comienza también a manifestarse en el continente europeo, en donde perdurará
hasta el final del 111 mil enio a.c. con importantes variaciones cronológicas
según las regiones. Figura 1. Mina de C avó, Barcelona. Figura 2. Horno cerám ico
Aun c uando existen en fechas anteJiores objetos elaborados en cobre nati - para !a.!úsión de los minera-
les de cohre. Meso potamia.
vo, generalmente por martill ado en frío o en caliente, lo que es nuevo y carac-
terístico de este periodo , es la fu sión de mineral es de cobre que tran sforma
éstos en metal. A pesar de su denominación, en las etapas iniciales no es mu y 1.2. Transformaciones económicas
representativa esta ilUlovación tecnológica, pero progresivamente se irá hacien-
do más sigruficativa en los momentos finale s del periodo. Es elecir, hay pocos
" 11 ' En esta ,~tapa Calcolíti ca, hay otra serie de transformaciones que, sin ser
objetos de metal al comienzo, y son sobre todo adomos y útiles, y a medida
amati vas como la metalurgl3 , marcarán este periodo en el as t '
que avanza la etapa ca1colítica proliferan los objetos metálicos, tanto en can- mico
... , y en el ' social,' En tre Ios cam b'lO S económicos, podemos destacar
' pec o econo-
la a a-
tidad como en calidad, incorporando ya úti les y armas con una mayor variedad
tipológica.
~I~~~~ ~~ ~l~~~a~ te~l~cas que darán lug.ar a una notable mejoría de las aetivi-
.. aSlcas .' e su slstencJa: la agricultura y la ganadería. Por lo l
Sin embargo, sí ex isten desde finales de la etapa anterior, el Neolítico final , le~pecta .~ la pllmera, los sistemas de ilTi gación y el uso del arado seránql~~
una serie de cambios y avances tecnológicos, que posiblemente sean , al menos ; as slgnl I~atlvas . Las ~onstrucciones de canales y acequi as están clarament~
en parte, una de las causas de la apari ción de la metalurgia, que, a su vez, pro- oeum enta as en el ProXllll0 Onente, pero en Euro a son oc f' .
ducirá otra serie de transfOl1l1aciones económi cas y sociales impOltantes . Entre ~n em~argo srest~ d~~cu~~~~~~'d~
oca sIOnes (dli scutibl es, los restos de éstas, y sin
estos cambios o avances previos hemos de mencionar, en primer lugar, los a eX lstenCIa e regadío. "
directamente relacionados con la acti vidad metalúrgica. Desde etapas neolíti- er S ~bre elu~o del arado tenemos inform ación, aunque tampoco restos con-
cas, e incluso antes, existen labores de minería, restos de minas de síl ex, e etos de este apelO, en forma de marcas o señales en túmulos fun erarios que
incluso de variscita (Gavá, Barcelona) de las que conservamos pozos y galerías ,

TEM AS. GENESIS


• y DESARROLLO DE LAS SOC IEDADES COMPLEJAS: EL CALCOLÍTICO... 137
136 PREHISTOR IA 11
han sidO' interpretadas cO'mO' Objeto de di scusión es --como casi todas las grandes inn ovaciones en pre-
tales, y también apO'ya la exis- hi storia- si el descubrimi ento y el desarrollo metalúrgicO' se produce en una
tencia de IO's mismO's , la utilI za- zona concreta desde la que se expande, o bien si es un proceso con varios luga-
ción de animales como fuerza de res de origen autóctonos. Actualmente, las primeras evidencias claramente
tiro, especialmente de bóvidos. dO'cumentadas de metalurgia del cobre proceden de yacimientO's de Anatolia e
Es probable que en las repones Irán , con cronO'logías del v milenio a.c., así como de las regiones pónticas que
del mediterráneo onental , se se extienden desde el norte del Mar Negro y del Caucaso hasta la frontera entre
introduzcan nuevos culti vos Rusia y Kazajistán al sur de los Urales; y en Mehrgarh (Pakistán) también exis-
como la vid y el olivo, que apro- ten objetos de cobre fundido desde fmales de este milenio. Minas de cobre y
vechan tierras que no son aptas restos de hornos metalúrgicos de comienzos del IV milenio a.c. hay en zonas
para cereales . La consecuencia costeras de Israel (Tinna), en las regiones mesopotámicas y en el Kurdistán
inmediata de todas estas mejoras (fig. 4) ; Y a mediados de este milenio hay centros de producc ión de cobre en
es la mayor cantidad de terrenos yacimientos jordanO's.
adecuadO's para el cu ltivo, y una
mayO'r producción de alimentos. Se cO'nsideró hasta hace no mucho tiempo que este conocimiento llegó a
Europa desde estas regiones de Oriente Próximo , Anatolia y el Ponto, pero
En el terreno de la ganade- actualmente hay documentados centros metalúrgicos de mediados del IV mile-
ría éste sería el momentO' que A. nio a.c. en la región europea
Sh~JTat, ( 198 1 y 1983) denomi- de los Balcanes, con fechas de
na como " revolución de los pro- C14, que demuestran que este
ductos secundarios", que se procesO' se desarrO'lla aquí de
refiere en concreto al uso de manera independi ente, al
materias obtenidas de los anima- igual que, al menos, en otra
. 3 ro { . les dO'mésticos, esencialmente la región europea: el sur de la
FIgura . e G/. leche y la lana. Las primeras se Penín sula Ibérica.
documentan por la aparición de unos recipientes cerámicos perforados ~ue' l~e La elaboración de elemen-
consideran "q ueseras" , Y las segundas por la ap'~llclón d~,unas plez~s de arc~ ~ tos de cO'bre es, al cO'm ienzO',
cocida con perforación central, denominadas jl/sayo/as. que fOlman p~lte e pocO' representativa, limitán-
huso durante el hilado a mano; y de pesas de telar utlhzadas para mantener dose a O'bjetO's de adO'rno y/O'
tensa la urdimbre en el bastidor de éste (fig. 3), por lo que llevan 6-~rfOra%Ones prestigiO', y con muy poca
para fijarlas a los hilO's. Además, lO's animales se conv Ierten tam len ~n ~I~a incidencia en la base económi-
de trabajo, pasando a ser de carga O' de tiro, y eXisten muestras eVI entes e ca de subsistencia de los gru-
estabulación o cría de ganado en establos. pos que ti enen este conO'ci-
miento que sigue siendo la
agricultura y la ganadería. El
aumentO' del número de obje-
1.3. La metalurgia del cobre tos y tipos, con la incorpora-
ción de los útiles y de las
La metalurgia no se generaliza rápidamente ni de manera homogéne~, Y rumas al ajuar metálicO', ya en
ha sido considerada como unO' de los más importantes avances tecn01Óglc~s momentos avanzados del cal-
de la humanidad. A pesar de la escasez de objetos de cobre ya menclo~a a colíticO', sí que va a producir
ara los momentos iniciales, podemos deducir la eXIstencIa de esta act1vldad modificaciones en las activida-
~or algunos objetO's de la cultura material, tanto para tareas extractlVas. mazas des cotidianas, y en cO'nse-
o picos, como propiamente metalúrgicas: restos de escona, lmgotes, hOl nos, cuencia en los modelO's econó-
micos. Las ventajas que el Figura 4. Homo para la fundición de cobre.
crisoles y moldes.

TEMA 5. GÉNES IS Y DESARROLLO DE LAS SOCIEDADES COMPLEJAS: EL CALCO LÍTICO... 139


138 PREHISTORIA 11
ha te nido lugar. C uest iones como las condi ciones prev ias que tu vieron que
metal ofrecía sobre la piedra también deb ieron " incentivar" esta producción: darse, el por qué de la e lección de la ubicac ión , y la propia definición de centro
maleabilidad , dureza, pos ibilidad de reutili zac ión y afilado , etc. urbano o preurbano, están de nuevo "sobre el tapete".
Lo ques í es cierto es que éste tampoco fu e un proceso homogéneo, ni
te mporal nI espaCIa lme nte. Las d iferencias cronológicas y geográficas son
1.4. Cambios sociales mu y mar~adas, y no so lame nte eso, sino que también hay que menc ionar que
la mayo n a de la pob laCIón siguió sie nd o rura l y diseminada por ampli os terri -
Todos estos cambios económicos van a provocar, a su vez, modificac iones tO;-10 S, en aldeas , granjas y caseríos de economía agropecuari a, frente a Jos
transcendentales en el aspecto social con un mejor aprovechamiento del med io nucleos urbar~ o s de gran ac ti vid ad económ ica. Pa rece evi de nte que el origen
y un nu evo modelo de relación con és te. Se produce, en primer lug ar, un de estos estana en com unIdades sedentarias con una base económ ica asentada
aumento de la producción de alimentos, como consecuenCIa de las mejoras en que fu e dando lugar a la apari ción de act ividades especializadas, una autori -
e l utill aje y en las técnicas agrícolas y ganade ras. Otros factores como la evo- dad y una estru ctura SOC ial, que permitían e l contro l de los med ios de subsis-
lución de los medios de transporte, con la apa ric ión de carros, provocan a su tencIa.
vez una mayo r de manda de materias primas y no so lamente de minerales. Hay La discusión se centra en e l propio concepto de urbanismo y e n cuándo
nuevas necesidades y aparecen los "especialistas" o personas dedicadas a la se p uede ha~lar de ce n ~ro uI:bano, y so bre e llo se han planteado hipótes is
metalurgia, pero también a otras "artesanías". Todo esto hace que la economía dl vel sas segun la pos lc lon teo n ca desde la q ue se han e labo rado . A partu' de
basada en una producción de ámbito doméstico resulte ya msufic lente e made- los plar;tearmentos, ~; Y. Gordon Childe, a mediados sig lo xx ( 1950), sobre
cuada. Desde mediados del IV mile nio a.c. aparecen también las primeras ale- lo que el denomll1o revolUCIón ur bana", han sido muchos los modelos pro-
aciones de cobre con arsénico que mejoran sustancialmente la cali dad de los puestos de los que haremos una breve s íntesis a continuación. Childe parte
objetos, sean almas o útiles, y que, a su vez, permitirán modificar y mejorar de la base de que esta " revoluc ión" no es un cambio brusco, sino una seri e
algunas actividades. paulatllla de trans tonnac iones e n la es tructura eco nómi ca y socia l de las
El aumento de población , las modificaciones en el sistema económico fruto comullldades. La producc ión inte ns iva de alimentos y la ex istencia de exce-
de las nuevas necesidades, la cada vez mayo r demanda de alimentos, materias dentes , dará lugar a la existencia de una c lase dominante y a un estado que é l
primas y objetos de presti gio , conducen a la necesidad de un a estructura socia~ c on s lder~ regresIvo, porque parte de la teoría marxi sta de la lucha de clases .
nueva con la ex istencia de jerarquías que regulen todo esto, aparecIendo aSI Esta hlpotes ls, ,con un enfoque social más que tecnológico, so lam ente sería
las clases soc iales, y COlno consec uencia también los conflictos originados por ap lI cable al Proximo Orie nte.
la necesidad de proteger lo adquirido. Esto es lo que se conoce como "com-
Por su palte K. Wittfogel, (1966) propone la aparición del urbanismo como
causa d~ l~ utilización de l sistema de irrigación a gran esca la; y éste, a ~u vez,
plejidad social", término que exp lica la nueva organización de las comunidades
humanas, frente a la neolítica, sin apenas diferenc ias e igualitaria en lo que se
del naCImIento del estado. Otros autores consideran que el poder surge como
refiere a las ac tividades y fun c iones que desarrollan y los recursos con que
consecu,encla de los conflictos entre grupos provocados por el aume nto de la
cuentan. En ésta, por el contrario, hay claras diferencias func ionales con una
poblaclon y de la demanda q ue ésta conlleva.
di visión del trabajo: metalúrgicos, artesanos y personas dedicadas a la obten-
ción de los medios de subsistenc ia básicos, agricult ura y ganadería, así como . R. M Adams, (1975) cree que son varios los factores que dan lugar a l urba-
jerarquías y clases sociales. ru~ mo y no descarta llJ las lJUlOVaC lones sociales ni el aumento de la produc-
ClOn, pero ll1corpora como e lemento nuevo la importancia que tiene en este
proceso el entorno geográfico.
. Por su parte, Renfrew, en 1972 propone un modelo basado en e l pape l que
1.5. Nacimiellto de los primeros grupos urba/los e! Ultercamblo tu vo en e l proceso de complejidad y organi zación social yadmi-
nr stlatlva: que es e l on gen de l estado. El planteamiento está hecho en base a
E l nacimiento de los primeros núcleos preurbanos, y más tarde urbanos,
sus estudIOS sobre las islas Cíc ladas y no es aplicable al continente europeo,
será una consecuencia lógica de todo este proceso de transformación social y en donde no podemos habl ar de urbanr smo hasta la Edad del Bronce, sa lvo en
económ ica, y, como no, plantea hipótesis diversas entre quienes tratan de expli -
reglOnes muy concretas. También en la línea de que será el desarrollo de!
car las razones y los procedimi entos por los que una pequeña aldea neolítica
comercio el que, básicame nte, dará lugar al nacim iento de l urbani smo y del
se convierte en una ciudad , y c uándo se puede hablar de que tal conversión ya

TEMA 5. GÉNESIS Y DESA RROLLO DE LAS SOCIEDADES COMPLEJAS: EL CALCOLíTtCO... 141


140 PREHISTORlA u
. estado, está el trabajo de P. S. Wells, (1988) pero que se refiere a las sociedades
del Bronce Final y la Edad del Hierro. Hay otras propuestas similares, basadas
en regiones y momentos cronológicos diversos, para expl icar este proceso,
pero lo que se desprende de las aquí mencionadas y de las otras, es que actual-
mente podemos considerar varios los factores que desencadenarán la aparición
de la vida urbana, que es, por su parte, un término que engloba contenidos que
van más allá del urbanismo físico o material. De hecho, Eiroa (2009) establece
la diferencia entre urbani smo como forma de vida, y urbani smo físico, enten -
diendo por este último la "estructura de la urbe como expresión material del
modelo de vida urbano". Entre estos contenidos podrían mencionarse el
aumento demográfico y las nuevas demandas; las novedades técnicas que per-
miten una mejor explotación, y no solo alimenticia, del medio; las actividades
de intercambio y comercio que conllevan la apertura de rutas y el control de
éstas; y el nacim iento de los artesanos o personas que no se ocupan de su sub-
sistencia sino de la elaboración del metal y de otros objetos no cotidianos.
Como consecuencia de todo esto surgirá la necesidad de que exista una comu-
nidad estructurada socialmente y con una jerarquía.
Este tampoco fue un proceso homogéneo ni el tiempo ni en el espacio, y
no se basa, como ya hemos mencionado, exclusivamente en la existencia de
IN D E
unas estructuras urbanas concretas sino también en una concentración de
población unida por unas tareas com unes y estructurada socialmente.
Figura S. Mapa del Próximo Oriente.
Es muy posible que las nuevas actividades, especialmente la metalurgia,
produjeran también cambios en los aspectos simbólico-religiosos. Según FuJlo-
la y Nada! (2005) es probable que de aquí arranque la sustitución de las divi-
nidades femeninas por las masculinas guerreras. 2. 1.1. Cultura de El Obeid

Ocupa una amplia región de Mesopotamia,


2. El Calcolítico en el Próximo Oriente con asentam ientos de casas de adobe con
techumbres de arcilla o yeso en centros muy
pob l ~dos con edifiCIOS reli giosos como el de
Endu que se ha interpretado como templo, de
2.1. Mesopotamia planta cuadrada de 3 m de largo, y con lo que
parece una celia, y el de Tepe Garwa. Se cree
El Ca!colitico antiguo en esta región del Oriente Próximo (fig. 5) está repre- que son los sacerdotes vinculados a estos tem-
sentado por la Cultura de El Obeid, que supone la transición desde el Neolítico plos los.que controlan la p.roducción agrícola y
fmal e inicia el proceso de urbanización. Desde principios del v milenio a.c., ganadela: y la redlstnbuclon de la ntisma, y Con
momento en el que se fecha El Obeid l, igualmente conocido corno Eridú, hasta enterramle:ntos conocidos gracias a la necrópo-
mediados del IV milenio a.c., se desarrollan tres fases, a las que seguirán Uruk lIs de Endu, con inhumacIOnes en posición fetal
(3500-3 100 a.c.) y Djerndet Nasr. Después de un Neolítico fmal con asenta- en clstas de ladrillos crudos.
mientos estables agropecuarios que inician los plimeros ensayos de regadío y . En Ur hay un sistema de irrigación artifi-
tienen ya fortificaciones y tumbas con ajuares de cierta riqueza, llegan al valle Cial,. y en las fases fin ales del periodo aparecen
comunidades procedentes del norte, tal vez de Hassuna-Samarra, con un gran edifiCIOS públicos q ue se suman a los templos,
desarrollo tecnológico y una importante explotación del entorno. Figura 6. Vaso de la cultura
yen Abu-Shahann (Ira k) se conserva un primer de El Oheid.

142 PREHISTORIA 11
TEMA 5. GÉNES IS Y DESARROLLO DE LAS SOCIEDADES COMPLEJAS: EL CALcoLÍTlCO ...
143
santuario con zigurat escalonado con rampa de acceso. La población aumenta, 2.1. 3. Djemdet Nasr
hay excedentes alimenti ci os así como un incremento comercial, centros de
poder y jerarquías. . ~sta fase (3 100 a.c. - 2900 a.c.) está documentada e n las capas 11 1 y Il de
Endu, y en otros yac llll lentos como el epónimo, Tell Brak o Tell Asmar. Aparece
Se desarrolla la metalurgia de l cobre con mo ldes, aunque sigue ex istiendo
el pnmer pa laC IO mesopotámlco en Djemdet-Nasr, las murallas en las ciudades
el utill aje lítico. La cerámica está fab ricada con t0l110 len to con form as de gran-
y una cerámica con, fOllnas parecidas a las de Uruk, pero pintada en rojo y negro
des platos de borde ancho y escudillas acampanadas, y decorada con incisiones
con motivos geometncos y naturali stas. Hay una economía de interdependencia
o pintura de motivos geométricos (fig. 6), Y se conservan también figurill as cn
entre los centros urbanos y las aldeas ru rales, y un a consolidación de las insti-
te rracota. tucIOnes que la controlan, con una gcnerali zación del uso de la escritura.
. El denominado subpe riodo de Kish (2900 a.c. - 2700 a. c.) representa el
fmal eJe la prehl stona de Mesopotami a y supone una fase de transición hac ia
2.1 .2 . 'Uruk ' las etapas dinásticas.
En la fase de Uruk se produce un crecim iento demográfi co muy notabl e,
con una poblac ión de hasta 50.000 habitantes, y más de 100 pequeñas aldeas
dedicadas a la exp lotación agropecuaria. La arquitectura reli giosa se hace muy
2.2. Ana/o!ia
importante como el templo blanco de Anu con dependencias para el culto,
almacenes, hOl11os, corrales para el ganado, pati os e incl uso archivos (fig. 7).
Hacia el 3200 a.c. aparece un a escritura de signos ideográfi cos y silábi cos, , Algunas aldeas neolíticas evo lucionan hacia asentami entos como <;:ata l
junto a sellos-cilíndricos. Al principi o perdura la cerámica anterior, y poco a Huyuk en los que se concentra, a lo largo del VI mileni o a.C. un a pobl ac ión
poco la sustitu ye una con vasos acampanados y jarras de pico largo, negra bru - que ya posee obJelos,de cobre, pero no activ id ad metalúrgica, y hay una clara
contllluldad del Neohtlco FlIlal en yacll11lentos como Hacilar OCan Hasan. Los
ñida y a veces con engobe rojo o gri s.
asentamIentos son m ás numerosos y de m ayor ex ten sión, como consecuencia
Las casas ofrecen ya tipos diversos y los enterramientos son de inhumación de un aumento demográfico significativo, esencialmente en áreas como Cilicia
individual en posición fetal , en fosas O e n cistas . La ex istencia de sistemas de o el suroeste anatólico . No se puede hablar de homogeneidad c u Itural pues
irrigación, la redi stribución de excedentes, el control de las redes de intercam- mi entras que las !·egl?nes del noroeste tienen relación con las balcánicas, las
bi o, la propi edad privada y las diferencias soc iales, así como la probable ex is- on entales ~on mas atllles a Mesopotami a, y las del suroeste al norte de Siri a.
tencia de un ejército nos hablan de un primer paso e n el nacimiento de las ciu- La apanclon de lal~ e ta lurg i a se vincula en yacimientos com o Beycesultán y
dades-estado . Hac llar a la evoluclOn del asentami ento producido desde mediados de l VI mile-
niO a.c. hasta final es de éste, y prec isamente en estos momentos fin ales.

2.2.1. Hacilar

El m ejor representante de los momentos más anti guos del Calco líti co es el
yac1l1uento de Hacil ar, ubicado al suroeste del lago y ciudad de B urdur en un
valle de l río Koca, con los niveles V -I y unas fechas entre el 5400 a.C. y el
4700 a. c., (Mellaart, J. 1996)
N
El pobl~do se asienta en una colina de unos 250 m de diámetro que controla
\ la zona agncola de la vega del río, y en él aparecen casas eJe planta cuadrada
20 m o rectangular, agrupadas en barri os en torno a un espacio central,en el que hay
~
un edifI CiO que se Interpreta cama centro de c ulto. Los zócalos son de piedras
Figura 7. Templo Blan co de Anu. y los alzados de tapJaI , con techumbres planas, y en ocasiones hay pozos, talle-

144 PREHtSTOR tA U
TEMA 5. GÉNESIS Y DESAR ROLLO DE LAS SOCIEDADES COMPLEJAS: EL CALCOLÍTtCO... 145
res cerámicos y lugares de culto, así como decoraciones de motivos geométri- 2.2.2 . Can Hasan
cos en las paredes. Tiene un muro defensivo de ladrillo crudo de más de 1 m
de espesor, y una sola puerta de acceso. Hay una cierta continuidad con res-
pecto al nivel VI del Neolítico fina l, y también entre los sucesivos niveles Cal- La CU lt,ura de Hacilar Se extiende por el sudeste de Konya hasta Can Hasan ,
cuyos tres ultlmos ,illveles Son Ca lcolílicos y representan la etapa media de este
colíticos, si bien el espacio oc upado aumenta en los niveles IV y III en los que penado en la reglDn , con unas fechas entre el 4700 a.e. y el 4200 a.e.
aparecen corrales para ganado. De la fase u es una murall a de tapial de 3 m de
ancho , con dos acceSos protegidos por torres, así comas algunas casas com- Este ase~tamiento está entre dos llanuras, en una importante vía natural de
partimentadas de tipo megaron y otras con un espacio ex terior con hamo, zona com unlcaclon , por lo que reCIbe numerosos intercambios, y conserva casas de
de molienda y amasado , y cobertizos. En el interior se conServa un hogar cen- planta rectangular, a veces con las paredes decoradas por el interior. Las cerá-
tra l y postes para la sujeción de la tech umbre, y ex isten también varios silos micas son pmtadas en rojo o negro, incisas, y también li sas, y se conservan
de gran tamaño excavados en el suelo. algunos objetos en cobre: un braza lete, punzones, alfil eres y una cabeza de
maza. E l grupo al que da nombre este yacimiento es bastante homogéneo y se
La cerám ica es lo que más varia según los diferentes niveles. En general exIJende por todo el suroeste anatólico.
es pintad a en tonos rojizos O marrones sobre fondos cremas o rosados, aunque
también las hay monocromas bruñidas. Los motivos decorativos son geomé- . En ~ersin hay cerámicas pmtadas , hachas y ci nceles de cobre, y una for-
tricos: lineas, espirales y cú·culos, en ocasiones con manos sobre estos últimos, tlficaclDn que encIerra casas faml iJ ares con alm acenes domésticos de grandes
y las fülmas más corrientes son vasos globulares de cue llo estrecho, copas ova- ánforas para guardar cereales y mineral de cobre.
les, vasos esféricos, algunas asas zoomórfas en el nivel IV , y vasijas bitronco-
cónicas en el m (fig. 8). Muy características son las figurillas femeninas hechas
en arcilla cocida, que representan a la diosa madre neolítica de la fecundidad , 2.2.3. Beycesultán
en posturas diversas: acostadas , sentadas en tronos con niño o con leopardos.
El cobre es escaso en general, pero en los niveles 11 y I aumenta significa- . El Calcolítico re~iente está r~presentado en Anatolia central en el yaci-
tivamente el número de punzones y objetos de adomo. Hay restos de industria mIento de Be.Ycesultan , en la reglDn de Denizli, y otros como Alisar en Sari-
ósea y de piedra pulimentada, y las actividades de intercambio son escasas, kaya, y tambIén en l os niveles fin ales de Mersin, en Ci licia. Es el primero de
aunque en los momentos finales aparece ya obsidiana , al gunos vasos en már- ellos un poblado, Simil ar a los anterIores de casas rectangulares de ladrillo y
mol blanco y ciertos sell os con motivos geométricos. La base económica era adobes, pero también con edificios tipo megaron o con muros sostenidos por
una agricu ltura cerea- pil astras, en los que aparecen
lista, con aporte de len- bancos corridos a lo largo de las
tejas y guisan tes, así paredes, nichos que podrían ser
como la ganadería. despensas, y graneros. Se desa-
n·olla desde finales del V mile-
A lo largo del V mi- nio a.c. y a lo largo del IV y la
lenio a.e. y primeros economía es agríco la, básica-
siglos del IV milenio mente de trigo, y ganadera, can
a.e. Se desarrolla en Ci- ovicápridos y bóv idos. La cerá-
licia, junto al Medite- ~i ca es negra bruñida, y poste-
rráneo el poblado Cal- rIormente de co lores naranjas o
ca lítico de Mersin, con marrones con decorac iones geo-
una estratigrafía desde métricas, incisas o pintadas en
el Neo líti co antiguo. bl anco con formas globu lares,
Las viviendas son de tazas y Jarras. En otros poblados
tipo megaron comparti- de la zona se conservan las mis-
mentadas, la cerámica mas casas, con enterramientos
es negra bruñida, y hay dentro del poblado, y en ocasio-
Fi gura 8. Cerámica de Hacilar, Anafalia. agujas de cobre. nes, debajo de las casas.
Fjgura 9. AsentamieJ1lo de Mersin en C;¡¡cia.

146 PREHJSTORIA n
TEMA 5. GÉNESIS Y DESARROLLO DE LAS SOCIEDADES COM PLEJAS: EL CALCOLÍTICO... 147
En Mersin se mantiene la fortificación con muralla y tones (fig. 9) , disnü- 2.3.2. Biblas
nuye la industria lítica de síl ex y obsidiana, y hay un~ pro gresl~~ d~sapanclOn
de las cerámicas pintadas, trente a las negras brul1ldas con fOlmds cdliclt0ll11eS , Es un yacimiento ubi cado en el ex tremo meridional de la costa, con una
jarras picudas, vasoS geminados y asas pJlorro. base del Neolítico fUlal en la que aparecen cerámicas de engobe rojo hasta el
4000 a.c. en el que proliferan las cerámicas polícromas y los objetos en cobre
En Anatolia occ idental Troya inicia su desarrollo . se hacen frecuentes.
Las casas son de planta abs idal compartimentadas y se conserva una mura-
lla y una acrópoli s con más de dosc ientas tumbas con ajuares bastante iguali -
2.3. Siria tarios, salvo algunos que contienen abundantes objetos de cobre, oro y plata ,
ésta de procedencia anatólica. A finales del IV milenio a.c. el cobre es de uso
En es ta zona hay una gran diversidad, con yacimientos en e l valle dd común , aparece la cerámica a torno , y llegan los cilindros-sello procedentes
Éufrates, totalmente mesopotámicos , y tres reglones dIferencIadas en el tenl- de Djemdet Nasr. Es la primera ciudad de la costa mediterránea oriental.
torio occidental:
_ La llanura de Amuq al norte.
_ El valle del Orontes, al sur pero en el interior. 2.3.3. Amuq
- Los asentamientos costeros. El yacimi ento está ubi cado en una llanura interior junto al río Orantes, y no
En las dos primeras zonas será un factor fundamental la relación con tielTas lejos de la costa. Debió de ser un lugar de referencia para rutas que, a través del
cultivabl es. Debi eron existir centros urbanos relevantes,. con asentamlen~os desierto sirio septentrional , alcanzan el Mediterráneo. Hay desde el Neolíti co,
sucesivos y continuos y construcciones de carácter co1ecllvo que contro1anan en torno al 6000 a.c., en esta llanura, un poblamiento contulllo , y el poblado
a otros pequeños de su entorno. En la llanura de Amuq se han loc~ltza~o en ofrece cerámicas polícromas durante todo el rv milenio a.C. , con pruebas de con-
un área de 500 Km' cerca de 200 yacImIentos, en general en tell enos agllcolas tactos hacia el norte, el valle del Oronte., y la costa. Se observa un gran desarrollo
muy fértiles. agríco la y una di sminución del uso de la obsidiana e incremento del sílex y otras
materias locales, lo que ha hecho pensar en un menor contacto con Anatolia.

2.3.1. Ugarit
2.4. Palestina
El yacimiento de Ugarit situado en la costa mediterránea al norte de ~uia
cerca de la ciudad actltal de Latakia, proporcIona I1Iveles desde un neolttlco El Calcolítico en esta zona tiene un desarrollo cultural bastante rápido aso-
precerámi co, con uno del Ca1colítico anti guo de pnnclplos de v mtl emo .a:c. , ciado a un crecimiento demográfico en una región de recursos alimenticios no
al que siguen otros dos con fortificaciones de pIedras formando un apaleJo muy abundantes si exceptuamos las regiones fértiles ocupadas en el Neolíti co.
curvo de bloques grandes, que abarcarán casi todo ,el mtlenlo. L~s ,ceramlcas La gran variedad medioambiental va desde zonas áridas y semiáridas , incluso
son pintadas en marrón oscuro con motIvos geometncos, Y Ilegdlan hasta el desérticas, a otras como el valle del Jordán , y algunos oasis, y el control del
valle del Orontes. agua debió de ser fundamental. Agricultores y ganaderos ocuparon desde
Un incendio debió destruu' la población a med iados del IV m!lenioa.C. y mediados del v mil enio a.c. , valles, oasis y fuentes, establec iéndose tanto en
tras un hiatus aparecen otras dos fases que representan el Ca,lcolltlco f~nal en cuevas como al aire libre, pero también existi eron poblaciones seminómadas
este yacimi ento , y que ponen de manifiesto una corta tran SIClOn con ceramlcas y de pastores de ovicápridos en régimen de transhumancia. El análisis de la
de engobe rojizo , y de nuevo las pintadas. Hay un aumentü slgmficatlvo de fau na ha permitido establecer una teoría sobre las diferentes bases alimenticias
bóvidüs y aparecen de nuevü lüs IntercambIOs Cün obsldlana, y .objetos de que pudieron sati sfacer las necesidades de estos grupos:
cobre. Los contactüs parecen evidenciarse cün el norte y con el area palestIna, Pastoreo de ovicrápidos al norte del Neg uev.
lo que hace pensar que U garit fuera el incipiente centro cOln ercJal costero que
será durante la Edad de l Bronce. Gran presencia de bóvidos en los yacimientos costeros.

148 PREHISTORIA U
TEMA 5. GÉNESIS Y DESilRROLLO DE LAS SOC IEDADES COMPLEJAS: EL CALCOLÍTlCO... 149
La industria lítica
Cerdos y bóvidos en proporciones altas que parecen indicar un régimen tallada está constituida
mixto de granja, que será el más extendido. por hoj itas de dorso,
Esta fauna puede asociarse a una aglicultura con cultivo de cebada, trigo perforadores y raspa-
y lentejas en terrenos alu viales, y en ocasiones hay algunos árboles frutales. dores en abanico, y la
También aparecen an imales estabulados o semi estabulados como el celdo. piedra pulimentada
por hachas y gubias;
en cerámica hay unos
recipientes denom ina-
2.4. 1. Gassuliense dos mantequeras con
asas de orejeta, gran-
Durante la etapa inicial del Ca1colítico será el Gass~liense el periodo más des pi/hai de alm ace-
representativo que se documenta en el yacimiento eporumo de Telleli at-d- nami ento decorados
Gassul, en Jordania con una continuidad de casI un mlleruo (fig. 10). Las casas con aplicaciones plás-
están construidas con zócalos de piedra y muros de adobe y taptal, y sus plantas ticas de fig uras hum a-
s~n trapezoidales y rectangu lares, con decoración de frescos en las paredes nas, vasos con pie y
interiores, de motivos geométricos y naturaltstas. No hay re~to alguno de for- recipientes con forma
de cucurucho (tig. 11). Fig ura I l. Cerámica Gassuliense.
tificación y existen también algunas agrupacIOnes de cabanas de planta oval
semiexcavadas , y si los excavados en el suelo . Los enterraITIlentos se hacen en
cueva dentro de urnas cerámicas en forma de casas decoradas con motIvos
geométricos, y también en urnas zoomorfas. Exi ste en Azor, cerca de Tel AVlv,
un hipogeo artificial con una cámara alargada y un mcho en la cabecera, y 2.4.2. Beersheba
escalera de entrada.
En la zona de Beersheba se han excavado varios asentamientos distintos
de los Gassulienses. Son cámaras subterráneas excavadas en el loess a las que
se accedía por un a rampa, a las que una vez derruidas se superponen casas
ovales de piedra y adobe, y posteriormente casas rectangulares . Parece haber
una "especialización" artesanal en los pob lados: cobre en Abu Matar y piedra
en Safadi, y en un a fase de consolidación aparecen poblados permanentes con
un número de casas entre quince y cincuenta, compartimentadas y de forma
alargada, en los altos del Golán, sur del valle del Jordán y Mar Muerto, y el
Neguev septentrional, mientras que en la zona costera meridional existe una
población más di spersa, probablemente seminómada, que reali za enterramien-
tos colectivos, tal vez osarios de grupos familiares, en cuevas naturales . E l
poblado de Abu Hamid, sur del valle del Jordán, tiene casas de planta rectan-
.. gular con paredes de adobe sobre zócalos de piedra y almacenes con grandes
jarras de almacenamiento y en él se han identificado áreas de trabajo diferen-
o
ciadas para ceram istas.

8-
No parece existir complejidad social en el Ca1colítico palestino, y se cons-
tata la importancia de los substratos locales y la independencia de las diversas
áreas, así como la escasez de productos exóticos y también del cobre, que apa-
• 'O" rece generalmente en adornos . Salvo el caso de la Cueva del Tesoro, ubicada
en el valle de Mishmar, a 10 km de Engedi, con un depós ito de más de 400
objetos, la mayoría de cobre, la metalurgia de este mineral no fue una actividad
Figura 10. Planta de Tell Ghassul , Jore/ania.

TEMA 5. GÉNES IS Y DESARROLLO DE LAS SOClliDADES COMPLEJAS: EL CALCOLÍTICO... 151


150 PREHISTORIA II
importante. Los datos proporc ionados por el yacimiento de Shiqmi~ aportan Los asentami entos de este peri odo son pequeñas aldeas, ubicadas cerca de
informac ión sobre esta acti vidad, y sobre la procedenc ia delmlneldl, en este líos, de cabañas de planta e líptica con struidas con adobe, y e l rito funerari o es
caso a más de 100 km de distancia, en Transjordania. Los p~'ocesos de tr~n s­ la inhumación , frecuentemente colectiva, con ajuares que incluyen cuchillos de
fOlmación e ran domésti cos, con slltuyendo una actI Vidad mas entl e l as habI- tilo curvo y puntas de flecha y de lanza, en sílex; paletas de pi zarra, y fi gurillas
tuales de cada grupo familiar. en balTO y en marfil , femeninas y masculinas. La agri cultura y la ganadería son
la base alimentic ia, y apenas tenemos indicios de relaciones con el exterior. La
Mención aparte merece el recinto de Engedi, oasis situado a l oeste de l ]V1ar cerámica, que sustituye a la badariense poco a poco, es de barni z rojo, pin tada
M uerto cerca de Masada , considerado un recmto sagrado que pudo cumplu la en blanco con motivos geométricos y también zoom01tos y antropomorfos. Otros
función de agluti.namiento que en otras zonas tienen los grandes poblad~s: Es yacimientos representativos del periodo son : El Amrah , Abydos y Emamich.
un recinto más o menos rectangular con enu'adas controladas y dos constl uc-
c iones cubiertas con un pozo central en el espacio abierto, en el que se han
recogido ofrend~s variadas, algunasd e ellasfragmentos de vasos de a labastro ,
que hacen pensar en una procedenCia egIpcia. 2.5.2. Gerzeense
Los momentos final es de l Calcolítico están representados por el yac imiento
de Tell-el-Fara ' ah , al sur de Gaza, que apenas ofrece diferencias, en lo que s,e En torno al 33 00 a.c. y hasta final es de l mil enio , se clesarrolla e l periodo
refiere a los asentmnientos, con respecto a los anteriores, pero con una cera- de Naqada " o Gerzeense, que continúa la fa se anterior, pero con aportaciones
mi ca bruñida roja y gris. nuevas. Existe una técnica metalúrgica ya documentada con alfileres con cabe-
za de bucle, hac has, al gunos pufjales y alabardas, fabri cados en moldes, y
comienzan a aparecer objetos en oro y plata elaborados en mineral es proce-
dentes del S inaí. La talla de l síl ex es muy perfecc ionada con retoque bifac ial
2.5. Valle del Nilo cubriente y e l área en la que se desarrolla esta cultura tiene como centro el
valle alto y medio del río, pero con una ex pansión septentrional.
Los poblados son ya más grandes, con casas de planta rectangular y alguna
2. 5. 1. Cultura de Naqada o Nagada (Egipto) elíptica con struidas a base de ladrillos sin cocer y con techos de madera, y no
parecen ex istir, por 10 general, sistemas de
El Cal co lítico en el valle del N ilo fortificac ión , aunque hay restos de 10 que
comienza con la C ultura de Naqada , pudo ser una muralla e n N ube!. Es muy
con unas fechas entre el 3800 a. c. y el posible que se conocieran las técnicas para
33 00 a.c. , y deri vado su nombre de sanear terrenos pan lanosos y los sistemas (1
varios yacimientos funerarios encontra- de ilTi gación.
dos a final es de l siglo XIX cerca de la
Los enterramientos son indi viduales en
población epónima. Esta cultura, también
fosa, generalmente de forma rectangular, y
conocida como Amrati ense, será la que
cubie rtas de una techumbre de ramas y
desarrolla la fundición de l cobre, aunque
arena, y los ajuares ofrecen diferen cias ev i-
ya al final de la facies más antigua del
dentes que hacen pensar en una clase predo-
periodo. Se pensó en un ongen externo,
minante, tal vez sacerdotal , que controlaría
una invasión de gentes llegadas del sur
la producción agrícola y ganadera, el repalto
que se superpusieron a los grupos del
de los excedentes y las rutas comerciales.
Neolítico final Badariense, y así lo parece
en algunos yacimientos, pero en otros La cerámi ca está decorada con motivos
hay claros indicios de continuidad cultu- geométri cos (fi g. 13), naturali stas y antro-
ral, en los lugares de asentanuento y en pomorfos, entre estos últimos la cabeza de
la perdurac ión de las cerámicas Bada- vaca de Hator; y en al g unos rec ipi e ntes Fi gura 13. Cerámica Gerzeense,
Fi gura 12. Cerám ica de la Cl/l/ura
de Naqada, Egipto. rienses al comienzo de Naqada (fig. 12). aparecen marcas de propiedad. También Egipto.

152 PREHISTORI A II TEMA 5. GÉNES IS Y DESARROLLO DE LAS SOCIEDADES COMPLEJAS: EL CALCOLÍTICO... 153
hay vasos de alabastro, paletas de pizatTa piscifonnes, brazaletes de lapislázuli ,
figurillas de toros, amuletos , y estatuillas femeninas en tenacota. Es evidente
la existencia de un comercio de minerales y metales, así como de objetos exó-
ti cos que prueban relaciones a larga distancia a través de las rutas caravaneras:
obsidiana del Egeo y cilindros-sello mesopotámicos.
En lomo a finales del mileni o comienza el Predinástico con la generaliza-
ción de la metalurgia del cobre, siendo la fase Maadiense la transición hacia
el periodo dinástico.

2.6. Chipre

No está muy claro el proceso cultural asociado a la apa¡;ción de la meta-


lurgia en Chipre, aunque sí parece detectarse un crecimiento demográfi co y la
ocupación de terrenos nuevos, pero con una evidente conexión entre el Neolí-
tico final y el Calco lítico antiguo reflejado en una perduración de los tipos de
casas y sobre todo las cerámicas. No se advietten marcadas diferencias sociales Figura 14. Viviendas de Kalavassas, Chipre.
ni en los poblados ni en las tumbas, pero se produce un cambio gradual de los
entetTamientos individuales a los colectivos .
A partir del 3000 a.C. hay una progresiva disminución de las cerám icas
La fase Sotira, con la necrópolis que le da nombre, de inhumación en fosas decoradas precedentes y un aumento de las monocromas, consideradas como
con fonn a de botell a y ricos ajuares, es todavía neolítica, y una transición evi- importaciones anatolias; y transformaciones que enl azan con el Bronce Anti-
dente la representa el yacimiento de Lemba con casas circulares de hasta 6 m de guo en el que ya hay importaciones claras desde diversas zonas de la cuenca
diámetro, que son como las neolíticas con poste central, pero que ahora tienen ori e~tal meditenánea,. con una modificación de las fonnas de vida que a
al exterior los hogares y las áreas de trabajo. Se cultivan cereales y se crían cerdos comIenzos del II tmleruo a.e. dará lugar a las primeras ciudades fortificadas.
y ovicápridos, y el tamaño de las viviendas parece apuntar diferencias sociales.

3. Bibliografía (ver Tema 6)


2.6.1 . Erimi

Desde final es del IV milenio a.e. se desarrolla la fa se de Eritni que repre-


senta el CalcoJítico antiguo en yacimientos como el epónimo, pero también
en Vasi lia, Souskiou y Kalavassos este último con estructuras de habitación
subterráneas de entre el 3880-3500 a.C.; y en general, las casas siguen siendo
de planta circular (fi g. 14), Y hay fi gurillas de es teatita, ídolos femeninos y
aIras en forma de cruz.
El Calcolítico reciente es corto y no muy bien conocido, pero sí proliferan
los hallazgos de objetos de cobre, perdurando los tipos cerám icos anteriores,
aunque con la aparición de otras bruñidas muy brillantes. Los yacimientos más
representativos son A.mbeliku en donde se observa con claridad el enlace con
el Bronce antiguo, y Philia Dracos, con una cerám ica decorada con bandas
rojas o bien de engobe negro.

154 PR EHISTORIA II TEMA 5. GÉNES IS Y DESARROLLO DE LAS SOCIEDADES COM PLEJAS: EL CALCOLÍTlCO... 155
Tema 6
EL CALCOLíTICO EN EUROPA:
DIVERSIDAD GEOGRÁFICA,
CULTURAL Y CRONOLÓGICA
Ana Fern ández Vega y Amparo Hernando Grande

11. ESQUEMA-RESUMEN '.


l . Introducción.
2. El Sudeste europeo, Grec ia y el Egeo.
2. 1. Calco lítico Antiguo.
2. 1.1. Las estepas pónticas.
2. 1.2. Área carpato-balcánica.
2. 1.3. Norte de Grec ia, las Cícladas y Creta.
2.2. Calcolítico Medio.
2.2.1. Cultura de las Tumbas de fo sa en las estepas pónticas.
2.2.2. Área carpato-balcánica: Usatovo, Gorodske, Cernavod ,
Cotofeni , Bodrogkerestur, Bubanj -Hum y Baden.
2.3. CalcolíLico Final.
2.3. 1. Cultura de las sepulturas de catacumba de las estepas p6n-
ti cas.
2.3.2. Área caI'pato-ba lcáni ca: Vu edol.
3. Europa central y las regiones atlánticas.
3. 1. Calcolítico Antiguo: Baden , Lengyel , Michel sberg y TRBK.
3.2. Calco líti co Med io: C ulturas de la cerámica de cuerdas, de las
ánforas globulares y de las hachas de combate.
3.3. Calcolítico Final: Cultura de Úneti ce y Straubing.
4. Europa nórdica: Cultura TRBK.
5. El Occidente europeo.
5.1. Norte de Italia: Culturas de Remedello y Rinaldone.
5.2. Sur de Italia.
5.3. Francia: Seine-Oise-Marne, Les Ferrieres y Fontbui sses.
5.4. Islas Eolias, Sicilia, Malta, C6rcega y Cerdeña.
5.5 . Península Ibérica.
6. Bibliografía.

TEMA 6. EL CALCOLÍTlCO EN EUROPA: DIVERSIDAD GEOGRÁFICA. CULTURAL.. 157


1. Introducción tico fmal , y con una clara continuidad de población , que han sido objeto de
penodlzaclOnes regIOnales diversas, li gadas casi exclu sivamente a uno o a
Los orígenes de la metalurgia europea se sitúan en las regiones orientales varios yacimientos. Sin em bargo, es evidente que todos ellos tienen unas carac-
del continente con fechas de l rv milenio a.e. No hay homogeneidad cultural , terísti cas comunes en buena parte de sus manifestaciones cuhurales, y, por lo
aunque sí aspectos comunes, ni cronológica, sino que este es un periodo con general , las diferenCIas son solamente de algunos aspectos de la cultura mate-
grupos diferenciados según las áreas geográficas en las que se~esarrolla. Se nal , sobre todo la cerámi ca.
consideró durante bastante tiempo como un proceso de aculturacIOn procedente También se han diferenciado tres momentos cronológicos fundamentales:
del Oriente Próx imo, pero actualmente ya está bien documentada la autoctonía Ca1colítico Antiguo, Medio y Rec iente, que son los que propondremos como
de la metalurgia europea y del Ca1colítico balcánico, con explotaCIOnes mmeras punto de partida en este tema .
desde fec has anteriores a la mitad delrv milenio a.C.
Desde el Neolítico final se exp lota la mina de Rudna Glava, en Serbia,
cerca de Bar, que conserva unos treinta pozos no muy profundos y útiles mine-
ros como picos en asta de ciervo y piedra. Por su parte en Bulgana y desde el 2.1. Calcolítico Antiguo
3700-3600 a.e. comienza la explotación de la mina de ca1copmta de Al Bunar,
ubicada cerca de Stara Zagora, con once pozos de unos 20 m de profundidad. Se inicia en estas regiones con una base cultural neolítica sobre la que se
Se han encontrado en ella mazas de minero, picos en asta de ciervo y en cobre, producirán a lo largo del IV milenio a.e. transf01macion es profundas que van
así como testimonios de la utilización del sistema de frío-calor para la obten- a cambIar la estructura económica y social de estas gentes, y que, si bien en
ción del mineral. pnnclplO ofrecen diverSI dad regional , irán unificándose en cierto modo hacia
el fmal de l periodo.
En torno a estas explotaciones mineras hubo una serie de pequeños asen-
tamientos dedicados a la obtención de pol vo de mineral que se exportaba - no
hay testimonio de actividad metalúrgica local- hacia otros centros en los que
sí se reali za esta segunda actividad, es decir, son centms exportadores de mate- 2.1 . l. Las estepas pónticas
ria primas.
En ambos casos estas minas están c laramente relacionadas con el foco E~ los territorios comprendidos entre las actuales repúblicas de Ucrania y
metalúrgico balcánico: Ai Bunar, con el grupo de Karanovo-Gum~lnitsa , y KazaJlstán , las estepas pónti cas, el Ca lcolítico está representado por grupos
Rudna Glava con el de Vinca-Plocnic. Al go postenor es la explotaclOn de car- relaCIonados con los del Próximo Oriente y Anatolia, pero también con los de
bonatos y óxidos cupríferos de la región de Transi lvania. los Ba1canes, y su cultura más representativa es la de Serednijstog en Ucrania,
Podemos establecer una división geográfica para el continente europeo es heredera de las culturas de fmal es del Neo litico y con variantes regionales.
esta etapa calcolítica, con las siguientes áreas: Los asentamientos son poco conocidos, pero se conservan restos de algu-
El Sudeste europeo, Grecia y el Egeo. nas fosas y casas rectangulares de pequeño tamaño semiexcavadas, ubicadas
en promont01ios. Hay también testimonios materiales de la existencia de posi-
Europa central y las regiones atlánticas. bles talleres artesanales.
Europa nórdica. El ritual funerario es lo que " unifica" a todos los grupos. Se trata de inhu-
El Occidente europeo. maciones individuales o colectivas, en fosas cuadrangulares u ova les, a veces
revestIdas de madera, laj as o mampostería, yen algunos casos, por lo general
mfantlles, de cañas o esteras. Los inhumados pueden aparecer fl exionados o
ex~endidos , y también se dan casos de restos óseos incompletos o de varios
2. El Sudeste europeo, Grecia y el Egeo craneos en una mIsma fosa. Comienzan a cubrirse algunos de estos enterra-
mientos con túmulos, y normalmente aparecen en necrópoli s ubicadas cerca
En toda esta región, que incluye las tierras situadas al norte y al sur del de cursos de agua, no siendo infrec uente la superposición , de la que es un claro
Danubio desde las estepas pónticas a los Bal canes, se han desarrollado a part~· ejemplo la gran fosa de entelTamiento colectivo de Mariupol en Ucrania, a ori-
de mediados del IV milenio una serie de secuencias culturales desde el Neoll- llas del mar Azov, con más de cien inhumaciones superpuestas en tres niveles.

158 PREHISTORIA 11 TEMA 6. EL CALCO LÍTI CO EN EU ROPA: DI VERSIDAD GEOGRÁFICA, CULTURAL.. 159
Se trata de una estructura rectangular de casi30 m de long.itud que c.on~erva póntica. Ka ranovo es un tell búlgaro con treinta niveles desde el neolítico
al unos postes de madera y tiene el suelo c ubierto por una c. apa ?e al cilla co~ antiguo, siendo el VI el que representa el Calcolítico inicial, y Gumelnitsa
re~tos de ocre; y en algunas sepu lturas hay carros de m~de~a, aSI como leplo _ está ubicado en Rumanía.
ducciones de éstos en arcill a, y ruedas macizas . ~os ajumes conl1en~n caigan Vinca-Plocnic es la fase que representa el Ca lco líti co ant iguo en Serbia.
tes de concha y dientes; cuentas de concha d e nacar y de hueso, pl aq llltas de El primero es un tell ubicado cerca de Be lgrado con niveles desde c l
hueso, a veces recortadas con forma de annnales; brazaletes en esp nal, pla- Neolítico a la Edad del Bronce, y P locnic es otro tell que se localiza en
quitas y c uentas de cobre (fig. 1). el sur de Serbia, vincul ado a la ex plotación minera de R uc1na Glava.
Sa lcuta y Gradesn ica-Kli vodol: se denom ina as í a los grupos que ocupan
las regiones del suroeste de Ru manía, B ul garia occidental y Macedon ia.
El primero es un poblado e n altura de O ltenia (R um anía), y los otros
dos son asentamientos de Vraca, Bu lgaria.
Cucuteni-Tripolje: representa el Ca\colít ico antiguo en Moldavia (Ruma-
nía) y Ucrania , en donde se conoce el peri odo como Tripolje, del yac i-
miento éponimo.

l· Tiszapolgar: grupo que ocupa regiones de Hungría , Es lovaq uia y norte


de Croacia, derivado del Neolítico reciente de la Cul tura de Ti sza.
Asentamientos. En general son tell s de gran tamafio emplazados en altura
o mesetas, o bien cerca de arroyos, ríos e islas flu viales. En ocas iones aparecen
restos de fortifi cac iones y se conservan algunos fosos de secc ión en v reforza-
dos con telTaplenes y también empalizadas. Las casas que pueden aparecer ali-
neadas en calles y e n el caso de C ucuteni en torno a un gran espacio central ,
Figura t . Ajuar del cemenlerio de Morilfpol , Ucrania, son rectangulares o cuadrangu lares, aunque en Salcuta aparecen algunas ova les
(seglÍn Cim/Jlltas).
e irregulares. Están construidas con postes de madera y adobe y tienen un a o
Por lo que se refiere a la cultura material, aparecen hoj~s largas~ hachas y dos dependencias. Vinca pueden tener varias estancias y una central con horno
'andes puntas triangulares en sílex; azuelas y mazas en. piedra puhm.entada, de pan.
~ en cobre, martillos y hachas planas, Junto con brazaletes, tOlques y plaqllltas, Se enc uentran algunos
todo ello fruto de una metalurgia locaL edificios de mayor tama-
La cerámica ofrece form as de vasos ovoides con fondo s planos o puntia- ño, un o de ellos de dos
gudos decorados a base de incisiones , impresiones de cuerdas y de ruedecllla. plantas que ha hecho pen-
sar en un templo , y en
El caballo salvaje vive en estas regiones y tal vez por esa razón se darán Sabat in ovka (Mo ldavia)
aquí los primeros intentos de domesticación de éste, que se usara, al Igual que hay un edifi cio que se ha o~_

los bueyes, como ammal de tiro. considerado cultual. Tam-


bién ex isten reproduccio-
1,2
nes muy pequeñas de san-

(J A
tu arios rea lizadas sobre
2. J .2. Area Ca/pato-balcánica pies cilíndricos y ab iertas
En el área cal'pato-balcán ica se desarrollan una serie de grupoS culturales
de manera que se ven en el
interio r altares y banque-
o . ~
,
4 5 6
que representan este periodo: tas. En Kolomishchina, al
_ El grupo cultural Karanovo VI-G umelnitsa: se desarrolla en un área que sur del Kiev, las casas for- Figura 2. Depósito de Karbul1l1 , Rumanía .
va desde la desembocadura del Danubio hasta la TraCia gnega, y la costa man un círculo en torno a (se¡¡1Í1I Whitrle) .

TEMA 6. EL CA LCOLíTlCO EN EUROPA: DIVERSIDAD GEOGRÁFtCA. CU LTUR AL.. 161


160 PREHISTORtA II
La cerá~ica es la que ofl:ece mayores diferencias y, sin embargo , es bas-
un espacio central , y en SaJcuta se usan a veces cuevas . E n el interior de algu- tante ho~ogenea la producc lon de figurillas en terracota, aunque tamb ién las
nas casas hay bancos corridos de arcill a, y en casi todas hornos y hogares, y hay de mal mol y .~tras pIedras en Kara novo. Las más abundantes son las feme-
se conservan también en algunos casos talleres artesanales de uso fam iliar, nInas" pelO tamble n las hay masculmas, d~ animales, y en m~ c h a menos pro-
ya sea de tejidos, sílex o hueso. pOl~lOn de fi gUl as .sentadas y parejas, aS I como másca ras. Td olos planos de
Hay representaciones en bano cocido de casas con techos a doble veltiente hueso eX Isten tamblen e n Karanovo.
y ventanas redondas, y existen también depós itos de objetos metáli cos e n los . La cerám i:a de Ka ranovo se presenta con forma s de platos de borde refor-
poblados, entre los que cabe me ncionar los cuatro e ncontrados en el te ll de z,ldodecoladas por el InterIor con motivos e n negativo de grafito pero ha
Plocnic (Prokuplje) con hachas-martillo, cinceles, alfi leres y brazal etes, así tamblen bote ll as con asas y vasos tipo askos con decoración impresa'o IJlástic'YI
como un posible criso l de arcilla y azue las en una piedra blanda (toba) , y el e·lrenados y .a1gunos zoomor t·os. La de Vmca-Plocni
vasos. ." · . ,,
c es negra brullida
de Km·b una (R umanía) con más de 400 úti les de cobre y otros tantos consti - con fOI mas ca renadas yen Tl szapo lgar hay vasos con boca cuadrangular de
tuidos por hachas de combate de piedra y márm ol, objetos de hueso y de con- cuello estl echo y altos pIes perforados , rec ipi entes cilíndricos, vasos de fondo
c ha (fig. 2). plano y vasos caltclfolln es . P mtadas con meandros y espirales bicromas y polí-
CI omas son las de Cucute-
Enterramientos. El rito fun erario es el de inhumación individual flex io-
ni -Tripolje, con f0l111as de
nada en fosas ubicadas en los propios tell s o bien cerca de ellos , pero tambié n
vasos g lobul ares, copas,
aisladas, y suele haber diferencias entre los ajuares femeninos, masculinos e
soportes o pies, tapaderas
infantiles. Hay que señalar como un caso especial la necrópolis de Varna en
y algunos vasos gemina-
Bulgaria, con más de 300 tumbas, algunas principescas y otras que se consi- dos (fig. 3). En Salcuta
deran "simbólicas" porque no tiene n cuerpo sino una máscara de arcilla de aparecen platos de borde
tamaño natural y aj uar. Riquísimos y vari ados son algunos de ellos, que inclu- engrosado, vasos con dos
yen objetos de oro de procede ncia oriental y también balcánica. En Gorodnica, asas y copas, con decora-
~
Ucran ia hay una necrópoli s con 45 sepulturas de inhum ación en fo sas, en posi- ción impresa, ungulada ,
ción alargada. in cisa, acanalada, con
La base económica es, en general, agrícola y/o ganadera. Se cultivan tri go,
lentejas, guisantes , habas y garban zos , y se crían bueyes, corderos , cabras ,
pse udobarbotina y pinta-
das al grafito y con pintu-
"'--/
menos cerdos y hay, además, caba llo doméstico en Tiszapolgar. La metalurgia ra roj a y blanca. Al final
loca l está documentada en Sa1c uta, con fund ición de cobre en mnldes mono- de l periodo se incorporan Figu ra 3. Cerámica Fintada. tipo CucUleni-Tripo(je ,
(segun DlIl1l11rescu).
val vos, y en la Cultura de Vinca-P locnic y Karanovo v l-Gumelnitsa, clara- las puntilladas y cOl·dadas.
mente relacionadas con los dos focos metalúrgicos más tempranos de Europa:
Rudna G lava y A i Bunar, respectivamente. Se e laboran hachas planas, hachas-
escoplo, hachas con perforación transversal tipo Vidra (teH rumano), punzones,
anzuelos y alfileres de cabeza en doble espiTal , en los yac imientos de Karanovo 2. 1.3. Norte de Grecia, las Cícladas y Creta
v t-Gumelnitsa; hachas cruciformes de doble filo en Gradesnica y en Cucute-
ni-Tripolje, y en ésta junto con hachas-martillo, obtenidas por fu sión y marti- , ~l nOlte de Grecia es una, región claramente relacionada con el mundo ba l-
ll ado en frío. Por su parte en Tiszapol gar, las hachas martillo son pelforadas call1co en laetapa del Ca lcoltt.tco antIguo, que es muy corta porque a medi ados
y aparecen también c uentas y plaquitas redondas perforadas de cobre. Este delll llmlel110 a.e. ,:sta reglón entra ya en la Edad del Bronce Antiguo. La Culo
mi smo tipo de plaquitas aparecen en oro, y adornos en este metal se conservan ~~ra deRakhmam s u ~ede a la del Neo lítico fmal de Dimini y está represen-
dd~ pOI el poblado eponlln o ubIcado en Tesali a y por el tell de Pe ukakia con
en KrivodoJ.
~sas d~ muros de adobe cm; basamentos de piedra y con ábside en la cabecera.
Útiles en hueso, sílex y piedra pulimentada están representados en todos c pen~ s tenemos m[ormaclon d e los enterramientos, y son evidentes las rela-
los grupos, predominando en piedra tallada las hojas muy largas, las puntas dlones con el Egeo, Macedol11a y GrecIa central. Es muy escasa la presencia
triangulares, las hachas y núcleos. En piedra pu limentada los útiles más fre- e .~ bJet?s de cobre y de or? , hay las ya conocidas figurita s de terracota, y la
cuentes son las hachas y las azadas y en hueso hay punzones , agujas y espátu- celamlca es pmtada despues de la cocc Ión en rojo, amarillo o blanco sobre
las. En algunos yacimientos hay obsidi ana procedente de Melos.

TEMA 6. EL CALCOLíTICO EN EUROPA: DIVERSIDAD GEOGRÁFICA, CULTURAL.. 163


162 PREHISTORIA II
fondo oscuro, pero tambi én las hay monocromas rojas o marrones y con deco- En Ctimea se pintan O
ración plástica. se graban las lajas de pie-
Las Cícladas conocen los primeros objetos de cobre en contextos del Neo-
lítico reciente de l que pasan a las primeras fases del Cicládico AntIguo a
dra de algunas de las rum-
bas, y ente los ajuares hay ~»
hachas de combate de pie-
comienzos dellll milenio a.c. , y en Creta los pnmeros utensilIos de metal d.e l
Neolítico reciente dan paso a finales dc1lv milenio a.c. a una fase de translclon
dra pulimentada y puntas
de lanza de cobre, y en el .
~l·~
al Minoico antiguo. Cáucaso, la c ultura más
representativa se denomi- Q;il11
na Maikop por e l yaci- DJlJJ
miento epónimo , que es
2.2. Calcolítico Medio una sep ultura constintida
por una cámara rectangu-
lar de madera con otras
2.2 .1. Cultura de las Tumbas de/osa dos más pequeñas, cubier-
ta por un túmulo de diez
En las regiones de las estepas pónticas se generaliza la Cultura de las Tum- m2 de altura rodeado de
bas de fo sa, au nque su origen, discutido, está en el Calcolíti co antiguo entre el piedras, ubicada en Geor-
Volga y los Ural es, difundiéndose desde all í hac ia el oeste, y ocupando las g ia . El suelo es de gu ij a- Figura 5. Elementos merálieos del Kurgande Maikop,
regiones geográficas que van desde los Urales a la desembocadura del Danu- ITOS con ocre rojo y sobre (seglÍn Piggot).
bio, con grupos regionales dIversos pero con el ntllal funerano como elemento él se depositó un inhuma-
unificador. Se trata de inhumaciones individuales bajo túmulo o Kur~anes, ~o con un riquísimo ajuar: un vaso y anillos de oro y plata, vasos de piedra,
nombre ruso que denomina los túmulos, generalmente rodeados por un cu·culo uttles de cobre y de pIedra, adornos, figuras de bueyes en oro y plata, cerám ica
de piedras que cubren una o dos inhumaciones en grandes fosas cuadrangula- y tejidos con diseños muy elaborados (fig. 5). En cada una de las otras dos
res u ovales con los laterales revestidos por tablones de madera o lajaS de pIe- cámaras hay un inhumado con vasos y adornos de cobre, e incluso fuera de
dra, de entre 2 y 4 m', aunque hay algunos casos de más de lO. m' (ftg. 4). las cámaras se ~n c uentra otra inhum ación. Parece una verdadera tumba prin-
Con frecuencIa los restos CIpesca. Tambten eX Isten algunas sep ulturas de piedra y de madera con cubier-
óseos aparecen co lorea- tas a doble verti ente.
dos con ocre o yeso, y en
las tumbas más importan- Los poblados es tán situados en lugares estratégicos con defensas natura-
tes aparecen carros o rue- les, y fortifi cados en la mayoría de los casos y en ellos aparecen talleres de
das macizas o bien ma- actividades artesanales, entre las que se encuentra una metalurgia local con
quetas de éstos en arcilla, hachas planas y de cubo, puñales de lengüeta, cinceles y punzones. La base
y en ocasiones estelas económica fundamental era la cría de ganado, caballos en gran medida, y la
antropomorfas. Son claras agn cultura.
las diferencias de ajuares,
en los que aparecen casi
siempre restos óseos de
bueyes , corderos y caba- 2.2.2. Area cmpato-balcánica
llos, junto con adornos,
armas y útiles, entre ellos En el área carpato-bal cánica Usatovo (Odessa, Ucrania) y Gorodske (Mol -
z objetos para la actividad davla) representan el Ca lcoIítico medio de esta zona, mientras que Cernavodií
metalúrgica, que dan tes- (Dobrudja) que continúa la de Gumelnitsa y Cotofeni (Otenia) que sustituye
Figura 4. Sepulturas de fosa y cisra de la Cultura timonio de la existencia a Sa lcuta , son los dos grupos culturales ele este periodo en RumanÍa y Bodrog-
de las 1il/l1bas defosa (seglÍn Piotravsky). de ésta. kerestur lo es en Tokaj (Hungría). Por su parte, Bubanj-Hum será el periodo

164 PREHISTORIA 11 TEMA 6. EL CALCOLíTICO EN EUROPA: DIVERS IDAD GEOGRÁFICA, CULTURAL.. 165
servio de esta etapa y Baden tiene su desalTollo en el sur de Polonia, Es lova-
quia, Hungría y zona de Rumanía, llegando a Austtia , de cuyo yacimiento epó- puñales de lengüeta, azadas, escoplos, cinceles, punzones y hachas cruciformes
nim o deriva su nombre. Su ori gen es di scutido, y se cree que se trata de colonos ~e dos fi los en Bodrogkerestur. Los adamas más com unes son las cuentas de
procedentes de Anatolia occ idental y que llegaron a Austria. collat en hueso, arcill a, concha y cobre, en el que también se elaboran anill os
en espual. Comunes a caSL todos los grupos culturales son las fig uri tas de terra-
"Esta etapa es la del apogeo de la metalurgia del cobre en las regiones hún- cota, pOL lo general antropomorfas, aunque en Cotofeni las hay además de
garas, eslovacas y croatas , y aunque aú n no han aparecido yacimientos de animales, ruedas y "anclas", estas últimas con un claro parecido a las de Tr¿ya
mineral ex plotados en esa etapa, sí existen análi sis que indi can la procedencia y en Baden maquetas de carros. ',
eslovaca y de los montes de Transil vania.
. . La cerámica es la que siempre presenta una mayor variedad. Pintadas en
Asentamientos. Se ubican, por lo general, en lugares de difícil acceso con Laj a y neglO e Impresas cardadas las hay en Usa tova; lisas, pintadas en rojo e
defensas naturales: alturas, mesetas, y también en terrazas e islas fluviales, y LmpLesas ~on Luedecilla son las de Gorodske, mientras que en Bubanj-Hum
conserva n algunos restos de fortificaciones y de fosos. Esporádi cam ente se apat e~en , las ImpL esas y eordadas, y en Cern avodií son oscuras bruñidas can
ocupan algunas c uevas, y las casas son rectangulares, a veces de dos habita- d~~OL aCLo,n acan~ lada, mCLsa, Lmpresa con digitaciones y Con decoración pl ás-
ciones, y cuadrangulares; ovales y redondas las hay exclusivamente en Coto- tLca, en tazas de "sa de CUlta, vasos con asas toneliformes, escudillas y grandes
feni , donde además pueden estar semiexcavadas. Están construidas con cimien- Lec Lplentes d e almacenami ento. Acanalada, incisa, puntill ada y cardada es la
tos de piedra y alzados de tapial , aunque las hay de arcilla, y en el casa de de Cotofen~: y en Bodrogkeres tur aparecen lecheras, copas y recipientes con
Cernavod1í con paredes enlucidas por el interi o r. Hogares y hornos son las dos asas: ltsas, punttlladas, acanaladas e mCLsas y Con incrustaciones de pastas.
estructuras más características de los interiores y en Bodrogkerestur hay depó- 7~ de Baden tIene copas de altas asas con bandas puntilladas, y otros vasos
sitos de objetos de cobre de sílex y de obsidiana . En el poblado de Vucedol gLandes acanalados, mClsos y puntillados. Husos de telar y lecheras completan
(Croaci a) de la Cultura de Baden hay dos edificios absidales, uno de ell os con este apartado. ' ,
dos dependencias y un hogar en cada una de ellas, con muros de madera y sue-
los cubiertos por una capa de arcilla.
Enterramientos. El rito es de inhumación individual flex ionada, en fosas 2.3, Calcolítico Final
simples revestidas con madera o piedras , y clLbiertas por un túmulo rodeado
de un CÚ'culo de piedras, aunque también hay al gunas sepulturas planas, algu-
nas "simbólicas", y escasísimas incineraciones. Hay necrópoli s de más de 60 .~e hanplanteado hipótesis sobre su origen: los que lo consideran una evo-
lucL on autoctona o ,bLen el resultado de mi graciones de Europa Central los
inhum aciones como las de Usatovo, mientras que otras son pequeñas con no Balcanes o el Caucaso . '
más de 20 sepulturas. Hay ocasiones en las que se cubren los huesos de ocre,
y también estelas funerarias con representaciones humanas y de animales. Por
lo que se refiere a los aj uares, se advierten disparidades que indican una dife-
renciaci ón social , en algunos casos, y se componen de cerámi ca, figurillas de 2.3.1. Cultura de las sepulturas
terracota y útil es. Los objetos de cobre y las hachas de com bate suelen aparecer de catacumbas
en las sepulturas más ricas . En Baden hay restos óseos de bueyes, cerdos, cier-
vos y perros en las inhumaciones y también tumbas colectivas y necrópolis de
incineración en 1IL11as.
La C ultura de las sepulturas de
c~tac.umba representa en las estepas
Por lo general la base económica fundam ental es la cJía de ganado y la pontLcas esta etapa y el comienzo de
agricultura. En Cemavod1í se documenta el pastoreo de bueyes como actividad la Edad del Bronce, ocupa ndo una
principal, pero tambié n hay muchos caballos, cerdos, cabras y ovejas, y en parte del área en la que se desarrolló
Bodrogkerestur hubo un activo comercio y un a metalurgia local de un alto la anterior Cultura de las Tumbas de
nivel técnico. De la Cultura de Baden procede un sil o con tri go y hay testimo- [osa que perdura hasta la Edad del
nios de actividad cinegética y pesquera. Bronce en algunas reg iones. Parece
tener su origen en el Cá ucaso y, de
La cultura material ofrece utillaje de sílex, hueso y asta de ciervo, y en
nuevo, es el ritual fun erari o el que Figura 6. Sepultura de catacumba
piedra pulimentada hay hachas de combate. El cobre aparece en hachas planas, defIne este periodo. Las tumbas son (según Piolrovsky).

166 PREHISTORIA ti
TEMA 6. EL CALCOLíTICO EN EUROPA: DIVERSIDAD GEOGRÁFICA. CULTURAL .. 167
cavidades excavadas en el suelo con el acceso fo rmado por un pasa~izo vertical 2.3.2. Area cmpato-balcánica
eSU'echo de hasta 4 m de largo, con uno o varios peldaños. La camara es de
planta oval (catacumba), y en ocasiones con nichos laterales y. con frecuencIa En el área carpato-baJcánica se impone la Cultura de la cerámica de cuerdas
está revestida con cañas, esteras o madera. La entrada se Clell a con pl edl as y y e l grupo anteri or de Usatovo es reemplazado por la Cultura de las tumbas de
se cubre con una estructura tumul ar, generalmente poco elevada, y que tapa catacum ba. El periodo final del ca lco lítico rumano está muy influenciado por
vari as sepu lturas, y en ella se inhuman, norm almente fl ex ionados, uno, dos o [a cul tura póntica de las Tumbas de Fosa, destacando sus necrópolis lumu[ares
varios individuos (fi g. 6). con grandes sepulturas constituidas por una fosa principal y varias secundarias,
con reves timentos de madera y cañas y restos ele bueyes y caballos.
Las necrópolis suelen estar ubicadas en las terrazas altas de los ríos y tam-
bién hay en ellas sepu lturas planas en fosas O en cámaras de pIedra. Los ajuares En las orillas del Danubio está ubicado el poblado de Vucedol que da nom -
está n integrados por recipi entes cerámi cos con fondo plano mClsos o con bre a [a cultura que sigue a Baden de la que procede e n Hungría y Croac ia,
impresiones de cuerdas, y copas " quemadores"; útiles líti cos y óseos ; h~chas pero co n elementos nuevos como la cerámica. Los poblados ofrecen ya una
de combate de piedra pulimentada y objetos de cobre: hachas de cubo, puna les, di sposición "jerárquica", con las casas más impotantes aisladas de las otras.
c uchillos, punzones Y puntas de lanza. A esto se suman adornos en hueso, En e l de Vucedo l hay una tipo mega ron de casi 16 X 10 m2 asociada a un taller
cobre, oro y pl ata, porcelana y conchas, en forma de cuentas de collar, ~ol gar:: metalúrgico con hornos para la fu sión de cobre, y restos de escori as y un
tes, pendientes y alfileres de cabeza curva, sobre todo en las sepulturas n,cas . mo lde . Practi can ambos ritos sepu lcral es: inhumación e incineración y hay
Son frecuentes los restos óseos de bueyes, cabal los , ovelas Y cabl as , y en dlgu- sepulturas principescas con restos óseos de caballos.
nas sepulturas aparecen restos de carro (fi g, 7). La cerámica es negra, bruñida, de buena calidad y con originales formas:
tazas carenadas con asas de cinta, vasos "quemadores", copitas de pie crucifor-
me y vasos zoomorfos, aunque tam bién hay cuencos, escudillas y copas. La
decoración , que suele cubrir los recipientes, es incisa, impresa y puntillada, aca-
nalada con moti vos geométricos y, por lo general , con incrustaciones de pasta.
En arcill a cocida hay ruedas y peq ueños altares, y existe una industria variada
en asta de ciervo, así como hachas de combate de piedra pu limentada, y en
cobre hachas planas con perforación transversal, hachas de cubo y adornos.

3. Europa central y las regiones atlánticas

El Ca lcolítico comienza en es tas regiones como un proceso de cierto con-


tinui smo con respec to al neolítico reciente pero con aportaciones ex ternas que
llegan del sudeste continental. Las innovac iones fundam entales están relacio-
nadas con la agricultura y la ganadería, incidiendo claramente en las transfor-
maciones que se producen en ambas y que, a su vez, darán lugar al inicio del
desarrollo de una complejidad soc ial evidente. Sin embargo, la metalurgia del
cobre no se generali zará hasta casi fina les de este periodo.

Figura 7. Tumba de carro (se¡:tÍl1 Piggot).

3.1. Calcolítico Antiguo


Los poblados se conocen poco, pero sí sabemos que se ubica~ en lugares
de fácil defensa, a veces con fosos y empalrzadas, y,la base economlca mejor
documentada es la cría de animales, aunque tamblen tuvIeron agn cultula, y Las culturas más representat ivas en estas regiones son: Baden, ya men-
cionada en las páginas dedi cadas al sudeste europeo , porque ocupa desde
hay objetos que son fruto de intercambios.

TEMA 6. EL CALCOLÍTICO EN EUROPA: DIVERSIDAD GEOG RÁFICA. CULTURAL ... 169


168 PREHISTORIA 11
Hungría y el sur de Polonia hasta Austria, lugar del yacimiento epónimo que
le da nom bre. En el momento de mayor expansión ll egará hasta las costas bál-
ticas , imponiéndose a los grupos TRBK o Cultura de los vasos en embudo,
del Neolítico final y el Ca lco lítico anti guo . Lengyel es un poblado ubicaclo
en Ta ina (Hungría) que da nombre a una cultura neolíti ca y también del Cal-
colítico antiguo que llega desde el este austriaco al sur de Polonia. De hecho,
en este poblado se superponen los nive les de ambas etapas. Tamb ién la Cul- A

/ ~I
tura de Michelsberg (Alemania) es neo líti ca , aunque ti ene una fase Calcolí-
tica que se desarrolla en el territorio comprend ido entre Bohemia y Bélgica,
y Suiza y norte de Alemania. La Cultura de TRBK o Cultura de los vasos con
boca de embudo, tiene una fase de transición al Calco líti co antiguo en Europa
central que se extiende a territorios del norte y que introduce los objetos de
cobre, pero no la metalurgia. Ex isten otros grupos como el de Gatersleben ,
en la región alemana del Saale, al oeste del Elba , continuador de Rossen y
muy influenciado por Lengyel, o el de Baalberge en Bernburg, Sajon ia, en
las regiones orientales de Alemani a, que parece tener una evo lución indígena
con elementos de TRBK.
Asen tamientos . La tendencia generalizada es una ubi cación defens iva en
altura con sistemas de fortificación , fundamentalm ente fosos, y en ocasiones
terraplenes y/o empali zadas. En la Cultura de Baden el poblamiento es di sperso
y poco estable pero también existen asentamientos en altura como los descritos,
y se usan cuevas, y en Lengyel hay poblados en llanura con empa lizadas, ade-
más de los de altura. Se conocen representaciones de casas con techos a doble
vertiente, y éstas suelen ser rectangulares o trapezoidales, aunque las hay ova-
les en TRBK y en Baalberge y absidal es en esta última, en ocasiones compar-
timentadas. Se constru yen a base de postes de madera y a veces con cimientos
de piedra. En Branc, yac imiento representativo de Lengyel hay una edifi cación
grande con otras cuatro asociadas y entre éstas y el río diecisiete sepulturas
(fig. 8); en la Cultura de Baden, sil os, y depósitos en Lengyel y TRBK .
Enterramientos. El rito fundamental es el de inhumación, aunque ex isten Figura 8. Asentamiemo de Branc de la Cultura de Lengyel.
algunas incineraciones. Dentro de esta homogeneidad, hay una gran vmiedad
formal: múltiples son los de Michelsberg, mientras que en Baalberge comien-
zan con inhumaciones flexionadas en fosas pero, poco a poco, llegan las pli- d L~ base económica. Agricultura y ganadería son las bases fundamentales
meras tumbas bajo túmulo, como el que da nombre a la cultura, con uno o . e su SISt~~C Ia. Lo~ cereal,es y la cría de ovejas, cerdos, bóvidos y caballos,
varios inhumados en fosas o cámaras de piedra , y existen también inhumacio- Junt? Con caza y pes~a, seran las acti vidades básicas, pero también hay ex 10-
nes de cráneos. Lengyel , además de las inhumaciones individuales en fo sa, taclOn de mmas de sliex (Lengyel) y en las áreas de los TRBK t ~I ·
tiene enterramientos colectivos en pozos, y en Baden se mezclan las grandes mas un c . . . , ' y en es as u tl -
.' . omelCIO muy activo aH·aves de medios terrestres (calTos de 4 ruedas)
necrópoli s de inhumación individual con restos óseos de perros, ciervos, cerdos y malltlmos (plfaguas), con Imgotes de cobre importados y usados para la
y bueyes en los enterramientos, con sepulturas de inhumación colectiva en metalurgia local. '
pozos, cenotafios o tumbas sin inhum ados, así como al gunas necrópoli s de
incineración en umas. Los TRBK entielTan en fosas simpl es con restos de ocre, La cultura ~Iaterial ofrece útiles de síl ex, especialmente en las zonas
inhum aciones indi viduales o dobles, recubiertas de piedra o madera, apare- c1o~de se extrae este, con hachas de gran tamaño y puntas de flecha· ell piedra
ciendo los primeros dólmenes, y otras estructuras megalíticas. pu mentada_hay hachas-malti 11 0 peli ·oradas y en algunas zonas de 'los TRBK
apmecen al fm al del penado hachas perforadas de doble filo sobre rocas duras,

170 PREIIlSTOR IA II
TEMA 6. EL CALCOLfTI CO EN EUROPA: DIVERSIDAD GEOGRÁFICA . CULTURAL.. 171
consideradas "elementos de presti gio". Hay representaciones en arcilla de ído- aunq ue hay al.g~u~as cistas,de mad~ra o de piedra, y en escasas zonas aparece el
los pl anos y algunas figuras de ani males y carros con ruedas en Baden, y los l!l.o de II1c~el aClon tamblen baJO tumulo. Las formas más frec uentes de la cerá-
TRBK fabrican adornos en ámbar y brazaletes de oro, En c uanto al cobre, las ml c~ son anforas q ue al pri nc ipio ti enen pié, vasos , copas y cuencos y la deco-
primeras evidencias de su uso proceden de Baden y Lengyel con hachas y l aClon se hace en el cuello o en la zona superior del galbo. Esta cu ltura se extien-
puñales, y ya al fmal del periodo aparecen crisoles. Los grupos de TRBK fabli- de desde Ucral1la al este francés y desde Suiza a la Baja Sajoni a y Poloni a.
can adornos: cuentas, brazaletes, di scos y tubos en espiral; azuelas y puñales.
. Apenas tenemos in f0ll11ación ele los poblados, salvo alg unos lacustres sui-
Las cerámicas son, pO'r lo general, pun till adas y acanaladas salvo en los zos que plOpolc lonaron maten ales pero no restos constructivos , y está docu-
TRBK que varían según los momentos cronológicos de l gru po. La de Baden mentada la agncu lturay el pastoreo, con objetos de cobre y calTOs de madera
es bru ñida negra con recipientes y copas de dos asas , ánforas, jarras, copas de con cuatro ruedas macIzas.
pi e pelf orado y lecheras, y en Lengyel predominan las tazas bicónicas con dos
asas, incisas y puntilladas. Los "vasos con boca de em budo" son globulares . La~ denominadas hachas de combate son de piedra pul imentada con per-
con cuello alto y abi erto, al pri ncipio li sos o con algunas impresiones en el fOIaClOn tt ansve!'sal y re presentan el. Ca1colíti co en una buena parte del conti-
cue llo, luego incisos e impresos en botell as con "coll arino" y al fin al con nente ~ UI opeo (ft g, 10). Las hay de dIferentes form as y tam aiios según las áreas
inCl1Jstaciones de pasta en las incisiones e impresiones, en copas de pie, tazas geog~ aficas y se l~llerpretan como un símbolo de prestigio y rango socia l. Las
y cucharas . de mal ttll o o, de balco aparecen en RUSia y el este del Bá lti co, y las navifonnes
son caJ actellstlcas del sur de SuecIa. Suelen asociarse a la cerámi ca cordada
en el este y norte de E uropa? a los vasos de embudo en el Báltico , a las tumba~
de fosa e n UcrallIa y el BaJO Danubio, y a las tum bas indi viduales ele Di na-
marca. (:
3.2. Calcolítico Medio
En las costas atlánticas durante todo es te peri odo Gran Bretat'ia está en
Este es el momento de apogeo de las Culturas de la cerámicas de cuerdas, una fase de p}ellItud a mechados del 11 mile ni o a.c., y se siguen usa ndo las
de las ánforas globulares, y de las hachas de combate, así como de otros
gr~ n~es galen as c ubI ert as del Neolítico fin al, los sepul cros de cOITedor de las
grupos regionales como el de Sa lzmünde (Sajonia, Alemani a) con pequeñas Heblldas y las Orcadas, y los _del grupo irlandés de Newgrange, COn una gran
necrópoli s de tumbas pl anas y otras de cistas de piedra, y poblados en altura actI VIdad en Stone henge, Al h nal del penodo hay un cierto continui smo pero
fortifi cados. Relacionada con la Cultura de las ánforas globulares está la de
Bernburg (Sajonia, Alemani a) con sepulturas de inhum ación en cámaras de
madera e inhumaciones colectivas en cistas rectangul ares, E l centro de Oli gen

o~~
de la Cul tu ra de las ánforas globulares parece estar en Poloni a, deri va de la de
la TRBK o Cultura de los vasos de embudo y se ex tiende desde Ucrania al
E lba. Sabemos muy poco de los poblados, pero se conocen sus enterramientos
de inhumación individual fl exionada en cistas de piedra o fosas a veces enlo-

~g~~
sadas, cas i siempre con restos de animales, y las cerámi cas que le dan elnom-
breoSon ánforas globulares de c uello cónico, decoradas a base de incisiones
e impresiones de cuerdas con motivos geométri cos en franj as hori zontales.
Será precisamente este tipo cerámi co el que denomina una serie de grupos

G$ ~m r
calcolíticos europeos q ue tienen esa característica común , pero con otros ele-
mentos diferenciadores. Es una cerámi ca decorada con impresiones de cuerda
antes de la cocción, y a veces con incrustaciones de pasta, que aparece general-
mente en contextos funerarios, sobre todo en las inhum aciones bajo túmul o,
nOlmalmente de tierra, de uno O dos metros de altura y entre ocho y quince
metros de diámetro, que contie nen una sepultura central, y a veces otras, ya ~ .. . ~' -- "

sean contemporáneas o posteri ores y que en ocasiones, va acompañada de Figura 9. Cerámica de cuerdas Figura 10. Hachas de combale.
hachas de combate de piedra pulimentada, útiles de sílex y/o hueso (fig. 9). Los hachas de comba/e, y alfiler de cabeza
túmul os se rodean de piedras, empali zadas y zanjas y las sepulturas son fosas, de marfillo.

172 PREHlSTORlA 11 TEMA 6. EL CALCOLíTtCO EN EUROPA: DIVERSIDAD GEOGRÁFICA. CULTURAL.. 173


...
etapas, así como por la Cultura de la cerámica con impresiones profundas
se afianzan las jefaturas con la formación de grupos culturales en los q~e se en el CaJcolítico medio ele las regiones meridi onales desele las costa atlántica
produce la transición al Bronce Antiguo y la apanclón y desa rrollo de los gJ u- holandesa por el oeste y Westfalia por el sur, hasta la Baja Sajonia. En el Cal-
pos campanifOlmes. ca lítico reciente se desarrol la la Cultura de las sepulturas individuales muy
relacionada con Europa central.
Sobre los orígenes de esta etapa ca lcolítica se han prop uesto teorías en
cuanto a la existencia ele una coloni zación del norte europeo y una fusión con
3.3. Calcolítico Final los grupos autóctonos.
E l Ca lcoJítico final será en el centro y occidente europeo una, fase de bas- Los asentamientos del primer periodo apenas se conocen, aunque sí sabe-
tante continuidad con grupos culturales que son yade translClon al B I ~nce mos que sus lu gares de ubicación son las costas y también las regiones conti-
Anti uo y que, en general , incorporan el vaso campa11l:orme. Una de las carac- nental es. De la segunda etapa, con la mi sma ubi cación , conservamos restos de
terísf¡cas más relevantes de la etapa final del Calcoilt lco es prec Isamente el casas de planta rectangular construidas con madera, y en ocasiones, con
desarrollo, expansión y generalización por todo el contu1ente europeodel deno- cimientos de piedra. Las hay pequeñas pero también de hasta de 8S m de lon-
minado Horizonte Campani fo rme, que fu eron grupos que dlfuncllelon und gitud compartimentadas y parece haber restos de fosos defensivos. En el TRBK
cerámica característica en fOlma de campana, un IlpO de enterraml el~to , una reciente sí se conservan ya forti ficacio nes a base de terraplenes y fo sos, y las
serie de objetos metálicos, óseos, líticos ... que se relacIonan co.n el ajuar fun e- casas ti enen cimi entos de piedra de manera más generali zada, añadiendo plan-
rari o, y sobre todo , la metalurgIa del cobre, por dlfelentes zonas. tas ovales a las rectangulares ex istentes.
A finales delul milenio y como herencia de las comunidades, calco1ític~s Apenas se conocen los pobl ados del Ca1colítico medio meridional y del
comenzó a desarrollarse en Europa una cultura que se conv,er~r~a en la m.as Ca lcolítico reciente.
representativa del Bronce Anti guo de la zona, la Cultura de Un~ttce o AunJe: Los enterramientos son en la primera etapa de inhum ación individual o
titz, en Bohemia, Chequia donde se encuentra la localIdad eponlma, y cuya
dobles, en posición alargada, en fo sas y con los cadáveres col oreados de ocre
influencia llegó a Alemania, Austna y PolonIa. y ajuares compuestos de ámbar, armas, y en algún caso un vaso cerámico. En
Al principio las sepulturas consistían en fosas o cistas senci llas qu~ alber- el segundo periodo aparecen sepulturas de inhumación individual o dob le en
gaban inhumaci~nes individu ales o dobles y solo algunas veces se cubn ~n con [osas rodeadas de piedras, o tumbas constru idas con laj as de piedra o madera,
túmulos. Sus ajuares funerarios estaban formado s por pocos objetos metall cos, y comienzan los primeros dólmenes, de inhumación colectiva, y las megalíticas
la mayoría de los cuales eran todavía de cobre. Es a partu' del 1900 a.::; ., ya en de corredor y cámara, de plantas cuadra ngulares, redondeadas y algunas poli-
el Bronce Antiguo, cuando esta cultura alcanza su máXIma ex preslOn con la gona les.
aparición de las tumbas principescas. En el Ca lcolítico de la Cultura de la cerámica de impresiones profundas
Otra de las culturas en las que puede constatarse una ~ase de transición apenas hay variaciones , pues siguen coexistiendo sepulturas megalíticas de
entre el Calcolítico final y el B}'once Antiguo es la de Straubl,ng (Bav lela, Ale- inhum ación co lectiva con sep ulturas de inhum ación individual en fo sa. La
mania) , relacionada con la de Unetice. Se eVIdenCIa la tradlclOn c~mpall1fol1ne, "innovación" es que esta últim as están agrupadas en pequeñas necrópoli s y
lo más destacable son sus enterram Ientos mdlvlduales, a l gl1l~os en tmajas, y que aparecen algunos sarcófagos en troncos de árbol vaciados. Los ajuares
los femeninos van acompañados de ri cos ajuares . E~ las necropoll s de Flanz- contienen cerámi cas impresas , útiles, armas y adornos, sobre todo de ámbar,
hausen (Alemaaia) se encuentran un conSIderable numero de tumbas peltene- y de dientes de animales perforados, y son excepc ionales los discos y tubos
ciente al Calco lítico final. en espiral de cobre y lo brazaletes de oro.
El Calcolítico reciente tiene como nota común y direrenciadora de lo ante-
rior, los túmul os de poca altura que cubren sepulturas en pequeñas cistas de
piedra, cámaras de madera, simples fosas y sarcófagos de troncos de árbol El
4. Europa nórdica rito es de inhumación individual , muy pocas dobles, y rarísimas incineraciones.
Los túmulos aparecen en ocasiones rodeados por postes de madera, fosos o
En estas regiones europeas,. que incluye;,. el surde Esca~dinavia y d norte CÚ'cul os de piedras, y los ajuares incluyen hachas y cinceles de piedra, cuchillos
de Holanda, Alemania y Polon Ia, el Ca1coiltlco anti guo esta lepresentado pOI y puñales de sílex, adornos y rec ipientes cerámi cos.
la Cultura de TRBK de los vasos con cuello de embudo, penoch zada en tl es

TEMA 6. EL CALCOLiTICO EN EUROPA: DIVERS IDAD GEOGRÁFICA. CULTURA L.. 175


174 PREHISTORIA JI

Existen en teITenos pantanosos depósitos, a veces dentro de recipientes cerá- Oli entales, por e l creci mi ento demográfico, el afá n ex pan sionista, y e l desa-
mi cos, de huesos humanos y de an im ales, de cerámicas, de objetos metálicos, y n olla de un comercIO de bIenes de consumo y objetos de prestigio.
de éstos junto a hachas de sílex, cuentas y plaquitas de ámbar. En las etapas fina-
les del Calco lítico hay unos edifi c ios con ofrendas considerados santumios, y La neces idad de controlar este último y las ru tas ele abastecimiento darán
se conservan restos de lo que pudieron ser tal leres artesanales de ceramistas. lugar, a, su vez, al ~ncremento de la conflicti vidad , puesto ele manifiesto en la
apa n clon de fortlfrcaclones
La base económica fundam ental fue una agricu ltura cerea li sta , en el Ca l- en los centros de producción
colítico recien te aparecen vesti gios de uso del arado, jun to con la cría de ovi- y la aparición de nuevas
cápridos, bueyes, cerdos y en el TRBK reciente parece que caballos domésti- anlHlS y técnicas béli cas.
cos. No existen minas de cobre en estas zonas por lo que tuvo que existir un ." l~;~...
(" .. \~ ... ~.
comerc io que importaba los objetos ya elaborados y/o la materia prima en lin-
gotes, y que parece estar c laramente testimoniado no sólo por la presencia del
Las costas occ idental es
y las islas de l MeditelTáneo
. '.
~~.-¡-t
. !
metal sino ta mbién por la ex istenc ia de carros y barcos de madera. E l sílex se ofrecen un a in formación
basta nte desig ual a la hora
explota en minas desde la segunda etapa.
de e laborar una síntesis del '.

e
La cultura material. La piedra tallada está representada por largas hachas Calco lítico en estas regio- ~
planas y puntas de tlecha, que posteriormente incorporan hachas de talón grue- nes, difícil es de homogeni - ••• 1
so y mayor variedad de puntas de flecha: tri ang ulares, foliáceas y algunas con zar, ya que se desaITollan de ~1u
• P....

pedúnculo. En piedra pulimentada hay hachas-ma rtillo pelforadas, y de uno o forma bastante independien-
dos filo s también perforados en rocas duras como la serpentina, el granito o el te, aun cuando son evidentes
pórfido, q ue se cons ideran objetos de presti gio. El cobre no ahunda pero sí las relaciones y contac tos,
existen puñales , az uelas planas y adornos como discos, tubos e n espiral, cuen- en alg unos casos claramente
tas de collar y braza letes. En hueso hay puntas de flecha , comienzan a aparecer comprobados, como es e l
adornos de oro, y en ámbar se conservan di scos planos, co lgantes en forma de caso del inte rcambio de la
hachas de combate, plaquetas y cuentas de collar obsidiana.
La C erámica com ienza siendo lisa o con escasos motivos decorativos La Pe nínsula italiana
impresos en los c ue ll os de los recipientes, con forma s de bases planas, aunque (tig. 11 ), Francia , las islas
también ha y botell as, cuencos y ánforas. De perfi l más acent uado son las del Eolias, Sicili a, Malta , Cór-
periodo sigu iente en e l que la decoración incisa o im presa cubre toda la super- cega y Cerdeña, y la Penín- Zoobbwg ~ OJonUJ.
fi cie de los vasos o buena pm1e de ella, destacando las conocidas como "botellas sula Ibérica, Son las áreas Mea.. .80_
con collarino", con un cordón aplicado en e l cue llo . Ya en la etapa reciente de geográficas que completan
,,-
los TRBK se incorporan formas nuevas como las copas con pie, cucharas y tazas esta región. Figu ra 11. Mapa de la Península Italiana e Islas.
con decoración incisa e impresa por todo el recipiente. Al fi nal de la etapa, Cal-
co lítico rec iente, predominan los vasos ex vasados de alto cuello y base plan a, a
veces con un pie anular, y mucho menos las copas y ánforas. Se decora la parte
supeIior con inci siones e impres iones de cuerdas en líneas horizontales. Com.ien- 5.1. Norte de Italia
za a aparecer el vaso campanifOlme, y hay también discos en arci lIa cocida.
E n e l norte de Italia apa recen en e l Ca lcolitico antig uo y se desarrollan a
lo lar go de l medIO y el reCIente, momento de aparic ión del campanifonne un a
sen e de g rupos , con fechas entre el 2700 y e l 1800 a.c. La C ul tura de R~me~
5. El Occidente europeo dello (BrescIa) rec I,be su nombre del yac imi ento epónimo y se desarrolla e n e l
Valle d~l Po y e l V~neto, mIentras que la de Rinaldone (Vi terbo) , epónim a de
E l tll mil enio a.c. se caracteriza en e l Mediterráneo por un intenso desa- Id neCI opolr s del Husmo nombre, ocupa las regiones de la Toscana y del Lacio .
rrollo c ultural, consecue ncia del auge de las comun icaciones marítimas que . Los asentamientos puede n ser al ai.re libre y en cuevas o ab ri gos y los ente-
difundi.rán las novedades de los grandes centros culturales de las regiones naml entos aparecen , por lo general, agrupados en necrópoli s, pero con varian-

176 PREHISTORIA II TEMA 6. EL CA LCOLÍTlCO EN EUROPA: DIVERSIDAD GEOGRÁFtCA. CULTURAL.. 177


tes. lnhumación individual en fo sa hay en Remedello donde también ex isten
escasas inhumaciones colecti vas en cuevas, Rinaldone ofrece, al igual que Loira y perdura durante el Bronce Medio, amp li ando su área geográfica y
Gaudo (Campobasso, Campani a), inhumaciones en hipogeos excavados, pero c-,ean ~o vanos. grupos reg lOnal~s . La nota distintiva son sus sepulturas mega-
también en cuevas naturales. Por lo general en los aju ares hay cerámicas en htl ca~. gla~des hIpogeos, galen as c~bl erl as y excavadas, cuevas y pozos, aun-
las sepul turas femeninas y objetos de metal en las masculinas. qu e tamb len hay lIlhUmaC lones uldlvlduales en [osas aisladas y a veces agru-
padas (fjg. 12); los ajuares son a base de cerámica, objetos de sílex , piedra
Ex isten en Rinaldone minas local es de cobre, y Remedello presenta mayor pulnne ntada y cobre. Los poblados son en ll anura, cerca de los ríos, de planta
vari edad de objetos de este metal con puñales de hoja triangular, a veces con ovalada, cn:cular o cuadrada y rodeados de fosos, terraplenes y empalizadas,
nervadura central, hachas planas , botones y algunas alabardas. En pi edra talla- pelO t~mblen los hay en alto con defensas naturales y foso s, como es e l caso
da hay puñales, puntas de fl echa y mi crolitos y en piedra pulim entada hachas del epolllmo, y en las reg iones prealpinas aparecen restos en turberas . El rito
de combate, y en Rinaldone también mazas peltoradas y brazaletes de arquero. tunerano es de mhum ac i ó~ indi vidual en fo sas aisladas y a veces agru padas.
Se conservan aLfileres y colgantes en hueso y concha y la cerámica es oscura Se ex plotan mUlas s ubterraneas de síl ex y se conoce la meta lurgia del cobre
bruñida con incisiones geométricas en Remedell o y cordones ocas ionales en con cllsoles de arcll la y hachas planas. Hay objetos y recipientes de madera,
R inaldone, con forma s de copas, platos y botellas con asas tuneliformes en teJidos, esteras, y hachas-martIllo de piedra pulimentada. La cerámica es li sa
este último yacimiento. de recIpi entes grandes, copas, vasos tuli piformes, bandejas y bote llas con
mamelones perforad os en el borde.
En el Sl}r de Francia, zona que está integrada por la Provenza, el Languedoc
5.2. Sur de Italia yel Rosellon, se desarrolla una etapa calcolítica en la segunda mitad del m mile-
l]j0 a.c. que supone una continuidad Con respecto a los grupos del Neolítico
El Ca1colítico en estas regiones se asienta sobre la Cultura neolítica de tmal, pero con novedades como es la consolidación de la metalurgia del cobre.
Diana, con una gran diversidad cultural y perduraciones de la etapa anterior,
sobre todo en Apulia y Calabria. Aparecen los primeros objetos elaborados en
obsidiana procedente de Upari. A mediados del lIT milenio a.e. se desarroll a
el Grupo de Gaudo en la Campania con una cerám ica de buena calidad y una
cuidada metalurgia. Se conoce n poco los asentamientos, ubi cados al aire libre,
y los entelTam ientos son en sepulturas de inhumación co lectiva excavadas en
las rocas, a veces aisladas y otras constituyendo necrópolis.
La cerámi ca es bruñida y destacan las tapaderas troncocónicas decoradas
y los askoi en momentos avanzados, y en sílex hay puntas de fl echa. La inci-
piente metalurgia del cobre se manifiesta en puñales de hoja triangular, pun-
zones y hachas con rebordes, y hay cuentas de collar de plata.
En Apulia, el Grupo de Andria comienza con sepulturas de inhumación
indi vidual pero pronto se generaliza la inhumación colectiva en cuevas natu-
rales y artificiales, al igual que en la Cultura de Laterza. El hábitat es disperso
yen llanura, pero hay algunos con sistemas defen sivos mientras que en Laterza t;;.¡.::;::::':::::, Ü.
perduran algunas c uevas. Hay cerámi ca impresa, incisa, puntillada y con cor-
dones y muy pocos objetos de cobre. ]íJ,
,.
liJo
5.3. Francia 1
' .. 1,

La Cultura neoliti ca de Seine-Oise-Marne representa una fase de transi-


ción y de ini cios del Ca lcolítico en las regiones ubicadas entre Bélgica y el Figura ,12. Sepulturas megalíticas: A. Galerías clIbiertas de Seine-Oise-Marne
(segun Amal y Bl/mez) ; B . Hipogeos de la región del Mame (seglÍn Ama!). '

178 PREHISTORIA II
TEMA 6. EL CA LCOLÍTtCO EN EUROPA: DIVERSIDAD GEOG RÁFICA. CULfURAL.. 179
Los Grupos más representativos son e l de Les Ferrieres, en la Provenza, 5.4. Islas Eolias
y el de Fontbou isse en e l Languedoc ori ental. En general s~:ln poblac Iones
diseminadas de agricultores y ganaderos, predommando esta ultIma actIvIdad Este archipiélago ubicado
de ovicápridos, cerdos y bóvidos, y en menor medida el cultivo de cereales. al norte de Sicili a con ti erras
En Fontbouisse también se explotan minas de cobre, encontrándose un taller agrícolas y obsidi ana presenta
metalúrgico en La Gravas (Hérault) y restos de toberas en una cueva. varias fases en la etapa calcolí-
El hábitat suele ser en poblados abiertos, aunque perdura también el de las lica, aunque la mayor parte de
cuevas, con cabañas de planta alargada y ova les, y en muy pocas ocasiones la in formación procede de la
con forti fi caciones. Es de destacar el de Cambou s (Herault) con cuatro agru- isla de Lipari en la que hay un a
paciones de 8-10 cabañas cada una, separadas pero próximas y el de Lébous, secuencia desde el Neolíti co a
en la mi sma zona, con murall as y torres (fi g. 13). la época romana. Las tres fases
mencionadas están representa-
Los entelTami entos son de inhumación colectiva en cuevas naturales y arti - das por un yacimiento epóni -
ficial es, y también en dólmenes, y con ajuares de cerámica, adornos y objetos mo: Piano Conte, el más anti -
líti cos y de cobre. Hay industria líti ca sobre lasca, puntas [oliáceas y puñales guo, y desde medi ados del 111
con retoque bifacial, útiles de cobre como puñales de lengüeta, punzones y mileni o a.e. al 2 100 a.e. con
adornos. La cerámica es incisa con motivos geométri cos y algunos mamelones un descenso de población y
en Les Feni eres (fi g. 14), Y bruñida con acanalad uras en Fontbouisse. cierta decadencia (fi g. 15).
Piano Quartara enlaza
cronológicamente con el ante-
rior y perdura unos 300 años,
Figura 15. Cerám ica de Piano Con/e,
ocupando varias islas y con un (según Bernabó Brea y Cavalier).
marcado carácter loca l, pero
con algunos contactos con Sicili a y el Sur de la Penínsul a italiana. El final del
Calcolítico está representado por la Cultura de Capo Graziano que toma su
nombre del poblado ubi cado en Fili cudi (Mesina), en una isla rocosa y que
representa el Bronce Antiguo y Medio en las islas , ya que so lamente el nivel I
es Ca lco lítico.
Sicilia. A comien zos del m milenio a.e. aparecen los grupos ya calcolíti-
cos con aldeas de cabañas circul ares que en ocas iones se ubica n en zonas ele-
vadas y que controlan los suelos agrícolas, aunque perdura el hábitat en cuevas.
Las necrópoli s son de cistas circulares con inhumaciones individuales fl ex io-
nadas, aunque también aparecen algunas sepulturas en pozo desde uno a cuatro
mhumados. La cerámi ca es pintada en negro sobre fondo rojo, con motivos
geométri cos conocida como cerámica de Serraferli cchio porque abunda en esa
fase cronológica. Y es la cueva de la Chiusazza, cerca de Siracusa uno de los
principales yacimientos de esta etapa inicial, a la que sucede entre el 2300 a.e.-
21?O a.C. la fase denominada de Serraferlicchio (Agrigento), por el poblado
epolllmo ubI cado en altura y con cabañas ovales (fi g. 16). Hay una continuidad
clara, y tampoco los cambios son muy significativos en la fase de Malpasso
(Enna), representada por una necrópo lis de cinco hipogeos de inhum ación
Figura 13. A. Poblado de Cambo l/S; Figura 14. A. Cerámica de Les Ferrieres; colectiva con varias cámaras y acceso por un pozo. Pero será Calafomo (Ragu-
B. Reconstrucción de l/na cabaita B. Conjunto de materiales de Fontbouüse, sal el yacimiento más espectacular constituido por 35 cámaras de inhumación
de Lebol/s. Francia, (según Amal). colectiva en uso desde el 2000 a.e. al 1900 a.e. La etapa de transición a la

180 PREHISTOIUA Il TEMA 6. EL CALCoLfTI CO EN EUROPA, DIVERSIDAD GEOGRÁFICA. CULTURAL.. 181


Edad del Bronce está representa- en Gozo, en donde también aparece un cementerio: Brochtorff con inhuma-
da por un poblado de llanura ubi - ciones co lectivas en cuevas naturales ampliadas y reformadas con grandes blo-
cado en Catanía: Sant' Ippólito ques pétreos, en al gunos casos de hasta 60 individuos con ajuares y figurillas
y seguramente de este momento de la diosa madre. Los templos más conocidos son Ggantija (Gozo), Hagar
son las primeras aldeas fortifi ca- Qim y Mnjadra en Ma lta (fig. 17), Y scrá Hal Saflieni el hipogeo laberíntico
das, aunque siguen usándose las más conocido . Este último tiene cerca de 500 m' y está excavado en caliza
cuevas como lugar de habitación. blanda con acceso por la parte superior que conduce, a través de escaleras, a
una treintena de cámaras con cerca de 7.000 inhumados a lo largo del tiempo.
La Cultura de Conca O'Oro, Los templos han sido di scutidos tanto en lo que se refiere a su cronología como
• amplio valle muy fértil que des-
ciende hacia el mar, en la zona
a su finalidad , e in cluso a las razones de su abandono. Parece que, además de
su carácter religioso, pudieran estar relacionados con la organización territorial

w,'4,,,4:~p, .~
' :~
occidental de la isla, representa y los centros de poder, e incluso se ha pensado en complejos palaciales o edi-
el Ca lcolítico desde mediados ficios principales de poblados cuyos restos no nos han llegado por ser de mate-
~"'-.J .'1" _ ... " " del m mil enio a.c. en estas zonas riales " perecederos". De hecho, en ocasiones, se han encontrado cerca de los
~e ~ '" ,,. poco habitadas en el Neolítico. templos pequeñas edificaciones de adobe y tapial. Sus fachadas son elevadas
'. ¡j •.
:'::
,., ,.,:\\\ K2 Se trataría de grupos con una
población di spersa en cuevas,
con 4 y 5 metros de altura y sus plantas suelen tener un corredor centra l con
cámaras a ambos lados ovales y absidales, y al final de éste - de ahí el aspecto

.
"" muy conectada con la Cu ltura de de tri lobulados- hay patios interiores que debieron de estar cubiertos.
Diana del Neolítico final con

.~~
'" o.~:.,
, "1. 1
, 1
.
__
--
• D
sepulturas de pozo con una o
más cámaras y rito de inhuma-
ción colectiva . Hay úti les en
obsidiana y un magnifi co trabajo
.';.' .... -.:.:: por presión en sílex local con
puñales y puntas de flecha lan-
ceoladas y de pedúnculo y aletas.
, " El cobre es escaso y apenas hay
algún puñal triangular y la agri-
cultura de cebada y la cría de
Figura 16. Cerámica de Serraferlicchio. ovicápridos constituyen la base
(segúll Bernabó Brea). alimenticia esencial.
Malla. El Calcolítico se desarrolla en esta isla a lo largo del III milenio
a.c. , pero ya desde finales del IV milenio. a.c. hay un Neolí~ico final-Calcolítlco
I
con cerámicas impresas , obsidiana de Llpan , domestlcaclon de pelTos, ovejas,
cerdos y bueyes, y cultivo de cebada, tligo y kntejas .. También es te~prana la
!
introducción de la metalurgia del cobre, y la fase de II1ICIO se denomina Zeb- ,
bug, aunque para algunos autores es Neolítico reciente, y se c?racte~'lZa por t
entelTamientos en pozos, excavados en la roca , de mhumaclOn ll1dlVldual, J
doble o múltiple, acompañados de fragmentos cerámicos, restos de animales
y conchas marinas a veces perforadas. Hay útiles de síl ex local , obsldJana de
Lipari y una cerámica bruñida gris o negra a veces con ImpreSIOnes. Destacan,
,S
además, las grandes vasijas de almacenamiento y las cucharas. o 5 10 15m

A mediados del milenio comienzan a aparecer los sepulcros de corredor,


los hipogeos y los grandes templos de planta trilobulada, tanto en Malta como Figura 17. Templo de Mnjadra. (según EVGns).

TEMA 6. EL CALCOLíTICO EN EUROPA: DI VERSrDAD GEOGRÁFICA, CU LTURAL.. 183


182 PREHISTORIA 11
Córcega. El Calcolítico corso es una manifestación cultural local con per- nivel tecnológico y cultural alcanzado en la etapa fi nal del Neo lítico, pero tam-
duraciones como la técnica de tall a del sílex, sobre todo puntas de flechas de bién a las aportaciones de ideas y de materi ales que circul an en estc momento
pedúncul o y aletas, y con relaciones con Cerdeña y el sur de la PeIÚI1sul a ita- por todo el Mediterráneo.
liana. Desde comienzos el 111 mileni o a.c. se conoce la metalurg Ia del cobre y
Si bien el ITl mileni o a.c. Se acepta, en términos generales, para el Calco-
se e laboran objetos de plata. lítico peninsul ar, se han estab lecido d iversas periodizaciones internas, de las
Las pri meras aldeas calcolíticas co nviven con los hábitats en c ueva, y a que consideramos la más aceptada la propuesta en dos elapas: Calco líti co anti-
finales del mileni o se in icia la construcc ión de asentamIentos fortIfIcados, que guo precampanifonne, hasta el 2250 a.c. y Calco lítico recienle con campani-
serán e l precede nte de la C ultura Torreana, como los de Capo di Lugo y forme, has ta e l 1900 a.c. , mom ento del comi enzo del Bronce Antiguo.
Monte Lazzo. Los Asentam ientos son al aire li bre, con un abandono de las cuevas como
El asentamiento de Terrina , cerca de Aleri a apenas conserva restos cons- lugar de habitación desde fin ales del Neolítico. A pesar de las diferencias regio-
tructi vos de las cabañas, pero sí ha proporcionado infollllación de huell as de nales ofrecen unas caracteríslicas comunes: ubi cación en lugares de recursos
oc upación y material es arqueológicos, testimoni ando una economía mi xta de agrícol as , ga naderos o mineros, por lo general en lugares estratégicos: cerros
cultivo de cereales y cría de animales domésticos, con muy escasa caza, pero y altozanos con defensas naturales a las q ue se unen murall as y otros sistemas
sí restos abundantes de recolección de prod uctos marinos, sobre todo ostras. defensivos como torres, bastiones y barbacanas. Las viviend as son por lo gene-
ral de pl anla oval o circul ar aunque hay algunas rectangul ares. Hay sil os, basu-
Cerdelía. El fin al del Neolítico de Ozieri está marcado por las fac ies de reros y restos de hogares en el inlerior de las casas. Típicos de la Mcseta son
Fil igosa y Abealzu que se consolidan en la Cul tura de Monte Claro, con fechas los pobl ados denominados de " fondos de cabafja" de los que solamente quedan
entre el 2500 a.c. y el 2300 a.c. y sincrónica con la de Bonnanaro. Sus pobla- restos de una sen e de pozos de basura, posiblemente asociados a cabañas q ue
dos son en llanura, aunque hay algunos con forti fi caciones y los enterramIentos no conservamos, aunque comi enzan a aparecer algun os fortificados. Hay tam-
Se realizan en hipogeos con pozo cent ra l y sepu lturas individuales. TambIén bién pobl ados pequeños en cerretes Cerca del río y sin defensas con cabañas
se relac iona con esta cultu ra el san tuario solar de Monte Virilla. La metalurgIa de pl anta alargada y cubierl a a dos aguas. En el sudeste peninsul ar el pobl ado
de cobre y plata ex isten desde el Neolíti co final y el vaso campaniforme apa- de Los Mill ares , Santa Fe de Mondéjar, Almería representa el típico asenta-
rece en contextos funerarios. miento Ca1colítico de esta zona ya con carácter protourbano y en el suroeste
Bonnanaro es un grupo prenurágico con poblados no estables sino tem- los asentamientos aparecen en pequeños siti os fortifi cados, aunque la mayoría
porales y armas de piedra y metal que han hecho pensar en grupos de p~l s LOres de la población vive fuera de ellos, deslacando los poblados portu gueses ele
seminómadas con predominio de ov icápridos pnmero , y luego de bovIdos. Vil anova de Sao Pedro y Zambujal, Bajo Tajo, que presentan defensas a base
Aparecen ya galerías cubiertas y también cerámica campaniforme, que en un de recintos que se van reforzando en fa ses sucesivas, con torres y bastiones .
solo caso está en una sepultura de inhu mación individual. Generalmente se Enterramientos, continúa en buena medida el rito de inhum ación co leCiiva
asocian a este tipo cerámico en la isla,.materiales como puntas de flecha líticas en sepulcros mega líti cos: ¡h% i, y cuevas artificiales , a veces formando necró-
y de obsidiana, brazaletes de arquero y puñales triangul ares de cobre. polis como en el caso del yacim iento de Los M ill ares en Almería. En la región
valenciana no hay megalitos pero sí ri to de inhumación colectiva en CUevas
naturales. En algunas regiones hay inhum ación individual en los pro pios " fo n-
dos de cabaña" y en fosas. Los ajuares se componen de objetos en piedra tall a-
5.5. Península Ibérica da y pulimentada, adornos, cerámicas y objetos de cobre.
Las actividades económicas fundamentales son la agric ultura con cultivo
Durante el m mileni o a.c. no se produce en la Península Ibérica un desa- de trigo, cebada, y leguminosas como habas y lentejas y la cría de ganado de
rrollo homogéneo, y es en las regiones del sur y sudeste, sobre todo, donde ovicápridos, cerdos, bóv idos y caballos. Se conservan restos de ciervos, corzos,
mejor documentado está este periodo. En lo que se refi ere a su ori gen hay auto- gamos , linces, liebres y otros animales salvajes que de bi eron dc ser el objetivo
res que expli can el cambio cultural por una hipotétIca llegada de gentes del de una acti vidad cazadora. Se doc umenta también una indu stri a tex til de lino
Mediterráneo central y oriental en donde se están desarrollando las bnllantes y lana pero seguramente para el consum o propio , y posiblemente ele sílex en
civilizac iones del Egeo . Si bien actualmente se considera un tópico este pOSible algunas regiones . La metalurgia será un a actividad importante en el sur penin -
coloni ali smo, y se han planteado hi pótesis variadas sobre las causas de un desa- sular, y escasa en las demás regiones, aunque pudieron ex istir algunos talleres
rrollo autóctono, lo que parece más razonable es un desarrollo local deb Ido al locales .

184 PREHISTORIA 11 TEMA 6. EL CALCOLíTlCO EN EUROPA: DIVERSIDAD GEOGR ÁFICA. CULTURA L ... 185
Son evidentes también las relaciones comerciales con el exteli or e igual- 6. Bibliografía
mente entre las diversas zonas de la Península.
Cultura material. En pi edra tallada aparecen hojas de gran,longitud , di e~­ ADAMS, R. M. ( 1975): "El origen de las ciudades" en Selecciones de
tes de hoz y sobre todo puntas de flecha de tipos van ados: pedun c ~lo y,a letas: Scientific American, Blume, Madid, págs. 229-236.
base con . f o I'a'ceas
' cava, I ... , y lo más frecuente
. en p,
' edra
. pulunentada
' l ' d son las
. BRTARD, J. (1989): Poterie et Civilisations . 2: Chalcolithic et Age dlf Bronze
hachas, las azuelas pero también hay c1l1ce les , molmos y gublasy , os . enom:- en France, París 1989.
nados brazaletes de arquero. Hay punzones, aguJas, alr sadores, clllceles y e~pa­
tul as de hueso y adornos en forma de cuentas de collar en hueso, pledla, con- CATLlNG , H. W. ( 1976) : "Cyprus in Ihe Neolithi c and Chalcolithic periods",
cha cala ita o variscita e incluso azabache y ámbar; colgantes de conchas , The Cambridge Ancient Histori 1, nº 1, Cambridge, págs. 539-556.
colr~iL1os o di entes perforados de piedra; numerosos Idolos, espeCIalmente en CHILDE, V. G. ( 1950): "The Urban Revolution", T.P. review, n" 2 1, págs. 1_
el sur peninsul ar: de placa, de fal ange, oculados , et~. (fig. 18). EsporádIcos 17.
son los peines, torques, chapltas de oro y vasos de alabastlO .
DELTBES , G. Y FERNÁNDEZ MTRANDA, M. ( 1993): Los orígenes de la
El cobre, aparece en punzones, hachas y cinceles, y posteriormente se aña- civilización . El Calcolítico en el Viejo Mundo. Edi. Síntesis, Madrid .
den puñales de lengüeta y puntas de fl echa, puntas Palrnela, y en 010 hay cuen-
tas de collar, plaquitas, y una dIadema. ElROA, J.J. (2009): Nociones de Prehistoria general, Ed. Ariel Prehi storia ,
Barce lona.
La cerámica es incisa en el sudeste con motivos geométricos y naturali stas,
y e n una segunda etapa, campaniforme, pero la más abundante es Irsa: tosca, FULLOLA, 1. M. Y NADAL, 1. (2005) : Introducción a la Prehistoria, Ed.
a veces con engobe rojo y negro, en forma s como cuencos, platos, cubIletes y UOC, Barcelona.
ca rretes. Cabe destacar la de Millares con oculados. GONZÁLEZ PRATS , A. ( 1991): La Edad del Ccobre en Mesopotamia
En el suroeste predominan las formas de tazas carenadas y platos de borde (5500-3000 AC). Síl1lesis Arqueológica, Universidad de Alicante.
almendrado, y li sas de formas semiesféricas son las valenCianas. PlIltadas, peI- LTCHARDUS , J. ; LlCHARDUS-ITTEN, M.; BAlLLOUD, G. y CAUVTN, J.
nadas y acanaladas son las del interior, junto con cordon ~s, mamelones y len- (1987): La protohistoria de Europa: El Neolítico y el Calcolítico. Ed.
güetas en otras áreas. La campaniform e llegará paulatlllamente a todas las Labor, Barce lona .
regiones .
MELLAART, 1. ( 1996): Th e Chalcolithic and Early Bronze Ages in the Near
East and Anatolia, Khayats, Beirut.
MUÑoz, A. M". (2201 ): "El Neo lítico Final en el Próximo Ori ente y los
comi enzos de la metalurgia", Prehistoria, t. 11, UNED, págs. 26 1-277.
RENFREW, C. ( 1972): La aparición de la Civilización: las Cicladas y el
Egeo en el tercer milenio a.C. , Londres .
SHERRAT, A. (1981 ): "Plough and Pastoralism: aspects of the Secondary
Products Revolution ". In T. Hodder, G. Isaac & N. Hammond (eds .),
6 Pallerns inthe Pasto Cambridge Uni versity Press, págs. 261 -305.
SHERRAT, A. ( 1983): "The secondary exploitation of animals in the Old
World ". World Archaeology 15, págs. 90- 104.
WELLS , P. S: Granjas, aldeas y ciudades. Camacio y orígenes del urbanis-
mo en la protohistoria europea. Labor, Barcelona .
7 WTTTFOGEL, K. (1966): El Despalismo Oriental, Ed. GuadalTama, Madrid.

Figura l8. Placas CO/1 decoración grabada (segLÍn Leisner) e fdolos Dculados.

186 PREHISTORIA" TEMA 6. EL CALCoLíTlCO EN EUROPA, DI VERSIDAD GEOGRÁFICA. CULTURAl.. 187


Tema 7
EL HORIZONTE CAMPANIFORME
Ana Fernández Vega y Amparo Hernando Grande

.r- ESQUEMA-RESUMEN . JI
l . Definición.
2. Historia de la investigación: teorías sobre su origen y evolución.
2.1 . Comienzos del siglo xx: primeras grandes síntesis; y los plantea-
mientos difusionistas.
2.2. La "renovac ión" de los años 70 con teorías evolucionistas.
2.3. La década de los 90 y los nuevos plan teamientos ideológicos.
2.4. Reflexiones fmales.
3. Principales grupos: forma s, técnicas y estilos cerámicos.
3. 1. Las cardadas entre el Rhin y el Ródano .
3.2. Las decoradas incisas o grupo oriental.
3.3. Las impresas cardadas o grupo occidental
3.4. Puntilladas o grupo meridional.
4. Estructuras y elementos/objetos asociados.
4.1. Hábitat.
4.2. Entenam ientos.
4.3. Cultura material.
5. Bibliografía.

1. Definición

Cuando hablamos del vaso campaniforme nos referimos a una man ifesta-
ción arqueológica que ha hecho correr ríos de tinta para exp li car no só lo su
origen si no también su propia definición. Lo que tenemos son una serie de
recipientes cerámi cos hechos a mano, la may01ía de las veces de co lor rojo,
con forma de campana, cuencos y cazue las, ricamente decorados a base de

TEMA 7. EL HORIZONTE CAMPANIFORME 189


motivos geométricos en líneas horizontales y bandas, generalmente impresas . En la actualidad ya eSlá claramente doc umentado que no es un fenómeno
con conchas, pe ines de dientes múltiples y/o cuerdas, aunque también las hay ullltano, y que su pape l en la difusión de la metalurgia del cobre no está nada
inc isas. Aparecen prácticamente en toda la Europa ca lcolítica, durante cas i claro.
todo e l 111 milenio a.C (2770 a.C-2600 a.C) y primeros sig los del II mileni o
(2200 a.C.-1700 a.C) , en contextos muy variados de hábitat yentenamientos,
desde Bohemia y Moravia hasta e l Atlánti co, y desde e l l'1editelTáneo al norte
de Europa, e incluso con manifestaciones en e l norte de Afriea. 2.1. ComiellZos del siglo XX
Los hábitats son tan variados como lo son las diferentes regiones en las
que aparecen: desde los poblados fortifi cados e n e l sudeste de la Penínsul a Las primeras teorías sobre e l origen de l vaso campaniforme son las pro-
Ibérica yen Portugal: Millares y Zambujal, hasta los simples "fondos de caba- pugnadas por o. Montehus, ( 1900), F. Petrie, (1901) , Y J. Déchel ette, (1908),
ña" de l interior ibérico peninsu lar. Con respeclo a las tumbas se consideraron basadas en su procedencIa de l Próximo Oriente asiático , fundam entalmente
" propias y características" las inhumaciones simples en fosa, pero actualmente de S ma, y EgIpto. S in embargo, muy pronto se imponen aulores que hacen
ya se sabe que ex iste cerámica campaniforme en cuevas artificiales, bajo rad Icar su cuna en Occldenle. En ambos casos, la gran eXlensión geográfica
túmulos de piedras, e incluso en sepulcros megalíticos reutilizados. En general en que ap~recen estos recIpI entes hace pensar en un fenómeno migratorio como
los recipientes funerarios son de mejor ca lidad y están mejor conservados. explIcaclon , y lo que varía es e l punto de origen y la " ruta" de los colonos . Los
Los materiales a los que aparecen asociados más frecuentes son -especial- hermanos 1:. y E. Siret, ( 19 13) sos lienen a principios del siglo xx e l carácter
mente en las tumbas- armas de cobre como puñales de lengüeta y puntas Pal- luspano autoctono de estos vasos, y posterionnenle H. Schmidt, (1915), y sobre
mela, y menos frecuentes hachas planas, e inc luso a labardas; en piedra hay lodo P., Bosch G1l11pera, ( 19 19, 1920 Y 1940) plantean la cuestión de forma
brazaletes de arquero; en hueso botones con pe rforación en " V ", y e n oro ~lstematlca , h;rclendo denvar e l Campan iforme de las cerám icas incisas de la
objetos de adamo como pendientes, plaquitas y diademas. Durante bastante Cu ltura neolItlca de las C uevas" del valle del Guadalquivir. Desde este núcleo
tiempo se consideró a este conjunto de material es el ajuar típico de los ente- ongmano se ex tendería por e l resto de la Penín sula Ibérica y Europa.
rramientos campaniformes, junto con e l vaso y/o cuenco y/o cazuela, pero La tesis de Alberto de l Cast illo (1922), s upone la consolidac ión de es ta
actualmente, el escasís imo número de hallazgos de este tipo , ha hecho recon- reglón hI spana com.o origen del vaso campaniforme, tras un estudio compara-
siderar esta valoración. tiVO de las decoraCiOnes de las cerámicas incisas del neo lítico españo l y las
ca mpam formes.
Muy pronto surgen las críticas a este mode lo teórico , especialmente de los
2. Historia de la investigación prelllstonadotes bntánlcos, que consideran la cerámica cardada ele Centroeu-
ropa como un m?delo para la campaniforme y, en consecuencia un lugar de
Los primeros hallazgos del vaso campaniforme fueron estudiados durante oll gen mucho mas probable. V. G. C hlide, en 1929 y S. Piggott, en 1947 son
los defensores de este planteamiento , y e n la década de los 60, tambié n
bastante tiempo como una manifestación cultural independiente del contexto
E. Neustupny, (1963) y J. Guilaine, ( 1966) rechazarán la tesis de l origen ibé-
en e l que se encontraban, y de hecho se denominaba " fenómeno campanifor-
me", "cultura o civilización campan iforme"; llegando incluso a vincularlo con '7 co , propolll endo Cenlroeuropea como cun a del fenóm eno. A comienzos de
esta, E . Sangmelster, ( 1961) enunciará la conocida como "Teoría del Reflujo "
una raza o pueblo que fuera su creador y difusor, y que estaba directamente
relac ionado con los grupos causantes de la propagación de la meta lurgia del pala exphcar la dIversidad campalllfonne, que se basa en un mode lo a ltelllativo
cobre. Se les consideró pastores, prospectores metalúrgicos, y también grupos yen una difusión en dos movimientos diacrónicos de sentido contrario. Esta-
guerreros - por las armas encontradas en los aj uares funerarios- o bien merca- blece un estI lo decorativo más antiguo, al que denomina marítimo o interna-
deres que ofrecían objetos de presti gio, entre los que se encontraría e l vaso CiOnal, decorado con motivos impresos de estrechas franjas horizonlales re ll e-
nas de puntos; y .otro con decoraciones incisas y pseudoexcisas al que llama
campaniforme.
contlllental. El ongen del pnmero sería e l estuario de l Tajo en el centro de Por-
La idea de un pueblo o raza campaniforme se afianzó con el descubrimien- tugal, en ~~. Pel~~n s ula Ibér~ca que ~frecería formas similares en toda E uropa
to de restos humanos braquicéfalos en contextos funerarios europeos campa- debIdo al flUJO que Ilevan a estos tIpOS por las costas atlánticas hasta Bretafía
niformes, que representaban una clara diferencia con el conjunto de poblacio- y de allí a los Países Bajos, en donde se mezclarían con la cerámica cordad~
nes autóctonas dolicocéfalas. dando lugar a un grupo mixto decorado con franjas horizontales puntilladas

190 PREHlSTORlA 11 TEMA 7. EL HORIZONTE CAMPAN IFORME 191


limitadas por líneas a base de incluso unas causas para este "movim iento" , sea de objetos o de personas. Los
,', impresiones de cuerdas. Este fac tores económicos , esencialm ente la búsqueda de minerales de cobre han
grupo ll egará, a través del sido los más a ceptados sobre todo en las primeras síntesis, y como conse~uen­
R hi n, a Bohemia y Moravia, cla de re laCiOnar e l Vaso Campaniforme con la meta lurgia del cobre. Sin
en donde surgirá e l centro del embargo, actualmente se conoce la anterioridad de ésta con respecto al Cam-
movimiento del "re flujo" que pan Iforme, lo que ha hecho que la mayoría de los investigadores propongan
haría llegar a los restan tes planteam Ientos diferentes .
grupos campaniformes euro-
peos, junto con este nuevo
tipo cerám ico - continent al-
otras novedades como la me- 2.2. La "rellovaciólI" de los años 70
talurg ia del cobre, las tumbas
de inhumación individual en
. Un ~nfoque diferente de la cuestión determina los estudios sobre e l origen
fo sa, y objetos como los bra-
y slgmflcado del campalllfolllle desde la década de los setenta. Se trata de con-
zaletes de arquero, los boto-
siderar esta cerámica como un elemento que fOl111 a parte de las c ul turas, y en
nes de hueso con perforación
consec uencIa, el objeto de análisis será el desalTollo autóctono de éstas y su
en " V" o los puñal es de len-
prob lemática asocrada. Factores diversos han influido en esta nueva vía de
güeta de cobre.
mvestigación , pero seguramente en muy buena medida lo hi zo la teoría del ori-
R. J. Harrison , ( 1977) de- gen renano, planteada en 1976 por los holandeses J. N . Lanting, y J. D. Van
Figura l . Dffusión del vaso campaniforme
(según Harrison). sarrolla este modelo dual en der Waals, que se basa en la apli cación de l método de datación absoluta del
un trabajo en e l que propone C 14, de forma sistemática, lo que les perm iti ó situar el origen de la cerám ica
un origen para el esti lo Marí- campaniforme en la desembocadura de l Rm, y partir de la evo lución de los
timo del vaso campanifOlllle en las decoraciones ca lco líticas precampanif0I111eS tIpOS cOl·dados, con fechas en torno al 2200 a.C La etapa final estaría en t0l110
de la región portuguesa del estuario del Tajo, en donde aparecen las cerámicas al 1700 a.C , momento de consolidación de los grupos de l Bronce Antiguo.
puntilladas más antiguas. Posteri0I111ente éstas se verán Ulfluencmdas por grupos Este modelo, conocIdo como e l "Modelo Holandés", coinc ide con la aparición
procedentes de la Europa Central que traen cerámicas cOl·dadas, y aportan, ade- de otros que replantean e l fondo de la cuestión en distmtos términos.
más, la novedad de la práctica funeraria de ulhumación uldividual (fi g. 1). Sobre
la similitud de los vasos ca lcolíticos precampaniformes portugueses y el vaso D.L C larke, ( 1976) pa;te de la base de que se debe hablar de pueblos con
campaniforme también mcidirá , 3110S más tarde, M. Kunst (200 1). campan Iforme, y dejar atras lo de pueb los campanifol111eS usado hasta ahora.
En consec uenc ia , tanto. las cerámi cas como los objetos a e ll as asoc iados, son
En esta misma IÚlea difus ionista, Alain Gallay ( 1988 Y 1998) plantea la en realidad objetos de mtercambio entre los grupos europeos del IU milenio
teoría de las redes. Según este autor los seis tipos de vasos campaniformes a.C , y las pregun tas que deberíamos res ponder, en opin ión del autor serían:
diferentes tienen di versos lugares de origen y se expanden por rutas o redes ¿por qué se intercambian éstos y no otros? y ¿por qué en este momento? S u
propias. Así, los cordados parten del valle del Rhin , al i~ u a l ,que los maríti- resp uesta es que tanto los recipientes cerámicos como los objetos con los que
mos, y desde Europa Central lo hace la que é l d en o~lUla ceramH;a de acom- suelen Ir asocIados, son "objetos de prestigio", es dec ir con un valor más sim -
pañamiento". Desde los Países BaJOS a Gran Bretana se dlfunduan los vasOS bóli co que materi al. Y lo son, bie n por la dificultad en s u e laboración lo cos-
campaniformes septe ntriona les, y los ibé ri cos desde la zona me nc IOnada toso de su m,ateria prima,o la escasez de la mi sma. La difu sión de est~s obje-
hac ia el sur de Francia. E l compl ejo que denom in a ródano-renano será la tos se debe~"Ja a redes de IIltercamb lo y no a movimientos de población , y su
sexta red . S iempre para este autor, las dos primeras redes se limitan a un mter- dest~no senan personajes con un "status social" que les permitiera s u adqui -
cambio de e lementos ais lados, y, por el contrario, las otras cuatro se constI- SIClon.
tuirán en culturas regional es autónomas, consecue ncia de movimientos de
población. Esta teoría, como se puede observar, se basa en el concepto de "bienes de
prestigio", lo que presupone la ex istencia de una estructura socio-económ ica
Todas las teorías expuestas en las págmas anteriores parten de un plantea- nueva que es consecuencia de un a serie de transformaciones ocurridas a finales
miento difusionista y tratan de establecer un lugar de origen, un as rutas, e de l peliodo Neolítico, que desembocaron en el nacimiento de las primeras dife-

192 PREHISTORIA 1I TEMA 7. EL f10RIZONTE CAMPANIFORME 193


rencias sociales entre los individuos, y de unos incipientes grupos de poder o 2.4. Reflexiones finales
jerarquías, lo que A. Shenat, (1981) explica como " revolución de productos
secundarios" que conducirá al nacimiento de las socIedades complejas en e l . Todas estas hipótesis y modelos ex plica tivos elaborados a lo largo del
III milenio a.c. Los comienzos de esta "revolución" tendJÍan como punto de sIglo xx ponen de maOlfiesto la di fic ultad de "interpretar" con nuestros pará-
partida el uso de la tracción an imal para las tareas agríco las y el desano llo de metros actuales, elementos que se "salen" un poco de aquello con lo que esta-
productos derivados de la ganadería como los lácteos o industria textil , docu- rnos aco,~ tumbra~,os a trabajar: asentamientos, entenamientos, y cultura mate-
mentada ésta por la aparición de fusayo las y pesas de telar en un número con- lIal que defmen un penodo en una reglón geográfica más o menos concreta.
siderabl e, así como los elementos decorati vos de la cerámica campan iforme
que -en ocasiones- se han comparado con los motivos de los tejidos. Por 1,0 , De todos ellos se desprenden, eso si, algunos datos de interés: parece vero-
que se refiere a los productos lácteos, ha SIdo la eX lstencJa de recIpIentes cera- slmli que el camp~n lfonn e no es el causante de una serie de cambios en la
micos con perforaciones múltipl es, considerados queseras, la base que apoya estructura SOCial , SIOO más bien una de las consecuencias de éstos· también al
menos para algunos prehi storiadores, lo parece el hecho de que' su difu sión
esta afirmación.
aprovecha redes comerCia les anteriores , no las crea. Por otra parte, ya es ev i-
De estos cambios económicos se derivarían las transformacion es sociales dente que estos reCIpientes heredan técnicas anteriores y no son una moda
ya mencionadas: existencia de élites receptoras de los objetos de presti gio, repentm,a, y también que -además de los intercambios- hubo movimi entos de
entre ell os el vaso campanifOlme, y existencia de redes de intercambio a largas poblaclon que co laboraron en la difusión de estas cerámicas. Y por último, y
distancias que pelmiten su rápida difusión. no por ello lo menos unportante SIOO todo lo contrario, éste no es un tema que
En esta línea, aceptada por otros investigadores en la década de los 90, se pueda estudIarse c,omo l!n conjunto monolítico, homogéneo, sino que el vaso
considera importante el valor de prestigio que tienen los ajuares funerarios campamforme vana segun las zonas geográficas y los contextos culturales par-
tIculares en los que está representado.
considerados en un plincipio "típicos" del campaniforme, y actualmente acep-
tados como los propios de selectas minorías. Por el contrario , R. J. Harri son,
yA. Mederos, (2001) consideran que estas "teorías sociales" le dan un valor
excesivo al campaniforme dentro de esta supuesta jerarquía social.
3. Principales grupos: formas, técnicas y estilos cerámicos

La cerámica es y ha sid? la utili zada para establecer los diferentes grupos,


2.3. La década de los 90 especialmente la decoraClon de la mIsma que es la que ofrece vari edad. En
general es de buena ca lidad, con arcillas depuradas, bien modeladas, de color
roJIZO y hecha a mano.
También en esta década hay autores que basan sus planteamientos en fac-
tores ideológicos: S. SherUlan , en 1982 plantea la continuidad entre las cor- Po~ lo que se refiere a las f?rmas, la básica es el vaso en fonna de campana
dadas y las campaniformes, y no solamente en su aspecto forma l sino también -de ahl el nombre- pero tamblen eXJsten cuencos, cazuelas, y en menor medida
ideológico, y años después A. Sherratt, ( 1987) cree que existe un ritual, rela- copas y platos con pies o polípodos. Con respecto a la decoración pueden des-
cionado con la bebida, para una élite masculina y guerrera, tanto para los gru- tacarse vanedades que ha~, definido los diferentes grupos, y que incluyen inci-
pos de la cerámica cardada como para los campaniformes. La idea de consi- sIOnes e ImpreSIOnes de lUleas o puntos, impresiones de peines, conchas, rue-
derar estos últimos como recipientes para un ritual también la acepta N. declilas y cordones, eXCIsIones y pseudoexcisiones. La disposición decorativa
Brodie, ( 1997 Y 1998) pero en este caso asociada a una significación trans- es sIempre en bandas honzontales altemadas con lisas, aunque hay también
mitida por las mujeres, responsables de la elaboración de la cerám ica. En fondos decorados con motIvos ractiales, y las más representativas son:
ambos casos las cerámicas se extenderían por Europa desde este punto de
origen.
Un equipo de la Universidad de Friburgo (Alemania) rep lantea el modelo 3.1. Las cordadas
de Shennan, considerando e l campan iforme como el representante de las nue-
vas ideas de una comunidad que desea manifestar sus particularidades, y de Decora~ión cOl·dada, conseguida por la impresión de cuerdas en la arcilla
hecho la orientación de los inhumados se hace en sentido inverso con respecto blanda en lmeas hOl1 zontales, y de clara tradición de las cerámicas cordadas
a la de los cordados. antenores . Se extIenden entre el Rhin y el Ródano.

194 PREHlSTORIA n TEMA 7. EL HORlZONTE CAMPANIFORME 195


3.2. Las decoradas incisas En la Península Ibérica se han identificado cinco estilos diferentes, que son:
Los regionales: grupos de Pa~nela (fig. 4), Salamó, Cannona (lig. 5), Ciem-
Decoración incisa, en metopas y en los fondos de los vasos a veces radial, pozuelos, Sudeste, Levante, Meseta, Galicia, valle del Ebro y Baleares.
conocida como grupo oriental formado en la cuencas del Danubio, el alto Rhin,
el Elba y el Oder, a partir del grupo Vucedol tardío. - Estilo AOC (A II Over Corded), con decoración impresa de cuerdas en
molIvos de bandas hOri zontales.
- Marítimo (fi g. 6), con decoración a peine y ruedec iIla con motivos diIe-
1entes , sobre todo en espma de pez.
3.3. Las impresas cordadas
- CZM (Corded Zoned Maritim), con decoración a peine y ruedecill a den-
Decoración impresa en bandas horizonta les puntilladas, y a veces delimi- 110 de bandas dell1TI1tadas con impresiones de cuerda.
tadas por líneas cordadas. Se da básicamente en Holanda, Francia y Gran Bre-
Puntillado: con decoración puntillada a base de moti vos geométricos.
taña, o grupo occidental (fig. 2).

3.4. Puntilladas
Decoración impresa en bandas hori zontales rellenas de puntos, en las islas
de Sici lia y Cerdeña, el sur de Francia y Península Ibérica o grupo meridional
(tig.3).
-.......,¡~~
. . -...

\] Figura 4. Vasos campanfformes.


grupo Palmela (según /-Ianison).

~;
o_ _ ~·

~S
~~ ~ .- - / <..;<.'
. ,

Figura 2. Cerámica campaniforme Figura 3. Cerámica campaniforme Figura 5. Cerámica campo11lj'orme Figura 6. Ceránúca campaniforme
del grupo occidental (según Briard). del grupo meridional (según Briard). del Acebuchal (seglÍn I-I"rrison). de estilo marítimo.

196 PREHI~;mRIA II TEMA 7. EL HORIZONTE CAMPANIFORME 197


Se han establecido en las últimas décad as, y debi do al hall azgo de poblados algún caso lacu stres. En abri-
con cerámica cam paniforme, distinciones entre los recip ie ntes funerarios - los gos o al aire li bre en el norte
únicos de q ue se di spuso du ra nte bastantes años- y vasos de uso común . Los de Ita lia, sin que se hayan
primeros representan los prototipos de esta cerám ica y son la base del estab le-
cimiento de tipologías y grupos. La de nominada cerámica común campanifor-
pod ido determinar las plantas . . .,' .
completas. En el sur de Fran-
me está siendo estudi ada en la actualid ad y ha pe rmiti do a Marie Besse (2003) cia destaca e l asentamiento
di stinguir tres grupos geográficos di ferentes: septentrional, oriental y occiden- campanifollne al aire libre de
tal, y señala la importancia de las intluencias cardadas y del centro de E uropa Embusco en Mai lh ac (A ude).
e n e l origen de ciertos tipos de esta cerámica común.
En la Penín sula Ibérica
aparecen asentamientos Con
diferent e ubi cac ión y di ver- A

4. Estructuras y elementos/ob.jetos asociados sas características, desde los

~
-" ~' .,
situados sobre colinas, pobla-

~
.; .,. '

Dos son los gra ndes tipos de estruc turas en las que tenemos representada dos fortifi cados, por 10 gene- ., ,
ral Con ocupac iones de fases " ~,;~:.,:'-'.
cerámi ca campaniforme: los lugares en donde v ivieron: hábitat, y aque llos en . . .' .,.~ .
los que " murieron": enterramientos. ante riores : Zambujal (Portu- .. . . ." '

... .' . ,tI,


ga l) o Mi ll ares (Alm ería) , a
los ya mencionados " fo ndos
" .
1"
"'~ ... .
de cabafia " de la zona centro : f:::::" ..... .....,
4.1. Hábitat de la Pe nín sul a Ibérica, con • ..."..........
,,, .. .. ...
'
~

\
., ."'"
plantas ovaladas en El Vento- ." ". ~._- - ._ -

rro, Madrid (fig. 7), o incl uso " ... .


Las estructuras domésticas están, por el mome nto y en la mayoJia de las
en c uevas o abri gos como la
E
regiones, peor document adas que las funerarias . A pesar de ell o la inform ación
Ca va de Matadepera en Bar-
ha ido creciendo bastante en los últimos años para regiones de las que apenas ,. ,
ce lona. E n los "si los" del
teníamos referencias.
Acebucha l en Cannona, des- e ~ =:..;-;,: ,..... .... ,...-..-
IIIJ .... , ... _ .
51_, .. o.,..
c:;¡ ." •••• _ .

Lo más frecuente en la zona oriental europea son lo que se conoce como c ubre J. Bonsor, ( 1899) la
"fondos de cabaña", es decir, los " fosos" que se excavaron para construir caba- cerámica campaniform e de FIgura 7. Asen/amiento de El Ventorro. Madrid.
ñas semisubterráneas, generalmente en materia les pe recederos de los que no producc ión local que ciará
conservamos restos. Tam bién existen fosas con residuos, entre ell os cerámi cas nombre a un "estilo" con rica decoración y formas novedosas como "fru teros"
campani for mes, de formas desconocidas en las tumbas, que van a permitir y copas con pie. E n la reglón va lenciana encontra mos fosas-s ilos en llanuras
acrecentar nuestros conocimientos sobre éstas. Más de sesenta asentamientos y constlucCIOnes en pl ~dra en lugares a ltos y casas redondeadas de adobe ex is-
de este tipo se han descub ierto en Moravia (P. Dvora k, y J. Ondracek, 1992) , ten en el CelTa de la Virgen de O rce (Granada) .
y restos de casi cien casas aparecen en uno de ellos. Hue ll as de postes han per-
mitido reconstruir la planta e líptica de una casa con un tejado a dos aguas en
Hungría.
En los Países Bajos los posibles hábitats cam paniformes son conoc idos
4.2. Enterramientos
por la casa encontrada en e l yacimiento de Mole naarsgraaf, de planta alargada
con los extremos ligeramente apuntados y ori entada este-oeste, y en G ran Bre- '. Desechada la hipótes is del enterra mi ento " típico" campaniforme encon -
taña las casas son genera lmente ovales y también rectangulares , al igual que ti ;'PO~ van ados desde la sepul tura de inhumación ind ividual e;l [osa o
"; O,S
las da nesas, orientadas al este. ~~ les, .: '~lade, a a la re utdl zacwn de tumbas anteriores como monumentos
egahtlco~, e 111cl uso e l nto de InC11leraCIÓn en las etapas fina les. Ahora b'
En las regiones meridionales es en donde conocemos mayor número de
hay que sen~la r que esta he terogenei:lad se da más en la zona occide ntaÍ e~~~~
asentamientos campanifOlmes . En Suiza los hay, tanto sobre e l sue lo como en
pea que en centlOeulOpa. E n las reglones orientales las sepulturas son, pre-

198 PREHISTOIUA 11
TEMA 7. EL HORIZONTE CAMPANI FORME 199
dominante mente , las ya menc ion adas de inhum ació n indi vid ua l en fosa y La reutilización de
puede observarse una dife re nte orie ntación de l cadá ver según éste sea masc u- sepulturas colectivas ante -
lino O femenino, pero c on la mirada hac ia el este en ambos casos, dada la posi- riores com o dólme nes, hi-
ción e n decúbito lateral de ambos. Hay, sin embargo, alg unas sepulturas col ec- pogeos o cuevas na turales
ti vas, otras e n cofres de madera y e n c istas e inclu so alg unas c re m aciones. es la prác tic a funeraria
E n Bav iera hay un bue n número de yacimi entos con estlUcturas fune rarias, más corriente en la zona
y e l pre dom inio es de nuevo para la inhumac ión individual e n fo sa. E n torno meridional e uropea, Con
excepc iones como la Ita li a
...
a 2 .000 tumbas tene mos docume ntadas en Bohemia y Moravia, con predomi -
nio numérico de la prime ra, pe ro ma yor vari edad y riqueza e n la segunda. La de l norte con inhumac ión
posic ión de l inhumado y su orie ntació n son siem pre ig uales , y h ay casos de individua l e n [osas. En la
necrópoli s con numerosas tumbas como sucede e n Holasky (Brno, República Península Ibé rica conoce-
C heca)) con unas oc he nta. Inhumac iones y cre mac iones bajo túmulo aparecen mos varios ti pos de estruc-
e n paralelo con las " típicas", pero e n me nor núme ro , y lo mi smo oc urre en la turas funerarias: inhuma-
necrópolis de Bekasmegyer en Budapest con sepulturas individuales e n urnas ción individ ual e n fosas
y tambié n ambos ritos funerarios. ovales , en c istas o en mo-
numentos megalíticos re u-
Las sepulturas campa luformes septentrionales, sobre todo las al e manas tili zados , y ge neralme nte
son tambi é n ind ividua les, bien a isladas o forma ndo peque ñas necrópolis como
la de Osmarsleben (Saxe-A nhalt), y la " novedad" en los Países Baj os la repre-
senta n los peque ños túmulos de are na que cubre n algunas de estas fosas, ade-
a la en trad a de los mi s-
m os, inc luye ndo los ¡ho- ,, ---
loi; y e n cuevas, com o la Figura 9. Enlerramien/o del Arenero de Soto,
más de que también existe n al gunas inci nerac iones en fosa. de Maura en Extre maelura Madrid.
La prác tica habitual e n el oeste francés y Dinamarca es la reutilización de (fi g. 9).
los monume ntos megalíticos, pero en espacios individuali zados y en sepulturas
de inhumación individua l, yen las regiones de Tng laterra e Irlanda de nuevo
predomina la inhumación individual e n fosa, a veces recubie rta por un pequeño
túmulo (fig. 8).
4.3. Cultura material

Dejando al m a rgen lo
que durante años se cons i-
deró un "ajuar típi co cam -
panifonne" que , como e n
tan tas otras ocasiones
tiene m u y p oco de " tí pi -
ca", ya q ue su aparic ión se
reduce a un núm ero ele • • ® ®

casos que más bie n lo


+
hacen " lo raro o lo poco
frec uente", podemos me n-
y: ' It;.
J
cionar una serie ele obje- ~

tos: armas, útiles y ador-


nos Con los que so lem os
encontrar los recip ie ntes
Figura 8. Enterramiento de Roundway 0 011'11, Inglaterra, c ampaniformes, y que po-
(segLÍn Clarke). Figura 10. Ajuar/l/nerario campaniforme
nen de ma nifi esto todos
de Roundway Dmvn, Inglalerra, (segtín Clarke).

200 PREH ISTORIA II


TEMA 7. EL HORIZONTE CAM PAN IFORME 201
los aspectos técnicos , desde la piedra ta llada al metal , e n este caso el cobre ELROA, J. J. (2000): Nociones de Prehisloria general. Ed i. Arie l Prehistoria,
(tig. 10). Barcelona.
Las puntas de flecha de sílex representan la primera, y los brazaletes de GALLAY, A. (1988): "Le phénomene campaniforme: 1'heme des re mi ses en
arquero la piedra pu lime ntada, aunque tambié n l~s hay e n pizarra. ~nhueso o q ~est ion ", ACles des Recol1lres Nólithiquesde RhOne-Alpes (Lyon), n" 5,
marfi 1 son abundantes los botones con pertorac lOn en V, ya sean comcos, los pags.6- 14.
m{¡s frecuentes y repartidos por toda Europa, ya sean piramida les, ge nera lme~l ­
- (1998): "L 'énigme campaniforme", Archéologia. hors-séri c nO 9 págs.
te dc (¡m bitos mediterráneos. Hay también cuentas de collar, y en oro o e1ectron 14- 19. '
aparecen anillos , pendie ntes, plaquitas y esp ira les. Por lo que respecta al cobre,
podemos mencionar los p uñales de lengüeta, las puntas de fl echa Palme la, GUILAlNE, J. (1966): "Vases Campaniform es decorés a la cordclell e dans le
algunos pu nzones biapuntados, y en mucha me nor med ida las hachas planas, sud de France". Arqueología e Historia XII , págs. 287-301.
e incluso alguna alabarda. HARRISON , R.J. (1977): The Bell Beaker Cultures of Spain ami Portugal,
Peabody M useum , Ha rvard Uni versity.
- ( 1995): "Prob lemática de l Vaso Campaniforme" . El Calculítico a debate
5. Bibliografía (Hurtado, dir) págs. 3 1. '
HARRISON, R. J. Y MEDEROS , A. (2001): "BeU Beakers and Social
BESSE, M. (2003 ) : Les ceramiques comunes des campaniforme europeens,
Complexity in Cenlra l Spain" en F. Nicols (ed): Bell Beakers today.
Gallia Prehostoire 45 . POlle/y, people, culture, symbols in prehistoric Europe. Proceedings 01'
BONSOR, J. (1 899) : "Les Colonies agricoles pré-romaines de la vallée du the InternatlOna l Coll oqu lUm (Riva de Garda, tento, lta ly, May 1998),
Betis", Revue Archéolof!,ique XXXV, París. Provlllz¡a Autonoma di trento, Serv izio Beni Cu lturali Ufficio Ben i
Archeologici, p{¡gs. 1 1 1-124 . '
BOSCH GIMPERA , P. (1919): Prehistoria catalana. E ncic lopedia catalana
XVI, Ed. Catalana, Barcelona KUNST, M. (200 1): "Invasión? Fas hion? Social Rank? Consideration
concerning Ihe Bell Beaker pilenomenon in Copper Age fortifi cations
( 1920): La arqueología prerromana hispánica. Apéndi ce a la trad ucción of the lberian Pen ins ula", en F. N icols (ed.): Bell Beakers today.
de Hispania de Schulten, Barcelona, p{¡gs. 133-205. Potle/ y , people, culture, symbols in prehistoric Europe. Proceedings of
_ ( 1940): "The Types and Chronology 01' Western E uropean Beakers". the InternatlOnal Co ll oq ulUm (R iva de Garda, tento, Italy, May 1998) ,
Man: 6- 10 . Provillzla Autonoma dI trento, Servizio Beni Culturali , Ufncio Ben i
Archeologici, págs. 8 1-90.
BRODlE, N. ( 1997): "New perspectives on tile Bell Beaker Culture", Oxford
Journal ofarchaeology, vo1.1 6, nO3, págs. 297-3 14. LANTING, J. N. Y WAALS , J. D. ( 1976): " Beaker Culture re lations in the
Lower e Bassin" , Glockenberchersymposion Oberried, 1974, págs. 1-80.
_ ( 1998): "British BeU Beakers Cu lture, Twenty-fiv e years of theory and
practice", BAR inteJ11ational series 690, págs. 43-56. MONTELIUS , O. (1900): Die Chronologie del' álteslenBron:ezeit.
CASTILLO , A. (1928) : La Cultura del vaso campaniforme. Su origen y NEUSTUPNY , E. (1963) : "Tile Be l Beaker Cu lture in Bohemia and
extension por Etiropa. Barcelona. Moravia", en A. Pedro Bosch Gi mpera en el septu agenario aniversario
de su nacimiento, Méjico, págs . 33 1-344.
CHTLDE, y. G. (1929): The Danube in Prehistory, Oxford.
PETRIE, F. (190 1): Diospolis Parva. The Cemeteries ofAbadiyeb & HII. T he
CLARKE, D. L. ( 1976): "The beaker ne twork. Social and economic Egypt Exploration Fund . Londres. .
mode ls", Glockenberchersymposion Oberried, 1974, págs. 460-477 .
PlGGOTT, S. ( 1947) : "Relayoes entre Portuga l e as IIhas Bri timi cas nos
DVORAK , P. y ONDRACEK , J. ( 1992): Siedlungen del' Glocken comen 9 0 S da Idade do Bron ze", Revisla de Gumaréies , LV II: 139- 152.
becherkultur in Máhren .
ROJO-GUER!<A , M. A. ; GARRIDO-PENA , R. Y GARCÍA-MARTÍNEZ DE
DÉCHELETTE, J. (1 908): Manuel d' ArchéologiePrehistorique ce/tique et LAGRAN, 1. (coord.) (2005) El campal1lforme en la Península Ibérica y
gallo-romaine, Pican!, París. su COl1lexto eumpeo, UllI versldad de Vallado lid, Junta de Castilla-León.

202 PREHISTORtA 11 TEMA 7. EL HORIZONTE CAMPANlFORME 203


SCHMIDT, H. (1915): "Estud ios acerca de los principi,os de la Edad de los Tema 8
Metales en España", Memoria n" 8 de la Com/s/On de Inves t~gaClones
Paleontológicas Y Prehistóricas, Museo de CIencIas Natul ales, Madl ld .
SANGMEISTER , E. (1961): "Exposé sur la civili sation du Campaniforme",
LA EDAD DEL BRONCE: PRÓXIMO
I er Col/oque Atlantique (B rest), págs . 25-55 . ORIENTE Y EGIPTO. EL EGEO
SHENN AN S ( 1982): "Ideology, change and lhe European Earl y Bronze
Age": e;1 1. Hodder (ed): St71 bolic and structural archaeology, y LA GRECIA CONTINENTAL
Cambridge Umverslty Press, pags. 155- 16 1.
SHERRATT. A. ( 1981): "Plough and pastora lism: aspects of lhe second~ry
products revolution", en 1. Hodder, G. Tsaac & ~ . Ham 0nd (eds.). Ana Fernández Vega y Amparo Hernando Grande
Pattemof the Past, Cambndge Uruverslty Pless, pags . 261 305.l1
(1987): "Cups that cheered", en W. H . Waldren & R. C. ,Kennard (eds):
Bel/ Beakers ~f the weslernMediterranean, BA R 33 1 pags. 81- 103. ~: ESQUEMA-RESUMEN :
SIRET, L. (19 13) : Questions de Chron olog ie et d' Ethnographie l beriques .
Paul Geuthner, París. l. Introducción.
l.J . Definición y cronología.
1.2. Periodización.
1.3. Transfolmaciones fundamentales.
2. Próx imo Oriente y Egipto.
3. El Bronce Antiguo en e l Egeo y la Grecia continental: Cic1ádico,
Minoico y Heládico.
4. El Bronce Medio en las islas Cícladas y el continente griego: Cicládico
y Heládico.
5. El Bronce Medio y Reciente en la isla de Creta: el periodo palacial.
6. La cultura micénica y el Bronce Reciente.
7. Bibliografía.

1. Introducción

1.1 . Definición y cronología

Poco antes de mediados del siglo XIX C. J. Thomsen (1836) establece el


conocido como sistema de las tres edades en el que aparece por primera vez la
denominación de Edad del Bronce y que después se mani fiesta ya en las obras
dedicadas a los orígenes de Escandinavia y Dinamarca, pero que hasta fin ales

TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓXIMO OR IENTE Y EG IPTO. EL EGEO Y LA GRECtA ... 205
204 PREHISTORIA 11
del siglo no será plenamente aceptada. En 1900 Oscar Montelius propone un La agricultura y la ganadería s iguen siendo una base económica funda-
primer encuadre cronológico para las regiones e uropeas situado entre el 1850 y menta l y, como consecuencia de un aumento de la población, se necesitan más
el 850 a.c. Actualmente, la infOlmación proporcionada por los métodos de data- ti erras de cultivo, lo que hace que se ocupen algunas menos adecuadas para
c ión del radiocarbono y la dendrocronología ha pelmitido establecer que este este fin , pero que puede n usarse grac ias a los avances técnicos que ya se cono-
periodo comienza durante los últimos años del 111 milenio a.c., con la aparición cen y usan: altemancia de c ulti vos, uso del arado y empleo de animales como
de los primeros túmulos armOli canos, y que en la mayor parte de las regIOnes fuerza de tiro. Por su parte la cabaña ganadera se amplía con e l caballo domés-
perdura hasta el siglo VIll a.c., momento de l com ienzo de la Edad de l Hle!To. tICO, procedente de las estepas pónti cas, mi entras que la caza se convierte e n
ocas ional y la industria tex til se desarrolla con la lana como Plimer e lemento,
desplazando allmo en las regiones medite!Táneas.
Como consecuencia de la demanda del estaño procedente de las regiones
1.2. Periodización atlánticas europeas, pero también de otros productos como el ámbar de las cos-
tas bá lti cas y la sal de las minas centroeuropeas se desalTOllan unas importantes
También su periodización ha sido objeto de controversias y se han p lantea-
rutas comerc iales, que cruzan Europa de oeste a este y de norte a sur. E l control
do hipótesis diversas . El propio O , Montelius, ( l885), J. Déchelette, (1908) y
de éstas será ejercido por algunos centros importantes cuyo poder aumentará
P. Reinecke, ( 1911) hicieron propuestas que aú n sirven de referencias, pero
y dará lugar a una jerarquización creciente entre asentamientos y también den-
modifi cando su cronología, debido de nuevo a los datos aportados por los nue-
tro de ellos, con el consigui ente nacimiento de las desigua ldades ya iniciado
vos métodos de datación. Todos ellos basan sus hipótesis en estudios dedicados en la e tapa calco lítica.
a regiones concretas del continente: la E uropa nórdi ca con seis fases , Francia
con cuatro fases y Alemania con cuatro fases para el Bronce Anti guo y MediO Las diferencias entre necrópolis y poblados se hacen muy marcadas como
(A-D) respectivamente y Bronce Final. Sin embargo A. Evans, ( 1906) propone consecuencia de todn ello, y aparecen así unos asentamientos fortificados, que
en sus estudios sobre e l Egeo, un esquema tripartito, que es el que se aplIca a centralizan, e l poder controlando los recursos y las actividades económicas, y
la Edad de l Bronce europeo. Hay que mencionar que para algunos autores, y una mayona que son los productores agropecuarios que "a limentan" el sistema.
especialmente en algunas áreas geográficas es, a menudo, difíci l diferenciar
con claridad las etapas Antigua y Media de este periodo, ya que presentan En las necrópoli s ya no solamente se notan las diferencias de ajuares s ino
conexiones soc iales, económicas y cu lturales importantes. Pero, de manera que se construyen verdaderas tumbas principescas, en la línea ya iniciada en
el In milenio a.c.
general , se han establecido unas fechas que van desde el 2300 a.c. hasta e l
1800/1500 a.C., según zonas, para el Bronce Antiguo , y para el Bronce MedIO Se produce u,na desaparición progres iva del vaso campaniforme y del
la segunda mitad del n milenio a.c. fenómeno megahtlco, y Mesopotamia y Egipto entran en las prime ras fa ses
históri cas .
Se usa cada vez más el metal , aunque no bronce sino cobre en la mayo ría
1.3. Transformaciones fundamentales de los casos, con nuevos tIpOS de armas, y en cambio la industria lítica se ve
muy reducida.
Lo que sí es evidente es que desde finales de l m mi lenio a.c. se producen Hay un claro desfase cronológico ya desde ellll milenio a.c. , pues mientras
unas serie de tran sformaciones que darán lugar a esta nueva etapa, s rn que e llo que en Creta, las Cícladas y el continente griego, en este milenio se están desa-
suponga una ruptura con la anterior calco lítica. !Tollando las etapas de Bronce Antiguo: C ic ládico, Minoico y Heládico , en el
resto de Europa están en pleno Calco lítico.
La primera, aunque no la más re presentativa , es la a leación de cobre con
estaño que da lugar al bronce, de c uyo nombre deriva el del periodo, y que,
como en el caso del Calcolítico con el cobre, no se generaliza en realidad hasta
el fina l de la etapa. Sí es cierto que este metal se utili za, de manera esporád ica,
en Egipto y Próximo Oriente incluso en fechas del IV milenio a.c., y desde 2. Próximo Ol'iente y Egipto
luego en e l m milenio a.c. , pero no será frecuente, 111 mucho menos habitual
hasta mediados de este último, yeso en a lgunas zonas, pues en el OCCIdente A partir d: esta etapa las diferencias entre las regiones europeas y las costas
e uropeo el bronce no tiene un uso habitual hasta e l Bronce Final. del MedIlerraneo onental serán tan evidentes como lo es el hecho de que en

206 PREHISTOR IA II TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓXIMO ORIENTE Y EGIPTO. EL EGEO y LA GRECIA ... 207

estas últimas aparecen las plimeras civilizaciones históricas, mientras que en el
continente aún estamos en momentos de la prehistoria o la protohistoria, enten-
diendo como tal a aquellas gentes que carecen de una escritura descifrada pero
que pueden aparecer mencionadas en fuentes escritas de quienes ya las tienen. TRACIA
MACEDONIA
Egipto es ahora un importante núcleo económico y social que, en un rápido
proceso desde el predinásti co, en t01110 al 3000 a.e., consigue la unifi cación
del Valle del Nilo y las primeras dinast ías. En las costas del Levante y Anato ha ~PIRO
los nuevos modelos económicos y sociales darán lu gar a las civili zaciones y a
los grandes centros urbanos. Entre fin ales del IV milenio a.e. y el 2200 a.e. se 'teSALIA
generali za el uso el metal y aparecen los ceno'os de poder que demandan mate-
rias primas del resto del Mediterráneo creando redes comerciales y desarro-
llando las técni cas de navegación . Será Biblos (Líbano) el principal punto que
controla el comercio desde una ciudad con dos importantes puertos y una des- ARCADIA_
tacada fl ota, y que exporta a Egipto madera , res ina, lana y aceite a cambio de
oro, plata, cereales y lino. También hay rutas interiores: la que une Siria con
la Península del Sinaí, y la que lleva a Mesopotamia a través de Emar y Ebla, MESENIA/ ,
ambas con Ugarit como centro difusor. LACONIA/
."
En Anatolia el Bronce Antiguo se exti ende entre el 3100 a.e. y el 1900
a.e. y desde sus centros de poder se comercializan el oro, la plata y el cobre
hacia el norte de Mesopotamia y el Egeo.
..
El encl ave de Troya controla el estrecho de los Dardanelos, principal vía Figura l . Mapa del Egeo y Grecia continental.
de comuni cación con las costas del Mar Negro, y en el segundo periodo del
Bronce Antiguo, (2800 a.e.-2300 a.e.) aparecen en Anatolia verdaderas ciu-
dades que harán de difusoras hacia los centros del Egeo. De las la fases de Las islas son ahora el plincipal motor del desalToll o de la zona, con ínter-
Troya, cuatro se desarrollan en el !TI milenio a.e., siendo la fase Il uno de sus cambios con Anatolia,. sobre todo Troya. Exportan productos agrícolas , aceite
momentos de apogeo. Es ya una ciudad de cerca de nueve mil metros cuadra- y VinO , obsldl ana y objetos de artesanía, a cambio de otras materias primas de
dos con una muralla de 330 m de longitud y dos puertas de acceso con rampas , las que carecen como el co~re, y se origina una metalurgia local que adquiere
de gran riqueza y relaciones comerci ales importantes, en la que se produce la muy pronto un Illvel tecnologlCo muy alto .
transición del cobre al bronce y aparece el torno cerámico.
. Las Cícladas tendi'án su mayor desarroll o y apogeo en el Bronce Antiguo
Muchos de estos grandes centros son destruidos y se relaciona este acon- l11lentras que Creta tomará el. relevo en el Medio, donde se producirá la eclosión
tecimiento con la llegada de pueblos nómadas procedentes del Norte, con ante- económica y cu ltural del periodo palacial, y el continente griego será el prota-
rioridad a la formación del reino hitita en Anatolia ceno·a l. gOl1lsta de la etapa final con el Micénico, que íncorpora las otras dos áreas.
En las islas Cicladas el Bronce Antiguo está representado por tres fases,
la prunera de ellas denomll1ada de Gro/la Pelos, entre el 3200 a.e. y el 2800
3. El Bronce Antiguo en el Egeo y Grecia continental: a.e., con asentamientos costeros en varias islas, pero esencialmente en Amor-
gos, Naxos y Paros; la 'segunda o de Keros-Syros 2800 a.e. -2200 a.e., cuyo
Cicládico, Minoico y Heládico nombre es el de las Islas en las que se desanolla fundamentalm ente, y que
supone un claro mcremento de población; y por úl timo la fase Filacopi, en la
En el Egeo esta etapa del Bronce Antiguo se desarrolla durante el w milenio Isla de Melas que perdurará hasta el final del milenio y con poblados en las
a.e. en tres áreas geográfi cas diferenciadas: Cícladas, Creta y Grecia conti - Islas de Paros y Kea, momento de máxi mo apogeo con extensión de la meta-
nental que darán lugar, respectivamente, a los periodos denominados Cicládico, lurgia y desarrollo urbanístico. La isla de Creta vive en esta etapa, de un mile-
Minoico y Heládico (fig. 1). niO, entre el 3100/3000 a.e. y el 2000 a. C, un peri odo denominado Minoico

208 PREHlSTORlA 11 TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓXIMO ORIENTE Y EGIPTO. EL EGEO y LA GRECtA .. 209
anti guo o peri odo prepalacial , con una clara re lación con las islas Cíclada,s, cantos rodados. Las plantas de las viv iendas son c uadrangul ares al principio,
Egipto y Anatolia, y con una característica determinante que es la U1troduccJOn e incluso perduran algunas chozas semiexcavadas del Neolíti co, pero pronto
de la metalurgia del bronce que va acrecentando su produccIón paulalU1amenle. son de dos habitaciones, irregulares y de tamaiios muy vari ados, as í como absi-
Son centros destacados Vasiliki en Lasithi , Mirtos en el sudeste y los hallazgos dales y de tipo megaron. En Myrtos (fi g. 2), sudeste de Creta hay habitaciones
funerarios de la llanura de Messara en la zona centro-meridional de la isla . trapezoidales, triangulares, en L, rectangul ares y sobre todo inegulares, for-
En el continente griego, a lo largo de todo e l m milenio a.c. , se desen- mando un conjunto que ti ene porches, pasillos y almacenes, que han hecho
vuelven tres c ulturas esca lonadas en el tiempo y con diferentes ubI cac Iones pensar en un protopalacio.
regionales: la Cultura de ElItresis en la Grec ia central y muy relacionada con Hay también graneros, silos excavados y grandes vasijas de almacenamien-
e l área bal cánica, y las de Korakoll y Tirinto en el Peloponeso. to , y dentro de las casas hornos circulares y ovales y platafonnas para vasijas.
Los asentamientos de la mayoría de las regiones cambian su ubi cación Los enterramientos (fi g. 3) son bastante más variados. En Creta y Grec ia
con respecto a los neolíticos anteriores salvo en gran parte del continente griego continental sig ue usándose al principio la inhumación co lectiva en cuevas, y
en el que perduran un tiempo . Por lo general ocupa~ promont~ll"los costeros, o en las Cícladas perduran algunas sepulturas de inhumaciones infantiles dentro
bie n llanuras O colinas bajas en las regiones intenores . SIgue eXIstIendo un de las casas, así como inhumación individual en fosas, pero lo más frecuente
poblamiento disperso de aldeas aglÍcolas, pero ya aparecen hábitats fortificados son cistas rectangul ares o trapezoidales agrupadas en pequeñas necrópolis,
con murallas y torres . El mejor conocido es el de Chalandnalll ,. en la Isla de aunque hay algunas como la adyacente a Chal andriani en la isla de Syros con
Syros, rodeado de murallas con bastiones semicirculares pertenecIente a la fase más de 600 tumbas.
Keros-Syros. Hay call es de trazado irregular y las casas aparecen en ocaSIOnes ,..
alineadas con muros de lad rillos cocidos, y algunas con cllluentos de pIedra, En Creta aparecen a comienzos del periodo las tumbas de tipo Iholos de la
y las tec h'umbres pueden ser en terraza o a dos vertientes, con tejas de barro llanura de Messara de planta circular de un diámetro entre 6 y 9 metros, con
cocido. una pequeña entrada cerra- '
da por una losa, en la que se _
En Orcomenos y Tirinto aparecen, en momentos avanzados, construcc iones practi ca el rito de inhuma-
de planta rectangular con cúpul as de ladrillo . Hay revocos de cal yenjalbega- ción colectiva. Al igual que
dos amarillos y negros, y los suelos pueden estar e nlosados y empedrados con las Cíc ladas, los inhuma-
dos aparecen frecuentemen-
te vestidos y con ajuares que
incluyen adamas personales
¡
A
junto a mobiliario, y de gran
riqueza con ann as, úti les,
cerámicas y adornos de oro.
También son frecue ntes
en el norte y este de la isla
las conocidas como tumbas- • '-------',.
Qg~
casa, sepulturas de planta
rectangu lar construidas en
piedra, adobes y madera que
imitan a las casas.
En Grecia continental el
rito funerario es el de inhu-
mación colectiva , y hay
Uec~'s!!3J
tumbas circulares de ladlillo
con túmulo en Tebas, en Figura 3. Tipos de enterramientos del Bronce
Al1Iifil/o: 1· Plátanos (Creta), B. Haghios KOS/7ll/S
Fi gura 2. Plano del poblado de Myrtos. fosas simples y en cistas. En
(Atica, Grecia), C. Islas Cícladas.

210 PREHISTORIA 11 TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓXIMO ORIENTE Y EGIPTO. EL EGEO y LA GR ECIA... 211
Eubea aparecen sepulturas de cámara trapezoidal y corredor excavados en la pulimentada se manifiesta en hachas, azuelas, morteros, molederas, mazas per-
roca, ente las que cabe mencionar la de Manika foradas, así como vasos, que en las Cícladas son de mármol, y paletas, cuentas
de coll ar y colgantes. En barro cocido hay maquetas de barcos, figurita s de
Las actividades económicas fundamentales siguen siendo la agTicultura animales, co ladores, cucharas, bobin as y pesas de telar.
y la ganadería, con el complemento alimenticio de caza, pesca y marisqueo.
Tri go, cebada, guisantes, lentejas, algarrobas y frutas son las especIes vegeta- Característicos de eSle periodo en las islas Cícl adas son los ído los o fi guras
les, a las que se incorporan la vid y el olivo. La cría de ganado es esencialmente antropomolfas en piedra, mármol, en muchos casos, aunq ue también los hay
de ov icrápidos, en menos proporción cerdos, y aparece una especie de asnos. de barro cocido; por 10 general son peq ueños, aunque algunos alcanzan 1,50
Exi sten telares verticales y tej idos de lino, y también cestería, pero debieron m, y lo más frec uente son representaciones femeninas de pie y con los brazos
ser tareas dedicadas al uso doméstico. cruzados debajo del pecho. Hay, adem ás figuras masculinas de pie de guelTe-
ros, cazadores y músicos como el de la doble flauta , y sentados con los brazos
La actividad metalúrgica aporta como novedad la introducción del bronce cruzados o comO el ll amado "tocador de arpa" (fig. 4), bastante esq uemáticos.
en la isla de Creta y el desarrollo tecnológico de las actIVIdades de fundición,
testimoniadas por la aparición de escorias, hornos, crisoles y moldes. En las La cerámica (fig. 5) ofrece cierta variedad en cuanto a formas y decora-
Cícladas, al comienzo del periodo aparecen objetos de cobre arsenical y sola- ción . Está modelada a mano y se conocen ya homos de alfarero, y mientras
mente se conoce una mma de este que en las Cícladas hay un predominio de las decoraciones incisas e impresas ,
mineral explotada en la isla de en Creta es fund amentalmente pilltada, sobre todo al sur de la isla, prilnero
Kitnos. Los primeros objetos con motivos rojizos sobre fondo claro (estilo Koumasa), y después en negro
metálicos son aquí algunos ador- sobre rojo o naranja (estilo Vasilik.i). De engobe rojo son las continentales aun-
nos en alambre de cobre, pero que hay algunas incisas e ilnpresas, y posteriormente aparecen vasos con un
desde la fase de Keros/Syros hay engobe oscuro gri s o negro muy brillante conocidos como Urfinis, y al fUlal
útiles y annas . del peri odo aparece e l lomo y decoración pintada en bl anco y negro. Las for-
Los adornos son abundantes y
aparecen en formas de cuentas de
collar, brazaletes, anill os, colgan-
tes geométricos, antropomorfos y
zoomorfos: pájaros, peces y cua-
drúpedos; las armas más repre-
sentativas son las puntas de lanza
y los puñales; y entre los útiles y
objetos de uso personal cabe
mencionar los cuchillos de fijo
convexo , las leznas, agujas, pin -
zas de depilar y algunas fíbulas .
En oro, plata y plomo se elaboran A
cuentas de collar, anillos y braza-
letes, y en los dos pTi meros unas
bandas repujadas y con colgantes
en fonna de hojas .
El sílex es el material básico,
junto con la obsidiana, con el que
se elaboran cuchi 1I0s, dientes de
hoz, puntas de flecha y denticula-
Figura 4. ¡dolos del Cic/ádico Antiguo: dos, y en hueso aparecen gubias
A. Tocador de arpa de la ¡sla de Keros , Figura 5. Cerámicas del Bronce antiguo: A. Cicládico, B. Minoico ,
B. ¡dolo de caja de violín, C. ¡dolo femenino.
y algunos alfil eres. La piedra C. He/ádico.

212 PREHISTORIA 11 TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓXIMO ORIENTE Y EG IPTO. EL EGEOY LA GRECIA... 213
mas más comu nes son las jarras glo- es tratégicos, Con frecuencia
bulares con cuello y mamelones fortificados como el de Hag-
verticales, cuencos semiesféricos y hia lrina (fi g. 7) en la isla de
globul ares, jarros vertedores de cue- Keos en el que hay casas
llo largo, tazas, copas con pie; caci- rectangulares de una o varias
llos de asas altas en Grecia conti- dependencias, y que e n el
nental y píx ides, candiles, salseras y siguiente periodo se convier-
"sartenes" (fig. 6) en las Cícladas. te en una verdadera ciudad
Los motivos decorativos son al plin- posiblemente ya de época
cipio geométricos y se les unen al micéni ca. Filacopi en Melos
fina l algunos figurativos como peces y Parokia en Paros son otros
y barcos. dos pob lados que merecen
Las Cícladas adquieren en este mención. Las paredes de las
casas se construyen en ladri- o,
periodo un gran auge de bido a su
privilegiada pos ición en las rutas de llo sobre basamentos de pi e-
esta red de intercambios y a la diver- dra. Los enterramientos
F igura 7. Vivienda de /-Iaghia Irina en Keos . Cicládico
sidad de materias primas que tienen: sig uen siendo de inhuma- medio.
plata y cobre de Sifnos, cobre y ción individual en fosas y
mármol de Paros, esmeril de Naxos c.istas, pero tambi én .hay alg unas grandes tumbas con ajuares relativamente
y obsid iana de Me los, objeto de Ileos . En [a metalurgm se produce la generalización del bronce, y en cerámica
Figura 6. "Sa/'lél1" del Cic/ádico al1ligua. comercio desde el VI milenio a.e. (fig. 8) aparecen algunas formas nuevas, que se suman a las anteliores, como el
Conocemos los barcos, largos de vaso-pato. Es [I sa o pUltada con motivos geométricos o naturalistas en cuencos
proas elevadas y remos, por representaciones en cerámica, sobre todo en las car~nados con asas, Copas, bandejas y vasos de carenas bajas poco marcadas, y
ll amadas "sartenes" cicl ádicas. eX isten ImpOltaclOnes de reCipientes cretenses y del continente griego.
La sociedad minoica adquiere un inicio de complejidad social, O al menos . El Heládico med io se desarrol la, al menos por la documentación arqueo[ó-
así interpretan algunos autores, la construcc ión en Knossos y Mal lia de patios glca conoc ida en un área geográfi ca que engloba el Peloponeso, Grecia central ,
abiertos , y el consumo de obj etos de lujo por parte de algunos grupos de el Sur de Eplro y la tranJa onental de Tesalia. A comienzos del II milelü o a.C
población.
En t01110 al 2200 a.C.-2000 a.e. hay una serie dé'destrucciones yabando-
nos en el continente griego, Anatolia y las Cícladas, e incluso parece reflejarse
en las regiones orientales de Creta, con el abandono de algunas sepulturas. Sin
embargo, en esta últim a comi enzan a aparecer en la zona central de la isla
agrupaciones de cierta entidad en torno a lugares con defensas naturales o arti-
ficia les ubicadas dominando lielTas agrfcolas.

4. Bronce Medio en las islas Cícladas y el continente griego:


Cicládico y Heládico

En las Islas Cícladas se produce un dec live cu ltural y una creciente influen-
cia cretense cada vez mayor, con grupos diferenciados en las islas meridionales
y centrales, y en las septentri onales. Los asentamientos se ubican en lugares Figura 8. Cerámicas del Cicládico medio.

214 PREHISTORIA 11 TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓXIMO ORIENTE y EGIPTO. EL EGEOY LA GRECIA.. 215
desp legando una gran actividad marítima que se conoce como Talasocracia
hay una ruptura con la etapa anterior con destrucciones que se han atribuido
creten se.
a la llegada de gentes que traen consigo las casas absldales adosadas a una
potente muralla, el uso generalizado del torno de alfarero y los pnmelos leCI- Comienzan a construirse los grandes comp lejos palacial es de Knossos
pientes de la cerámica Minia que, imita fOlIDas m et ~lica s y. u,ene u~as super- (fig . 9) YMallia , con edificaciones anteriores y niveles de ocupación desde el
ficies oscuras brillantes, que pronto arraigan en la lIadl clon local. Desde Neo lítico en e l primero de ellos, y el de Phai stos. Muchas son las hipótesi s
mediados del periodo aparecen cerámicas pintadas con motIvos geométricos planteadas sobre el por qué de la construcción de estos palacios desde la que
de colores oscuros sobre fondo claro , que paulatInamente se ennquecen con apunla a una idea importada desde el Próximo Ori ente o Egipto, a las que lo
espirales, pájaros y plantas . consideran fruto de una evo lución interna que tiene a su vez como causas fun-
damentales un em-iquecimi ento progresivo y una nueva estructura social jerar-
quizada.

5. El Bronce Medio y Reciente en la isla de Creta: el periodo Lo que sí es un hecho es que se constlUye, en la zona más elevada de Knos-
sos, un primer palacio, y casi al mi smo tiempo se erigen los de Mallia, Phaistos
palacial y Zakros, comenzando con ellos la fase denominada Protopalacial , y también
lo que parece claro es que cada uno de estos recintos controla el área geográfica
La isla de Creta se convierte en el foco más importante del Egeo con con- que le rodea . Así, Knossos dominaba los fértil es va ll es de la Creta central ,
tactos con el Mediterráneo oriental, Próximo Oriente, Anatoha y EgIpto, desa- Phaistos la gran llanura de Mesara , Ma lli a las regiones centoori entales, y
rrollados por vía marítima con barcos de remos y postenormente de vela, y Zakros el extremo oriental de la isla.
Las características de estos primeros palacios no son muy conocidas debido
a las sucesivas destrucciones y reconstrucciones, pero en general ti enen unos
elemenlos comunes y bi en conocidos ya en la etapa neopalacial. Son complejos
articulados en torno a uno O varios patios , con diferentes alturas y sin sistema
defen sivo alguno . Las partes fundamentales son:
Un patio central , generalmente de planta rectangular.
Un patio occidenta l normalmente ubicado delante de la fachaela oeste y
que es un espacio grande
pavimentado.
Almacenes, que son espa-
cios muy amplios ubi ca-
dos en las plantas al nivel
de l suelo con grandes
pithoi de barro (fig . 10).
SantuaJios y habitaciones
nobles abiertos al patio
occidental.
Conjunto de habitaciones
que debieron de ser res i-
denciales, como las deno-
minadas sa la del rey, sala
de la reina, e incluso una Figura 10. Almacenes de pilhoi de Knossos,
piscina lustral. (seglÍn M. Zarzalejos).
Figura 9. Palacio de Knossos (segLÍn M. Zarzalejos).

TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓX IM O ORlENTE Y EGll'TO. EL EGEO y LA GRECIA... 217
216 PREHISTORIA Il
Una sala con pilares o co lumn as que aparece en el segundo piso y se piejo sistema de calles, y con algunas viviendas muy destacadas arquitectóni-
considera de banquetes. camente.
Estancias de culto, como las cri ptas con pilares del sótano. . Las viviendas comunes eran de planta cuadrangular con varias dependen -
cIas con techos atenazados , y en ocasiones, varios pisos, y existen canaliza-
Una zona de recepción O entrada decorada con pinturas murales. CIones , drenajes y un complejo sistema de acueductos. La ciudad mejor con-
Son vari as plantas esca lonadas y de alturas diferentes y se construyen a servada es Gourn ia (fig. 11), ubicada en la zona oriental de la isla y del periodo
base de piedras, madera para los marcos de las puertas y ventanas, pilares, neopa laclal con una ubicación costera, una estructura algo desordenada pero
co lumn as y fOljados de las entreplantas, y yeso que se usa para decorar las con calles princIpales con sIstema de alcantarillado, y casas de diferente tama-
paredes. Está probada la existencia de retretes porque aparecen restos de asien- ño, a veces con dos pisos y un edificio conoc ido como Casa del Gobernador.
tos construidos sobre un sistema de tubos encajados que sirven de ca nal de Las parede,s se decoran con frescos, ya desde los prim eros palacios, con
evacuación , y ex istían varias entradas diferentes al compl ejo palacial. m~tlvos geometn cos sobre fondo claro en azul , amari 110 y gris y un poco des-
Los asentamientos se extienden en torno a los palacios y el mejor docu - pues sobre fondo oscuro y tonos naranjas y verdes , e incorporando motivos
mentado de la primera etapa es el de Ma lli a con una red de ca llejuelas que van f lorales, y naturalistas. En los segundos palacios se dan ya las re presentaciones
desde el palacio al mar. Hay una serie de edificaciones en las que se han encon- fIguratI vas y, a partir del M inoico reci ente, se decoran las paredes, los techos,
trado un archivo de y los pavImentos, en bandas horizontales con plantas, animales y fi guras huma-
tabli Ilas de arci lla, ta- nas en escenas dIversas como la del rey-sacerdote de Knossos (fig. 12). Escenas
lleres artesanales de de temas marinos decoran los suelos y estas pinturas se difunden a las otras
cerámica, de sell os de islas, destacando las conservadas en la isla de Tera, en el yac imiento de Akro-
cristal de roca y estea- tm , como la de los boxeadores, un naufragio y guerreros armados, paisajes y
tita, de vasos de piedra, barcos de remo.
y también de objetos
de bronce, así como un
ed ificio semisubterrá-
neo rectan gular cono-
cido como cripta hi-
póstila y anejo a un
espacio abi erto.
En la etapa de los
segundos palacios apa-
recen las v illas o casas
de campo, denominán-
dose así a unas cons-
trucciones de tamaño
bastante grande con
lugares de almacena-
miento, pero tam bién a
estancias para activ i-
dades administrativas.

'--------'"".
l El asentamiento de
Knossos de esta segun-
da etapa presenta un
plano con e l palacio
Figura 11. Ciudad de GOl/fnia , Minoico reciente . integrado en un com- Figura 12. Frescos del palacio de Knossos, (según M. Zarzalejos).

218 PREHISTORIA 11 TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓX IMOORlENTEY EGIPTO. EL EGEOY LA GRECIA .. 219
-
Los enterramientos son de inhum ación individual en pithoi y en cistas de te, el estilo marino con animales acuáticos,
piedra denominadas larnakes de planta elíptica, agrupados en necrópolis o aso- sobre todo pu lpos, rocas y conchas, y el abs-
ciados a conjuntos sepulcrales colectivos. Continúan tambi én las tumbas de tracto y geométrico con motivos de dob les
tipo tholos del periodo anterior, con algunas de formas complejas con una o hachas, esc udos en ocho, lazos sagrados o
valias antecámaras, en grupos de dos o tres, o bien en necrópolis, y ya a finales cabezas de toro. Las formas más utili zadas
del Minoico reciente aparece un corredor o pasillo de acceso. En el periodo son grandes recipientes carenados, jalTos,
de los primeros palacios aparecen también las tumbas de cámara que perdu ran rhytones e imitaciones de los alabastrones
y se convierten en las más comunes durante el Minoico reciente. Son excavadas egipcios.
en las rocas o el subsuelo con un pasi 11 0 o e/romos de entrada que da acceso
por una puerta a la cámara fun eraria de planta circu lar o rectangular y con Muy características son las fi guritas de
cubi erta plana o convexa, en la que se depositan inhumaciones en pithoi, lar- telTacota pintadas y que aparecen de pie,
nakes, ataúdes de madera y simples depósitos en el suelo. El ajuar está inte- sentadas o en pequeños grupos en e l periodo
grado por cerámicas, recipientes de piedra , armas y ocasionalmente adornos de los primeros palacios. En el ele los segun -
de oro o algún sello. dos se hacen en bronce, plata o plomo y las
hay también de animal es, e igualmente de
La cerámica de Kamares (fig. J 3) es la más representativa de los primeros fayenza como las conocidas diosas de las
palacios y su nombre de1iva del de una cueva en donde se encontró por plimera serpientes de Knossos (fig. 14).
vez. Tiene una decoración pintada sobre fondo oscuro con motivos geométri-
cos, lo que parecen ser vegetales abstractos, pero sobre todo espirales y motivos En metal se fabrican nuevas aJmas como
curvilíneos . En rojo, amarillo y blanco, y con fonTIas de copas, jarras con pito- puñales, puntas de flecha y espadas, y úti les
rro y recipientes de tendencias ovoides y globulares. La cerámica de Kamares que mejoran el trabajo de la madera y e l
aparece en toda el área Egea, la costa sirio-palestina y Egipto. Hay que men- cuero, siendo Malli a un importante centro
cionar también la conocida como de "cáscara de huevo" a causa de sus fuúsi- metalúrgico. Aparecen vasos en cobre y figu -
mas paredes ri lIas de bronce, y se conocen las técnicas del
granulado y la filigrana que se ap li can a la
En el periodo de los segundos palacios, la cerámica vuelve a tener fondos orfebrería con pendientes, colgantes y ador- Figura 14. Diosa de las serpientes
claros con motivos florales que llenan los vasos de rosetas, juncos y bandas nos de oro y plata con incrustaciones de pie- de Knossos.
floreada s en colores oscuros. A este estilo le suceden, ya en el Minoico recien- dras preciosas , fayenza y cristal de roca.
Tampoco faltan los recipientes ele pi edras variadas, generalmente con for-
mas de tazas, cuencos y lámparas, con una vari edad curiosa de los segundos
denommada de mdo de ave por su fonTIa. Destacan los elaborados en cristal
de roca como un rhyton de Kato Zacro representando un pai saje con un edifi -
cio, o bien los que tienen representadas cabezas de leones o de toros. Tambi én
hay vasos de marfIl.
. Los sellos en piedras duras se elaboran desde la etapa de los primeros pala-
ClOS en J3spe verde, Cristal de roca, ágata y amatista, con motivos figurativos
humanos, ammales, de insectos y pájaros, esfinges y grifos. Se hacen general-
mente en prismas de tres y cuatro caras, así como discoidales, posteriormente
lentlculares, rectangulares y almendrados y se representan también toros, leo-
nes, cabras y ciervos . En MaJlia hay un taller especializado en la fabricación
de prismas ele esteatita.
Los cretenses tuvieron escritura, una jeroglífica, el lineal A y el lineal B.
La pnmera so lamen te aparece en documentos de archivos del palacio de
Figura 13. Cerámica de Kamares, (segú n M. Zarza lejos). Mallia, el lineal A, se utiljza en toda Creta y otros lugares del Egeo y es una

220 PREHISTORIA 11 TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓXIMO OR IENTE Y EGIPTO. ELEGEOY LA GRECIA... 221
escritura silábica no del todo descifrada y el lineal B aparece sobre tabli ll as de y revestido de una capa de yeso sobre la que se pinta una escena de carácter
arcilla tras la dominación Micénica y se ha definido como una fOlma primitiva re li gioso.
del griego.
Tras la caída definiti va de Knossos, Creta pierde su papel predominante,
La economía sigue siendo agrícola y ganadera, con un almacenamiento y después de que un vio lcnto incendio destruyó el palacio, y sobre el 1200 a, e.
redi stribución que se realiza desde los palacios en los que se conservan los se regIstran una serie de mov im ientos de pueblos en el Mediterránco orienta l
productos recogidos, como lo prueban los silos y los grandes pirhoi de alma- que ponen fin a la Edad de l Bronce en e l Egeo, con destrucciones también en
cenamiento encontrados en éstos en los que también de bieron de concentrarse el continente griego y el colapso del mundo micénico.
los artesanos y sus producciones tanto para uso interno de las éli tes como para
un activo comercio a través de los barcos de su flota.
A mediados del u mil enio a.e. (1450 a.e.-1430 a.e.) una serie de destruc-
ciones afectan a la mayor parte de los centros minoicos que desaparecen, sa lvo 6. La cultura micénica y el Bronce Reciente
Knossos, abandonándose muchos lugares. De nuevo se busca la explicación
en causas naturales: telTemoto o erupción vo lcáni ca ele Tera , o bien humanas: La G recia con tinental a finales del He lád ico medio presenta un cambio
los propios habitantes de Knossos o los micénicos continentales. Esto último organl zatlvo que ya preludia lo que será la sociedad micénica cen tralizada, y
explicaría la " miceni zación" ele Creta a partir del Minoico reciente w. Lo que mle,ntras que algunos núcleos importantes hasta ahora como Lerna y Argos,
sí es seguro es que, tras las destrucciones, so lo Knossos surge como un potente veran decrecer su demografía e mcluso serán abandonados, otros como Mi ce-
centro que controla casi toda la isla, y también que se encuentra bajo dominio nas, comenzarán una etapa de gran crecimiento y desalTo ll o con una minoría
micénico en la etapa de su destrucción diligente que será la protagoni sta de la nueva etapa. De nuevo se plantean hipó-
final , entre 1375 a.e.-1350 a.e. tesIs dI versas para ex p)¡car un camblO que perm ite pasar de una etapa bastante
pobre a es te nuevo escenano, y otra vez se propone la teoría de una invasión
La etapa comprendida entre el 1450
ex tranjera, cretense entre otras, pero también , una evolución autóctona con
a.e. y el 1375 a.C. se denomina Periodo
diversos facto~'es, como d crecim iento demográfi co favorecido por un mayor
Monopalacia l, aludiendo al único super-
desalTollo agnco [a y un lI11portante papel en el contro l de las vías de comuni-
viviente del sistema pa lacial cretense, y cación y las rutas comerciales .
tiene elementos de cambio pero también
de continuidad. Se identi fica por un
nuevo estilo cerámi co denominado de
palacio (fig. 15) con tinajas y jarros de
gran tamaño decorados con motivos
muy estilizados, floral es, geométricos y
marinos. Se combi nan rasgos de tradi-
ción minoica con elementos micénicos,
e ntre ell os las tumbas de cámara con
largo dromos que contienen tres o cua-
tro inhumados, así como las tumbas de
guerrero con un aj uar de cascos, espadas
y lanzas junto a vasos de bronce y cerá-
micas idénticas todas ell as a las de Gre-
cia continental.
En Knossos aparecen nuevas pintu-
ras murales como la Parisin a, la escena
del salto del toro , las que adornan el Ua-
Figura 15. Cerámica eSlilo de palacio, mado salón del trono, o bien el sarcó-
(segLÍn M. Za,.za/~ios.) fago de Hagia Triada, hecho en piedra Figura 16. Acrópolis de Micellas.

222 PREHJSTORIA 11 TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓXJMO ORIENTEY EGIPTO. EL EGEOY LA GRECIA ... 223
Se produce el desplazamiento de los centros de poder desde Creta a Mice- Los palacios se levantan
nas (fig. 16) que desde ahora tendrá importante presencia en e l ámbito medi- en altura, sobre crestones
telTáneo, y -a través de la informac ión proporcionada por las tablillas de l lineal rocosos, y los mejor conser-
B- sabemos que durante los siglos XIV y X III a, e. ex isten va rios " re inos" posi- vados Son los de Tirinto
blemente independientes entre sí, con una capital administrativa en cada uno (fig. 18), Py los y Gla, que
de e llos, que es, a su vez, centro económico y religioso. Aparecen ahora las presentan una serie de ca-
ciudades-palacios con un núcleo fortificado o ciudadela que alberga el pa lacio, rac terísti cas comunes, aun-
los ed ificios de culto y a lgunas residencias privadas, y en su entamo, fuera de que ex istan diferencias
las murallas, el resto de las viviendas y edificios . Estas fortificaciones no apa- entre e ll os y se construyen
recen al comienzo de l periodo y sue len adaptarse a la topografía del terreno, con pi edras ilTeg ulares y
aprovechando así las defensas natura les que se " refuerzan " o complementan mortero, y ado bes. Hay
con recintos levantados con aparejo ciclópeo un idos con tierra y piedras peque- hu ellas de ventan as, siste-
ñas, y de hasta 8 m de altura, destacando Micenas, Argos y Tirinto , que se mas de desagüe, puertas
constru yen en etapas sucesivas, e incorporan en las fa ses más tardías sistemas dobles con dinteles y jam-
que penn iten e l a lmacenamiento de ag uas: un túne l escalonado con c ubierta bas de piedra , así como
por aproximación de hiladas que conduce desde la acrópolis a una cisterna de co lumnas de s usten tación.
agua subterránea situada en e l exterior de ésta. Las partes esenciales de
En Micenas el rec into se amplió para englobar el CÚ'culo A de tumbas, y todo palacio son: el mega-
se constru yó la famosa Puerta de los Leones (fig. 17) realizada con tres grandes rón central, que es un rec in-
bloques monolíticos, y con una viga vertical sobre la que giraba la puerta. El to con porche, ves tíbulo y
trian gula de descarga se decoró con dos leones afrontados con las patas de lan- sa la de l trono en la que hay
teras apoyadas en Ulla columna . un hogar central rodeado de
cuatro co lumnas, aparecien-
do decoradas las paredes,
los techos e inc luso los sue-
los. El patio principal es un __ =_=~,~m

gra n es pacio abierto que


conduce almegaron, yexis-
ten otros habitác ul os más Figura 18. Acrópolis de Tirinto, (se¡¡tín F. Fittschen).
pequeños pero semejantes a
éste, como el ll amado mega ron de la Reina. En Pylos, Mesenia (s uroeste del
Peloponeso). se c?nserva una baiiera de barro coc ido empotrada en una ban-
Jueta: Hay tdmblen estanciaS destllladas a actividades administrativas, depen-
encJas de se! VICIO y a lmacenes. Se enc uentran p inturas murales en tonos
ocres: .amanll os y rojos, blanc,os, azu les y verdes, con escenas proces iona les,
de caza , de batallas y de sacnflclOS ntuales, y también de animales.
Las viviendas son construcciones de planta cuadrangular o rectangular con
una o van as d~pendencJas, ?ero también las hay de varios pisos e incluso imi -
tacIOnes de pal ac IOS, y esta docume ntada la existencia de obras de drenaje
~omo las del lago Kopa'is en Beocia y la presa de Tirinto, así como de una red
la lla con puentes, restos de pavimentación, contrafu ertes, etc.
Los enter~amientos se hacen en tumbas de fosa en la fase formativa de la
SOCiedad mlcelllca, entre fmale;; del siglo XVI y finales del siglo xm a.e.,
Figura 17. Pu erta de Los Leones de Micenas, (según M . Zarzalejos).
postellOl mente en tumbas de camara y Iholoi. Las primeras aparecen en lo~

224 PREHISTORIA U
TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓXIMO OR IENTE Y EG IPTO. ELEGEOY LA GRECIA.. 225
Círculos A Y B de Mi- Hay fi guritas huma-
cenas (fi g. 19), en un nas de ten acota de tipos
número de seis y vein- muy diversos denomina-
ticuatro respectivamen- dos como rJ>, 'ljJ Y T , Y de
te. Son estructuras rec- animales .
tan gulares excavadas
en el fondo de un pozo En metal tenemos co-
con los inhumados so- ra zas, cascos, escudos ,
bre una capa de piedras espadas y puntas de lanza
y con cubiertas de ma- y la orfebrería incorpora
dera . Se seña li zan con técn icas como el granula-
estelas decoradas con do y el repujado, con va-
espiral es y líneas ondu- sos, joyas y anil los de oro
ladas y también canos , y vasos y alfi leres de
y de aquÍ proceden las plata. Por su parte apare-
conoc idas máscaras de cen se ll os almendrados o
Figura 19. Planimetría del Círculo A de Micenas,
(según M. Zarza/ ~ios). oro. Los ajuares son los lenti culares tallados en
más ricos y variados de ágata, corna lina, esteati-
todo el periodo, con espadas, dagas , puñales, puntas de fl echa y de lanza, y ta, y más raram en te en
vasos de oro y plata . ám bar, lapi slazuli y pasta
vítrea, y el marfi l se tall a
Las tum bas de cámara son estructuras excavadas en la roca con un cOIl'e- en plaquitas para adorno
dor de acceso y una cámara cuadran gular, eli pso idal o sem icircular, que con- de muebles y objetos de Figura 20. Tesoro de AIreo en Micellas.
tienen varios enterramientos y en ocasiones están pintadas al interior. Las madera. (según M. Zar:alejos).
tumbas de Iholos son las más monumen tales y consisten en una cámara fune-
raria circul ar precedida por un cOlTedor, cu bierta por aproximación de hiladas 1 A. finales, del siglo XIII a.e. se produce una brutal destrucción del sistema
y con un túmulo. El más conocido es e l Tesoro de Atreo (fig. 20) de Micenas ~a a~ , a l . 111l:enl co con 1l1cendlos y abandonos. Las hipótesis sobre las causas
con un pasillo de 36 m de largo por 6 m de ancho y una cámara de 14,50 m d e ~ste l en~meno .se"agrupan en tres: - las invasioni stas, basadas en la ll egada
de diámetro con otra aneja. E l rito fun erario es la inhum ac ión sobre e l suelo ~ pueblosd el mm ,- las catastrofistas, en cambios climáticos, movimientos
de la cámara y a veces sobre una plataforma o en sarcófagos de terracota. SlSlnl cos: e 1l1cluso enfermedades, y - las de desequili brios y confli ctos inter-
Entre las ofrendas se pueden mencionar vasos con comida y bebida, armas , no~. En la actuahdad parece lo más acertado, sin exclui r nuevas aportaciones
herram ientas y fi guritas. Ullds um a de todos O parte de esos factores. El fin de la civi lización micén ic~
no ~e Ploduce ahora Sll1 0 un Sig lo después, siendo un proceso gradual con un
La economía micénica se basaba en el cu ltivo de cerea les, vino, aceite y
leguminosas, así como en la ganadería , la producción de tex tiles, objetos metá- ~~e~ , ente leglOnahsmo, un~I~,pobrec imie nto de la cultu ra material y un cambio
. as costumbl es funerallds que pasan a ser enterramientos en eista y pau la-
licos, cerámica, joyas e incluso perfúmes destinados al uso interno pero sobre tll1amente de fltO de II,c111eración.
todo a un activo comercio, con Chipre, Macedorúa , tielTas ribereñas del Mar
Negro, Mediterráneo central e Ttalia llegando incluso a la Península Ibérica.
La cerámica aparece en c uencos profundos, copas, tinajas, ca lderos, barre-
ños, trípodes, cráteras , jarros y alabastrones, a veces li sa pero en general pin-
7. Bibliografía
tada con dobles hachas, flores, conchas o espirales (estilo esq uemático) ; temas
figurados o estilo pictórico: fi guras humanas, animales y escenas; y estilos
locales: -cenado, con todas las superficies del recip iente llenas de motivos DÉCHELETTE, J. (1908): Manu el d' ArchéologiePrehis!orÍG¡ue, P icard ,
decorativos, - del granero con motivos geométricos muy sencillos, y - segundo París.
estil o pictórico, fi gurativo.
DICKINSON, O. (2000): La Edad del BlVnce Egea . Akal, Madrid .

226 PREHISTORtA O
TEMA 8. LA EDAD DEL BRONCE: PRÓX tMO OR IENTE y EGIPTO. EL EGEO Y LA GRECIA... 227
DICKlNSON, o. (2006): The Aegeanfrom Brome Age ro lron Age. Conlinui- Tema 9
t)' and change between the twelfihand eight centllries BC, New York.
EVANS, A. (1906): Essai de classiftcatian des époqlles de la civi/isation EL CONTINENTE EUROPEO
minoenne. Londres.
FlELDS, N. (2004): M)'cenaean Citadels c. / 350- / 200 BC, Oxford. EN LA EDAD DEL BRONCE
FOTTON, 1. L. (2002): Minoans , London. ANTIGUO Y MEDIO
MONTELlUS , O. ( 1885): " Sur la clu·onologie de l' Áge du Bronze,
spécialment dan s la Scandinavia", Matériallx pour rHistoirePrimitive
de rhomme , 3eme.Serie, Tome n, págs . 3-8. Ana Fernández Vega y Amparo Hernando Grande
RElNECKE, P. (1911): Mainzer auf s¿¡tze zur chronologie da Bronze-und
eisenzeit . Habelt, Bonn.
SHELMERDTNE, C. W. (ed.) (2008): Th e Aegean Brome Age, Cambridge .
THOMSEN, C. J. (1836): Guía de las antigüedades Nórdicas . Copenhague.
ESQUEMA-RESUMEN .
TREUJL, R. et ALU (1992): Las Civilizaciones egeas del Neolítico a la Edad
de l Bronce. Lábor, Barcelona. 1. Introducción.
ZARZALEJOS, M. (2010): "La Creta minoica y el sistema palacial" y "La 2. Europa oriental.
cultura micénica" en Historia de la cultura material del Mundo 2.1. Monteoru .
Clásico, UNED págs . 45 -96. 2.2. Otoman i.
3. Europa central.
3.1. Cu ltura de Únetice.
3.2. Cu ltura de los Túmulos.
4. El norte de Europa.
5. Las regiones atlánticas.
5.1. Cultura de los Túmulos AnTIoricanos.
5.2. Cultura de Wessex.
5.3. Grupo de Drakenstein.
6. Bibliografía.

1. Introducción

En el continente europeo las etapas de Bronce Antiguo Med·


en ténrunos generales, los últimos siglos del lu milenio a.C. y ~asi to~Oo ~~~i~~:
~? s~ ul,e~te . Como ya hemos mencionado , el uso del bronce para la fabrica-
ClOn e ut! es y armas está aún poco extendido, aunque en el se undo erio
ya hay un aumento considerable de utensilios, almas y adornos, l~lacio~ándo~~

TEMA 9. EL CONTINENTE EUROPEO EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO Y MEDIO 229


228 PREHISTORIA II
ya este metal con actividades cotidianas, aunque el predominio absoluto de
. Lasáreas geográficas en las que dividiremos el continente euro Jea ara
objetos metáli cos está en tumbas y su papel social sigue siendo fundamental. el es tudlO de los dos penodos 1I11clales de la Edad del B' 11 P
l' . .ó ' la nce son: e sudeste
Las bases económicas esencia les continúan siendo las mismas que en épo- a legl n centroeuropea, el norte y las zonas atlánticas. (fig. 1). ' ,
cas anteriores, la ganadería de bóvidos, cerdos, ovicápridos y caballos, junto
con una agri cultura de trigo y cebada que aumenta su producción con el uso
de las técnicas agríco las: arado y carro de tracc ión animal , fundame ntalmente,
a pesar de que se ocupan tielTas poco aptas para el cultivo y en el Bronce Med io 2. Europa oriental
hay una superexplotación. Tamb ién se culti van legumbres, gu isantes y judías
y se recogen fru tas y bayas. Los numerosos hall azgos de [usayo las y pesas de E n el n mileni o a.c. en la zona oriental del continente ha d . . .
telar hacen pensar también en un importante papel de la industria del tejido, complejOS cu lturales representativos' Monteo!"" y Otom . YEI os glandes
ell . '. r ' . , amo pnmero de
esencialmente la lana . . ~s IS~ 1I11~la en echas mas tempranas que el segundo y liene una cierta afi-
En el Bronce Medio se inician muchas de las industrias metalúrgicas loca- nl CdC con .os grupos de las estepas pónti cas . Su yacimiento epónimo es un
les, las técnicas más utilizadas son la fundi ción y el martill ado, ya conoc idos pObl,ad~ u~l cado en Rumanía. El segundo es un asentam iento húngaro de la
leglOn e ranstl valll a q ue también da nombre a esta etapa . "
de etapas anteriores, pero a final es del periodo comienzan a utilizarse moldes
bilvalvos y la aleac ión de cobre y estaño. El control de la ex plotación del metal
fu e un factor importante en el desarrollo de las jerarquías. Las activid ades
comerciales adquieren un papel preponderante. 2.1. M ollteoru
Los asentamie ntos son, en general , peq ueños y sin defensas, a veces sim-
ples agrupaciones de estructuras perecederas de las que solamente conserva- . Conblinúa las tradiciones de las cerámi cas cardadas y las Kourganas y I
costum re de co lore']r c l ' l ., a
mos restos de postes y hoyos, pero también hay algunos poblados ubi cados en en 1 f d , on ocre os ullumados, en sus momentos iniciales pero
lugares elevados con defe nsas naturales y sistemas defensivos de murallas, . .~ a~e e ?pogeo en torn o al 1700 a.c., que representara el Bronce Med'
fo sos, empalizadas y torres, especialmente en la e tapa del Bronce Medio. Las lec l. e tdmblen II1fluenclas del continente griego puestas de manifies to en I~~
formas y ritos de entelTamiento son variadas, mi entras q ue la cultura material pi esel.l cla de di SCOS de oro, c uentas de coll ar de fayenza, bocados de caball o
ofrece una cierta homogeneidad, salvo en el caso de las cerámicas. decOlddos COi: espirales y espadas . La metalurgia del bronce deriva de la de
Oton~~IlI Ydestall1tegrada esenc ialmente por armas, incluyendo las hachas cere-
mO;l.~d es e 010 ~ncontradas en el depósito con un tesoro aúreo de Tafa lau
(Cofalva , Rumallla), que JnlHan a las de bronce (fig 2) - 1
En cerámica hay vasos de asas altas y grandes reci pi~nte; g~ll~arft~rl::.padas .

TÚMULOS l.
OCCIDENTALES
UNETICE .


8R0tK:E NffiGUO
BRONCE MEOto

TÚMULOS . •
DEL DANUBIO ~...+-\ .
0,,-0

Figura 2. Piezas de oro del tesosro de Tq{alau, Rumanfa,


Figura l. Mapa de El/ropa en la Edad del Bronce AllIilil/O y Medio.
(seliún Cimburas).

230 PREHISTORIA O
TEMA 9. EL CONTINENTE EUROPEO EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO Y MEDIO 231
-
Las necrópolis suelen estar cerca de los asentamientos y están constituida,s El rito funerario es la inhum ación individual, con el cadáver en posici ón
por sepulturas de inhumación individual con grandes d!fe~'enc l as en los aIUa!,~S, feta l, en sepu]¡uras a veces c ubi ertas por estructuras tumulares, agrupadas en
y la economía se basa en el cultivo de cebada y miJo, as! como la explotaclOn necrópoli s. Desde mediados del periodo comienza a aparecer el rito de inci -
de las minas de sal de la cuenca del río Sarata. Hay objetos de lUJo procedentes neración que será el usado en la etapa fin al.
de Anatoli a, Grecia y Europa central , y en la fasetardía, m~mento de dec lIve La metalurgia del bronce se implanta en el periodo anti guo con hachas de
cultural, com ienza a aparecer el rito funerari o de lI1Cll1eraClon. combate de origen caucásico, y un mayor número de armas que de úti les, y en
el periodo clásico se da una explolación intensiva de los yac imientos mineros
de cobre de Tran sil vani a. Aparecen en bronce puñales y espadas, hachas de
enmangue tubular y talón alargado de origen pónti co, bocados de caballo y
2.2. Otomani alfileres, y adornos variados en oro que también se explota en esta regiones.
La ex istencia de una mayor proporción de armas que de útiles y las poten- La cerámica es cOl'dada, incisa y con decoración en relieve de cordones,
tes fortificaciones de sus poblados, apunta a un grupo de carácter guerrero que y posleriormente aparece una bruñida con incisiones de motivos en espiral y
se asienta en los Balcanes, Hungría y Eslovaqu ia . otra acanalada. en formas de vasos con asas verticales (fig. 4) , Y hay que men-
cionar en ban o cocido las representaciones de canos.
Asentamientos. Los poblados son pequeños y están ubicados en lu gares
elevados, terrazas fluviales, o islotes, es decir con defensas naturales, a las q~e En la fase clásica, Otomani mantiene contactos con Únetice y con el Helá-
se añaden murallas, fo sos y/o diques; generalmente tienen f01111 as ovales, Cll- dico, y ejerce una fuerte influencia sobre Monteoru. En torno al 1400 a.e. se
cul ares o triangulares, y las casas son de planta rectangular o CU'cular, cons- abandonan algunos poblados comenzando el declive de esta cultura.
truidas a base de madera y bano, compartimentadas y con suelos de madera. Relacionados con estas dos culturas aparecen al gunos grupos regionales
Destacan, además del epónimo, los de Salacea en Rumanía, Barca en Eslova- como el de Nagyrév en Hungría que incluye, a su vez variantes, con poblados
qui a y Varsand en Hungría. La economía se basa en e~ cultivo de tngo y m]~o bastante igualitarios, cerámicas negras bruñidas decoradas con incisiones y
y la cría de ganado bovino, cerdos y caballos, estos ultU110S usados tambl~n otras que imi tan formas egeas y anató li cas, y rito fun erario de inhumación, y
como animales de tiro para los canos de cuatro ruedas conocidos desde medra- de incineración. En Serbi a, Vatina tiene asentamientos cerca de corri entes de
dos del w milenio a.e. (fig. 3). agua y en ti erra a sus muertos bajo túmulos y posteriormente en urnas. Su cerá-
mica está muy decorada y tiene unas pl acas conoc idas como ídolos o " pinta-
deras". En el grupo de Vervicioara, en el bajo Danubio, los poblados están
r\ JI", fortificados , las necrópolis son muy grandes y hay ricos depósitos de objetos
metálicos, pero en la
" etapa que podríamos
definir como Bronce
~ ~ Medio, se transforman
'1'10
en grupos seminóma-
das de econom ía pas-
toril con restos de fon -
dos de cabañas e n las
vegas de los ríos, que
poco a poco mcor-
paran la incineración
como rito funerario
predominante. La cerá-
mica ofrece vasos con
dos asas y copas deco-
Figura 3. Representación cerámica de carros, de Ofol17oni, radas con incisiones Figura 4. Cerámicas de Oroman; (seglín Bona
(según 8 0l1a y Gimhlllas) . geométricas. y Gimblllas).

232 PREHISTORIA D TEMA 9. EL CONTINENTE EUROPEO EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO Y MEDIO 233
, \

El mundo funerario es mejor conocido, siendo e l rito de inhumación indi-


3. Europa central vidual o doble en cistas, [osas, a veces recubiertas de madera y con un a estruc-
tura tumu lar, y en Straubing (Bav iera y valle de l Rhin ) aparecen también a lgu-
En estas regiones sí se han podido establecer las diferencias fundamenta les nos pifhoi, todos e llos formando necrópolis (fig. 5). En la fase clásica aparecen
que pelmite!, determinar un Bronce An tiguo representado ?áslcaJ~ente por la las tumbas "reales" o de jefes con ri cos ajuares, y por lo genera l fuera de las
C ul tura de Unetice, y un Bronce MedIO o Cultura de los Tumulos. necrópolis. Son entcnamientos de inhumación individual, y en ocas iones doble
o triple, C Il cámaras o estructuras de madera en forrna de casa con c ubierta a
dos aguas, con un túmulo y un aj uar a base de objetos de oro y bronce de tipos
orienta les, cerámicas y otros objelos tanto utilitarios como suntuarios. Una de
3.1. Cultura de Úlletice las más representativas es la de Leubingen, ubicada en Tu ringia (fig. 6), con
un túmu lo de 34 m de diámetro y 8,5 m de altura, rodeado por un fo so y con
Únetice es una localidad de Bohemia (República de Chequia), también un a cámara construida con postes de madera en forma de casa, en la que se
conocida por su nombre alemán Aunjetitz que representa este pen odo exten- deposita una inhum ación dobl e: masculina y fem enina, así como un ajuar que
di éndose desde esta zona originaria hasta Poloma, Austna, SaJoma, Turmgla inc luye puñales, hac has de doble fi lo, alabardas, cuc1tillos, a lfi leres, brazaletes
y Silesia, con algunos glUpoS regionales periféricos como los de NItra, al oeste de oro y collares, y también un utillaje compl eto de carpintería. Son frecuentes
de Es lovaquia, e l del Tirol en la Alta Austna y Ad lerberg e n el alto vall e del también los restos óseos de anim a les, sobre todo bueyes.
Rltin , que solamente tienen diferencias destacadas en las cerámicas y los obJe-
El metal aparece en tubos, y en objetos de adorno o uso personal como
tos metálicos. torques de extremos vue ltos , pendientes de doble espiral, ani llos y cuentas de
S u origen ha sido objeto de controversia y durante bastante tie mpo se co ll ar, alfileres con cabeza de di sco y pul seras. Las armas están representadas
consideró a las gentes ca\colíticas de las cerámicas de cue rdas como e l subs- por puiíales triangul ares y hachas planas , en cobre o en bronce. En el periodo
trato único , sin embargo , tambi én se notan mfluenc13s campanIformes y clásico se consolidan los tipos autóctonos en bronce, y al final son frecuentes
Kourganas. los arreos de caballos con motivos decorativos simi lares a los del Heládico.
Se ha establec ido una peri9dización interna en tres etapas. Únetice ~nt~guo Se explotan las minas de cobre del valle de l Saalach (Salzburgo, Alpes cen-
(2000/1900 a.C.-1700 a.C), Unetice clásico ( 1700 a . C.- 1 55~ a.C) y Unetl?e trales), e n un número de hasta seiscientas, de las que se conservan mazas de
tardío ( 1550 a.C.-1450 a.c.). El primero es una fase de fonnaclon y de tranSlClOn minero, cuñas de madera y testimonios de la ap li cación del sistema de ca lor y
desde e l Calcolítico final de las cerámicas cardadas y campanif01mes; la etapa
clásica representa e l apogeo de esta cultura con un notable crecimiento demo-
gráfico y una expansión importante quea1canza ahora sus má)(jmo~, y el penodo
final representa el paso al Bronce MediO con la Cultura de Los Tumulos.
Los asentamientos son poco ·conocidos en la primera etapa, aunque tene-
mos los datos proporcionados por e l de Grossmugl, localizado en Austria, con
cabañas semisubtenáneas, irregulmmente repartidas, con planta rectangular y
construidas a base de madera, y ramajes para la techumbre a dos aguas.
En la etapa clásica se conocen mejor y,están ubicados en lugares elevados ,
ti
(t?

'"'~
.'

<f" .
en muchos casos con sistemas defensivos a base de fosos y empalizadas y oca-
t . O~
' :~J¡ , .
sionalmente mlLrall as de piedra y adobe. Las viviendas se constru yen en made-
ra, y a veces con zócalos de piedra y tienen planta rectangul ar con postes :en-
trales y techumbre a dos aguas. Hay que mencIOnar el de Postoloprty en Zatec
(Bohem ia) en el que se han excavado 16 casas de planta rectangular, de unos ~ : ,' \;
seis por c uatro metros, con cuatro postes centrales y techumbre a dos vertien- . . " ' .. ~ ...-... _... j

tes. El poblado llegó a tener unas 30 viviendas, capaces de albergar a 150 habi-
tantes. El momento final de Únetice tiene un mayor número de poblados en Figura 5. Tipos de enterramientos Figura 6. Tumha principesca de Lellbingen
de la Cl/lfl/ra de Úl1ét;ce. en Turingia .
lugares altos y con fortifi caciones como la muralla de Cezauy.

TEMA 9. EL CONTI NENTE EUROPEO EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO Y MEDIO 235
234 PREIDSTORIA Il
-
flio o choque ténuico, junto a restos de galerías entibadas con postes de madera de las tumbas ricas, y sobre un lado los
y túneles de ventilación. de las demás, que también pueden apare-
cen en sepulturas planas. Lo más desta-
Hay numerosos depósitos, algunos con más de quinientos objetos y lin-
cable es el avance del ritual de incinera-
gotes de metal , y en ocasiones entre los ajuares funerarios aparecen herrami en-
ción qu e convive con la inhumación ,
tas para la fundi ción y la forj a. anticipando e l periodo que sigue a éste,
La cerámica en el peliodo antiguo es bruñida, lisa o con influencias de las y es bastante usual que se depositen en
cardadas y con fOlmas de carena baja con asa. También bmñidas son las de la las tumbas restos óseos de animales
etapa clásica, a veces con escasos motivos decorativos inci sos y con formas sobre todo de bueyes y de cerdos. '
de cántaros de cuerpos redondeados y tazas carenadas. Aparecen en el Unetice Es represen tativa la necrópoli s de
tardío medas de carros en miniatura de arci lla . Haguenau en Alsacia (Francia) con unos
La economía se basa en un a agricultura cerealística y en una ganadería de 500 túmulos desde el Ca lcolíti co a La
bueyes, cerdos y caballos, con la caza y la pesca como complementos de su Tene, de los que corresponden al bronce
dieta. La producción metalúrgica tiene también un papel fundamental, llegando medio casi la mitad. Los ajuares son
los objetos de bronce y oro a zonas tan lejanas como Bretaña, Wessex, Sui za
y norte de Italia, y el control del comercio del ámbar báltico fue también ejer-
cido por las gentes de esta cu ltura. Al fmal , en la etapa tardía se incrementan
las relaciones comerciales, intensificándose los contactos con Otomani y con
Micenas.
variados y comprenden objetos de metal
como alfileres perforados, hachas de
rebordes, puñales y cerámicas lisas en los
momentos inicial es de este periodo; en la
fase de plenitud aparecen algunas espa-
das con nervio central , puña les, y las pri -
'\ ... ,/
....
..

meras hachas de talón Con anillas latera-


les, denominadas palstaves, y también
3.2. Cultura de los Túmulos tobi lleras decoradas con incisiones, cerá-
mIca exc lsa con formas de tazas y copas
Continúa la Cultura de Únetice sin rupturas muy marcadas, ocupando las con pie y cuentas y plaquitas de ámbar.
regiones que se extienden desde Renania a los Cárpatos y desde el Báltico a Este es el momento de la generaliza-
los Alpes. A mediados del siglo pasado se establecieron tres áreas geográficas ción de la metalurgia en el centro de
diferenciadas: zona oriental, occidental y septentrional, que ll ega al Bronce Europa, con producción en serie y mol-
nórdico, con una diversidad tipológica especialmente en las cerámicas y los des de piedra, y la mayoría de los obje- ~
objetos metálicos. Incluso en la zona oriental se consideran tres gru pos: sud- tos han sido encontrados en los aj uares
oeste del Danubio, sur de Baviera y grupo Herciniano al norte del Danubi o. fu nerarios. Es también evidente la con-
solidación de las sociedades jerarqui za- Figura 7. Tipos de sepulturas de Túmulos
Los asentamientos no son de gran tamaño y se ubican en zonas elevadas de Bohemia , y Tlímu/os (según Gimbutas).
con defensas naturales y en ocasiones murallas de ti ena o de madera. A veces das con jefes dotados de un importante
hay uno o varios pozos circundantes, y las viviendas son de planta rectangular armamento , constituido por hachas de ta lón Con anillas laterales, hachas de
o trapezoidal y están construidas con madera y materiales perecederos. rebordes, hachas de cubo, puñales tri angulares y de remaches.

Los enterramientos se rea li zan en cistas de madera o piedra y raramente, En el grupo del Suroeste del Danubi o aparecen hachas de talón con anillas
en construcciones de si llares, y se encuentran formando grandes necrópolis, laterales, hachas de combate y escudos, mientras que en el bávaro y el herci-
con centenares de sepulturas cubi ertas por un túmul o -de alú el nombre de la mano hay espadas, a veces con lengüeta, y puñales de remaches, y en éste últi-
cultura, aún cuando no sean excl usivos de esta etapa- generalmente circular, mo espadas de em puñadura maciza al final del periodo. Un tipo que solamente
aunque tambi én podían adoptar formas barquifonnes y ovales (fig. 7), y eran aparece en el grupo septentnonal son los estoques con lengüeta.
habitualmente más bajos que los de Únetice. El rito es de inhumación indivi- En bronc~ hay, además, alfileres de cabezas variadas según las regiones:
dual , aunque hay algunos casos de inhumaciones dobles, y se establecen dife- de clavo, blcomcas, dlscOldales, en espira l, claviformes y en fo rma de cono
rencias en la posición del cadáver: extendidos sobre la espalda aparecen los tnvertIdo; navajas de afeitar, fíbulas, brazaletes anulares y de doble espiral, y

236 PREHlSTORIA " TEMA 9. EL CONTINENTE EUROPEO EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO Y MEDIO 237
colgantes, y escudos en form a de cruz de Malta exclusivamente en el suroes te sería contemporáneo del Bronce Antiguo centroeuropeo y el U del Bronce Medio.
del Danubi o. En fechas más recien tes se propuso una división trilnlltita para el primero, que
La cerámica más característica es incisa y al fin al de la etapa aparece tam- incluía una fase de Neolítico Final y Calco lítico, otra de la etapa antigua del Bron-
bién la excisión (fig. 8). Hay mamelones y las forma s más frecuentes son los ce y desde mediados del 11 milenio a.c. lo que se denominó Bronce Pleno.
vasos g lobulares con cue llos cilíndricos o cónicos , los recipi entes troncocóni- Las características de ambos periodos son bastante simil ares si bien la
cos, janas, ánforas y tazas con pies. Los motivos son geométricos apareciendo metalurgia no adq ui ere un desarro ll o importante hasta e l Bronce Pleno ,
en la fase final los motivos de " dientes de lobo" . momento en el que las sep ulturas y necrópo li s se hacen mayores y más ricas.
La base económica parece ser, almenas en parte, agríco la ya que se ha,n Los asentamientos se ubicaban cerca de ríos y lagos,
encontrado restos de cerea les y de abundantes hoces de bronce. La ganadena en entoll10S ele bosques cuya madera servía para construir
está testimoniada por una abundante fauna doméstica elllos hábitats y también las viviendas que suelen tener una techumbre a dos aguas
por la aparición de restos óseos en los enterramientos. En Uhersky (Morav ia) y plantas con tendencia rectangular. Por lo que concierne
hay esqueletos de bóvidos con cerámi cas y esculturas zoomorfas como ofren- al rito funerario, en los momentos inicia les son inhuma-
das a una diosa, es un reci nto que M. Gimbutas considera un santuario (fig. 9) ciones individuales en cistas de piedra, fosas poco pro-
y en Alsacia la cría de cerdos se consideraba un súnbolo de riqueza hasta e l funda s e inclu so troncos de árbol vac iados a modo de
punto que en Haguenau hay un enterramiento de una princesa apoyada sobre ataud. En ocasiones aparecen entelTami entos dobles y
un cerdo. hasta familiares. Estas sepulturas se c ubren con túmulos,
Sin embargo, la p,inci pal aportación económi ca fue la me talurgia con la generalmente circulares, pero también los hay barquifor-
aparición de mejoras en armas y útiles, la elaboración de recipi entes en oro ; y mes, y en ocasiones rodeados de lajas de piedra, y en
el control de las rutas comerc iales de l metal y el ámbar. muchos casos di spuestos en una fonnación con un túmulo
central rodeado de otros. En fases avanzadas se introduce
el rito de incineración en urnas cerámi cas, y también se
han encontrado inhumaciones en turberas que han penni-
tido una magnífica conservac ión de las ropas y adornos.
Ex iste un gran número de túmulos lo que parece hablar
de una importante densidad de población a mediados del
mil enio, y también tumbas masculinas y femeninas con
ajuares muy ri cos que ponen de manifiesto una clara
estratificación social. En Jutlandia hay sepulturas excep-
cionalmente conservadas como la de Egtved con una
inhumación femenina envuelta en una piel de buey, que
tiene la ropa e incluso flores, y un ajuar en pequeños estu-
ches de corteza de abedul con un peine, una pol vera y una
Figura 8. Cerámica excisa de Túmulos Figura 9. Santuario de Uhersky Brad lezna . Similar es la tumba de Sk:ryastup con un sarcófago
de Alsacia (según A. W. NaLfe). en Moravia (segt.Ín Gimbufas). de madera de roble y que conserva la falda , la blusa, un
cinturón y pendientes de oro de la inhumada.
En lo que concierne a las bases económicas, ésta es
una zona sin recursos mineros pero que tiene ámbar c uya Figura 10. Punta
4. El norte de Europa exportación a muy larga di stancia a través de rutas prees- de lanza tuhular
tablecidas le permite intercambiar productos de prestigio decorada
En estas regiones la Edad del Bronce fue periodizada por Oscar Montelius y de uso común , y sobre todo cobre y estaño, que le per- procedente
en 1885, y su nombre ha servido para denominar seis etapas diferentes, seguido miten desarroll ar una metalurgia local con fundición de de VognseJ'up
de números romanos (1 al VI). Los tres plimeros comprenden toda la Edad del (Zealand), Museo
tipos autóctonos, convirtiéndose así en un foco que e la-
Nacional de
Bronce con unas fechas entre el 2000 a.C. y el 1100 a.c. El peliodo Monteliu s I bora metal es propios. Probablemente hubo dos rutas CopenhaRue.

238 PREHISTORIA II TEMA 9. EL CONTINENTE EUROPEO EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO Y MEDIO 239
-
comercial es: una que conectaba el oeste de Dinamarca con el Rhin y el alto 5. Las regiones atlánticas
Danubio , y otra que unía el este de Dinamarca, el Oder y e l DanubIo medIO.
Por su parte , la aglicultura y la ganadería fueron actividades importal~tes : Para e l área geográfica costera que va desde el Mar del Norte hasta el
y se usaban carros de cuatro ruedas y arados tirados por parejaS de anJ mal e~ suroeste de la Peníns ula Ibérica, pasando por las Is las Británi cas, Francia y
como se refleja en los grabados sobre roca de S uecia y Noruega, palte de los Portugal, se ha acuñado el término de Bronce atlántico que designa una serie
cuales son de esta etapa . de características comun es para ladas estas regiones. Hay autores que reservan
este ténnino para la etapa final del periodo, pero otros opinan que es apli cable
Los objetos de bronce ofrecen una tipología variada: hay espadas con a toda la Edad del Bronce.
empuñaduras incrustadas de oro o de ámbar; hachas de combate de enmang,ue
tubular y hachas de rebordes , puñales largos y puntas de l~nza con la hOja deco- Son zonas ricas en minerales: oro, cobre, estaño y plomo y los "depósitos "
. l' (t" 10) escudos circ ulares con escotadura en U , flbulas de doble diSCO, de objetos metálicos son uno de los tipos de yacimientos más característicos
1 ac a Ig. " , ., I 1\ " l ' s
navajas de afeitar decoradas con figuras de anllnales, SltU as o ca (eIOS, y Ule sobre todo en momentos avanzados, y en general son culturas locales con per-
que son trompas constituidas por una boquilla , un largo y delgado tubo CUI va sonalidad propia pero con relaciones entre ell as y con e lementos comunes
y un disco ornamentado, que se reallzaron con e l como las espadas de co bre y bronce, y adornos en fonna de lúnulas, ga rga nti-
procedimiento de la cera perdIda, y perduran a l~ llas y torques.
largo de l Bronce FmaL Aparecen como oflendas
Hay una cierta continuidad entre el bronce antiguo y e l medio, siendo las
estatuillas, peines y otros adornos.
diferencias fundamentales los rituales funeralios y la diversidad de tecnologías
Hay que menc ionar en los primeros momentos y tipos metálicos de los talleres locales. Las ricas tumbas principescas se reem-
de esta etapa los magníficos puñales de sílex (fig. 11), plazan por túmulos y ajuares más pobres, y se produce una diferenciac ión en
e1ara réplica de los metálicos, y en madera se cons;r- el desarrollo metalúrgico con regiones con una c lara preponderancia como
van: cubas, boles, copas, cucharas y vamas de puna- Normandía, Bretaña o las Islas Británicas
les y espadas. También se hacen c,ajas de corteza de
abedul y figuritas de animales en ambar (fig. 12).
5. 1. Cultura de los Túmulos Armoricanos

Se cree que la llegada a las costas de Bretaña de pueblos procedentes del


Mar del Norte da lugar a esta civ ilización que produce un desplazantiento de
los asentamientos indígenas hacia el interior y el desalTollo de las zonas costeras
a cargo de los recién llegados. Esta cultura se desenvuelve entre e l 1900 a.C. y
el 1350 a.c. desde la etapa antigua del Bronce hasta bien avanzado el periodo
medio del mismo.

Los asentamientos son de pequeí'io tamaño , a veces con empa lizadas, y


estaban ubicados en zonas aptas para el c ultivo del cereal o de pastos para la
cJia de ganado. Las viviendas que se conservan son fondos de cabañas de mate-
riales perecederos y en las regiones del interior se siguen usando las cuevas
como lugar de habitación, y pequeños caseríos .
Los enterramientos que conocemos son:
Ricas tumbas de inhumación individual en sepulturas construidas con
sillarejo y con c ubiertas monolíticas, en cistas de piedra o en cámaras
Figura 11. PlIñal de sílex de m adera en fonna de casas , todas ellas cubiertas por un túmulo, gene-
nórdico, Museo Nacional Figura 12. Figll1';fas de animales de ámb01 ~ Museo ralmente de gran tamaño (hasta 30 m de diámetro y ocho de altura).
de Copcnhaguc . Nacional de Copenhaguc. Otras menos monumental es y más pobres.

240 PREHISTORIA II TEMA 9. EL CONTINENTE EUROPEO EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO Y MEDIO 241
Las primeras Lie nen una distl'ibución costera y son los entelTamientos de clara diferen~iación socia l con minorías que ostentan el poder y dominan un a
los poderosos rec ién ll egados, y las segund as están en las regiones del interior SOCi edad IIldl gena que Vive enpegueñas cabañas circulares o en g ranjas, prac-
para los grupos ind ígenas. Los aj uares funerarios de las primeras son de gran ticando un a agncultura cerea lista y una ganadería de bóvidos.
riqueza y están constituidos por cerámicas, adamas de oro como espirales y
chapas para la ropa , espiralifonnes y vasos de plata, adomos y Joyas elaboradas . , Se establec ie~'on dos fases evo luti vas basadas en e l ri to funerario - inhuma-
en ámbar báltico, a l igual que brazaletes de arquero que tambi én se fabri can clon e IIlCllleraClOn- y en obJelos de la c ul tura material , pero no han sido acep-
en esquisto; espadas con lengüela y seis orificios para enmang ue, puñales trian- tadas de forma generali zada o al menos fueron muy di scutidas.
g ulares con emp uñaduras óseas, y numerosas puntas de flecha de pedúnculo . EI I·i.to funerario s~ conoce sobre lodo por las monumenlales tumbas prin-
y aletas de sílex. c~pescas de IIlh UmaC lon IIldl vldual o de lllclllerac ión (sólo fem enin as) baj o
La cerámica es impresa y con cordo nes y existe un utill aje doméstico en tumu los gene ra lmente circ ul ares , pero
s ílex y piedra pulimentada. tambi én alargados, rodeados de piedras.
Los ajuares son muy ricos con o bjetos de
Las bases económicas fundamenta les son la agricultura de cerea les y la presti g io: a lfi leres de bronce, o ro y

11
ganadería, junto con un intercambio y comercio con la fachada at lántica de la hueso, puñ ales tri ang ulares y ojival es,
Península Ibérica, e l sur de las Islas Británicas y e l área Bálti ca. co llares y jan'as ele ámbar, j arras y copas


En el Bronce Medi o hay que des- de oro , vasos de incienso, c uentas de
tacar la fabricación de hac has de collar de fayen za y de ámbar, lúnulas
ta lón bretonas, sin anillas laterales y irlandesas de oro (fig . 14), agujas de
de bordes paralelos con filo estrecho bronce y hueso con cabeza redondeada y
y nervio central que aparecen funda- puntas de lan za de prototipos chipri otas .
me nta lme nte e n de pósitos junto a Conlinúan los recintos mega líticos
brazaletes macizos de bronce decora- conocidos como henges, sc inicia la
dos con inc isiones, y ha y otras pro- ex plotación del estaño en el ex tremo sur
ducc iones original es como puntas de de Gran B retaña: Corn wall , y aparecen
lan za, espadas deno minadas Saint produ ctos exóticos fruto de contac tos
Brandan de leng üeta ancha y orificios con otras áreas, el ámbar o las cuentas de
de rem aches para su inserció n en la fayenza, y las lúnulas de oro irlandesas,
,. empuñad ura, que se exportan , y hojas ya mencionadas.
;' o láminas ceremonia les. En e l Medoc Figura 14. Lúnula, I'aso de Rillalol7
(G ironde) y regiones vecinas se han D esde mediad os de l If milenio a .c. y co/lm' de ámbar de la Cu/rura
encontrado más de c incuenta depósi- decae la industria lílica y se de Wessex.
tos de hac has de rebordes, s iendo las desarro ll a una me tal urg ia
más características de ti po Medocain, con fabri caciones y tecno-
de más de 18 cm de longitud, bordes logías diferenciadas de
rectilíneos y corte recto o ligeramente tipos propios (fi g. 15). E l
Figura 13. Hachas de tipo Médocain convexo, y estrecho en la zona del rilo cada vez más frec uente
procedentes del Museo d'Agen enmang ue (fig. 13). es e l de la incinerac ión en
y del d'Eymet (Francia ). urnas, con escasos ajuares y
cubiertas planas o con tú -
mulos. Aparecen depósitos
de objetos de bronce y éstos
5.2. Cultura de Wessex se arrojan también a los ríos <>-0
y pantanos, como ofrendas.
Se desarroll a en sur de lnglatena a partir del l 800 a.c. , en las regio nes de Se intensifican las relac io-
Dorset y Wi Itshi.re, oc upando casi loda la cuenca de l río Támesis . Hay un a Figura 15. Armas de bronce de Arre/un D OWI1, ClI/fura
nes con Nonnandia y los de We.l'sex, (según Gerlojj).

242 PREH ISTORIA 11


TEMA 9. EL CONTINENTE EUROPEO EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO Y MEDIO 243
-
Países Bajos y se fabri can mayor número de útiles que de armas, sobre todo
palstaves, aunque hay lanzas tubulares con aletas, espadas y puñales. Llegan
modelos europeos como las hoces metálicas, alfileres de cabeza anu lar y tutuli
Tema 10
o adornos cónicos hechos en chapa de bronce, y en Trlanda aparecen los tor-
ques de oro macizos en espiral , que son collares rígidos , redondos y de extre- REGIONES MEDITERRÁNEAS
mos ab iertos. Desde fInal es del siglo IX a.e. el influjo de los Campos de Umas
es mayor y se producen cambios notables en la metalurgia, comenza ndo el EUROPEAS EN LA EDAD
Bronce Final.
DEL BRONCE ANTIGUO Y MEDIO

5.3. Grupo Drakeltstejlt Ana Fernández Vega y Amparo Hernando Grande

Es una zona que pelmanece bastante al margen del Bronce nórdico pero
que sí tiene conex ión con el sudeste de las Islas Británicas, en la etapa del
Bronce Medio. El grupo Drakenstein , utiliza enterramientos bajo túmulos de
estructmas complejas agrupados en necrópolis, en el Bronce Antiguo, pero en
el Medio adopta el rito de incineración en urnas que se introducen en fosas ,. ESQUEMA-RESUMEN T"J
simples. Las viviendas de esta segunda etapa son de planta rectangular y gran
tamaño, compartimentadas en dos espacios: uno para las personas y otro para
el ganado, y también exi sten algunas cabañas circu lares. Los objetos de metal 1. Introducción.
son muy similares tipológicamente con los de Francia, Islas Británicas (pu ntas 2. Italia septen trional y central.
de lanza de aletas laterales) y Europa central. 2. l. Cultura de Palada.
2.2. Cultura de Asciano.
2.3. Cultura Apenínica.
2.4. Cultura de las Ten·amaras.
6. Bibliografía (ver Tema 10) 3. Isla Eoli as.
3.1. Cultura de Capo Graziano.
3.2. Cultura de Milazzo.
4. Sicilia.
4.1. Cul tura de Castellucio.
4.2. Cultu ra de Thapsos.
5. Malta.
5. l. Tarxiense.
5.2. Borg-in Nadur.
6. Córcega: Cu ltura TOlTeana.
7. Cerdeña: Cu ltura Nurágica.
8. Francia: Civi lización del Ródano.
9. Península Ibérica: Sudeste y suroeste, Bronce Valenciano, Meseta norte
y sur, el Noroeste y Noreste.
10. Islas Baleares.
11. Bibliografía.

244 PREHISTORIA 11
TEMA 10. REGIONES MEDITERRÁNEAS EUROPEAS EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO .. 245
2

Por su parte la denominada Cultura Apenínica se desalTolla, con un a ciena


1. Introducción homogeneidad en yacimi entos ubi cados en am bas venientes de la cadena mon-
tañosa, al sur del río Po, No es propiamente una cu ltura pues su nombre se
Las re iones del Mediterráneo occidental e uropeo son un m os~i~o de cul- basa en una loca lizac ión geográfi ca claramente ligada a los Apeninos, y de
g . , .' . dad de manifestaciOnes que, en muchos CdSOS tienen
tura s con una glan Vdl le . . f- n vedosasconstrucclOnes hecho su cronología abarca un largo periodo desde un poco antes de medi ados
ev identes pe rduraciones calcoIíCIi~as, Yot~s~ 1;~~nB~eare~. Desde los pobla- del [] mileni o a,c' (1 600 a,C,) hasta e l sig lo IX a.c' , con tres etapas diferencia-
o las ele h s Islas de Ma lta, Olcega, ele e ' ,. I das por algunos autores, sicndo la última del Bronce Final.
~~~,I~~~;st~~sl'~eO~n~~~r~~I~~si~I~~~~e;~~í~~~~~;~:~ii~:~~~~'~~~:~~t;~I~St~~:~ u~~
ferie de l~oeleloS de asentamiento pero tambi én economlcos y tSO~~~I:S~~~I~~~~ 2.1. Cultura de Polada
' h . , ' ,dividual se impone progreslvamen e
~~~:e~~r:~hl~~,~~Ci~~~~\~~t:~a y mientras van abandondánelOSe los gr~;~~e:oseg~:I~ Recibe su nombre de un poblado lacustre ubicado en las orillas del lago
. s n egalíticos , nacen estas otras con
CIO. 1 . I
strucC iones e apar eJo CIC ,
Garda, en Brescia, y su cronología va desde el 1800 a,c' al 1400 a,c', con una
con un carácter claramente diferencial o,
periodización en dos etapas: Polada I y 11 , basada en diferencias tipológicas de
El uso del cobre se generaliza y los tipos de útiles, armas Y adornos se ~ul - la cultura materi aL
' 1 1 has zonas Y el comienzo del uso, en o las,
tiplican con meltalur~l adoca benemy~~taño El ~'omercio y las rutas comerciales Los asentamientos, espec ialmente los más próximos al lago se superponen
del bronce o a eacwn e co 1 ' . ¡. t . dos a los de la cultura ca lcolítica de Remedello, y la mayoría son de tipo palafítico,
, . ' con '
se mull1phcan .,
mtel camb'Ios de materias. primas y objetos manu ac U1 a " al estar ubicados a las orillas de lagos y ríos, en tielTas cena-
gosas , Las vivi endas se construyen sobre plataformas de
madera sostenidas por postes clavados en la tierra (de ahí
Italia septentrional el nombre de palafitos), con plantas rectangulares, ovales y
y central circ ulares . Hay tambi én algunos asentam ientos en ll anuras
sobre plataformas de madera superpuestas, pero sin postes,
La Península italiana ofrece y algún caso de hábitat en abrigos,
durante la Edad del Bronce Antiguo Ape nas conocemos enterramientos de esta etapa cul-
y Medio un panorama c uJtur~1 tural, salvo algunas sepu lturas de inhumación, y las bases
diverso con perduraciOnes calcol}- de su economía radican en el cultivo de cereales y gan a-
ticas en muchos casos pero tamblen dería de ovicápridos, cerdos y vacas, con un aporte menor
con nuevos modelos culturales, En de caza y pesca, La presencia de algunos objetos de pro-
las regiones septentrionales de cedencia exterior como cuentas de collar de ámbar y pasla
Lombardía, el Trentino y el Véneto, vítrea, junto con annas y adornos de bronce de procedencia
con extensión hasta la costa hgur centroe uropea, hacen pensar en la existencia de algún tipo
por el oeste y la ~omaña por el de comercio,
este, se desarrollara la Cultul a de
Polada que comienza en e l, Bronce La cultura material conserva objelos de madera, gra-
Antiguo y perdura en los UUCIOS d~1 cias a las zonas húmedas en las que se as ientan estas gentes,
Medio. El primero está tamblen como ruedas macizas y con radios, para carros de cuatro
representado, en las regiones de la ruedas, arados, arcos, hoces y piraguas, E n pi edra tall ada
Emilia y la Toscana, salvo la zona hay puntas de fl echa, y la piedra pulimentada está repre-
occidental de esta última, por la sentada por hachas y azuelas. El meta l proporciona hachas
Cultura de Asciano, mientras que pl anas con ligeros rebordes de cobre y alfileres de cabeza
el segundo se denomina Cultura de discoidal , y en fa ses más avanzadas incluye hachas de
las Ten"amaras Y ocupa las zonas reborde, puñales con empuñad ura maciza (fig, 2) , torques Figura 2. Puíial
occidentales de la Emilia (fi g, 1), de extremos enrollados, diademas, col gantes, alfileres, agu- de Po/ada,
Figura 1, Mapa de Italia,

TEMA 10. REG IONES MEDITERRÁ NEAS EUROPEAS EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIG UO ". 247
246 PREHISTORIA 11
»

fiores con inhumaciones en c uevas


'as, lacas de cinturón y elementos de arnés, tO~O,eno testimonio de una meta- naturales y artific iales, algunas
{m.ofa más desalTollada Y con inf luencias de U netlce. EXIsten tambIén lestos ga lerías dolménicas, e incluso con
de ~ejidOS y objetos de cuero, y la cerámica es ltsa o mClsa, de tonos neglUzcos rito de inc inerac ión ya en los
oca c uidada de formas redondeadas Y con carena, y con las asas denoml- momentos fmales de l periodo.
~idas " de apéndice de botón " que es un a prol ongac~ón ~ apéndice que se eleva
sobre el asa de la cerámica y pude ser de forma c¡[mdllca o lectangulat. La cerámica (fi g. 4) se decora
con apli caciones p lásticas y tam-
bi én co n incisiones de moti vos
geométricos, rell enas de pasta y las
2,2. Cultura {le Asciano formas más usuales son vasos care-
nados, jarras bicón icas y o ll as , en
Ubicada en las regiones de la Emilia y la Toscana, recibe su nombre de l de ocasiones con asas altas o de
un poblado de esta última. Son pueblos pastores que tambIén cazan Y I ~co l e~­ " apéndice de botón ", E l metal es
tan y de ahí que sus asentamientos sean poco estables y pelecedelOs, y ademas escaso, aunque hay algunos puña-
explotan los recursos de cobre de la Toscana. Se ha encontrado,una cueVd altI- les, cuchill os, brazaletes, anill os,
flc ial de enterramie nto, y se evidenCIan contactos con la C:ultUl " de P?lada, En así como espadas de lengüeta y
metal aparecen hachas con rebordes y puñales con .~mpunadW'a metal! ca, y la hachas de apéndices laterales, casi
cerámica tiene vasos globulares y tazas con decoraclOn mClsa de claras mfluen- siempre importadas . Hay útiles en
hueso y asta, y contactos claros
cias campaniformes .
con el Egeo, testimoniados por la
presenc ia de algunos material es
Figura 4. Formas de cerámica Apen(nica
nucéni cos .
(seglÍn Trllmp).
2.3. Cultura Apenínica
Son gentes bastante hete-
rogéneas pero con un sistema 2.4. Cultura de Las Terralllaras
económico muy similar de
pastores trashumantes, aunque
Se desarrolla en las llanuras de l Po ubicadas en la zona occidental de Emi-
hay también algunas explota-
lia, y su nombre detiva del fertil izante natural, marga de tierras oscuras arci-
ciones agrícolas y mineras.
ll osas típicas de los yac imientos.
Los asentamientos más
Sus asentamientos son a veces pa lafíticos y, en genera l, se a linean al borde
utili zados fueron las cuevas y
de los ríos, siendo Gnrzano en Modena y Casti one dei Marchesi en Palma los
abrigos de las regiones monta-
más conocidos,
ñosas, aunque también hay en
las zonas n anas poblados al El rito funerario es la incineración en umas con escasos aj uares, La cul-
aire libre con pocas cabañas tura material está integrada por un utillaje de hoces, molinos y azadas de
de tipos diversos (fig . 3), e hueso, también hay objetos en madera, y la metalurgia local está bastante desa-
inc lu so algunos estables con rrollada, y relacionada al principio con la centroeuropea, Hay hachas de rebor-
defensas, como Viterbo, en la des, pUliales y algunos adornos sobre todo alfileres y braza letes de bronce. La
región de l Lacio . cerámica es negra, bruñida y decorada con acanaladuras y aplicaciones plás-
ticas, con formas de vasos bicónicos, escudillas carenadas y tazas con grandes
Los enterramientos son
asas de formas variadas, pero especialmente de "apéndice de botón". Cultivan
poco conocidos y diferentes
higo y cebad a y tambi én legumin osas, recolectan nueces, bellotas y ave ll anas,
según las regiones, pero debIe-
y cazan c iervos y jabalíes.
ron continuar tradiciones ante-
Figura 3. CabGlías Apenínicas, (se¡¡ún PorlO).

TEMA 10. REGIONES MEDITERRÁNEAS EUROPEAS EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO ... 249
248 PREHISTORIA 11
3. Islas Eolias En las fa ses más recie ntes hay impon· · d ,.
Llega aquí también la obsidiana de Li arO dCI~nes e ceranllcas micénicas.
Debido a su estratégi ca ubicación se convierten en centros comerc iales de continente y con la isla de Ma lta L f P / y re eV idenC ian contactos Con el
gran interés y las culturas más representativas son las de Capo Graciano para con el comienzo de la Cu ltura de· M~la~~~. lI1a ele esta Cullura se corresponde
el Bronce Anti guo y la de Milazzo para el Med io.

3.2. Cultura de Milazzo


3.1. Cultura de Capo Gracia/lO
Representa el Bronce Medio l ·· I .,
Recibe su nom bre del poblado epónimo ubicado en la isla de F ilie udi y su S icili a. El nombre proviene de lII~I~O~II~ a~y ~amblen en la costa noreste de
cronología ananca de finales dellllmil enio a.c. o inicios del II a.c. (fi g. 5) como la mayoría de éstos de . . a o e a Isla de Panarea, que con sta,
plan la ovalada con suelos pavi l~~nlt~~~:t~ rect~lglll~·1 que enciena cabañas de
Los asentamientos comienzan siendo en zonas llanas, abiertos sin defen- mación individual en pirhoi y la . t . e pie las. lito funerano es la mhu-
sas, para luego ubicarse en zonas elevadas con defensas naturales y/o artifi- adomos y almas testimonian 'una n~e~~~~n,~:al de moldes .~ara la. elaboración :Ie
ciales, y en ell os hay cabaiías ovales y circulares de un os 20 111' Y construidas mClsa a base de moti vos geométrico I gt.. oca/. La celam lca tIene decoraclon
con cimientos de piedra y alzados de madera, y algunos recintos que pudi eron s y as OIm as son copas plat
des con dos asas horizontales. También . .
ha id 1"11 . " ,os y vasos OVOI-
ser graneros. Los enterramientos son de inhumación colectiva en cuevas natu- y cerámicas micénicas de impOItación a}. o I os y cuemos de arcilla cocida
ral es y artificial es, pero también aparece muy pronto el rito de incineración en , SI como cuentas de collar de fayenza.
urnas que suelen ser ovoides y de gran tamaño, y con ajuares cerámicos.
La cerámica es li sa y también la hay incisa, con formas de escudillas grandes
de bordes anchos, tazas de asas altas, vasos globulares y carenados, vas itos muy 4. Sicilia
pequeños, grandes recipientes de dos asas y soportes, y aparecen pesas también
pesas de telar en barro cocido, molinos y morteros en piedra pulimentada. Desde comienzos del II milenio
a.C., en torno al 1900 a.c. se desa-
rro lla en la mitad oriental y meri-
dional de la isla la Cultura de Cas-
tellucio, en Siracusa que config ura
un Bronce Antiguo has ta med iados
del mil eni o, fecha en la que la sus~
tltuye la Cu ltura de Thapsos que se
extiende por casI loda la isla duran-
te algo más de dosc ientos años y
que representa el Bronce Med io

4.1. Cultura de Castellucio

/ Los poblados se sitúan en luga-


res elevados con defensas naturales
y Illurallas de pied ra y están consti-
tUidos por cabañas de planta rectan-
gular y oval, siendo uno de ellos el
Figura s. Poblado de Capo Gracial10 (sel?tÍl1 Bemabó Brea y Cavalier) . que da nombre a la c ultura (fig. 6).
Figura 6. Cuevas arf~pciales de Caslellucio.

250 PREHISTORIA n
TEMA 10. REGIONES MEDITERRÁNEAS EUROPEAS EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO ...
251
-
El rito funerario es la inhumación colectiva en cuevas artificiales, excavadas en la roca y conylantas circulares o cuadrangulares con una estructura análoga
a la de los mlcelllCOS y que mcorpora ajuares de cerámicas incisas, loca les o
en la roca, por lo general de planta oval, y con ajuares que incluyen objetos líti-
cos, óseos, cerámicos y metálicos. La cerámica es pintada con c,olores pardos Importadas, y armas de metal de tipología egea y chipriota, sobre todo espadas.
Exis~en ~ambién cel~ám i cas li sas y decoradas con cordones de tipos de ori gen
o negros sobre fondo amarillo o rojo y las form as más caracten stlcas son las
maltes (hg. 8), Yestan claramente atestIguadas las relaciones marítimas de esta
copas de pie cónico, las ánforas y los vasos geminados, y solamente en a~gunas
isl a con el Egeo, Chipre y Ma lta.
regiones vasos bicónicos . Existen unas placas de hueso que pueden ser Idolos,
conchas marinas, y en cobre, hachas y puñales tnangulares con remaches, colla-
res y pend ientes.

4.2. Cultura de Thapsos


Sucede a la anterior a mediados del mil enio y recibe su nombre del yaci-
miento epónimo situado en la Península de Magni si,cerca de Siracusa, que es
un poblado descubierto por Paolo Orsi a finale s del Siglo xv m, y excavad? por
Giuseppe Voza y Luigi Bernabó Brea en los años 70 del Siglo xx. Es un habHat Figura 8. Cerámica de Thapsos.
de gran tamaño en el que se han establecido dos fases; en la pnmera de ell ~s,
las viviendas son cabañas circulares y cuadrangulares de pIedra de gran tamano
y sin organi zación alguna, pero en la segunda aparece una especie de pro tour-
banismo con casas de planta cuadran gular con patio central y altneadas en S. Malta
calles (fig . 7). Los entenamientos se hacen en pequeños hipogeos excavados

5.1. Tarxiellse
El brusco abandono de los templos de la isla de finales del rn milenio a.c.,
mar?a el final de la etapa caJcolítica a la que sustituye la necrópoli s de incine-
raclon de Tarxlen ubicada encima del templo anterior, con nombre coincidente
pero representando UJ.la nueva fase. La Edad del Bronce coincide aquí con la
llegada de gentes que mtroducen este rito funerario y algunos elementos nuevos
como las figurillas esti lizadas de arcilla y una cerámica muy brillante, decorada
con inCISIOnes en cuencos carenados, tazas globulares con o sin pie, jarras y
vasos genunados. Hay algunas pmtadas que proceden de Castellucio Sicilia
así como al gunos objetos que parecen tener vinculación con la cultul:a eólic~
de Capo Graciano. En cobre aparecen hachas planas, puñales y leznas .

5.2. Borg-ill Nadur


. El Bronce Medio está representado por la C ultura de Borg-in-Nadur, en
Bn:zebbug , al sur de Malta que sustituye al anterior, con poblados -como el
epOl~lmo- ubIcados en lugares elevados , a veces con importantes murallas
clclopeas que rodean cabañas ovales de mampostería y silos excavados en la
Figura 7. Poblado de T/¡apsos e/1 Sicilia. roca. Igualmente, excavadas en las rocas aparecen una serie de sepulturas, tanto

TEMA 10. REGIONES MEDITERRÁNEAS EUROPEAS EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO ... 253
252 PREH1STORIA U
de Bonnanaro que se caracteriza al principio por con strucciones mega líticas
dentro como fuera de los poblados, y la cerámka es al principio inci sa y rellena
del tipo de galerías c ubiertas, y más tarde por nuragas con corredor y con claros
de pasta blanca, y posteriormente pintada. influjos del mundo occidental y atl ántico.
La Cu ltura Nuragica representa el Bronce Medio y Final e inicios de la
Edad del Hiena de esta isla y su nombre deri va del ele las construcc iones, que
6. Córcega se denominan Nuragas, que van a caracteli zar este periodo. Se trata de grandes
torres tron cocónicas, que aparecen ai sladas y también formando parte de recin -
En csta isla perduran bastante tiempo los ente- tos defen sivos, construidas en piedras y cubiertas con falsas bóvedas, que al
namientos megalíticos con una economía básica- principio de l periodo suelen estar ais ladas. A partir del 1400 a.c. , periodo de
mente pastoril , pero poco antes del .1600 a.c. apogco, forman grandes recintos fortifi cados con poblados de cabañas circu-
comienzan a abandonarse éstos y a en glrse unas lares y talleres artesanal es (fi g. 10). Las nuragas de bi eron de ser fortalezas
,I fortificaciones que darán nombre a la cultura
Torreana, representativa del Bronce Medio en la
defensivas, pero también lugares de culto y centros desde donde se ejercía el
control y la vigilancia del territorio. Hay muchas en lada la isla, entre las que
isla. Para algunos autores surge como co n sec~e n ­ podemos mencionar las de de Saint-Antine de Ton'alba y Sa Nurax i de Baru-
cia de la llegada de gentes forán eas de caracter mini . Es una cu ltura claramente relacionada con el sur de Italia, Sicilia, Chipre,
guerrero , y otros la consideran una evo lución Creta , y el continente griego y Sicilia, y la actividad metalúrgica se incrementa
autóctona con influjos externos. Lo que caracte- a medida que avanza-
riza y da nombre al periodo son precisamente unas mos en el ti empo, e n
construcc iones en forma de torres de planta Circu- paralelo al decreci-
lar, entre tres y siete metros de altura y ~on cubier- miento de las prácti cas
tas de fal sa cúpula, que tienen un dlametro que agríco las y ganaderas.
osci la entre di ez y quince metros y una e ntrada Aparecen armas y
, amplia con con edor de acceso, situándose sobre adornos y las fi gurill as
,.
grandes terrazas y asociadas a estatuas-menhu'~s de guen eros e n bron-
.", que representan guerreros (hg. 9). Hay tamblen ce, que caracteri zarán
:'.' pequeñas aldeas en zonas Han as, poslblemel:te la etapa del Bronce
"protegidas" por estas fortificaciones. Las ton es Final y posterior Edad
más conocidas son Filitosa y Araghlll en el sur de el H ierro. Los enterra-
CÓrcega. La ex istencia de moldes de fundici ó,n mienlos se reali zan en
testimonia metalurgia local, pero los objetos meta- cuevas naturales y ar-
Figura 9. Estatua menhir ~ I
de Filirosa , Córcega licos son muy escasos. La cerámica esta c al'amen- tificia les, sepul cros de
(seg ún de D. H. Trul11p). te influenciada por la de la isla dc Slclha y las de cOIl'edor mega I ílicos y
las Cu lturas de los gru pos italianos pelllnsulares. simples fo sas, y hay
Los enterramie ntos siguen siendo de inhumación en sepulcros mega líticos, algunos casos de inci-
neración. Figura 10. Complejo l1urágico sardo.
sobre todo, dólmenes .

7. Cerdeña 8. Francia
El Bronce Anti guo se inicia aquí en torno al 1800 a.C.- 1700 a.c., en lo que
En la región mediterránea francesa se desarrolla la civilización del Róda-
se podría considerar una fa se prenurágica representada por dos grupos el d~
no o Rodaniense, fac ies muy relacionada con la centroeuropea de Únet ice,
Monte Claro que se prolongarán hasta el Bronce MediO, con fOltlftcaclones
que se extiende por el va lle de este río, entre Franc ia y Sui za y que se ha di vi-
que parecen ser el preludio de las nuragas, YentelTamlentos c,olectlvos en hiPO;
dido en tres etapas. La primera de ellas dura desde inicios hasta mediados de l
geos con pozo central y también en sepu lturas de mhumaclon mdlvldual, y e

TEMA 10. REGIONES MEDITERRÁNEAS EUROPEAS EN LA EDAD DEL BRONCE ANTIGUO ... 255
254 PREHI STORIA 11

II milenio a.c. con modos de vida muy simil ares a


los anteriores y tradición campaniforme con mate- d~nc i a una organización segú n las func iones: económ icas, estraté ieas o lí-
,iales asociados a éste como botones con perforación ~eats. En general son en altura Con defensas naturales y arti fic ial:~ mJ:.~las
en "V", jun to a alfileres de cabeza enrollada y aran- as Iones, tOll es, aunque hay alg un os en ll anura y ti enden a h ~rd enac i ,. ,
delas de hueso. En la fase intermedia se rea lizan espac lal.con call:s,_ y ex isten silos, cistelnas, canalizaciones aLm;cenes ~on~~~
objetos en chapa de bronce como diademas y alfil e- ::~¡ul:~II~:o~~~~,~lco~ y de fubndi ción del metal. Las casas ;011 de plal;ias re~-
res con cabeza de vari adas formas. Hachas, espátulas " . ' Iangu ares, a sldales y algunas ovales con techum bre plaJn
y puñales tri angul ares con orifi cios, para el enman- y a una vertI ente, aunque las haya dos a g u a s . ' ,
gue y decoración geométrica en la hoj a, hay en bron- . Gran densidad de poblados con variedad de formas e n I . .
ce, y en el periodo fm al aparecen lipos metálicos pro- incluIdas algunas c uevas aparecen en el Bronce va l enc¡ a~o. Cosa~;'~~'~~1t~:~
pios como las hachas-espátul as y las hachas tipo sentatlvos son, como los del Sur fortifi cados e n altun I . P
Roseau x que se caracterizan por la forma de su hoja yen con zóca los de pi edra y alzado de adobe y tapial c~,;te~~1~~~~~e~ev~0~~!~~~
redonda o circul ar (fig. 11). (lig. 12). Escasas estructuras de postes clavados.en ,
el sllelo SOl1 l·as que que
g 'd an
En la Pro venza y el Languedoc siguen antiguas
tradiciones mediterráneas con influjos micénicos tar-
díos. En las regiones del Jura y e l Saona y hasta las
vertientes alpinas , se desalTolla la Cultura de valais
en Suiza con cerámicas digitadas y objetos de cobre
Figura 11. Hacha sobre todo alftleres de cabeza circular, hachas tipo
de (ipo Roseallx. Roseaux y puñales con hojas decoradas.

9. Península Ibérica

En los primeros siglos delllmilenio a.c. en la Penínsu la Ibéri ca existe un


panorama cultural Ca\colítico que desembocará en lo que son las áreas y cul-
turas más significativas del Bronce Anti guo, y hacia mediados del mil en io del
Bronce Medio. Como en las etapas anteriores no hay un desarrollo homogéneo
en todas las regiones, sino que algunas evolucionan poco y lentamente mientras Figura 12. RecOI/S/~'lfc~¡ón del poblado de Peijalosa, Jaén,
(d/hlljo de Salvatierra).
que otras son las primeras en el proceso de cambio.
El sur penin sular es donde mejor se define esta etapa, espec ialmente el
Bronce Med io con la Cu ltura de El Argar en AlmelÍa, que ocupa una zona geo-
gráfica casi idéntica a la que ocupó la cultura anterior de Mi llares , y hay otras
áreas claramente diferenciadas y con una entid ad cultural propi a, aun cuando
los contactos e influencias argáricas sean evidentes. Podemos mencionar el
Bronce Valenciano, la Meseta norte, el Bronce de la Mancha, que se desarroUa
en la Meseta sur, el Noreste y el Noroeste peninsular.
Los asentamientos en el sur refl ejan un cambio ev idente en el aspecto
urbanístico en lo que se refiere a la organización territorial y la ubicación de
los poblados , as í como a la generali zación de los sistemas defensivos. Lo más
frecuente es que estén en zonas de tieITas cultivables o mineras, pero también
de control de paso y siempre cerca de fuentes de agua: ríos o ram blas, y se evi-
Figura 13. Malilla de El Azue/; Daimiel. Ciudad Real.

256 PREHISTORlA II
TEMA 10. REGIONES MEDITERRÁNEAS EUROPEAS EN LA EDAD DEL BRONCEANTtGUO ...
257

en la Meseta norte, mie ntras que en e l Bronce manchego, con una gran de n- La actividad económica se basa en e l cultivo de cereales y leguminosas,
sidad demográfica, aparecen pobl ados fortificados en altura, pe ro tambi én en y muy esca,sam ente, y limItado a l sudeste, de vid y olivo. Ovicápridos , cerdos
llano ; escasos fondos de cabaña y motillas (fig. 13) que son propias de las ~ menos bovldos son e l ganado doméstico, y posiblemente el caballo se use
llanuras a lo largo de los cauces fluviales y son asentamientos integrados por como anImal de tIro y carga en algunas zonas. Existe un a indu stria textil y una
una fortificación central y un poblado en tomo a ella . En el noroeste pe nin- meta lurgIa desarrollada e n la zona del sudeste, y en menor medida en las otras'
s ular predominan los silos y basureros y los agujeros para postes, constatán- la caza, ? esca, recoleCC ión de flUtos y pastoreo debieron de complementar I~
dose una clara tendencia a la desaparic ión de poblados estables, y e n el noreste die ta, aSI como la reco lección de frutos eJe los árboles frutales .
conviven las cuevas con poblados en altura similares a los mencionados en
otras regiones. En lo que concierne a la cultura material, lo más representativo de la pie-
dra tallada son los dIentes eJe hoz y las hoces con mango de madera, los c uchi -
E l rito funerario de inhumación individual se generali za progres ivamente llos y las puntas de fl echa de variada tipolog ía; en piedra pulime ntada hay
aunque en algunas zonas se siguen usando sepulcros megalíticos. Los tipos de hachas, molinos, morteros, c~"Jsoles, moldes de fundición y brazaletes de arque-
estructuras son muy variadas, desde simples fosas , cistas y construcciones de 10, y en hueso aparecen espatulas, punzones, agujas, botones con pelforación
mampostería, a covachas, grietas y pithoi, dentro y fuera de los poblados, ais- en V, y algunos pemes. Pesas de telar, cucharas y algunos crisoles hay en ban'o
lados o fotmando necrópolis , según las regiones (fig. 14). Hay algunos casos COCleJO~ y el meta~ nos ofrece útiles, armas y adomos, en cobre, oro y plata.
de túmulos en el suroeste, a lgunas cuevas y sepulcros megalíti cos, y son diver- Los pJJmelOS estan representados por punzones , cinceles, azuelas, clavos
sas las posiciones de los inhumados, por 10 general uno, aunque hay sepulturas cuc hillos, sIerras y hachas; puñales, '
de dos y tres individuos. puntas de flecha, espadas y alabardas
son las armas más frec uentes. Los
También son. muy variados los ajuares, con distinc iones entre masculinos objetos de adorno más destacados
y femeninos en e l sudeste, y en general con adornos, armas y cerámica, a veces son las cuentas de collar de concha
y otras apenas con un vaso cerámico. vértebras de pescado, hueso, diente~
y colmillos de animales, piedra puli -
mentada, en ocasiones, ca laita, fibro-
lita y serpentina, cob