Vous êtes sur la page 1sur 3

Oncosexología Actualidad en Psicología

LAZAR Biofeedback:
SILDENAFIL MASTICABLE una alternativa
CABEZAL en el tratamiento
de los pacientes funcionales
Psicólogo Gustavo Ekroth

Desde los orígenes de la medicina, Hipócrates ya mencionaba la


influencia del cuerpo sobre lo anímico, y la del alma sobre el
cuerpo,(1) dándole gran importancia etiológica al medio social.
Disfunciones sexuales luego del Tabla 3 sexuales presentan y por qué, y dar
tratamiento de CÁNCER DE PRÓSTATA consejos para solucionarlas. Muchas Según Galeno, el sesenta por ciento de sus pacientes poseía
Disfunción eréctil
veces no lo hacemos porque nos re- síntomas de naturaleza emocional, más que física.
• 40–100% luego de cirugía (instalación inmediata) En la estimación de Shapiro,(2) de un sesenta a un ochenta por ciento
sulta embarazoso, o no nos sentimos
• 6–80% luego de radioterapia externa
de los pacientes que consultan a médicos, tienen síntomas
en confianza con nuestros pacientes
(instalación en 1 a 3 años)
• 2–61% luego de braquiterapia
de origen emocional, lo cual concuerda bastante con las
para hablar de sexo, o esperamos
que ellos nos pregunten o no hay
Trastornos eyaculatorios
• 85% Eyaculación retrógrada
tiempo durante la consulta para abar- antiquísimas cifras de Galeno.
Alteraciones del deseo sexual
car estos temas. A pesar de esto, durante muchos años prevaleció el concepto de
• 92% Deseo sexual hipoactivo o inhibido Los médicos que asisten a pacien- mente y cuerpo como elementos independientes, sobre todo a partir
tes portadores de patología neoplá- del Renacimiento. A través del dualismo de Descartes, esta
conceptualización logra su marco teórico más acabado.
sica deben tener presente que ellos
La frecuencia de las disfunciones ca luego del cáncer de próstata, es tienen derecho a una vida sexual
sexuales post tratamiento son:(4) importante estandarizar procedi- placentera, y es fundamental no Por influencia de la tradición positivista de la segunda mitad del siglo
XIX se alcanza su aplicación práctica, la cual pone toda la confianza
• Disfunción eréctil con una fre- mientos y usar tratamientos valida- subestimar las disfunciones sexua-
en el progreso de la medicina a través de la investigación biomédica.
cuencia de 6-80% luego de radio- dos. les. Es necesaria la información
terapia externa y 2-61% luego de Las disfunciones relatadas, la in- adecuada y el enfoque interdiscipli-
braquiterapia. Esta asciende al continencia, el estrés, la fatiga, la nario. Hay recursos terapéuticos
40–100% luego de cirugía pros- depresión y la pérdida del deseo
Introducción
médicos con altos índices de éxito
tática. La impotencia post quirúr- sexual hacen de la sexualidad un para el correcto abordaje de estos algún momento, el enfoque psicosomático logró cierta
gica tiene etiología neurogénica, gran desafío para el paciente y su pacientes en cualquier momento importancia en Estados Unidos y Japón, fue acepta-
y se instala inmediatamente lue- pareja. La relación que hoy se supone existe entre lo psicológi- do con mucha lentitud en Francia, encontró una fuer-
evolutivo de su enfermedad neoplá- co, lo fisiológico y bioquímico, es sumamente reciente
go de la cirugía. La que es causa- sica. La consecuencia de esto es te resistencia en Alemania, y fue totalmente rechaza-
Se debe ayudar al paciente sobre- en la práctica de la medicina.
da por radioterapia tiene etiolo- do en la Unión Soviética. A pesar de esto,(3) el térmi-
viviente del cáncer a redescubrir la mejorar los índices de satisfacción
gía vascular, y se instala en el lap- Según Bayés,(3) existen tres líneas de abordaje de los pro- no “psicosomático” ha hecho fortuna y ha alcanzado
sexualidad y sensualidad. Este pue- sexual con la correspondiente me- un notable grado de autonomía respecto a la teoría
so de 1 a 3 años. de ser un llamado a despertar para joría de la calidad de vida. blemas funcionales:
• Trastornos eyaculatorios, funda- a) El psicosomático. que lo sustentaba.
el paciente y su pareja, a cambiar
Enfoque de la filosofía experimental
b) El derivado de los trabajos de fisiología experimen-
Bibliografía
mentalmente eyaculación retrógra- los hábitos sexuales y revivir la in-
da (fluido seminal hacia la vejiga tal sobre los efectos de las emociones sobre el or-
timidad. Muchas veces es una opor-
en el momento del orgasmo, con ganismo. Este se ha centrado en los efectos de las emociones so-
tunidad valiosa para la pareja de tra-
eliminación en la orina post coi- bajar juntos hacia una mejor vida 1. Schevers et al. Millon Women Study c) La aproximación córtico-visceral. bre el funcionamiento del organismo. Contrariamente a
Collaborators. Lancet 1995; 362:
Enfoque psicosomático
tal) en un 85% de los pacientes. sexual para ambos, un enriqueci- lo ocurrido con la línea psicosomática anteriormente
• Pérdida del deseo sexual se evi- miento sexológico. 419-27. mencionada, se han incrementado notoriamente los
dencia en el 92% (Tabla 3). 2. Den J.E, Wren B.G., Eden J.A. A Según este, cuyo origen debemos situarlo en la Escuela eventos científicos y publicaciones dedicadas al tema,
Conclusiones cohort study of topical vaginal estro- del Instituto Psicoanalítico de Chicago, diversos tras- e instituciones como la Organización Mundial de la
La evaluación de las disfunciones
gen therapy in women previously trea- tornos orgánicos son el producto de conflictos incons- Salud (O.M.S.) (1979) se han interesado mayormente
ted for breast cancer. Climateric,
sexuales en estos pacientes es dife- Es necesario discutir sobre sexuali- cientes sin resolver y es posible descubrir “tipos espe- en esta línea.
2003; 6:45-52.
rente al resto de la población, por dad con nuestros pacientes. Ellos tie- cíficos” de personalidad en pacientes con hipertensión
los diferentes factores que se ponen Según este enfoque, las variables ambientales, a través
3. Stead ML et al. Sexual Dysfunction in
nen derecho a saber que trastornos esencial, ulcus gastroduodenal, asma bronquial, etc. de mecanismos psicológicos alteran la bioquímica de
en juego tanto orgánicos, emociona-
les como sociales.
sexuales van a tener luego o duran- cancer patient. BMJ 2001; 122-131. Sin embargo, estas hipótesis no han sido demostra- nuestro organismo fundamentalmente a través de dos
4. Juraskova et al. Caner and Sex. Psy-
te el tratamiento. Es de gran valor das aún empíricamente (según los cánones del méto- sistemas: el eje hipofisosuprarrenal y el sistema nervio-
cho Oncol, 2003: 49,52.
Existen una gran variedad de recur- terapéutico decirles que es normal do científico natural), y lentamente han ido perdien- so vegetativo. No obstante, de hecho la respuesta fisio-
sos para la rehabilitación sexológi- sentirse así, cuales disfunciones do seguidores. Según Carballo (1975) aún cuando en lógica del estrés supone la modificación bioquímica de

44 • Octubre 2007 • • Octubre 2007 • 45


Biofeedback Actualidad en Psicología

Perfil psico-fisiológico
mos, desconectándolo completamente. Lógicamente, si Los cambios producidos por el estrés son muy eviden-
se suprimen las conexiones, el sistema desaparece, que- tes en el grupo de pacientes funcionales, pero imper-
La prueba se desarrolla en seis fases: dando simplemente sus componentes sin control, ob- ceptibles en el grupo control.
servándose un comportamiento desordenado en la peri- En esta investigación para analizar los resultados de am-
• En la fase 1, línea de base, se toma el nivel basal de los tres parámetros. feria (en este caso, los órganos periféricos que están bos grupos, se usó la “T” de “student”, a un nivel de
• En la fase 2, relajación, puede ser medida la capacidad de control del nivel funcio- relacionados con los trastornos funcionales).
nal de los indicadores de los estados de alerta; esto quiere decir, el
significación de 0.01, encontrándose una mayor capa-
grado de capacidad autorregulativa de cada sujeto.
El nombre creado por Schwartz para denominar la rup- cidad de autorregulación en el grupo de los sujetos nor-
tura de este sistema fue “disregulación”. Según el pun- males en relación con los pacientes funcionales, en cada
• En la fase 3, se crea estrés no específico, representado por una tarea de cálculo to de vista de la medicina conductual, las cefaleas de una de las fases del perfil psico-fisiológico.
matemático. origen funcional representarían una modalidad des-
• En la fase 4, recuperación, después de la suspensión de la tarea de la fase ante- adaptativa de respuesta en un individuo genéticamen-
Biorretroalimentación
rior, se mide la cantidad de tiempo necesario para el retorno de los te predispuesto en el sentido de una labilidad del sis-
niveles de alerta a las condiciones de línea de base. tema propioceptivo, para reconducir a una irregulari- La biorretroalimentación utiliza la electrónica y la in-
• La fase 5, estrés específico, consiste en la tarea de imaginar la situación que
dad del sistema nervioso central, pero también podría formática para detectar y amplificar pequeños cambios
para el individuo examinado es más problemática y estresante. manifestarse en diversos sujetos con amplia variabili- en las actividades corporales internas relacionadas con
dad interindividual. Es posible analizar objetivamente las emociones y la capacidad de autorregulación. Por
• La fase 6, recuperación, mide el intervalo de tiempo necesario para el retorno las diferencias en la regulación autónoma en pacien- ejemplo, tensión muscular, temperatura de las extremi-
de los niveles de alerta a las condiciones de línea de base. tes funcionales y no funcionales. Uno de los procedi- dades, actividad de las ondas cerebrales, respuesta gal-
mientos más adecuados es el del perfil psico-fisioló- vánica de la piel, presión sanguínea, tasa cardíaca, rit-
gico (PPF) (Fuller, 1979). Este procedimiento consis- mo respiratorio, volumen de aire, tipo de respiración
todo el organismo.(4) Las características del cambio se- • Etapa 1: exigencias ambientales. te en mediciones de alerta
rían en parte función de asociaciones y valoraciones cog- • Etapa 2: procesamiento de la información a través del (diafragmática o clavicu-
central, como la respuesta lar), etc.

Biofeedback
nitivas aprendidas. sistema nervioso central. electrodérmica (G.S.R.), la
• Etapa 3: cambios periféricos. La biorretroalimentación
Enfoque córtico-visceral • Etapa 4: feedback negativo.
actividad eléctrica muscu- amplifica los cambios or-
lar (E.M.G.) y los cambios
Una vez que el paciente
El enfoque córtico-visceral es propuesto por la Escuela Por exigencias ambientales (etapa 1), se pueden enten- gánicos relacionados con
en la temperatura periféri- el estrés y la capacidad de
Rusa, la cual tiene sus precursores en Sechenov y Pavlov
puede “observar”
der todos los tipos de estímulos que el ambiente puede ca (TEMP). (Ver Fig. 1)
y su máximo exponente en Bykov. Según este último in- autorregulación, los pro-
presentar, por ejemplo, estrés ante una discusión. Estas En un perfil psico-fisioló- media entre sí, los presen-
segundo a segundo los
vestigador, las interacciones del medio externo con el in- informaciones son recibidas y elaboradas por el siste- gico con características ta en patrones visuales, en
terno, obedecen a las leyes generales del condicionamien- ma nervioso central (etapa 2), el cual toma decisiones y
cambios causados por
normales, los tiempos de gráficas, en valores numé-
to. Esta afirmación se apoya en importantes datos expe- dirige las consecuentes modificaciones periféricas o recuperación son bastante ricos y/o auditivos, los ar-
rimentales.(5, 6, 7, 8)
el estrés en su cuerpo,
comportamientos fisiológicos (etapa 3). Estas modifi- breves e inferiores a los de chiva, los compara, etc.
Naturalmente, este enfoque tiene muchos puntos de con- caciones vienen grabadas contemporáneamente por re- un perfil psico-fisiológico
puede intentar modificarlos,
tacto con el anterior, aunque es mucho menos conocido ceptores internos del organismo, que retransmiten es- Estos dispositivos permi-
de tipo disregulativo. ten testar a los pacientes y
tos datos al cerebro (etapa 4). Cuando el cerebro en-
ya que las señales de
y citado en Occidente.
tiende este feedback, se comporta de manera tal que lo Según investigaciones de detectar objetivamente si
Según Bayés, el enfoque “córtico-visceral” es el que ha
biorretroalimentación
reduce devolviendo el sistema a un nivel ordenado y Tamburello, Romagnuolo y existe o no el fenómeno de
tenido mayor influencia en la cristalización de la medi- Urso y col.(9), la actividad la disrregulación.
estable. Un sistema es ordenado mientras se puede au-
se convierten en
cina conductual. Cabría situar el origen de ésta en los eléctrica muscular de base
experimentos de Miller (1969), los cuales indicaron la torregular a través de un feedback negativo. Un ejem- El concepto de retroali-
es superior en pacientes
recompensas instantáneas
posibilidad de un condicionamiento visceral de tipo plo de feedback negativo podría ser el de una caldera mentación se refiere a sis-
que tiene un termostato que registra el aumento excesi- funcionales que en un gru- temas que pueden detectar
operante en ratas curarizadas. A partir de estos descu-
de los cambios
vo de calor y apaga la caldera. Si por error el sistema po de control. El grupo con- cambios en su ambiente y
brimientos surge todo el movimiento de la biorretroali- trol posee una mayor capa-
hubiera sido adaptado como feedback positivo tendría luego ajustarse a éstos para
que intenta lograr.
mentación, el cual es uno de los pilares fundamentales cidad autorregulativa de la
de la medicina conductual. el peligro de autodestruirse, ya que cada vez que au- poder mantener un funcio-
actividad muscular, que
De esta forma, el paciente
mentara el calor, el termostato haría aumentar la activi- namiento óptimo.
aparece con altibajos.
Hipótesis de la disregulación
dad de la caldera, y así se crearía un círculo vicioso que
funcional logra aprender
La biorretroalimentación
En un grupo de pacientes
en los trastornos funcionales
la haría explotar. La mayoría de las veces un sistema de es el envío de información
funcionales, la línea de base
o reaprender
feedback positivo como éste, destruye el dispositivo. biológica a la misma per-
de la respuesta electrodér- sona a quien pertenece di-
La hipótesis de la disregulación ha sido desarrollada En general, el funcionamiento de nuestro organismo está
la autorregulación, o sea,
mica (G.S.R.), siempre cha biología.
por G. Schwartz de la Universidad de Yale, Estados estructurado en base a feedbacks negativos, pero pode- muestra niveles superiores
el feedback negativo.
Unidos. Según este investigador, la medicina compor- mos convertirlos en positivo interpretando nuestras reac- con respecto a un grupo La mayoría de las perso-
tamental constituye una especie de puente entre la Psi- ciones corporales de una manera diferente. Por ejemplo, control. La población no nas no pueden detectar pe-
cología, la Biología y la Sociología. En esta explica- los hipocondríacos interpretan algunas sensaciones cor- funcional ejerce un control queños cambios en la tem-
ción de los trastornos funcionales, se tienen en cuenta porales de manera que amplifican automáticamente es- eficaz sobre esta respuesta peratura de sus extremida-
los distintos puntos de vista de todas estas ciencias, si- tas señales en vez de estabilizarlas, lo que hacen es crear autónoma. La recuperación en la fase 4 es netamente des, ni variaciones en el tamaño de los poros de la piel;
guiendo una perspectiva sistemática. un feedback positivo, amplificando sus síntomas. superior en este grupo. En este grupo de pacientes, la pero la biorretroalimentación computarizada puede de-
Las interrelaciones entre un individuo y su ambiente, La estabilidad de un sistema puede romperse interrum- línea de base de la temperatura periférica es netamente tectar cambios ínfimos, y darle al paciente retroalimen-
esquemáticamente tendrían cuatro etapas que no serían piendo las conexiones de la etapa 3, o atenuando el más baja que en un grupo control (cuatro o cinco gra- tación (con sonindo o una figura geométrica que se achi-
compartimentos estancos: feedback, o distorsionándolo, o en los casos más extre- dos centígrados menos). ca o agranda, según disminuya o aumente su respuesta

46 • Octubre 2007 • • Octubre 2007 • 47


Biofeedback

emocional). Los monitores de biorretroalimentación en • Ser mucho más efectivos en la aplicación de técnicas
efecto, son ayudantes de la conciencia. de descondicionamiento de la ansiedad, como por
Una vez que el paciente puede “observar” segundo a ejemplo, la desensibilización sistemática o las técni-
segundo los cambios causados por el estrés en su cuer- cas de afrontamiento.
po, puede intentar modificarlos, ya que las señales de • Diagnosticar objetivamente a través de las pruebas, el
biorretroalimentación se convierten en recompensas ins- Perfil psico-fisiológico en pacientes disregulativos.
tantáneas de los cambios que intenta lograr. De esta for- • Entrenar a pacientes disregulativos en autorregulación.
ma, el paciente funcional logra aprender o reaprender • Usando telemetría, los aparatos de biorretroalimenta-
la autorregulación, o sea, el feedback negativo. ción producen gráficas de los estados de disregula-
Se han observado buenos resultados en hipertensión ción en la pantalla de la computadora, mientras el con-
esencial, asma bronquial, dismenorrea espasmódica, ce- sultante se desplaza de un lado a otro y cumple con
faleas, psoriasis, enfermedad de Reynaud, trastornos actividades laborales, hogareñas o sociales.
gastrointestinales, etc. En todos estos casos y en otros, • Enseñar a los epilépticos a disminuir la frecuencia de
las técnicas de retrolimentación actúan creando la re- sus ataques, enseñándoles a producir un diseño pre-
troalimentación negativa que el paciente funcional ha ventivo de sus ondas cerebrales.
perdido parcial o totalmente, posibilitándose así el re- • Los avances tecnológicos han aumentado la efectivi-
aprendizaje gradual de la autorregulación autónoma. dad de estos aparatos y también han reducido su ta-

FARMANUARIO
En nuestros días estos sofisticados instrumentos nos per- maño. Un buen ejemplo de esto es el sensor tragable
miten, entre otras cosas: (del tamaño de una pastilla) que registra la actividad
• Advertir durante una entrevista pequeñas alteraciones estomacal y la concentración de ácido clorhídrico y
emocionales al tratar distintos temas, y detectar de esta otras funciones, el cual es utilizado con buenos resul-
forma, posibles áreas conflictivas de las cuales mu- tados en la prevención y el tratamiento de úlceras de
chas veces el paciente no es conciente. origen funcional.
• Observar objetivamente los progresos en la capaci- • Determinar objetivamente el alta, de acuerdo a la des-
dad del paciente para controlar el estrés, por ejemplo, aparición de la disregulación, o en su defecto, una me-
a través del entrenamiento en relajación muscular pro- joría importante en la autorregulación.
funda y/o a través del control de sus pensamientos • Como test en los controles posteriores de segui-
irracionales. miento.

Bibliografía
1. Lain, E.P. “La medicina hipocrática” en P. Laín Entralgo (ed) “Historia 6. Bykov, K. M., Kurstin, I.T. “Patología Córtico-Visceral”, Madrid. Atlante
universal de la medicina” (Vol. 2), Barcelona, Salvat. (1972). (trad.).
2. Shapiro. “Placebo effects in medical and psychological therapies” en 7. Colodron, A. “De la Enfermedad como respuesta”, Madrid, Ayuso
S.L. Garfield y A.E. Bergen (eds) “Handbook of psycho-therapy and (1976). Colodron, A. “ Sobre Sechenov, sus discípulos y los comisarios
behavior change: an empirical analysis ) (2nd. ed). Nueva York, Wiley. de la cultura” en Sechenov, I.M. “Los reflejos cerebrales”. Barcelona,
3. Bayés, R. “Psicología y Medicina. Interacción, Cooperación, Conflicto”. Fontanella (1978).
Barcelona, Fontanella (1979). BAYÉS, R. “Psicología Oncológica”. 8. Valdes, M. “La enfermedad psicosomática, modelos y teorías especi-
Barcelona, Martínez Rocca (1985). ficas”. En M. Valdés, T.Flores, A. Tobeña y J. Massana (eds.) “Medicina
4. Miller. “A perspective on the effects of stress and coping on disease and psicosomática”. México, Trillas (1983).
health”, en S. Levine y H. Ursin (eds.) “Coping an d Health”, Nueva York,. 9. Tamburello, Romagnuolo, Urso, Ricci. “La biorretroalimentación en
Plenum Press. la terapia de las cefaleas: la hipótesis de la disregulación”, Revista
5. Alcaraz, V.M. – “Modificación de Conducta. El Condicionamiento de los Latinoamericana de Psicología. Vol. 15, Nos. 1 y 2, Colombia
sistemas internos de respuesta”. (1983).

CME (RUBINSTEIN)

48 • Octubre 2007 •