Vous êtes sur la page 1sur 41

DEFINICIÓN DE PÁJARO

Dentro de los animales pertenecientes al grupo de los vertebrados(dotados


de un esqueleto interno articulado que soporta a todo el organismo,
permitiendo además su movimiento) existen una gran cantidad de animales
que pertenecen a la clasificación de aves y que cuentan con una serie de
características semejantes entre sí. Dentro del reino de las aves existe un
subgrupo conocido como el de los paseriformes, también denominados
pájaros, que son considerados como el subgrupo más numeroso y diverso de
todas las clasificaciones del reino animal (se conocen hasta el momento
5.700 especies identificadas, lo que supera en varios números al subgrupo de
los roedores, el más númeroso dentro del grupo de los mamíferos).

El grupo de los paseriformes se encuentra dividido en tres subórdenes, las


cuales se denominan Passeri, Tyranni y Acanthisitti.
La mayoría de los pájaros son de pequeño tamaño, aunque existen
excepciones, y poseen una serie de particularidades que los vuelve aptos para
la vida, pese a su tamaño y a su nula fuerza física.
Se diferencian del resto de los vertebrados en que poseen una estructura
ósea sumamente liviana recubierta de plumas y cuentan con un par
de alas en lugar de extremidades anteriores, las cuáles les permiten volar,
dejándose llevar por las diversas corrientes de aire y ayudándose de dichas
alas para planear sobre ellas. Además pueden emitir sonidos agradables; es
por esto último que muchas veces se los menciona como pájaros cantores o
aves de percha. Cabe mencionar que poseen un pico córneo sin dientes y
que su reproducción se da mediante huevos que incuban hasta el momento
de la eclosión.

Algunos pájaros hacen sus nidoscon


paja y pequeñas ramitas que ellos mismos recolectan; otros utilizan
pequeños orificios en la roca para hacer su casita y otros realizan
construcciones más elaboradas, mezclando barro con paja. Los horneros, por
ejemplo, construyen niditos redondos a base de tierra, agua y ramitas en
alturas elevadas. Dichos nidos poseen dos compartimentos, en uno de
ellos, el que está más al fondo, la hembra pondrá los huevos y más tarde
nacerán los pollitos.
En esos nidos la hembra pondrá los huevos, los empollará y mantendrá a
salvo a las crías durante el primer período de la existencia que es el más
peligroso para ellos, donde numerosos peligros acecharán y deberán ser
protegidos con suma atención.
Cuando nacen los pájaros se encuentran ciegos y sin plumas y no son capaces
de buscarse su alimento, por eso, la madre o el padre o en algunos casos
ambos (depende de la especie) va en busca de lombrices y bayas y les da de
comer en la boca hasta que los polluelos se desarrollan, adquieren las alas y
aprenden a vivir de forma independiente.

Otros usos del término


El Pájaro es, por otra parte, un risco granítico de La Pedriza de
Manzanares, que se encuentra en un municipio de Madrid (España).
En el área del diseño y la filmografía existe un individuo conocido
como Pájaro Loco, Loquillo o Woody Woodpecker. Es un personaje
animado que representa a un pájaro carpintero con un comportamiento un
tanto locado y agresivo. Este singular pajarito, creado por el dibujante Ben
Hardaway y producido por Walter Lantz, supo convertirse en uno de los
dibujos animados más populares de la historia.
Por último, podemos comentar que Pájaro Verde es una
bebida alcohólicade gran toxicidad que producen los presos en las cárceles
de Chile. Los reos suelen obtener un destilado de alcohol metílico a partir de
aguarrás, barniz o pintura. Este destilado, tóxico para el ser humano, es
mezclado con bebida cola y limón. El Pájaro Verde está prohibido, por lo
que su elaboración y consumo es ilegal.

TIERRA
La Tierra, el planeta de la vida
Hablar de la Tierra implica un número indefinido de palabras y una cantidad de
tiempo impresionante. Se sabe mucho sobre ella, y aún así falta demasiado por
aprender. Pero es posible condensar lo más importante que de ella se conoce.
La Tierra es el hogar de los seres vivos y se formó hace más de 4,500 millones de
años. Es el quinto planeta más grande del Sistema Solary el tercero más cercano
al Sol; su distancia promedio a éste es de unos 149’597,890 kilómetros o
prácticamente 150 millones de kilómetros. Como otros planetas, presenta una
forma esférica y ligeramente achatada en los polos. Su diámetro es apenas un
poco más grande que el de Venus. Es un planeta sin anillos pero con un satélite
natural, la Luna.
La Tierra es un planeta que se formó hace más de 4,500 millones
de años y su tamaño es similar al de Venus.
Aunque normalmente se le representa como una esfera en posición vertical, su eje
está ligeramente inclinado a unos 23.45°. La consecuencia de esta inclinación son
las estaciones: primavera, verano, otoño e invierno pues durante una parte del año
el hemisferio norte se inclina hacia el Sol por lo que en el norte es verano y en el
sur es invierno. Durante la otra mitad del año esta situación se invierte.

La Tierra orbita alrededor del Sol, la estrella que provee el nivel de luz y calor
ideales para la vida. En términos básicos, el planeta experimenta dos
movimientos: rotación y traslación. El primero es efectuado alrededor del eje polar
en el sentido contrario al de las manecillas del reloj, es decir, de oeste a este. El
movimiento de traslación es el que realiza alrededor del Sol en una órbita casi
circular.
Un día en la Tierra tiene una duración de 24 horas, pero si se trata de ser muy
específicos, la NASA estima esta duración en 23.934 horas o 0.99726968 días
terrestres. Esto es el período de rotación sideral. Ahora bien, 1 año terrestre dura
365.26 días, el tiempo que tarda en recorrer una órbita completa alrededor del Sol.
Los movimientos de la Tierra y las condiciones en que se encuentra en el Sistema
Solar inciden en una serie de fenómenos increíbles y naturales: erupciones
volcánicas, tormentas, terremotos, estaciones, eclipses, mareas y muchas más.
Es un planeta tremendamente activo y en constante cambio.
Características generales de la Tierra
Diámetro: 12,756 km.
Masa: 5.9722 x 1024 kg.
Densidad: 5.513 g/cm3.
Volumen: 1,083,206,916,846 km3.
Temperatura mínima/máxima: -88°/58° centígrados.
Estructura geológica de la Tierra
Es un planeta rocoso con una superficie sólida que a su vez está caracterizada por
la presencia de numerosas formaciones geológicas: montañas, mesetas, cañones,
llanuras, valles, etcétera. La zona inferior de la Tierra se compone de varias capas
de roca y metal; mientras mayor es la profundidad, mayores son las temperaturas.
La estructura terrestre está compuesta por 3 capas: corteza, manto y
núcleo. La corteza es la capa más delgada y superficial, en cuyo exterior se
encuentran sedimentos. El manto es la capa bajo la corteza y está formado por
densas rocas. Representa cerca del 83 por ciento del volumen de la Tierra. El
núcleo, por su parte, es la capa más profunda y al parecer contiene hierro, níquel y
azufre.
El núcleo es el origen del campo magnético terrestre, el cual puede ser
distorsionado por el viento solar (partículas con carga que el Sol expulsa de forma
continua). Si las moléculas quedan atrapadas en el campo magnético, chocan con
moléculas de aire en los polos, produciéndose así las bellísimas auroras boreales
y auroras australes.
Vista de la tierra y el sol desde la órbita espacial

Atmósfera de la Tierra
La atmósfera es una mezcla de gases: 78 por ciento de nitrógeno, 21 por ciento de
oxígeno y 1 por ciento de otros. Del mismo modo que la Tierra tiene una estructura
geológica, la atmósfera consiste en varias capas: troposfera, estratosfera,
mesosfera, ionosfera y exosfera. La troposfera es la capa más cercana al suelo
y la más densa.
Es cierto que otros planetas también tienen atmósferas, pero la terrestre es la
única transpirable y gracias a ella los seres vivos mantienen la vida. Protege de la
radiación nociva del Sol y del impacto de meteoritos y a la vez ejerce influencia en
el clima.
› La Tierra está conformada por un 78 por ciento de nitrógeno, 21
por ciento de oxígeno y 1 por ciento de otros gases.
El agua de la Tierra
Los seres vivos no son solamente humanos, animales y plantas. Existen millones
y millones de seres que viven y realizan funciones que en conjunto equilibran la
Tierra.
El agua es un líquido claro e inodoro que permite la vida. Cuando los astronautas
del Apolo VIII obtuvieron una imagen del planeta desde el espacio, observaron un
gran globo azul con manchones blancos y marrones, pero eminentemente azul. Y
es que el planeta está cubierto por agua en casi un 71 por ciento, por lo que se le
llama a menudo “el planeta azul”.
La mayor parte del agua de la Tierra es salada, pero una pequeña parte es “dulce”
y es la que los humanos pueden usar para beber. Por esto es importante cuidar
este recurso, ya que sin él la muerte sería efectiva.
En corto
-Es el único planeta que alberga vida tal como es conocida por los seres
humanos.
-El punto más alto de la superficie terrestre es el monte Everest, que tiene
una altitud de más de 8 kilómetros por encima del nivel del mar.
La Tierra

La Tierra es nuestro planeta y el único habitado. Está situado


en la ecosfera, un espacio que rodea al Sol y que tiene las
condiciones adecuadas para que exista vida.

La Tierra es el mayor de los planetas rocosos. Eso hace que pueda


retener una capa de gases, la atmósfera, que dispersa la luz y
absorbe calor. De día evita que la Tierra se caliente demasiado y, de
noche, que se enfríe.
Siete de cada diez partes de la superficie terrestre están cubiertas
de agua. Los mares y océanos también ayudan a regular la
temperatura. El agua que se evapora forma nubes y cae en forma
de lluvia o nieve, formando rios y lagos. En los polos, que reciben
poca energía solar, el agua se hiela y forma los casquetes polares. El
del sur és más grande y concentra la mayor reserva de agua dulce.

Datos básicos La Tierra Orden


Tamaño: radio ecuatorial 6.378 km. 5º
Distancia media al Sol 149.600.000 km. 3º.
Dia: periodo de rotación sobre el eje 23,93 horas 5º.
Año: órbita alrededor del Sol 365,256 dias 3º.
Temperatura media superficial 15 º C 7º.
Gravedad superficial en el ecuador 9,78 m/s2 5º.

La Tierra no es una esfera perfecta, sino que tiene forma de pera.


Cálculos basados en las perturbaciones de las órbitas de los satélites
artificiales revelan que el ecuador se engrosa 21 km; el polo norte
está dilatado 10 m y el polo sur está hundido unos 31 metros.

Formación de la Tierra

Se formó hace unos 4.600 millones de años, junto con todo el


Sistema Solar.
Aunque las piedras más antiguas no tienen más de 4.000 millones
de años, los meteoritos, que se corresponden geológicamente con el
núcleo de la Tierra, dan fechas de unos 4.500 millones de años, y la
cristalización del núcleo y de los cuerpos precursores de los
meteoritos se cree que ocurrió al mismo tiempo, unos 150 millones
de años después de formarse la Tierra y el Sistema Solar.

Después de condensarse a partir del polvo cósmico y del gas


mediante la atracción gravitacional, la Tierra era casi homogénea y
bastante fría. Pero la continuada contracción de materiales y la
radiactividad de algunos de los elementos más pesados hizo que se
calentara.

Después, comenzó a fundirse bajo la influencia de la gravedad,


produciendo la diferenciación entre la corteza, el manto y el núcleo,
con los silicatos más ligeros moviéndose hacia arriba para formar la
corteza y el manto y los elementos más pesados, sobre todo el
hierro y el níquel, cayendo hacia el centro de la Tierra para formar el
núcleo.
Al mismo tiempo, la erupción de los numerosos volcanes, provocó la
salida de vapores y gases volátiles y ligeros. Algunos eran atrapados
por la gravedad de la Tierra y formaron la atmósfera primitiva,
mientras que el vapor de agua condensado formó los primeros
océanos.

Magnetismo de la Tierra

La Tierra se comporta como un enorme imán. El físico inglés William


Gilbert fue el primero que señaló el magnetismo terrestre, en 1600,
aunque sus efectos se habían utilizado mucho antes en las brújulas
primitivas.

La Tierra está rodeada por un potente campo magnético, como si el


planeta tuviera un enorme imán en su interior cuyo polo sur
estuviera cerca del polo norte geográfico y viceversa. Por
paralelismo con los polos geográficos, los polos magnéticos
terrestres reciben el nombre de polo norte magnético y polo sur
magnético, aunque su magnetismo real sea opuesto al que indican
sus nombres.
El polo norte magnético se sitúa hoy cerca de la costa oeste de la
isla Bathurst en los Territorios del Noroeste en Canadá. El polo sur
magnético está en el extremo del continente antártico en Tierra
Adelia.

Las posiciones de los polos magnéticos no son constantes y


muestran notables cambios de año en año. Las variaciones en el
campo magnético de la Tierra incluyen el cambio en la dirección del
campo provocado por el desplazamiento de los polos. Esta es una
variación periódica que se repite cada 960 años. También existe una
variación anual más pequeña.

Estructura de la Tierra

La Tierra está formada por numerosas capas, algunas externas


y otras internas. Se dividen en varios grupos según su estado:
sólido o semi-líquido, líquido o gas.
La corteza del planeta Tierra es una fina capa formada por placas
rígidas que se apoyan sobre el manto superior. Juntas forman la
litosfera y flotan sobre la astenosfera, una capa de materiales
calientes y pastosos que, a veces, salen por una grieta
formando volcanes.

La densidad y la presión aumentan hacia el centro de la Tierra. En el


núcleo están los materiales más pesados, los metales. El calor los
mantiene en estado líquido, con fuertes movimientos. El núcleo
interno es sólido.
Las fuerzas internas de la Tierra generan movimientos que se notan
en el exterior. Los movimientos rápidos originan terremotos; los
lentos forman plegamientos, como los que crearon las montañas.

El rápido movimiento rotatorio y el núcleo metálico generan un


campo magnético que, junto a la atmósfera, nos protege de las
radiaciones nocivas del Sol y de las otras estrellas del Universo.

Capas de la Tierra

Desde el exterior hacia el interior podemos dividir la Tierra en cinco


partes:

Atmósfera: Es la cubierta gaseosa que rodea el cuerpo sólido del


planeta. Tiene un grosor de más de 1.100 km, aunque la mitad de
su masa se concentra en los 5,6 km más bajos.

Hidrosfera: Se compone principalmente de océanos, pero en


sentido estricto comprende todas las superficies acuáticas del
mundo, como mares interiores, lagos, ríos y aguas subterráneas. La
profundidad media de los océanos es de 3.794 m, más de cinco
veces la altura media de los continentes.

Litosfera: Compuesta sobre todo por la corteza terrestre, se


extiende hasta los 100 km de profundidad. Las rocas de la litosfera
tienen una densidad media de 2,7 veces la del agua y se componen
casi por completo de 11 elementos, que juntos forman el 99,5% de
su masa. El más abundante es el oxígeno, seguido por el silicio,
aluminio, hierro, calcio, sodio, potasio, magnesio, titanio, hidrógeno
y fósforo. Además, aparecen otros 11 elementos en cantidades
menores del 0,1: carbono, manganeso, azufre, bario, cloro, cromo,
flúor, circonio, níquel, estroncio y vanadio. Los elementos están
presentes en la litosfera casi por completo en forma de compuestos
más que en su estado libre.
La litosfera comprende dos capas, la corteza y el manto superior,
que se dividen en unas doce placas tectónicas rígidas. El manto
superior está separado de la corteza por una discontinuidad sísmica,
la discontinuidad de Mohorovicic, y del manto inferior por una zona
débil, la astenosfera. Las rocas plásticas y parcialmente fundidas de
la astenosfera, de 100 km de grosor, permiten a los continentes
trasladarse por la superficie terrestre y a los océanos abrirse y
cerrarse.

Manto: Se extiende desde la base de la corteza hasta una


profundidad de unos 2.900 km. Excepto en la zona conocida como
astenosfera, es sólido y su densidad, que aumenta con la
profundidad, oscila de 3,3 a 6. El manto superior se compone de
hierro y silicatos de magnesio como el olivino y el inferior de una
mezcla de óxidos de magnesio, hierro y silicio.
Núcleo: Tiene una capa exterior de unos 2.225 km de grosor con
una densidad relativa media de 10 Kg por metro cúbico. Esta capa
es probablemente rígida, su superficie exterior tiene depresiones y
picos. Por el contrario, el núcleo interior, cuyo radio es de unos
1.275 km, es sólido. Ambas capas del núcleo se componen de hierro
con un pequeño porcentaje de níquel y de otros elementos. Las
temperaturas del núcleo interior pueden llegar a los 6.650 °C y su
densidad media es de 13. Su presión (medida en GigaPascal, GPa)
es millones de veces la presión en la superficie.

El núcleo interno irradia continuamente un calor intenso hacia


afuera, a través de las diversas capas concéntricas que forman la
porción sólida del planeta. La fuente de este calor es la energía
liberada por la desintegración del uranio y otros elementos
radiactivos. Las corrientes de convección dentro del manto trasladan
la mayor parte de la energía térmica de la Tierra hasta la superficie.

Movimientos de la Tierra

La órbita de la Tierra es elíptica: hay momentos en que se


encuentra más cerca del Sol y otros en que está más lejos.
Además, el eje de rotación del planeta está un poco inclinado
respecto al plano de la órbita. Al cabo del año parece que el Sol
sube y baja.

El camino aparente del Sol se llama eclíptica, y pasa sobre el


ecuador de la Tierra a principios de la primavera y del otoño. Estos
puntos son los equinocios. En ellos el día y la noche duran igual. Los
puntos de la eclíptica más alejados del ecuador se llaman solsticios,
y señalan el principio del invierno y del verano.

Cerca de los solsticios, los rayos solares caen más verticales sobre
uno de los dos hemisferios y lo calientan más. Es el verano.
Mientras, el otro hemisferio de la Tierra recibe los rayos más
inclinados, han de atravesar más trozo de atmosfera y se enfrían
antes de llegar a tierra. Es el invierno.
Al igual que todo el Sistema Solar, la Tierra se mueve por el espacio
a unos 20,1 km/s o 72,360 km/h hacia la constelación de Hércules.
Sin embargo, la Vía Láctea como un todo, se mueve hacia la
constelación de Leo a 600 km/s.

Traslación: La Tierra y la Luna giran juntas en una órbita elíptica


alrededor del Sol. La excentricidad de la órbita es pequeña, tanto
que la órbita es prácticamente un círculo. La circunferencia
aproximada de la órbita de la Tierra es de 938.900.000 km y nuestro
planeta viaja a lo largo de ella a una velocidad de unos 106.000
km/h.

Rotación: La Tierra gira sobre su eje una vez cada 23 horas, 56


minutos y 4,1 segundos. Por lo tanto, un punto del ecuador gira a
poco más de 1.600 km/h y un punto de la Tierra a 45° de altitud N,
gira a unos 1.073 km/h.

Un esquema para relacionar conceptos:


Otros movimientos: Además de estos movimientos primarios, hay
otros componentes en el movimiento total de la Tierra como
la precesión de los equinoccios y la nutación, una variación
periódica en la inclinación del eje de la Tierra provocada por la
atracción gravitacional del Sol y de la Luna.

Estos conceptos se amplían en la sección sobre la Tierra y la Luna


en dos páginas: una dedicada a los movimientos de traslación y
rotación y otra dedicada a explicar con mayor detalle la precesión
y nutación de la Tierra.

Meteoritos

La palabra meteoro significa "fenómeno del cielo" y describe la


luz que se produce cuando un fragmento de materia
extraterrestre entra a la atmosfera. Si el meteoro no se
desintegra totalmente, cada fragmento que alcanza la superficie
de la Tierra se llama meteorito.
En cambio, la palabra meteoroide se aplica a la propia partícula,
sin hacer referencia al fenómeno que se produce cuando entra a la
atmosfera. Hay muchísimos meteoroides y pocos meteoritos.
Algunos de los meteoritos que se han estudiado parece que venían
de la Luna y otros quizás de Marte. La mayoría, sin embargo, son
fragmentos de asteroides o de cometas.

También hay corrientes de meteoroides formados por la


desintegración de núcleos de cometas. Cuando coinciden con la
Tierra se origina una lluvia de meteoritos (o una tempestad, si es
muy intensa) que puede durar unos cuantos días. Popularmente se
les conoce también como estrellas fugaces, aunque,
naturalmente, no son estrellas.
Cada día entran en la atmósfera terrestre una gran cantidad de
meteoroides, varios cientos de toneladas de materia. Pero la
mayoría son muy pequeños. Sólo los grandes alcanzan la superficie
para convertirse en meteoritos. El mayor meteorito encontrado
(Hoba, en Namibia) pesa 60 toneladas.

Los meteoroides entran en la atmósfera a una velocidad media que


oscila entre 10 y 70 km/s. Los pequeños y medianos se frenan
rápidamente hasta unos cientos de km/hora debido a la fricción, y si
llegan a superficie terrestre, a lo hacen con poca fuerza. Solamente
los grandes conservan la velocidad suficiente para producir un gran
impacto y dejar un cráter.

Hay tres clases de meteoritos: los litosideritos estan formados por


materiales rocosos y hierro. Constituyen apenas un uno por ciento
de los meteoritos. Los meteoritos rocosos, formados solamente por
rocas, son los más abundantes. Los meteoritos ferrosos, un 6% del
total, contienen gran cantidad de hierro.

El estudio de meteoritos revela datos interesantes. Son buenos


ejemplos de la materia primitiva del Sistema Solar, aunque en
algunos casos sus propiedades han sido alteradas.
El único hierro que conocían los humanos antes de inventar la forja
provenía de los meteoritos. Los minerales terrestres que contienen
hierro no tienen resistencia. El hierro extraterrestre nos puso en la
pista de la metalúrgia.

Algunas catástrofes del pasado pueden haber sido causadas por


meteoritos, como la extinción de los dinosaurios del Cretáceo,
hace 65 millones de años, provocada por la caída de un meteorito
de unos 10 Km. de diámetro. O, al menos, así lo creen algunos
astrónomos.

La Luna
La luna es el único satélite natural de la Tierra y el único cuerpo del
Sistema Solar que podemos ver en detalle a simple vista o con
instrumentos sencillos.

La Luna refleja la luz solar de manera diferente según donde se


encuentre. Gira alrededor de la Tierra y sobre su eje en el mismo
periodo: 27 dias, 7 horas y 43 minutos. Esto hace que nos muestre
siempre la misma cara.

No tiene atmosfera ni agua, por eso su superficie no se deteriora


con el tiempo, si no es por el impacto ocasional de algún meteorito.
La Luna se considera fosilizada.

El 20 de julio de 1969, Neil Armstrong se convirtió en el primer


hombre que pisaba la Luna, formando parte de la misión Apollo XI.
Los proyectos lunares han recogido cerca de 400 kg. de muestras
que los científicos analizan.

Datos básicos La Luna La Tierra

Tamaño: radio ecuatorial 1.737 km. 6.378 km.

Distancia media a La Tierra 384.403 km. -

Día: periodo de rotación sobre el eje 27,32 días 23,93 horas

Órbita alrededor de La Tierra 27,32 días -

Temperatura media superficial (dia) 107 º C 15 º C

Temperatura media superficial (noche) -153 º C

Gravedad superficial en el ecuador 1,62 m/s2 9,78 m/s2


Características de la Luna

La Luna describe su órbita alrrededor de la Tierra a una distancia


media de 384.403 km y a una velocidad media de 3.700 km/h.
Aunque aparece brillante a simple vista, sólo refleja en el espacio
alrededor del 7% de la luz que recibe del Sol. Este poder de
reflexión, o albedo, es similar al del polvo de carbón.

Los observadores antiguos creían que las regiones oscuras de su


superficie eran océanos, dándole el nombre latino de "mare", que
todavía usamos. Las regiones más brillantes se consideraban
continentes.

Desde el renacimiento, los telescopios han revelado numerosos


detalles de la superficie lunar, y las naves espaciales han contribuido
todavía más a este conocimiento. Hoy sabemos que la Luna tiene
cráteres, cadenas de montañas, llanuras o mares, fracturas, cimas,
fisuras lunares y radios.

El mayor cráter es el llamado Bailly, de 295 km de diámetro y 3.960


m de profundidad. El mar más grande es el Mare Imbrium (mar de
las Lluvias), de 1.200 km de diámetro. Las montañas más altas, en
las cordilleras Leibniz y Doerfel, cerca del polo sur, tienen cimas de
hasta 6.100 m de altura, comparables a la cordillera del Himalaya.
El origen de los cráteres lunares se ha debatido durante mucho
tiempo. Los estudios muestran que la mayor parte se formaron por
impactos de meteoritos que viajaban a gran velocidad o de
pequeños asteroides, sobre todo durante la era primaria de la
historia lunar, cuando el Sistema Solar contenía todavía muchos de
estos fragmentos. Sin embargo, algunos cráteres, fisuras lunares y
cimas presentan características que son indiscutiblemente de origen
volcánico.

La Luna, fases y eclipses

El movimiento de la Luna en su órbita alrededor de la Tierra hace


que el Sol la ilumine de distinta forma, según la posición. En algunas
ocasiones, el Sol, la Tierra y la Luna se encuentran alineados. Las
fases de la luna determinaron, desde la antigüedad, la medida del
tiempo, mientras que los eclipses se tomaron como acontecimientos
espectaculares y trascendentes.

Las fases de la Luna

Dado que la Luna gira alrededor de la Tierra (es su único satélite), la


luz del Sol le llega desde posiciones diferentes, que se repiten en
cada vuelta. Cuando ilumina toda la cara que vemos se llama luna
llena. Cuando no la vemos en el cielo es la fase de luna nueva. Entre
estas dos fases sólo se ve un trozo de la luna, un cuarto creciente o
un cuarto menguante.

Las primeras civilizaciones ya medían el tiempo contando las fases


de la Luna. Una semana es lo que dura cada fase, y un mes,
aproximadamente, todo el ciclo.
Eclipse de Sol, eclipse de Luna

A veces, el Sol, la Luna y la Tierra se sitúan formando una línea


recta. Entonces se producen sombras, de forma que la de la Tierra
cae sobre la Luna o al revés. Son los eclipses.

Cuando la Luna pasa por detrás y se sitúa a la sombra de la Tierra,


se produce un Eclipse Lunar (dibujo, izquierda). Cuando la Luna
pasa entre la Tierra y el Sol, lo tapa y se produce un Eclipse Solar
(dibujo, derecha).

Si un astro llega a ocultar totalmente al otro, el eclipse es total, si


no, es parcial. Algunes veces la Luna se pone delante del Sol, pero
únicamente oculta el centro. Entonces el eclipse tiene forma anular,
de anillo.

Marte

Es el cuarto planeta del Sistema Solar. Conocido como el


planeta rojo por sus tonos rosados, los romanos lo identificaban
con la sangre y le pusieron el nombre de su dios de la guerra.
El planeta Marte tiene una atmósfera muy fina, formada
principalmente por dióxido de carbono, que se congela
alternativamente en cada uno de los polos. Contiene sólo un 0,03%
de agua, mil veces menos que la Tierra.

Los estudios demuestran que Marte tuvo una atmósfera más


compacta, con nubes y precipitaciones que formaban rios. Sobre la
superficie se adivinan surcos, islas y costas.

Las grandes diferencias de temperatura provocan vientos muy


fuertes. Además, la erosión del suelo ayuda a formar tempestades
de polvo y arena que degradan todavía más la superficie del
planeta.

Antes de la exploración espacial, se pensaba que podía haber vida


en Marte. Las observaciones no han conseguido demostrar si la
tiene, aunque podría haberla tenido en el pasado.

Datos básicos Marte La Tierra


Tamaño: radio ecuatorial 3.397 km. 6.378 km.
Distancia media al Sol 227.940.000 km. 149.600.000 km.
Dia: periodo de rotación sobre el eje 24,62 horas 23,93 horas
Año: órbita alrededor del Sol 686,98 días 365,256 días
Temperatura media superficial -63 º C 15 º C
Gravedad superficial en el ecuador 3,72 m/s2 9,78 m/s2
En las condiciones actuales, Marte es estéril, no puede tener vida.
Su suelo es seco y oxidante, y recibe del Sol demasiados rayos
ultravioletas.

Cuando se halla más cerca de la Tierra, a unos 55 millones de


kilómetros, Marte es, después de Venus, el objeto más brillante en
el cielo nocturno. Puede observarse más fácilmente cuando se forma
la línea recta Sol-Tierra-Marte (es decir, cuando está en oposición) y
se encuentra cerca de la Tierra, cosa que ocurre una vez cada 15
años.

El tono rojizo de su superficie se debe a la oxidación o corrosión. Las


zonas oscuras están formadas por rocas similares al basalto
terrestre, cuya superficie se ha erosionado y oxidado. Las regiones
más brillantes parecen estar compuestas por material semejante,
pero contienen partículas más finas, como el polvo.

A causa de la inclinación de su eje y la excentricidad de su órbita,


los veranos marcianos son cortos y calurosos, mientras que los
inviernos son largos y fríos. Enormes casquetes brillantes, en
apariencia formados por escarcha o hielo, señalan las regiones
polares del planeta.
Se ha seguido el ciclo estacional de Marte durante casi dos siglos. En
el otoño marciano se forman nubes brillantes sobre el polo
correspondiente. Una fina capa de dióxido de carbono se deposita
sobre el casquete polar durante el otoño y el invierno, al final del
cual el casquete polar puede descender a latitudes de 45°. En
primavera y al final de la larga noche polar, la parte estacional se va
deshaciendo y muestra el casquete helado del invierno, que es
permanente.

Además de las nubes de dióxido de carbono helado, en el planeta


Marte hay otros tipos de nubes. Por ejemplo, se observan neblinas y
nubes de hielo a gran altitud. Estas últimas son el resultado del
enfriamiento asociado con las masas de aire que se alzan por
encima de obstáculos elevados. Durante los veranos del sur son
especialmente notables extensas nubes amarillas compuestas de
polvo levantado por los vientos.

En la sección de Historia de la Astronomía hay todo un capítulo


dedicado a la exploración de Marte. También se puede consultar
una galería de imágenes que contiene 16 fotos comentadas de
Marte.
Las lunas de Marte

Marte tiene dos satélites, Fobos y Deimos. Son pequeños y giran


rápido cerca del planeta. Esto dificultó su descubrimiento a través
del telescopio.

Fobos

Fobos tiene poco más de 27 Km. por el lado más largo. Gira a 9.380
Km. del centro, es decir, a menos de 6.000 Km. de la superficie de
Marte, cada 7 horas y media. Deimos es la mitad de Fobos y gira a
23.460 Km. del centro en poco más de 30 horas.

La caracteristica mas sobresaliente de Fobos es el cráter Stickney,


que mide 10 km de diámetro. Su superficie está plagada de surcos
de poca profundidad, que tienen una anchura entre 100 y 200
metros, y una profundidad de 20 o 30 metros.

Los pequeños fosos con bordes levantados, aliniados en formaciones


paralelas, podrían ser puntos en que el gas escapó del hielo
subterraneo a través de fisuras. Fobos pudo haberse manifestado
entonces como un cometa.
El enorme cráter de Fobos fue producido por un choque que estuvo
a punto de destruirlo por completo. El periodo orbital de Fobos se
está reduciendo paulatinamente. Por eso, desciende hacia la
superficie marciana 9 metros por siglo, lo que significa que
terminará colisionando con el planeta Marte dentro de unos 40
millones de años.

Deimos

Deimos parece ser relativamente liso cuando se contempla a


distancia. Sin embargo, en la realidad está salpicado de pequeños
cráteres rellenos de materiales finos. Sus dimensiones son de
16x12x10 km. A diferencia de Fobos, Deimos no tiene ni un solo
cráter mayor de 2,3 km de diámetro.

El gran parecidoentre Fobos y Deimos con un determindo tipo de


asteroides hace pensar que Marte ha captado dos de ellos, y más si
tenemos en cuenta que el cinturón principal de planetoides está un
poco más allá de la orbita de Marte.
Las pertubaciones generadas en Júpiter podrían haber empujado
algunos cuerpos menores hacia las regiones interiores del Sistema
Solar, favoreciendo así el proceso de atracción. Sin embargo, la
forma de las órbitas de Fobos y Deimos son muy regulares y casi
coincidentes con el plano ecuatorial de Marte, por lo que hacen
improbable esta explicación.

Otra hipótesis es que ambos satélites hayan nacido de la ruptura de


un único satélite orbital alrededor de Marte, como testimonia su
forma. Pero aún en el caso de que hubieran surgido de un solo
objeto partido por un impacto, sus orígenes se remontan a miles de
millones de años.

Marte: el Monte Olimpo

El Monte Olimpo de Marte es el mayor volcán conocido en el


Sistema Solar. Se encuentra en el hemisferio occidental del
planeta rojo.
Es el más joven de los grandes volcanes de Marte; se ha formado
durante los últimos 1.800 millones de años. Ya era conocido antes
de que las naves espaciales terrestres se acercaran el planeta,
aunque no se sabían sus detalles.

El macizo central del volcán se eleva casi 23 kilómetros sobre la


llanura que lo rodea. Esto equivale a tres veces la altura de nuestro
monte Everest, la montaña más alta de la Tierra. Se encuentra en
una depresión que tiene una profundidad de 2 km y está rodeado
por grandes acantilados que llegan hasta los 6 km de altura.

Su caldera tiene 85 km de largo, 60 km de ancho y casi 3 km de


profundidad. Se pueden apreciar hasta seis chimeneas
superpuestas, formadas en diversas épocas. La base del volcán mide
600 km de diámetro incluyendo el borde exterior de los acantilados.
En total, la base ocupa una superficie de unos 283.000 km²,
equivalente a la República de Ecuador o casi de la mitad de la
Península Ibérica.
Para nosotros resulta dificil imaginar tales dimensiones. Un
observador situado en la superficie marciana no sería capaz de ver
la silueta de este monstruoso volcán, ni siquiera alejándose mucho
de su base; antes de poder apreciar su forma, la curvatura del
planeta ya la habría ocultado. Como mucho, se vería una pared o se
confundiría con la línea del horizonte.

Tampoco veríamos sus formas desde la cima. Al mirar hacia abajo


no llegaríamos a ver el final, ya que la suave pendiente llegaría
hasta el horizonte. La única forma de ver esta colosal montaña es
desde el espacio.
El Monte Olimpo marciano es un volcán escudo. A diferencia de los
volcanes compuestos, altos y delgados, los volcanes escudo son
altos y anchos, con formas planas y redondeadas, como algunos
volcanes hawaianos

Su impesionante altura se debe a que Marte, al contrario que la


Tierra, no tiene placas tectónicas que muevan y transformen su
superficie. Durante millones de años el volcán ha soltado lava
exactamente en el mismo lugar, creciendo, hasta formar esta
enorme montaña en la superficie del planeta rojo.

Asteroides

Los asteroides son una serie de objetos rocosos o metálicos


que orbitan alrededor del Sol, la mayoría en el cinturón
principal, situado entre Marte y Júpiter.
Algunos asteroides, sin embargo, tienen órbitas que van más allá de
Saturno, otros se acercan más al Sol que la Tierra.
Algunos han chocado contra nuestro planeta. Cuando entran en la
atmosfera, se encienden y se transforman en meteoritos.

A los asteroides también se les llama planetas menores. Algunos


tienen compañeros. El más grande es Ceres, con casi 1.000 Km. de
diámetro. Después, Vesta y Pallas, con 525. Se han encontrado 16
que superan los 240 Km., y muchos pequeños. Gaspra, el de la foto
de arriba, no llega a los 35 km de punta a punta, mientras que Ida
(abajo, con su satélite) tiene unos 115 Km.
La masa total de todos los asteroides del Sistema Solar es mucho
menor que la de la Luna. Los cuerpos más grandes son más o
menos esféricos, pero los que tienen diámetros menores de 160 km
tienen formas alargadas e irregulares. La mayoría tardan de 5 a 20
horas en completar un giro sobre su eje. En la tabla se muestran los
datos de algunos asteroides:

Asteroide Radio Distancia media al Sol Descubierto en


Ceres 457 km. 413.900.000 km. 1801
Pallas 261 km. 414.500.000 km. 1802
Vesta 262 km. 353.400.000 km. 1807
Hygíea 215 km. 470.300.000 km. 1849
Eunomia 136 km. 395.500.000 km. 1851
Psyche 132 km. 437.100.000 km. 1852
Europa 156 km. 436.300.000 km. 1858
Silvia 136 km. 512.500.000 km. 1866
Ida 58 x 23 km. 270.000.000 km. 1884
Davida 168 km. 475.400.000 km. 1903
Interamnia 167 km. 458.100.000 km. 1910
Gaspra 17 x 10 km. 205.000.000 km. 1916
Asteroides

Pocos científicos creen que los asteroides sean los restos de un


planeta que resultó destruido. Lo más probable es que ocupen el
lugar en el Sistema Solar en donde se podría haber formado un
planeta de tamaño considerable, lo que no ocurrió por las influencias
disruptivas de Júpiter.

Los asteroides más grandes suelen presentar mascas de impactos


producidos por otraos más pequeños; en la imagen de abajo se
muestra un cráter en la superficie de Ceres. Se cree que la mayoría
de los meteoritos recuperados en la Tierra son fragmentos de
asteroides. Al igual que los meteoritos, los asteroides se pueden
clasificar en varios tipos:

Las tres cuartas partes de los asteroides visibles desde la Tierra,


incluido Ceres, pertenecen al tipo C, y parecen estar relacionados
con una clase de meteoritos llamados condritos carbonáceos, que
están formados por los materiales más antiguos del Sistema Solar,
con una composición que refleja la de las primitivas nebulosas
solares.

Los asteroides del tipo S, relacionados con los meteoritos pétreos-


ferrosos, constituyen aproximadamente el 15% del total.

Mucho más raros son los objetos del tipo M, que corresponden por
su composición a los meteoritos ferrosos. Están compuestos de una
aleación de hierro y níquel. Representan los núcleos de los cuerpos
planetarios a los que los posteriores impactos despojaron de sus
capas externas.
Unos pocos asteroides, entre ellos Vesta, quizá estén relacionados
con la clase más extraña de meteoritos: los acondritos. Parecen
tener en su superficie una composición semejante a la lava terrestre.
Por ello, los astrónomos están razonablemente seguros de que
Vesta, en algún momento de su historia, se reblandeció de forma
parcial.

El cinturón de asteroides

Entre las órbitas de Marte y Júpiter hay una región de 550


millones de kilómetros en la que orbitan unos 20.000
asteroides. Algunos tienen incluso satélites a su alrededor.
Los asteroides fueron descubiertos primero teóricamente, tal como
sucedió con el descubrimiento de Neptuno y Plutón. En 1776, el
astrónomo alemán Johann D. Titius predijo la existencia de un
planeta entre Marte y Júpiter.

Descubriendo asteroides
En 1801 Giuseppe Piazi descubrió un cuerpo celeste orbitando a la
distancia predicha anteriormente. El tamaño del objeto, bautizado
como Ceres, era menor de lo esperado (1025 kilómetros), por lo
que no se ajustaba completamente al modelo propuesto. Un año
después, Heinrich Olbers (1758-1840) descubrió otro asteroide de
similares características: Palas.

En 1807, Heinrich Olbers sugirió que, en lugar de un planeta


intermedio, existiesen más cuerpos residuales de un planeta mucho
mayor. Hoy sabemos que esto no fue así, sino que estos asteroides
son cuerpos que no llegaron a agregarse durante los comienzos del
Sistema Solar para formar un planeta, posiblemente debido a la
enorme fuerza gravitatoria del cercano Júpiter.

Las naves que han transitado a través del cinturón de asteroides han
demostrado que está prácticamente vacío y que las distancias que
separan los unos de los otros son enormes. La probabilidad de
encontar a uno es mínima.

Los asteroides del cinturón se formaron, según una teoría, a partir


de la destrucción de un planeta, un pequeño planeta. Habría que
juntar 2.500 veces los asteroides conocidos para tener la masa de la
Tierra.
Según otra teoría, un grupo de unos 50 asteroides se formaron con
el resto del Sistema Solar. Después, las colisiones los han ido
fragmentando.

Dentro del cinturón hay lagunas, zonas donde no gira ningún


asteroide, a causa de la influencia de Júpiter, el planeta gigante más
cercano.

Los llamados asteroides Troyanos están situados en dos nubes, una


que gira 60° por delante de Júpiter, en el plano de su órbita, y la
otra 60° por detrás.

La distribución espacial de los asteroides está condicionada por la


presencia de Júpiter. La gravedad de este planeta gigante crea
zonas resonantes en las que se acumulan los asteroides, como los
troyanos.
En la imagen se puede ver el asteroide Castalia fotografiado por el
Telescopio Espacial Hubble en 12 posiciones