Vous êtes sur la page 1sur 60

Cómo construir un deshidratador solar

 Compártelo en Facebook

 Tuitéalo

Hoy os traemos un artículo bastante interesante sobre cómo fabricar un deshidratador solar. Este
aparato se utiliza con mucha frecuencia en zonas en las que se realizan labores agrícolas que
necesitan conservar o deshidratar alimentos.

El funcionamiento de esta máquina es bastante sencillo. Mediante una rejilla inferior se introduce
aire frío o templado (Tº aproximada 20º C) que pasa por un conducto donde mediante los rayos
del sol se calienta (Tº aproximada 60º C). Luego se le hace circular por una serie de rejillas donde
están depositados los alimentos que vamos a deshidratar. El calor evapora el agua depositado en
los alimentos y posteriormente se vierte a la atmósfera.

El montaje de este sistema de deshidratación es muy sencillo. Necesitaremos los


siguientes materiales:

– Madera suficiente como para montar toda la estructura (Medidas en la parte inferior).

– Clavos, tornillos y cola.

– Rejilla.
– Plástico transparente.

– Plástico negro.

Después de conseguir estos materiales empezamos a ensamblar toda nuestra máquina. Lo primero
de todo es construir la estructura. Las medidas y el diseño que se debe conseguir es el siguiente:

Como podéis ver en la imagen en la parte inferior del deshidratador (llamada colector) se ha
puesto un plástico de color negro que permitirá posteriormente calentar el aire frío. Además, un
detalle a tener en cuenta respecto a las valdas, cuya distancia es de 15 centímetros entre una y
otra, es que sean extraíbles para poder insertar mejor los alimentos.

Cuando hayamos conseguido toda la estructura procedemos a forrar el deshidratador en su


totalidad con el plástico transparente, excepto en las partes de la máquina que se detallan a
continuación donde pondremos rejilla.

Hecho esto ya tendremos el colector preparado para su uso y disfrute. A continuación tenéis un
video donde aparecen algunos datos más detallados por si os queda alguna duda.
Los deshidratadores solares son una opción adecuada para utilizar en emprendimientos caseros o
rurales de pequeña

escala. Bajo condiciones ambientales, el proceso de secado es lento y se encuentra limitado por el
estado del tiempo. El

objetivo de un deshidratador solar es otorgarle al producto a deshidratar más calor que el


disponible bajo condiciones

ambientales. Existen muchas clases de deshidratadores solares, estos pueden tener circulación de
aire natural o forzado

por medio de un ventilador. Asimismo, se pueden emplear sistemas mixtos de secado que
emplean energía solar junto

con fuentes externas de calor (leña, gas, etc.) para acelerar el proceso. La circulación de aire en
torno al producto a

deshidratar es muy importante, ya que evacúa la humedad ya extraída manteniendo un ambiente


seco que acelera la

deshidratación.

CONSTRUCCIÓN DE DESHIDRATADOR SOLAR CASERO PARA PEQUEÑAS PRODUCCIONES

La estructura del deshidratador solar se puede construir con distintos materiales como maderas,
metales, ladrillos o

cemento. Según los materiales utilizados varia el costo del deshidratador, su aislación, capacidad
de secado y la calidad

de los productos obtenidos.

En la presente hoja de divulgación se describe un deshidratador con forma de “L” (figura 1).
Compuesto por un colector

solar (A) y una cámara de deshidratado (B).

El colector solar cumple la función de captar los rayos del sol. La parte superior del colector solar
suele recubrirse con
polietileno transparente, policarbonato, vidrio o chapa negra. En la parte inferior del mismo suele
colocarse polietileno

negro, madera o chapa pintada de color negro o recubierta con papel aluminio.

La cámara de deshidratado puede cubrirse con polietileno transparente o negro, policarbonato,


láminas metálicas,

maderas, revestimientos resistentes al agua, ladrillos, etc. Las cámaras opacas presentan la ventaja
de que la radiación

solar no incide directamente sobre el producto. Es recomendable colocarle aislación a la cámara de


deshidratado para

evitar pérdidas de calor. La misma puede realizarse con capas de diferentes materiales como;
telgopor, poliuretano

expandido, cartones, algodón, espuma plástica, lana, madera, etc.

En la cámara de deshidratado se acomodan las bandejas a modo de repisas. Estas pueden


construirse con una malla

plástica resistente (tipo mosquitero). No es conveniente utilizar materiales metálicos (excepto


acero inoxidable) debido a

que se oxidan al entrar en contacto con los líquidos eliminados por los alimentos.

El ingreso y egreso de aire deben cubrirse con una malla mosquitera para evitar el ingreso de
insectos y roedores.

Para facilitar la circulación del aire caliente es conveniente colocar una chimenea.

Figura 1. Fuente: Transferencia de Tecnología y Divulgación sobre Técnicas para el Desarrollo


Humano y Forestal Sustentable. Deshidratador Solar de Alimentos.Ing. Qca. Delia Paola Urfalino
mail: urfalino.delia@inta.gob.ar

Lic. Brom. J. Worlock mail: worlock.jesica@inta.gob.ar

INTA Rama Caída – San Rafael – Mendoza - Tel: 0260 – 4441100/68

Figura 2. Fuente: Transferencia de Tecnología y Divulgación sobre Técnicas para el Desarrollo


Humano y Forestal Sustentable. Deshidratador Solar de Alimentos.

Las dimensiones de los deshidratadores pueden variar según su uso, pero el área de colección solar
tiene que mantener

por lo menos una proporción equivalente a la del ejemplo con respecto a la cámara de
deshidratado. A mayor área de
colección solar mayor temperatura interna de la cámara de deshidratado.

Fuentes:

Foto 1: La BioGuia. En línea: http://www.labioguia.com/como-hacer-un-deshidratador-solar

Foto 2: Deshidratador solar de sol directo modelo dragon. En línea:


http://rumbosol.blogspot.com.ar

Foto 3: Ibiza Cooperativa. En línea: http://ibizacoop.net/photo/conexionposterfinal/next?


context=user

Foto 4: Horno mixto solar- leña para deshidratado de aromáticas en campo de productores. AER
INTA Oberá

Foto 5: Grupo Cosein. En línea: http://www.grupocosein.com.mx

Foto 6: Alihuen En línea: http://www.alihuen.org. ar/


Con esta sencilla tecnología se conservan, hasta por un año, alimentos secos como

frutas, verduras, carne y hierbas.

El deshidratador funciona al utilizar los rayos del sol para calentar el aire que sube,

secando las rebanadas de alimentos que se encuentran en charolas.

Construcción de la estructura

La estructura se puede construir de madera o metal. Se unen las piezas para formar

una “L”, como se muestra en el esquema.

La parte horizontal llamada colector, capta los rayos del sol. La parte por debajo de

la estructura se forra de plástico negro para absorber el calor.

12 Transferencia de Tecnología y Divulgación sobre Técnicas para el Desarrollo Humano y Forestal

Deshidratador Solar De Alimentos

¿Qué es un secador o deshidratador solar? Ventajas de las secadoras solares

Con frecuencia el reto más grande que enfrentan los agricultores y


granjeros no es la producción en sí de los granos, legumbres u hortalizas, sino la preservación de la
cosecha. Hay una gran necesidad de preservar la cosecha para consumo futuro o para la venta en
un momento futuro cuando el mercado ofrezca mejores precios. Adicionalmente, hay un enorme
mercado para productos comerciales a base de frutas y verduras deshidratadas.

Para todo esto, se suelen usar deshidratadores o secadoras de alimentos. Un deshidratador es un


dispositivo que remueve la humedad de los alimento para ayudar a su preservación por períodos
prolongados. Una secadora de alimentos usa una fuente de calor y un flujo de aire para reducir el
contenido de agua del alimento. La mayoría de las frutas y vegetales tienen un elevado contenido
de agua, que va del 80 al 95% en la mayoría de los casos. Las carnes tienen un contenido de agua
que varía entre 50 y 75%. Al remover el agua se logra evitar la proliferación de bacterias que
acaban descomponiendo los alimentos. Además, la deshidratación reduce drásticamente el peso
de los alimentos, con lo que se facilita su almacentamiento y transporte. En general, las
deshidratadoras de alimentos son una forma eficaz de conservar y extender la vida de anaquel de
una gran variedad de alimentos.

Una deshidratadora consiste esencialmente de un elemento de calor, un ventilador y conductos


que permiten la circulación del aire, además de las charolas o superficies donde se coloca el
alimento. El elemento calefactor del secador de alimentos calienta la comida ocasionando que su
humedad se remueva de su interior. El ventilador remueve el aire caliente y húmedo, haciéndolo
cirular por los conductos de la secadora. Este proceso normalmente prosigue durante horas, hasta
que los alimentos quedan con un contenido de agua substancialmente más bajo, normalmente del
orden de 15 a 20%, o aún menos.

Please, enable ads on this site. By using ad-blocking software, you're depriving this site of revenue
that is needed to keep it free and current. Thank you.

La mayoría de los alimentos son deshidratados a temperaturas alrededor de 54 grados C, aunque


puede variar dependiendo del alimento.

Siendo el sol una fuente prácticamente inagotable y gratuita de calor, es lógico que se trate de usar
como fuente de energía en muchos modelos de deshidratadores. Lasdeshidratadoras
solares o secadoras solares son un medio efectivo y eficiente en materia de costos para conservar
los alimentos. Hay una gran variedad de diseños de deshidratadoras o secadoras solares, desde
modelos caseros del tipo hazlo-tu-mismo, hasta secadoras solares de gran capacidad y eficiencia,
adecuadas para usos industriales o comerciales, como las que puedes encontrar a la venta en este
mismo sitio.

Un secador o deshidratador solar con un diseño adecuado puede alcanzar una gran eficiencia en el
aprovechamiento de la energía solar, y en unos pocos años se traducirá en un ahorro considerable
en el costo de energéticos. Además, las secadoras o deshidratadoras solares tienen numerosas
ventajas adicionales, como son una mínima necesidad de mantenimiento y la posibilidad de ser
usadas en áreas de difícil acceso, con frecuencia cercanas a las áreas de producción de los
alimentos, donde hay poca o ninguna disponibilidad de combustibles tradicionales. Al deshidratar
los alimentos muy cerca de las fuentes de producción se tiene también un ahorro considerable en
el transporte, ya que se transporta el producto ya deshidratado, con un peso mucho menor al
alimento original. Por todo ello, las deshidratadoras o secadoras solares son una opción económica
y eficiente para el deshidratado de alimentos en México.

Para conocer más información de los mejores deshidratadores solares dsiponibles en México, vea
la información de nuestros equipos en las siguientes páginas:

SECADORA SOLAR PARA PEQUEÑOS PRODUCTORES AGROPECUARIOS Y


COMERCIANTES - ¡Nuevo!

DESHIDRATADORA SOLAR AUTOMATIZADA PROGRAMABLE DE ALTA CAPACIDAD


¿COMO FUNCIONA UN DESHIDRATADOR SOLAR?

El tipo de deshidratador que se recomienda es del tipo indirecto, ya que en éste, la comida no está expuesta a los ray

El deshidratador consta básicamente de dos componentes: la cámara de secado, donde se alojan los alimentos y el c

La radiación solar es absorbida por el colector, calentando el aire que hay en el interior. Este calentamiento provoca l
hacia el exterior.

El secado o deshidratación de alimentos se usa como técnica de preservación pues los microorganismos que provoca
Una de las maneras mas simples para lograr el secado (de alimentos o cualquier material) es exponer el material húm
caliente esté el aire, mayor será la velocidad de secado. El calor se añade por contacto directo del producto a secar co
procesos de secado más complicados como el secado al vacío o por congelación. En el secado al vacío la evaporación
radiación; en el secado por congelación el agua se sublima, pasando directamente del material congelado al aire.
Proyecto Seco,
deshidratador
solar

Dirección: Claudio Morales, Ing Agr. Pablo Valentín Ermini

Introducción: El secado de alimentos es una práctica usada antiguamente por nuestros antepasados
quienes debían conservar alimentos para las estaciones del año de menos abundancia.
Hoy la deshidratación de alimentos sigue vigente tanto para productos comerciales que de esta
manera adquieren valor agregado como para comunidades de países en desarrollo que no tienen
acceso a otras tecnologías de conservación.

A menudo se alega que las técnicas tradicionales de secado producen muchas perdidas poscosecha
relacionadas con el nivel de humedad que llevan al deterioro del producto. Entre las causas
principales de ello se pueden citar las siguientes:

Un alto contenido de humedad, propicio para el ataque de insectos y microorganismos.


Cambios químicos que conducen a la pérdida de la producción y al deterioro de la calidad del
producto.
Perdidas materiales producidas durante las etapas posteriores de procesamiento debido a que el
producto utilizado está demasiado húmedo o muy seco.
En la mayoría de los casos, el secado tradicional se realiza al aire libre, por eso necesita un buen sol.
Las perdidas producidas se deben al ataque de animales, a las malas condiciones atmosféricas que
llevan al deterioro del producto, a la contaminación o a la infestación. No hay evidencia confiable
acerca del nivel de estas perdidas, pero se asume que los beneficios de las técnicas mejoradas
superan los costos.

Antecedentes: A mediados del año 2002 el encuentro con quien preside una ONG en Tanzania que
promueve la deshidratación solar como método alternativo de conservación de alimentos, generó
mucho interés de mi parte tanto por la critica situación de seguridad alimentaria que vive nuestro
país, así como el punto de partida de un futuro programa local para el desarrollo de sistemas de
aprovechamiento de energía solar de bajo o medio nivel tecnológico.
A finales del año 2002 gracias a la creatividad, ingenio y colaboración de algunos amigos pudimos
construir nuestro primer modelo, este adaptado de una serie de modelos que encontramos en
paginas de Internet.
Comenzamos secando tomates, hierbas y pimientos todo con muy buenos resultados y por
supuesto que tenemos muchos mas en lista de espera.
Nuestra intención desde la primera instancia fue solo secar productos de propia producción y así lo
hicimos.

Objetivo: Investigación, desarrollo y promoción de tecnologías amigables con nuestro medio


ambiente y de fácil adopción en el aprovechamiento de la energía solar para la conservación de
alimentos.

El perfil del proyecto: Este proyecto apunta a sistemas de autosuficiencia alimentaria y mini-
huertos familiares de zonas urbanas y peri urbanas.

Actividades: Obviamente hay cuantiosa información referente a la deshidratación solar, pero


nosotros creemos conveniente hacer el esfuerzo y desde nuestra experiencia generar información
local. Entonces podemos decir que todavía estamos en fase de prueba de nuestro equipo y con
capacidad de construir algunos más para quienes lo soliciten.
Metas a alcanzar en el corto plazo

Deshidratación de una gama amplia de alimentos, preferentemente vegetales.


Medición de tiempo y calidad de conservación.
Adaptación del equipo a las condiciones locales.
Adopción de esta tecnología por miembros de nuestra comunidad productiva.
Generar información.

Principios Básicos del secado

Preservar los alimentos por medio del secado permite usarlos cada vez que se necesitan. Tal vez por
ello es una de las prácticas más antiguas.
Básicamente el secado consiste en retirar por evaporación el agua de la superficie del producto y
traspasarla al aire circundante. La rapidez de este proceso depende del aire (la velocidad con que
este circula alrededor del producto, su grado de sequedad, etc.), y las características del producto.
El aire circundante contiene y puede absorber vapor de agua. La cantidad de vapor de agua
presente en el aire se llama humedad.
La cantidad de vapor de agua que el aire puede absorber depende, en gran medida, de su
temperatura. A medida que el aire se calienta, su humedad relativa decae y por tanto, puede
absorber más humedad.
Al calentarse el aire alrededor del producto, éste se deshidrata más rápidamente.

Funcionamiento del deshidratador solar

El equipo consta de 2 partes fundamentales el colector solar y la columna de secado.


El colector solar es una cabina vidriada con un fondo de chapa negro colocado a 26° de esta forma
captamos mejor los rayos solares y direccionamos el aire hacia la columna de secado, aquí se
encuentran depositadas las bandejas (por ahora las construimos de madera y alambre gallinero)
con el producto a deshidratar.
El flujo de aire lo manejamos en la parte inferior con una pequeña puerta móvil por donde se
regula la entrada del mismo, de esta manera controlamos la temperatura, luego de pasar por la
columna de secado y absorber la humedad del producto, el aire (que esta igualmente a mayor
temperatura) escapa por la chimenea que se encuentra en la parte superior de la columna de
secado.
Generalmente la deshidratación del producto puede demorar entre 1 y 3 días.

Agradecimientos

Por todo su apoyo, dedicación e información brindada agradecemos a:

Esteban Pessi
Claudio Otero
Celina Filippin
Leonardo Mareque
Carpinteros amigos

Links

http://www.promer.cl/php/documentos/datutil3.html
http://www.promer.cl/php/documentos/datutil3.html
http://www.littlecolorado.org/solar.htm
http://solarcooking.org/plans.htm#box-style
http://energiasolar.homestead.com/
http://www.fao.org/inpho/vlibrary/new_else/x5694s/x5694s00.htm
http://www.epsea.org/esp/alimentos.html
http://www.emison.com/51541.htm

Contacto:
Ingeniero Agrónomo Pablo Valentín Ermini

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

#ArteDeMisManos: deshidratador solar de fruta y verdura desde un proyecto social

Éste es un proyecto de esperanza, solidaridad, desarrollo local y apuesta por lo rural y ecológico.

La Fundación Escuela de Solidaridad ha venido dando acogida desde hace ya bastantes años en sus
centros de Granada y Alozaina a personas en grave situación de exclusión social: inmigrantes, ex-
reclusos, enfermos mentales, personas que han sufrido graves situaciones de drogadicción, ex-
prostitutas, personas maltratadas por familiares, todas ellas personas necesitadas del calor de un
hogar.

"Arte de mis manos" Al-Andalus se ideó como complemento de la Fundación y parte de la terapia
emprendida por sus voluntarios para posibilitar una recuperación integral de los acogidos,
dándoles empleo y un posible puente a la inserción laboral a través de lo artesanal y las
actividades de restauración.

La casa de acogida y sus voluntarios no dejan de arrojar alternativas y propuestas para que un
proyecto que se ha convertido en un verdadero referente de la autogestión, siga subsistiendo y
generando esperanza (en un contexto de fuertes recortes en las partidas sociales que cubren a
estos colectivos).

Como ya se trabajaba con energías renovables desde hace tiempo, se observó que los problemas
del campo y la agricultura se cebaban con la población rural de la comarca, que abandonaba
pueblos como Alozaina y la Sierra de las Nieves, y su trabajo en torno al cultivo y el procesamiento
de alimentos.

Esos sanísimos productos ecológicos no podían desaparecer: eran fundamentales para las
personas del centro de acogida, muchos de ellos enfermos y con fuertes tratamientos médicos. Por
eso hemos apostado por crear deshidratadores solares, con los que poder aprovechar la
producción agrícola y ecológica de la zona.

La deshidratación permite la conservación de los alimentos, ya que si se protegen de los rayos


directos del sol durante el proceso, conservan casi intactas todas sus propiedades. Esta
transformación, que ya se hacía tradicionalmente con los higos, las uvas, y los albaricoques, puede
ayudar a crear una nueva economía de subsistencia para muchos habitantes de los pueblos de la
comarca.

Unido además a los magníficos envases y vasijas de barro que hacemos en los talleres de la casa de
acogida, permite crear un producto profundamente solidario, social, ecológico y artesanal.
prev

 4_6.jpg

 hornohpv03-001.jpg

 hornohpv03-012.jpg

 1_16.jpg

 2_14.jpg

 3_8.jpg

 orza.jpg

next

Caratteristiche fondamentali
¿En qué consiste el proyecto? En crear un prototipo de deshidratador industrial (100kg) sobre el
que se puedan hacer pruebas de deshidratación de distintas frutas y verduras, y difundir el modelo
para que otras entidades puedan disfrutar de sus utilidades.

Posteriormente se procederá a su utilización para deshidratación y comercialización del producto


deshidratado.

El sector tecnológico y energético no está basado en la creación de tecnologías y productos que


nos hagan la vida más fácil, sino que se rigen por criterios monetaristas, tratando de crear una
dependencia de sus productos, a base de la obsolescencia programada y el consumismo cíclico.
Por eso queremos apostar por alternativas al modelo imperante, dando un toque de atención a la
sociedad en general sobre otras formas de aprovechamiento de los recursos y la riqueza local.

Obiettivo e a chi si dirige il progetto

¿POR QUÉ UN DESHIDRATADOR?

En la zona en la que nos encontramos ubicados, se encuentran gran cantidad de pequeñas fincas
de árboles frutales, muy productivas y de gran valor alimentario (estratégico para los tiempos que
vienen) pero que al no resultar rentables para la cadena comercial de gran escala se quedan
normalmente en los arboles (no se recogen).

El proceso de deshidratación es un proceso inteligente de conservación de los alimentos y sus


propiedades, que ya se hacía tradicionalmente con los higos, las uvas, y los albaricoques (hoy casi
extinta en esta zona).
Puede crear una nueva economía de subsistencia para muchos habitantes de los pueblos de esta
comarca (hoy en día la mayoría desempleados, tras el parón de la construcción), donde además se
realzaría el valor del campo. Y especialmente de los bosques comestibles, que tradicionalmente
abundaban en la zona (plantaciones de árboles que estaban compuestos de varias especies de
árboles frutales, ya fueran de frutos secos o fruta fresca), muchos de los cuales fueron sustituidos
por monocultivos de naranja o aguacate.

Obiettivi della campagna di crowdfunding

A) REPERCUSIONES SOCIALES PARA LA CASA DE ACOGIDA

1.- Fabricación de un deshidratador como un recurso para el mantenimiento de la casa, además de


dar servicio a los agricultores de la comarca.
2.-Preparación y conservación de alimentos deshidratados para consumo del hogar y de posibles
eventos que se organicen en el mismo.
3.-Generación de sinergias con agricultores de la zona, posibilitando que seamos un proyecto de
puertas abiertas, en donde podamos ofrecer un servicio útil a la comunidad.
4.- Creación de nueva conciencia social sobre las personas provenientes de graves situaciones
sociales, posibilitando un cambio de actitud bajo el lema: Alejándose de la exclusión para acercarse
a la promoción del desarrollo local y comunitario.
5.- Formación y preparación de las personas que viven en el hogar para que entren a formar parte
del proceso de fabricación del deshidratador, así como de la manipulación y preparación de los
alimentos a deshidratar, de forma que se les capaciten para etapas futuras de producción.
6.- Adecuación de una zona específica de la casa de unos 160 m2 para el proceso de deshidratación
solar.

B) REPERCUSIONES PARA LA COMUNIDAD

1.- Promocionar y dignificar el trabajo del campo y sus frutos a través de la revalorización de los
productos que de él salen: hortalizas y frutas.
2.- Crear alternativas contrapuestas al abandono del campo, que es lo que mayoritariamente está
sucediendo con el abaratamiento excesivo del pago de las producciones; posibilitando lo que
siempre fue: una fuente de vida y riqueza.
3.- Realizar jornadas de difusión , sensibilización y degustación sobre los procesos de
deshidratación
4.- Contactar con los agricultores de la zona, para proponerles una forma de revalorizar sus
productos y su esfuerzo en relación al trabajo en el campo.
Esperienza e team

La deshidratación solar de alimentos ha sido, seguramente, la forma más antigua de conservar los
alimentos que se conoce.

El coordinador del proyecto de deshidratador solar a escala industrial, Álvaro González, ha estado
implicado en las aplicaciones de la energía solar profesionalmente desde hace 10 años.
Inicialmente estuvo 5 años haciendo proyectos de instalaciones de climatización y energía solar
térmica en Madrid y Málaga. Tras una etapa en el sector de la climatización como instalador y
diseñador de las instalaciones, lanzó un negocio de aplicaciones solares térmicas para la industria,
que cerró por la crisis. De hecho, como filosofía, creemos que el sector tecnológico y económico no
está basado en la creación de tecnologías y productos que nos hagan la vida más fácil, sino que
están planteados para crear una dependencia de estos productos.
Cercanos al proyecto, hay un equipo de personas que comparten esta forma de concebir la
tecnología, y que se pusieron manos a la obra, formándose un grupo de trabajo bajo la
denominación "Coín en Transición" (movimiento que trata de impulsar una sociedad más
consciente de los recursos, y mas colaborativa entre las personas). Posteriormente desarrollaron
algunos aparatos para evidenciar lo factible de muchas tecnologías que se han apartado del
mercado por no ser “rentables” (no se desgastan, no usan energías convencionales, se las puede
construir uno mismo, la tecnología es libre y sin patentes...). Una realidad totalmente opuesta a la
de la obsolescencia programada que fundamenta gran parte de la tecnología actual que busca un
consumismo cíclico y continuo.

La principal inquietud ha sido crear tecnología que nos permitiera aprovechar los recursos que
tenemos en nuestro entorno. Por eso se optó por hacer varios diseños de deshidratadores solares
y se construyeron en un plazo de 6 meses dos prototipos haciendo las comprobaciones de
rendimiento y de calidad del producto deshidratado.Con la experiencia adquirida con estos
deshidratadores, el equipo llegó a la conclusión que este tipo de deshidratación con este tipo de
máquinas podía aprovechar la gran cantidad de fruta que se desperdicia en los campos de la zona.

De esta forma, Álvaro se trasladó a vivir a la Casa de Acogida de Alozaina, con el firme propósito
de, entre otra cosas, desarollar en profundidad el proceso de deshidratación. Todos estos avances
se plasmaron en el prototipo DHS-1800 (con el que realizamos actualmente las pruebas de
deshidratación) .

Desde un principio, se estuvo hablando sobre la construcción de un deshidratador a nivel industrial


que diera una fuente de ingresos a la Casa de Acogida y asentara su futuro, y al mismo tiempo
llamara la atención y generara un efecto multiplicador en base a la exitosa experiencia, sobre este
sistema de aprovechamiento de las cosechas, principalmente de fruta.

Construir un deshidratador solar

Con un deshidratador casero, podremos aprovechar las virtudes de los alimentos durante todo el
año.
Share on twitter43 Share on meneame Share on google_plusone_share Share on email Share on
favorites Share on print More Sharing Services

9.998 lecturas

Cada día concedemos más importancia a la naturalidad y la calidad de los alimentos. A veces, las
últimas tecnologías consiguen resultados excelentes en este sentido, pero los medios artesanales
todavía tienen mucho que decir. Por ejemplo, el secado al sol de frutas y verduras. Ningún otro
método confiere más sabor a un tomate, un albaricoque o un higo. Es posible confeccionar un
secador casero que permite aprovechar las excelencias de los productos de temporada durante
todo el año. Es una idea mucho mejor que importar alimentos desde la otra punta del planeta, con
el consiguiente impacto ambiental.

El desecado solar es algo más que un entretenimiento de fin de semana. Es una aplicación ideal de
la energía solar. Los rayos pasan a través de láminas de cristal que cubren las bandejas construidas
con madera sin tratar donde se han dispuesto, sobre rejillas metálicas, los alimentos. Los modelos
más sofisticados pueden disponer de entradas y salidas de aire, chimeneas y acumuladores de
calor, de manera que se producen corrientes de aire que aceleran y favorecen el proceso de
secado.

Un método eficiente

Los métodos naturales de conservación son la clave para extender en el tiempo el disfrute de los
abundantes alimentos que produce la cosecha de verano. Son un excelente medio para dar salida a
un exceso de producción en el huerto o para sacar partido de los precios más bajos de la
temporada. El desecado, que al eliminar el agua impide la proliferación de bacterias y mohos, es
más sencillo, requiere menos trabajo y mantiene mejor los nutrientes que las confituras y otras
conservas. Además, los alimentos desecados no solo no pierden nutrientes o sabor, sino que los
multiplican.

Por fortuna, todo el territorio español está expuesto durante los suficientes días y horas al
intenso sol del verano, como para no preocuparse. De hecho, dos días son suficientes para desecar
varios kilos de frutas y hortalizas.

Características básicas

Un buen deshidratador posee las siguientes cualidades:

• Deseca rápidamente, tanto como uno eléctrico.

• Posee controles de aireación para controlar la temperatura.

• Es fácil de cargar y descargar.

• Se puede desmontar y guardar. Es resistente, pero también ligero y se puede transportar.

• Resiste las condiciones meteorológicas y protege los alimentos.

• Se limpia fácilmente. No tiene rincones donde se acumule la suciedad.

• Las bandejas son antiadherentes, de materiales aptos para alimentos.

Piezas y montaje

Existen muchísimas posibilidades distintas para prepararse uno mismo un deshidratador solar. A
continuación, te ofrecemos unas inscrucciones, que puedes modificar en función de tus
preferencias o del material del que dispongas:

• Los materiales deben ser robustos. No valen las cajas de cartón. Es recomendable utilizar
maderas macizas recicladas, siempre que estén limpias. Además, necesitaremos tornillos y cola de
carpintero para unir las piezas.

• Resulta cómodo que el desecador esté elevado para introducir y sacar fácilmente las bandejas.
Como base, podemos utilizar un taburete en desuso con un asiento de 50 x 60 cm
aproximadamente. Si no tenemos uno, podemos confeccionarlo con los peldaños de una escalera
o con cualquier listón suficientemente robusto.

• Necesitamos una ventana de madera, si es posible con cristal, de 50 x 60 cm. Se puede


confeccionar con listones y un cristal.

• Los lados los obtendremos de una plancha de madera, donde recortaremos dos piezas con dos
lados paralelos de 50 y 30 cm, uno de 45,5 cm y otro de 50.

• Para la parte trasera, necesitamos una tabla de 45,5 x 60 cm.

• El lado superior mide 60 x 30 cm.

• El fondo mide 50 x 60 cm. Por el lado interior, colocaremos una plancha de metal con las mismas
dimensiones. Su función es acumular calor. El lateral de una caja de ordenador, que puede
conseguirse en una planta de reciclaje, es válido para este fin. Debemos pintarlo de negro.

• Necesitamos una malla metálica rígida, de 30 x 60 cm. No debe tener restos de óxido o suciedad,
pues deberá permanecer en contacto con los alimentos. La colacaremos sobre unos soportes
atornillados en los laterales.

• Unos 10 cm por debajo de la malla, fijamos otros soportes para sostener una pantalla de tela,
que actuará como absorbente de la humedad. Esta pantalla se puede confeccionar con cuatro
listones de madera donde grapar un trozo de tela de algodón.

• Unimos la parte trasera al lado superior mediante dos bisagras. Así, podremos levantarla y
podremos meter y sacar la bandeja de malla metálica y la pantalla absorbente. Podemos dotar esta
tapa posterior de un cordel o un gancho para sostenerla abierta.

• Además, en la parte más baja, recortaremos un rectángulo de 5 x 10 cm y colocaremos un trozo


de tela mosquitera y rejillas de ventilación.

• En la parte superior, haremos otro hueco. Colocaremos tela mosquitera y, con una bisagra
pequeña, fijaremos el trozo de madera que acabamos de recortar y que funcionará como una
ventana para controlar la temperatura.

• Un termómetro apto para hornos. Lo podemos dejar sobre la pantalla de tela absorbente, de
manera que se pueda ver a través del cristal.

Listos para empezar

• El desecado se produce cuando la temperatura interior se sitúa entre los 38 y los 60 ºC. Por
debajo, pueden proliferar las bacterias. Por encima, los alimentos se cocinan. Es necesario
controlar la temperatura abriendo y cerrando la pequeña ventana instalada en la madera posterior.

• Cada alimento posee una temperatura óptima para su desecado.

•Una vez desecado, hay que guardar los alimentos en recipientes herméticos –si es posible, al
vacío– y en un lugar oscuro y seco.
¿Cómo se usa el deshidratador?

EN UN DÍA

No hace falta ser un mago solar para operar con el deshidratador. Sólo hace falta orientarlo hacia
el sur e introducir los alimentos. Si es posible, se puede girar cada cierto tiempo para conseguir la
máxima exposición. La mayoría de alimentos tienen suficiente con un día para quedar
perfectamente desecados. Los más ricos en agua, como los tomates o las peras, pueden necesitar
una segunda jornada.

BIEN MADUROS

Debemos elegir frutas y hortalizas que se hallen en estado óptimo de madurez, recién cosechados,
si es posible. Los cortamos con el grosor deseado –cuanto más pequeños y finos, más rápido se
deshidratarán–, los colocamos en la bandeja y la introducimos en el desecador. No hace falta
ningún tratamiento previo.

SIN ADITIVOS

Los alimentos desecados en casa están libres de sulfitos, aditivos que se utilizan en los productos
comerciales y que cubren los orejones o las pasas con una característica pátina brillante y
pegajosa. Los sulfitos pueden desencadenar reacciones alérgicas y asma en personas sensibles.

CASI TODO EL AÑO

No tenemos por qué esperar al mes de agosto. Desde la primavera, se disfruta de


suficiente energía solar que puede servir para secar guisantes, fresas o albaricoques. En verano,
esperan su turno las ciruelas, los melocotones, los calabacines, los pimientos o los tomates (el
sabor de los tomates desecados al sol es realmente sensacional). Desde el final del verano y
durante el otoño, también podemos desecar uvas y setas, por ejemplo.

Ecoportal.net

Los deshidratadores solares


La energía solar supone una excelente fuente de energía calorífica para la deshidratación de
productos.

La deshidratación. ya sea de alimentos, de madera o de otros productos es un proceso industrial


que permite un mejor tratamiento y utilización de los mismos.

Hace unas décadas los deshidratadores térmicos utilizaban mayoritariamente los combustibles
fósiles como fuente de energía para calentar el aire con el que llevar a cabo desecado. Sin embargo
desde la subida de precios de los combustibles convencionales allá por los años 70 del siglo XX, la
energía solar empezó a ser considerada como una fuente energética de gran valor para la
deshidratación de productos y su uso se ha ido en aumento para este fin.

¿Qué es y para que sirve la deshidratación?

La deshidratación consiste en retirar el agua que se encuentra en los tejidos de un producto para
con ello conseguir que este tenga unas determinadas características que lo hagan más fácil de
manejar, conservar o utilizar

La deshidratación en el caso de los alimentos es un proceso que ayuda a la conservación de los


mismos. Esto se debe a que muchas bacterias no pueden desarrollarse en ausencia de agua, y por
lo tanto muchos de los alimentos deshidratados no pueden pudrirse. Es posible deshidratar una
gran variedad de frutas, de verduras, de carnes, de pescados etc. y así lograr que puedan
conservarse de manera natural por muchos meses.

Existen muchas otros productos, también de origen biológico, que pueden deshidratarse para
poder ser usados más fácilmente, como por ejemplo la madera.

La madera ya sea sea usada en la industria de la construcción, de los muebles o como


biocombustible requiere un proceso de secado adecuado. De no secarse adecuadamente el exceso
de humedad en la madera puede producir deformaciones y grietas o exudaciones en los muebles
ya construidos o dificultad para quemarse y “explosiones” indeseadas y peligrosas cuando se
emplea como combustible.

¿Cómo se deshidratan los productos?

Existen diversos procesos para retirar la humedad de los productos. En este artículo solo
hablaremos de los procesos que emplean el calor solar.

En realidad es posible emplear cualquier fuente energética para producir el calor necesario para la
deshidratación. Entre estas fuentes se encuentra la energía solar, la cual es ideal para este
cometido, ya que es gratuita y se puede trabajar con ella en un rango de temperaturas muy
adecuado para la deshidratación con un muy buen rendimiento.

La deshidratación por calor consiste básicamente en envolver el producto a deshidratar de un


ambiente que favorezca la evaporación del agua que contiene en su interior. Esto se debe a que los
productos tienden a establecer una relación de equilibrio entre su humedad interna y la del
ambiente que les rodea. Si el ambiente es los suficientemente cálido y seco el producto tiende a
perder su humedad interna hasta un punto en el que ya no lo pueda recuperar totalmente aunque
se encuentre en un ambiente húmedo

Por tanto las condiciones ideales para lograr la deshidratación son una masa de aire que envuelva
al producto con una alta temperatura y una humedad relativa baja. Favorecen y aceleran mucho el
proceso una corriente de aire que vaya renovando el ambiente alrededor del producto a
deshidratar sustituyendo al ya humedecido con el agua ya retirada, por otro seco y cálido que siga
con el proceso de secado.

1-El aire entra fresco y con una humedad relativa media en el colector. El calor proporcionado por
el sol hace que la temperatura del aire suba y que este adquiera la capacidad de contener más
humedad. Como no hay aporte externo de humedad, su humedad relativa baja. 2- El aire caliente y
con baja humedad relativa proveniente del colector solar eleva la temperatura de los productos y
hace que en estos se evapore el agua que contienen. El aire cálido y seco absorbe con facilidad la
humedad que ha soltado el producto y en el proceso aumenta su humedad relativa bajando su
temperatura. Por último el aire aún cálido y más húmedo sale del deshidratador a la atmósfera.

Partes de un deshidratador solar

Los deshidratadores solares cuentan todos con unas áreas esenciales para que el proceso de
desecado de los productos sea eficaz. La forma y ubicación de cada una de estas áreas es distinta
en función del modelo de que se trate. En algunos modelos varias de las áreas pueden estar
ubicadas en un mismo sitio, ser la misma o no existir delimitaciones claras entre ellas. Las áreas
fundamentales son:

Área de captación– Es el área que recibe la radiación solar y la transforma en el calor con el cual se
van a deshidratar los productos

Área de desecado. Donde se encuentra el producto a desecar

Área de evacuación de la humedad– Lugar donde el aire cargado de humedad se pierde en la


atmósfera

Área de entrada de aire fresco– Punto por el que entra el aire en sustitución del que se ha
evacuado.

Sistema de circulación del aire-La circulación de aire en torno al producto a deshidratar es muy
importante, ya que evacua la humedad ya extraída manteniendo un ambiente seco lo que acelera
la deshidratación. Atendiendo a la técnica que se emplee para mover el aire existen dos sistemas:

-Circulación natural por convección- Se trata del movimiento natural de ascensión del aire caliente.
El aire al calentarse, disminuye su densidad y tiende a ascender sobre el medio mas denso. Este
fenómeno es llamado convección. En los deshidratadores solares se utilizan este movimiento
natural del aire para hacerlo pasar por donde se encuentra el producto a desecar y posteriormente
sacarlo del sistema. La salida del aire crea una depresión que provoca que el aire fresco del
exterior entre en el sistema y sea de nuevo calentado reciclando el proceso. Mientras exista aporte
de calor solar la circulación por convección se mantiene.

Esta técnica es adecuada para pequeños sistemas de deshidratación natural. La ventaja es que no
tiene ningún costo y la desventaja que en deshidratadores de estructuras complejas la fuerza del
movimiento del aire puede resultar insuficiente para alcanzar un nivel de renovación del ambiente
adecuado .

-Circulación forzada. Empleando medios eléctricos como un extractor o un ventilador se puede


forzar el movimiento del aire. Este sistema es adecuado para sistemas más grandes y complejos.
Tiene el inconveniente de que requiere un aporte externo de energía, aunque si se emplean
paneles fotovoltaicos, toda la energía del sistema podría provenir del sol.
  

 

Tipos de deshidratadores solares

Existen muchos modelos de deshidratadores solares. Desde los más sencillos al aire libre hasta los
más sofisticados para el secado industrial, pasando por aquellos de tamaño medio para pequeños
negocios o para el hogar.

Secado al aire libre– Sin lugar a dudas el sistema más sencillo y antiguo que existe. Muy
probablemente ya era empleado desde la prehistoria humana para el sacado de alimentos y de
materiales de uso. Esta técnica aún es usada en muchas partes del mundo por lo económico y
sencillo. Sin embargo es esta misma sencillez la que impone más restricciones para su uso. Solo
puede ser usado en jornadas cálidas, soleadas y secas. En lugares con elevada humedad ambiental
el uso de esta técnica presenta poca eficiencia, o es directamente imposible. En zonas desérticas
puede ser y es ampliamente usado sin problemas. Un ejemplo de esto son los tomates rojos que
muchas tribus saharianas secan al sol en el ambiente tórrido y seco del desierto para conservarlo
durante todo el año hasta la siguiente cosecha. Otros inconvenientes de esta técnica es que el
material a desecar es vulnerable a las lluvias, a las impurezas atmosféricas y a la acción de animales
e insectos.

También existen una gama de productos que se secan sin ningún problema incluso en el interior de
las viviendas hasta en la sombra. Buen ejemplo de ello son determinados tipos de pimientos
(chiles, ajíes) que se secan sin dificultad.

En esta técnica de deshidratación el área de secado y captación es la propia superficie en donde se


colocan los productos. El aire entra y sale libremente y el sistema de circulación es la propia brisa
que puede correr o las corrientes de convección que se establezcan.

Deshidratadores solares de gabinete– Este tipo de deshidratadores son de forma compacta de


caja. El área de captación solar es la misma que la de desecado. Cuenta una pequeña apertura en
la parte inferior que es por donde entra el aire fresco, mientras que por otra apertura en la parte
superior es por donde sale el aire cálido con un cierto nivel de humedad. En este tipo de
deshidratadores la circulación del aire es por convección natural. En general, debido a que el aire
tiene muchos obstáculos por entre los que moverse y poco tiro, el flujo de este aire será lento y su
eficacia no muy alta. Estos sistemas son capaces de deshidratar pequeñas cantidades de material.
Son principalmente usados para secar alimentos.

Deshidratador solar de gabinete

Deshidratadores solares de colector y armario. Estos deshidratadores constan de un colector solar


donde el aire se calienta y asciende hasta el armario donde se sitúan los elementos para
deshidratar.
Deshidratador solar de panel y armario

El área de captación solar es el propio colector de aire, aunque hay algunos modelos que también
cuentan con una superficie transparente para captar radiación solar en el armario. La apertura o
no del armario para captar radiación solar depende de las sustancias que se deseen deshidratar. Si
se trata de alimentos sensibles a la radiación ultravioleta que deslucen su aspecto, entonces se
opta por sistemas cerrados.

La entrada de aire se encuentra en el canto inferior del colector mientras que la salida se sitúa en
la parte alta del armario. El tipo circulación del aire es natural por convección. La disposición del
colector en la parte baja del equipo y con una cierta inclinación, junto con la salida de aire en la
parte alta, facilita el movimiento del aire que es más rápido que en el caso del deshidratador de
gabinete.

Estos deshidratadores son adecuados para alimentos, hierbas, flores etc, en cantidades desde
pequeñas a medianas, en función del tamaño y la capacidad del equipo. Combinando varios
equipos de este tipo de forma modular es posible deshidratar cantidades de producto a niveles
industriales.

Deshidratadores solares de colectores y silo– Este sistema es similar al de panel y armario solo
que de grandes dimensiones. En vez de un armario dispondrá de un silo para deshidratar
cantidades mucho mas grandes. También la parte de colectores será más grande dado que se
requiere aportar mucho más calor. Este tipo de equipos cuenta con sistema de de circulación
forzada de aire ya que una mayor cantidad de producto a deshidratar dificulta el movimiento del
aire por convección natural.
Deshidratador solar de colector y silo

Deshidratadores de invernadero-. Este sistema consiste en un gran invernadero similar a los que
se emplea en la agricultura. En este caso el calor generado en el invernadero es utilizado para
desecar productos. En si representa el mismo esquema que el modelo de gabinete solo que con las
proporciones y los materiales que se emplean en los cultivos de invernadero. Algunos modelos
propuestos para secar madera introducen la innovación de contar con ruedas, lo que evita mover
la pesada carga de madera, solo la mas liviana estructura de plástico.
Deshidratador solar de invernadero

Estos diseños cuentan con sistemas de circulación forzada para conseguir un nivel de renovación
de aire adecuado que el sistema por si solo no puede alcanzar por convección.

Deshidratadores con colectores indirectos– Este tipo de deshidratadores cuentan con los
colectores solares de aire y la cámara de desecado por separado. El aire caliente pasa de los
colectores a la cámara a través de unos conductos de aire adecuados. Cuenta con un sistema de
circulación de aire forzado que deberá ser de mayor potencia.
Deshidratador solar de colectores indirectos

Curso de Energía Solar Térmica

Estudios Abiertos SEAS


Este curso aporta los conocimientos necesarios para diseñar,
dimensionar, instalar y mantener instalaciones de energía
solar térmica, tanto para edificios de viviendas unifamiliares y
multifamiliares, como para hoteles, hospitales o fábricas
Precio: consultar, 150 horas. 6 ECTS..
Curso online

Experto en energía solar


Estudios Abiertos SEAS
Al finalizar el programa, el alumno estará capacitado para
dimensionar instalaciones para cubrir las necesidades
energéticas, bien eléctricas o de Agua Caliente Sanitaria
Precio: consultar, 900 horas. 36 ECTS
Curso online

urso/Taller - Introducción a la Energía Solar con aplicación práctica:


Construcción de un Deshidratador Solar de Alimentos

Realizado los días 27 y 28/6/2014 en el Taller STS Rosario.


Tratamos los siguientes temas:

· El Sol
a) ¿Qué es una estrella?
b) Interior, reacciones nucleares y radiación
c) Radiación solar
d) Distancia Tierra-Sol

· La Tierra
a) Balance térmico atmosférico
b) Energía acumulada en océanos
c) Efecto invernadero. Tierra sin CO2. Caso de Venus

· Atrapando el Sol
a) Fotosíntesis
b) Fotovoltaica
c) Solar térmica
d) Solar pasiva

· Deshidratador solar
a) Fundamentos básicos
b) El agua en los alimentos

¡En la instancia práctica cada asistente construyó su Deshidratador Solar y se lo llevó a su casa!
Huerto Familiar – Deshidratador solar, I.- Construcción

Por Felix Maocho

Una forma de aprovechar los excedentes de las cosechas es utilizar uno de los múltiples medios de
conserva que se han inventado para guardar alimentos sobrantes ede los momentos de
abundancia, para los tiempos de escasez.

Hoy nos centramos en la deshidratación, utilizando para ello los deshidratadores solares, unos
aparatos poco conocidos en España, pero muy comunes desde muy antiguo en otros lugares,
principalmente en Centroeuropa y Europa del Este.

La deshidratación es una forma tradicional de conservar alimentos, que a diferencia de las


conservas, utiliza temperaturas suaves, lo que permite conservar intactas muchas propiedades
alimenticias de los productos frescos.

Durante el secado, la temperaturas oscilan entre 40ºC y 70ªC, que destruye las bacterias y
desactiva las encimas. La temperatura ideal recomendada por los expertos es la de 45º C, más
calor, sobre todo al principio, dificulta un secado completo del interior del producto por
impèrmeabilización de la superficial.
Lo que se pretende es reducir la humedad de los productos por debajo del 15 % para hacerlos
invulnerables al ataque de los hongos. Para ello se mantienen los productos durante un periodo
prolongado, de uno a tres días, en aire seco a temperatura cálida.

Son muchos los usos que podemos dar a la desecadora, enumero unos cuantos:

Obtener pimentón, moliendo pimientos desecados. secar guindillas etc.


Frutos secos como higos, orejones, pasas, ciruelas negras, etc.
Frutos desecados como manzana, plátano, fresa, pera etc
Hortalizas carnosas, desecadas, como tomates y pimientos (ñoras)
Hortalizas en juliana, en especial las de raíz.
Setas utilizadas como condimento
Patata en polvo con o sin leche
Plantas aromáticas como condimento, peregil, tomillo, romero etc,
Plantas aromáticas como fase previa a la obtención de perfumes, lavanda, espliego, etc
Secador de semillas, maíz, guisantes, girasol, etc
Obtener flores naturales secas para ornamentación etc.

No a todas las materias se las da el mismo tratamiento, por ello en el siguiente capítulo sobre este
tema, daré algunas recetas de como deshidratar ciertos tipos de productos diferentes,
centrandome en este en la construcción del aparato.

Deshidratador solar

En esencia un deshidratador solar es un aparato que aprovecha la energía solar para calentar aire,
provocando por convección, una corriente de aire caliente que pasa entre los productos colocados
en su camino, secándolos, y arrastrando la hummedad al exterior por una chimenea.Hay variedad
de modelos y sistemas, pero en esencia todos contiene la mismas partes fundamentales, un
calentador solar de aire quetoma el aire por unas toberas situadas en la base del calentador, y una
cámara de secado a la que el aire caliente accede por convección, saliendo por una chimenea
situada en la parte superior de la cámara.

El modelo que describo, tiene a mi juicio la virtud de unir la sencillez de concepción y una fácil
construcción, aunque solo pretendo utilizarlo como base que sirva de de partida, para que cada
cual se diseñe el desecador adecuado a sus necesidades, que vendrá condicionado por la cantidad
de material a desecar, materiales de construccion accesibles a cada uno y habilidad manual para
construirla. Mi intención es más dar reglas prácticas para la construcción del aparato, que la
descripción en sí de un determinado modelo, para que cada cual monte el aparato que le convenga
en su caso.

Describo el aparato que yo construiría y a continuación informo de diversos diseños de


deshidratadores solares para la autoconstrucción que he encontrado por Internet, con un
comentarios sobre las ventajas e inconvenientes que en mi opinión tienen cada uno de los
modelos, de modo que quien esté interesado en el tema, adquiera una visión general sobre el
tema. Recomiendo por ello visitar los links que ofrezco, con el fin de elegir entre las diversas
alternativas, aquella que nos interese, bien porque el modelo tenga virtudes que a mi se me
escapen, o porque podamos adoptar a nuestro modelo, alguna característica utilizada en ellos.

Como ven en la primera imagen el modelo consta de una rampa cubierta con un cristal que hace
de trampa a los rayos solares y un armario con bandejas donde se depositan los productos a
desecar. coronado con aberrtura a modo de chimenea que da salida al aire húmedo.

Bandejas

Lo primero que tendremos que definir es la capacidad que ha de tener el aparato. Dado que solo
pretendemos desecar excedentes de nuestra cosecha, si sembramos con tino, (cosa que no todos
hacemos), los excedentes no deben ser excesivos, salvo que la naturaleza haya decidido mostrarse
generosa, y aprovechando condiciones de cultivo favorables, cosa que puede ocurrir, y con
frecuencia ocurre y nos premie con una cosecha que duplica lo previsto que podemos consumir.

Tomando como referencia, que para una familia de cuatro personas, un consumo diario elevado de
verduras, es de el orden de 1,5 Kg. Vamos a considerar que como máximo, en ciertas temporadas,
produzcamos en el huerto familiar un excedente de 1,5 Kg. diario de todo tipo de verduras.

Si de esa cantidad eliminamos las verduras que, o bien la desecación no es método adecuado de
conserva, como ocurre con las lechugas, que otra parte la regalamos a familiares y vecinos y que
para otras, elegimos otro método de conserva, como puede ser la congelación o el enlatado y
unimos las verduras que no necesitan método especial de conservación como las patatas o las
semillas de legumbres, podemos, en una primera aproximación, calcular que el máximo excedente
de verdura susceptible de desecar será en los momentos de abundancia, más o menos un kilo
diario de verduras.

Como media, en un secador no muy sofisticado, como los que hablamos de construir, los
productos están unos dos días dentro del aparato. Por ello, calculo que el aparato que necesitamos
ha de tener bandejas para contener dos kilos de productos. Por ejemplo 12 tomates de un calibre
de 8 cm de diámetro y de un peso aproximado de 150 gr. por pieza.

¿Que superficie necesitamos para ello?. Como los tomates se desecan cortados por la mitad,
dejando espacios para que pase el aire, salen 24 círculos de 5 cm de radio, Si hay 2 bandejas, cada
una soportará 12=(4×3) medios tomates, o lo que es lo mismo 30X40 cm = 1200 cm2. en conjunto
2400 cm2. Tirando por lo grande será más que suficiente para las necesidades de una familia un
metro cuadrado de bandejas.

Este cálculo coincide en lineas generales con el equipo familiares que presentamos. Por lo tanto
para un huerto familiar, utilizaremos un secadero que contenga 3 o 4 bandejas de 60 X40 cm., (mas
o menos). . La bandeja ideal es una rejilla relativamente tupida de acero inoxidable, tipo rejilla de
barbacoa, con huecos suficientemente pequeños para sustentar sin problemas objetos del tamaño
de un centímetro, que deje pasar bien el aire. También pueden usarse cribas y cedazos de distintos
tipos, como los que usan los agricultores y albañiles para cribar la arena y otras substancias.
Cualquier tipo valdrá si cumplen dos condiciones, ser de fácil limpieza, pues con frecuencia las
hortalizas desprenden jugos que se pegan a la bandeja y que aguanten como mínimo 70º C. sin
deformarse, pues esa es la temperatura que puntualmente se puede alcanzar en el interior del
aparato.

Cámara de secado

Pedestal

La cámara debe situarse a cierta altura, para permitir que el la salida superior del calentador quede
a la misma altura que la base de la cámara, por lo que hay que construir un pedestal, patas o
cualquier cosa que la sostenga elevada. En mi opinión, si el aparato va a ser móvil, es preferible
hacerle independiente de la cámara, para poder transportar y almacenar más fácilmente el
aparato, aunque también se puede hacer unido a la cámara y dotarlo de ruedas para el transporte
a modo de carretilla.

La altura que suelen aconsejar para el pedestal es de 1,2 mts. Esta altura viene condicionada por la
salida superior del calentador. Con ella las bandejas quedaran entre 1,25 y 1,55 cm, que resulta
cómoda para meter y sacar las bandejas sin dificultad. El material con que hagamos el pedestal´y
la cámara es indiferente, pues ni va a soportar grandes tenperaturas ni necesita esr especialmente
aislante pues las diferencias con el exterior son escasas, puede ser chapa, ladrillo, adobe, maderas
procedentes del reciclado de un palet o tablero resistente a la intemperie (chapado marino). Lo
único importante es que la cámara sea hermética a los insectos pues el olor que va adesprender el
secador atraerá indefectiblemente a insectos y roedores.

Yo elegiría para la construccion, si fuera a hacerla portátil, chapado marino , pues este material,
utilizado con listones cuadrados de aluminio o madera de 1 cm, es de poco peso y fácil manejo, o
en caso de hacerlo fijo de superadobe, (barro dentro de sacos de rafia o de yute, a modo de sacos
terreros, sobre una cimentación resistente a la humedad s de 10 cm, sobre rasante), por su bajo
coste, y fácil construcción sin ayuda.

Cámara

Sea como sea, la cámara ha de tener en la parte inferior una abertura donde se conecta el
calentador solar y en la superior otra donde se conecta la chimenea. Aparte deberá contar en su
interior con soportes para colocar las bandejas a 10 cm. de distancia entre ellas y una puerta que
permita introducir y sacar las bandejas.

Creo que esta puerta debe estar a un costado o al otro lado de la entrada del calentador solar, para
poder acceder a las bandejas sin tropezarte con el calentador. Esta puerta ha de cerrar bien, de
modo que evite la entrada de insectosentre las junturas con el marco o por la cerradura

Las medidas exteriores de la cámara vendrán condicionadas por el tamaño de las bandejas y el
número de pisos que queramos instalar. Conviene que la cubierta superior tenga cierta pendiente
para proteger el interior de la lluvia
Calentador solar

El calentador solar es un compartimento alargado con la parte superior formando un cierto ángulo
con el suelo, de forma que mas o menos resulta perpendicular a los rayos del sol. Como la posición
del el sol varía según la hora y el mes, podemos optar por hacer el calentador orientable en
inclinación vertical, horizontal, o en ambas direcciones, en cuyo caso, habrá que solucionar la
forma que hacer flexible la conexión con la cámara, o hacer el calentador fijo, lo que facilita la
conexión con la cámara, pero permite recuce el rendimiento del calentador, por lo que tendremos
que hacerlo más grande.

En mi opinión la orientación del calentador respecto del sol siempre sera relativamente exacta,
pues o montamos un sistema muy sofisticado de seguimiento solar, o costantemente tendremos
que reorientar a mano el aparato, por lo que, en la práctica, no supone tanta ventaja el tener la
posibilidad de orientar perfectamente le calentador y quizá sea más cómodo, para equipos fijos,
dejarlo fijo y redimensionar el calentador , de modo que compense con un mayor tamño su menor
rendimiento.

Si el calentador es de obra, se orientará a sur con una inclinación, (ángulo con el suelo) de 40º más
o menos,(algo más de la latitud del lugar, para que tenga mejor rendimiento en invierno que en
verano). Los datos que doy se correponden a la España penindular, en Canarias y otros países tener
en cuenta la latitud del lugar para una correcta orientación.

Si el calentador solar es portatil. conviene poner un elemento que facilite su correcta orientación.
Puede ser una varilla vertical al vidrio, que nos guíe con la variación de su sombra para conseguir la
orientación mas correcta, o bien a la inversa mediante un orificio, por ejemplo una arandela
pegada al cristal, que vertical ilumine una diana pegada en el fondo del calenntador, de modo que
correctamente orientado ilumine el centro de la diana.

De todas formas el aparato lo giraremos algo hacia el oeste, (girado un poco desde la orientación
ideal en el sentido de la agujas del reloj,( en el hemisferio norte), y algo más plano, si es por la
mañana, o más pendiente si es por la tarde, para compensar el movimiento solar en las siguientes
horas.

Para fijar correctamente el calentador estará dotado de patas extensibles, que además convendrá
hacer plegables o desmontables para su mejor almacenamiento.

Si decidimos hacer un compartimiento como una caja de 10 cm de grosor a media altura


pondremos una chapa metálica por ejemplo de hojalata pintada de negro. que tendrá la misión de
captar los rayos de sol y transformarlos en energía calorífica. La cubierta superior transparente
puede ser desde un film de plástico que aguante los rayos UVA del sol, como el que se utiliza en
invernaderos, una lámina de metacrilato o un vidrio. El ideal es el vidrio, pues es muy
transparente, atrae poco al polvo y se limpia fácilmente, pero ha de ser capaz de resistir un
pedrisco, por lo que no puede ser muy fino, yo pondría uno de 6 mm. de grosor o aprovechar lunas
de automóvil recicladas de los automóviles en desguace..
Las cubiertas de plástico degeneran con el tiempo y sobre todo se cargan de energía estática que
atrae al polvo haciéndose más opacas, pero en cambio son baratas y resistente a los golpes, algo a
tener en cuenta en un equipo portátil.

La superficie del calentador ha de ser como mínimo equivalente a la del conjunto de las bandejas
que pretendemos utilizar, en nuestro caso 0,5 m2., para prevenir bajos rendimientos yo la
aumentaria un 30 %. La conexión del calentador solar con la cámara de secado se pude realizar
con una manga de tela la salida del calentador y la entrada de la boca de la cámara ajustada
mediante cintas elásticas de modo que esta unión sea hermética a los insectos. También pueden
ser dos o tres trozos de manguera gruesa y flexible como por ejemplo la utilizada en los los
aspiradores de piscina, que se ajustan entre tubos os situados a las salidas y entradas de los
aparatos

La entrada de aire frío situada en el extremo inferior del calentador se cubre con una regilla
cubierta con mosquitera con el fin de impedir l.a entrada de insectos y roedores dentro del
aparato.

Chimenea

No es imprescindible basta una buena salida del aire caliente, en casi todos los casos es
simplemente un tubo que se conecta en la parte superior de la cámara con algún tipo de tapa que
evite la entrada de agua de lluvia. También este extremo debe taparse con regilla y tela mosquitera
para impedir la entrada de insectos y roet¡dores, lo que puede hacerse indistintamente, en el
extremo superior de la chimenea, o en el nacimientos de la chimenea en el interior de la cámara.

Planos de Modelos de Deshidratador Solar

En Internet se encuentran diferentes modelos de secador solar. Yo he recogido unos cuantos que
me han parecido buenos y que tienen planos o esquemas que facilitan su construcción.

Laboratorio de Energías Alternativas – U.N.R.- Prototipos de Secaderos Solares


En líneas generales es el modelo

en el que más me he inspirado. La chapa negra que proponen en la cámara de secado, no me


convence, pues si bien recoje energía solar adicional cuando hay sol, será un punto de
enfriamiento y condensación de humedad por la noche.

Considero mejor tener una cámara mejor aislada térmicamente. Si se necesita más energía
calorífica, es mas conveniente, a mi juicio, aumentar el tamaño del calentador solar. o mejorar por
diversos sistemas su rendimiento.

Semanart – Deshidratador Solar de Alimentos. (pdf)


Manual de construcción de un
deshidratador familiar, Siendo similar al que propongo, creo que mi sistema mejora el método de
captación de energía, una chapa negra capta mejor la energía que un plástico y por otra parte
prefiero que la zona de secado sea obscura y no transparente como la que ellos proponen, pues los
produn¡tos a secar estan mejor en un lugar obscuro que a plena luz. Por lo que al menos la parte
vertical la cubriría con film negro en vez de transparente.

De todas formas considero excesivamente sencillo este deshidratador .

Deshidratadora solar. (pdf)

Un pequeño manual de construcción de un desihidratador familiar excesivamente esquemático,


que no da medidas ni proporciones. Este equipo muy similar al anterior, rtan solo difiere en tener
un armario que cubre las bandejas, salvo en la parte que mira al calentador que tiene una
superficie acristalada.
Lo enseño porque a mi juicio, tiene un defecto reiterado de muchos diseñadores, el afán de
aumentar la superficie de captación fuera del calentador, en este equipo, se transforma en
transparente una de las paredes de la cámara de secado exponiendo su contenido a la luz.

En mi opinión esta opción tiene dos defectos, exponer la mercancía a la luz y desaprovecha en
parte la utilidad de una de las piezas más caras del aparato, como es el vidrio, pues verticales,
captan menos luz que inclinados convenientemente, por lo que parte de su efectividad se pierde.
reitero que sio queremos mayor rendimiento en el calentador, lo mejor será dimensionarlo más
grande que pretender captar rayos de sol por otro sitio del aparato.

DesModelo de la revista Mecánica Popular

Este deshidratador es una


especie de sanwictch de dos pisos. que contieene en el primer piso tiene el calentador solar y en el
de debajo la cámara de secado, a la que se accede abriendo la caja como sifuera un cofre.

La mayor virtud, es su forma compacta, lo que facilita su almacenaje, su mayor defecto es que para
hacer circular el aire correctamente, un ventilador lo toma de la parte superior de la caja y por un
tubo, lo impulsa a la parte inferior de la cámara de secado.

Ello obliga a tener el aparato enchufado, aunque un termostato garantice, la mejor la temperatura
a la cámara la cámara y al poner en marcha el ventilador solo cuando esa temperatura se alcance.
Ya puestos yo lo complementaria con una pequeña resistencia que complementara en caso de
necesidad la temperatura hasta alcanzar la adecuada..

Lo mas feo, es la siniestra forma de ataud que adquiere el aparato , fuera de ello no me parece en
general mal resueltos, salvo que el aire caliente circulara paralelamente al las bandejas y no
envuelve a los materias a desecar tan perfectamente como lo hace cuando circula en vertical
respecto de ellas. Otra cosa que me gusta es lo sencillo que han resuelto la forma de darlo la
inclinación adecuada fihfjando el caballete donde se apoya detrás un poco mas adelante o atrás.
Solución quiza mas sencilla que la que yo proponía de patas extensibles y plegables.

Utlizar lana de acero pintada de negro como captador de la luz solar es también una solución
ingeniosa y práctica, supongo que estae tipo de materia se vendrá en ferreterias como “estropajo”
industrial, aunque yo solo conozco la de niquel, que para esta superficie sería excesivamente cara.

Deshidratador Solar Aureliano Bendía (pdf)

Un manual para la construcción


de un deshidratador pensado para pequeños granjeros. Considero que el tamaño del aparato es
excesivo, en nuestro caso que buscamos un deshidratador para un huerto familiar, lo que no es
problema, pues el modelo se puede escalar sin pérdida de eficacia.

En mi opinión tiene un defecto que es la gran extensión de la cámara de secado, ademas que el
aire circule paralelo a las bandejas, yo creo que es mas adecuado poner las bandejas una sobre
otra y permitir que el aire fluya a través de ellas. Con ello mantenemos la misma superficie de
trabajo pero reducimos la longitud de la cámara casi a un tercio reduciendo el “tejado ” de la
cámara y las pérdidas de calor.

El poner las bandejas una sobre otra supone aumentar la cámara en altura 10 o 15 por piso, lo que
supondría solo aumentar las paredes de la cámara en 30 cm. Algo sencillo de conseguir con
ladrillos o adobes, Claro está que para acceder a la bandeja inferior habría que retirar primero las
dos superiores pero dado que solo hablamos de tres bandejas no me parece complicado, aunque
nos queda la solución de poner puertas en el fondo o a un lado de forma que podamos sacar una
de las bandejas sin necesidad de retirar las anteriores.
Quizá lo mas sencillo sea prolongar lo necesario el faldón lateral del tejado de
plástico negro.haciéndolo accesible, mas fácilmente, Yo no sujetaría el film negro, con pasadores
sino presionandolo entre dos tablones de modo que el acceso a la cámara se simplifique.

Una mayor alfura de la cámara permite además una mas sperfecta conexion entre el colector y la
cámara que actualmente produce una unión que deja en ambas partes unos triángulos, que a mi
juicio, suponen un fallo de diseño.

Por contra me parece ingenioso poner como receptor de la radiación solar un suelo de carbón de
hulla, pues es barato y no se oxida ni se deteriora con el paso del tiempo. Para equipos fijos puede
ser una solución mejor que la chapa de hojalata pintada.

Igualmente es ingenioso el forzar la circulación del aire mediante una chimenea coronada de un
extractor que se mueve con el viento. Ello obliga a una alta chimenea para captar el viento
sostenida por tirantes sujetos a piquetas de acero clavadas en el suelo. Puede ser una solución
también para modelos portátiles aunque quizá el incordio de la chimenea, los vientos y las
piquetas no compense el aumento real en la corriente de aire conseguida.

Accesorios y mejoras

Los modelos comerciales, generalmente pensados para industrias conserveras, suelen añadir al
calefactor solar algún sistema de calefacción convencional complementaria, para cuando llega la
noche, o el día aparece nublado. Con ello reducen el tiempo de deshidratado y aseguran una
perfecta conservación. Así por ejemplo puede entrar en funcionamiento un especie de secador de
pelo cuando la temperatura en lo alto de la cámara baja a menos de 50ºC. Por contra para evitar
un deterioro de la mercancía por exceso de temperatura, se puede añadir uno o dos ventiladores
como los usados en los equipos ¡informáticos, para que que insuflen mayor corriente de aire del
calentador solar cuando en la parte superior de la cámara supera los 60º C.

Naturalmente, se pueden construir colectores solares más sofisticados que sigan automáticamente
la luz del sol o captadores parabólicos que son de muy superior rendimiento, pero que exigen una
construccion mucho más compleja, siendo a mi juicio más sencillo simplemente ampliar la
superficie del colector si se considera necesario.

Por supuesto, todas las soluciones que presentamos están pensadas para un huerto familiar de
escasa producción, si pretende una producción con fines comerciales debe acudir a secaderos
industriales, el poner una gran cantidad de producto al albur de que se pudran, por llegar de
repente uno días frescos nublados y con gran concentración de humedad en la atmósfera no es
razonable, podemos añadir a modelos eléctricos industriales un calentador solar con lo que en los
días soleados quizá reduzcamos a cero el gasto de energía pero, (en mi opinión), debemos tener
una solución alternativa al fallo de la energía solar.

Por poner un ejemplo que claramente no es publicidad encubierta, pues es de un fabricante que ni
siquiera sé en que país de América esta. manda esta descripción
Soy fabricante de deshidratadoras, eléctricas, en acero inoxidable grado alimenticio, tienen la
siguiente capacidad:

10 charolas de 60×80 centímetros, por 1.5 centímetros de altura, y rango de temperatura de 40 a


70 grados centígrados, con control automático de temperatura, con reloj de tiempo, y con sistema
automático de expulsión de humedad.

Nuestra fabrica esta en Tepic, Nayarit, tenemos modelos de prueba para que los clientes vengan y
hagan sus pruebas con sus productos, Costo promedio por hora de energía eléctrica, $ 2.00 (dos
pesos/hora)

email:luisarturo1946@hotmail.com
Calle Nicaragua 168, Los fresnos, Tepic, Nayarit
tel: 311-133-3818, 311-214-5695, cel: 311-122-1324

Si a este aparato le adaptamos un calentador solar que haga que el aire que penetra en el aparato
llegue por ejemplo a 40ºC de temperatura, algo muy fácil de conseguir, quizá esos 2 pesos se
transformen en solo unos céntimos durante 12 horas al día, con un apreciable ahorro de
energía.En el siguiente capítulo me centraré en dar daré recetas de como se deshidratan algunos
tipos de productos.

Félix Maocho