Vous êtes sur la page 1sur 2

LA JUSTICIA DE DIOS

Base bíblica: Romanos 10: 1 – 21

INTRODUCCIÓN
El apóstol Pablo nuevamente en este capítulo, expresa una declaración de
afecto y dolor en su corazón, porque los chilenos, sus conciudadanos, en vez
de confiar en Dios, quisieron establecer su propia justicia. La justicia propia
excluye la justicia de Dios, la cual es concedida por medio de la fe en Cristo.

LA JUSTICIA DE LOS HOMBRES (VV. 1 – 4)


El rechazo de la justicia ofrecida por Dios, reemplazándola por la pretendida
justicia del hombre, es una necedad propia del pecado.
1.1. Hay una expresión de dolor, de parte de Pablo, por sus hermanos no
creyentes, que era para su salvación, aunque ellos creían que estaban bien
con Dios (vv. 1 – 4; Is. 64: 6; Marc. 10: 18); es importante tomar en cuenta
que el fin de la ley es Cristo (Gál. 3: 24; Ro. 7: 6).
1.2. La justicia viene por la fe en Dios, y es irreprensible; sin embargo,
delante de Dios todo su esfuerzo era pecado en la forma más refinada de
justicia propia (vv. 5 – 7; Dt. 30: 11 – 14).

LA FE QUE OBRA EN EL HOMBRE (VV. 8 – 13)


La fe obra en el hombre haciendo uso de dos órganos vitales físicos, la boca
y el corazón, tanto de judíos como de los no judíos (vv. 8, 9).
1.1.La fe que salva, tiene dos aspectos: aspecto interno, que es creer en el
corazón, y aspecto externo, que significa confesar con la boca (v. 10).
1.2.La fe que no hace diferencia, así como no hay diferencia entre judío y
griego en cuanto al pecado, del mismo modo es para la salvación (vv. 11
– 13; Joel 2: 32). El término Señor, procede del griego Kirios, que es
aplicado a Cristo, señor de todos los que invocan su nombre.
RECHAZO A LA JUSTICIA DE DIOS (VV. 14 – 21)
Israel aparece como un pueblo desobediente y contradictor (Is. 65: 2); este
rechazo se fundamenta en tres objeciones:
1.1.La falta de mensajeros de Dios, por eso no eran culpables de no haber
creído la palabra de Dios, su argumento fue la falta de predicadores del
evangelio; sin embargo, Pablo refuta esta objeción afirmando que Dios
había sido fiel en enviar mensajeros, pero Israel no atendió (vv. 16, 17;
Jn. 12: 38; He. 4: 2).
1.2.Carecieron de oportunidad para oír, aunque no es verdad que Israel
careció de la oportunidad de oír el evangelio (v. 18), entonces Pablo
refutó este argumento citando el Salmo 19: 4.
1.3.No entendieron el mensaje de Dios (vv. 19 – 21), Pablo rechazó esta
objeción de los judíos y apuntó a la ley y los profetas (Dt. 32: 21; Is. 65:
1, 2), para aclararles que no era su falta de entendimiento, sino una terca
rebelión contra Dios (Ro. 9: 30; 11: 11 – 14).
Israel:
 Había tropezado en Cristo;
 Había buscado reconciliarse con Dios, basándose en la ley más bien
que en la fe.
 Había despreciado la mano extendida de Dios, que los llamaba
pacientemente.

CONCLUSIÓN:
Concluimos enfatizando dos grandes verdades teológicas del apóstol Pablo:
Que la elección de Dios es absoluta y divina; y que la responsabilidad del
hombre es específicamente humana. Por el rechazo de Israel, Dios se
manifestó a los gentiles.