Vous êtes sur la page 1sur 3

PROCLAMA POR LA UNIDAD CIUDADANA COMO ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA

El Bloque Constitucional y el Grupo de Profesores de Derecho Público de las


Universidades Venezolanas, organizaciones comprometidas con el rescate del Estado de
Derecho y la institucionalidad democrática del país, cuyos integrantes, desde una
condición estrictamente académica, realizan permanentemente, nacional e
internacionalmente, actividades de análisis y divulgación de los principios y valores de
nuestra estructura político-constitucional con miras a enfrentar y superar el
desmantelamiento institucional, la pérdida de las libertades fundamentales y la brutal
depauperación que sufren los venezolanos en la actualidad, desean proclamar ante la
opinión pública del país y de la comunidad internacional lo siguiente:

PRIMERO: Ningún análisis, estudio o propuesta ideada para contribuir al rescate del
Estado de Derecho y la democracia en Venezuela tendrá sentido y mucho menos
viabilidad si no se inserta en un contexto de unidad de los diversos factores sociales,
económicos y políticos que comparten la necesidad de ese rescate y tengan o aspiren a
tener la capacidad para convertir la idea en acción.

SEGUNDO: Es una percepción generalizada entre la mayoría de los venezolanos que la


dirigencia de los diversos factores sociales, económicos y políticos que conforman la
alternativa democrática del país se hallan paralizados o inhibidos frente a unas
circunstancias actuales que demandan de ellos la concepción y coordinación de acciones
tácticas y estratégicas para el logro del objetivo final al que aspiran los venezolanos y que
no es otro, repetimos, que rescatar las instituciones, recuperar la libertad y superar el
estado de miseria de todo orden que nos aqueja.

TERCERO: Luce como una paradoja incomprensible que la inmensa fuerza social que
internamente se ha estado oponiendo al régimen generador del actual estado de cosas en
Venezuela, haya sido capaz de concitar la unión de los países más representativos de la
comunidad internacional en el rechazo a dicho régimen y, sin embargo, los dirigentes de
los diversos factores sociales, económicos y políticos que operan en el país no hayan
logrado concertarse para una acción ciudadana que de manera consistente convierta a
aquélla fuerza social en una inmensa fuerza política determinadora del cambio político
que reclama la mayoría de los venezolanos.

CUARTO: Ninguna duda cabe en relación a que el calamitoso estado de cosas


institucional, económico y social que sufrimos los venezolanos en la actualidad es el
resultado de la acción que, deliberadamente, impulsa una clase política grotescamente
ideologizada que con la pretensión de “abatir el Estado Burgués” está aniquilando las
bases de la convivencia social y ciudadana y amenaza con conducir a la sociedad a un
conflicto de intensidad inimaginable y consecuencias catastróficas.
QUINTO: Es un clamor de la sociedad democrática de Venezuela, integrada, sin duda por
la gran mayoría de los venezolanos, que el régimen despótico con forma de dictadura
constituyente, causante de nuestra tragedia actual, sea enfrentado con una fuerza política
unida en la acción y en los objetivos, que, seguramente, de solo hacerse presente
devolverá la esperanza y los ánimos perdidos de la población, por los errores en que se
ha incurrido en el pasado inmediato.

SEXTO: Persuadidos de que en la unidad de propósitos está la fuerza, exhortamos,


públicamente, a toda la dirigencia de los factores sociales, económicos y políticos de la
alternativa democrática para que, a la brevedad posible, inicien las conversaciones,
contactos, encuentros o acercamientos que sean necesarios para el logro de la unidad
ciudadana que está clamando el pueblo venezolano. Para ello las muy modestas
plataformas organizativas que integran al Bloque Constitucional de Venezuela y al Grupo
de Profesores de Derecho Público de las Universidades Venezolanas, quienes suscriben
el presente manifiesto, quedan a la orden si ello fuere requerido.

SÉPTIMO: Finalmente, contribuye a demostrar que este es el momento de actuar en el


sentido indicado el reciente discurso del nuevo Presidente de la Conferencia Episcopal
Venezolana, Monseñor José Luis Azuaje, quien a nombre de toda la Iglesia católica de
nuestro país no solo ha visibilizado las preguntas que se está formulando el sufrido pueblo
de Venezuela: “Y ahora ¿qué vamos a hacer? ¿cuál es el camino a recorrer?”; sino que
también ha postulado como necesidad fundamental actual “reconstruir el liderazgo social
…no…como algo instantáneo, sino (como) un empeño constructivo y de concientización
que vaya permitiendo vencer pequeñas batallas hasta lograr revertir el mal que engendra
a una sociedad de necesitados”. Para lo cual “hay la necesidad de la unidad, de verse las
caras, de buscar puntos comunes, de dejar la arrogancia política de la perfección”.

En Caracas, a los once (11) días del mes de julio de 2018.

POR EL BLOQUE CONSTITUCIONAL DE VENEZUELA :

Coordinación nacional: Cecilia Sosa Gómez, blanca rosa mármol, Román Duque
corredor, Jorge Rosell Senhen, Alberto Arteaga Sánchez, Rubén Pérez Silva, Pedro
Rondón H. y René Molina Galicia.

Coordinación ejecutiva: Perkins Rocha.


Magistrados, académicos, profesores: Aníbal Rueda, María Concepción Mulino, Julio


Elías Mayaudón, Ramón Escovar León, Gustavo Tarre Briceño, Carlos Ayala Corao,
Rafael Badell Madrid, Juan Carlos Apitz, Ana María Ruggeri, Luis Beltrán Guerra,
Salvador Yanuzzi, Álvaro Badell Madrid, Rodrigo Rivera Morales, Alejandro Canónico,
Franklin Hoet, Gustavo Linares Benzo,
Nelly del Valle Mata, María Amparo Grau Togores,
José Francisco Comte, Marcos Solis Saldivia, Mariana León Mármol, Flor Zambrano,
Rafael Chavero Gazdik, Eustoquio Martínez, Carlos Camero, Alejandro González
Valenzuela, María Luisa Acuña, María Amparo Grau Togores, Iván Pérez Rueda y Moisés
Troconis Villareal.
Federación de colegios de abogados de Venezuela: Marlene robles, (presidenta),
Norma Delgado Aceituno, Clara Inés Valecillo; Jesús Vergara Peña y José Luis
Machado.

Presidentes de colegios de abogados de Venezuela: Lourdes Vallenilla (Amazonas),
Luis Beltrán Calderón Mejías (Anzoátegui), Rosalino Medina (Aragua), Roldan Torres
(Apure), Rombet Camperos (Barinas), Nelson Riedi (Carabobo), Roberto Andery
(Cojedes), Omer Figueredo (Delta Amacuro), Yvett Lugo (Distrito Capital), Wilme Pereira
(Falcón), Mary de Muguesa (Guárico), José Luis machado (Lara), Eliseo moreno (Mérida),
Letty Piedrahita (Miranda), Jesús ramos (Monagas), Pedro Arévalo (Nueva Esparta), Zoila
Calderón (Portuguesa), Orlando Velásquez (Sucre), Mario Torres (Zulia)

Por el grupo de profesores de derecho público de las universidades venezolanas:

Gonzalo Pérez Salzar (C.I 6.749.604),Rafael Chavero (C.I 11.027.970),Freddy j. Orlando


s. (C.I 2.144.294), Ramón Escovar León (C.I 3.187.551), Alberto Blanco Uribe (C.I
5.304.574), José Peña Solis (C.I ci 799.396),Rogelio Pérez Perdomo (C.I 2.154.827),
Humberto Briceño León, Allan Brewer Carias (C.I 1.861.982), José Vicente Haro (C.I
13.066.473), Manuel Rachadell (C.I 2.678.077), Andrea Santacruz (C.I 16.815.026),
Leonardo Palacios (C.I 5.530.975), Jesús María Alvarado (C.I 15.404.129), Flavia
Pesci Feltri (C.I 6.346.183), Antonio Silva Aranguren (C.I 9.435.159), Humberto Angrisano
Silva (C.I 6.500.463), Marco Antonio Osorio (C.I 12.058.862), Claudia Nikken (C.I
10.810.802), Juan Manuel Raffali (C.I 6.561.837), Gerardo Fernández (C.I 5.53.1007),
María Elena Toro (C.I 6.822.079), María Alejandra Correa (C.I 9.966.193), Jorge Kiriakidis
(C.I 7.446.042), Laura Louza (C.I 9.967.775),Enrique j Sánchez Falcón (C.I 2.104.359).