Vous êtes sur la page 1sur 6

MECHERO BUNSEN

Un mechero o quemador Bunsen es un instrumento utilizado en laboratorios


científicos para calentar o esterilizar muestras o reactivos químicos. Una de las
fuentes de calor más sencillas del laboratorio y es utilizado para obtener temperaturas
no muy elevadas.

Fue inventado por Robert Bunsen en 1857 y provee una transmisión muy rápida de
calor intenso en el laboratorio. Es un quemador de gas del tipo de pre mezcla y la
llama es el producto de la combustión de una mezcla de aire y gas.

Tipos de llama en un quemador Bunsen:

Dependiendo del flujo de aire ambiental entrante en la válvula de admisión (no


confundir con la válvula del combustible).
1. Válvula del aire cerrada (llama segura).

2. Válvula medio abierta.

3. Válvula abierta al 90%.

4. Válvula abierta por completo (Llama azul crepitante).

Vamos a ver un video para poder ver los tipos de llama y tener así mejor

idea de cada tipo. Así mismo quedara claro que de acuerdo que el tipo de llama

viene determinado por la cantidad de aire disponible para el mechero de Bunsen.

Esto se puede calibrar a través del collarín abriendo o cerrando las toberas.

Mechero Bunsen
Por lo general en la clase de química habrás visto o utilizado este mechero para
calentar algunas sustancias, mientras estabas haciendo un experimento o el
profesor explicabas su funcionalidad.

El nombre “Mechero Bunsen” es en honor al científico alemán Robert Wilhelm


Bunsen.

¿Para qué sirve el Mechero Bunsen?


Este instrumento probablemente sea el más utilizado dentro del laboratorio para
proporcionar una llama continua, el cual es usado para la esterilización de
muestras o equipos de laboratorios, también se usa para el calentamiento de
líquidos o sólidos como los analitos.

Descripción del mechero de Bunsen


El mechero de Bunsen consta de una base en la que se encuentra la
fuente de gas. Esta base se une con un cuello. Entre el cuello y la base,
se ubica la válvula de combustible y esta es la encargada de regular el
paso del gas natural.
En los laterales del cuello, se encuentra una serie de agujeros que
permiten o impiden el paso del aire. Estos son llamados válvulas de
admisión.

En la parte superior del cuello, se encuentra la chimenea. Esta es la


abertura por la que sale el gas que crea una llama al entrar en contacto
con una chispa de ignición.

Historia
En el año 1852, Michael Bunsen comenzó a trabajar para la Universidad
de Heidelberg. En ese mismo año, se estaba implementado el sistema de
alumbrado público a gas en la ciudad.

La Universidad de Hiedelberg también adoptó esta innovación y la


incluyó en sus laboratorios, para hacer funcionar los mecheros.

En el año 1854, los laboratorios de la universidad seguían en


construcción, por lo que Bunsen hizo algunas sugerencias en cuanto al
diseño y a la estructura de los mismos. Fue en este año que le pidió a
Peter Desaga que creara un modelo de mechero.

El instrumento creado por Desaga con los lineamientos de Bunsen


superaba a los quemadores previos: disminuía la luminosidad de la llama
a la vez que incrementaba la intensidad del calor generado. Sumado a
esto, se redujo la cantidad de hollín producido.

En los años anteriores, Michael Faraday construyó un quemador


semejante a este pero su diseño no tuvo mucha difusión. Sin embargo,
se cree que Desaga se inspiró en el trabajo de Faraday.

En el año 1855, acabó la construcción de los laboratorios y se


implementaron por primera vez los mecheros Bunsen-Desaga.
Dos años más tarde, se publicó una descripción detallada del
instrumento con lo que la producción y el uso del mismo se expandió
rápidamente.

En la actualidad, los adelantos tecnológicos han permitido el desarrollo


de quemadores más avanzados y quizás más eficientes. No obstante, el
mechero de Bunsen se sigue utilizando en los laboratorios sobre todo a
nivel escolar y universitario.

Modo de uso
El mechero Bunsen consta de una fuente de gas natural en la parte
inferior. El paso del gas es regulado por una válvula que se encuentra
entre la unión del cuello y la base del instrumento.

En los lados del cuello, presenta una serie de agujeros que permiten el
flujo del aire. Dichos agujeros se pueden abrir y cerrar de acuerdo con
las necesidades del experimentador.

Esto es un elemento esencial, ya que las llamas producidas por el


mechero van a depender de la cantidad de aire que entre en contacto
con el gas.

Para encender el mechero, primero se deben ajustar los agujeros


laterales. Si se desea una llama luminosa, se deben cerrar por completo.
Si se desea una llama azul, se deben abrir.
Tipos de llamas producidas con el mechero
Bunsen
En términos generales, se pueden producir dos llamas con el mechero
Bunsen: una llama sucia (que es roja y se produce cuando hay
carencia de aire) y una llama limpia (que se produce cuando hay
suficiente aire). Una tercera llama, la ideal, se produce cuando los
agujeros están abiertos al 90 %.

Llama luminosa (sucia)

Cuando los agujeros laterales están cerrados, se produce una llama


segura y luminosa (amarilla, roja y naranja). La carencia de aire hace
que la mezcla de gases no se queme completamente (combustión
incompleta).

Por esto, se producen partículas diminutas de carbono, las cuales se


calientan hasta arder. Debido a que dejan residuos, las llamas
producidas cuando el aire es escaso son llamadas sucias.

Llama azul (limpia)

Cuando los agujeros laterales están abiertos completamente y hay más


aire, el gas se quema por completo sin dejar residuos (combustión
completa).

La llama producida es azul, crepitante y limpia. Comparada con la llama


anterior, el fuego azul es casi invisible.

Llama ideal

El exceso de aire podría hacer que la llama se quemase dentro del cuello
del mechero, produciendo un accidente.
Por lo tanto, se recomienda que los agujeros estén abiertos al 90 % de
su capacidad. De este modo, no se producen residuos como el hollín y se
tiene una llama segura.

Partes de la llama
La llama generada por un mechero de Bunsen tiene tres partes: un cono
interior, un mango y una punta.

El cono interior se encuentra en el centro de la llama. La temperatura de


esta zona es muy baja, por lo que no se produce combustión allí.

El mango de la llama rodea el cono interior. En esta zona, convergen el


aire y el gas en combustión. Por esto, la temperatura es mayor.

La punta es la parte superior de la llama. Puede ser de dos tipos:


reductora y oxidante. Es reductora cuando hay carencia de aire y en este
caso es luminosa. Por su parte, es oxidante cuando el aire es abundante.