Vous êtes sur la page 1sur 3

Curso-Taller: Construcción de ambientes de aprendizaje en el aula: La enseñanza centrada en el grupo Colegio Cultura Prehispánica

CEC DGIRE Iztapalapa, CDMX 2018

Introducción general al curso-taller

El proceso de enseñanza no necesariamente implica al de aprendizaje. Para que la enseñanza sea un proceso real, debe
generarse aprendizaje. En todo proceso de aprendizaje-enseñanza, adicional a los componentes personales –paradigmas-
de los participantes (discente y docente), están los no personales como: el objeto de conocimiento a compartir con el otro,
el objetivo, el método, las estrategias, la evaluación y los recursos. Todos ellos facilitan la relación entre el que enseña y
los que aprenden. Desde esta óptica, todos los componentes del proceso de enseñanza conforman un sistema, es decir
un conjunto de elementos interrelacionados que hacen posible un aprendizaje que auspicia el desarrollo personal del que
aprende y también del que enseña.

Lo “didáctico” en términos generales equivale a saber enseñar, a ser capaz de que otros aprendan, a ser portador de
modelos de comportamiento, de modos de pensar y sentir, además de actuar, acordes con una cultura y valores
determinados. Por ello cobran suma importancia, los diferentes recursos con que se trabaje, la naturaleza de los mismos
y el entorno psicosocial para aprender. Desde Sócrates y Platón, pasando por Comenio, Locke, Rousseau, Pestalozzi y
Froebel se ha señalado lo importante que es emplear distintos recursos para enseñar.

El movimiento de la Escuela Nueva, surgido a finales del S. XIX y su auge en la primera mitad del S. XX señalan al individuo
como única realidad, en torno al cual deberá efectuarse la programación escolar y la actividad profesional del docente.
Para ello los recursos didácticos constituyen un componente esencial. Ejemplos de esta concepción serían los métodos
Montessori (Italia), Decroly (Bélgica) y el Plan Dalton (E.U.). Derivado de la revolución científico-tecnológica posterior a la
Segunda Guerra Mundial surge la llamada tecnología educativa, la cual es el antecedente inmediato del actual movimiento
del uso de las tecnologías de la información y comunicación en la educación.

Aunque se sigue hablando de tecnología educativa, ahora se hace con un nuevo enfoque, es decir con un nuevo
fundamento teórico acorde al desarrollo y aportes de los paradigmas humanista, cognoscitivista, sociocultural y
constructivista. Y es que no es lo mismo tecnología en la educación, que tecnología de la educación. La primera expresión
alude a la incorporación de artefactos y recursos al proceso educativo con la finalidad de mejorarlo; la segunda, encierra
toda una concepción sistémica donde los medios son componentes de un proceso que sin los cuales no podría realizarse,
y mucho menos lograr sus objetivos. De aquí, que se refieran diferentes denominaciones como el de “nuevas tecnologías
de la educación”, “nuevos entornos o espacios de enseñanza”, o bien, “nuevos ambientes de aprendizaje”.

Nuevos ambientes de aprendizaje

El acto de enseñar requiere establecer un ambiente de aprendizaje propicio para las metas planteadas, con reglas de
comportamiento conocidas y aceptadas por los estudiantes, de acuerdo con su estado de desarrollo cognitivo, social y
moral.

Durante los últimos años en la literatura científica pedagógica se genera un nuevo concepto, el de "Nuevos Ambientes de
Aprendizaje", muy vinculado con la revolución en las comunicaciones y la informática y el impacto de ésta en la enseñanza.

En una primera aproximación se puede plantear que es una "forma diferente de organizar la enseñanza y el aprendizaje
que implica el empleo de tecnología". En otras palabras, la "creación de una situación educativa centrada en el alumno y
que fomenta el autoaprendizaje, el desarrollo de su pensamiento crítico y creativo y el trabajo en equipo cooperativo
mediante el empleo de tecnología de punta”.

Lo anterior exige la participación activa de los estudiantes en el proceso como condición necesaria para lograr interacción
e interactividad. La participación en un salón de clase tradicional privilegia la del maestro, es él quien expone, escribe en
el pizarrón, se pregunta y se responde. La de los alumnos, se reduce en la mayoría de los casos, a escuchar y tomar
apuntes. Sin embargo, participar es acción, más aún acción recíproca con alguien (interacción) o con algo (interactividad),
es confrontación directa o indirecta, sincrónica o asincrónica, individual y en equipo, continua y en una situación docente
dirigida.

El ambiente es concebido como construcción diaria, reflexión cotidiana y singularidad permanente que asegura la
diversidad y con ella la riqueza de la vida en relación. La expresión ambiente educativo induce a pensar el ambiente como
sujeto que actúa con el ser humano y lo transforma. De allí se deriva que educa la ciudad, la calle, la escuela, la familia, el
barrio y los grupos de pares, entre otros. Reflexionar sobre ambientes educativos para el sano desarrollo de los sujetos
convoca a concebir un gran tejido construido, con el fin específico de aprender y educarse.
MLP/D-AAHIDS.XXI 1
Curso-Taller: Construcción de ambientes de aprendizaje en el aula: La enseñanza centrada en el grupo Colegio Cultura Prehispánica
CEC DGIRE Iztapalapa, CDMX 2018

Otra de las nociones de ambiente educativo remite al escenario donde existen y se desarrollan condiciones favorables de
aprendizaje. Un espacio y un tiempo en movimiento, donde los participantes desarrollan capacidades, competencias,
habilidades y valores. Para los realizadores de experiencias comunitarias dirigidas a generar ambientes educativos, se
plantean dos componentes en todo ambiente educativo: los desafíos y las identidades. Los desafíos, entendidos como los
retos y las provocaciones que se generan desde las iniciativas propias o las incorporadas por promotores, educadores y
facilitadores, entre otros. Son desafíos en tanto son significativos para el grupo o la persona que los enfrenta, y con la
menor intervención de agentes externos. Los desafíos educativos fortalecen un proceso de autonomía en el grupo y
propician el desarrollo de los valores.

Los ambientes educativos también están signados por la identidad, pues la gestión de ésta y lo cultural propio es la
posibilidad de creación de relaciones de solidaridad, comprensión y apoyo mutuo e interacción social.

El ambiente educativo no se limita a las condiciones materiales necesarias para la implementación del currículo, cualquiera
que sea su concepción, o a las relaciones interpersonales básicas entre maestros y alumnos. Por el contrario, se instaura
en las dinámicas que constituyen los procesos educativos y que involucran acciones, experiencias y vivencias por cada
uno de los participantes; actitudes, condiciones materiales y socio-afectivas, múltiples relaciones con el entorno y la
infraestructura necesaria para la concreción de los propósitos culturales que se hacen explícitos en toda propuesta
educativa. Teniendo en cuenta estos aspectos la pregunta por los ambientes educativos ya no resulta tan obvia y de
sencilla respuesta.

Los nuevos ambientes de aprendizaje responden de manera general a la necesidad y exigencia de diversificar y flexibilizar
las oportunidades de aprender cualquier cosa, en cualquier lugar y tiempo y de distinto modo, atendiendo a las diferencias
individuales. El diseño de los nuevos ambientes de aprendizaje debe considerar el potencial de los recursos tecnológicos,
lograr la mayor interactividad alumno-contenido, e interacción alumno-alumno y alumno-maestro. La importancia del
autoaprendizaje independiente y del trabajo en equipo cooperativo. La alternancia de momentos de trabajo individual y de
trabajo en equipo deberá darse un ambiente de cooperación.

Actualmente, por ambiente educativo se refiere una u otra denominación, no solo se considera el medio físico sino las
interacciones que se producen en dicho medio. Son tenidas en cuenta, por tanto la organización y disposición espacial, las
relaciones establecidas entre los elementos de su estructura, pero también, las pautas de comportamiento que en él se
desarrollan, el tipo de relaciones que mantienen las personas con los objetos, las interacciones que se producen entre las
personas, los roles que se establecen, los criterios que prevalecen y las actividades que se realizan.

Varios son los factores que han impuesto formas diferentes de organizar el proceso de aprendizaje de los educandos bajo
la concepción de nuevos ambientes de aprendizaje, a decir:
1. Cambio tecnológico y social vertiginoso: el ciclo de vigencia de algunas innovaciones apenas es de dos o tres años. Vivimos una
época de cambio, en un cambio de época.
2. Revolución en la informática y las comunicaciones: los cambios impactan la vida social y productiva que la escuela no puede tener
en cuenta las innovaciones que se convierten en parte de la sociedad contemporánea.
3. Aumento exponencial del volumen de información: la respuesta es saber acceder a las fuentes de información cada vez más
diversas, saber buscarla y procesarla de forma crítica y más aún, expresarla creativamente por diferentes vías.
4. Aplicación de las innovaciones tecnológicas al entretenimiento y la diversión: estimulan los aprendizajes vivenciales y significativos,
muchos de ellos transmitidos en tiempo real.
5. Impacto del cambio social en el aprendizaje humano: las nuevas generaciones han demostrado que no aprenden de la misma
manera, por lo que no se puede enseñar como antes se hacía. Es necesario proveer a los alumnos de las diferentes experiencias
que les permitan enfrentarse al mundo cambiante, la mitad de ellos se desempeñarán en una categoría laboral-profesional que aún
no ha sido creada por la sociedad.
6. Aceleración y tendencia secular: los niveles de madurez intelectual para aprender a leer y escribir de las nuevas generaciones
ocurren precozmente con respecto al pasado. La destreza con la que hoy utilizan las tecnologías de información y las
telecomunicaciones es evidencia de dicho paso acelerado.
7. Diversidad humana existente manifiesta por estudios multidisciplinarios e interdisciplinarios: una educación centrada en el educando
debe tomar en cuenta las peculiaridades de cada uno y del grupo en su totalidad. La meta es que todos los alumnos aprendan y
que este aprendizaje promueva su desarrollo personal.

MLP/D-AAHIDS.XXI 2
Curso-Taller: Construcción de ambientes de aprendizaje en el aula: La enseñanza centrada en el grupo Colegio Cultura Prehispánica
CEC DGIRE Iztapalapa, CDMX 2018

Todas las causales anteriores hacen que el diseño de nuevos ambientes de aprendizaje permite reconceptualizar la
forma de enseñar y aprender.

MLP/D-AAHIDS.XXI 3