Vous êtes sur la page 1sur 2

UNIVERSIDAD DE LOS ANDES -TÁCHIRA

NÚCLEO DR. PEDRO RINCÓN GUTIÉRREZ

Autoras:
Contreras Ruddy
Marciales Luisa
Moncada Tiffany

Didáctica de la Matemática (Ensayo)


La ciencia didáctica resulta ser un concepto polisémico, puesto que comprende
distintas acepciones de numerosos autores, de acuerdo a sus épocas, necesidades e
innovaciones educativas. Dichos conceptos nutren esta vasta disciplina y colocan a nuestra
disposición las más variadas perspectivas y enfoques. Así, tenemos entre ellas las siguientes
acepciones que nos darán una idea holística de lo que significa la didáctica.
La didáctica la define Contreras J. (1994) como “la disciplina reflexiva y
fundamentada, en la cual confluyen sujetos que aprenden y enseñan bajo una carga ideológica
y política que aceptan o ignoran”. Por ende, no podemos concebir la didáctica como una
ciencia neutral, ciertamente esta es producto de un momento histórico determinado, de
distintas concepciones políticas, éticas y filosóficas. Además, dependerá de la sociedad en la
cual está inmersa, incluyendo sus aspectos económicos y culturales. Por lo tanto, la didáctica
según Díaz Barriga, A. (1997) se caracteriza por ser una construcción histórica, social,
teórica, territorializada, política e ideológica.
En Latinoamérica se ha construido la didáctica bajo influencias anglosajonas y
europeas bastante contradictorias (Venegas, C. 2013). Es por este motivo que se tiene una
noción errónea de lo que esta significa, de los procesos y de los fines que se quieren alcanzar.
La didáctica de hoy va más allá de objetivos, contenidos y métodos de enseñanza, es una
disciplina enriquecida por las discusiones epistemológicas, los modelos de enseñanza, los
paradigmas de investigación, la diversidad de sus objetos de estudios, los novedosos
enfoques psicológicos sobre los aprendizajes y el desarrollo socio-cognitivo, con nuevos
actores y escenarios y sobre todo con mayores compromisos con el desarrollo del alumno
(Díaz, D. 2009). Se debe contemplar entonces, como una dimensión trasformadora del
quehacer educativo, que busca el cambio y que favorecen la igualdad de las oportunidades
de aprendizaje.
No obstante, la didáctica cuenta con tres modelos los cuales se han desarrollado con
enfoques particulares: El modelo tradicional, el modelo humanista y el modelo dialógico. Por
su parte, el modelo tradicional tiene como finalidad educativa, según Venegas C. (2013), la
información y transmisión de una cultura dominante, es decir, la acción didáctica dirigida
hacia una reproducción social. Es principalmente una acción docente sin considerar la
presencia del educando ni sus intereses. Es así como se concibe como un modelo rígido,
unidireccional, causalista y positivista que se frecuenta en los procesos enseñanza –
aprendizaje. Seguidamente, el modelo Humanista, como su nombre lo indica posee un
enfoque en donde la persona es tratada con igualdad y a su vez es revalorizada. El humanismo
se ajusta a la finalidad de la educación como formación integral de la persona para una
armonía social (Venegas, C. 2013). Por último, el modelo dialógico ratifica la importancia
del dialogo en la construcción dela enseñanza y del aprendizaje en las personas (Venegas, C.
2013), siendo una práctica de la didáctica publica y abierta a la participación igualitaria.
En definitiva, toda ciencia tiene un objeto material y un objeto formal. El primero es
la misma realidad que estudia y el segundo se refiere al enfoque o perspectiva desde la cual
se contempla el objeto material. El objeto material de la Didáctica es el estudio del proceso
de enseñanza-aprendizaje. Y su objeto formal consiste en la prescripción de métodos y
estrategias eficaces para desarrollar el proceso mencionado.
En cuanto a las matemáticas, en las sociedades contemporáneas se consideran parte
esencial de la formación básica que han de compartir todos sus miembros. Por esto, la
educación matemática se considera un campo de trabajo que ocupa un grupo considerable de
profesionales, ya que se trata de una actividad social clave para la formación de los
ciudadanos en una sociedad democrática avanzada. En consecuencia, la educación
matemática implica una actividad intelectual intensa de carácter explicativo, que se sostiene
sobre el aprecio por la belleza formal, las nociones de prueba y argumentación, y que se
expresa mediante una gran variedad de acciones, términos, símbolos, técnicas, actitudes y
recursos.
Según Vergnaud (1985ª) citado por D´Amore, B. (2006,49): “la didáctica de una
disciplina estudia los procesos de transmisión y de adquisición relativos al dominio
específico de esta disciplina, o de las ciencias cercanas con las cuales esa interactúa”. En
consecuencia, según Douady (1984) citado por D´Amore, B. (2006,49): la didáctica de la
matemática es “el estudio de los procesos de transmisión y de adquisición de los diferentes
contenidos de esta ciencia (la matemática) [y] se propone describir y explicar los fenómenos
relativos a las relaciones entre su enseñanza y su aprendizaje. No se reduce a buscar una
buena forma de enseñar una determinada noción”
Finalmente, la didáctica de la matemática es hoy en todos los sentidos una verdadera
y propia disciplina que se ocupa de indagar metódica y sistemáticamente sobre los procesos
de enseñanza y aprendizaje de las matemáticas y tiene como objeto delimitar y estudiar los
problemas que surgen durante los procesos de organización, comunicación, transmisión,
construcción y valoración del conocimiento matemático.

Referencias Bibliográficas

Contreras, J. (1994). Enseñanza, currículum y profesorado. Madrid: Akal.


D´Amore, B. (2006). Didáctica de la Matemática. Bogotá: Cooperativa Editorial Magisterio,
Universidad de Bologná.
Díaz Barriga, A. (1997). Didáctica: Aportes para una polémica. Buenos Aires: Aique.
Díaz, D. (2009). Innovaciones Didácticas: Prioridades de nuestro tiempo. Revista Acción
Pedagógica. Nº 18. San Cristóbal, Venezuela: GAPSIPE, Universidad de Los Andes-
Táchira.
Venegas, C. (2013). Modelos de la didáctica: un análisis desde la dialogicidad. Revista
Acción Pedagógica. Nº 22. San Cristóbal, Venezuela: GAPSIPE, Universidad de Los
Andes-Táchira.