Vous êtes sur la page 1sur 5

“EL SALAY COMO NUEVO FENOMENO CULTURAL EN LA PAZ”

INTEGRANTES:
CALLIZAYA GUTIERREZ PAULINO
LIMA BALBOA PAULA ROSA
QUISPE LARUTA CLAUDIA RAQUEL
QUISPE PAÑUNI EMILIO ERICK
VEGA APAZA DAVID ABRAHAM
DOCENTE: LIC. MIRKO ORGAZ
ASIGNATURA: INVESTIGACION EN LA COMUNICACIÓN
PARALELO: “A”

LA PAZ JULIO DE 2018


El salay como nuevo fenómeno cultural

El salay es una de las danzas que ha causado revuelo y sensación dentro de


nuestro país, a partir de su aparición en el 2016. está ha traído como
consecuencia la decadencia de algunas danzas, como ser la morenada y
caporales ya que en un principio estas dos danzas fueron las que lideraban
distintas entradas y eran el punto de atención en los ojos de la población que
asisten a eventos como el gran poder o la entrada universitaria, por ejemplo en
la última versión de la entrada de Jesús de gran poder se pudo percibir que las
personas disfrutaban de la alegría y la adrenalina que el paso de estas
fraternidades causaban, tanta era la emoción que se ponían a bailar junto a la
banda o los fraternos que se encontraban pasando al ritmo de esta danza
además que es de conocimiento de todo aquel que pasa por la plaza de san
pedro donde practicaban otras danzas como el caporal tinku etc. este se ha
vuelto un lugar donde se practica esta danza de ritmo tan pegajoso.

Tanto fue la sensación que en el departamento de Cochabamba se promulgó la


ley que declara a la danza del salay cochabambino como “Patrimonio cultural
inmaterial, musical y coreográfico”. Donde el documento declara que la
instancia departamental asignará y gestionará fondos económicos para generar
políticas públicas que aporten a la conservación de la danza. Fue promulgada
por el gobernador Iván Canelas mediante la Ley Departamental No. 801.

Con una vestimenta muy peculiar y llamativa por el colorido, muchos jóvenes
participan en distintas fraternidades. Es así como Gridvia Torres participante de
la fraternidad “salay arte illimani” indica el gasto económico que conlleva bailar
esta danza. Alrededor de 1200 bolivianos es lo que se invierte, donde la mayor
parte va dirigido a la vestimenta y a la compra de los zapatos, arreglo personal
y joyerías, el 20 por ciento de este dinero va destinado al aporte para el
contrato de la banda. otras fraternidades como “Salay San Andrés” tienen un
gasto más bajo, ya que tener un traje propio tiene un precio de 550 y el aporte
de la banda es de 200 bolivianos, los precios varían según la fraternidad en la
cual participes pero haciendo una comparación con otras danzas como la
morenada, donde el gasto es de 6000 bolivianos aproximadamente o el
caporal cuyo costo oscila entre los 1.500 y 2.800 bolivianos, tanto para
hombres como para mujeres, viendo estos costos observamos que el salay es
bastante accesible a los bolsillos de la población interesada en bailar esta
danza.
Haciendo un análisis dentro de las fraternidades que bailan el salay, acudimos
a integrantes de diversas grupos como ser “salay arte illimani” que consta de
cinco bloques, esta fraternidad que en un principio bailaban “diablada” tuvo un
cambio rotundo al desplegar esta danza por el salay es en este caso donde se
puede denotar el efecto que tuvo en la población boliviana. Pero esta no sería
la única ya que la fraternidad cullawada Mallkus perdidos en gran poder cambio
también de danza además que este año se adhirieron a esta festividad dos
conjuntos más llamados salay Bolivia La paz y salay centro cultural los andes
que se encargaron de desplegar alegría y adrenalina desplegando así a dos
danzas la cullawada y la diablada y que a nadie le sorprenda si de aquí a par
de años más otras fraternidades cambien de danza.

La entrada universitaria no es la excepción ya que carreras como la de


bibliotecología que hasta el 2016 bailaban Jalqas, o la de ingeniería en
producción y comercialización agropecuaria que deleitaban con pasos de la
kullawada, han cambiado su danza por el salay, además que otras carreras
como química industrial se incorporaron a la fastuosa entrada universitaria de
la UMSA con esta danza y este 2018 hasta la fecha se ha podido observar que
hay carreras que también quieren bailar esta danza es el caso de una nueva
fraternidad que se está creando con el nombre de “sociales salay”.

Este fenómeno cultural del desplazamiento o cambio de danza de fraternidades


que bailaban la diablada o kullawada no es solo un simple cambio de ritmo,
esta también denota en el interés del espectador. El interés que levantan los
bailarines el pasar por las calles poniendo en un segundo plano a la morenada
el caporal u otras danzas que por muchos años han sido las más atractivas
para la atención de la población amante de estos grandes espectáculos
culturales.

Haciendo un pequeño paneo a personas que gustan de este ritmo se destaca


la alegría y el despliegue de energía que esta danza provoca, aunque el nivel
de complejidad al interpretar esta danza es complicada, todos concuerdan en
que es divertida y despliega mucha alegría aunque la letra denote decepción,
esta va acompañada de un ritmo de baile contagioso, es el caso del tema
musical boom que llevo a la cúspide a el salay, este es un tema del grupo
Sumaya Andina con una letra que dice “corazoncito no sufras más” que en
cualquier caso llegaría a ser un tema de decepción pero esta se la canta con
alegría y se la baila de la misma forma.

Muchos grupos nacionales como mística o la misma María Juana que se


hicieron famosos con el video donde aparece una niña fantasma han
catapultado al salay a ser un ritmo bailado en distintas entradas de La paz.

Con más de seis millones de reproducciones, el video clip del tema en ritmo de
salay Golondrina fugaz ha marcado un récord. Ante la fuerza emergente del
salay este grupo ha querido aportar con un tema que conserva la tradición,
pero con un toque moderno y así nació Golondrina fugaz, asegura Marco
Veizaga, vocalista de la agrupación cochabambina en una entrevista que le
hace el diario página 7.

Ha contribuido al éxito del salay, el video clip dirigido por David Vela y grabado
en Tarata. Sucede que en plena filmación, una señora de la tercera edad
comenzó a bailar. Al escuchar la música, la abuelita que pasaba por la calle se
puso a bailar. Su alegría encantó a más de uno he incluso el baile de la señora
que lo hace de una forma tan espontanea ha sido parte del video clip. Éstos
artistas confían en que el salay no será una moda pasajera. “Sabemos que hay
olas cíclicas para los ritmos; hasta hace unos cinco años la morenada era
imbatible, también lo fue el caporal. Ahora le toca al salay”, sostiene el cantante
en la entrevista que se le hizo.

Conclusión

El salay es una de las danzas que más sensación tuvo, se podría decir que es
a causa del ritmo que contagia, ya que transmite alegría y energía, fue el boom
de este año siendo protagonizadora de encabezar fraternidades completas con
esta danza y su peculiar zapateo, a pesar de que esta danza no es proveniente
de nuestra ciudad ya que es una recopilación de las fiestas de comunidades de
los valles de Potosí, Chuquisaca y Cochabamba durante la época de siembra y
cosecha La danza de El Salay tiene una gran peculiaridad muy especial donde
no se utiliza el pañuelo para bailar como una cueca sino lo que se utiliza es el
sombrero.

La sensación que causa esta danza dentro la población boliviana hizo que
muchas danzas fueran desplegadas y las personas que practican esta danza
afirman que la emoción y la adrenalina que sienten al bailar es muy grande es
así que el salay se convirtió en un nuevo fenómeno cultural que gusta y agrada
a los jóvenes por el ritmo enérgico que conlleva esta danza.