Vous êtes sur la page 1sur 7

INTRODUCCIÓN

El trabajo a continuación se trata de lo que es la clorofila y los cloroplastos


tomando en cuenta sus definiciones del mismo y sus clasificaciones si la tienen.
La clorofila es un pigmento de color verde presente en las plantas, algunas
bacterias y células procariotas que permite llevar a cabo el proceso de
fotosíntesis.

La clorofila ayuda a oxigenar la sangre y, por ende desintoxicar nuestro


organismo. Asimismo, la clorofila ayuda al sistema digestivo para desintegrar los
cálculos de oxalato cálcico con el fin de eliminar el exceso de ácido y es un
efectivo antinflamatorio.
LA CLOROFILA Y SUS CLASES

La clorofila es un pigmento de color verde presente en las plantas, algunas bacterias y


células procariotas que permite llevar a cabo el proceso de fotosíntesis.

En el año 1817, la clorofila fue descubierta por los químicos Pelletier y Canventou
que lograron separar la clorofila de las hojas de las plantas.

La clorofila se localiza en los cloroplastos de las células vegetales de las plantas,


esto a su vez, generalmente se ubican en el citoplasma, cerca de la pared nuclear.
Asimismo, la clorofila es de color verde porque es capaz de absorber luz violeta,
roja, azul y reflejar luz verde, no obstante, en la época de otoño, la clorofila se
descompone y, es por ello que se observa en las hojas de las plantas un color
marrón u ocre.

No obstante, existen diferentes tipos de clorofila, Estas se clasifican en cuatros


tipos:

La clorofila A se encuentra presente en la mayoría de los vegetales y, es la


encargada de absorber la luz durante la fotosíntesis;

La clorofila B se encuentra presente en los cloroplastos de las algas verdes y


plantas terrestres, se encarga de absorber la luz de otra longitud y transfiere la
energía a la clorofila A;

La clorofila C está presente en los cloroplastos de las algas pardas, las


diatomeas y los haptófitos y, por último,

La clorofila D se halla únicamente en las algas rojas y en una cianobacteria


conocida como acaryochloris marina.

La clorofila cuenta en la estructura de sus moléculas un anillo de porfirina que


contiene magnesio y su función es absorber la luz y, una cadena hidrófoba de
fitol que mantiene la clorofila incluida en la membrana fotosintética. Debido a su
estructura molecular, la clorofila a través del proceso de fotosíntesis permite
convertir la energía inorgánica (dióxido de carbono y agua) en energía orgánica
(hidratos de carbono) debido a que es el receptor de la energía luminosa en dicho
proceso.
Debido a lo anterior, la clorofila es de suma importancia para las plantas, algunas
algas y bacterias ya que absorbe las radiaciones de la luz solar necesaria para
procesar los productos orgánicos que permiten el desenvolvimiento de sus
actividades vitales.

Propiedades medicinales de la clorofila

El consumo de clorofila para el ser humano es de suma importante por sus


propiedades anticancerígenas, antibacterianas, antioxidantes y energizantes.

La clorofila ayuda a oxigenar la sangre y, por ende desintoxicar nuestro


organismo. Asimismo, la clorofila ayuda al sistema digestivo para desintegrar los
cálculos de oxalato cálcico con el fin de eliminar el exceso de ácido y es un
efectivo antinflamatorio.

La clorofila ayuda a reducir los altos niveles de colesterol y triglicéridos, así como,
fortalece el sistema inmunológico. No obstante, combate el mal aliento producido
por el tabaco, alcohol y otros alimentos.

Para poder disfrutar de todos los beneficios que proporciona la clorofila se debe de
consumir la misma, a través de la ingesta de vegetales como: lechuga, espinaca,
acelga, berro, entre otros; bebidas verdes lo que se conoce como green drinks y,
consumirla como suplemento, en las tiendas naturistas ofrecen clorofila líquida.

Los cloroplastos

El Cloroplasto es un orgánulo ovoide de las células verdes contenidas en los


vegetales, que posee clorofila, gracias a la cual puede llevar a cabo el proceso de
fotosíntesis. Los cloroplastos presentan una envoltura conformada por dos
membranas concéntricas que contienen vesículas, llamadas tilacoides, con
apariencia de sacos aplanados, en las cuales se encuentran organizados los
pigmentos y demás moléculas que convierten la energía luminosa en energía
química, tal es el caso de la clorofila.

En tanto, la palabra cloroplasto puede usarse con dos sentidos, por un lado, para
designar a cualquier plasto dedicado a la fotosíntesis, o en su defecto, para
referirse a los plastos verdes, propios de las plantas y de las algas verdes.

Ambas membranas del cloroplasto presentan una estructura diversa, separadas


por un espacio intermembranoso conocido como espacio periplastidial o espacio
intermembrana; la membrana externa o exterior resulta ser muy permeable como
consecuencia de la presencia de porinas, en tanto y en relación a la membrana
interna lo es en una menor medida ya que contiene proteínas específicas para
transportar. A la cavidad interna se la designa como estroma y es en la misma en
la cual se llevan a cabo las reacciones para fijar el dióxido de carbono.

La principal función que recae sobre el cloroplasto es la realización de la


fotosíntesis, que es la conversión de energía luminosa en energía química estable.
Además, da lugar a dos fases que se llevan a cabo en lugares diferentes, la fase
luminosa, que se realiza en la membrana de los tilacoides y la fase oscura, que se
da en el estroma.

Estructura química de la molécula de clorofila

La estructura de las moléculas de clorofila tiene dos partes: un anillo


de porfirina que contiene magnesio y cuya función es absorber luz, y una cadena
hidrófoba de fitol cuya función es mantener la clorofila integrada en la membrana
fotosintética.
Localización en las células

Las clorofilas se encuentran en las membranas de los tilacoides, que en


las cianobacterias son invaginaciones de la membrana plasmática, y en
los plastos de las células eucarióticas son vesículas distribuidas por su interior.
Las clorofilas aparecen insertas en la membrana, a las que se anclan por la
cadena lateral constituida por un resto de fitol, asociadas a proteínas y otros
pigmentos, con los que forman los fotosistemas.

Cada fotosistema contiene alrededor de 200 moléculas de clorofila, además de


pigmentos auxiliares, con los que constituye la llamada antena. La antena está
formada por conjuntos ordenados de moléculas de clorofila, otros pigmentos y
proteínas, que se llaman complejos colectores de la luz. Sólo una molécula de
clorofila a en cada fotosistema convierte propiamente la energía radiante (luz) en
energía química, cuando recibe un fotón con energía suficiente desde las
moléculas de la antena, que se la van pasando.

Espectro de absorción y color

Las clorofilas tienen típicamente dos tipos de absorción en el espectro visible, uno
en el entorno de la luz azul (400-500 nm de longitud de onda), y otro en la zona
roja del espectro (600-700 nm); sin embargo reflejan la parte media del espectro,
la más nutrida y correspondiente al color verde (500-600 nm). Esta es la razón por
la que las clorofilas tienen color

Localización en las células

Las clorofilas se encuentran en las membranas de los tilacoides, que en


las cianobacterias son invaginaciones de la membrana plasmática, y en
los plastos de las células eucarióticas son vesículas distribuidas por su interior.
Las clorofilas aparecen insertas en la membrana, a las que se anclan por la
cadena lateral constituida por un resto de fitol, asociadas a proteínas y otros
pigmentos, con los que forman los fotosistemas.
CONCLUSIÓN

Al terminar el trabajo anterior se pude decir que la clorofila es un pigmento de color


verde presente en las plantas, algunas bacterias y células procariotas que permite llevar a
cabo el proceso de fotosíntesis, que estos se clasifican en cuatros los cuales son
clorofila a, clorofila b, clorofila c y clorofila d. También se pudo entender que El
Cloroplasto es un orgánulo ovoide de las células verdes contenidas en los
vegetales, que posee clorofila, gracias a la cual puede llevar a cabo el proceso de
fotosíntesis. Los cloroplastos presentan una envoltura conformada por dos
membranas concéntricas que contienen vesículas, llamadas tilacoides, con
apariencia de sacos aplanados, en las cuales se encuentran organizados los
pigmentos y demás moléculas que convierten la energía luminosa en energía
química, tal es el caso de la clorofila.
BIBLIOGRAFÍA

Delépine, Marcel (septiembre de 1951). Joseph Pelletier and Joseph


Caventou

Glossary (online). University of California Museum of Paleontology.


Consultado el 17 de julio de 2010.