Vous êtes sur la page 1sur 4

FILTROS ACTIVOS

Como ya se sabe, entre las características que determinan a una señal eléctrica
se encuentra la frecuencia. En muchos casos, en la práctica, a través de un
circuito, puede pasar más de una señal eléctrica, es decir, pueden pasar
señales eléctricas con distinta frecuencia; sin embargo, se puede dar el caso
de que en determinadas circunstancias solo interesa única y exclusivamente
una de las señales que pueden circular por el circuito. Esta "selección" de una
señal eléctrica según la frecuencia que tenga es lo que hacen los filtros.

Al principio, los filtros estaban compuestos únicamente por elementos pasivos,


es decir, resistencias, condensadores e inductancias. Sin embargo, la
aparición del amplificador operacional ha traído consigo una mejora notable en
la fabricación de los filtros, ya que se ha podido prescindir de las
inductancias. La mejora conseguida con el cambio de inductancias por
amplificadores operacionales es apreciable en lo que se refiere a respuesta,
aprovechamiento de la energía (menor disipación), tamaño y peso, ya que las
inductancias no se pueden integrar en un circuito y, por tanto, son elementos
discretos con un tamaño considerable. Como desventajas de estos filtros (filtros
activos RC) frente a los filtros fabricados con elementos pasivos (filtros RLC)
están las limitaciones en los niveles de tensión y corriente y los efectos
parásitos inducidos por los elementos activos, como por ejemplo la tensión de
desplazamiento en corriente continua a la salida, la corriente de polarización en
la entrada, etc. Sin embargo, en la mayoría de las aplicaciones que se dan a
los filtros, las ventajas de los filtros activos RC sobre los pasivos RLC son más
numerosas; de ahí que estén tomando una importancia cada vez mayor en el
campo de la ingeniería. Los filtros activos son circuitos compuestos por
resistencias, condensadores y amplificadores operacionales, cuya finalidad es
dejar pasar a través de ellos las frecuencias para las que han sido diseñados,
eliminando por tanto el resto de las frecuencias que no interesan. Esto se
consigue atenuando o incluso llegando a anular aquellas cuya frecuencia no
está en el margen de frecuencias admisible.

Existen básicamente cuatro tipos de filtros, que son: filtros pasa-bajas, pasa-
altas, pasa-banda y filtros supresores de frecuencias o rechaza-banda.

Los filtros pasa-bajas son aquellos que permiten el paso de las frecuencias
bajas; los pasa-altas, por el contrario, sólo permiten el paso de frecuencias altas
a través de ellos; a continuación están los filtros pasa-banda que solamente
permiten el paso de un determinado rango de frecuencias.
Un filtro pasa-bajas sólo permite el paso de señales con frecuencias
menores a f1

Un filtro pasa-altas sólo permite el paso de señales con frecuencias


mayores a f1
En un filtro rechaza banda, las señales con frecuencias comprendidas
entre f1 y f2 son las únicas que pasan

El rango de los filtros pasa-banda evidentemente dependerá de los elementos


utilizados en su construcción y por tanto se podrán seleccionar según sea más
conveniente.

Por último los filtros supresores de frecuencias, como su nombre indica, son
capaces de atenuar o incluso eliminar frecuencias concretas.

En un filtro rechaza-banda, las señales con frecuencias comprendidas


entre f1 y f2 son las únicas que no pasan

El uso de los filtros se ha incrementado considerablemente en estas dos últimas


décadas hasta el punto de existir volúmenes enteros dedicados a ellos.

Esquema de un filtro pasa-banda


Como muestra puede verse un filtro activo pasa-banda básico. Los valores de
los condensadores y de las resistencias, así como las características del
amplificador operacional utilizado son las que van a determinar el margen de
frecuencias que pueden pasar por el filtro.